RV 1909 1 Samuel

Revision para “RV 1909 1 Samuel” creado en 23 23UTC mayo, 2016 @ 03:47:28

Título
RV 1909 1 Samuel
Contenido
<center></center> <div id="contentSub"></div> <table border="0" id="toc"><tr id="toctitle"><td align="center"><b>Tabla de contenidos</b> </td></tr><tr id="tocinside"><td><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div></td></tr></table><a name="1_Samuel_1"></a><h2>1 Samuel 1</h2><p>1. HUBO un var&oacute;n de Ramathaim de Sophim, del monte de Ephraim, que se llamaba Elcana, hijo de Jeroham, hijo de Eli&uacute;, hijo de Thohu, hijo de Suph, Ephrateo.2. Y ten&iacute;a &eacute;l dos mujeres; el nombre de la una era Anna, y el nombre de la otra Peninna. Y Peninna ten&iacute;a hijos, mas Anna no los ten&iacute;a.3. Y sub&iacute;a aquel var&oacute;n todos los a&ntilde;os de su ciudad, &aacute; adorar y sacrificar &aacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos en Silo, donde estaban dos hijos de Eli, Ophni y Phinees, sacerdotes de Jehov&aacute;.4. Y cuando ven&iacute;a el d&iacute;a, Elcana sacrificaba, y daba &aacute; Peninna su mujer, y &aacute; todos sus hijos y &aacute; todas sus hijas, &aacute; cada uno su parte.5. Mas &aacute; Anna daba una parte escogida; porque amaba &aacute; Anna, aunque Jehov&aacute; hab&iacute;a cerrado su matriz.6. Y su competidora la irritaba, enoj&aacute;ndola y entristeci&eacute;ndola, porque Jehov&aacute; hab&iacute;a cerrado su matriz.7. Y as&iacute; hac&iacute;a cada a&ntilde;o: cuando sub&iacute;a &aacute; la casa de Jehov&aacute;, enojaba as&iacute; &aacute; la otra; por lo cual ella lloraba, y no com&iacute;a.8. Y Elcana su marido le dijo: Anna, &iquest;por qu&eacute; lloras? &iquest;y por qu&eacute; no comes? &iquest;y por qu&eacute; est&aacute; afligido tu coraz&oacute;n? &iquest;No te soy yo mejor que diez hijos?9. Y levant&oacute;se Anna despu&eacute;s que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Eli estaba sentado en una silla junto &aacute; un pilar del templo de Jehov&aacute;,10. Ella con amargura de alma or&oacute; &aacute; Jehov&aacute;, y llor&oacute; abundantemente.11. E hizo voto, diciendo: Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, si te dignares mirar la aflicci&oacute;n de tu sierva, y te acordares de m&iacute;, y no te olvidares de tu sierva, mas dieres &aacute; tu sierva un hijo var&oacute;n, yo lo dedicar&eacute; &aacute; Jehov&aacute; todos los d&iacute;as de su vida, y no subir&aacute; navaja sobre su cabeza.12. Y fu&eacute; que como ella orase largamente delante de Jehov&aacute;, Eli estaba observando la boca de ella.13. Mas Anna hablaba en su coraz&oacute;n, y solamente se mov&iacute;an sus labios, y su voz no se o&iacute;a; y t&uacute;vola Eli por borracha.14. Entonces le dijo Eli: &iquest;Hasta cu&aacute;ndo estar&aacute;s borracha?; digiere tu vino.15. Y Anna le respondi&oacute;, diciendo: No, se&ntilde;or m&iacute;o: mas yo soy una mujer trabajada de esp&iacute;ritu: no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehov&aacute;.16. No tengas &aacute; tu sierva por una mujer imp&iacute;a: porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicci&oacute;n he hablado hasta ahora.17. Y Eli respondi&oacute;, y dijo: Ve en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petici&oacute;n que le has hecho.18. Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y fu&eacute;se la mujer su camino, y comi&oacute;, y no estuvo m&aacute;s triste.19. Y levant&aacute;ndose de ma&ntilde;ana, adoraron delante de Jehov&aacute;, y volvi&eacute;ronse, y vinieron &aacute; su casa en Ramatha. Y Elcana conoci&oacute; &aacute; Anna su mujer, y Jehov&aacute; se acord&oacute; de ella.20. Y fu&eacute; que corrido el tiempo, despu&eacute;s de haber concebido Anna, pari&oacute; un hijo, y p&uacute;sole por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo demand&eacute; &aacute; Jehov&aacute;.21. Despu&eacute;s subi&oacute; el var&oacute;n Elcana, con toda su familia, &aacute; sacrificar &aacute; Jehov&aacute; el sacrificio acostumbrado, y su voto.22. Mas Anna no subi&oacute;, sino dijo &aacute; su marido: Yo no subir&eacute; hasta que el ni&ntilde;o sea destetado; para que lo lleve y sea presentado delante de Jehov&aacute;, y se quede all&aacute; para siempre.23. Y Elcana su marido le respondi&oacute;: Haz lo que bien te pareciere; qu&eacute;date hasta que lo destetes; solamente Jehov&aacute; cumpla su palabra. Y qued&oacute;se la mujer, y cri&oacute; su hijo hasta que lo destet&oacute;.24. Y despu&eacute;s que lo hubo destetado, llev&oacute;lo consigo, con tres becerros, y un epha de harina, y una vasija de vino, y tr&aacute;jolo &aacute; la casa de Jehov&aacute; en Silo: y el ni&ntilde;o era peque&ntilde;o.25. Y matando el becerro, trajeron el ni&ntilde;o &aacute; Eli.26. Y ella dijo: &iexcl;Oh, se&ntilde;or m&iacute;o! vive tu alma, se&ntilde;or m&iacute;o, yo soy aquella mujer que estuvo aqu&iacute; junto &aacute; ti orando &aacute; Jehov&aacute;.27. Por este ni&ntilde;o oraba, y Jehov&aacute; me di&oacute; lo que le ped&iacute;.28. Yo pues le vuelvo tambi&eacute;n &aacute; Jehov&aacute;: todos los d&iacute;as que viviere, ser&aacute; de Jehov&aacute;. Y ador&oacute; all&iacute; &aacute; Jehov&aacute;.</p><a name="1_Samuel_2"></a><h2>1 Samuel 2</h2><p>1. Y ANNA or&oacute; y dijo: Mi coraz&oacute;n se regocija en Jehov&aacute;, Mi cuerno es ensalzado en Jehov&aacute;; Mi boca se ensanch&oacute; sobre mis enemigos, Por cuanto me alegr&eacute; en tu salud.2. No hay santo como Jehov&aacute;: Porque no hay ninguno fuera de ti; Y no hay refugio como el Dios nuestro.3. No multipliqu&eacute;is hablando grandezas, altaner&iacute;as; Cesen las palabras arrogantes de vuestra boca; Porque el Dios de todo saber es Jehov&aacute;, Y &aacute; &eacute;l toca el pesar las acciones.4. Los arcos de los fuertes fueron quebrados, Y los flacos se ci&ntilde;eron de fortaleza.5. Los hartos se alquilaron por pan: Y cesaron los hambrientos: Hasta parir siete la est&eacute;ril, Y la que ten&iacute;a muchos hijos enferm&oacute;.6. Jehov&aacute; mata, y &eacute;l da vida: El hace descender al sepulcro, y hace subir.7. Jehov&aacute; empobrece, y &eacute;l enriquece: Abate, y ensalza.8. El levanta del polvo al pobre, Y al menesteroso ensalza del esti&eacute;rcol, Para asentarlo con los pr&iacute;ncipes; Y hace que tengan por heredad asiento de honra: Porque de Jehov&aacute; son las columnas de la tierra, Y &eacute;l asent&oacute; sobre ellas el mundo.9. El guarda los pies de sus santos, Mas los imp&iacute;os perecen en tinieblas; Porque nadie ser&aacute; fuerte por su fuerza.10. Delante de Jehov&aacute; ser&aacute;n quebrantados sus adversarios, Y sobre ellos tronar&aacute; desde los cielos: Jehov&aacute; juzgar&aacute; los t&eacute;rminos de la tierra, Y dar&aacute; fortaleza &aacute; su Rey, Y ensalzar&aacute; el cuerno de su Mes&iacute;as.11. Y Elcana se volvi&oacute; &aacute; su casa en Ramatha; y el ni&ntilde;o ministraba &aacute; Jehov&aacute; delante del sacerdote Eli.12. Mas los hijos de Eli eran hombres imp&iacute;os, y no ten&iacute;an conocimiento de Jehov&aacute;.13. Y la costumbre de los sacerdotes con el pueblo era que, cuando alguno ofrec&iacute;a sacrificio, ven&iacute;a el criado del sacerdote mientras la carne estaba &aacute; cocer, trayendo en su mano un garfio de tres ganchos;14. Y her&iacute;a con &eacute;l en la caldera, &oacute; en la olla, &oacute; en el caldero, &oacute; en el pote; y todo lo que sacaba el garfio, el sacerdote lo tomaba para si. De esta manera hac&iacute;an &aacute; todo Israelita que ven&iacute;a &aacute; Silo.15. Asimismo, antes de quemar el sebo, ven&iacute;a el criado del sacerdote, y dec&iacute;a al que sacrificaba: Da carne que ase para el sacerdote; porque no tomar&aacute; de ti carne cocida, sino cruda.16. Y si le respond&iacute;a el var&oacute;n, Quemen luego el sebo hoy, y despu&eacute;s toma tanta como quisieres; &eacute;l respond&iacute;a: No, sino ahora la has de dar: de otra manera yo la tomar&eacute; por fuerza.17. Era pues el pecado de los mozos muy grande delante de Jehov&aacute;; porque los hombres menospreciaban los sacrificios de Jehov&aacute;.18. Y el joven Samuel ministraba delante de Jehov&aacute;, vestido de un ephod de lino.19. Y hac&iacute;ale su madre una t&uacute;nica peque&ntilde;a, y tra&iacute;asela cada a&ntilde;o, cuando sub&iacute;a con su marido &aacute; ofrecer el sacrificio acostumbrado.20. Y Eli bendijo &aacute; Elcana y &aacute; su mujer, diciendo: Jehov&aacute; te d&eacute; simiente de esta mujer en lugar de esta petici&oacute;n que hizo &aacute; Jehov&aacute;. Y volvi&eacute;ronse &aacute; su casa.21. Y visit&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Anna, y concibi&oacute;, y pari&oacute; tres hijos, y dos hijas. Y el joven Samuel crec&iacute;a delante de Jehov&aacute;.22. Eli empero era muy viejo, y oy&oacute; todo lo que sus hijos hac&iacute;an &aacute; todo Israel, y como dorm&iacute;an con las mujeres que velaban &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio.23. Y d&iacute;joles: &iquest;Por qu&eacute; hac&eacute;is cosas semejantes? Porque yo oigo de todo este pueblo vuestros malos procederes.24. No, hijos m&iacute;os; porque no es buena fama la que yo oigo: que hac&eacute;is pecar al pueblo de Jehov&aacute;.25. Si pecare el hombre contra el hombre, los jueces le juzgar&aacute;n; mas si alguno pecare contra Jehov&aacute;, &iquest;qui&eacute;n rogar&aacute; por &eacute;l? Mas ellos no oyeron la voz de su padre, porque Jehov&aacute; los quer&iacute;a matar.26. Y el joven Samuel iba creciendo, y adelantando delante de Dios y delante de los hombres.27. Y vino un var&oacute;n de Dios &aacute; Eli, y d&iacute;jole: As&iacute; ha dicho Jehov&aacute;: &iquest;No me manifest&eacute; yo claramente &aacute; la casa de tu padre, cuando estaban en Egipto en casa de Fara&oacute;n?28. Y yo le escog&iacute; por mi sacerdote entre todas las tribus de Israel, para que ofreciese sobre mi altar, y quemase perfume, y trajese ephod delante de m&iacute;; y d&iacute; &aacute; la casa de tu padre todas las ofrendas de los hijos de Israel.29. &iquest;Por qu&eacute; hab&eacute;is hollado mis sacrificios y mis presentes, que yo mand&eacute; ofrecer en el tabern&aacute;culo; y has honrado &aacute; tus hijos m&aacute;s que &aacute; m&iacute;, engord&aacute;ndoos de lo principal de todas las ofrendas de mi pueblo Israel?30. Por tanto, Jehov&aacute; el Dios de Israel dice: Yo hab&iacute;a dicho que tu casa y la casa de tu padre andar&iacute;an delante de m&iacute; perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehov&aacute;: Nunca yo tal haga, porque yo honrar&eacute; &aacute; los que me honran, y los que me tuvieren en poco, ser&aacute;n viles.31. He aqu&iacute; vienen d&iacute;as, en que cortar&eacute; tu brazo, y el brazo de la casa de tu padre, que no haya viejo en tu casa.32. Y ver&aacute;s competidor en el tabern&aacute;culo, en todas las cosas en que hiciere bien &aacute; Israel; y en ning&uacute;n tiempo habr&aacute; viejo en tu casa.33. Y no te cortar&eacute; del todo var&oacute;n de mi altar, para hacerte marchitar tus ojos, y henchir tu &aacute;nimo de dolor; mas toda la cr&iacute;a de tu casa morir&aacute; en la edad varonil.34. Y te ser&aacute; por se&ntilde;al esto que acontecer&aacute; &aacute; tus dos hijos, Ophni y Phinees: ambos morir&aacute;n en un d&iacute;a.35. Y yo me suscitar&eacute; un sacerdote fiel, que haga conforme &aacute; mi coraz&oacute;n y &aacute; mi alma; y yo le edificar&eacute; casa firme, y andar&aacute; delante de mi ungido todo los d&iacute;as.36. Y ser&aacute; que el que hubiere quedado en tu casa, vendr&aacute; &aacute; postr&aacute;rsele por un dinero de plata y un bocado de pan, dici&eacute;ndole: Ru&eacute;gote que me constituyas en alg&uacute;n ministerio, para que coma un bocado de pan.</p><a name="1_Samuel_3"></a><h2>1 Samuel 3</h2><p>1. Y EL joven Samuel ministraba &aacute; Jehov&aacute; delante de Eli: y la palabra de Jehov&aacute; era de estima en aquellos d&iacute;as; no hab&iacute;a visi&oacute;n manifiesta.2. Y aconteci&oacute; un d&iacute;a, que estando Eli acostado en su aposento, cuando sus ojos comenzaban &aacute; oscurecerse, que no pod&iacute;a ver,3. Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehov&aacute;, donde el arca de Dios estaba: y antes que la l&aacute;mpara de Dios fuese apagada,4. Jehov&aacute; llam&oacute; &aacute; Samuel; y &eacute;l respondi&oacute;: Heme aqu&iacute;.5. Y corriendo luego &aacute; Eli, dijo: Heme aqu&iacute;; &iquest;para qu&eacute; me llamaste? Y Eli le dijo: Yo no he llamado; vu&eacute;lvete &aacute; acostar. Y &eacute;l se volvi&oacute;, y acost&oacute;se.6. Y Jehov&aacute; volvi&oacute; &aacute; llamar otra vez &aacute; Samuel. Y levant&aacute;ndose Samuel vino &aacute; Eli, y dijo: Heme aqu&iacute;; &iquest;para qu&eacute; me has llamado? Y &eacute;l dijo: Hijo m&iacute;o, yo no he llamado; vuelve, y acu&eacute;state.7. Y Samuel no hab&iacute;a conocido a&uacute;n &aacute; Jehov&aacute;, ni la palabra de Jehov&aacute; le hab&iacute;a sido revelada.8. Jehov&aacute; pues llam&oacute; la tercera vez &aacute; Samuel. Y &eacute;l levant&aacute;ndose vino &aacute; Eli, y dijo: Heme aqu&iacute;; &iquest;para qu&eacute; me has llamado? Entonces entendi&oacute; Eli que Jehov&aacute; llamaba al joven.9. Y dijo Eli &aacute; Samuel: Ve, y acu&eacute;state: y si te llamare, dir&aacute;s: Habla, Jehov&aacute;, que tu siervo oye. As&iacute; se fu&eacute; Samuel, y acost&oacute;se en su lugar.10. Y vino Jehov&aacute;, y par&oacute;se, y llam&oacute; como las otras veces: &iexcl;Samuel, Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, que tu siervo oye.11. Y Jehov&aacute; dijo &aacute; Samuel: He aqu&iacute; har&eacute; yo una cosa en Israel, que &aacute; quien la oyere, le reti&ntilde;ir&aacute;n ambos o&iacute;dos.12. Aquel d&iacute;a yo despertar&eacute; contra Eli todas las cosas que he dicho sobre su casa. En comenzando, acabar&eacute; tambi&eacute;n.13. Y mostrar&eacute;le que yo juzgar&eacute; su casa para siempre, por la iniquidad que &eacute;l sabe; porque sus hijos se han envilecido, y &eacute;l no los ha estorbado.14. Y por tanto yo he jurado &aacute; la casa de Eli, que la iniquidad de la casa de Eli no ser&aacute; expiada jam&aacute;s, ni con sacrificios ni con presentes.15. Y Samuel estuvo acostado hasta la ma&ntilde;ana, y abri&oacute; las puertas de la casa de Jehov&aacute;. Y Samuel tem&iacute;a descubrir la visi&oacute;n &aacute; Eli.16. Llamando pues Eli &aacute; Samuel, d&iacute;jole: Hijo m&iacute;o, Samuel. Y &eacute;l respondi&oacute;: Heme aqu&iacute;.17. Y dijo: &iquest;Qu&eacute; es la palabra que te habl&oacute; Jehov&aacute;?; ru&eacute;gote que no me la encubras: as&iacute; te haga Dios y as&iacute; te a&ntilde;ada, si me encubrieres palabra de todo lo que habl&oacute; contigo.18. Y Samuel se lo manifest&oacute; todo, sin encubrirle nada. Entonces &eacute;l dijo: Jehov&aacute; es; haga lo que bien le pareciere.19. Y Samuel creci&oacute;, y Jehov&aacute; fu&eacute; con &eacute;l, y no dej&oacute; caer &aacute; tierra ninguna de sus palabras.20. Y conoci&oacute; todo Israel desde Dan hasta Beer-sebah, que Samuel era fiel profeta de Jehov&aacute;.21. As&iacute; torn&oacute; Jehov&aacute; &aacute; aparecer en Silo: porque Jehov&aacute; se manifest&oacute; &aacute; Samuel en Silo con palabra de Jehov&aacute;.</p><a name="1_Samuel_4"></a><h2>1 Samuel 4</h2><p>1. Y SAMUEL habl&oacute; &aacute; todo Israel. Por aquel tiempo sali&oacute; Israel &aacute; encontrar en batalla &aacute; los Filisteos, y asent&oacute; campo junto &aacute; Eben-ezer, y los Filisteos asentaron el suyo en Aphec.2. Y los Filisteos presentaron la batalla &aacute; Israel; y trab&aacute;ndose el combate, Israel fu&eacute; vencido delante de los Filisteos, los cuales hirieron en la batalla por el campo como cuatro mil hombres.3. Y vuelto que hubo el pueblo al campamento, los ancianos de Israel dijeron: &iquest;Por qu&eacute; nos ha herido hoy Jehov&aacute; delante de los Filisteos? Traigamos &aacute; nosotros de Silo el arca del pacto de Jehov&aacute;, para que viniendo entre nosotros nos salve de la mano de nuestros enemigos.4. Y envi&oacute; el pueblo &aacute; Silo, y trajeron de all&aacute; el arca del pacto de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, que estaba asentado entre los querubines; y los dos hijos de Eli, Ophni y Phinees, estaban all&iacute; con el arca del pacto de Dios.5. Y aconteci&oacute; que, como el arca del pacto de Jehov&aacute; vino al campo, todo Israel di&oacute; grita con tan grande j&uacute;bilo, que la tierra tembl&oacute;.6. Y cuando los Filisteos oyeron la voz de j&uacute;bilo, dijeron: &iquest;Qu&eacute; voz de gran j&uacute;bilo es esta en el campo de los Hebreos? Y supieron que el arca de Jehov&aacute; hab&iacute;a venido al campo.7. Y los Filisteos tuvieron miedo, porque dec&iacute;an: Ha venido Dios al campo. Y dijeron: &iexcl;Ay de nosotros! pues antes de ahora no fu&eacute; as&iacute;.8. &iexcl;Ay de nosotros! &iquest;Qui&eacute;n nos librar&aacute; de las manos de estos dioses fuertes? Estos son los dioses que hirieron &aacute; Egipto con toda plaga en el desierto.9. Esforzaos, oh Filisteos, y sed hombres, porque no sirv&aacute;is &aacute; los Hebreos, como ellos os han servido &aacute; vosotros: sed hombres, y pelead.10. Pelearon pues los Filisteos, &eacute; Israel fu&eacute; vencido, y huyeron cada cual &aacute; sus tiendas; y fu&eacute; hecha muy grande mortandad, pues cayeron de Israel treinta mil hombres de &aacute; pie.11. Y el arca de Dios fu&eacute; tomada, y muertos los dos hijos de Eli, Ophni y Phinees.12. Y corriendo de la batalla un hombre de Benjam&iacute;n, vino aquel d&iacute;a &aacute; Silo, rotos sus vestidos y tierra sobre su cabeza:13. Y cuando lleg&oacute;, he aqu&iacute; Eli que estaba sentado en una silla atalayando junto al camino; porque su coraz&oacute;n estaba temblando por causa del arca de Dios. Llegado pues aquel hombre &aacute; la ciudad, y dadas las nuevas, toda la ciudad grit&oacute;.14. Y como Eli oy&oacute; el estruendo de la griter&iacute;a, dijo: &iquest;Qu&eacute; estruendo de alboroto es &eacute;ste? Y aquel hombre vino apriesa, y di&oacute; las nuevas &aacute; Eli.15. Era ya Eli de edad de noventa y ocho a&ntilde;os, y sus ojos se hab&iacute;an entenebrecido, de modo que no pod&iacute;a ver.16. Dijo pues aquel hombre &aacute; Eli: Yo vengo de la batalla, yo he escapado hoy del combate. Y &eacute;l dijo: &iquest;Qu&eacute; ha acontecido, hijo m&iacute;o?17. Y el mensajero respondi&oacute;, y dijo: Israel huy&oacute; delante de los Filisteos, y tambi&eacute;n fu&eacute; hecha gran mortandad en el pueblo; y tambi&eacute;n tus dos hijos, Ophni y Phinees, son muertos, y el arca de Dios fu&eacute; tomada.18. Y aconteci&oacute; que como &eacute;l hizo menci&oacute;n del arca de Dios, Eli cay&oacute; hacia atr&aacute;s de la silla al lado de la puerta, y quebr&oacute;sele la cerviz, y muri&oacute;: porque era hombre viejo y pesado. Y hab&iacute;a juzgado &aacute; Israel cuarenta a&ntilde;os.19. Y su nuera, la mujer de Phinees, que estaba pre&ntilde;ada, cercana al parto, oyendo el rumor que el arca de Dios era tomada, y muertos su suegro y su marido, encorv&oacute;se y pari&oacute;; porque sus dolores se hab&iacute;an ya derramado por ella.20. Y al tiempo que se mor&iacute;a, dec&iacute;anle las que estaban junto &aacute; ella: No tengas temor, porque has parido un hijo. Mas ella no respondi&oacute;, ni par&oacute; mientes.21. Y llam&oacute; al ni&ntilde;o Ich&acirc;bod, diciendo: &iexcl;Traspasada es la gloria de Israel! por el arca de Dios que fu&eacute; tomada, y porque era muerto su suegro, y su marido.22. Dijo pues: Traspasada es la gloria de Israel: porque el arca de Dios fu&eacute; tomada.