Juan Calvino

Wikis > Juan Calvino

Juan Calvino (Jean Chauvin o Calvin) Teólogo y reformador protestante (10 de julio de 1509, Noyon, Picardía (Francia) – Ginebra (Suiza), 27 de mayo de 1564). Su padre fue un perceptor de derechos aduaneros y notario.

Tabla de contenidos

Su educación

Fue educado como católico, estudió en el célebre Colegio Montaigu, lo mismo que Erasmo e Ignacio de Loyola, realiza estudios de Teología, Humanidades y Derecho en la Sorbona. En Bourges se aplicó al estudio del griego, bajo la dirección del profesor Wolmar y en Basilea estudió el hebreo.

Su conversión

Con poco más de veinte años adoptó los puntos de vista de Lutero: negación de la autoridad de la iglesia de Roma por derecho divino, negando la sucesión apostólica desde el apóstol Pedro, importancia primordial de la Biblia y rechazo de la tradición romana, y la doctrina de la justificación por gracia mediante la fe, y no de las obras.

El destierro y la Institutio religionis Christanae

La creciente importancia de la Reforma en Francia, llevó a la hoguera a un buen número de martires reformados ante una mayoría católica crando un ambiente de persecusión, por esta razón Calvino, como otros franceses luteranos abandonaron París . En 1534 se refugia en Basilea , un lugar geográficamente privilegiado para comprender los problemas del protestantismo, pues aquí mismo se enfrentan entre sí los reformados y las doctrinas evangélicas están hechas astillas por tésis cada vez más radicales en un ambiente de libertad, pero sin un eje dogmático preciso, esto hace que el protestantismo sea descristianizado y ultracristianizado en un continuo debate donde están los luteranos, pero también los panteístas, los visionarios y los ateos, es por eso que Calvino a sus venticuatro años comprende que el protestantismo se dirige hacia una multitud de iglesias nacionales, en el mejor de los casos, cosa que él no quiere, lo que desea es constituir una nueva iglesia, con poder universal, capaz de rivalizar con la Iglesia Católica, por esta razón se concentra para escribir el que será uno de los 14 o 15 libros más importantes de Europa.

En 1536 publica el libro en el cual sistematiza la doctrina protestante –La Institución de la Religión Cristiana, dedicada a Francisco I, rey de Francia-, a quien le solicita libertad de opinión en materia de religión, esta obra alcanzó una gran difusión y fue determinante pues, si bien Lutero inspiró y puso en marcha a la reforma, fue Calvino quien la detuvo gracias a las ideas que sustentan esta obra clave para el futuro de Europa.

Calvino en Ginebra

En cada lugar de Europa la reforma se asentaba gracias a la obra de algunos reformados, tal vez uno de los más extraordinarios lo fue el pastor de origen francés William Farel, que después de ser perseguido y apedreado, gracias a su voluntad y a su capacidad destructiva desacreditó y expulsó de Ginebra a la antigua fe católica, así el 21 de mayo de 1536, en la plaza pública de Ginebra, mediante la institución de la democracia, consigue que todos aceptaran vivir “según el evangelio y la palabra de Dios” lo cual le abre las puertas de un poder enorme, el de unir el evangelio y la palabra de Dios al gobierno.

Farel se entera que Calvino en su viaja a Saboya pernocta en Ginebra, lo visita en la hospedería a que llega y lo convence para que permanezca en Ginebra, para realizar la obra que Farel reconoce superior a sus propias fuerzas, a fin de cuentas, Calvino, de 26 años es ya reconocido en toda Europa por su obra recien publicada y que trata sobre el asentamiento institucional del cristianismo reformado.

Calvino se instaló en Ginebra e hizo declarar a todo el pueblo, bajo juramento, el asentimiento a una confesión de fe que contenía la renuncia al papismo. Después indicó que no podría someterse a una normativa que había promulgado el cantón de Berna, por ello, los síndicos de Ginebra convocaron una asamblea y se ordenó que Calvino, y Farel abandonaran la ciudad, por rehusar administrar los sacramentos. Se retiró a Estrasburgo (Francia), y estableció allí una iglesia francesa; también fue profesor de teología.

El regreso de Calvino

El 13 de septiembre de 1541 los ginebrinos volvieron a llamarle y, esta vez, Calvino no se limitó a predicar y a tratar de influir en las costumbres, sino que asumió un verdadero poder político, que ejercería, durante 25 años, hasta su muerte. Estableció una forma de disciplina eclesiástica y una jurisdicción consistorial con el poder de infligir censuras y castigos canónicos, incluyendo la excomunión.

Un Consistorio de ancianos y de pastores, dotado de amplios poderes para castigar, vigilaba y reprimía algunas conductas: fueron prohibidos y perseguidos el adulterio, la fornicación, el juego, la bebida, el baile y las canciones obscenas; hizo obligatoria la asistencia regular a los servicios religiosos.

El Consistorio de Ginebra condenó a Miguel Servet por negar la Trinidad. Pese a que frecuentemente se hace recaer sobre Calvino la condena a muerte a Miguel Servet, sus cartas muestran que luchó para que rectificase y mitigiar su condena. «Quiero que se remita la severidad del castigo», sostuvo. Dice Turritine: “Los historiadores no afirman en lugar alguno, ni se desprende de ninguna consideración, que Calvino instigara a los magistrados a que quemaran a Servet..” La similiud de este castigo por los reformados contra un reformado, quemado en la hoguera, recordaba de manera desagradable a los castigos de la Santa Inquisición, por ello desde el mismo momento en que fue llevado a la hoguera Servet, se discutió vivamente en ginebra sobre el tipo de castigo para quienes no compartían sus opiniones en nateria de fe. Calvino publicó de inmediato Defensa de la legítima fe y de la Trinidad contra los espantosos errores de Servet.

