Iglesia Católica

Wikis > Iglesia Católica

(Redirigido desde Iglesia Católica Romana)

La Iglesia Católica Apostólica Romana es la congregación religiosa más grande de la cristiandad con más de mil millones de bautizados.Como otras iglesias cristianas, se declara la iglesia cristiana original (tanto en su organización como en su doctrina) fundada por Jesús de Nazaret. También proclama la sucesión apostólica ininterrumpida desde san Pedro y los otros apóstoles.El documento Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, declara que la única iglesia de Cristo que es «una, santa, católica y apostólica» es la Iglesia Católica, “la cual es gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él”. El término “sucesor de Pedro” se refiere al papa, actualmente Benedicto XVI.

En el mundo occidental la Iglesia Católica Romana es generalmente aceptada como la institución religiosa más grande y antigua que ha estado en vigencia ininterrumpidamente.

Para conocer las características de la religión católica, vea catolicismo.

Tabla de contenidos

Perspectiva general

La Iglesia Católica Romana tiene miembros en cada uno de los países de la Tierra. Es una organización jerárquica en la que el clero ordenado está dividido en obispos, sacerdotes y diáconos.Al final de 2004 el mundo estaba dividido en 2.755 obispados o diócesis, cada una con un obispo que la preside, responsable del bienestar religioso de los creyentes que estén en su área geográfica. El principal obispado es el de Roma, cuyo encargado es el papa.

La Iglesia se ve a sí misma como la encargada por Jesucristo para ayudar a recorrer el camino espiritual hacia Dios viviendo el amor recíproco y por medio de la administración de los sacramentos (bautismo, comunión, perdón de los pecados), a través de los cuales Dios otorga la gracia al creyente.

La autoridad para enseñar o magisterio de la Iglesia basa sus enseñanzas tanto en las Escrituras como en la tradición apostólica. La Iglesia suma muchas órdenes monásticas de frailes y monjas que hacen votos de obediencia, pobreza y castidad y actualmente varios movimientos laicos compuestos por cristianos comprometidos, algunos de cuyos miembros también hacen dichos 3 votos. Todos ellos dedican sus vidas enteramente a Dios. Otras prácticas religiosas incluyen el ayuno, la meditación, la oración, la penitencia y la peregrinación.

Etimología

El término «católico» proviene del griego ????????? (kazolikós, que significa ‘universal’).

En adelante se usará el término “Iglesia católica” en referencia a la organización y “fe católica” en referencia a la doctrina que predica.

Otros términos para designarla

Los siguientes términos surgen especialmente a raíz del Concilio Vaticano II (de la década del sesenta). Hacen referencia a distintas formas de entender la naturaleza y objetivos de la Iglesia católica:

  • Sacramento de Cristo
  • Pueblo de Dios
  • Cuerpo de Cristo
  • Esposa de Cristo

Organización

El clero está organizado de forma jerárquica, pero tiene en cuenta la comunión de los fieles. Cada miembro del clero depende de una autoridad superior, pero la autoridad superior debe ejercer su gobierno teniendo en cuenta la comunidad, a través de consultas, reuniones, intercambio de ideas.

Territorialmente, la Iglesia Católica Apostólica y Romana se organiza en diócesis, cada una a cargo de un obispo. Éstas, a su vez, se reúnen en provincias, que conforman una arquidiócesis. Otras jerarquías son las prelaturas y los vicariatos.

El gobierno de la iglesia reside en los sacerdotes:

  • Los obispos se encargan de cada diócesis. Son ayudados por los presbíteros y los diáconos. Ningún obispo, aunque haya sido nombrado cardenal, tiene autoridad sobre otro sino directamente del papa.

Para cada país, hay una conferencia episcopal, cuyos cargos son electivos entre los obispos de la misma nación. También se organiza por provincias eclesiásticas; en cada provincia, al obispo de la sede más importante se le dice arzobispo o metropolita, y a su diócesis se le dice arquidiócesis.