</p><a name="1_Samuel_5"></a><h2>1 Samuel 5</h2><p>1. Y LOS Filisteos, tomada el arca de Dios, traj&eacute;ronla desde Eben-ezer &aacute; Asdod.2. Y tomaron los Filisteos el arca de Dios, y meti&eacute;ronla en la casa de Dag&oacute;n, y pusi&eacute;ronla junto &aacute; Dag&oacute;n.3. Y el siguiente d&iacute;a los de Asdod se levantaron de ma&ntilde;ana, y he aqu&iacute; Dag&oacute;n postrado en tierra delante del arca de Jehov&aacute;: y tomaron &aacute; Dag&oacute;n, y volvi&eacute;ronlo &aacute; su lugar.4. Y torn&aacute;ndose &aacute; levantar de ma&ntilde;ana el siguiente d&iacute;a, he aqu&iacute; que Dag&oacute;n hab&iacute;a ca&iacute;do postrado en tierra delante del arca de Jehov&aacute;; y la cabeza de Dag&oacute;n, y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral, habi&eacute;ndole quedado &aacute; Dag&oacute;n el tronco solamente.5. Por esta causa los sacerdotes de Dag&oacute;n, y todos los que en el templo de Dag&oacute;n entran, no pisan el umbral de Dag&oacute;n en Asdod, hasta hoy.6. Empero agrav&oacute;se la mano de Jehov&aacute; sobre los de Asdod, y destruy&oacute;los, &eacute; hiri&oacute;los con hemorroides en Asdod y en todos sus t&eacute;rminos.7. Y viendo esto los de Asdod, dijeron: No quede con nosotros el arca del Dios de Israel, porque su mano es dura sobre nosotros, y sobre nuestro dios Dag&oacute;n.8. Enviaron pues &aacute; juntar &aacute; s&iacute; todos los pr&iacute;ncipes de los Filisteos, y dijeron: &iquest;Qu&eacute; haremos del arca del Dios de Israel? Y ellos respondieron: P&aacute;sese el arca del Dios de Israel &aacute; Gath. Y pasaron all&aacute; el arca del Dios de Israel.9. Y aconteci&oacute; que como la hubieron pasado, la mano de Jehov&aacute; fu&eacute; contra la ciudad con grande quebrantamiento; &eacute; hiri&oacute; los hombres de aquella ciudad desde el chico hasta el grande, que se llenaron de hemorroides.10. Entonces enviaron el arca de Dios &aacute; Ecr&oacute;n. Y como el arca de Dios vino &aacute; Ecr&oacute;n, los Ecronitas dieron voces diciendo: Han pasado &aacute; m&iacute; el arca del Dios de Israel por matarme &aacute; m&iacute; y &aacute; mi pueblo.11. Y enviaron &aacute; juntar todos los pr&iacute;ncipes de los Filisteos, diciendo: Despachad el arca del Dios de Israel, y t&oacute;rnese &aacute; su lugar, y no mate &aacute; m&iacute; ni &aacute; mi pueblo: porque hab&iacute;a quebrantamiento de muerte en toda la ciudad, y la mano de Dios se hab&iacute;a all&iacute; agravado.12. Y los que no mor&iacute;an, eran heridos de hemorroides; y el clamor de la ciudad sub&iacute;a al cielo.</p><a name="1_Samuel_6"></a><h2>1 Samuel 6</h2><p>1. Y ESTUVO el arca de Jehov&aacute; en la tierra de los Filisteos siete meses.2. Entonces los Filisteos, llamando los sacerdotes y adivinos, preguntaron: &iquest;Qu&eacute; haremos del arca de Jehov&aacute;? Declaradnos c&oacute;mo la hemos de tornar &aacute; enviar &aacute; su lugar.3. Y ellos dijeron: Si envi&aacute;is el arca del Dios de Israel, no la envi&eacute;is vac&iacute;a; mas le pagar&eacute;is la expiaci&oacute;n: y entonces ser&eacute;is sanos, y conocer&eacute;is por qu&eacute; no se apart&oacute; de vosotros su mano.4. Y ellos dijeron: &iquest;Y qu&eacute; ser&aacute; la expiaci&oacute;n que le pagaremos? Y ellos respondieron: Conforme al n&uacute;mero de los pr&iacute;ncipes de los Filisteos, cinco hermorroides de oro, y cinco ratones de oro, porque la misma plaga que todos tienen, tienen tambi&eacute;n vuestros pr&iacute;ncipes.5. Har&eacute;is pues las formas de vuestras hemorroides, y las formas de vuestros ratones que destruyen la tierra, y dar&eacute;is gloria al Dios de Israel: quiz&aacute; aliviar&aacute; su mano de sobre vosotros, y de sobre vuestros dioses, y de sobre vuestra tierra.6. Mas &iquest;por qu&eacute; endurec&eacute;is vuestro coraz&oacute;n, como los Egipcios y Fara&oacute;n endurecieron su coraz&oacute;n? Despu&eacute;s que los hubo as&iacute; tratado, &iquest;no los dejaron que se fuesen, y se fueron?7. Haced pues ahora un carro nuevo, y tomad luego dos vacas que cr&iacute;en, &aacute; las cuales no haya sido puesto yugo, y uncid las vacas al carro, y haced tornar de detr&aacute;s de ellas sus becerros &aacute; casa.8. Tomar&eacute;is luego el arca de Jehov&aacute;, y la pondr&eacute;is sobre el carro; y poned en una caja al lado de ella las alhajas de oro que le pag&aacute;is en expiaci&oacute;n: y la dejar&eacute;is que se vaya.9. Y mirad: si sube por el camino de su t&eacute;rmino &aacute; Beth-semes, &eacute;l nos ha hecho este mal tan grande; y si no, seremos ciertos que su mano no nos hiri&oacute;, nos ha sido accidente.10. Y aquellos hombres lo hicieron as&iacute;; pues tomando dos vacas que criaban, unci&eacute;ronlas al carro, y encerraron en casa sus becerros.11. Luego pusieron el arca de Jehov&aacute; sobre el carro, y la caja con los ratones de oro y con las formas de sus hemorroides.12. Y las vacas se encaminaron por el camino de Beth-semes, &eacute; iban por un mismo camino andando y bramando, sin apartarse ni &aacute; diestra ni &aacute; siniestra: y los pr&iacute;ncipes de los Filisteos fueron tras ellas hasta el t&eacute;rmino de Beth-semes.13. Y los de Beth-semes segaban el trigo en el valle; y alzando sus ojos vieron el arca, y holg&aacute;ronse cuando la vieron.14. Y el carro vino al campo de Josu&eacute; Beth-semita, y par&oacute; all&iacute; porque all&iacute; hab&iacute;a una gran piedra; y ellos cortaron la madera del carro, y ofrecieron las vacas en holocausto &aacute; Jehov&aacute;.15. Y los Levitas bajaron el arca de Jehov&aacute;, y la caja que estaba junto &aacute; ella, en la cual estaban las alhajas de oro, y pusi&eacute;ronlas sobre aquella gran piedra; y los hombre de Beth-semes sacrificaron holocaustos y mataron v&iacute;ctimas &aacute; Jehov&aacute; en aquel d&iacute;a.16. Lo cual viendo los cinco pr&iacute;ncipes de los Filisteos, volvi&eacute;ronse &aacute; Ecr&oacute;n el mismo d&iacute;a.17. Estas pues son las hemorroides de oro que pagaron los Filisteos &aacute; Jehov&aacute; en expiaci&oacute;n: por Asdod una, por Gaza una, por Ascal&oacute;n una, por Gath una, por Ecr&oacute;n una;18. Y ratones de oro conforme al n&uacute;mero de todas las ciudades de los Filisteos pertenecientes &aacute; los cinco pr&iacute;ncipes, desde las ciudades fuertes hasta las aldeas sin muro; y hasta la gran piedra sobre la cual pusieron el arca de Jehov&aacute;, piedra que est&aacute; en el campo de Josu&eacute; Beth-semita hasta hoy.19. Entonces hiri&oacute; Dios &aacute; los de Beth-semes, porque hab&iacute;an mirado en el arca de Jehov&aacute;; hiri&oacute; en el pueblo cincuenta mil y setenta hombres. Y el pueblo puso luto, porque Jehov&aacute; le hab&iacute;a herido de tan gran plaga.20. Y dijeron los de Beth-semes: &iquest;Qui&eacute;n podr&aacute; estar delante de Jehov&aacute; el Dios santo? &iquest;y &aacute; qui&eacute;n subir&aacute; desde nosotros?21. Y enviaron mensajeros &aacute; los de Ch&icirc;riath-jearim, diciendo: Los Filisteos han vuelto el arca de Jehov&aacute;: descended pues, y llevadla &aacute; vosotros.</p><a name="1_Samuel_7"></a><h2>1 Samuel 7</h2><p>1. Y VINIERON los de Ch&icirc;riath-jearim, y llevaron el arca de Jehov&aacute;, y meti&eacute;ronla en casa de Abinadab, situada en el collado; y santificaron &aacute; Eleazar su hijo, para que guardase el arca de Jehov&aacute;.2. Y aconteci&oacute; que desde el d&iacute;a que lleg&oacute; el arca &aacute; Ch&icirc;riath-jearim pasaron mucho d&iacute;as, veinte a&ntilde;os; y toda la casa de Israel lamentaba en pos de Jehov&aacute;.3. Y habl&oacute; Samuel &aacute; toda la casa de Israel, diciendo: Si de todo vuestro coraz&oacute;n os volv&eacute;is &aacute; Jehov&aacute;, quitad los dioses ajenos y &aacute; Astaroth de entre vosotros, y preparad vuestro coraz&oacute;n &aacute; Jehov&aacute;, y &aacute; s&oacute;lo &eacute;l servid, y os librar&aacute; de mano de los Filisteos.4. Entonces los hijos de Israel quitaron &aacute; los Baales y &aacute; Astaroth, y sirvieron &aacute; solo Jehov&aacute;.5. Y Samuel dijo: Juntad &aacute; todo Israel en Mizpa, y yo orar&eacute; por vosotros &aacute; Jehov&aacute;.6. Y junt&aacute;ndose en Mizpa, sacaron agua, y derram&aacute;ronla delante de Jehov&aacute;, y ayunaron aquel d&iacute;a, y dijeron all&iacute;: Contra Jehov&aacute; hemos pecado. Y juzg&oacute; Samuel &aacute; los hijos de Israel en Mizpa.7. Y oyendo los Filisteos que los hijos de Israel estaban reunidos en Mizpa, subieron los pr&iacute;ncipes de los Filisteos contra Israel: lo cual como hubieron o&iacute;do los hijos de Israel, tuvieron temor de los Filisteos.8. Y dijeron los hijos de Israel &aacute; Samuel: No ceses de clamar por nosotros &aacute; Jehov&aacute; nuestro Dios, que nos guarde de mano de los filisteos.9. Y Samuel tom&oacute; un cordero de leche, y sacrific&oacute;lo entero &aacute; Jehov&aacute; en holocausto: y clam&oacute; Samuel &aacute; Jehov&aacute; por Israel, y Jehov&aacute; le oy&oacute;.10. Y aconteci&oacute; que estando Samuel sacrificando el holocausto, los Filisteos llegaron para pelear con los hijos de Israel. Mas Jehov&aacute; tron&oacute; aquel d&iacute;a con grande estruendo sobre los Filisteos, y desbarat&oacute;los, y fueron vencidos delante de Israel.11. Y saliendo los hijos de Israel de Mizpa, siguieron &aacute; los Filisteos, hiri&eacute;ndolos hasta abajo de Beth-car.12. Tom&oacute; luego Samuel una piedra, y p&uacute;sola entre Mizpa y Sen, y p&uacute;sole por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aqu&iacute; nos ayud&oacute; Jehov&aacute;.13. Fueron pues los Filisteos humillados, que no vinieron m&aacute;s al t&eacute;rmino de Israel; y la mano de Jehov&aacute; fu&eacute; contra los Filisteos todo el tiempo de Samuel.14. Y fueron restitu&iacute;das &aacute; los hijos de Israel las ciudades que los Filisteos hab&iacute;an tomado &aacute; los Isrelitas, desde Ecr&oacute;n hasta Gath, con sus t&eacute;rminos: &eacute; Israel las libr&oacute; de mano de los Filisteos. Y hubo paz entre Israel y el Amorrheo.15. Y juzg&oacute; Samuel &aacute; Israel todo el tiempo que vivi&oacute;.16. Y todos los a&ntilde;os iba y daba vuelta &aacute; Beth-el, y &aacute; Gilgal, y &aacute; Mizpa, y juzgaba &aacute; Israel en todos estos lugares.17. Volv&iacute;ase despu&eacute;s &aacute; Rama, porque all&iacute; estaba su casa, y all&iacute; juzgaba &aacute; Israel; y edific&oacute; all&iacute; altar &aacute; Jehov&aacute;.</p><a name="1_Samuel_8"></a><h2>1 Samuel 8</h2><p>1. Y ACONTECIO que habiendo Samuel envejecido, puso sus hijos por jueces sobre Israel.2. Y el nombre de su hijo primog&eacute;nito fu&eacute; Joel, y el nombre del segundo, Abia: fueron jueces en Beer-sebah.3. Mas no anduvieron los hijos por los caminos de su padre, antes se ladearon tras la avaricia, recibiendo cohecho y pervirtiendo el derecho.4. Entonces todos los ancianos de Israel se juntaron, y vinieron &aacute; Samuel en Rama,5. Y dij&eacute;ronle: He aqu&iacute; t&uacute; has envejecido, y tus hijos no van por tus caminos: por tanto, constit&uacute;yenos ahora un rey que nos juzgue, como todas las gentes.6. Y descontent&oacute; &aacute; Samuel esta palabra que dijeron: Danos rey que nos juzgue. Y Samuel or&oacute; &aacute; Jehov&aacute;.7. Y dijo Jehov&aacute; &aacute; Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te dijeren: porque no te han desechado &aacute; ti, sino &aacute; m&iacute; me han desechado, para que no reine sobre ellos.8. Conforme &aacute; todas las obras que han hecho desde el d&iacute;a que los saqu&eacute; de Egipto hasta hoy, que me han dejado y han servido &aacute; dioses ajenos, as&iacute; hacen tambi&eacute;n contigo.9. Ahora pues, oye su voz: mas protesta contra ellos declar&aacute;ndoles el derecho del rey que ha de reinar sobre ellos.10. Y dijo Samuel todas las palabras de Jehov&aacute; al pueblo que le hab&iacute;a pedido rey.11. Dijo pues: Este ser&aacute; el derecho del rey que hubiere de reinar sobre vosotros: tomar&aacute; vuestros hijos, y pondr&aacute;los en sus carros, y en su gente de &aacute; caballo, para que corran delante de su carro:12. Y se elegir&aacute; capitanes de mil, y capitanes de cincuenta: pondr&aacute;los asimismo &aacute; que aren sus campos, y sieguen sus mieses, y &aacute; que hagan sus armas de guerra, y los pertrechos de sus carros:13. Tomar&aacute; tambi&eacute;n vuestras hijas para que sean perfumadoras, cocineras, y amasadoras.14. Asimismo tomar&aacute; vuestras tierras, vuestras vi&ntilde;as, y vuestros buenos olivares, y los dar&aacute; &aacute; sus siervos.15. El diezmar&aacute; vuestras simientes y vuestras vi&ntilde;as, para dar &aacute; sus eunucos y &aacute; sus siervos.16. El tomar&aacute; vuestros siervos, y vuestras siervas, y vuestros buenos mancebos, y vuestros asnos, y con ellos har&aacute; sus obras.17. Diezmar&aacute; tambi&eacute;n vuestro reba&ntilde;o, y ser&eacute;is sus siervos.18. Y clamar&eacute;is aquel d&iacute;a &aacute; causa de vuestro rey que os habr&eacute;is elegido, mas Jehov&aacute; no os oir&aacute; en aquel d&iacute;a.19. Empero el pueblo no quiso oir la voz de Samuel; antes dijeron: No, sino que habr&aacute; rey sobre nosotros:20. Y nosotros seremos tambi&eacute;n como todas las gentes, y nuestro rey nos gobernar&aacute;, y saldr&aacute; delante de nosotros, y har&aacute; nuestras guerras.21. Y oy&oacute; Samuel todas las palabras del pueblo, y refiri&oacute;las en o&iacute;dos de Jehov&aacute;.22. Y Jehov&aacute; dijo &aacute; Samuel: Oye su voz, y pon rey sobre ellos. Entonces dijo Samuel &aacute; los varones de Israel: Idos cada uno &aacute; su ciudad.</p><a name="1_Samuel_9"></a><h2>1 Samuel 9</h2><p>1. Y HABIA un var&oacute;n de Benjam&iacute;n, hombre valeroso, el cual se llamaba Cis, hijo de Abiel, hijo de Seor, hijo de Bech&ocirc;ra, hijo de Aphia, hijo de un hombre de Benjam&iacute;n.2. Y ten&iacute;a &eacute;l un hijo que se llamaba Sa&uacute;l, mancebo y hermoso, que entre los hijos de Israel no hab&iacute;a otro m&aacute;s hermoso que &eacute;l; del hombro arriba sobrepujaba &aacute; cualquiera del pueblo.3. Y hab&iacute;anse perdido las asnas de Cis, padre de Sa&uacute;l; por lo que dijo Cis &aacute; Sa&uacute;l su hijo: Toma ahora contigo alguno de los criados, y lev&aacute;ntate, y ve &aacute; buscar las asnas.4. Y &eacute;l pas&oacute; al monte de Ephraim, y de all&iacute; &aacute; la tierra de Salisa, y no las hallaron. Pasaron luego por la tierra de Saalim, y tampoco. Despu&eacute;s pasaron por la tierra de Benjam&iacute;n, y no las encontraron.5. Y cuando vinieron &aacute; la tierra de Suph, Sa&uacute;l dijo &aacute; su criado que ten&iacute;a consigo: Ven, volv&aacute;monos; porque quiz&aacute; mi padre, dejado el cuidado de las asnas, estar&aacute; congojado por nosotros.6. Y &eacute;l le respondi&oacute;: He aqu&iacute; ahora hay en esta ciudad un hombre de Dios, que es var&oacute;n insigne: todas las cosas que &eacute;l dijere, sin duda vendr&aacute;n. Vamos pues all&aacute;: quiz&aacute; nos ense&ntilde;ar&aacute; nuestro camino por donde hayamos de ir.7. Y Sa&uacute;l respondi&oacute; &aacute; su criado: Vamos ahora: &iquest;mas qu&eacute; llevaremos al var&oacute;n? Porque el pan de nuestras alforjas se ha acabado, y no tenemos qu&eacute; presentar al var&oacute;n de Dios: &iquest;qu&eacute; tenemos?8. Entonces torn&oacute; el criado &aacute; responder &aacute; Sa&uacute;l, diciendo: He aqu&iacute; se halla en mi mano la cuarta parte de un siclo de plata: esto dar&eacute; al var&oacute;n de Dios, porque nos declare nuestro camino.9. (Antiguamente en Israel cualquiera que iba &aacute; consultar &aacute; Dios, dec&iacute;a as&iacute;: Venid y vamos hasta el vidente: porque el que ahora se llama profeta, antiguamente era llamado vidente).10. Dijo entonces Sa&uacute;l &aacute; su criado: Bien dices; ea pues, vamos. Y fueron &aacute; la ciudad donde estaba el var&oacute;n de Dios.11. Y cuando sub&iacute;an por la cuesta de la ciudad, hallaron unas mozas que sal&iacute;an por agua, &aacute; las cuales dijeron: &iquest;Est&aacute; en este lugar el vidente?12. Y ellas respondi&eacute;ndoles, dijeron: S&iacute;; helo aqu&iacute; delante de ti: date pues priesa, porque hoy ha venido &aacute; la ciudad en atenci&oacute;n &aacute; que el pueblo tiene hoy sacrificio en el alto.13. Y cuando entrareis en la ciudad, le encontrar&eacute;is luego, antes que suba al alto &aacute; comer; pues el pueblo no comer&aacute; hasta que &eacute;l haya venido, por cuanto &eacute;l haya de bendecir el sacrificio, y despu&eacute;s comer&aacute;n los convidados. Subid pues ahora, porque ahora le hallar&eacute;is.14. Ellos entonces subieron &aacute; la ciudad; y cuando en medio de la ciudad estuvieron, he aqu&iacute; Samuel que delante de ellos sal&iacute;a para subir al alto.15. Y un d&iacute;a antes que Sa&uacute;l viniese, Jehov&aacute; hab&iacute;a revelado al o&iacute;do de Samuel, diciendo:16. Ma&ntilde;ana &aacute; esta misma hora yo enviar&eacute; &aacute; ti un var&oacute;n de la tierra de Benjam&iacute;n, al cual ungir&aacute;s por pr&iacute;ncipe sobre mi pueblo Israel, y salvar&aacute; mi pueblo de mano de los Filisteos: pues yo he mirado &aacute; mi pueblo, porque su clamor ha llegado hasta m&iacute;.17. Y luego que Samuel vi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l, Jehov&aacute; le dijo: He aqu&iacute; &eacute;ste es el var&oacute;n del cual te habl&eacute;; &eacute;ste se&ntilde;orear&aacute; &aacute; mi pueblo.18. Y llegando Sa&uacute;l &aacute; Samuel en medio de la puerta, d&iacute;jole: Ru&eacute;gote que me ense&ntilde;es d&oacute;nde est&aacute; la casa del vidente.19. Y Samuel respondi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l, y dijo: Yo soy el vidente: sube delante de m&iacute; al alto, y comed hoy conmigo, y por la ma&ntilde;ana te despachar&eacute;, y te descubrir&eacute; todo lo que est&aacute; en tu coraz&oacute;n.20. Y de las asnas que se te perdieron hoy ha tres d&iacute;as, pierde cuidado de ellas, porque se han hallado. Mas &iquest;por qui&eacute;n es todo el deseo de Israel, sino por ti y por toda la casa de tu padre?21. Y Sa&uacute;l respondi&oacute;, y dijo: &iquest;No soy yo hijo de Benjam&iacute;n, de las m&aacute;s peque&ntilde;as tribus de Israel? y mi familia &iquest;no es la m&aacute;s peque&ntilde;a de todas las familias de la tribu de Benjam&iacute;n? &iquest;por qu&eacute; pues me has dicho cosa semejante?22. Y trabando Samuel de Sa&uacute;l y de su criado, meti&oacute;los en la sala, y di&oacute;les lugar &aacute; la cabecera de los convidados, que eran como unos treinta hombres.23. Y dijo Samuel al cocinero: Trae ac&aacute; la porci&oacute;n que te d&iacute;, la cual te dije que guardases aparte.24. Entonces alz&oacute; el cocinero una espaldilla, con lo que estaba sobre ella, y p&uacute;sola delante de Sa&uacute;l. Y Samuel dijo: He aqu&iacute; lo que estaba reservado: ponlo delante de ti, y come; porque de industria se guard&oacute; para ti, cuando dije: Yo he convidado al pueblo. Y Sa&uacute;l comi&oacute; aquel d&iacute;a con Samuel.25. Y cuando hubieron descendido de lo alto &aacute; la ciudad, &eacute;l habl&oacute; con Sa&uacute;l en el terrado.26. Y al otro d&iacute;a madrugaron: y como al apuntar del alba, Samuel llam&oacute; &aacute; Sa&uacute;l, que estaba en el terrado; y dijo: Lev&aacute;ntate, para que te despache. Levant&oacute;se luego Sa&uacute;l, y salieron fuera ambos, &eacute;l y Samuel.27. Y descendiendo ellos al cabo de la ciudad, dijo Samuel &aacute; Sa&uacute;l: Di al mozo que vaya delante, (y adelant&oacute;se el mozo); mas espera t&uacute; un poco para que te declare palabra de Dios.