RV 1909 Deuteronomio

Revision para “RV 1909 Deuteronomio” creado en 23 May de 2016 @ 03:47:44

Título
RV 1909 Deuteronomio
Contenido
<center></center> <div id="contentSub"></div> <table border="0" id="toc"><tr id="toctitle"><td align="center"><b>Tabla de contenidos</b> </td></tr><tr id="tocinside"><td><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div></td></tr></table><a name="Deuteronomio_1"></a><h2>Deuteronomio 1</h2> 1. ESTAS son las palabras que habl&oacute; Mois&eacute;s &aacute; todo Israel de esta parte del Jord&aacute;n en el desierto, en el llano delante del mar Bermejo, entre Par&aacute;n, y Thopel, y Lab&aacute;n, y Haseroth, y Dizahab.<p>2. Once jornadas hay desde Horeb, camino del monte de Seir, hasta Cades-barnea.3. Y fu&eacute;, que &aacute; los cuarenta a&ntilde;os, en el mes und&eacute;cimo, al primero del mes, Mois&eacute;s habl&oacute; &aacute; los hijos de Israel conforme &aacute; todas las cosas que Jehov&aacute; le hab&iacute;a mandado acerca de ellos;4. Despu&eacute;s que hiri&oacute; &aacute; Seh&oacute;n rey de los Amorrheos, que habitaba en Hesb&oacute;n, y &aacute; Og rey de Bas&aacute;n, que habitaba en Astarot en Edrei:5. De esta parte del Jord&aacute;n, en tierra de Moab, resolvi&oacute; Mois&eacute;s declarar esta ley, diciendo:6. Jehov&aacute; nuestro Dios nos habl&oacute; en Horeb, diciendo: Harto hab&eacute;is estado en este monte;7. Volveos, part&iacute;os &eacute; id al monte del Amorrheo, y &aacute; todas sus comarcas, en el llano, en el monte, y en los valles, y al mediod&iacute;a, y &aacute; la costa de la mar, &aacute; la tierra del Cananeo, y el L&iacute;bano, hasta el gran r&iacute;o, el r&iacute;o Eufrates.8. Mirad, yo he dado la tierra en vuestra presencia; entrad y poseed la tierra que Jehov&aacute; jur&oacute; &aacute; vuestros padres Abraham, Isaac, y Jacob, que les dar&iacute;a &aacute; ellos y &aacute; su simiente despu&eacute;s de ellos.9. Y yo os habl&eacute; entonces, diciendo: Yo no puedo llevaros solo:10. Jehov&aacute; vuestro Dios os ha multiplicado, y he aqu&iacute; sois hoy vosotros como las estrellas del cielo en multitud.11. &iexcl;Jehov&aacute; Dios de vuestros padres a&ntilde;ada sobre vosotros como sois mil veces, y os bendiga, como os ha prometido!12. &iquest;C&oacute;mo llevar&eacute; yo solo vuestras molestias, vuestras cargas, y vuestros pleitos?13. Dad me de entre vosotros, de vuestras tribus, varones sabios y entendidos y expertos, para que yo los ponga por vuestros jefes.14. Y me respondisteis, y dijisteis: Bueno es hacer lo que has dicho.15. Y tom&eacute; los principales de vuestras tribus, varones sabios y expertos, y p&uacute;selos por jefes sobre vosotros, jefes de millares, y jefes de cientos, y jefes de cincuenta, y cabos de diez, y gobernadores &aacute; vuestras tribus.16. Y entonces mand&eacute; &aacute; vuestros jueces, diciendo: Oid entre vuestros hermanos, y juzgad justamente entre el hombre y su hermano, y el que le es extranjero.17. No teng&aacute;is respeto de personas en el juicio: as&iacute; al peque&ntilde;o como al grande oir&eacute;is: no tendr&eacute;is temor de ninguno, porque el juicio es de Dios: y la causa que os fuere dif&iacute;cil, la traer&eacute;is &aacute; m&iacute;, y yo la oir&eacute;.18. Os mand&eacute;, pues, en aquel tiempo todo lo que hab&iacute;ais de hacer.19. Y partidos de Horeb, anduvimos todo aquel grande y terrible desierto que hab&eacute;is visto, por el camino del monte del Amorrheo, como Jehov&aacute; nuestro Dios nos lo mand&oacute;; y llegamos hasta Cades-barnea.20. Entonces os dije: Llegado hab&eacute;is al monte del Amorrheo, el cual Jehov&aacute; nuestro Dios nos da.21. Mira, Jehov&aacute; tu Dios ha dado delante de ti la tierra: sube y pos&eacute;e la, como Jehov&aacute; el Dios de tus padres te ha dicho; no temas ni desmayes.22. Y llegasteis &aacute; m&iacute; todos vosotros, y dijisteis: Enviemos varones delante de nosotros, que nos reconozcan la tierra y nos traigan de vuelta raz&oacute;n del camino por donde hemos de subir, y de las ciudades adonde hemos de llegar.23. Y el dicho me pareci&oacute; bien: y tom&eacute; doce varones de vosotros, un var&oacute;n por tribu:24. Y se encaminaron, y subieron al monte, y llegaron hasta la arroyada de Escol, y reconocieron la tierra.25. Y tomaron en sus manos del fruto del pa&iacute;s, y nos lo trajeron, y di&eacute;ronnos cuenta, y dijeron: Es buena la tierra que Jehov&aacute; nuestro Dios