Trinidad y Reino de Dios

Wikis > Trinidad y Reino de Dios

Autor: Jürgen Moltmann

Resumen y comentario personal

Esta lectura va muy en línea con mucho de lo que hemos comentado en la asignatura de Cristología y por tanto me ha parecido bastante familiar y de fácil lectura, aunque reconozco que me he perdido en algunos términos conciliares y en el análisis de algunos de los dogmas de la iglesia católica primitiva, que todavía me suenan lejanos.

Me ha parecido muy sugerente la idea de pensamiento trinitario como la base que propone Moltman para nuestro acercamiento a Dios, desarrollando una doctrina social de la trinidad que nos lleve a un análisis de Dios unitario, como hemos propuesto en clase, abordado desde la triunidad y no desde la disociación y el aislamiento. Aplicando este modo de pensamiento a nuestro análisis de nuestras relaciones interpersonales y nuestra relación con Dios.

Es muy interesante la corrección de matices a los que nos lleva este cimiento teológico, ya que si Dios y Jesús de Nazaret son uno y el mismo, la pasión de Cristo significa también el dolor de Dios, sin embargo a muchos les escandaliza la idea de que Dios pueda sufrir, como comenta el libro creen un Dios impasible. Yo hoy por hoy estoy de acuerdo en que el Dios de la Biblia es un Dios apasionado, ya que afirmo que Jesús es Dios, y no sólo eso, sino que Dios es Jesús, en este sentido Dios se coloca en el lugar de víctima eterna del amor hacia la humanidad.

Me ha resultado interesante los argumentos que lanza cuestionando el sistema jerárquico de la iglesia católica, ya que encuentro muchos paralelismos en nuestras propias iglesias, por ejemplo la autoridad papal en servicio a la unidad de la iglesia, una iglesia, un papa, un Pedro, un Cristo y un Dios, cuando la propuesta de la oración de Jesús fue la unidad comunitaria paralela a la unión trinitaria: ” Que sean todos uno cómo tú Padre estás conmigo y yo contigo; que también ellos estén con nosotros”. Quiero acabar con una frase que resume la idea más seductora que he sacado de este libro y con la que me identifico, hablando de la libertad de Dios dice:

“Su libertad es un amor maravilloso, su apertura su deferencia, su servicialidad, que le llevan a sufrir con los hombres, a hacerse presente entre ellos y a preparales un futuro. Con su sufrimiento y su sacrificio, con su entrega y su paciencia, Dios demuestra su libertad eterna. Por ella mantiene “libre” al hombre, su imagen y semejanza, y al mundo, su creación. Por ella no habla solo como Señor, sino que escucha al hombre como Padre”. (pág.72).

Sidebar