</p><a name="1_Samuel_10"></a><h2>1 Samuel 10</h2><p>1. TOMANDO entonces Samuel una ampolla de aceite, derram&oacute;la sobre su cabeza, y bes&oacute;lo, y d&iacute;jole: &iquest;No te ha ungido Jehov&aacute; por capit&aacute;n sobre su heredad?2. Hoy, despu&eacute;s que te hayas apartado de m&iacute;, hallar&aacute;s dos hombres junto al sepulcro de Rach&ecirc;l, en el t&eacute;rmino de Benjam&iacute;n, en Selsah, los cuales te dir&aacute;n: Las asnas que hab&iacute;as ido &aacute; buscar, se han hallado; tu padre pues ha dejado ya el negocio de las asnas, si bien est&aacute; angustioso por vosotros, diciendo: &iquest;Qu&eacute; har&eacute; acerca de mi hijo?3. Y como de all&iacute; te fueres m&aacute;s adelante, y llegares &aacute; la campi&ntilde;a de Tabor, te saldr&aacute;n al encuentro tres hombres que suben &aacute; Dios en Beth-el, llevando el uno tres cabritos, y el otro tres tortas de pan, y el tercero una vasija de vino:4. Los cuales, luego que te hayan saludado, te dar&aacute;n dos panes, los que tomar&aacute;s de manos de ellos.5. De all&iacute; vendr&aacute;s al collado de Dios donde est&aacute; la guarnici&oacute;n de los Filisteos; y cuando entrares all&aacute; en la ciudad encontrar&aacute;s una compa&ntilde;&iacute;a de profetas que descienden del alto, y delante de ellos salterio, y adufe, y flauta, y arpa, y ellos profetizando:6. Y el esp&iacute;ritu de Jehov&aacute; te arrebatar&aacute;, y profetizar&aacute;s con ellos, y ser&aacute;s mudado en otro hombre.7. Y cuando te hubieren sobrevenido estas se&ntilde;ales, haz lo que te viniere &aacute; la mano, porque Dios es contigo.8. Y bajar&aacute;s delante de m&iacute; &aacute; Gilgal; y luego descender&eacute; yo &aacute; ti para sacrificar holocaustos, &eacute; inmolar v&iacute;ctimas pac&iacute;ficas. Espera siete d&iacute;as, hasta que yo venga &aacute; ti, y te ense&ntilde;e lo que has de hacer.9. Y fu&eacute; que as&iacute; como torn&oacute; &eacute;l su hombro para partirse de Samuel, mud&oacute;le Dios su coraz&oacute;n; y todas estas se&ntilde;ales acaecieron en aquel d&iacute;a.10. Y cuando llegaron all&aacute; al collado, he aqu&iacute; la compa&ntilde;&iacute;a de los profetas que ven&iacute;a &aacute; encontrarse con &eacute;l, y el esp&iacute;ritu de Dios lo arrebat&oacute;, y profetiz&oacute; entre ellos.11. Y aconteci&oacute; que, cuando todos los que le conoc&iacute;an de ayer y de antes, vieron como profetizaba con los profetas, el pueblo dec&iacute;a el uno al otro: &iquest;Qu&eacute; ha sucedido al hijo de Cis? &iquest;Sa&uacute;l tambi&eacute;n entre los profetas?12. Y alguno de all&iacute; respondi&oacute;, y dijo: &iquest;Y qui&eacute;n es el padre de ellos? Por esta causa se torn&oacute; en proverbio: &iquest;Tambi&eacute;n Sa&uacute;l entre los profetas?13. Y ces&oacute; de profetizar, y lleg&oacute; al alto.14. Y un t&iacute;o de Sa&uacute;l dijo &aacute; &eacute;l y &aacute; su criado: &iquest;D&oacute;nde fuisteis? Y &eacute;l respondi&oacute;: A buscar las asnas; y como vimos que no parec&iacute;an, fuimos &aacute; Samuel.15. Y dijo el t&iacute;o de Sa&uacute;l: Yo te ruego me declares qu&eacute; os dijo Samuel.16. Y Sa&uacute;l respondi&oacute; &aacute; su t&iacute;o: Declar&oacute;nos expresamente que las asnas hab&iacute;an parecido. Mas del negocio del reino, de que Samuel le hab&iacute;a hablado, no le descubri&oacute; nada.17. Y Samuel convoc&oacute; el pueblo &aacute; Jehov&aacute; en Mizpa;18. Y dijo &aacute; los hijos de Israel: As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; el Dios de Israel: Yo saqu&eacute; &aacute; Israel de Egipto, y os libr&eacute; de mano de los Egipcios, y de mano de todos los reinos que os afligieron:19. Mas vosotros hab&eacute;is desechado hoy &aacute; vuestro Dios, que os guarda de todas vuestras aflicciones y angustias, y dijisteis: No, sino pon rey sobre nosotros. Ahora pues, poneos delante de Jehov&aacute; por vuestras tribus y por vuestros millares.20. Y haciendo allegar Samuel todas las tribus de Israel, fu&eacute; tomada la tribu de Benjam&iacute;n.21. E hizo llegar la tribu de Benjam&iacute;n por sus linajes, y fu&eacute; tomada la familia de Matri; y de ella fu&eacute; tomado Sa&uacute;l hijo de Cis. Y le buscaron, mas no fu&eacute; hallado.22. Preguntaron pues otra vez &aacute; Jehov&aacute;, si hab&iacute;a a&uacute;n de venir all&iacute; aquel var&oacute;n. Y respondi&oacute; Jehov&aacute;: He aqu&iacute; que &eacute;l est&aacute; escondido entre el bagaje.23. Entonces corrieron, y tom&aacute;ronlo de all&iacute;, y puesto en medio del pueblo, desde el hombro arriba era m&aacute;s alto que todo el pueblo.24. Y Samuel dijo &aacute; todo el pueblo: &iquest;Hab&eacute;is visto al que ha elegido Jehov&aacute;, que no hay semejante &aacute; &eacute;l en todo el pueblo? Entonces el pueblo clam&oacute; con alegr&iacute;a, diciendo: Viva el rey.25. Samuel recit&oacute; luego al pueblo el derecho del reino, y escribi&oacute;lo en un libro, el cual guard&oacute; delante de Jehov&aacute;.26. Y envi&oacute; Samuel &aacute; todo el pueblo cada uno &aacute; su casa. Y Sa&uacute;l tambi&eacute;n se fu&eacute; &aacute; su casa en Gabaa, y fueron con &eacute;l el ej&eacute;rcito, el coraz&oacute;n de los cuales Dios hab&iacute;a tocado.27. Pero los imp&iacute;os dijeron: &iquest;C&oacute;mo nos ha de salvar &eacute;ste? Y tuvi&eacute;ronle en poco, y no le trajeron presente: mas &eacute;l disimul&oacute;.</p><a name="1_Samuel_11"></a><h2>1 Samuel 11</h2><p>1. Y SUBIO Naas Ammonita, y asent&oacute; campo contra Jabes de Galaad. Y todos los de Jabes dijeron &aacute; Naas: Haz alianza con nosotros, y te serviremos.2. Y Naas Ammonita les respondi&oacute;: Con esta condici&oacute;n har&eacute; alianza con vosotros, que &aacute; cada uno de todos vosotros saque el ojo derecho, y ponga esta afrenta sobre todo Israel.3. Entonces los ancianos de Jabes le dijeron: Danos siete d&iacute;as, para que enviemos mensajeros &aacute; todos los t&eacute;rminos de Israel; y si nadie hubiere que nos defienda, saldremos &aacute; ti.4. Y llegando los mensajeros &aacute; Gabaa de Sa&uacute;l, dijeron estas palabras en o&iacute;dos del pueblo; y todo el pueblo llor&oacute; &aacute; voz en grito.5. Y he aqu&iacute; Sa&uacute;l que ven&iacute;a del campo, tras los bueyes; y dijo Sa&uacute;l: &iquest;Qu&eacute; tiene el pueblo, que lloran? Y cont&aacute;ronle las palabras de los hombres de Jabes.6. Y el esp&iacute;ritu de Dios arrebat&oacute; &aacute; Sa&uacute;l en oyendo estas palabras, y encendi&oacute;se en ira en gran manera.7. Y tomando un par de bueyes, cort&oacute;los en piezas, y envi&oacute;las por todos los t&eacute;rminos de Israel por mano de mensajeros, diciendo: Cualquiera que no saliere en pos de Sa&uacute;l y en pos de Samuel, as&iacute; ser&aacute; hecho &aacute; sus bueyes. Y cay&oacute; temor de Jehov&aacute; sobre el pueblo, y salieron como un solo hombre.8. Y cont&oacute;les en Bezec; y fueron los hijos de Israel trescientos mil, y treinta mil los hombres de Jud&aacute;.9. Y respondieron &aacute; los mensajeros que hab&iacute;an venido: As&iacute; dir&eacute;is &aacute; los de Jabes de Galaad: Ma&ntilde;ana en calentando el sol, tendr&eacute;is salvamento. Y vinieron los mensajeros, y declar&aacute;ronlo &aacute; los de Jabes, los cuales se holgaron.10. Y los de Jabes dijeron: Ma&ntilde;ana saldremos &aacute; vosotros, para que hag&aacute;is con nosotros todo lo que bien os pareciere.11. Y el d&iacute;a siguiente dispuso Sa&uacute;l el pueblo en tres escuadrones, y entraron en medio del real &aacute; la vela de la ma&ntilde;ana, &eacute; hirieron &aacute; los Ammonitas hasta que el d&iacute;a calentaba: y los que quedaron fueron dispersos, tal que no quedaron dos de ellos juntos.12. El pueblo entonces dijo &aacute; Samuel: &iquest;Qui&eacute;nes son lo que dec&iacute;an: Reinar&aacute; Sa&uacute;l sobre nosotros? Dad nos esos hombres, y los mataremos.13. Y Sa&uacute;l dijo: No morir&aacute; hoy ninguno, porque hoy ha obrado Jehov&aacute; salud en Israel.14. Mas Samuel dijo al pueblo: Venid, vamos &aacute; Gilgal para que renovemos all&iacute; el reino.15. Y fu&eacute; todo el pueblo &aacute; Gilgal, &eacute; invistieron all&iacute; &aacute; Sa&uacute;l por rey delante de Jehov&aacute; en Gilgal. Y sacrificaron all&iacute; v&iacute;ctimas pac&iacute;ficas delante de Jehov&aacute;; y alegr&aacute;ronse mucho all&iacute; Sa&uacute;l y todos los de Israel.</p><a name="1_Samuel_12"></a><h2>1 Samuel 12</h2><p>1. Y DIJO Samuel &aacute; todo Israel: He aqu&iacute;, yo he o&iacute;do vuestra voz en todas las cosas que me hab&eacute;is dicho, y os he puesto rey.2. Ahora pues, he aqu&iacute; vuestro rey va delante de vosotros. Yo soy ya viejo y cano: mas mis hijos est&aacute;n con vosotros, y yo he andado delante de vosotros desde mi mocedad hasta este d&iacute;a.3. Aqu&iacute; estoy; atestiguad contra m&iacute; delante de Jehov&aacute; y delante de su ungido, si he tomado el buey de alguno, &oacute; si he tomado el asno de alguno, &oacute; si he calumniado &aacute; alguien, &oacute; si he agraviado &aacute; alguno, &oacute; si de alguien he tomado cohecho por el cual haya cubierto mis ojos: y os satisfar&eacute;.4. Entonces dijeron: Nunca nos has calumniado, ni agraviado, ni has tomado algo de mano de ning&uacute;n hombre.5. Y &eacute;l les dijo: Jehov&aacute; es testigo contra vosotros, y su ungido tambi&eacute;n es testigo en este d&iacute;a, que no hab&eacute;is hallado en mi mano cosa ninguna. Y ellos respondieron: As&iacute; es.6. Entonces Samuel dijo al pueblo: Jehov&aacute; es quien hizo &aacute; Mois&eacute;s y &aacute; Aar&oacute;n, y que sac&oacute; &aacute; vuestros padres de la tierra de Egipto.7. Ahora pues, aguardad, y yo os har&eacute; cargo delante de Jehov&aacute; de todas las justicias de Jehov&aacute;, que ha hecho con vosotros y con vuestros padres.8. Despu&eacute;s que Jacob hubo entrado en Egipto y vuestros padres clamaron &aacute; Jehov&aacute;, Jehov&aacute; envi&oacute; &aacute; Mois&eacute;s y &aacute; Aar&oacute;n, los cuales sacaron &aacute; vuestros padres de Egipto, y los hicieron habitar en este lugar.9. Y olvidaron &aacute; Jehov&aacute; su Dios, y &eacute;l los vendi&oacute; en la mano de S&iacute;sara capit&aacute;n del ej&eacute;rcito de Asor, y en la mano de los Filisteos, y en la mano del rey de Moab, los cuales les hicieron guerra.10. Y ellos clamaron &aacute; Jehov&aacute;, y dijeron: Pecamos, que hemos dejado &aacute; Jehov&aacute;, y hemos servido &aacute; los Baales y &aacute; Astaroth: l&iacute;branos pues ahora de la mano de nuestros enemigos, y te serviremos.11. Entonces Jehov&aacute; envi&oacute; &aacute; Jero-baal, y &aacute; Bed&aacute;n, y &aacute; Jepht&eacute;, y &aacute; Samuel, y os libr&oacute; de mano de vuestros enemigos alrededor, y habitasteis seguros.12. Y habiendo visto que Naas rey de lo hijos de Amm&oacute;n ven&iacute;a contra vosotros, me dijisteis: No, sino rey reinar&aacute; sobre nosotros; siendo vuestro rey Jehov&aacute; vuestro Dios.13. Ahora pues, ved aqu&iacute; vuestro rey que hab&eacute;is elegido, el cual pedisteis; ya veis que Jehov&aacute; ha puesto sobre vosotros rey.14. Si temiereis &aacute; Jehov&aacute; y le sirviereis, y oyereis su voz, y no fuereis rebeldes &aacute; la palabra de Jehov&aacute;, as&iacute; vosotros como el rey que reina sobre vosotros, ser&eacute;is en pos de Jehov&aacute; vuestro Dios.15. Mas si no oyereis la voz de Jehov&aacute;, y si fuereis rebeldes &aacute; las palabras de Jehov&aacute;, la mano de Jehov&aacute; ser&aacute; contra vosotros como contra vuestros padres.16. Esperad a&uacute;n ahora, y mirad esta gran cosa que Jehov&aacute; har&aacute; delante de vuestros ojos.17. &iquest;No es ahora la siega de los trigos? Yo clamar&eacute; &aacute; Jehov&aacute;, y &eacute;l dar&aacute; truenos y aguas; para que conozc&aacute;is y ve&aacute;is que es grande vuestra maldad que hab&eacute;is hecho en los ojos de Jehov&aacute;, pidi&eacute;ndoos rey.18. Y Samuel clam&oacute; &aacute; Jehov&aacute;; y Jehov&aacute; di&oacute; truenos y aguas en aquel d&iacute;a; y todo el pueblo temi&oacute; en gran manera &aacute; Jehov&aacute; y &aacute; Samuel.19. Entonces dijo todo el pueblo &aacute; Samuel: Ruega por tus siervos &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, que no muramos: porque &aacute; todos nuestros pecados hemos a&ntilde;adido este mal de pedir rey para nosotros.20. Y Samuel respondi&oacute; al pueblo: No tem&aacute;is: vosotros hab&eacute;is cometido todo este mal; mas con todo eso no os apart&eacute;is de en pos de Jehov&aacute;, sino servid &aacute; Jehov&aacute; con todo vuestro coraz&oacute;n:21. No os apart&eacute;is en pos de las vanidades, que no aprovechan ni libran, porque son vanidades.22. Pues Jehov&aacute; no desamparar&aacute; &aacute; su pueblo por su grande nombre: porque Jehov&aacute; ha querido haceros pueblo suyo.23. As&iacute; que, lejos sea de m&iacute; que peque yo contra Jehov&aacute; cesando de rogar por vosotros; antes yo os ense&ntilde;ar&eacute; por el camino bueno y derecho.24. Solamente temed &aacute; Jehov&aacute;, y servidle de verdad con todo vuestro coraz&oacute;n, porque considerad cu&aacute;n grandes cosas ha hecho con vosotros.25. Mas si perseverareis en hacer mal, vosotros y vuestro rey perecer&eacute;is.</p><a name="1_Samuel_13"></a><h2>1 Samuel 13</h2><p>1. HABIA ya Sa&uacute;l reinado un a&ntilde;o; y reinado que hubo dos a&ntilde;os sobre Israel,2. Escogi&oacute;se luego tres mil de Israel: los dos mil estuvieron con Sa&uacute;l en Michmas y en el monte de Beth-el, y los mil estuvieron con Jonath&aacute;n en Gabaa de Benjam&iacute;n; y envi&oacute; &aacute; todo el otro pueblo cada uno &aacute; sus tiendas.3. Y Jonath&aacute;n hiri&oacute; la guarnici&oacute;n de los Filisteos que hab&iacute;a en el collado, y oy&eacute;ronlo los Filisteos. E hizo Sa&uacute;l tocar trompetas por toda la tierra, diciendo: Oigan los Hebreos.4. Y todo Israel oy&oacute; lo que se dec&iacute;a: Sa&uacute;l ha herido la guarnici&oacute;n de los Filisteos; y tambi&eacute;n que Israel ol&iacute;a mal &aacute; los Filisteos. Y junt&oacute;se el pueblo en pos de Sa&uacute;l en Gilgal.5. Entonces los Filisteos se juntaron para pelear con Israel, treinta mil carros, y seis mil caballos, y pueblo como la arena que est&aacute; &aacute; la orilla de la mar en multitud; y subieron, y asentaron campo en Michmas, al oriente de Beth-aven.6. Mas los hombres de Israel, vi&eacute;ndose puestos en estrecho, (porque el pueblo estaba en aprieto), escondi&oacute;se el pueblo en cuevas, en fosos, en pe&ntilde;ascos, en rocas y en cisternas.7. Y algunos de los Hebreos pasaron el Jord&aacute;n &aacute; la tierra de Gad y de Galaad: y Sa&uacute;l se estaba a&uacute;n en Gilgal, y todo el pueblo iba tras &eacute;l temblando.8. Y &eacute;l esper&oacute; siete d&iacute;as, conforme al plazo que Samuel hab&iacute;a dicho; pero Samuel no ven&iacute;a &aacute; Gilgal, y el pueblo se le desertaba.9. Entonces dijo Sa&uacute;l: Traedme holocausto y sacrificios pac&iacute;ficos. Y ofreci&oacute; el holocausto.10. Y como &eacute;l acababa de hacer el holocausto, he aqu&iacute; Samuel que ven&iacute;a; y Sa&uacute;l le sali&oacute; &aacute; recibir para saludarle.11. Entonces Samuel dijo: &iquest;Qu&eacute; has hecho? Y Sa&uacute;l respondi&oacute;: Porque vi que el pueblo se me iba, y que t&uacute; no ven&iacute;as al plazo de los d&iacute;as, y que los Filisteos estaban juntos en Michmas,12. Me dije: Los Filisteos descender&aacute;n ahora contra m&iacute; &aacute; Gilgal, y yo no he implorado el favor de Jehov&aacute;. Esforc&eacute;me pues, y ofrec&iacute; holocausto.13. Entonces Samuel dijo &aacute; Sa&uacute;l: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehov&aacute; tu Dios, que &eacute;l te hab&iacute;a intimado; porque ahora Jehov&aacute; hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre.14. Mas ahora tu reino no ser&aacute; durable: Jehov&aacute; se ha buscado var&oacute;n seg&uacute;n su coraz&oacute;n, al cual Jehov&aacute; ha mandado que sea capit&aacute;n sobre su pueblo, por cuanto t&uacute; no has guardado lo que Jehov&aacute; te mand&oacute;.15. Y levant&aacute;ndose Samuel, subi&oacute; de Gilgal &aacute; Gabaa de Benjam&iacute;n. Y Sa&uacute;l cont&oacute; la gente que se hallaba con &eacute;l, como seiscientos hombres.16. Sa&uacute;l pues y Jonath&aacute;n su hijo, y el pueblo que con ellos se hallaba, qued&aacute;ronse en Gabaa de Benjam&iacute;n: mas los Filisteos hab&iacute;an puesto su campo en Michmas.17. Y salieron del campo de los Filisteos en correr&iacute;a tres escuadrones. El un escuadr&oacute;n tir&oacute; por el camino de Ophra hacia la tierra de Sual.18. El otro escuadr&oacute;n march&oacute; hacia Beth-oron, y el tercer escuadr&oacute;n march&oacute; hacia la regi&oacute;n que mira al valle de Seboim hacia el desierto.19. Y en toda la tierra de Israel no se hallaba herrero; porque los Filisteos hab&iacute;an dicho: Para que los Hebreos no hagan espada &oacute; lanza.20. Y todos los de Israel descend&iacute;an &aacute; los Filisteos cada cual &aacute; amolar su reja, su azad&oacute;n, su hacha, &oacute; su sacho,21. Y cuando se hac&iacute;an bocas en las rejas, &oacute; en los azadones, &oacute; en las horquillas, &oacute; en las hachas; hasta para una ahijada que se hubiera de componer.22. As&iacute; aconteci&oacute; que el d&iacute;a de la batalla no se hall&oacute; espada ni lanza en mano de alguno de todo el pueblo que estaba con Sa&uacute;l y con Jonath&aacute;n, excepto Sa&uacute;l y Jonath&aacute;n su hijo, que las ten&iacute;an.23. Y la guarnici&oacute;n de los Filisteos sali&oacute; al paso de Michmas.