nos da.26. Empero no quisisteis subir, antes fuisteis rebeldes al dicho de Jehov&aacute; vuestro Dios;27. Y murmurasteis en vuestras tiendas, diciendo: Porque Jehov&aacute; nos aborrec&iacute;a, nos ha sacado de tierra de Egipto, para entregarnos en mano del Amorrheo para destruirnos.28. &iquest;A d&oacute;nde subimos? Nuestros hermanos han hecho desfallecer nuestro coraz&oacute;n, diciendo: Este pueblo es mayor y m&aacute;s alto que nosotros, las ciudades grandes y muradas hasta el cielo; y tambi&eacute;n vimos all&iacute; hijos de gigantes.29. Entonces os dije: No tem&aacute;is, ni teng&aacute;is miedo de ellos.30. Jehov&aacute; vuestro Dios, el cual va delante de vosotros, &eacute;l pelear&aacute; por vosotros, conforme &aacute; todas las cosas que hizo por vosotros en Egipto delante de vuestros ojos;31. Y en el desierto has visto que Jehov&aacute; tu Dios te ha tra&iacute;do, como trae el hombre &aacute; su hijo, por todo el camino que hab&eacute;is andado, hasta que hab&eacute;is venido &aacute; este lugar.32. Y aun con esto no creisteis en Jehov&aacute; vuestro Dios,33. El cual iba delante de vosotros por el camino, para reconoceros el lugar donde hab&iacute;ais de asentar el campo, con fuego de noche para mostraros el camino por donde aduvieseis, y con nube de d&iacute;a.34. Y oy&oacute; Jehov&aacute; la voz de vuestras palabras, y enoj&oacute;se, y jur&oacute; diciendo:35. No ver&aacute; hombre alguno de estos de esta mala generaci&oacute;n, la buena tierra que jur&eacute; hab&iacute;a de dar &aacute; vuestros padres,36. Excepto Caleb hijo de Jephone: &eacute;l la ver&aacute;, y &aacute; &eacute;l le dar&eacute; la tierra que pis&oacute;, y &aacute; sus hijos; porque cumpli&oacute; en pos de Jehov&aacute;.37. Y tambi&eacute;n contra m&iacute; se air&oacute; Jehov&aacute; por vosotros, diciendo: Tampoco t&uacute; entrar&aacute;s all&aacute;:38. Josu&eacute; hijo de Nun, que est&aacute; delante de ti, &eacute;l entrar&aacute; all&aacute;: an&iacute;male; porque &eacute;l la har&aacute; heredar &aacute; Israel.39. Y vuestros chiquitos, de los cuales dijisteis ser&aacute;n por presa, y vuestros hijos que no saben hoy bueno ni malo, ellos entrar&aacute;n all&aacute;, y &aacute; ellos la dar&eacute;, y ellos la heredar&aacute;n.40. Y vosotros volveos, y part&iacute;os al desierto camino del mar Bermejo.41. Entonces respondisteis y me dijisteis: Pecado hemos contra Jehov&aacute;; nosotros subiremos y pelearemos, conforme &aacute; todo lo que Jehov&aacute; nuestro Dios nos ha mandado. Y os armasteis cada uno de sus armas de guerra, y os apercibisteis para subir al monte.42. Y Jehov&aacute; me dijo: Diles: No sub&aacute;is, ni pele&eacute;is, pues no estoy entre vosotros; porque no se&aacute;is heridos delante de vuestros enemigos.43. Y os habl&eacute;, y no disteis o&iacute;do; antes fuisteis rebeldes al dicho de Jehov&aacute;, y persistiendo con altivez, subisteis al monte.44. Y sali&oacute; el Amorrheo, que habitaba en aquel monte, &aacute; vuestro encuentro, y os persiguieron, como hacen las avispas, y os derrotaron en Seir, persigui&eacute;ndoos hasta Horma.45. Y volvisteis, y llorasteis delante de Jehov&aacute;; pero Jehov&aacute; no escuch&oacute; vuestra voz, ni os prest&oacute; o&iacute;do.46. Y estuvisteis en Cades por muchos d&iacute;as, como en los d&iacute;as que hab&eacute;is estado.</p><a name="Deuteronomio_2"></a><h2>Deuteronomio 2</h2><p>1. Y VOLVIMOS, y part&iacute;monos al desierto camino del mar Bermejo, como Jehov&aacute; me hab&iacute;a dicho; y rodeamos el monte de Seir por muchos d&iacute;as.2. Y Jehov&aacute; me habl&oacute;, diciendo:3. Harto hab&eacute;is rodeado este monte; volveos al aquil&oacute;n.4. Y manda al pueblo, diciendo: Pasando vosotros por el t&eacute;rmino de vuestros hermanos los hijos de Esa&uacute;, que habitan en Seir, ellos tendr&aacute;n miedo de vosotros; mas vosotros guardaos mucho:5. No os met&aacute;is con ellos; que no os dar&eacute; de su tierra ni aun la holladura de la planta de un pie; porque yo he dado por heredad &aacute; Esa&uacute; el monte de Seir.6. Comprar&eacute;is de ellos por dinero las viandas, y comer&eacute;is; y tambi&eacute;n comprar&eacute;is de ellos el agua, y beber&eacute;is:7. Pues Jehov&aacute; tu Dios te ha bendecido en toda obra de tus manos: &eacute;l sabe que andas por este gran desierto: estos cuarenta a&ntilde;os Jehov&aacute; tu Dios fu&eacute; contigo; y ninguna cosa te ha faltado.8. Y