Sin embargo, Sebastián Castalión, otro reformado francés radicado en Ginebra, escritor y teologo, escribió en esa misma epoca el “Manifiesto de la tolerancia” donde se acusa que Servet fue víctima de la intolerancia de Calvino “Matar a un hombre no es nunca defender una doctrina sino matar a un hombre

El calvinismo

La celebración religiosa católica, que utilizaba música, vitrales con imágenes de episodios biblicos, de apostoles, de santos, iglesias con estridentes campanas e incienzo se simplificó, apagando el sonido de las campanas, retirando los instrumentos musicales, el arte religioso y todo ornato, reduciendo el culto a la oración y a la recitación de salmos, en templos extremadamente austeros de donde habían también fueron eliminados los altares. La lucha por imponer todas estas innovaciones se prolongó hasta 1555, con persecuciones, destierros y ejecuciones; después, Calvino reinó como un gobernador incontestado. Ginebra se convirtió así en uno de los más importantes focos protestantes de Europa, desde donde irradiaba la Reforma.

Después de la muerte de Martín Lutero, el propio Calvino se esforzó hasta el final de su vida por hacer proselitismo, extendiendo su influencia religiosa, especialmente hacia Francia. Muerto Zuinglio en 1531, Calvino se había erigido en el principal dirigente del protestantismo europeo, capaz de hacer frente a la Contrarreforma católica-romana. El calvinismo superó pronto en influencia al luteranismo (limitado al norte de Alemania y los países escandinavos): calvinista fue el protestantismo dominante en Suiza y en Holanda, así como el de los hugonotes franceses, los presbiterianos escoceses o los puritanos ingleses (que después emigraron a Norteamérica), y otras comunidades importantes de tendencia calvinista surgieron en países como Hungría, Polonia y Alemania.

Calvino se opuso siempre a la fusión de las iglesias reformadas inspiradas por él con las de inspiración luterana, alegando irreductibles diferencias teológicas, singularmente la de la predestinación: según Calvino, citando a san Pablo (cf. Efesios 1:11; Romanos 8:29-30, etc.), Dios ha decidido de antemano quiénes se salvaran y quiénes no, pues mediante la gracia irresistibles éstos son atraídos a él; y las buenas obras no constituyen ningún mérito ante Dios para salvarse, sino una conducta también prevista por el Creador.

Otras peculiaridades de su doctrina, como la de admitir el préstamo con interés (en contraste con los romanistas y con los luteranos) han permitido que desde Max Webber algunos historiadores y sociologos vieran en la ética calvinista el «caldo de cultivo» más propicio para el desarrollo de la moderna economía capitalista.

El testamento de Calvino

Calvino, ante la proximidad de su muerte redactó su testamento, diciendo: «Doy testimonio de que vivo y me propongo morir en esta fe que Dios me ha dado por medio de Su Evangelio, y que no dependo de nada más para la salvación que la libre elección que Él ha hecho de mí. De todo corazón abrazo Su misericordia, por medio de la cual todos mis pecados quedan cubiertos, por causa de Cristo, y por causa de Su muerte y padecimientos. Según la medida de la gracia que me ha sido dada, he enseñado esta Palabra pura y sencilla, mediante sermones, acciones y exposiciones de esta Escritura. En todas mis batallas con los enemigos de la verdad no he empleado sofismas, sino que he luchado la buena batalla de manera frontal y directa.»

Calvino mantuvo su salario de cien coronas y rehusó aceptar más. Después de vivir cincuenta y cinco años sólo dejó trescientas coronas a sus herederos, incluyendo el valor de su biblioteca, que se vendió a gran precio. Cuando Calvino abandonó Estrasburgo para volverse a Ginebra, ellos quisieron darle los privilegios de ciudadano libre de su ciudad y el salario de un prebendado, que le había sido asignado; él aceptó lo primero, pero rehusó rotundamente lo segundo. Llevó a uno de sus hermanos a Ginebra consigo, pero jamás se esforzó por que se le diera a él un puesto honorífico, como cualquiera que poseyera su posición habría hecho. Desde luego, se cuidó de la honra de la familia de su hermano, consiguiéndole la libertad de una mujer adúltera, y consiguiendo licencia para que pudiera volverse a casar; pero incluso sus enemigos cuentan que le hizo aprender el oficio de encuadernador de libros, en lo que trabajó luego toda su vida.

Proveyó que su lugar en Ginebra fuera ocupado por Theodor de Beze su más fiel seguidor y quien se destacó contra Castalión.

Bibliografía

  • Institución de la Religión Cristiana, originalmente publicada en latín en 1536, traducida por Calvino al francés en 1541 y por Cipriano de Valera al español en 1597.
  • Castalión contra Calvino autor Stefan Zweig.
  • Respuesta al cardenal Sadoleto
  • Comentario a la Epístola a los Romanos
  • Comentario a la Epístola a los Hebreos
  • Comentario a las epístolas pastorales de San Pablo
  • Sermones sobre Job
  • Sermones sobre la obra salvadora de Cristo
  • Breve instrucción
  • El libro de oro de la verdadera vida cristiana
Sidebar