</p><a name="1_Samuel_14"></a><h2>1 Samuel 14</h2><p>1. Y UN d&iacute;a aconteci&oacute;, que Jonath&aacute;n hijo de Sa&uacute;l dijo &aacute; su criado que le tra&iacute;a las armas: Ven, y pasemos &aacute; la guarnici&oacute;n de los Filisteos, que est&aacute; &aacute; aquel lado. Y no lo hizo saber &aacute; su padre.2. Y Sa&uacute;l estaba en el t&eacute;rmino de Gabaa, debajo de un granado que hay en Migr&oacute;n, y el pueblo que estaba con &eacute;l era como seiscientos hombres.3. Y Ach&icirc;as hijo de Ach&icirc;tob, hermano de Ich&acirc;bod, hijo de Phinees, hijo de Eli, sacerdote de Jehov&aacute; en Silo, llevaba el ephod; y no sab&iacute;a el pueblo que Jonath&aacute;n se hubiese ido.4. Y entre los pasos por donde Jonath&aacute;n procuraba pasar &aacute; la guarnici&oacute;n de los Filisteos, hab&iacute;a un pe&ntilde;asco agudo de la una parte, y otro de la otra parte; el uno se llamaba Boses y el otro Sene:5. El un pe&ntilde;asco situado al norte hacia Michmas, y el otro al mediod&iacute;a hacia Gabaa.6. Dijo pues Jonath&aacute;n &aacute; su criado que le tra&iacute;a las armas: Ven, pasemos &aacute; la guarnici&oacute;n de estos incircuncisos: quiz&aacute; har&aacute; Jehov&aacute; por nosotros; que no es dif&iacute;cil &aacute; Jehov&aacute; salvar con multitud &oacute; con poco n&uacute;mero.7. Y su paje de armas le respondi&oacute;: Haz todo lo que tienes en tu coraz&oacute;n: ve, que aqu&iacute; estoy contigo &aacute; tu voluntad.8. Y Jonath&aacute;n dijo: He aqu&iacute;, nosotros pasaremos &aacute; los hombres, y nos mostraremos &aacute; ellos.9. Si nos dijeren as&iacute;: Esperad hasta que lleguemos &aacute; vosotros; entonces nos estaremos en nuestro lugar, y no subiremos &aacute; ellos.10. Mas si nos dijeren as&iacute;: Subid &aacute; nosotros: entonces subiremos, porque Jehov&aacute; los ha entregado en nuestras manos: y esto nos ser&aacute; por se&ntilde;al.11. Mostr&aacute;ronse pues ambos &aacute; la guarnici&oacute;n de los Filisteos, y los Filisteos dijeron: He aqu&iacute; los Hebreos, que salen de las cavernas en que se hab&iacute;an escondido.12. Y los hombres de la guarnici&oacute;n respondieron &aacute; Jonath&aacute;n y &aacute; su paje de armas, y dijeron: Subid &aacute; nosotros, y os haremos saber una cosa. Entonces Jonath&aacute;n dijo &aacute; su paje de armas: Sube tras m&iacute;, que Jehov&aacute; los ha entregado en la mano de Israel.13. Y subi&oacute; Jonath&aacute;n trepando con sus manos y sus pies, y tras &eacute;l su paje de armas; y los que ca&iacute;an delante de Jonath&aacute;n, su paje de armas que iba tras &eacute;l, los mataba.14. Esta fu&eacute; la primera rota, en la cual Jonath&aacute;n con su paje de armas, mataron como unos veinte hombres en el espacio de una media yugada.15. Y hubo temblor en el real y por el campo, y entre toda la gente de la guarnici&oacute;n; y los que hab&iacute;an ido &aacute; hacer correr&iacute;as, tambi&eacute;n ellos temblaron, y alborot&oacute;se la tierra: hubo pues gran consternaci&oacute;n.16. Y las centinelas de Sa&uacute;l vieron desde Gabaa de Benjam&iacute;n c&oacute;mo la multitud estaba turbada, &eacute; iba de una parte &aacute; otra, y era deshecha.17. Entonces Sa&uacute;l dijo al pueblo que ten&iacute;a consigo: Reconoced luego, y mirad qui&eacute;n haya ido de los nuestros. Y reconocido que hubieron, hallaron que faltaban Jonath&aacute;n y su paje de armas.18. Y Sa&uacute;l dijo &aacute; Ach&icirc;as: Trae el arca de Dios. Porque el arca de Dios estaba entonces con los hijos de Israel.19. Y aconteci&oacute; que estando a&uacute;n hablando Sa&uacute;l con el sacerdote, el alboroto que hab&iacute;a en el campo de los Filisteos se aumentaba, &eacute; iba creciendo en gran manera. Entonces dijo Sa&uacute;l al sacerdote: Det&eacute;n tu mano.20. Y juntando Sa&uacute;l todo el pueblo que con &eacute;l estaba, vinieron hasta el lugar de la batalla: y he aqu&iacute; que la espada de cada uno era vuelta contra su compa&ntilde;ero, y la mortandad era grande.21. Y los Hebreos que hab&iacute;an estado con los Filisteos de tiempo antes, y hab&iacute;an venido con ellos de los alrededores al campo, tambi&eacute;n &eacute;stos se volvieron para ser con los Israelitas que estaban con Sa&uacute;l y con Jonath&aacute;n.22. Asimismo todos los Israelitas que se hab&iacute;an escondido en el monte de Ephraim, oyendo que los Filisteos hu&iacute;an, ellos tambi&eacute;n los persiguieron en aquella batalla.23. As&iacute; salv&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Israel aquel d&iacute;a. Y lleg&oacute; el alcance hasta Beth-aven.24. Pero los hombres de Israel fueron puestos en apuro aquel d&iacute;a; porque Sa&uacute;l hab&iacute;a conjurado al pueblo, diciendo: Cualquiera que comiere pan hasta la tarde, hasta que haya tomado venganza de mis enemigos, sea maldito. Y todo el pueblo no hab&iacute;a gustado pan.25. Y todo el pueblo del pa&iacute;s lleg&oacute; &aacute; un bosque donde hab&iacute;a miel en la superficie del campo.26. Entr&oacute; pues el pueblo en el bosque, y he aqu&iacute; que la miel corr&iacute;a; mas ninguno hubo que llegase la mano &aacute; su boca: porque el pueblo tem&iacute;a el juramento.27. Empero Jonath&aacute;n no hab&iacute;a o&iacute;do cuando su padre conjur&oacute; al pueblo, y alarg&oacute; la punta de una vara que tra&iacute;a en su mano, y moj&oacute;la en un panal de miel, y lleg&oacute; su mano &aacute; su boca; y sus ojos fueron aclarados.28. Entonces habl&oacute; uno del pueblo, diciendo: Tu padre ha conjurado expresamente al pueblo, diciendo: Maldito sea el hombre que comiere hoy manjar. Y el pueblo desfallec&iacute;a.29. Y respondi&oacute; Jonath&aacute;n: Mi padre ha turbado el pa&iacute;s. Ved ahora c&oacute;mo han sido aclarados mis ojos, por haber gustado un poco de esta miel:30. &iquest;Cu&aacute;nto m&aacute;s si el pueblo hubiera hoy comido del despojo de sus enemigos que hall&oacute;? &iquest;no se habr&iacute;a hecho ahora mayor estrago en los Filisteos?31. E hirieron aquel d&iacute;a &aacute; los Filisteos desde Michmas hasta Ajal&oacute;n: mas el pueblo se cans&oacute; mucho.32. Torn&oacute;se por tanto el pueblo al despojo, y tomaron ovejas y vacas y becerros, y mat&aacute;ronlos en tierra, y el pueblo comi&oacute; con sangre.33. Y d&aacute;ndole de ello aviso &aacute; Sa&uacute;l, dij&eacute;ronle: El pueblo peca contra Jehov&aacute; comiendo con sangre. Y &eacute;l dijo: Vosotros hab&eacute;is prevaricado; rodadme ahora ac&aacute; una grande piedra.34. Y Sa&uacute;l torn&oacute; &aacute; decir: Esparc&iacute;os por el pueblo, y decidles que me traigan cada uno su vaca, y cada cual su oveja, y degolladlos aqu&iacute;, y comed; y no pecar&eacute;is contra Jehov&aacute; comiendo con sangre. Y trajo todo el pueblo cada cual por su mano su vaca aquella noche, y degollaron all&iacute;.35. Y edific&oacute; Sa&uacute;l altar &aacute; Jehov&aacute;, el cual altar fu&eacute; el primero que edific&oacute; &aacute; Jehov&aacute;.36. Y dijo Sa&uacute;l: Descendamos de noche contra los Filisteos, y los saquearemos hasta la ma&ntilde;ana, y no dejaremos de ellos ninguno. Y ellos dijeron: Haz lo que bien te pareciere. Dijo luego el sacerdote: Llegu&eacute;monos aqu&iacute; &aacute; Dios.37. Y Sa&uacute;l consult&oacute; &aacute; Dios: &iquest;Descender&eacute; tras los Filisteos? &iquest;los entregar&aacute;s en mano de Israel? Mas Jehov&aacute; no le di&oacute; respuesta aquel d&iacute;a.38. Entonces dijo Sa&uacute;l: Llegaos ac&aacute; todos los principales del pueblo; y sabed y mirad por qui&eacute;n ha sido hoy este pecado;39. Porque vive Jehov&aacute;, que salva &aacute; Israel, que si fuere en mi hijo Jonath&aacute;n, el morir&aacute; de cierto. Y no hubo en todo el pueblo quien le respondiese.40. Dijo luego &aacute; todo Israel: Vosotros estar&eacute;is &aacute; un lado, y yo y Jonath&aacute;n mi hijo estaremos &aacute; otro lado. Y el pueblo respondi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l: Haz lo que bien te pareciere.41. Entonces dijo Sa&uacute;l &aacute; Jehov&aacute; Dios de Israel: Da perfecci&oacute;n. Y fueron tomados Jonath&aacute;n y Sa&uacute;l, y el pueblo sali&oacute; libre.42. Y Sa&uacute;l dijo: Echad suerte entre m&iacute; y Jonath&aacute;n mi hijo. Y fu&eacute; tomado Jonath&aacute;n.43. Entonces Sa&uacute;l dijo &aacute; Jonath&aacute;n: Decl&aacute;rame qu&eacute; has hecho. Y Jonath&aacute;n se lo declar&oacute;, y dijo: Cierto que gust&eacute; con la punta de la vara que tra&iacute;a en mi mano, un poco de miel: &iquest;y he aqu&iacute; he de morir?44. Y Sa&uacute;l respondi&oacute;: As&iacute; me haga Dios y as&iacute; me a&ntilde;ada, que sin duda morir&aacute;s, Jonath&aacute;n.45. Mas el pueblo dijo &aacute; Sa&uacute;l: &iquest;Ha pues de morir Jonath&aacute;n, el que ha hecho esta salud grande en Israel? No ser&aacute; as&iacute;. Vive Jehov&aacute;, que no ha de caer un cabello de su cabeza en tierra, pues que ha obrado hoy con Dios. As&iacute; libr&oacute; el pueblo &aacute; Jonath&aacute;n, para que no muriese.46. Y Sa&uacute;l dej&oacute; de seguir &aacute; los Filisteos; y los Filisteos se fueron &aacute; su lugar.47. Y ocupando Sa&uacute;l el reino sobre Israel, hizo guerra &aacute; todos sus enemigos alrededor: contra Moab, contra los hijos de Amm&oacute;n, contra Edom, contra los reyes de Soba, y contra los Filisteos: y &aacute; donde quiera que se tornaba era vencedor.48. Y reuni&oacute; un ej&eacute;rcito, &eacute; hiri&oacute; &aacute; Amalec, y libr&oacute; &aacute; Israel de mano de los que le robaban.49. Y los hijos de Sa&uacute;l fueron Jonath&aacute;n, Isui, y Melchi-sua. Y los nombres de sus dos hijas eran, el nombre de la mayor, Merab, y el de la menor, Mich&acirc;l.50. Y el nombre de la mujer de Sa&uacute;l era Ahinoam, hija de Aimaas. Y el nombre del general de su ej&eacute;rcito era Abner, hijo de Ner t&iacute;o de Sa&uacute;l.51. Porque Cis padre de Sa&uacute;l, y Ner padre de Abner, fueron hijos de Abiel.52. Y la guerra fu&eacute; fuerte contra los Filisteos todo el tiempo de Sa&uacute;l; y &aacute; cualquiera que Sa&uacute;l ve&iacute;a hombre valiente y hombre de esfuerzo, junt&aacute;bale consigo.</p><a name="1_Samuel_15"></a><h2>1 Samuel 15</h2><p>1. Y SAMUEL dijo &aacute; Sa&uacute;l: Jehov&aacute; me envi&oacute; &aacute; que te ungiese por rey sobre su pueblo Israel: oye pues la voz de las palabras de Jehov&aacute;.2. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Acu&eacute;rdome de lo que hizo Amalec &aacute; Israel; que se le opuso en el camino, cuando sub&iacute;a de Egipto.3. Ve pues, y hiere &aacute; Amalec, y destuir&eacute;is en &eacute;l todo lo que tuviere: y no te apiades de &eacute;l: mata hombres y mujeres, ni&ntilde;os y mamantes, vacas y ovejas, camellos y asnos.4. Sa&uacute;l pues junt&oacute; el pueblo, y reconoci&oacute;los en Telaim, doscientos mil de &aacute; pie, y diez mil hombres de Jud&aacute;.5. Y viniendo Sa&uacute;l &aacute; la ciudad de Amalec, puso emboscada en el valle.6. Y dijo Sa&uacute;l al Cineo: Idos, apartaos, y salid de entre los de Amalec, para que no te destruya juntamente con &eacute;l: pues que t&uacute; hiciste misericordia con todos los hijos de Israel, cuando sub&iacute;an de Egipto. Apart&oacute;se pues el Cineo de entre los de Amalec.7. Y Sa&uacute;l hiri&oacute; &aacute; Amalec, desde Havila hasta llegar &aacute; Shur, que est&aacute; &aacute; la frontera de Egipto.8. Y tom&oacute; vivo &aacute; Agag rey de Amalec, mas &aacute; todo el pueblo mat&oacute; &aacute; filo de espada.9. Y Sa&uacute;l y el pueblo perdonaron &aacute; Agag, y &aacute; lo mejor de las ovejas, y al ganado mayor, &aacute; los gruesos y &aacute; los carneros, y &aacute; todo lo bueno: que no lo quisieron destruir: mas todo lo que era vil y flaco destruyeron.10. Y fu&eacute; palabra de Jehov&aacute; &aacute; Samuel, diciendo:11. P&eacute;same de haber puesto por rey &aacute; Sa&uacute;l, porque se ha vuelto de en pos de m&iacute;, y no ha cumplido mis palabras. Y apesadumbr&oacute;se Samuel, y clam&oacute; &aacute; Jehov&aacute; toda aquella noche.12. Madrug&oacute; luego Samuel para ir &aacute; encontrar &aacute; Sa&uacute;l por la ma&ntilde;ana; y fue dado aviso &aacute; Samuel, diciendo: Sa&uacute;l ha venido al Carmel, y he aqu&iacute; &eacute;l se ha levantado un trofeo, y despu&eacute;s volviendo, ha pasado y descendido &aacute; Gilgal.13. Vino pues Samuel &aacute; Sa&uacute;l, y Sa&uacute;l le dijo: Bendito seas tu de Jehov&aacute;; yo he cumplido la palabra de Jehov&aacute;.14. Samuel entonces dijo: &iquest;Pues qu&eacute; balido de ganados y bramido de bueyes es este que yo oigo con mis o&iacute;dos?15. Y Sa&uacute;l respondi&oacute;: De Amalec los han tra&iacute;do; porque el pueblo perdon&oacute; &aacute; lo mejor de las ovejas y de las vacas, para sacrificarlas &aacute; Jehov&aacute; tu Dios; pero lo dem&aacute;s lo destruimos.16. Entonces dijo Samuel &aacute; Sa&uacute;l: D&eacute;jame declararte lo que Jehov&aacute; me ha dicho esta noche. Y &eacute;l le respondi&oacute;: Di.17. Y dijo Samuel: Siendo t&uacute; peque&ntilde;o en tus ojos &iquest;no has sido hecho cabeza &aacute; las tribus de Israel, y Jehov&aacute; te ha ungido por rey sobre Israel?18. Y envi&oacute;te Jehov&aacute; en jornada, y dijo: Ve, y destruye los pecadores de Amalec, y hazles guerra hasta que los acabes.19. &iquest;Por qu&eacute; pues no has o&iacute;do la voz de Jehov&aacute;, sino que vuelto al despojo, has hecho lo malo en los ojos de Jehov&aacute;?20. Y Sa&uacute;l respondi&oacute; &aacute; Samuel: Antes he o&iacute;do la voz de Jehov&aacute;, y fu&iacute; &aacute; la jornada que Jehov&aacute; me envi&oacute;, y he tra&iacute;do &aacute; Agag rey de Amalec, y he destru&iacute;do &aacute; los Amalecitas:21. Mas el pueblo tom&oacute; del despojo ovejas y vacas, las primicias del anatema, para sacrificarlas &aacute; Jehov&aacute; tu Dios en Gilgal.22. Y Samuel dijo: &iquest;Tiene Jehov&aacute; tanto contentamiento con los holocaustos y v&iacute;ctimas, como en obedecer &aacute; las palabras de Jehov&aacute;? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios; y el prestar atenci&oacute;n que el sebo de los carneros:23. Porque como pecado de adivinaci&oacute;n es la rebeli&oacute;n, y como &iacute;dolos &eacute; idolatr&iacute;a el infringir. Por cuanto t&uacute; desechaste la palabra de Jehov&aacute;, &eacute;l tambi&eacute;n te ha desechado para que no seas rey.24. Entonces Sa&uacute;l dijo &aacute; Samuel: Yo he pecado; que he quebrantado el dicho de Jehov&aacute; y tus palabras, porque tem&iacute; al pueblo, consent&iacute; &aacute; la voz de ellos. Perdona pues ahora mi pecado,25. Y vuelve conmigo para que adore &aacute; Jehov&aacute;.26. Y Samuel respondi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l: No volver&eacute; contigo; porque desechaste la palabra de Jehov&aacute;, y Jehov&aacute; te ha desechado para que no seas rey sobre Israel.27. Y volvi&eacute;ndose Samuel para irse, &eacute;l ech&oacute; mano de la orla de su capa, y desgarr&oacute;se.28. Entonces Samuel le dijo: Jehov&aacute; ha desgarrado hoy de ti el reino de Israel, y lo ha dado &aacute; tu pr&oacute;jimo mejor que t&uacute;.29. Y tambi&eacute;n el Vencedor de Israel no mentir&aacute;, ni se arrepentir&aacute;: porque no es hombre para que se arrepienta.30. Y &eacute;l dijo: Yo he pecado: mas ru&eacute;gote que me honres delante de los ancianos de mi pueblo, y delante de Israel; y vuelve conmigo para que adore &aacute; Jehov&aacute; tu Dios.31. Y volvi&oacute; Samuel tras Sa&uacute;l, y ador&oacute; Sa&uacute;l &aacute; Jehov&aacute;.32. Despu&eacute;s dijo Samuel: Traedme &aacute; Agag rey de Amalec. Y Agag vino &aacute; &eacute;l delicadamente. Y dijo Agag: Ciertamente se pas&oacute; la amargura de la muerte.33. Y Samuel dijo: Como tu espada dej&oacute; las mujeres sin hijos, as&iacute; tu madre ser&aacute; sin hijo entre las mujeres. Entonces Samuel cort&oacute; en pedazos &aacute; Agag delante de Jehov&aacute; en Gilgal.34. Fu&eacute;se luego Samuel &aacute; Rama, y Sa&uacute;l subi&oacute; &aacute; su casa en Gabaa de Sa&uacute;l.35. Y nunca despu&eacute;s vi&oacute; Samuel &aacute; Sa&uacute;l en toda su vida: y Samuel lloraba &aacute; Sa&uacute;l: mas Jehov&aacute; se hab&iacute;a arrepentido de haber puesto &aacute; Sa&uacute;l por rey sobre Israel.</p><a name="1_Samuel_16"></a><h2>1 Samuel 16</h2><p>1. Y DIJO Jehov&aacute; &aacute; Samuel: &iquest;Hasta cu&aacute;ndo has t&uacute; de llorar &aacute; Sa&uacute;l, habi&eacute;ndolo yo desechado para que no reine sobre Israel? Hinche tu cuerno de aceite, y ven, te enviar&eacute; &aacute; Isa&iacute; de Beth-lehem: porque de sus hijos me he provisto de rey.2. Y dijo Samuel: &iquest;C&oacute;mo ir&eacute;? Si Sa&uacute;l lo entendiere, me matar&aacute;. Jehov&aacute; respondi&oacute;: Toma contigo una becerra de la vacada, y di: A sacrificar &aacute; Jehov&aacute; he venido.3. Y llama &aacute; Isa&iacute; al sacrificio, y yo te ense&ntilde;ar&eacute; lo que has de hacer; y ungirme has al que yo te dijere.4. Hizo pues Samuel como le dijo Jehov&aacute;: y luego que &eacute;l lleg&oacute; &aacute; Beth-lehem, los ancianos de la ciudad le salieron &aacute; recibir con miedo, y dijeron: &iquest;Es pac&iacute;fica tu venida?5. Y &eacute;l respondi&oacute;: S&iacute;, vengo &aacute; sacrificar &aacute; Jehov&aacute;; santificaos, y venid conmigo al sacrificio. Y santificando &eacute;l &aacute; Isa&iacute; y &aacute; sus hijos, llam&oacute;los al sacrificio.6. Y aconteci&oacute; que como ellos vinieron, &eacute;l vi&oacute; &aacute; Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehov&aacute; est&aacute; su ungido.7. Y Jehov&aacute; respondi&oacute; &aacute; Samuel: No mires &aacute; su parecer, ni &aacute; lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehov&aacute; mira no lo que el hombre mira; pues que el hombre mira lo que est&aacute; delante de sus ojos, mas Jehov&aacute; mira el coraz&oacute;n.8. Entonces llam&oacute; Isa&iacute; &aacute; Abinadab, &eacute; h&iacute;zole pasar delante de Samuel, el cual dijo: Ni &aacute; &eacute;ste ha elegido Jehov&aacute;.9. Hizo luego pasar Isa&iacute; &aacute; Samma. Y &eacute;l dijo: Tampoco &aacute; &eacute;ste ha elegido Jehov&aacute;.10. E hizo pasar Isa&iacute; sus siete hijos delante de Samuel; mas Samuel dijo &aacute; Isa&iacute;: Jehov&aacute; no ha elegido &aacute; &eacute;stos.11. Entonces dijo Samuel &aacute; Isa&iacute;: &iquest;Hanse acabado los mozos? Y &eacute;l respondi&oacute;: Aun queda el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel &aacute; Isa&iacute;: Env&iacute;a por &eacute;l, porque no nos asentaremos &aacute; la mesa hasta que &eacute;l venga aqu&iacute;.12. Envi&oacute; pues por &eacute;l, &eacute; introd&uacute;jolo; el cual era rubio, de hermoso parecer y de bello aspecto. Entonces Jehov&aacute; dijo: Lev&aacute;ntate y &uacute;ngelo, que &eacute;ste es.13. Y Samuel tom&oacute; el cuerno del aceite, y ungi&oacute;lo de entre sus hermanos: y desde aquel d&iacute;a en adelante el esp&iacute;ritu de Jehov&aacute; tom&oacute; &aacute; David. Levant&oacute;se luego Samuel, y volvi&oacute;se &aacute; Rama.14. Y el esp&iacute;ritu de Jehov&aacute; se apart&oacute; de Sa&uacute;l, y atorment&aacute;bale el esp&iacute;ritu malo de parte de Jehov&aacute;.15. Y los criados de Sa&uacute;l le dijeron: He aqu&iacute; ahora, que el esp&iacute;ritu malo de parte de Dios te atormenta.16. Diga pues nuestro se&ntilde;or &aacute; tus siervos que est&aacute;n delante de ti, que busquen alguno que sepa tocar el arpa; para que cuando fuere sobre ti el esp&iacute;ritu malo de parte de Dios, &eacute;l ta&ntilde;a con su mano, y tengas alivio.17. Y Sa&uacute;l respondi&oacute; &aacute; sus criados: Buscadme pues ahora alguno que ta&ntilde;a bien, y tra&eacute;dmelo.18. Entonces uno de los criados respondi&oacute;, diciendo: He aqu&iacute; yo he visto &aacute; un hijo de Isa&iacute; de Beth-lehem, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso, y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jehov&aacute; es con &eacute;l.19. Y Sa&uacute;l envi&oacute; mensajeros &aacute; Isa&iacute;, diciendo: Env&iacute;ame &aacute; David tu hijo, el que est&aacute; con las ovejas.20. Y tom&oacute; Isa&iacute; un asno cargado de pan, y un vasija de vino y un cabrito, y envi&oacute;lo &aacute; Sa&uacute;l por mano de David su hijo.21. Y viniendo David &aacute; Sa&uacute;l, estuvo delante de &eacute;l: y am&oacute;lo &eacute;l mucho, y fu&eacute; hecho su escudero.22. Y Sa&uacute;l envi&oacute; &aacute; decir &aacute; Isa&iacute;: Yo te ruego que est&eacute; David conmigo; porque ha hallado gracia en mis ojos.23. Y cuando el esp&iacute;ritu malo de parte de Dios era sobre Sa&uacute;l, David tomaba el arpa, y ta&ntilde;&iacute;a con su mano; y Sa&uacute;l ten&iacute;a refrigerio, y estaba mejor, y el esp&iacute;ritu malo se apartaba de &eacute;l.