pasamos de nuestros hermanos los hijos de Esa&uacute;, que habitaban en Seir, por el camino de la llanura de Elath y de Esiongeber. Y volvimos, y pasamos camino del desierto de Moab.9. Y Jehov&aacute; me dijo: No molestes &aacute; Moab, ni te empe&ntilde;es con ellos en guerra, que no te dar&eacute; posesi&oacute;n de su tierra; porque yo he dado &aacute; Ar por heredad &aacute; los hijos de Lot.10. (Los Emimeos habitaron en ella antes, pueblo grande, y numeroso, y alto como fhnumeroso, y alto como fh gigantes:11. Por gigantes eran ellos tambi&eacute;n contados, como los Anaceos; y los Moabitas los llaman Emimeos.12. Y en Seir habitaron antes los Horeos, &aacute; los cuales echaron los hijos de Esa&uacute;; y los destruyeron de delante de s&iacute;, y moraron en lugar de ellos; como hizo Israel en la tierra de su posesi&oacute;n que les di&oacute; Jehov&aacute;.)13. Levantaos ahora, y pasad el arroyo de Zered. Y pasamos el arroyo de Zered.14. Y los d&iacute;as que anduvimos de Cades-barnea hasta que pasamos el arroyo de Zered, fueron treinta y ocho a&ntilde;os; hasta que se acab&oacute; toda la generaci&oacute;n de los hombres de guerra de en medio del campo, como Jehov&aacute; les hab&iacute;a jurado.15. Y tambi&eacute;n la mano de Jehov&aacute; fu&eacute; sobre ellos para destruirlos de en medio del campo, hasta acabarlos.16. Y aconteci&oacute; que cuando se hubieron acabado de morir todos los hombres de guerra de entre el pueblo,17. Jehov&aacute; me habl&oacute;, diciendo:18. T&uacute; pasar&aacute;s hoy el t&eacute;rmino de Moab, &aacute; Ar,19. Y te acercar&aacute;s delante de los hijos de Amm&oacute;n: no los molestes, ni te metas con ellos; porque no te tengo de dar posesi&oacute;n de la tierra de los hijos de Amm&oacute;n; que &aacute; los hijos de Lot la he dado por heredad.20. (Por tierra de gigantes fu&eacute; tambi&eacute;n ella tenida: habitaron en ella gigantes en otro tiempo, &aacute; los cuales los Ammonitas llamaban Zomzommeos;21. Pueblo grande, y numeroso, y alto, como los Anaceos; &aacute; los cuales Jehov&aacute; destruy&oacute; de delante de los Ammonitas, quienes les sucedieron, y habitaron en su lugar:22. Como hizo con los hijos de Esa&uacute;, que habitaban en Seir, de delante de los cuales destruy&oacute; &aacute; los Horeos; y ellos les sucedieron, y habitaron en su lugar hasta hoy.23. Y &aacute; los Heveos que habitaban en Haserin hasta Gaza, los Caftoreos que salieron de Caftor los destruyeron, y habitaron en su lugar.)24. Levantaos, partid, y pasad el arroyo de Arn&oacute;n: he aqu&iacute; he dado en tu mano &aacute; Seh&oacute;n rey de Hesb&oacute;n, Amorrheo, y &aacute; su tierra: comienza &aacute; tomar posesi&oacute;n, y emp&eacute;&ntilde;ate con &eacute;l en guerra.25. Hoy comenzar&eacute; &aacute; poner tu miedo y tu espanto sobre los pueblos debajo de todo el cielo, los cuales oir&aacute;n tu fama, y temblar&aacute;n, y angustiarse han delante de ti.26. Y envi&eacute; mensajeros desde el desierto de Cademoth &aacute; Seh&oacute;n rey de Hesb&oacute;n, con palabras de paz, diciendo:27. Pasar&eacute; por tu tierra por el camino: por el camino ir&eacute;, sin apartarme &aacute; diestra ni &aacute; siniestra:28. La comida me vender&aacute;s por dinero y comer&eacute;: el agua tambi&eacute;n me dar&aacute;s por dinero, y beber&eacute;: solamente pasar&eacute; &aacute; pie;29. Como lo hicieron conmigo los hijos de Esa&uacute; que habitaban en Seir, y los Moabitas que habitaban en Ar; hasta que pase el Jord&aacute;n &aacute; la tierra que nos da Jehov&aacute; nuestro Dios.30. Mas Seh&oacute;n rey de Hesb&oacute;n no quiso que pas&aacute;semos por el territorio suyo; porque Jehov&aacute; tu Dios hab&iacute;a endurecido su esp&iacute;ritu, y obstinado su coraz&oacute;n para entregarlo en tu mano, como hoy.31. Y d&iacute;jome Jehov&aacute;: He aqu&iacute; yo he comenzado &aacute; dar delante de ti &aacute; Seh&oacute;n y &aacute; su tierra; comienza &aacute; tomar posesi&oacute;n, para que heredes su tierra.32. Y sali&oacute;nos Seh&oacute;n al encuentro, &eacute;l y todo su pueblo, para pelear en Jaas.33. Mas Jehov&aacute; nuestro Dios lo entreg&oacute; delante de nosotros; y herimos &aacute; &eacute;l y &aacute; sus hijos, y &aacute; todo su pueblo.34. Y tomamos entonces todas sus ciudades, y destruimos todas las ciudades, hombres, y mujeres, y ni&ntilde;os; no dejamos ninguno:35. Solamente tomamos para nosotros las bestias, y los despojos de las ciudades que hab&iacute;amos tomado.36. Desde Aroer, que est&aacute; junto &aacute; la ribera del arroyo de Arn&oacute;n, y la ciudad que est&aacute; en el arroyo, hasta Galaad, no hubo ciudad que escapase de nosotros: todas las entreg&oacute; Jehov&aacute; nuestro Dios en nuestro poder.37. Solamente &aacute; la tierra de los hijos de Amm&oacute;n no llegaste, ni &aacute; todo lo que est&aacute; &aacute; la orilla del arroyo de Jaboc ni &aacute; las ciudades del monte, ni &aacute; lugar alguno que Jehov&aacute; nuestro Dios hab&iacute;a prohibido.