Infierno

Wikis > Infierno

El infierno es el lugar teológico donde decimos que habita Satanás y sus huestes, asi como el cielo es el lugar teológico que decimos que habita Dios y sus ángeles.

Cuando se trata de definir el destino eterno de los seres humanos después de la muerte, hablamos de una eternidad cerca de Dios y otra lejos de Dios, con el consecuente sufrimiento, dolor y tormento que se experimenta al vivir lejos de los valores del Reino de Dios: vivir en violencia, guerras, injusticias, abusos, egoísmo, hipocresía, mentira, muerte y destrucción.

La revista jesuita La Civiltà Cattolica observa: “Es erróneo […] pensar que por medio de los demonios, Dios inflige a los condenados tormentos horribles como el del fuego”. Y añade: “El infierno existe, pero no es un lugar, sino la condición en que se halla quien sufre el dolor de verse separado de Dios”. El papa Juan Pablo II explicó en 1999: “El infierno, más que un lugar, indica la situación en que llega a encontrarse quien libre y definitivamente se aleja de Dios, manantial de vida y alegría”. Respecto a las imágenes literarias que presentan el infierno como un lugar abrasador, señaló: “Expresan la completa frustración y vaciedad de una vida sin Dios”. Si el Papa hubiera hablado de un lugar “llameante y un diablo vestido de rojo con una horca en la mano, […] la gente no se lo habría creído”, dice el historiador eclesiástico Martin Marty.

En otras confesiones religiosas se están produciendo cambios similares. Un informe de la comisión doctrinal de la Iglesia Anglicana declara: “El infierno no es el tormento eterno; es la elección final e irrevocable de un proceder que se opone de forma tan absoluta a Dios, que lleva irremediablemente a la inexistencia total”.

Etimología

Infierno es una palabra de origen latino “infiernus”, que significa la parte de abajo. Esta palabra tiene un sentido filosófico neoplatónico apoyando la idea dualista de alma y cuerpo. El alma como espiritual, que proviene de Dios y el cuerpo como la parte material, inferior, mala, de abajo. Estos conceptos han influido en el pensamiento cristiano de tal forma que hoy se cree que el alma es la parte superior e inmortal que proviene de Dios, dejando el cuerpo como algo malo, predestinado a la muerte. Sin embargo, en la Biblia no encontramos pasajes que apoyen claramente la inmortalidad del alma, sino que habla de la resurrección del cuerpo, apoyando la idea de la unidad de alma y cuerpo.

En esta misma línea se ha usado el infierno para representar ese lugar de tortura y castigo eterno, sin embargo, en la cultura hebrea, la palabra “infierno” no encuentra paralelo, sino que los judíos asociaban la palabra hebrea Seol como el lugar al que iban los espíritus de los muertos.

La traducción en griego seria Hades, Gehenna y Tártaros. Estas palabras se tradujeron de la Septuaginta y se aplicaron al mundo invisible y posteriormente al mundo de los espíritus.

Sin embargo, tanto las personas piadosas como los paganos iban a este lugar al morir.

El infierno en la Biblia

En el Nuevo Testamento aparecen referencias a descenso de las partes bajas de la tierra, donde habitan los espíritus inmundos o demonios.

En el Antiguo Testamento aparece que “los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”(Dn. 12:2), asimismo en el Nuevo Testamento, y en las palabras de Jesús encontramos muchas referencias a este destino eterno de todo hombre, que se distingue en un destino eterno cerca de Dios, en la nueva Jerusalén, y un destino eterno de sufrimiento y castigo.

La idea de infierno como lugar al que van los malos es herencia del pensamiento filosófico platónico, ya que la Biblia nos habla del Seol como el lugar al que van los muertos, las profundidades de la tierra como el lugar teológico donde habita Satanás y sus huestes, y para el destino eterno de los hombres utiliza la idea de la nueva Jerusalén como morada de los creyentes y una vida de tormento como destino de los que rechazan a Dios.

Sidebar