Enseñanza Joánica relativa al verbo o logos de Dios

Wikis > Enseñanza Joánica relativa al verbo o logos de Dios

La palabra griega logos puede traducirse como razón o como palabra (verbo) o lenguaje.

Esta palabra aparece tanto en el prólogo del Evangelio según Juan como en el prefacio de su primera carta.

El uso que hace Juan en el cuarto evangelio pareciera que apunta a la designación de Jesús como la revelación misma del Padre. También en la carta parece hacer referencia a la palabra como un título que describe al Hijo. Moffat basándose en esta idea, translitera el término en griego haciendo suya la expresión “Logos de vida”. Puede verse por tanto un cierto paralelismo entre ambos escritos joaninos, aunque en el prologo del Evangelio se extiende mucho más que en la carta. Sin embargo hay una serie de similitudes comunes:

  • Hacen una referencia al principio (Juan 1:1,2; 1ª Juan 1:1).
  • Hablan del Logos como nexo de unión entre el Padre y la vida (Juan 1:1,4; 1ª Juan 1:1,2).
  • Declaran que el Dios Eterno entró en la historia (Juan 1:10,11,14; 1ª Juan 1:2).
  • Agregan que la manifestación divina fue vista por los hombres (Juan 1:14,18; 1ª Juan 1:1-3).
  • Mencionan el testimonio resultante que vieron los hombres (Juan 1:7,8,15; 1ª Juan 1:2).
  • Hablan de Cristo como Hijo de Dios (Juan 1:14,18; 1ª Juan 1:3).
  • Describen el resultado de responder a Cristo en términos de establecer una nueva relación con Dios (Juan 1:12,13; 1ª Juan 1:3).

Como se puede ver la línea de pensamiento es la misma, aunque también existen ciertas diferencias que hace que ambos textos se consideren más como complementarios que como paralelos:

En el prólogo del Evangelio usa en cuatro ocasiones la expresión “el Verbo” (Juan 1:1,3), mientras que en el prefacio de 1ª de Juan utiliza la frase “El Verbo de vida”.

Parece ser que en la carta Juan quisiera hacer el énfasis sobre “vida” más que en la palabra “logos” que no vuelve a usarse en la carta, sin embargo en el versículo 2 aparece dos veces más, y cinco en el resto de la carta. Es curioso observar distinto matiz que hace al decir que escribe “tocante al Verbo de vida…la Vida se manifestó” y no “tocante al Verbo de vida…el Verbo fue hecho carne”.

Al parecer lo que quiere expresar con “la vida eterna, la cual estaba con el Padre” es una evidente personificación del Hijo, las palabras “con el Padre” implican comunión personal. Además tanto la carta como el Evangelio afirman no solo que la vida está en Cristo (Juan 1:4; 1ª Juan 5:11,12), sino que él mismo es la vida (Juan 11:25;5:26; 1ª Juan 5:20).

Juan está interesado en dar a conocer lo que es eterno (“lo que era desde el principio”) e histórico (“lo que hemos oído…visto…palpado”) tocante al “Verbo de vida” que puede entenderse como “palabras de vida eterna” Jn.6:68, es decir, “el evangelio de vida”, lo que es lo mismo “el evangelio de Cristo”, por tanto lo que Juan quiere proclamar es a Cristo, que es la Vida, y en esta proclamación sobre el Verbo de vida pone el énfasis sobre su ser eterno y su manifestación histórica (1ªJn.1:1,3).

Sidebar