</p><a name="1_Samuel_17"></a><h2>1 Samuel 17</h2><p>1. Y LOS Filisteos juntaron sus ej&eacute;rcitos para la guerra, y congreg&aacute;ronse en Soch&ocirc;, que es de Jud&aacute;, y asentaron el campo entre Soch&ocirc; y Azeca, en Ephes-dammim.2. Y tambi&eacute;n Sa&uacute;l y los hombres de Israel se juntaron, y asentaron el campo en el valle del Alcornoque, y ordenaron la batalla contra los Filisteos.3. Y los Filisteos estaban sobre el un monte de la una parte, &eacute; Israel estaba sobre el otro monte de la otra parte, y el valle entre ellos:4. Sali&oacute; entonces un var&oacute;n del campo de los Filisteos que se puso entre los dos campos, el cual se llamaba Goliath, de Gath, y ten&iacute;a de altura seis codos y un palmo.5. Y tra&iacute;a un almete de acero en su cabeza, &eacute; iba vestido con corazas de planchas: y era el peso de la coraza cinco mil siclos de metal:6. Y sobre sus piernas tra&iacute;a grebas de hierro, y escudo de acero &aacute; sus hombros.7. El asta de su lanza era como un enjullo de telar, y ten&iacute;a el hierro de su lanza seiscientos siclos de hierro: &eacute; iba su escudero delante de &eacute;l.8. Y par&oacute;se, y di&oacute; voces &aacute; los escuadrones de Israel, dici&eacute;ndoles: &iquest;Para qu&eacute; sal&iacute;s &aacute; dar batalla? &iquest;no soy yo el Filisteo, y vosotros los siervos de Sa&uacute;l? Escoged de entre vosotros un hombre que venga contra m&iacute;:9. Si &eacute;l pudiere pelear conmigo, y me venciere, nosotros seremos vuestros siervos: y si yo pudiere m&aacute;s que &eacute;l, y lo venciere, vosotros ser&eacute;is nuestros siervos y nos servir&eacute;is.10. Y a&ntilde;adi&oacute; el Filisteo: Hoy yo he desafiado el campo de Israel; dadme un hombre que pelee conmigo.11. Y oyendo Sa&uacute;l y todo Israel estas palabras del Filisteo, conturb&aacute;ronse, y tuvieron gran miedo.12. Y David era hijo de aquel hombre Ephrateo de Beth-lehem de Jud&aacute;, cuyo nombre era Isa&iacute;, el cual ten&iacute;a ocho hijos; y era este hombre en el tiempo de Sa&uacute;l, viejo, y de grande edad entre los hombres.13. Y los tres hijos mayores de Isa&iacute; hab&iacute;an ido &aacute; seguir &aacute; Sa&uacute;l en la guerra. Y los nombres de sus tres hijos que hab&iacute;an ido &aacute; la guerra, eran, Eliab el primog&eacute;nito, el segundo Abinadab, y el tercero Samma.14. Y David era el menor. Siguieron pues los tres mayores &aacute; Sa&uacute;l.15. Empero David hab&iacute;a ido y vuelto de con Sa&uacute;l, para apacentar las ovejas de su padre en Beth-lehem.16. Ven&iacute;a pues aquel Filisteo por la ma&ntilde;ana y &aacute; la tarde, y present&oacute;se por cuarenta d&iacute;as.17. Y dijo Isa&iacute; &aacute; David su hijo: Toma ahora para tus hermanos un epha de este grano tostado, y estos diez panes, y ll&eacute;valo presto al campamento &aacute; tus hermanos.18. Llevar&aacute;s asimismo estos diez quesos de leche al capit&aacute;n, y cuida de ver si tus hermanos est&aacute;n buenos, y toma prendas de ellos.19. Y Sa&uacute;l y ellos y todos lo de Israel, estaban en el valle del Alcornoque, peleando con los Filisteos.20. Levant&oacute;se pues David de ma&ntilde;ana, y dejando las ovejas al cuidado de un guarda, fu&eacute;se con su carga, como Isa&iacute; le hab&iacute;a mandado; y lleg&oacute; al atrincheramiento del ej&eacute;rcito, el cual hab&iacute;a salido en ordenanza, y tocaba alarma para la pelea.21. Porque as&iacute; los Israelitas como los Filisteos estaban en ordenanza, escuadr&oacute;n contra escuadr&oacute;n.22. Y David dej&oacute; de sobre s&iacute; la carga en mano del que guardaba el bagaje, y corri&oacute; al escuadr&oacute;n; y llegado que hubo, preguntaba por sus hermanos, si estaban buenos.23. Y estando &eacute;l hablando con ellos, he aqu&iacute; aquel var&oacute;n que se pon&iacute;a en medio de los dos campos, que se llamaba Goliath, el Filisteo de Gath, sali&oacute; de los escuadrones de los Filisteos, y habl&oacute; las mismas palabras; las cuales oy&oacute; David.24. Y todos los varones de Israel que ve&iacute;an aquel hombre, hu&iacute;an de su presencia, y ten&iacute;an gran temor.25. Y cada uno de los de Israel dec&iacute;a: &iquest;No hab&eacute;is visto aquel hombre que ha salido? &eacute;l se adelanta para provocar &aacute; Israel. Al que le venciere, el rey le enriquecer&aacute; con grandes riquezas, y le dar&aacute; su hija, y har&aacute; franca la casa de su padre en Israel.26. Entonces habl&oacute; David &aacute; los que junto &aacute; &eacute;l estaban, diciendo: &iquest;Qu&eacute; har&aacute;n al hombre que venciere &aacute; este Filisteo, y quitare el oprobio de Israel? Porque &iquest;qui&eacute;n es este Filisteo incircunciso, para que provoque &aacute; los escuadrones del Dios viviente?27. Y el pueblo le respondi&oacute; las mismas palabras, diciendo: As&iacute; se har&aacute; al hombre que lo venciere.28. Y oy&eacute;ndole hablar Eliab su hermano mayor con aquellos hombres, Eliab se encendi&oacute; en ira contra David, y dijo: &iquest;Para qu&eacute; has descendido ac&aacute;? &iquest;y &aacute; qui&eacute;n has dejado aquellas pocas ovejas en el desierto? Yo conozco tu soberbia y la malicia de tu coraz&oacute;n, que para ver la batalla has venido.29. Y David respondi&oacute;: &iquest;Qu&eacute; he hecho yo ahora? Estas, &iquest;no son palabras?30. Y apart&aacute;ndose de &eacute;l hacia otros, habl&oacute; lo mismo; y respondi&eacute;ronle los del pueblo como primero.31. Y fueron o&iacute;das las palabras que David hab&iacute;a dicho, las cuales como refiriesen delante de Sa&uacute;l, &eacute;l lo hizo venir.32. Y dijo David &aacute; Sa&uacute;l: No desmaye ninguno &aacute; causa de &eacute;l; tu siervo ir&aacute; y pelear&aacute; con este Filisteo.33. Y dijo Sa&uacute;l &aacute; David: No podr&aacute;s t&uacute; ir contra aquel Filisteo, para pelear con &eacute;l; porque t&uacute; eres mozo, y &eacute;l un hombre de guerra desde su juventud.34. Y David respondi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l: Tu siervo era pastor en las ovejas de su padre, y ven&iacute;a un le&oacute;n, &oacute; un oso, y tomaba alg&uacute;n cordero de la manada,35. Y sal&iacute;a yo tras &eacute;l, y her&iacute;alo, y libr&aacute;bale de su boca: y si se levantaba contra m&iacute;, yo le echaba mano de la quijada, y lo her&iacute;a y mataba.36. Fuese le&oacute;n, fuese oso, tu siervo lo mataba; pues este Filisteo incircunciso ser&aacute; como uno de ellos, porque ha provocado al ej&eacute;rcito del Dios viviente.37. Y a&ntilde;adi&oacute; David: Jehov&aacute; que me ha librado de las garras del le&oacute;n y de las garras del oso, &eacute;l tambi&eacute;n me librar&aacute; de la mano de este Filisteo. Y dijo Sa&uacute;l &aacute; David: Ve, y Jehov&aacute; sea contigo.38. Y Sa&uacute;l visti&oacute; &aacute; David de sus ropas, y puso sobre su cabeza un almete de acero, y arm&oacute;le de coraza.39. Y ci&ntilde;&oacute; David su espada sobre sus vestidos, y prob&oacute; &aacute; andar, porque nunca hab&iacute;a probado. Y dijo David &aacute; Sa&uacute;l: Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqu&eacute;. Y echando de s&iacute; David aquellas cosas,40. Tom&oacute; su cayado en su mano, y escogi&oacute;se cinco piedras lisas del arroyo, y p&uacute;solas en el saco pastoril y en el zurr&oacute;n que tra&iacute;a, y con su honda en su mano vase hacia el Filisteo.41. Y el Filisteo ven&iacute;a andando y acerc&aacute;ndose &aacute; David, y su escudero delante de &eacute;l.42. Y como el Filisteo mir&oacute; y vi&oacute; &aacute; David t&uacute;vole en poco; porque era mancebo, y rubio, y de hermoso parecer.43. Y dijo el Filisteo &aacute; David: &iquest;Soy yo perro para que vengas &aacute; m&iacute; con palos? Y maldijo &aacute; David por sus dioses.44. Dijo luego el Filisteo &aacute; David: Ven &aacute; m&iacute;, y dar&eacute; tu carne &aacute; las aves del cielo, y &aacute; las bestias del campo.45. Entonces dijo David al Filisteo: T&uacute; vienes &aacute; m&iacute; con espada y lanza y escudo; mas yo vengo &aacute; ti en el nombre de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, el Dios de los escuadrones de Israel, que t&uacute; has provocado.46. Jehov&aacute; te entregar&aacute; hoy en mi mano, y yo te vencer&eacute;, y quitar&eacute; tu cabeza de ti: y dar&eacute; hoy los cuerpos de los Filisteos &aacute; las aves del cielo y &aacute; las bestias de la tierra: y sabr&aacute; la tierra toda que hay Dios en Israel.47. Y sabr&aacute; toda esta congregaci&oacute;n que Jehov&aacute; no salva con espada y lanza; porque de Jehov&aacute; es la guerra, y &eacute;l os entregar&aacute; en nuestras manos.48. Y aconteci&oacute; que, como el Filisteo se levant&oacute; para ir y llegarse contra David, David se di&oacute; priesa, y corri&oacute; al combate contra el Filisteo.49. Y metiendo David su mano en el saco, tom&oacute; de all&iacute; una piedra, y tir&oacute;sela con la honda, &eacute; hiri&oacute; al Filisteo en la frente: y la piedra qued&oacute; hincada en la frente, y cay&oacute; en tierra sobre su rostro.50. As&iacute; venci&oacute; David al Filisteo con honda y piedra; &eacute; hiri&oacute; al Filisteo y mat&oacute;lo, sin tener David espada en su mano.51. Mas corri&oacute; David y p&uacute;sose sobre el Filisteo, y tomando la espada de &eacute;l, sac&aacute;ndola de su vaina, mat&oacute;lo, y cort&oacute;le con ella la cabeza. Y como los Filisteos vieron su gigante muerto, huyeron.52. Y levant&aacute;ndose los de Israel y de Jud&aacute;, dieron grita, y siguieron &aacute; los Filisteos hasta llegar al valle, y hasta las puertas de Ecr&oacute;n. Y cayeron heridos de los Filisteos por el camino de Saraim, hasta Gath y Ecr&oacute;n.53. Tornando luego los hijos de Israel de seguir los Filisteos, despojaron su campamento.54. Y David tom&oacute; la cabeza del Filisteo, y tr&aacute;jola &aacute; Jerusalem, mas puso sus armas en su tienda.55. Y cuando Sa&uacute;l vi&oacute; &aacute; David que sal&iacute;a &aacute; encontrarse con el Filisteo, dijo &aacute; Abner general del ej&eacute;rcito: Abner, &iquest;de qui&eacute;n es hijo aquel mancebo? Y Abner respondi&oacute;:56. Vive tu alma, oh rey, que no lo s&eacute;. Y el rey dijo: Pregunta pues de qui&eacute;n es hijo aquel mancebo.57. Y cuando David volv&iacute;a de matar al Filisteo, Abner lo tom&oacute;, y llev&oacute;lo delante de Sa&uacute;l, teniendo la cabeza del Filisteo en su mano.58. Y d&iacute;jole Sa&uacute;l: Mancebo, &iquest;de qui&eacute;n eres hijo? Y David respondi&oacute;: Yo soy hijo de tu siervo Isa&iacute; de Beth-lehem.</p><a name="1_Samuel_18"></a><h2>1 Samuel 18</h2><p>1. Y ASI que &eacute;l hubo acabado de hablar con Sa&uacute;l, el alma de Jonath&aacute;n fu&eacute; ligada con la de David, y am&oacute;lo Jonath&aacute;n como &aacute; su alma.2. Y Sa&uacute;l le tom&oacute; aquel d&iacute;a, y no le dej&oacute; volver &aacute; casa de su padre.3. E hicieron alianza Jonath&aacute;n y David, porque &eacute;l le amaba como &aacute; su alma.4. Y Jonath&aacute;n se desnud&oacute; la ropa que ten&iacute;a sobre s&iacute;, y di&oacute;la &aacute; David, y otras ropas suyas, hasta su espada, y su arco, y su talabarte.5. Y sal&iacute;a David &aacute; donde quiera que Sa&uacute;l le enviaba, y port&aacute;base prudentemente. H&iacute;zolo por tanto Sa&uacute;l capit&aacute;n de gente de guerra, y era acepto en los ojos de todo el pueblo, y en los ojos de los criados de Sa&uacute;l.6. Y aconteci&oacute; que como volv&iacute;an ellos, cuando David torn&oacute; de matar al Filisteo, salieron las mujeres de todas las ciudades de Israel cantando, y con danzas, con tamboriles, y con alegr&iacute;as y sonajas, &aacute; recibir al rey Sa&uacute;l.7. Y cantaban las mujeres que danzaba, y dec&iacute;an: Sa&uacute;l hiri&oacute; sus miles, Y David sus diez miles.8. Y enoj&oacute;se Sa&uacute;l en gran manera, y desagrad&oacute; esta palabra en sus ojos, y dijo: A David dieron diez miles, y &aacute; m&iacute; miles; no le falta m&aacute;s que el reino.9. Y desde aquel d&iacute;a Sa&uacute;l mir&oacute; de trav&eacute;s &aacute; David.10. Otro d&iacute;a aconteci&oacute; que el esp&iacute;ritu malo de parte de Dios tom&oacute; &aacute; Sa&uacute;l, y mostr&aacute;base en su casa con trasportes de profeta: y David ta&ntilde;&iacute;a con su mano como los otros d&iacute;as; y estaba una lanza &aacute; mano de Sa&uacute;l.11. Y arroj&oacute; Sa&uacute;l la lanza, diciendo: Enclavar&eacute; &aacute; David en la pared. Y dos veces se apart&oacute; de &eacute;l David.12. Mas Sa&uacute;l se tem&iacute;a de David por cuanto Jehov&aacute; era con &eacute;l, y se hab&iacute;a apartado de Sa&uacute;l.13. Apart&oacute;lo pues Sa&uacute;l de s&iacute;, &eacute; h&iacute;zole capit&aacute;n de mil; y sal&iacute;a y entraba delante del pueblo.14. Y David se conduc&iacute;a prudentemente en todos sus negocios, y Jehov&aacute; era con &eacute;l.15. Y viendo Sa&uacute;l que se portaba tan prudentemente, tem&iacute;ase de &eacute;l.16. Mas todo Israel y Jud&aacute; amaba &aacute; David, porque &eacute;l sal&iacute;a y entraba delante de ellos.17. Y dijo Sa&uacute;l &aacute; David: He aqu&iacute; yo te dar&eacute; &aacute; Merab mi hija mayor por mujer: solamente que me seas hombre valiente, y hagas las guerras de Jehov&aacute;. Mas Sa&uacute;l dec&iacute;a: No ser&aacute; mi mano contra &eacute;l, mas la mano de los Filisteos ser&aacute; contra &eacute;l.18. Y David respondi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l: &iquest;Qui&eacute;n soy yo, &oacute; qu&eacute; es mi vida, &oacute; la familia de mi padre en Israel, para ser yerno del rey?19. Y venido el tiempo en que Merab, hija de Sa&uacute;l, se hab&iacute;a de dar &aacute; David, fu&eacute; dada por mujer &aacute; Adriel Meholatita.20. Mas Mich&acirc;l la otra hija de Sa&uacute;l amaba &aacute; David; y fu&eacute; dicho &aacute; Sa&uacute;l, lo cual plugo en sus ojos.21. Y Sa&uacute;l dijo: Yo se la dar&eacute;, para que le sea por lazo, y para que la mano de los Filisteos sea contra &eacute;l. Dijo pues Sa&uacute;l &aacute; David: Con la otra ser&aacute;s mi yerno hoy.22. Y mand&oacute; Sa&uacute;l &aacute; sus criados: Hablad en secreto &aacute; David, dici&eacute;ndole: He aqu&iacute;, el rey te ama, y todos sus criados te quieren bien; s&eacute; pues yerno del rey.23. Y los criados de Sa&uacute;l hablaron estas palabras &aacute; los o&iacute;dos de David. Y David dijo: &iquest;Par&eacute;ceos &aacute; vosotros que es poco ser yerno del rey, siendo yo un hombre pobre y de ninguna estima?24. Y los criados de Sa&uacute;l le dieron la respuesta diciendo: Tales palabras ha dicho David.25. Y Sa&uacute;l dijo: Decid as&iacute; &aacute; David: No est&aacute; el contentamiento del rey en el dote, sino en cien prepucios de Filisteos, para que sea tomada venganza de los enemigos del rey. Mas Sa&uacute;l pensaba echar &aacute; David en manos de los Filisteos.26. Y como sus criados declararon &aacute; David estas palabras, plugo la cosa en los ojos de David, para ser yerno del rey. Y como el plazo no era a&uacute;n cumplido,27. Levant&oacute;se David, y parti&oacute;se con su gente, &eacute; hiri&oacute; doscientos hombres de los Filisteos; y trajo David los prepucios de ellos, y entreg&aacute;ronlos todos al rey, para que &eacute;l fuese hecho yerno del rey. Y Sa&uacute;l le di&oacute; &aacute; su hija Mich&acirc;l por mujer.28. Pero Sa&uacute;l, viendo y considerando que Jehov&aacute; era con David, y que su hija Mich&acirc;l lo amaba,29. Temi&oacute;se m&aacute;s de David; y fu&eacute; Sa&uacute;l enemigo de David todos los d&iacute;as.30. Y sal&iacute;an los pr&iacute;ncipes de los Filisteos; y como ellos sal&iacute;an, port&aacute;base David m&aacute;s prudentemente que todos los siervos de Sa&uacute;l: y era su nombre muy ilustre.</p><a name="1_Samuel_19"></a><h2>1 Samuel 19</h2><p>1. Y HABLO Sa&uacute;l &aacute; Jonath&aacute;n su hijo, y &aacute; todos sus criados, para que matasen &aacute; David; mas Jonath&aacute;n hijo de Sa&uacute;l amaba &aacute; David en gran manera.2. Y di&oacute; aviso &aacute; David, diciendo: Sa&uacute;l mi padre procura matarte; por tanto mira ahora por ti hasta la ma&ntilde;ana, y est&aacute;te en paraje oculto, y esc&oacute;ndete:3. Y yo saldr&eacute; y estar&eacute; junto &aacute; mi padre en el campo donde estuvieres: y hablar&eacute; de ti &aacute; mi padre, y te har&eacute; saber lo que notare.4. Y Jonath&aacute;n habl&oacute; bien de David &aacute; Sa&uacute;l su padre, y d&iacute;jole: No peque el rey contra su siervo David, pues que ninguna cosa ha cometido contra ti: antes sus obras te han sido muy buenas;5. Porque &eacute;l puso su alma en su palma, &eacute; hiri&oacute; al Filisteo, y Jehov&aacute; hizo una gran salud &aacute; todo Israel. T&uacute; lo viste, y te holgaste: &iquest;por qu&eacute; pues pecar&aacute;s contra la sangre inocente, matando &aacute; David sin causa?6. Y oyendo Sa&uacute;l la voz de Jonath&aacute;n, jur&oacute;: Vive Jehov&aacute;, que no morir&aacute;.7. Llamando entonces Jonath&aacute;n &aacute; David, declar&oacute;le todas estas palabras; y &eacute;l mismo present&oacute; &aacute; David &aacute; Sa&uacute;l, y estuvo delante de &eacute;l como antes.8. Y torn&oacute; &aacute; hacerse guerra: y sali&oacute; David y pele&oacute; contra los Filisteos, &eacute; hiri&oacute;los con grande estrago, y huyeron delante de &eacute;l.9. Y el esp&iacute;ritu malo de parte de Jehov&aacute; fu&eacute; sobre Sa&uacute;l: y estando sentado en su casa ten&iacute;a una lanza &aacute; mano, mientras David estaba ta&ntilde;endo con su mano.10. Y Sa&uacute;l procur&oacute; enclavar &aacute; David con la lanza en la pared; mas &eacute;l se apart&oacute; de delante de Sa&uacute;l, el cual hiri&oacute; con la lanza en la pared; y David huy&oacute;, y escap&oacute;se aquella noche.11. Sa&uacute;l envi&oacute; luego mensajeros &aacute; casa de David para que lo guardasen, y lo matasen &aacute; la ma&ntilde;ana. Mas Mich&acirc;l su mujer lo descubri&oacute; &aacute; David, diciendo: Si no salvares tu vida esta noche, ma&ntilde;ana ser&aacute;s muerto.12. Y descolg&oacute; Mich&acirc;l &aacute; David por una ventana; y &eacute;l se fu&eacute;, y huy&oacute;, y escap&oacute;se.13. Tom&oacute; luego Mich&acirc;l una estatua, y p&uacute;sola sobre la cama, y acomod&oacute;le por cabecera una almohada de pelos de cabra, y cubri&oacute;la con una ropa.14. Y cuando Sa&uacute;l envi&oacute; mensajeros que tomasen &aacute; David, ella respondi&oacute;: Est&aacute; enfermo.15. Y torn&oacute; Sa&uacute;l &aacute; enviar mensajeros para que viesen &aacute; David, diciendo: Tra&eacute;dmelo en la cama para que lo mate.16. Y como los mensajeros entraron, he aqu&iacute; la estatua estaba en la cama, y una almohada de pelos de cabra por cabecera.17. Entonces Sa&uacute;l dijo &aacute; Mich&acirc;l: &iquest;Por qu&eacute; me has as&iacute; enga&ntilde;ado, y has dejado escapar &aacute; mi enemigo? Y Mich&acirc;l respondi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l: Porque &eacute;l me dijo: D&eacute;jame ir; si no, yo te matar&eacute;.18. Huy&oacute; pues David, y escap&oacute;se, y vino &aacute; Samuel en Rama, y d&iacute;jole todo lo que Sa&uacute;l hab&iacute;a hecho con &eacute;l. Y fu&eacute;ronse &eacute;l y Samuel, y moraron en Najoth.19. Y fu&eacute; dado aviso &aacute; Sa&uacute;l, diciendo: He aqu&iacute; que David est&aacute; en Najoth en Rama.20. Y envi&oacute; Sa&uacute;l mensajeros que trajesen &aacute; David, los cuales vieron una compa&ntilde;&iacute;a de profetas que profetizaban, y &aacute; Samuel que estaba all&iacute;, y los presid&iacute;a. Y fu&eacute; el esp&iacute;ritu de Dios sobre los mensajeros de Sa&uacute;l, y ellos tambi&eacute;n profetizaron.21. Y hecho que fu&eacute; saber &aacute; Sa&uacute;l, &eacute;l envi&oacute; otros mensajeros, los cuales tambi&eacute;n profetizaron. Y Sa&uacute;l volvi&oacute; &aacute; enviar por tercera vez mensajeros, y ellos tambi&eacute;n profetizaron.22. Entonces &eacute;l mismo vino &aacute; Rama; y llegando al pozo grande que est&aacute; en Soch&ocirc;, pregunt&oacute; diciendo: &iquest;D&oacute;nde est&aacute;n Samuel y David? Y fu&eacute;le respondido: He aqu&iacute; est&aacute;n en Najoth en Rama.23. Y fu&eacute; all&aacute; &aacute; Najoth en Rama; y tambi&eacute;n vino sobre &eacute;l el esp&iacute;ritu de Dios, &eacute; iba profetizando, hasta que lleg&oacute; &aacute; Najoth en Rama.24. Y &eacute;l tambi&eacute;n se desnud&oacute; sus vestidos, y profetiz&oacute; igualmente delante de Samuel, y cay&oacute; desnudo todo aquel d&iacute;a y toda aquella noche. De aqu&iacute; se dijo: &iquest;Tambi&eacute;n Sa&uacute;l entre los profetas?