</p><a name="Deuteronomio_3"></a><h2>Deuteronomio 3</h2><p>1. Y VOLVIMOS, y subimos camino de Bas&aacute;n, y sali&oacute;nos al encuentro Og rey de Bas&aacute;n para pelear, &eacute;l y todo su pueblo, en Edrei.2. Y d&iacute;jome Jehov&aacute;: No tengas temor de &eacute;l, porque en tu mano he entregado &aacute; &eacute;l y &aacute; todo su pueblo, y su tierra: y har&aacute;s con &eacute;l como hiciste con Seh&oacute;n rey Amorrheo, que habitaba en Hesb&oacute;n.3. Y Jehov&aacute; nuestro Dios entreg&oacute; tambi&eacute;n en nuestra mano &aacute; Og rey de Bas&aacute;n, y &aacute; todo su pueblo, al cual herimos hasta no quedar de &eacute;l ninguno.4. Y tomamos entonces todas sus ciudades; no qued&oacute; ciudad que no les tom&aacute;semos: sesenta ciudades, toda la tierra de Argob, del reino de Og en Bas&aacute;n.5. Todas &eacute;stas eran ciudades fortalecidas con alto muro, con puertas y barras; sin otras muy muchas ciudades sin muro.6. Y destru&iacute;moslas, como hicimos &aacute; Seh&oacute;n rey de Hesb&oacute;n, destruyendo en toda ciudad hombres, mujeres, y ni&ntilde;os.7. Y tomamos para nosotros todas las bestias, y los despojos de las ciudades.8. Tambi&eacute;n tomamos en aquel tiempo de mano de dos reyes Amorrheos que estaban de esta parte del Jord&aacute;n, la tierra desde el arroyo de Arn&oacute;n hasta el monte de Herm&oacute;n:9. (Los Sidonios llaman &aacute; Herm&oacute;n Siri&oacute;n; y los Amorrheos, Senir:)10. Todas las ciudades de la llanura, y todo Galaad, y todo Bas&aacute;n hasta Salch&acirc; y Edrei, ciudades del reino de Og en Bas&aacute;n.11. Porque s&oacute;lo Og rey de Bas&aacute;n hab&iacute;a quedado de los gigantes que quedaron. He aqu&iacute; su cama, una cama de hierro, &iquest;no est&aacute; en Rabbath de los hijos de Amm&oacute;n?; la longitud de ella de nueve codos, y su anchura de cuatro codos, al codo de un hombre.12. Y esta tierra que heredamos entonces desde Aroer, que est&aacute; al arroyo de Arn&oacute;n, y la mitad del monte de Galaad con sus ciudades, d&iacute; &aacute; los Rubenitas y &aacute; los Gaditas:13. Y el resto de Galaad, y todo Bas&aacute;n, del reino de Og, d&iacute; lo &aacute; la media tribu de Manas&eacute;s; toda la tierra de Argob, todo Bas&aacute;n, que se llamaba la tierra de los gigantes.14. Jair hijo de Manas&eacute;s tom&oacute; toda la tierra de Argob hasta el t&eacute;rmino de Gessuri y Mach&acirc;ti; y llam&oacute;la de su nombre Bas&aacute;n-havoth-jair, hasta hoy.15. Y &aacute; Mach&icirc;r d&iacute; &aacute; Galaad.16. Y &aacute; los Rubenitas y Gaditas d&iacute; de Galaad hasta el arroyo de Arn&oacute;n, el medio del arroyo por t&eacute;rmino; hasta el arroyo de Jaboc, t&eacute;rmino de los hijos de Amm&oacute;n:17. Asimismo la campi&ntilde;a, y el Jord&aacute;n, y el t&eacute;rmino, desde Cinereth hasta la mar del llano, el mar Salado, las vertientes abajo del Pisga al oriente.18. Y os mand&eacute; entonces, diciendo: Jehov&aacute; vuestro Dios os ha dado esta tierra para que la pose&aacute;is: pasar&eacute;is armados delante de vuestros hermanos los hijos de Israel todos los valientes.19. Solamente vuestras mujeres, vuestros ni&ntilde;os, y vuestros ganados, (yo s&eacute; que ten&eacute;is mucho ganado,) quedar&aacute;n en vuestras ciudades que os he dado,20. Hasta que Jehov&aacute; d&eacute; reposo &aacute; vuestros hermanos, as&iacute; como &aacute; vosotros, y hereden tambi&eacute;n ellos la tierra que Jehov&aacute; vuestro Dios les da &aacute; la otra parte del Jord&aacute;n: entonces os volver&eacute;is cada uno a su heredad que yo os he dado.21. Mand&eacute; tambi&eacute;n &aacute; Josu&eacute; entonces, diciendo: Tus ojos vieron todo lo que Jehov&aacute; vuestro Dios ha hecho &aacute; aquellos dos reyes: as&iacute; har&aacute; Jehov&aacute; &aacute; todos los reinos &aacute; los cuales pasar&aacute;s t&uacute;.22. No