Las órdenes religiosas no pertenecen a la organización jerárquica de la Iglesia. Ellas pueden ser de dos tipos:

  • Órdenes religiosas de derecho diocesano: dependen del obispo de la diócesis en la que han sido reconocidas.
  • Órdenes religiosas de derecho pontificio: dependen directamente del papa, aunque deben trabajar en comunión con los obispos de las diócesis en que trabajan.

Historia de la Iglesia

Para la historia anterior a la Edad Media, ver cristianismo.

Origen

La fe católica y la fe cristiana en general están basadas en la vida, palabra y obra de Jesús de Nazaret, tal y como viene contada en los evangelios.

Algo que diferencia a la fe católica de otras doctrinas cristianas es el reconocimiento de la santidad, entendida como capacidad para obrar milagros que Dios concede a algunas de las personas que han vivido de acuerdo con el mandato de Dios. Por lo tanto, la fe católica integra los evangelios con el ejemplo de las personas reconocidas oficialmente como santos y santas. (Véase el santoral católico.)

Según el relato de los evangelios, no parece ser que Jesús fundase una comunidad de creyentes perfectamente organizada y diferenciada del sistema socio-religioso de Israel. Jesús no fundó una iglesia jerarquizada y universal como una alternativa al sistema institucional del Antiguo Testamento, aunque su palabra y obra fueran contrarias al orden establecido en el judaísmo. Dichos actos, además de llevarle a la muerte, fueron el fundamento de la Iglesia, que surgió con la predicación evangélica por parte de los apóstoles y de los primeros seguidores de Jesús.

Después de un primer éxito en Galilea, muchos de los entusiastas seguidores de Jesús le abandonaron. Fue entonces cuando comenzó a prestar mayor atención a sus colaboradores más cercanos, especialmente al grupo de doce apóstoles que le acompañaban desde un principio y a quienes él había llamado personalmente. Jesús, principalmente a través de parábolas, anunció la llegada del Reino de Dios y predicó una doctrina que denominó la «buena noticia» (en griego evanguelios, y que, según él, no es solo para los hijos de Israel, sino para cualquier persona, rechazando de esta manera el concepto de «pueblo elegido» que aparece en el Torá judío y en casi todas las religiones.

Jesús rehusó limitar su misión a un grupo selecto, y escandalizó a muchos por su buena disposición hacia el conjunto del pueblo, incluyendo aquellos que hasta el momento eran social y religiosamente rechazados: pecadores reconocidos, mujeres, impuros (enfermos), ladrones, samaritanos y paganos. Se sentaba a la mesa con ellos y entraba en sus casas.

Eligió a los Doce Apóstoles, en representación de las doce tribus de Israel, para que le siguieran y los envió a predicar su evangelio. La Iglesia católica considera que, después de morir, Jesús resucitó y subió al Cielo.

Según la tradición católica, Pedro fue elegido por el propio Jesús para la misión de confirmar en la fe a sus compañeros y, aparentemente, el conjunto de aquella comunidad original de creyentes así lo reconoció, lo que hizo surgir la Iglesia católica, jerarquizada siempre en torno al papa como sucesor de ese primer jefe.

Sin embargo, este punto de vista difiere mucho del aceptado por la religión protestante, ya que no existen documentos fiables que demuestren que san Pedro alguna vez haya sido obispo en Roma (el primer papa fue nombrado alrededor de 300 años después de Cristo y por ende de Pedro)

El rechazo de la autoridad papal por causas de independencia política y económica y el rechazo de Martín Lutero al hecho de que se cobrara dinero por las indulgencias, provocará el surgimiento de la religión protestante.

Edad Media

Contrarreforma

Como respuesta la reforma protestante propugnada por Martin Lutero y otros, la Iglesia católica realiza una serie de reformas en su interior.