</p><a name="1_Samuel_20"></a><h2>1 Samuel 20</h2><p>1. Y DAVID huy&oacute; de Najoth que es en Rama, y v&iacute;nose delante de Jonath&aacute;n, y dijo: &iquest;Qu&eacute; he hecho yo? &iquest;cu&aacute;l es mi maldad, &oacute; cu&aacute;l mi pecado contra tu padre, que &eacute;l busca mi vida?2. Y &eacute;l le dijo: En ninguna manera; no morir&aacute;s. He aqu&iacute; que mi padre ninguna cosa har&aacute;, grande ni peque&ntilde;a, que no me la descubra; &iquest;por qu&eacute; pues me encubrir&aacute; mi padre este negocio? No ser&aacute; as&iacute;.3. Y David volvi&oacute; &aacute; jurar, diciendo: Tu padre sabe claramente que yo he hallado gracia delante de tus ojos, y dir&aacute;: No sepa esto Jonath&aacute;n, porque no tenga pesar: y ciertamente, vive Jehov&aacute; y vive tu alma, que apenas hay un paso entre m&iacute; y la muerte.4. Y Jonath&aacute;n dijo &aacute; David: &iquest;Qu&eacute; discurre tu alma, y har&eacute;lo por ti?5. Y David respondi&oacute; &aacute; Jonath&aacute;n: He aqu&iacute; que ma&ntilde;ana ser&aacute; nueva luna, y yo acostumbro sentarme con el rey &aacute; comer: mas t&uacute; dejar&aacute;s que me esconda en el campo hasta la tarde del tercer d&iacute;a.6. Si tu padre hiciere menci&oacute;n de m&iacute;, dir&aacute;s: Rog&oacute;me mucho que lo dejase ir presto &aacute; Beth-lehem su ciudad, porque todos los de su linaje tienen all&aacute; sacrificio aniversario.7. Si &eacute;l dijere, Bien est&aacute;, paz tendr&aacute; tu siervo; mas si se enojare, sabe que la malicia es en &eacute;l cosumada.8. Har&aacute;s pues misericordia con tu siervo, ya que has tra&iacute;do tu siervo &aacute; alianza de Jehov&aacute; contigo: y si maldad hay en m&iacute; m&aacute;tame t&uacute;, que no hay necesidad de llevarme hasta tu padre.9. Y Jonath&aacute;n le dijo: Nunca tal te suceda; antes bien, si yo entendiera ser consumada la malicia de mi padre, para venir sobre ti, &iquest;no hab&iacute;a yo de descubr&iacute;rtelo?10. Dijo entonces David &aacute; Jonath&aacute;n: &iquest;Qui&eacute;n me dar&aacute; aviso? &oacute; &iquest;qu&eacute; si tu padre te respondiere &aacute;speramente?11. Y Jonath&aacute;n dijo &aacute; David: Ven, salgamos al campo. Y salieron ambos al campo.12. Entonces dijo Jonath&aacute;n &aacute; David: Oh Jehov&aacute; Dios de Israel, cuando habr&eacute; yo preguntado &aacute; mi padre ma&ntilde;ana &aacute; esta hora, &oacute; despu&eacute;s de ma&ntilde;ana, y &eacute;l apareciere bien para con David, si entonces no enviare &aacute; ti, y te lo descubriere,13. Jehov&aacute; haga as&iacute; &aacute; Jonath&aacute;n, y esto a&ntilde;ada. Mas si &aacute; mi padre pareciere bien hacerte mal, tambi&eacute;n te lo descubrir&eacute;, y te enviar&eacute;, y te ir&aacute;s en paz: y sea Jehov&aacute; contigo, como fu&eacute; con mi padre.14. Y si yo viviere, har&aacute;s conmigo misericordia de Jehov&aacute;; mas si fuere muerto,15. No quitar&aacute;s perpetuamente tu misericordia de mi casa. Cuando desarraigare Jehov&aacute; uno por uno los enemigos de David de la tierra, aun &aacute; Jonath&aacute;n quite de su casa, si te faltare.16. As&iacute; hizo Jonath&aacute;n alianza con la casa de David, diciendo: Requi&eacute;ralo Jehov&aacute; de la mano de los enemigos de David.17. Y torn&oacute; Jonath&aacute;n &aacute; jurar &aacute; David, porque le amaba, porque le amaba como &aacute; su alma.18. D&iacute;jole luego Jonath&aacute;n: Ma&ntilde;ana es nueva luna, y t&uacute; ser&aacute;s echado de menos, porque tu asiento estar&aacute; vac&iacute;o.19. Estar&aacute;s pues tres d&iacute;as, y luego descender&aacute;s, y vendr&aacute;s al lugar donde estabas escondido el d&iacute;a de trabajo, y esperar&aacute;s junto &aacute; la piedra de Ezel;20. Y yo tirar&eacute; tres saetas hacia aquel lado, como ejercit&aacute;ndome al blanco.21. Y luego enviar&eacute; el criado dici&eacute;ndole: Ve, busca las saetas. Y si dijere al mozo: He all&iacute; las saetas m&aacute;s ac&aacute; de ti, t&oacute;malas: t&uacute; vendr&aacute;s, porque paz tienes, y nada hay de mal, vive Jehov&aacute;.22. Mas si yo dijere al mozo as&iacute;: He all&iacute; las saetas m&aacute;s all&aacute; de ti: vete, porque Jehov&aacute; te ha enviado.23. Y cuanto &aacute; las palabras que yo y t&uacute; hemos hablado, sea Jehov&aacute; entre m&iacute; y ti para siempre.24. David pues se escondi&oacute; en el campo, y venida que fu&eacute; la nueva luna, sent&oacute;se el rey &aacute; comer pan.25. Y el rey se sent&oacute; en su silla, como sol&iacute;a, en el asiento junto &aacute; la pared, y Jonath&aacute;n se levant&oacute;, y sent&oacute;se Abner al lado de Sa&uacute;l, y el lugar de David estaba vac&iacute;o.26. Mas aquel d&iacute;a Sa&uacute;l no dijo nada, porque se dec&iacute;a: Habr&aacute;le acontecido algo, y no est&aacute; limpio; no estar&aacute; purificado.27. El d&iacute;a siguiente, el segundo d&iacute;a de la nueva luna, aconteci&oacute; tambi&eacute;n que el asiento de David estaba vac&iacute;o. Y Sa&uacute;l dijo &aacute; Jonath&aacute;n su hijo: &iquest;Por qu&eacute; no ha venido &aacute; comer el hijo de Isa&iacute; hoy ni ayer?28. Y Jonath&aacute;n respondi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l: David me pidi&oacute; encarecidamente le dejase ir hasta Beth-lehem.29. Y dijo: Ru&eacute;gote que me dejes ir, porque tenemos sacrificio los de nuestro linaje en la ciudad, y mi hermano mismo me lo ha mandado; por tanto, si he hallado gracia en tus ojos, har&eacute; una escapada ahora, y visitar&eacute; &aacute; mis hermanos. Por esto pues no ha venido &aacute; la mesa del rey.30. Entonces Sa&uacute;l se enardeci&oacute; contra Jonath&aacute;n, y d&iacute;jole: Hijo de la perversa y rebelde, &iquest;no s&eacute; yo que t&uacute; has elegido al hijo de Isa&iacute; para confusi&oacute;n tuya, y para confusi&oacute;n de la verg&uuml;enza de tu madre?31. Porque todo el tiempo que el hijo de Isa&iacute; viviere sobre la tierra, ni t&uacute; ser&aacute;s firme, ni tu reino. Env&iacute;a pues ahora, y tra&eacute;melo, porque ha de morir.32. Y Jonath&aacute;n respondi&oacute; &aacute; su padre Sa&uacute;l, y d&iacute;jole: &iquest;Por qu&eacute; morir&aacute;? &iquest;qu&eacute; ha hecho?33. Entonces Sa&uacute;l le arroj&oacute; una lanza por herirlo: de donde entendi&oacute; Jonath&aacute;n que su padre estaba determinado &aacute; matar &aacute; David.34. Y levant&oacute;se Jonath&aacute;n de la mesa con exaltada ira, y no comi&oacute; pan el segundo d&iacute;a de la nueva luna: porque ten&iacute;a dolor &aacute; causa de David, porque su padre le hab&iacute;a afrentado.35. Al otro d&iacute;a de ma&ntilde;ana, sali&oacute; Jonath&aacute;n al campo, al tiempo aplazado con David, y un mozo peque&ntilde;o con &eacute;l.36. Y dijo &aacute; su mozo: Corre y busca las saetas que yo tirare. Y como el muchacho iba corriendo, &eacute;l tiraba la saeta que pasara m&aacute;s all&aacute; de &eacute;l.37. Y llegando el muchacho adonde estaba la saeta que Jonath&aacute;n hab&iacute;a tirado, Jonath&aacute;n di&oacute; voces tras el muchacho, diciendo: &iquest;No est&aacute; la saeta m&aacute;s all&aacute; de ti?38. Y torn&oacute; &aacute; gritar Jonath&aacute;n tras el muchacho: Date priesa, aligera, no te pares. Y el muchacho de Jonath&aacute;n cogi&oacute; las saetas, y v&iacute;nose &aacute; su se&ntilde;or.39. Empero ninguna cosa entendi&oacute; el muchacho: solamente Jonath&aacute;n y David entend&iacute;an el negocio.40. Luego di&oacute; Jonath&aacute;n sus armas &aacute; su muchacho, y d&iacute;jole: Vete y ll&eacute;valas &aacute; la ciudad.41. Y luego que el muchacho se hubo ido, se levant&oacute; David de la parte del mediod&iacute;a, &eacute; inclin&oacute;se tres veces postr&aacute;ndose hasta la tierra: y bes&aacute;ndose el uno al otro, lloraron el uno con el otro, aunque David llor&oacute; m&aacute;s.42. Y Jonath&aacute;n dijo &aacute; David: Vete en paz, que ambos hemos jurado por el nombre de Jehov&aacute;, diciendo: Jehov&aacute; sea entre m&iacute; y ti, entre mi simiente y la simiente tuya, para siempre.</p><a name="1_Samuel_21"></a><h2>1 Samuel 21</h2><p>1. Y VINO David &aacute; Nob, &aacute; Ahimelech sacerdote: y sorprendi&oacute;se Ahimelech de su encuentro, y d&iacute;jole: &iquest;C&oacute;mo t&uacute; solo, y nadie contigo?2. Y respondi&oacute; David al sacerdote Ahimelech: El rey me encomend&oacute; un negocio, y me dijo: Nadie sepa cosa alguna de este negocio &aacute; que yo te env&iacute;o, y que yo te he mandado; y yo se&ntilde;al&eacute; &aacute; los criados un cierto lugar.3. Ahora pues, &iquest;qu&eacute; tienes &aacute; mano? dame cinco panes, &oacute; lo que se hallare.4. Y el sacerdote respondi&oacute; &aacute; David, y dijo: No tengo pan com&uacute;n &aacute; la mano; solamente tengo pan sagrado: mas lo dar&eacute; si los criados se han guardado mayormente de mujeres.5. Y David respondi&oacute; al sacerdote, y d&iacute;jole: Cierto las mujeres nos han sido reservadas desde anteayer cuando sal&iacute;, y los vasos de los mozos fueron santos, aunque el camino es profano: cuanto m&aacute;s que hoy habr&aacute; otro pan santificado en los vasos.6. As&iacute; el sacerdote le di&oacute; el pan sagrado, porque all&iacute; no hab&iacute;a otro pan que los panes de la proposici&oacute;n, los cuales hab&iacute;an sido quitados de delante de Jehov&aacute;, para que se pusiesen panes calientes el d&iacute;a que los otros fueron quitados.7. Aquel d&iacute;a estaba all&iacute; uno de los siervos de Sa&uacute;l detenido delante de Jehov&aacute;, el nombre del cual era Doeg, Idumeo, principal de los pastores de Sa&uacute;l.8. Y David dijo &aacute; Ahimelech: &iquest;No tienes aqu&iacute; &aacute; mano lanza &oacute; espada? porque no tom&eacute; en mi mano mi espada ni mis armas, por cuanto el mandamiento del rey era apremiante.9. Y el sacerdote respondi&oacute;: La espada de Goliath el Filisteo, que t&uacute; venciste en el valle del Alcornoque, est&aacute; aqu&iacute; envuelta en un velo detr&aacute;s del ephod: si t&uacute; quieres tomarla, t&oacute;mala: porque aqu&iacute; no hay otra sino esa. Y dijo David: Ninguna como ella: d&aacute;mela.10. Y levant&aacute;ndose David aquel d&iacute;a, huy&oacute; de la presencia de Sa&uacute;l, y v&iacute;nose &aacute; Ach&icirc;s rey de Gath.11. Y los siervos de Ach&icirc;s le dijeron: &iquest;No es &eacute;ste David, el rey de la tierra? &iquest;no es &eacute;ste &aacute; quien cantaban en corros, diciendo: Hiri&oacute; Sa&uacute;l sus miles, Y David sus diez miles?12. Y David puso en su coraz&oacute;n estas palabras, y tuvo gran temor de Ach&icirc;s rey de Gath.13. Y mud&oacute; su habla delante de ellos, y fingi&oacute;se loco entre sus manos, y escrib&iacute;a en las portadas de las puertas, dejando correr su saliva por su barba.14. Y dijo Ach&icirc;s &aacute; sus siervos: He aqu&iacute; est&aacute;is viendo un hombre demente; &iquest;por qu&eacute; lo hab&eacute;is tra&iacute;do &aacute; m&iacute;?15. &iquest;F&aacute;ltanme &aacute; m&iacute; locos, para que hay&aacute;is tra&iacute;do &eacute;ste que hiciese del loco delante de m&iacute;? &iquest;hab&iacute;a de venir &eacute;ste &aacute; mi casa?</p><a name="1_Samuel_22"></a><h2>1 Samuel 22</h2><p>1. Y Y&Eacute;NDOSE David de all&iacute; escap&oacute;se &aacute; la cueva de Adullam; lo cual como oyeron sus hermanos y toda la casa de su padre, vinieron all&iacute; &aacute; &eacute;l.2. Y junt&aacute;ronse con &eacute;l todos los afligidos, y todo el que estaba adeudado, y todos los que se hallaban en amargura de esp&iacute;ritu, y fu&eacute; hecho capit&aacute;n de ellos: y tuvo consigo como cuatrocientos hombres.3. Y fu&eacute;se David de all&iacute; &aacute; Mizpa de Moab, y dijo al rey de Moab: Yo te ruego que mi padre y mi madre est&eacute;n con vosotros, hasta que sepa lo que Dios har&aacute; de m&iacute;.4. Tr&aacute;jolos pues &aacute; la presencia del rey de Moab, y habitaron con &eacute;l todo el tiempo que David estuvo en la fortaleza.5. Y Gad profeta dijo &aacute; David: No te est&eacute;s en esta fortaleza, p&aacute;rtete, y vete &aacute; tierra de Jud&aacute;. Y David se parti&oacute;, y vino al bosque de Hareth.6. Y oy&oacute; Sa&uacute;l como hab&iacute;a parecido David, y los que estaban con &eacute;l. Estaba entonces Sa&uacute;l en Gabaa debajo de un &aacute;rbol en Rama, y ten&iacute;a su lanza en su mano, y todos sus criados estaban en derredor de &eacute;l.7. Y dijo Sa&uacute;l &aacute; sus criados que estaban en derredor de &eacute;l: Oid ahora, hijos de Benjam&iacute;n: &iquest;Os dar&aacute; tambi&eacute;n &aacute; todos vosotros el hijo de Isa&iacute; tierras y vi&ntilde;as, y os har&aacute; &aacute; todos tribunos y centuriones;8. Que todos vosotros hab&eacute;is conspirado contra m&iacute;, y no hay quien me descubra al o&iacute;do como mi hijo ha hecho alianza con el hijo de Isa&iacute;, ni alguno de vosotros que se duela de m&iacute;, y me descubra como mi hijo ha levantado &aacute; mi siervo contra m&iacute;, para que me aceche, seg&uacute;n hace hoy d&iacute;a?9. Entonces Doeg Idumeo, que era superior entre los siervos de Sa&uacute;l, respondi&oacute; y dijo: Yo vi al hijo de Isa&iacute; que vino &aacute; Nob, &aacute; Ahimelech hijo de Ahitob;10. El cual consult&oacute; por &eacute;l &aacute; Jehov&aacute;, y di&oacute;le provisi&oacute;n, y tambi&eacute;n le di&oacute; la espada de Goliath el Filisteo.11. Y el rey envi&oacute; por el sacerdote Ahimelech hijo de Ahitob, y por toda la casa de su padre, los sacerdotes que estaban en Nob: y todos vinieron al rey.12. Y Sa&uacute;l le dijo: Oye ahora, hijo de Ahitob. Y &eacute;l dijo: Heme aqu&iacute;, se&ntilde;or m&iacute;o.13. Y d&iacute;jole Sa&uacute;l: &iquest;Por qu&eacute; hab&eacute;is conspirado contra m&iacute;, t&uacute; y el hijo de Isa&iacute;, cuando t&uacute; le diste pan y espada, y consultaste por &eacute;l &aacute; Dios, para que se levantase contra m&iacute; y me acechase, como lo hace hoy d&iacute;a?14. Entonces Ahimelech respondi&oacute; al rey, y dijo: &iquest;Y qui&eacute;n entre todos tus siervos es tan fiel como David, yerno adem&aacute;s del rey, y que va por tu mandado, y es ilustre en tu casa?15. &iquest;He comenzado yo desde hoy &aacute; consultar por &eacute;l &aacute; Dios? lejos sea de m&iacute;: no impute el rey cosa alguna &aacute; su siervo, ni &aacute; toda la casa de mi padre; porque tu siervo ninguna cosa sabe de este negocio, grande ni chica.16. Y el rey dijo: Sin duda morir&aacute;s, Ahimelech, t&uacute; y toda la casa de tu padre.17. Entonces dijo el rey &aacute; la gente de su guardia que estaba alrededor de &eacute;l: Cercad y matad &aacute; los sacerdotes de Jehov&aacute;; porque tambi&eacute;n la mano de ellos es con David, pues sabiendo ellos que hu&iacute;a, no me lo descubrieron. Mas los siervos del rey no quisieron extender sus manos para matar &aacute; los sacerdotes de Jehov&aacute;.18. Entonces dijo el rey &aacute; Doeg: Vuelve t&uacute;, y arremete contra los sacerdotes. Y revolvi&eacute;ndose Doeg Idumeo, arremeti&oacute; contra los sacerdotes, y mat&oacute; en aquel d&iacute;a ochenta y cinco varones que vest&iacute;an ephod de lino.19. Y &aacute; Nob, ciudad de los sacerdotes, puso &aacute; cuchillo: as&iacute; &aacute; hombres como &aacute; mujeres, ni&ntilde;os y mamantes, bueyes y asnos y ovejas, todo &aacute; cuchillo.20. Mas uno de los hijos de Ahimelech hijo de Ahitob, que se llamaba Abiathar, escap&oacute;, y huy&oacute;se &aacute; David.21. Y Abiathar notici&oacute; &aacute; David como Sa&uacute;l hab&iacute;a muerto los sacerdotes de Jehov&aacute;.22. Y dijo David &aacute; Abiathar: Yo sab&iacute;a que estando all&iacute; aquel d&iacute;a Doeg el Idumeo, &eacute;l lo hab&iacute;a de hacer saber &aacute; Sa&uacute;l. Yo he dado ocasi&oacute;n contra todas las personas de la casa de tu padre.23. Qu&eacute;date conmigo, no temas: quien buscare mi vida, buscar&aacute; tambi&eacute;n la tuya: bien que t&uacute; estar&aacute;s conmigo guardado.