los tem&aacute;is; que Jehov&aacute; vuestro Dios, &eacute;l es el que pelea por vosotros.23. Y or&eacute; &aacute; Jehov&aacute; en aquel tiempo, diciendo:24. Se&ntilde;or Jehov&aacute;, t&uacute; has comenzado &aacute; mostrar &aacute; tu siervo tu grandeza, y tu mano fuerte: porque &iquest;qu&eacute; dios hay en el cielo ni en la tierra que haga seg&uacute;n tus obras, y seg&uacute;n tus valent&iacute;as?25. Pase yo, ru&eacute;gote, y vea aquella tierra buena, que est&aacute; &aacute; la parte all&aacute; del Jord&aacute;n, aquel buen monte, y el L&iacute;bano.26. Mas Jehov&aacute; se hab&iacute;a enojado contra m&iacute; por causa de vosotros, por lo cual no me oy&oacute;: y d&iacute;jome Jehov&aacute;: B&aacute;state, no me hables m&aacute;s de este negocio.27. Sube &aacute; la cumbre del Pisga, y alza tus ojos al occidente, y al aquil&oacute;n, y al mediod&iacute;a, y al oriente, y ve por tus ojos: porque no pasar&aacute;s este Jord&aacute;n.28. Y manda a Josu&eacute;, y an&iacute;malo, y conf&oacute;rtalo; porque &eacute;l ha de pasar delante de este pueblo, y &eacute;l les har&aacute; heredar la tierra que ver&aacute;s.29. Y paramos en el valle delante de Beth-peor.</p><a name="Deuteronomio_4"></a><h2>Deuteronomio 4</h2><p>1. AHORA pues, oh Israel, oye los estatutos y derechos que yo os ense&ntilde;o, para que los ejecut&eacute;is, y viv&aacute;is, y entr&eacute;is, y pose&aacute;is la tierra que Jehov&aacute; el Dios de vuestros padres te da.2. No a&ntilde;adir&eacute;is &aacute; la palabra que yo os mando, ni disminuir&eacute;is de ella, para que guard&eacute;is los mandamientos de Jehov&aacute; vuestro Dios que yo os ordeno.3. Vuestros ojos vieron lo que hizo Jehov&aacute; con motivo de Baal-peor; que &aacute; todo hombre que fu&eacute; en pos de Baal-peor destruy&oacute; Jehov&aacute; tu Dios de en medio de ti.4. Mas vosotros que os allegasteis &aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios, todos est&aacute;is vivos hoy.5. Mirad, yo os he ense&ntilde;ado estatutos y derechos, como Jehov&aacute; mi Dios me mand&oacute;, para que hag&aacute;is as&iacute; en medio de la tierra en la cual entr&aacute;is para poseerla.6. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra: porque esta es vuestra sabidur&iacute;a y vuestra inteligencia en ojos de los pueblos, los cuales oir&aacute;n todos estos estatutos, y dir&aacute;n: Ciertamente pueblo sabio y entendido, gente grande es &eacute;sta.7. Porque &iquest;qu&eacute; gente grande hay que tenga los dioses cercanos &aacute; s&iacute;, como lo est&aacute; Jehov&aacute; nuestro Dios en todo cuanto le pedimos?8. Y &iquest;qu&eacute; gente grande hay que tenga estatutos y derechos justos, como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?9. Por tanto, gu&aacute;rdate, y guarda tu alma con diligencia, que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu coraz&oacute;n todos los d&iacute;as de tu vida: y ense&ntilde;arlas has &aacute; tus hijos, y &aacute; los hijos de tus hijos;10. El d&iacute;a que estuviste delante de Jehov&aacute; tu Dios en Horeb, cuando Jehov&aacute; me dijo: J&uacute;ntame el pueblo, para que yo les haga oir mis palabras, las cuales aprender&aacute;n, para temerme todos los d&iacute;as que vivieren sobre la tierra: y las ense&ntilde;ar&aacute;n &aacute; sus hijos;11. Y os llegasteis, y os pusisteis al pie del monte; y el monte ard&iacute;a en fuego hasta en medio de los cielos con tinieblas, nube, y oscuridad.12. Y habl&oacute; Jehov&aacute; con vosotros de en medio del fuego: oisteis la voz de sus palabras, mas &aacute; excepci&oacute;n de oir la voz, ninguna figura visteis:13. Y &eacute;l os anunci&oacute; su pacto, el cual os mand&oacute; poner por obra, las diez palabras; y escribi&oacute;las en dos tablas de piedra.14. A m&iacute; tambi&eacute;n me mand&oacute; Jehov&aacute; entonces ense&ntilde;aros los estatutos y derechos, para que los pusieseis por obra en la tierra &aacute; la cual pas&aacute;is para poseerla.15. Guardad pues mucho vuestras almas: pues ninguna figura visteis el d&iacute;a que Jehov&aacute; habl&oacute; con vosotros de en medio del fuego:16. Porque no os corromp&aacute;is, y hag&aacute;is para vosotros escultura, imagen de figura alguna, efigie de var&oacute;n &oacute; hembra,17. Figura de alg&uacute;n animal que sea en la tierra, figura de ave alguna alada que vuele por el aire,18. Figura de ning&uacute;n animal que vaya arrastrando por