Contemporaneidad

Iglesias católicas no romanas

También llamadas uniatas, son iglesias orientales sometidas a la autoridad papal pero que mantienen una organización y ritual propios. Son las siguientes:

Críticas

Sostenimiento de la Iglesia por el Estado

En muchos países (entre ellos Argentina y Perú) se le critica a la Iglesia Católica el que sus líderes no son sostenidos por sus propios seguidores, sino que pretende ser sostenida por parte del Estado —declarado en el artículo 2 de la Constitución argentina y en el artículo 50 de la Constitución peruana— lo que implica que sus ciudadanos (tanto católicos como evangélicos, judíos, musulmanes, budistas, agnósticos, ateos, etc.) al pagar impuestos ven deducido un pequeño porcentaje para sostener económicamente a la Iglesia Católica.

La contribución del estado al sostenimiento de la Iglesia Católica tiene muchas explicaciones y variantes según los países.

En Argentina un obispo cobra un sueldo del Estado argentino equivalente al de un diputado nacional (aproximadamente 1500 euros).

En España esta contribución estatal se hace por los ciudadanos, que en su declaración anual de Ingresos (IRPF o Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) marcan voluntariamente una casilla de ayuda a la Iglesia católica, u otra de ayuda a fines sociales. En España la Iglesia católica considera que más del 80 por ciento de los ciudadanos son católicos.

Registros espurios del número de católicos

También se acusa a Iglesia Católica de medir la cantidad de católicos en cada país sólo por la cantidad de recién nacidos bautizados, y no por la cantidad de adultos que asisten a sus misas o practican más o menos regularmente sus preceptos de la Iglesia y sacramentos.

Pero actualmente el bautismo —más que un ritual espiritualreligioso— es considerado por muchos un acto social costumbrista, casi folclórico, e ineludible. Lo mismo sucede con el matrimonio «por Iglesia» (en contraposición al matrimonio civil).

Por ejemplo, en Argentina se considera que más del 80 por ciento del país es católico. Esto podría dar pie a cobrar los fondos destinados al sostenimiento de la Iglesia (porcentaje que se quita automáticamente al pagar el IVA [Impuesto al Valor Agregado] o cualquier impuesto) a todo el pueblo en general. Pero si se contara solamente a las personas que practican la religión católica (práctica que incluye por ejemplo el asistir a una misa todos los domingos), el porcentaje es mucho más bajo. Por otra parte, hay mucha gente que, aun considerándose a sí mismos católicos, no practican todos los preceptos de su religión, especialmente en lo referido a la asistencia a misa o las prohibiciones en materia de sexualidad.

Dificultad de renunciar legalmente a los lazos con la Iglesia Católica

Si una persona bautizada desea dejar de pertenecer a las listas de católicos (que en algunos países es el origen de la doctrina de sostenimiento económico por parte del estado), debe dirigirse personalmente a una iglesia diocesana y requerir una «carta de apóstata», en donde declara oficialmente que renuncia a sus lazos con la Iglesia Católica.

Justamente otra crítica que se le realiza a la Iglesia católica es que es prácticamente imposible realizar este trámite.

Véase también

Movimientos y organizaciones

 (http://www.vatican.va/phome_sp.htm) (en español).

  •  (http://www.encuentra.com) (portal católico).
  •  (http://www.iglesia.org/).
  •  (http://www.aciprensa.com/) (todos los documentos del papa Juan Pablo II, noticias, y más)
  •  (http://www.evangeliza.com/) (sitio de la Nueva Evangelización, con informacion eficaz sobre la Nueva Evangelizacion y la Nueva Apologética. Contiene secciones de: evangelización, apologética, Biblia, superación pastoral, libros, cursos, noticias, sectas, Nueva Era, mp3, testimonios, chat católico, etc.).
  •  (http://www.herenciacristiana.com/) (sitio crítico acerca de la historia de la Iglesia católica y del cristianismo. Tiene material de contenido anticatólico).
  • Sidebar