María

Revision para “María” creado en 23 May de 2016 @ 03:45:46

Título
María
Contenido
<center></center> <div id="contentSub"></div> <p>Mar&iacute;a es el nombre usado por los Evangelios para referirse a la madre de Jes&uacute;s de Nazaret. Para los cristianos cat&oacute;licos, ortodoxos, anglicanos y otros grupos cristianos orientales, son m&aacute;s usadas las expresiones "Sant&iacute;sima Virgen Mar&iacute;a", "Virgen Mar&iacute;a" y "Madre de Dios". En el Islam se usa el nombre &aacute;rabe "Maryam".</p><p>Mar&iacute;a es mencionada por su nombre por primera vez en el Evangelio seg&uacute;n San Marcos, pero de forma tangencial. En el Evangelio seg&uacute;n San Mateo (Mt. 1, 18-24) y en el Evangelio seg&uacute;n San Lucas (Lc. 1, 26-38) se narra la concepci&oacute;n milagrosa de Jes&uacute;s. En el Evangelio seg&uacute;n San Juan (Jn. 2, 1-12), Jes&uacute;s hace su primer milagro a pedido de ella, en Can&aacute;. Y en la cruz, la entrega como madre a San Juan (Jn. 19, 25-27) mismo. Tambi&eacute;n se le menciona en los Hechos de los Ap&oacute;stoles(Hch 1, 14).</p><p>Seg&uacute;n la tradici&oacute;n de la Iglesia Cat&oacute;lica, Ortodoxa y Anglicana los padres de Mar&iacute;a eran Joaqu&iacute;n y Ana. De este detalle hace menci&oacute;n tambi&eacute;n el Protoevangelio de Santiago que data del a&ntilde;o 150 aproximadamente haciendo referencia a la vida de la Virgen Mar&iacute;a.</p><p>Los evangelios mencionan a Mar&iacute;a en el momento de la concepci&oacute;n de Jes&uacute;s. Seg&uacute;n la narraci&oacute;n se puede apreciar que Mar&iacute;a en ese momento era prometida de Jos&eacute; de Nazaret, quien era carpintero. Los relatos evang&eacute;licos se inician despu&eacute;s de los desposorios de Mar&iacute;a con San Jos&eacute;. El evangelio seg&uacute;n san Lucas dedica dos cap&iacute;tulos a la concepci&oacute;n e infancia de Jes&uacute;s. Es en Lucas tambi&eacute;n donde es llamada "muy favorecida", "bendita entre todas las mujeres", "madre del Se&ntilde;or". El apelativo "muy favorecida", frecuente en las traducciones protestantes, se traduce en las biblias cat&oacute;licas en general como "llena de gracia" (usando la traducci&oacute;n en lat&iacute;n "gratia plena" de la Vulgata). La Biblia de Jerusal&eacute;n apunta en la glosa del evangelio seg&uacute;n san Lucas 1,28 que este saludo en forma literal significa: "t&uacute; que has estado y sigues estando llena del favor divino".</p><p>Al&eacute;grate&hellip; es el llamado gozoso que los profetas a la "hija de Si&oacute;n&rdquo; es decir a los "anawim&rdquo; o pobres del Se&ntilde;or o sea esa comunidad de humildes que se manten&iacute;an a la espera del Salvador. Llena de gracia&hellip; la palabra usada en los evangelios significa en forma mas precisa; la amada y favorecida. Otros hab&iacute;an sido favorecidos y amados; pero aqu&iacute; lo vemos como nombres propios de la Virgen Mar&iacute;a. Llamamos gracia al poder que tiene Dios para sanar nuestro esp&iacute;ritu, para infundir en &eacute;l lo que conocemos como fe (creer). Mar&iacute;a es llena de gracia, y Jes&uacute;s naci&oacute; de ella (de la gracia) como nace del Padre.