la tierra, figura de pez alguno que haya en el agua debajo de la tierra:19. Y porque alzando tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ej&eacute;rcito del cielo, no seas incitado, y te inclines &aacute; ellos, y les sirvas; que Jehov&aacute; tu Dios los ha concedido &aacute; todos los pueblos debajo de todos los cielos.20. Empero &aacute; vosotros Jehov&aacute; os tom&oacute;, y os ha sacado del horno de hierro, de Egipto, para que le se&aacute;is por pueblo de heredad como en este d&iacute;a.21. Y Jehov&aacute; se enoj&oacute; contra m&iacute; sobre vuestros negocios, y jur&oacute; que yo no pasar&iacute;a el Jord&aacute;n, ni entrar&iacute;a en la buena tierra, que Jehov&aacute; tu Dios te da por heredad.22. As&iacute; que yo voy &aacute; morir en esta tierra; y no paso el Jord&aacute;n: mas vosotros pasar&eacute;is, y poseer&eacute;is aquella buena tierra.23. Guardaos no os olvid&eacute;is del pacto de Jehov&aacute; vuestro Dios, que &eacute;l estableci&oacute; con vosotros, y os hag&aacute;is escultura &oacute; imagen de cualquier cosa, que Jehov&aacute; tu Dios te ha vedado.24. Porque Jehov&aacute; tu Dios es fuego que consume, Dios celoso.25. Cuando hubiereis engendrado hijos y nietos, y hubiereis envejecido en la tierra, y os corrompiereis, &eacute; hiciereis escultura &oacute; imagen de cualquier cosa, &eacute; hiciereis mal en ojos de Jehov&aacute; vuestro Dios, para enojarlo;26. Yo pongo hoy por testigos al cielo y &aacute; la tierra, que presto perecer&eacute;is totalmente de la tierra hacia la cual pas&aacute;is el Jord&aacute;n para poseerla: no estar&eacute;is en ella largos d&iacute;as sin que se&aacute;is destru&iacute;dos.27. Y Jehov&aacute; os esparcir&aacute; entre los pueblos, y quedar&eacute;is pocos en n&uacute;mero entre las gentes &aacute; las cuales os llevar&aacute; Jehov&aacute;:28. Y servir&eacute;is all&iacute; &aacute; dioses hechos de manos de hombres, &aacute; madera y &aacute; piedra, que no ven, ni oyen, ni comen, ni huelen.29. Mas si desde all&iacute; buscares &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, lo hallar&aacute;s, si lo buscares de todo tu coraz&oacute;n y de toda tu alma.30. Cuando estuviereis en angustia, y te alcanzaren todas estas cosas, si en los postreros d&iacute;as te volvieres &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, y oyeres su voz;31. Porque Dios misericordioso es Jehov&aacute; tu Dios; no te dejar&aacute;, ni te destruir&aacute;, ni se olvidar&aacute; del pacto de tus padres que les jur&oacute;.32. Porque pregunta ahora de los tiempos pasados, que han sido antes de ti, desde el d&iacute;a que cri&oacute; Dios al hombre sobre la tierra, y desde el un cabo del cielo al otro, si se ha hecho cosa semejante &aacute; esta gran cosa, &oacute; se haya o&iacute;do otra como ella.33. &iquest;Ha o&iacute;do pueblo la voz de Dios, que hablase de en medio del fuego, como t&uacute; la has o&iacute;do, y vivido?34. &iquest;O ha Dios probado &aacute; venir &aacute; tomar para s&iacute; gente de en medio de otra gente, con pruebas, con se&ntilde;ales, con milagros, y con guerra, y mano fuerte, y brazo extendido, y grandes espantos, seg&uacute;n todas las cosas que hizo con vosotros Jehov&aacute; vuestro Dios en Egipto ante tus ojos?35. A ti te fu&eacute; mostrado, para que supieses que Jehov&aacute; &eacute;l es Dios; no hay m&aacute;s fuera de &eacute;l.36. De los cielos te hizo oir su voz, para ense&ntilde;arte: y sobre la tierra te mostr&oacute; su gran fuego: y has o&iacute;do sus palabras de en medio del fuego.37. Y por cuanto &eacute;l am&oacute; &aacute; tus padres, escogi&oacute; su simiente despu&eacute;s de ellos, y sac&oacute;te delante de s&iacute; de Egipto con su gran poder;38. Para echar de delante de ti gentes grandes y m&aacute;s fuertes que t&uacute;, y para introducirte, y darte su tierra por heredad, como hoy.39. Aprende pues hoy, y reduce &aacute; tu coraz&oacute;n que Jehov&aacute; &eacute;l es el Dios arriba en el cielo, y abajo sobre la tierra; no hay otro.40. Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, que yo te mando hoy, para que te vaya bien &aacute; ti y &aacute; tus hijos despu&eacute;s de ti, y prolongues tus d&iacute;as sobre la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da para siempre.41. Entonces apart&oacute; Mois&eacute;s tres ciudades de esta parte del Jord&aacute;n al nacimiento del sol,42. Para que huyese all&iacute; el homicida que matase &aacute; su pr&oacute;jimo por yerro, sin haber tenido enemistad con &eacute;l desde ayer ni antes de ayer; y que huyendo &aacute; una de estas ciudades salvara la vida:43. A Beser en el desierto, en tierra de la llanura, de los Rubenitas; y &aacute; Ramoth en Galaad, de los Gaditas; y &aacute; Gol&aacute;n en Bas&aacute;n, de los de Manas&eacute;s.44. Esta, pues, es la ley que Mois&eacute;s propuso delante de los hijos de Israel.45. Estos son los testimonios, y los estatutos, y los derechos, que Mois&eacute;s notific&oacute; &aacute; los hijos de Israel, cuando hubieron salido de Egipto;46. De esta parte del Jord&aacute;n, en el valle delante de Beth-peor, en la tierra de Seh&oacute;n rey de los Amorrheos, que habitaba en Hesb&oacute;n, al cual hiri&oacute; Mois&eacute;s con los hijos de Israel, cuando hubieron salido de Egipto:47. Y poseyeron su tierra, y la tierra de Og rey de Bas&aacute;n; dos reyes de los Amorrheos que estaban de esta parte del Jord&aacute;n, al nacimiento del sol:48. Desde Aroer, que est&aacute; junto &aacute; la ribera del arroyo de Arn&oacute;n, hasta el monte de Si&oacute;n, que es Herm&oacute;n;49. Y toda la llanura de esta parte del Jord&aacute;n, al oriente, hasta la mar del llano, las vertientes de las aguas abajo del Pisga.</p><a name="Deuteronomio_5"></a><h2>Deuteronomio 5</h2><p>1. Y LLAMO Mois&eacute;s &aacute; todo Israel, y d&iacute;joles: Oye, Israel, los estatutos y derechos que yo pronuncio hoy en vuestros o&iacute;dos: y aprendedlos, y guardadlos, para ponerlos por obra.2. Jehov&aacute; nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb.3. No con nuestros padres hizo Jehov&aacute; este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aqu&iacute; hoy vivos.4. Cara &aacute; cara habl&oacute; Jehov&aacute; con vosotros en el monte de en medio del fuego,5. (Yo estaba entonces entre Jehov&aacute; y vosotros, para denunciaros la palabra de Jehov&aacute;; porque vosotros tuvisteis temor del fuego, y no subisteis al monte;) diciendo:6. Yo soy Jehov&aacute; tu Dios, que te saqu&eacute; de tierra de Egipto, de casa de siervos.7. No tendr&aacute;s dioses extra&ntilde;os delante de m&iacute;.8. No har&aacute;s para ti escultura, ni imagen alguna de cosa que est&aacute; arriba en los cielos, &oacute; abajo en la tierra, &oacute; en las aguas debajo de la tierra:9. No te inclinar&aacute;s &aacute; ellas ni les servir&aacute;s: porque yo soy Jehov&aacute; tu Dios, fuerte, celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre los terceros, y sobre los cuartos, &aacute; los que me aborrecen,10. Y que hago misericordia &aacute; millares &aacute; los que me aman, y guardan mis mandamientos.11. No tomar&aacute;s en vano el nombre de Jehov&aacute; tu Dios; porque Jehov&aacute; no dar&aacute; por inocente al que tomare en vano su nombre.12. Guardar&aacute;s el d&iacute;a del reposo para santificarlo, como Jehov&aacute; tu Dios te ha mandado.13. Seis d&iacute;as trabajar&aacute;s y har&aacute;s toda tu obra:14. Mas el s&eacute;ptimo es reposo &aacute; Jehov&aacute; tu Dios: ninguna obra har&aacute;s t&uacute;, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ning&uacute;n animal tuyo, ni tu peregrino que est&aacute; dentro de tus puertas: porque descanse tu siervo y tu sierva como t&uacute;.15. Y acu&eacute;rdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehov&aacute; tu Dios te sac&oacute; de all&aacute; con mano fuerte y brazo extendido: por lo cual Jehov&aacute; tu Dios te ha mandado que guardes el d&iacute;a del reposo.16. Honra &aacute; tu padre y &aacute; tu madre, como Jehov&aacute; tu Dios te ha mandado, para que sean prolongados tus d&iacute;as, y para que te vaya bien sobre la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da.17. No matar&aacute;s.18. No adulterar&aacute;s.19. No hurtar&aacute;s.20. No dir&aacute;s falso testimonio contra tu pr&oacute;jimo.21. No codiciar&aacute;s la mujer de tu pr&oacute;jimo, ni desear&aacute;s la casa de tu pr&oacute;jimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni ninguna cosa que sea de tu pr&oacute;jimo.22. Estas palabras habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; toda vuestra congregaci&oacute;n en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, &aacute; gran voz: y no a&ntilde;adi&oacute; m&aacute;s. Y escribi&oacute;las en dos tablas de piedra, las cuales me di&oacute; &aacute; m&iacute;.23. Y aconteci&oacute;, que como vosotros