</p><a name="1_Samuel_23"></a><h2>1 Samuel 23</h2><p>1. Y DIERON aviso &aacute; David, dicendo: He aqu&iacute; que los Filisteos combaten &aacute; Keila, y roban las eras.2. Y David consult&oacute; &aacute; Jehov&aacute;, diciendo: &iquest;Ir&eacute; &aacute; herir &aacute; estos Filisteos? Y Jehov&aacute; respondi&oacute; &aacute; David: Ve, hiere &aacute; los Filisteos, y libra &aacute; Keila.3. Mas los que estaban con David le dijeron: He aqu&iacute; que nosotros aqu&iacute; en Jud&aacute; estamos con miedo; &iquest;cu&aacute;nto m&aacute;s si fu&eacute;remos &aacute; Keila contra el ej&eacute;rcito de los Filisteos?4. Entonces David volvi&oacute; &aacute; consultar &aacute; Jehov&aacute;. Y Jehov&aacute; le respondi&oacute;, y dijo: Lev&aacute;ntate, desciende &aacute; Keila, que yo entregar&eacute; en tus manos &aacute; los Filisteos.5. Parti&oacute;se pues David con sus hombres &aacute; Keila, y pele&oacute; contra los Filisteos, y trajo antecogidos sus ganados, &eacute; hiri&oacute;los con grande estrago: y libr&oacute; David &aacute; los de Keila.6. Y aconteci&oacute; que, huyendo Abiathar hijo de Ahimelech &aacute; David &aacute; Keila, vino tambi&eacute;n con &eacute;l el ephod.7. Y fu&eacute; dicho &aacute; Sa&uacute;l que David hab&iacute;a venido &aacute; Keila. Entonces dijo Sa&uacute;l: Dios lo ha tra&iacute;do &aacute; mis manos; porque &eacute;l est&aacute; encerrado, habi&eacute;ndose metido en ciudad con puertas y cerraduras.8. Y convoc&oacute; Sa&uacute;l todo el pueblo &aacute; la batalla, para descender &aacute; Keila, y poner cerco &aacute; David y &aacute; los suyos.9. Mas entendiendo David que Sa&uacute;l ideaba el mal contra &eacute;l, dijo &aacute; Abiathar sacerdote: Trae el ephod.10. Y dijo David: Jehov&aacute; Dios de Israel, tu siervo tiene entendido que Sa&uacute;l trata de venir contra Keila, &aacute; destruir la ciudad por causa m&iacute;a.11. &iquest;Me entregar&aacute;n los vecinos de Keila en sus manos? &iquest;descender&aacute; Sa&uacute;l, como tu siervo tiene o&iacute;do? Jehov&aacute; Dios de Israel, ru&eacute;gote que lo declares &aacute; tu siervo. Y Jehov&aacute; dijo: S&iacute;, descender&aacute;.12. Dijo luego David: &iquest;Me entregar&aacute;n los vecinos de Keila &aacute; m&iacute; y &aacute; mis hombres en manos de Sa&uacute;l? Y Jehov&aacute; respondi&oacute;: Te entregar&aacute;n.13. David entonces se levant&oacute; con sus hombres, que eran como seiscientos, y sali&eacute;ronse de Keila, y fu&eacute;ronse de una parte &aacute; otra. Y vino la nueva &aacute; Sa&uacute;l de como David se hab&iacute;a escapado de Keila; y dej&oacute; de salir.14. Y David se estaba en el desierto en pe&ntilde;as, y habitaba en un monte en el desieto de Ziph; y busc&aacute;balo Sa&uacute;l todos los d&iacute;as, mas Dios no lo entreg&oacute; en sus manos.15. Viendo pues David que Sa&uacute;l hab&iacute;a salido en busca de su alma, est&aacute;base &eacute;l en el bosque en el desierto de Ziph.16. Entonces se levant&oacute; Jonath&aacute;n hijo de Sa&uacute;l, y vino &aacute; David en el bosque, y confort&oacute; su mano en Dios.17. Y d&iacute;jole: No temas, que no te hallar&aacute; la mano de Sa&uacute;l mi padre, y t&uacute; reinar&aacute;s sobre Israel, y yo ser&eacute; segundo despu&eacute;s de ti; y aun Sa&uacute;l mi padre as&iacute; lo sabe.18. Y entrambos hicieron alianza delante de Jehov&aacute;: y David se qued&oacute; en el bosque, y Jonath&aacute;n se volvi&oacute; &aacute; su casa.19. Y subieron los de Ziph &aacute; decir &aacute; Sa&uacute;l en Gabaa: &iquest;No est&aacute; David escondido en nuestra tierra en las pe&ntilde;as del bosque, en el collado de Hach&icirc;la que est&aacute; &aacute; la mano derecha del desierto?20. Por tanto, rey, desciende ahora presto, seg&uacute;n todo el deseo de tu alma, y nosotros lo entregaremos en la mano del rey.21. Y Sa&uacute;l dijo: Benditos se&aacute;is vosotros de Jehov&aacute;, que hab&eacute;is tenido compasi&oacute;n de m&iacute;:22. Id pues ahora, apercibid a&uacute;n, considerad y ved su lugar donde tiene el pie, y qui&eacute;n lo haya visto all&iacute;; porque se me ha dicho que &eacute;l es en gran manera astuto.23. Considerad pues, y ved todos los escondrijos donde se oculta, y volved &aacute; m&iacute; con la certidumbre, y yo ir&eacute; con vosotros: que si &eacute;l estuviere en la tierra, yo le buscar&eacute; entre todos los millares de Jud&aacute;.24. Y ellos se levantaron, y se fueron &aacute; Ziph delante de Sa&uacute;l. Mas David y su gente estaban en el desierto de Ma&oacute;n, en la llanura que est&aacute; &aacute; la diestra del desierto.25. Y parti&oacute;se Sa&uacute;l con su gente &aacute; buscarlo; pero fu&eacute; dado aviso &aacute; David, y descendi&oacute; &aacute; la pe&ntilde;a, y qued&oacute;se en el desierto de Ma&oacute;n. Lo cual como Sa&uacute;l oy&oacute;, sigui&oacute; &aacute; David al desierto de Ma&oacute;n.26. Y Sa&uacute;l iba por el un lado del monte, y David con los suyos por el otro lado del monte: y d&aacute;base priesa David para ir delante de Sa&uacute;l; mas Sa&uacute;l y los suyos hab&iacute;an encerrado &aacute; David y &aacute; su gente para tomarlos.27. Entonces vino un mensajero &aacute; Sa&uacute;l, diciendo: Ven luego, porque los Filisteos han hecho una irrupci&oacute;n en el pa&iacute;s.28. Volvi&oacute;se por tanto Sa&uacute;l de perseguir &aacute; David, y parti&oacute; contra los Filisteos. Por esta causa pusieron &aacute; aquel lugar por nombre Sela-hammah-lecoth.29. ENTONCES David subi&oacute; de all&iacute;, y habit&oacute; en los parajes fuertes en Engaddi.</p><a name="1_Samuel_24"></a><h2>1 Samuel 24</h2><p>1. Y como Sa&uacute;l volvi&oacute; de los Filisteos, di&eacute;ronle aviso diciendo: He aqu&iacute; que David est&aacute; en el desierto de Engaddi.2. Y tomando Sa&uacute;l tres mil hombres escogidos de todo Israel, fu&eacute; en busca de David y de los suyos, por las cumbres de los pe&ntilde;ascos de las cabras monteses.3. Y como lleg&oacute; &aacute; una majada de ovejas en el camino, donde hab&iacute;a una cueva, entr&oacute; Sa&uacute;l en ella &aacute; cubrir sus pies: y David y los suyos estaban &aacute; los lados de la cueva.4. Entonces los de David le dijeron: He aqu&iacute; el d&iacute;a que te ha dicho Jehov&aacute;: He aqu&iacute; que entreg&oacute; tu enemigo en tus manos, y har&aacute;s con &eacute;l como te pareciere. Y levant&oacute;se David, y calladamente cort&oacute; la orilla del manto de Sa&uacute;l.5. Despu&eacute;s de lo cual el coraz&oacute;n de David le golpeaba, porque hab&iacute;a cortado la orilla del manto de Sa&uacute;l.6. Y dijo &aacute; los suyos: Jehov&aacute; me guarde de hacer tal cosa contra mi se&ntilde;or, el ungido de Jehov&aacute;, que yo extienda mi mano contra &eacute;l; porque es el ungido de Jehov&aacute;.7. As&iacute; quebrant&oacute; David &aacute; los suyos con palabras, y no les permiti&oacute; que se levantasen contra Sa&uacute;l. Y Sa&uacute;l, saliendo de la cueva, fu&eacute;se su camino.8. Tambi&eacute;n David se levant&oacute; despu&eacute;s, y saliendo de la cueva di&oacute; voces &aacute; las espaldas de Sa&uacute;l, diciendo: &iexcl;Mi se&ntilde;or el rey! Y como Sa&uacute;l mir&oacute; atr&aacute;s, David inclin&oacute; su rotro &aacute; tierra, &eacute; hizo reverencia.9. Y dijo David &aacute; Sa&uacute;l: &iquest;Por qu&eacute; oyes las palabras de los que dicen: Mira que David procura tu mal?10. He aqu&iacute; han visto hoy tus ojos como Jehov&aacute; te ha puesto hoy en mis manos en la cueva: y dijeron que te matase, mas te perdon&eacute;, porque dije: No extender&eacute; mi mano contra mi se&ntilde;or, porque ungido es de Jehov&aacute;.11. Y mira, padre m&iacute;o, mira a&uacute;n la orilla de tu manto en mi mano: porque yo cort&eacute; la orilla de tu manto, y no te mat&eacute;. Conoce pues y ve que no hay mal ni traici&oacute;n en mi mano, ni he pecado contra ti; con todo, t&uacute; andas &aacute; caza de mi vida para quit&aacute;rmela.12. Juzgue Jehov&aacute; entre m&iacute; y ti, y v&eacute;ngueme de ti Jehov&aacute;: empero mi mano no ser&aacute; contra ti.13. Como dice el proverbio de los antiguos: De los imp&iacute;os saldr&aacute; la impiedad: as&iacute; que mi mano no ser&aacute; contra ti.14. &iquest;Tras qui&eacute;n ha salido el rey de Israel? &iquest;&aacute; qui&eacute;n persigues? &iquest;&aacute; un perro muerto? &iquest;&aacute; una pulga?15. Jehov&aacute; pues ser&aacute; juez, y &eacute;l juzgar&aacute; entre m&iacute; y ti. El vea, y sustente mi causa, y me defienda de tu mano.16. Y aconteci&oacute; que, como David acab&oacute; de decir estas palabras &aacute; Sa&uacute;l, Sa&uacute;l dijo: &iquest;No es esta la voz tuya, hijo m&iacute;o David? Y alzando Sa&uacute;l su voz llor&oacute;.17. Y dijo &aacute; David: M&aacute;s justo eres t&uacute; que yo, que me has pagado con bien, habi&eacute;ndote yo pagado con mal.18. T&uacute; has mostrado hoy que has hecho conmigo bien; pues no me has muerto, habi&eacute;ndome Jehov&aacute; puesto en tus manos.19. Porque &iquest;qui&eacute;n hallar&aacute; &aacute; su enemigo, y lo dejar&aacute; ir sano y salvo? Jehov&aacute; te pague con bien por lo que en este d&iacute;a has hecho conmigo.20. Y ahora, como yo entiendo que t&uacute; has de reinar, y que el reino de Israel ha de ser en tu mano firme y estable,21. J&uacute;rame pues ahora por Jehov&aacute;, que no cortar&aacute;s mi simiente despu&eacute;s de m&iacute;, ni raer&aacute;s mi nombre de la casa de mi padre.22. Entonces David jur&oacute; &aacute; Sa&uacute;l. Y fu&eacute;se Sa&uacute;l &aacute; su casa, y David y los suyos se subieron al sitio fuerte.</p><a name="1_Samuel_25"></a><h2>1 Samuel 25</h2><p>1. Y MURIO Samuel, y junt&oacute;se todo Israel, y lo lloraron, y lo sepultaron en su casa en Rama. Y levant&oacute;se David, y se fu&eacute; al desierto de Par&aacute;n.2. Y en Ma&oacute;n hab&iacute;a un hombre que ten&iacute;a su hacienda en el Carmelo, el cual era muy rico, que ten&iacute;a tres mil ovejas y mil cabras. Y aconteci&oacute; hallarse esquilando sus ovejas en el Carmelo.3. El nombre de aquel var&oacute;n era Nabal, y el nombre de su mujer, Abigail. Y era aquella mujer de buen entendimiento y de buena gracia; mas el hombre era duro y de malos hechos; y era del linaje de Caleb.4. Y oy&oacute; David en el desierto que Nabal esquilaba sus ovejas.5. Entonces envi&oacute; David diez criados, y d&iacute;joles: Subid al Carmelo, &eacute; id &aacute; Nabal, y saludadle en mi nombre.6. Y decidle as&iacute;: Que vivas y sea paz &aacute; ti, y paz &aacute; tu familia, y paz &aacute; todo cuanto tienes.7. Ha poco supe que tienes esquiladores. Ahora, &aacute; los pastores tuyos que han estado con nosotros, nunca les hicimos fuerza, ni les falt&oacute; algo en todo el tiempo que han estado en el Carmelo.8. Pregunta &aacute; tus criados, que ellos te lo dir&aacute;n. Hallen por tanto estos criados gracia en tus ojos, pues que venimos en buen d&iacute;a: ru&eacute;gote que des lo que tuvieres &aacute; mano &aacute; tus siervos, y &aacute; tu hijo David.9. Y como llegaron los criados de David, dijeron &aacute; Nabal todas estas palabras en nombre de David, y callaron.10. Y Nabal respondi&oacute; &aacute; los criados de David, y dijo: &iquest;Qui&eacute;n es David? &iquest;y qui&eacute;n es el hijo de Isa&iacute;? Muchos siervos hay hoy que se huyen de sus se&ntilde;ores.11. &iquest;He de tomar yo ahora mi pan, mi agua, y mi v&iacute;ctima que he preparado para mis esquiladores, y la dar&eacute; &aacute; hombres que no s&eacute; de d&oacute;nde son?12. Y torn&aacute;ndose los criados de David, volvi&eacute;ronse por su camino, y vinieron y dijeron &aacute; David todas estas palabras.13. Entonces David dijo &aacute; sus hombres: C&iacute;&ntilde;ase cada uno su espada. Y ci&ntilde;&oacute;se cada uno su espada: tambi&eacute;n David ci&ntilde;&oacute; su espada; y subieron tras David como cuatrocientos hombres, y dejaron doscientos con el bagaje.14. Y uno de los criados di&oacute; aviso &aacute; Abigail mujer de Nabal, diciendo: He aqu&iacute; David envi&oacute; mensajeros del desierto que saludasen &aacute; nuestro amo, y &eacute;l los ha zaherido.15. Mas aquellos hombres nos han sido muy buenos, y nunca nos han hecho fuerza, ni ninguna cosa nos ha faltado en todo el tiempo que hemos conversado con ellos, mientras hemos estado en el campo.16. Hannos sido por muro de d&iacute;a y de noche, todos los d&iacute;as que hemos estado con ellos apacentando las ovejas.17. Ahora pues, entiende y mira lo que has de hacer, porque el mal est&aacute; del todo resuelto contra nuestro amo y contra toda su casa: pues &eacute;l es un hombre tan malo, que no hay quien pueda hablarle.18. Entonces Abigail tom&oacute; luego doscientos panes, y dos cueros de vino, y cinco ovejas guisadas, y cinco medidas de grano tostado, y cien hilos de uvas pasas, y doscientos panes de higos secos, y carg&oacute;lo en asnos;19. Y dijo &aacute; sus criados: Id delante de m&iacute;, que yo os seguir&eacute; luego. Y nada declar&oacute; &aacute; su marido Nabal.20. Y sent&aacute;ndose sobre un asno descendi&oacute; por una parte secreta del monte, y he aqu&iacute; David y los suyos que ven&iacute;an frente &aacute; ella, y ella les fu&eacute; al encuentro.21. Y David hab&iacute;a dicho: Ciertamente en vano he guardado todo lo que &eacute;ste tiene en el desierto, sin que nada le haya faltado de todo cuanto es suyo; y &eacute;l me ha vuelto mal por bien.22. As&iacute; haga Dios, y as&iacute; a&ntilde;ada &aacute; los enemigos de David, que de aqu&iacute; &aacute; ma&ntilde;ana no tengo de dejar de todo lo que fuere suyo ni aun meante &aacute; la pared.23. Y como Abigail vi&oacute; &aacute; David, ape&oacute;se prestamente del asno, y postr&aacute;ndose delante de David sobre su rostro, inclin&oacute;se &aacute; tierra;24. Y ech&oacute;se &aacute; sus pies, y dijo: Se&ntilde;or m&iacute;o, sobre m&iacute; sea el pecado; mas ru&eacute;gote hable tu sierva en tus o&iacute;dos, y oye las palabras de tu sierva.25. No ponga ahora mi se&ntilde;or su coraz&oacute;n &aacute; aquel hombre brusco, &aacute; Nabal; porque conforme &aacute; su nombre, as&iacute; es. El se llama Nabal, y la locura est&aacute; con &eacute;l: mas yo tu sierva no vi los criados de mi se&ntilde;or, los cuales t&uacute; enviaste.26. Ahora pues, se&ntilde;or m&iacute;o, vive Jehov&aacute; y vive tu alma, que Jehov&aacute; te ha estorbado que vinieses &aacute; derramar sangre, y vengarte por tu propia mano. Sean pues como Nabal tus enemigos, y todos los que procuran mal contra mi se&ntilde;or.27. Y ahora esta bendici&oacute;n que tu sierva ha tra&iacute;do &aacute; mi se&ntilde;or, d&eacute;se &aacute; los criados que siguen &aacute; mi se&ntilde;or.28. Y yo te ruego que perdones &aacute; tu sierva esta ofensa; pues Jehov&aacute; de cierto har&aacute; casa firme &aacute; mi se&ntilde;or, por cuanto mi se&ntilde;or hace las guerras de Jehov&aacute;, y mal no se ha hallado en ti en tus d&iacute;as.29. Bien que alguien se haya levantado &aacute; perseguirte y atentar &aacute; tu vida, con todo, el alma de mi se&ntilde;or ser&aacute; ligada en el haz de los que viven con Jehov&aacute; Dios tuyo, y &eacute;l arrojar&aacute; el alma de tus enemigos como de en medio de la palma de una honda.30. Y acontecer&aacute; que cuando Jehov&aacute; hiciere con mi se&ntilde;or conforme &aacute; todo el bien que ha hablado de ti, y te mandare que seas caudillo sobre Israel,31. Entonces, se&ntilde;or m&iacute;o, no te ser&aacute; esto en tropiezo y turbaci&oacute;n de coraz&oacute;n, el que hayas derramado sangre sin causa, &oacute; que mi se&ntilde;or se haya vengado por s&iacute; mismo. Gu&aacute;rdese pues mi se&ntilde;or, y cuando Jehov&aacute; hiciere bien &aacute; mi se&ntilde;or, acu&eacute;rdate de tu sierva.32. Y dijo David &aacute; Abigail: Bendito sea Jehov&aacute; Dios de Israel, que te envi&oacute; para que hoy me encontrases;33. Y bendito sea tu razonamiento, y bendita t&uacute;, que me has estorbado hoy el ir &aacute; derramar sangre, y &aacute; vengarme por mi propia mano:34. Porque, vive Jehov&aacute; Dios de Israel que me ha defendido de hacerte mal, que si no te hubieras dado priesa en venirme al encuentro, de aqu&iacute; &aacute; ma&ntilde;ana no le quedara &aacute; Nabal meante &aacute; la pared.35. Y recibi&oacute; David de su mano lo que le hab&iacute;a tra&iacute;do, y d&iacute;jole: Sube en paz &aacute; tu casa, y mira que he o&iacute;do tu voz, y ten&iacute;dote respeto.36. Y Abigail se vino &aacute; Nabal, y he aqu&iacute; que &eacute;l ten&iacute;a banquete en su casa como banquete de rey: y el coraz&oacute;n de Nabal estaba alegre en &eacute;l, y estaba muy borracho; por lo que ella no le declar&oacute; poco ni mucho, hasta que vino el d&iacute;a siguiente.37. Pero &aacute; la ma&ntilde;ana, cuando el vino hab&iacute;a salido de Nabal, refiri&oacute;le su mujer aquestas cosas; y se le amorteci&oacute; el coraz&oacute;n, y qued&oacute;se como piedra.38. Y pasados diez d&iacute;as Jehov&aacute; hiri&oacute; &aacute; Nabal, y muri&oacute;.39. Y luego que David oy&oacute; que Nabal era muerto, dijo: Bendito sea Jehov&aacute; que juzg&oacute; la causa de mi afrenta recibida de la mano de Nabal, y ha preservado del mal &aacute; su siervo; y Jehov&aacute; ha tornado la malicia de Nabal sobre su propia cabeza. Despu&eacute;s envi&oacute; David &aacute; hablar &aacute; Abigail, para tomarla por su mujer.40. Y los criados de David vinieron &aacute; Abigail en el Carmelo, y hablaron con ella, diciendo: David nos ha enviado &aacute; ti, para tomarte por su mujer.41. Y ella se levant&oacute;, &eacute; inclin&oacute; su rostro &aacute; tierra, diciendo: He aqu&iacute; tu sierva, para que sea sierva que lave los pies de los siervos de mi se&ntilde;or.42. Y levant&aacute;ndose luego Abigail con cinco mozas que la segu&iacute;an, mont&oacute;se en un asno, y sigui&oacute; los mensajeros de David, y fu&eacute; su mujer.43. Tambi&eacute;n tom&oacute; David &aacute; Ahinoam de Jezreel, y ambas &aacute; dos fueron sus mujeres.44. Porque Sa&uacute;l hab&iacute;a dado su hija Mich&acirc;l mujer de David, &aacute; Palti hijo de Lais, que era de Gallim.</p><a name="1_Samuel_26"></a><h2>1 Samuel 26</h2><p>1. Y VINIERON los Zipheos &aacute; Sa&uacute;l en Gabaa, diciendo: &iquest;No est&aacute; David escondido en el collado de Hach&icirc;la delante del desierto?2. Sa&uacute;l entonces se levant&oacute;, y descendi&oacute; al desierto de Ziph, llevando consigo tres mil hombres escogidos de Israel, para buscar &aacute; David en el desierto de Ziph.3. Y asent&oacute; Sa&uacute;l el campo en el collado de Hach&icirc;la, que est&aacute; delante del desierto junto al camino. Y estaba David en el desierto, y entendi&oacute; que Sa&uacute;l le segu&iacute;a en el desierto.4. David por tanto envi&oacute; esp&iacute;as, y entendi&oacute; por cierto que Sa&uacute;l hab&iacute;a venido.5. Y levant&oacute;se David, y vino al sitio donde Sa&uacute;l hab&iacute;a asentado el campo; y mir&oacute; David el lugar donde dorm&iacute;a Sa&uacute;l, y Abner hijo de Ner, general de su ej&eacute;rcito. Y estaba Sa&uacute;l durmiendo en la trinchera, y el pueblo por el campo en derredor de &eacute;l.6. Entonces habl&oacute; David, y requiri&oacute; &aacute; Ahimelech Hetheo, y &aacute; Abisai hijo de Sarvia, hermano de Joab, diciendo: &iquest;Qui&eacute;n descender&aacute; conmigo &aacute; Sa&uacute;l al campo: Y dijo Abisai: Yo descender&eacute; contigo.7. David pues y Abisai vinieron al pueblo de noche: y he aqu&iacute; Sa&uacute;l que estaba tendido durmiendo en la trinchera, y su lanza hincada en tierra &aacute; su cabecera; y Abner y el pueblo estaban alrededor de &eacute;l tendidos.8. Entonces dijo Abisai &aacute; David: Hoy ha Dios entregado &aacute; tu enemigo en tus manos: ahora pues, herir&eacute;lo luego con la lanza, cosi&eacute;ndole con la tierra de un golpe, y no segundar&eacute;.9. Y David respondi&oacute; &aacute; Abisai: No le mates: porque &iquest;qui&eacute;n extender&aacute; su mano contra el ungido de Jehov&aacute;, y ser&aacute; inocente?10. Dijo adem&aacute;s David: Vive Jehov&aacute;, que si Jehov&aacute; no lo hiriere, &oacute; que su d&iacute;a llegue para que muera, &oacute; que descendiendo en batalla perezca,11. Guardeme Jehov&aacute; de extender mi mano contra el ungido de Jehov&aacute;; empero toma ahora la lanza que est&aacute; &aacute; su cabecera, y la botija del agua, y v&aacute;monos.12. Llev&oacute;se pues David la lanza y la botija de agua de la cabecera de Sa&uacute;l, y fu&eacute;ronse; que no hubo nadie que viese, ni entendiese, ni velase, pues todos dorm&iacute;an: porque un profundo sue&ntilde;o enviado de Jehov&aacute; hab&iacute;a ca&iacute;do sobre ellos.13. Y pasando David de la otra parte, p&uacute;sose desviado en la cumbre del monte, habiendo grande distancia entre ellos;14. Y di&oacute; voces David al pueblo, y &aacute; Abner hijo de Ner, diciendo: &iquest;No respondes, Abner? Entonces Abner respondi&oacute; y dijo: &iquest;Qui&eacute;n eres t&uacute; que das voces al rey?15. Y dijo David &aacute; Abner: &iquest;No eres var&oacute;n t&uacute;? &iquest;y qui&eacute;n hay como t&uacute; en Israel? &iquest;por qu&eacute; pues no has guardado al rey tu se&ntilde;or? que ha entrado uno del pueblo &aacute; matar &aacute; tu se&ntilde;or el rey.16. Esto que has hecho, no est&aacute; bien. Vive Jehov&aacute;, que sois dignos de muerte, que no hab&eacute;is guardado &aacute; vuestro se&ntilde;or, al ungido de Jehov&aacute;. Mira pues ahora d&oacute;nde est&aacute; la lanza del rey, y la botija del agua que estaba &aacute; su cabecera.17. Y conociendo Sa&uacute;l la voz de David, dijo: &iquest;No es esta tu voz, hijo m&iacute;o David? Y David respondi&oacute;: Mi voz es, rey se&ntilde;or m&iacute;o.18. Y dijo: &iquest;Por qu&eacute; persigue as&iacute; mi se&ntilde;or &aacute; su siervo? &iquest;qu&eacute; he hecho? &iquest;qu&eacute; mal hay en mi mano?19. Ruego pues, que el rey mi se&ntilde;or oiga ahora las palabras de su siervo. Si Jehov&aacute; te incita contra m&iacute;, acepte un sacrificio: mas si fueren hijos de hombres, malditos ellos en presencia de Jehov&aacute;, que me han echado hoy para que no me junte en la heredad de Jehov&aacute;, diciendo: Ve y sirve &aacute; dioses ajenos.20. No caiga pues ahora mi sangre en tierra delante de Jehov&aacute;: porque ha salido el rey de Israel &aacute; buscar una pulga, as&iacute; como quien persigue una perdiz por los montes.21. Entonces dijo Sa&uacute;l: He pecado: vu&eacute;lvete, hijo m&iacute;o David, que ning&uacute;n mal te har&eacute; m&aacute;s, pues que mi vida ha sido estimada hoy en tus ojos. He aqu&iacute;, yo he hecho neciamente, y he errado en gran manera.22. Y David respondi&oacute;, y dijo: He aqu&iacute; la lanza del rey; pase ac&aacute; uno de los criados, y t&oacute;mela.23. Y Jehov&aacute; pague &aacute; cada uno su justicia y su lealtad: que Jehov&aacute; te hab&iacute;a entregado hoy en mi mano, mas yo no quise extender mi mano sobre el ungido de Jehov&aacute;.24. Y he aqu&iacute;, como tu vida ha sido estimada hoy en mis ojos, as&iacute; sea mi vida estimada en los ojos de Jehov&aacute;, y me libre de toda aflicci&oacute;n.25. Y Sa&uacute;l dijo &aacute; David: Bendito eres t&uacute;, hijo m&iacute;o David; sin duda ejecutar&aacute;s t&uacute; grandes empresas, y prevalecer&aacute;s. Entonces David se fu&eacute; su camino, y Sa&uacute;l se volvi&oacute; &aacute; su lugar.