Salvación

Wikis > Salvación

¿Qué significado tiene el término “salvación” en la Biblia?

Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento encontramos referencias a esta expresión.

En hebreo jayah significa “preservar la vida”, “proporcionar una vida próspera y plena”, que en algunos pasajes del Antiguo Testamento, trasciende a la idea de vida física para enfatizar una realidad espiritual: “la salvación es de Yahvé”.

El término yasha “sacar a un espacio más amplio”, “estar en una situación de bienestar” nos evoca la intervención de Dios a favor de su pueblo al sacarlos de la opresión egipcia y conducirlos a la tierra prometida. También vemos este concepto en relación a otros personajes veterotestamentarios como David, que afirma “Yahvéh es mi luz y mi salvación” (Salmo 27:1).

En el Nuevo Testamento aparece la palabra sotería (del verbo sozo), indicando la idea de curación de una enfermedad, liberación de poderes demoniacos o de peligro de muerte, aunque generalmente se aplica al perdón de pecados y la consecuente entrada en el reino de los cielos. El Nuevo Testamento no solo hace referencia a aquellas cosas de las que hemos sido salvados, sino los aspectos que se derivan de esta nueva situación, al experimentar la salvación.

¿Qué bendiciones reporta?

Según lo que nos dice Pablo en Romanos 5:1-11 podemos enumerar las siguientes:

  • Paz con Dios. Al experimentar la reconciliación con Dios y su justificación, se resuelve el problema de nuestra enemistad con Dios, quedando en nosotros un estado de bienestar total: shalom.
  • Libre acceso a Dios. Podemos entrar libremente a la presencia de Dios.
  • El gozo de una esperanza gozosa. La realidad escatológica de que Dios manifestará su gloria en nosotros, nos llena de profunda satisfacción y gozo.
  • Gozo en la tribulación. En el caminar con Dios hacía la santificación personal se atraviesan situaciones dolorosas y de sufrimiento que nos identifican con el camino de la cruz de Cristo que reporta en nosotros paciencia y el gozo de saber que cada situación está bajo el control del Todopoderoso.
  • El don del Espíritu Santo. El regalo del ES se nos da en el momento en que creemos como sello, como garantía presente (consolando, instruyendo, guiando, estimulando al creyente) y futura de la herencia que nos aguarda en el cielo.
  • Seguridad de la salvación. Una vez hemos sido reconciliados nada puede separarnos del amor de Dios, sino que por su gracia y ayuda somos más que vencedores con Cristo.

¿Salvación limitada o salvación universal?

En la Biblia aparecen varios textos que parece que apunten a una idea de salvación universal que abarque a todos los hombres, apelando a la esencia de bondad y misericordia de Dios, que en el último momento se apoderarán de la situación moviendo a Dios en un arrebato de dicha benevolencia a salvar a toda la humanidad.

Romanos 11:32: “Porque Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos.”

Romanos 5:18: “Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida.”

Sin embargo hay que tener en cuenta la diferenciación que hacen las Escrituras en cuanto al deseo y oferta universal de Dios a todos los hombres a que se acerquen a Dios y el valor de la obra expiatoria de Cristo como suficiente para proveer salvación a todos los hombres en contra del hecho de que todos los individuos se salven independientemente de si tienen o no una relación con Dios.

Mateo 8:12:”mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

Romanos 2:5:”Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios”

2 Tesalonicenses 1:9:”los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder”Por tanto podemos decir que la Biblia enseña que aunque es voluntad de Dios que todos se salven, y que por todos murió Cristo, la fe en Cristo es decisiva para la salvación de cada persona. Juan 3:18″El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”

Sidebar