</p><p>Mar&iacute;a quedo conmovida al o&iacute;r estas palabras&hellip; no se habla de miedo como en el caso de Zacar&iacute;as (Lc. 1, 12) Una vez que el esp&iacute;ritu de Mar&iacute;a despert&oacute; era constante la presencia de Dios. Por ende, la decisi&oacute;n de Mar&iacute;a fue una sin titubeos. Concebir&aacute;s en tu seno&hellip; tal como lo anunci&oacute; el Profeta Isa&iacute;as present&aacute;ndonos al Emmanuel que quiere decir Dios-con-nosotros. Mar&iacute;a le puso por nombre Jes&uacute;s que significa Salvador. Yo soy la seguidora del Se&ntilde;or, h&aacute;gase en m&iacute; tal como has dicho... esta fue la marca o sello indeleble que quedo grabada en todo el ser de Mar&iacute;a para siempre. No es mucho lo que nos narra la Biblia sobre Mar&iacute;a. Esto es sin duda una huella de ese constante hacer y realizar la voluntad de Dios desde el silencio. </p><p>La Iglesia desde sus comienzos ha reconocido que Mar&iacute;a ocupa un lugar &uacute;nico en la obra de salvaci&oacute;n. Al lado de Cristo el nuevo Ad&aacute;n, como nos dice San Pablo (Rm. 5, 4) (1Cor 15, 45) Mar&iacute;a es la verdadera madre de los hombres, que se contrapone a la Eva pecadora. Por eso la Iglesia reconoce en Mar&iacute;a como esa nueva Eva que intercede por nosotros como lo hizo un d&iacute;a en las Bodas de Cana. Hoy nos sigue diciendo "Hagan lo que el les diga&rdquo; solo nos toca discernir como hemos de responde a esa llamada.</p><p>El mensaje del &aacute;ngel no dejo a Mar&iacute;a aislada de su medio ambiente. La vida ten&iacute;a que continuar su paso de d&iacute;a a d&iacute;a. Mar&iacute;a llega ante su prima Isabel a compartir su alegr&iacute;a y su secreto. Mar&iacute;a sabr&iacute;a cumplir con sus tareas de madre y esposa. Es cuido de su familia ser&iacute;a sin duda un asunto muy serio. El sello del compromiso con Dios hab&iacute;a de reflejarse en todos los aspectos de su vida.</p><p>El c&aacute;ntico de Mar&iacute;a expres&oacute; ayer, expresa hoy y expresar&aacute; ma&ntilde;ana los sentimientos profundos del alma al mantener una aptitud orante. Hay un tiempo para la verdad, para descubrir en Dios nuestras responsabilidades. Hay un tiempo para implorar a Dios y servirle. Al final comprenderemos que todo es gracia de Dios, de ese Dios que busca lo que es pobre y marginado para el mundo, para colmarlo y exaltarlo.</p><p>En la cruz de Cristo contemplamos a Mar&iacute;a tan fiel como lo fue en el pesebre de Bel&eacute;n. Es desde la cruz que el mismo Jes&uacute;s nos deja a Mar&iacute;a como madre. A&uacute;n en dolor podemos notar la devoci&oacute;n y fidelidad en Mar&iacute;a hacia su amado Hijo. Al igual que Juan un d&iacute;a la recibi&oacute; en su casa, nos toca a los cristianos tambi&eacute;n recibirla en nuestra casa. Yo la recibo en mi casa o sea en mi coraz&oacute;n cuando asumo la fidelidad incondicional a Dios. Cuando cumplo la voluntad de Dios, recibo a Mar&iacute;a en mi casa porque se cumple en m&iacute; su exhortaci&oacute;n de la Boda de Cana.</p><p>Aunque la figura de Mar&iacute;a ha estado presente en la Iglesia Anglicana desde sus inicios, en el a&ntilde;o 2005 se produjo un acercamiento teol&oacute;gico profundo de la Iglesia Anglicana a la figura de Mar&iacute;a. Este acercamiento se expres&oacute; en un documento publicado por la ARCIC (Comisi&oacute;n Internacional Anglicano-Cat&oacute;lica) llamado "Mar&iacute;a: Gracia y Esperanza en Cristo" publicada el 16 de mayo del a&ntilde;o 2005 la cual es la primera declaraci&oacute;n conjunta anglicano-cat&oacute;lica sobre el papel de la Virgen Mar&iacute;a en la doctrina y la vida de la Iglesia. Aunque no es un texto declaratorio, se ofrece a la iglesias para su estudio y evaluaci&oacute;n. Una de las conclusiones del documento es que "es imposible ser fieles a las Escrituras sin prestar la atenci&oacute;n debida a Mar&iacute;a".</p> <div class="visualClear"></div>
Extracto


OldNewDate CreatedAutorAcciones
23 May de 2016 @ 03:45:46 Javier
Sidebar