</p><a name="1_Samuel_27"></a><h2>1 Samuel 27</h2><p>1. Y DIJO David en su coraz&oacute;n: Al fin ser&eacute; muerto alg&uacute;n d&iacute;a por la mano de Sa&uacute;l: nada por tanto me ser&aacute; mejor que fugarme &aacute; la tierra de los Filisteos, para que Sa&uacute;l se deje de m&iacute;, y no me ande buscando m&aacute;s por todos los t&eacute;rminos de Israel, y as&iacute; me escapar&eacute; de sus manos.2. Levant&oacute;se pues David, y con los seiscientos hombres que ten&iacute;a consigo pas&oacute;se &aacute; Ach&icirc;s hijo de Maoch, rey de Gath.3. Y mor&oacute; David con Ach&icirc;s en Gath, &eacute;l y los suyos, cada uno con su familia: David con sus dos mujeres, Ahinoam Jezreelita, y Abigail, la que fu&eacute; mujer de Nabal el del Carmelo.4. Y vino la nueva &aacute; Sa&uacute;l que David se hab&iacute;a hu&iacute;do &aacute; Gath, y no lo busc&oacute; m&aacute;s.5. Y David dijo &aacute; Ach&icirc;s: Si he hallado ahora gracia en tus ojos, s&eacute;ame dado lugar en algunas de las ciudades de la tierra, donde habite: porque &iquest;ha de morar tu siervo contigo en la ciudad real?6. Y Ach&icirc;s le di&oacute; aquel d&iacute;a &aacute; Siclag. De aqu&iacute; fu&eacute; Siclag de los reyes de Jud&aacute; hasta hoy.7. Y fu&eacute; el n&uacute;mero de los d&iacute;as que David habit&oacute; en la tierra de los Filisteos, cuatro meses y algunos d&iacute;as.8. Y sub&iacute;a David con los suyos, y hac&iacute;an entradas en los Gesureos, y en los Gerzeos, y en los Amalecitas: porque estos habitaban de largo tiempo la tierra, desde como se va &aacute; Shur hasta la tierra de Egipto.9. Y her&iacute;a David el pa&iacute;s, y no dejaba &aacute; vida hombre ni mujer: y llev&aacute;base las ovejas y las vacas y los asnos y los camellos y las ropas; y volv&iacute;a, y ven&iacute;ase &aacute; Ach&icirc;s.10. Y dec&iacute;a Ach&icirc;s: &iquest;D&oacute;nde hab&eacute;is corrido hoy? Y David dec&iacute;a: Al mediod&iacute;a de Jud&aacute;, y al mediod&iacute;a de Jerameel, &oacute; contra el mediod&iacute;a de Ceni.11. Ni hombre ni mujer dejaba &aacute; vida David, que viniese &aacute; Gath; diciendo: Porque no den aviso de nosotros, diciendo: Esto hizo David. Y esta era su costumbre todo el tiempo que mor&oacute; en tierra de los Filisteos.12. Y Ach&icirc;s cre&iacute;a &aacute; David, diciendo as&iacute;: El se hace abominable en su pueblo de Israel, y ser&aacute; siempre mi siervo.</p><a name="1_Samuel_28"></a><h2>1 Samuel 28</h2><p>1. Y ACONTECIO que en aquellos d&iacute;as los Filisteos juntaron sus campos para pelear contra Israel. Y dijo Ach&icirc;s &aacute; David: Sabe de cierto que has de salir conmigo &aacute; campa&ntilde;a, t&uacute; y los tuyos.2. Y David respondi&oacute; &aacute; Ach&icirc;s: Sabr&aacute;s pues lo que har&aacute; tu siervo. Y Ach&icirc;s dijo &aacute; David: Por tanto te har&eacute; guarda de mi cabeza todos los d&iacute;as.3. Ya Samuel era muerto, y todo Israel lo hab&iacute;a lamentado, y hab&iacute;anle sepultado en Rama, en su ciudad. Y Sa&uacute;l hab&iacute;a echado de la tierra los encantadores y adivinos.4. Pues como los Filisteos se juntaron, vinieron y asentaron campo en Sunam: y Sa&uacute;l junt&oacute; &aacute; todo Israel, y asentaron campo en Gilboa.5. Y cuando vi&oacute; Sa&uacute;l el campo de los Filisteos, temi&oacute;, y turb&oacute;se su coraz&oacute;n en gran manera.6. Y consult&oacute; Sa&uacute;l &aacute; Jehov&aacute;; pero Jehov&aacute; no le respondi&oacute;, ni por sue&ntilde;os, ni por Urim, ni por profetas.7. Entonces Sa&uacute;l dijo &aacute; sus criados: Buscadme una mujer que tenga esp&iacute;ritu de pyth&oacute;n, para que yo vaya &aacute; ella, y por medio de ella pregunte. Y sus criados le respondieron: He aqu&iacute; hay una mujer en Endor que tiene esp&iacute;ritu de pyth&oacute;n.8. Y disfraz&oacute;se Sa&uacute;l, y p&uacute;sose otros vestidos, y fu&eacute;se con dos hombres, y vinieron &aacute; aquella mujer de noche; y &eacute;l dijo: Yo te ruego que me adivines por el esp&iacute;ritu de pyth&oacute;n, y me hagas subir &aacute; quien yo te dijere.9. Y la mujer le dijo: He aqu&iacute; t&uacute; sabes lo que Sa&uacute;l ha hecho, c&oacute;mo ha separado de la tierra los pythones y los adivinos: &iquest;por qu&eacute; pues pones tropiezo &aacute; mi vida, para hacerme matar?10. Entoces Sa&uacute;l le jur&oacute; por Jehov&aacute;, diciendo: Vive Jehov&aacute;, que ning&uacute;n mal te vendr&aacute; por esto.11. La mujer entonces dijo: &iquest;A qui&eacute;n te har&eacute; venir? Y &eacute;l respondi&oacute;: Hazme venir &aacute; Samuel.12. Y viendo la mujer &aacute; Samuel, clam&oacute; en alta voz, y habl&oacute; aquella mujer &aacute; Sa&uacute;l, diciendo:13. &iquest;Por qu&eacute; me has enga&ntilde;ado? que t&uacute; eres Sa&uacute;l. Y el rey le dijo: No temas: &iquest;qu&eacute; has visto? Y la mujer respondi&oacute; &aacute; Sa&uacute;l: He visto dioses que suben de la tierra.14. Y &eacute;l le dijo: &iquest;Cu&aacute;l es su forma? Y ella respondi&oacute;: Un hombre anciano viene, cubierto de un manto. Sa&uacute;l entonces entendi&oacute; que era Samuel, y humillando el rostro &aacute; tierra, hizo gran reverencia.15. Y Samuel dijo &aacute; Sa&uacute;l: &iquest;Por qu&eacute; me has inquietado haci&eacute;ndome venir? Y Sa&uacute;l respondi&oacute;: Estoy muy congojado; pues los Filisteos pelean contra m&iacute;, y Dios se ha apartado de m&iacute;, y no me responde m&aacute;s, ni por mano de profetas, ni por sue&ntilde;os: por esto te he llamado, para que me declares qu&eacute; tengo de hacer.16. Entonces Samuel dijo: &iquest;Y para qu&eacute; me preguntas &aacute; m&iacute;, habi&eacute;ndose apartado de ti Jehov&aacute;, y es tu enemigo?17. Jehov&aacute; pues ha hecho como habl&oacute; por medio de m&iacute;; pues ha cortado Jehov&aacute; el reino de tu mano, y lo ha dado &aacute; tu compa&ntilde;ero David.18. Como t&uacute; no obedeciste &aacute; la voz de Jehov&aacute;, ni cumpliste el furor de su ira sobre Amalec, por eso Jehov&aacute; te ha hecho esto hoy.19. Y Jehov&aacute; entregar&aacute; &aacute; Israel tambi&eacute;n contigo en manos de los Filisteos: y ma&ntilde;ana ser&eacute;is conmigo, t&uacute; y tus hijos: y aun el campo de Israel entregar&aacute; Jehov&aacute; en manos de los Filisteos.20. En aquel punto cay&oacute; Sa&uacute;l en tierra cuan grande era, y tuvo gran temor por las palabras de Samuel; que no qued&oacute; en &eacute;l esfuerzo ninguno, porque en todo aquel d&iacute;a y aquella noche no hab&iacute;a comido pan.21. Entonces la mujer vino &aacute; Sa&uacute;l, y vi&eacute;ndole en grande manera turbado, d&iacute;jole: He aqu&iacute; que tu criada ha obedecido &aacute; tu voz, y he puesto mi vida en mi mano, y he o&iacute;do las palabras que t&uacute; me has dicho.22. Ru&eacute;gote pues, que t&uacute; tambi&eacute;n oigas la voz de tu sierva: pondr&eacute; yo delante de ti un bocado de pan que comas, para que te corrobores, y vayas tu camino.23. Y &eacute;l lo rehus&oacute;, diciendo: No comer&eacute;. Mas sus criados juntamente con la mujer le constri&ntilde;eron, y &eacute;l los obedeci&oacute;. Levant&oacute;se pues del suelo, y sent&oacute;se sobre una cama.24. Y aquella mujer ten&iacute;a en su casa un ternero grueso, el cual mat&oacute; luego; y tom&oacute; harina y amas&oacute;la, y coci&oacute; de ella panes sin levadura.25. Y lo trajo delante de Sa&uacute;l y de sus criados; y luego que hubieron comido, se levantaron, y partieron aquella noche.</p><a name="1_Samuel_29"></a><h2>1 Samuel 29</h2><p>1. Y LOS Filisteos juntaron todos sus campos en Aphec; &eacute; Israel puso su campo junto &aacute; la fuente que est&aacute; en Jezreel.2. Y reconociendo los pr&iacute;ncipes de los Filisteos sus compa&ntilde;&iacute;as de &aacute; ciento y de &aacute; mil hombres, David y los suyos iban en los postreros con Ach&icirc;s.3. Y dijeron los pr&iacute;ncipes de los Filisteos: &iquest;Qu&eacute; hacen aqu&iacute; estos Hebreos? Y Ach&icirc;s respondi&oacute; &aacute; los pr&iacute;ncipes de los Filisteos: &iquest;No es &eacute;ste David, el siervo de Sa&uacute;l rey de Israel, que ha estado conmigo algunos d&iacute;as &oacute; algunos a&ntilde;os, y no he hallado cosa en &eacute;l desde el d&iacute;a que se pas&oacute; &aacute; m&iacute; hasta hoy?4. Entonces los pr&iacute;ncipes de los Filisteos se enojaron contra &eacute;l, y dij&eacute;ronle: Env&iacute;a &aacute; este hombre, que se vuelva al lugar que le se&ntilde;alaste, y no venga con nosotros &aacute; la batalla, no sea que en la batalla se nos vuelva enemigo: porque &iquest;con qu&eacute; cosa volver&iacute;a mejor &aacute; la gracia de su se&ntilde;or que con las cabezas de estos hombres?5. &iquest;No es este David de quien cantaba en los corros, diciendo: Sa&uacute;l hiri&oacute; sus miles, Y David sus diez miles?6. Y Ach&icirc;s llam&oacute; &aacute; David, y d&iacute;jole: Vive Jehov&aacute;, que t&uacute; has sido recto, y que me ha parecido bien tu salida y entrada en el campo conmigo, y que ninguna cosa mala he hallado en ti desde el d&iacute;a que viniste &aacute; m&iacute; hasta hoy: mas en los ojos de los pr&iacute;ncipes no agradas.7. Vu&eacute;lvete pues, y vete en paz; y no hagas lo malo en los ojos de los pr&iacute;ncipes de los Filisteos.8. Y David respondi&oacute; &aacute; Ach&icirc;s: &iquest;Qu&eacute; he hecho? &iquest;qu&eacute; has hallado en tu siervo desde el d&iacute;a que estoy contigo hasta hoy, para que yo no vaya y pelee contra los enemigos de mi se&ntilde;or el rey?9. Y Ach&icirc;s respondi&oacute; &aacute; David, y dijo: Yo s&eacute; que t&uacute; eres bueno en mis ojos, como un &aacute;ngel de Dios; mas los pr&iacute;ncipes de los Filisteos han dicho: No venga con nosotros &aacute; la batalla.10. Lev&aacute;ntate pues de ma&ntilde;ana, t&uacute; y los siervos de tu se&ntilde;or que han venido contigo; y levant&aacute;ndoos de ma&ntilde;ana, luego al amanecer part&iacute;os.11. Y levant&oacute;se David de ma&ntilde;ana, &eacute;l y los suyos, para irse y volverse &aacute; la tierra de los Filisteos; y los Filisteos fueron &aacute; Jezreel.</p><a name="1_Samuel_30"></a><h2>1 Samuel 30</h2><p>1. Y CUANDO David y los suyos vinieron &aacute; Siclag el tercer d&iacute;a, los de Amalec hab&iacute;an invadido el mediod&iacute;a y &aacute; Siclag, y hab&iacute;an desolado &aacute; Siclag, y pu&eacute;stola &aacute; fuego.2. Y hab&iacute;anse llevado cautivas &aacute; las mujeres que estaban en ella, desde el menor hasta el mayor; mas &aacute; nadie hab&iacute;an muerto, sino llevado, &eacute; &iacute;dose su camino.3. Vino pues David con los suyos &aacute; la ciudad, y he aqu&iacute; que estaba quemada &aacute; fuego, y sus mujeres y sus hijos &eacute; hijas llevadas cautivas.4. Entonces David y la gente que con &eacute;l estaba, alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.5. Las dos mujeres de David, Ahinoam Jezreelita y Abigail la que fu&eacute; mujer de Nabal del Carmelo, tambi&eacute;n eran cautivas.6. Y David fu&eacute; muy angustiado, porque el pueblo hablaba de apedrearlo; porque todo el pueblo estaba con &aacute;nimo amargo, cada uno por sus hijos y por sus hijas: mas David se esforz&oacute; en Jehov&aacute; su Dios.7. Y dijo David al sacerdote Abiathar hijo de Ahimelech: Yo te ruego que me acerques el ephod. Y Abiathar acerc&oacute; el ephod &aacute; David.8. Y David consult&oacute; &aacute; Jehov&aacute;, diciendo: &iquest;Seguir&eacute; esta tropa? &iquest;podr&eacute;la alcanzar? Y &eacute;l le dijo: S&iacute;guela que de cierto la alcanzar&aacute;s, y sin falta librar&aacute;s la presa.9. Parti&oacute;se pues David, &eacute;l y los seiscientos hombres que con &eacute;l estaban, y vinieron hasta el torrente de Besor, donde se quedaron algunos.10. Y David sigui&oacute; el alcance con cuatrocientos hombres; porque se quedaron atr&aacute;s doscientos, que cansados no pudieron pasar el torrente de Besor.11. Y hallaron en el campo un hombre Egipcio, el cual trajeron &aacute; David, y di&eacute;ronle pan que comiese, y &aacute; beber agua;12. Di&eacute;ronle tambi&eacute;n un pedazo de masa de higos secos, y dos hilos de pasas. Y luego que comi&oacute;, volvi&oacute; en &eacute;l su esp&iacute;ritu; porque no hab&iacute;a comido pan ni bebido agua en tres d&iacute;as y tres noches.13. Y d&iacute;jole David: &iquest;De qui&eacute;n eres t&uacute;? &iquest;y de d&oacute;nde eres? Y respondi&oacute; el mozo Egipcio: Yo soy siervo de un Amalecita, y dej&oacute;me mi amo hoy ha tres d&iacute;as, porque estaba enfermo;14. Pues hicimos una incursi&oacute;n &aacute; la parte del mediod&iacute;a de Cerethi, y &aacute; Jud&aacute;, y al mediod&iacute;a de Caleb; y pusimos fuego &aacute; Siclag.15. Y d&iacute;jole David: &iquest;Me llevar&aacute;s t&uacute; &aacute; esa tropa? Y &eacute;l dijo: Hazme juramento por Dios que no me matar&aacute;s, ni me entregar&aacute;s en las manos de mi amo, y yo te llevar&eacute; &aacute; esa gente.16. Llev&oacute;lo pues: y he aqu&iacute; que estaban derramados sobre la haz de toda aquella tierra, comiendo y bebiendo y haciendo fiesta, por toda aquella gran presa que hab&iacute;an tomado de la tierra de los Filisteos, y de la tierra de Jud&aacute;.17. E hiri&oacute;los David desde aquella ma&ntilde;ana hasta la tarde del d&iacute;a siguiente: y no escap&oacute; de ellos ninguno, sino cuatrocientos mancebos, que hab&iacute;an subido en camellos y huyeron.18. Y libr&oacute; David todo lo que los Amalecitas hab&iacute;an tomado: y asimismo libert&oacute; David &aacute; sus dos mujeres.19. Y no les falt&oacute; cosa chica ni grande, as&iacute; de hijos como de hijas, del robo, y de todas las cosas que les hab&iacute;an tomado: todo lo recobr&oacute; David.20. Tom&oacute; tambi&eacute;n David todas las ovejas y ganados mayores; y tray&eacute;ndolo todo delante, dec&iacute;an: Esta es la presa de David.21. Y vino David &aacute; los doscientos hombres que hab&iacute;an quedado cansados y no hab&iacute;an podido seguir &aacute; David, &aacute; los cuales hab&iacute;an hecho quedar en el torrente de Besor; y ellos salieron &aacute; recibir &aacute; David, y al pueblo que con &eacute;l estaba. Y como David lleg&oacute; &aacute; la gente, salud&oacute;les con paz.22. Entonces todos los malos y perversos de entre los que hab&iacute;an ido con David, respondieron y dijeron: Pues que no fueron con nosotros, no les daremos de la presa que hemos quitado, sino &aacute; cada uno su mujer y sus hijos; los cuales tomen y se vayan.23. Y David dijo: No hag&aacute;is eso, hermanos m&iacute;os, de lo que nos ha dado Jehov&aacute;; el cual nos ha guardado, y ha entregado en nuestras manos la caterva que vino sobre nosotros.24. &iquest;Y qui&eacute;n os escuchar&aacute; en este caso? porque igual parte ha de ser la de los que vienen &aacute; la batalla, y la de los que quedan con el bagaje: que partan juntamente.25. Y desde aquel d&iacute;a en adelante fu&eacute; esto puesto por ley y ordenanza en Israel, hasta hoy.26. Y como David lleg&oacute; &aacute; Siclag, envi&oacute; de la presa &aacute; los ancianos de Jud&aacute;, sus amigos, diciendo: He aqu&iacute; una bendici&oacute;n para vosotros, de la presa de los enemigos de Jehov&aacute;.27. A los que estaban en Beth-el, y en Ramoth al mediod&iacute;a, y &aacute; los que estaban en Jattir;28. Y &aacute; los que estaban en Aroer, y en Siphmoth, y &aacute; los que estaban en Esthemoa;29. Y &aacute; los que estaban en Rach&acirc;l, y &aacute; los que estaban en las ciudades de Jerameel, y &aacute; los que estaban en las ciudades del Cineo;30. Y &aacute; los que estaban en Horma, y &aacute; los que estaban en Ch&ocirc;ras&aacute;n, y &aacute; los que estaban en Athach;31. Y &aacute; los que estaban en Hebr&oacute;n, y en todos los lugares donde David hab&iacute;a estado con los suyos.</p><a name="1_Samuel_31"></a><h2>1 Samuel 31</h2><p>1. LOS Filisteos pues pelearon con Israel, y los de Israel huyeron delante de los Filisteos, y cayeron muertos en el monte de Gilboa.2. Y siguiendo los Filisteos &aacute; Sa&uacute;l y &aacute; sus hijos, mataron &aacute; Jonath&aacute;n, y &aacute; Abinadab, y &aacute; Melch&icirc;sua, hijos de Sa&uacute;l.3. Y agrav&oacute;se la batalla sobre Sa&uacute;l, y le alcanzaron los flecheros; y tuvo gran temor de los flecheros.4. Entonces dijo Sa&uacute;l &aacute; su escudero: Saca tu espada, y p&aacute;same con ella, porque no vengan estos incircuncisos, y me pasen, y me escarnezcan. Mas su escudero no quer&iacute;a, porque ten&iacute;a gran temor. Entonces tom&oacute; Sa&uacute;l la espada, y ech&oacute;se sobre ella.5. Y viendo su escudero &aacute; Sa&uacute;l muerto, &eacute;l tambi&eacute;n se ech&oacute; sobre su espada, y muri&oacute; con &eacute;l.6. As&iacute; muri&oacute; Sa&uacute;l en aquel d&iacute;a, juntamente con sus tres hijos, y su escudero, y todos sus varones.7. Y los de Israel que eran de la otra parte del valle, y de la otra parte del Jord&aacute;n, viendo que Israel hab&iacute;a hu&iacute;do, y que Sa&uacute;l y sus hijos eran muertos, dejaron las ciudades y huyeron; y los Filisteos vinieron y habitaron en ellas.8. Y aconteci&oacute; el siguiente d&iacute;a, que viniendo los Filisteos &aacute; despojar los muertos, hallaron &aacute; Sa&uacute;l y &aacute; sus tres hijos tendidos en el monte de Gilboa;9. Y cort&aacute;ronle la cabeza, y desnud&aacute;ronle las armas; y enviaron &aacute; tierra de los Filisteos al contorno, para que lo noticiaran en el templo de sus &iacute;dolos, y por el pueblo.10. Y pusieron sus armas en el templo de Astaroth, y colgaron su cuerpo en el muro de Beth-san.11. Mas oyendo los de Jabes de Galaad esto que los Filisteos hicieron &aacute; Sa&uacute;l,12. Todos los hombres valientes se levantaron, y anduvieron toda aquella noche, y quitaron el cuerpo de Sa&uacute;l y los cuerpos de sus hijos del muro de Beth-san; y viniendo &aacute; Jabes, quem&aacute;ronlos all&iacute;.13. Y tomando sus huesos, sepult&aacute;ronlos debajo de un &aacute;rbol en Jabes, y ayunaron siete d&iacute;as.</p> <div class="visualClear"></div>
Extracto


OldNewDate CreatedAutorAcciones
23 23UTC mayo, 2016 @ 03:47:28 Javier
Sidebar