oisteis la voz de en medio de las tinieblas, y visteis al monte que ard&iacute;a en fuego, llegasteis &aacute; m&iacute; todos los pr&iacute;ncipes de vuestras tribus, y vuestros ancianos;24. Y dijisteis: He aqu&iacute;, Jehov&aacute; nuestro Dios nos ha mostrado su gloria y su grandeza, y hemos o&iacute;do su voz de en medio del fuego: hoy hemos visto que Jehov&aacute; habla al hombre, y &eacute;ste vive.25. Ahora pues, &iquest;por qu&eacute; moriremos? que este gran fuego nos consumir&aacute;: si torn&aacute;remos &aacute; oir la voz de Jehov&aacute; nuestro Dios, moriremos.26. Porque, &iquest;qu&eacute; es toda carne, para que oiga la voz del Dios viviente que habla de en medio del fuego, como nosotros la o&iacute;mos, y viva?27. Llega t&uacute;, y oye todas las cosas que dijere Jehov&aacute; nuestro Dios; y t&uacute; nos dir&aacute;s todo lo que Jehov&aacute; nuestro Dios te dijere, y nosotros oiremos y haremos.28. Y oy&oacute; Jehov&aacute; la voz de vuestras palabras, cuando me hablabais; y d&iacute;jome Jehov&aacute;: He o&iacute;do la voz de las palabras de este pueblo, que ellos te han hablado: bien est&aacute; todo lo que han dicho.29. &iexcl;Qui&eacute;n diera que tuviesen tal coraz&oacute;n, que me temiesen, y guardasen todos los d&iacute;as todos mis mandamientos, para que &aacute; ellos y &aacute; sus hijos les fuese bien para siempre!30. Ve, diles: Volveos &aacute; vuestras tiendas.31. Y t&uacute; est&aacute;te aqu&iacute; conmigo, y te dir&eacute; todos los mandamientos, y estatutos, y derechos que les has de ense&ntilde;ar, a fin que los pongan ahora por obra en la tierra que yo les doy para poseerla.32. Mirad, pues, que hag&aacute;is como Jehov&aacute; vuestro Dios os ha mandado: no os apart&eacute;is &aacute; diestra ni &aacute; siniestra;33. Andad en todo camino que Jehov&aacute; vuestro Dios os ha mandado, para que viv&aacute;is, y os vaya bien, y teng&aacute;is largos d&iacute;as en la tierra que hab&eacute;is de poseer.</p><a name="Deuteronomio_6"></a><h2>Deuteronomio 6</h2><p>1. ESTOS pues son los mandamientos, estatutos, y derechos que Jehov&aacute; vuestro Dios mand&oacute; que os ense&ntilde;ase, para que los pong&aacute;is por obra en la tierra &aacute; la cual pas&aacute;is vosotros para poseerla:2. Para que temas &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, t&uacute;, y tu hijo, y el hijo de tu hijo, todos los d&iacute;as de tu vida, y que tus d&iacute;as sean prolongados.3. Oye pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien, y se&aacute;is multiplicados, como te ha dicho Jehov&aacute; el Dios de tus padres, en la tierra que destila leche y miel.4. Oye, Israel: Jehov&aacute; nuestro Dios, Jehov&aacute; uno es:5. Y Amar&aacute;s &aacute; Jehov&aacute; tu Dios de todo tu coraz&oacute;n, y de toda tu alma, y con todo tu poder.6. Y estas palabras que yo te mando hoy, estar&aacute;n sobre tu coraz&oacute;n:7. Y las repetir&aacute;s &aacute; tus hijos, y hablar&aacute;s de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes:8. Y has de atarlas por se&ntilde;al en tu mano, y estar&aacute;n por frontales entre tus ojos:9. Y las escribir&aacute;s en los postes de tu casa, y en tus portadas.10. Y ser&aacute;, cuando Jehov&aacute; tu Dios te hubiere introducido en la tierra que jur&oacute; &aacute; tus padres Abraham, Isaac, y Jacob, que te dar&iacute;a; en ciudades grandes y buenas que t&uacute; no edificaste,11. Y casas llenas de todo bien, que t&uacute; no henchiste, y cisternas cavadas, que t&uacute; no cavaste, vi&ntilde;as y olivares que no plantaste: luego que comieres y te hartares,12. Gu&aacute;rdate que no te olvides de Jehov&aacute;, que te sac&oacute; de tierra de Egipto, de casa de siervos.13. A Jehov&aacute; tu Dios temer&aacute;s, y &aacute; &eacute;l servir&aacute;s, y por su nombre jurar&aacute;s.14. No andar&eacute;is en pos de dioses ajenos, de los dioses de los pueblos que est&aacute;n en vuestros contornos:15. Porque el Dios celoso, Jehov&aacute; tu Dios, en medio de ti est&aacute;; porque no se inflame el furor de Jehov&aacute; tu Dios contra ti, y te destruya de sobre la haz de la tierra.16. No tentar&eacute;is &aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios, como lo tentasteis en Massa.17. Guardad cuidadosamente los mandamientos de Jehov&aacute; vuestro Dios, y sus testimonios, y sus estatutos, que te ha mandado.18. Y har&aacute;s lo recto y bueno en ojos de Jehov&aacute;, para que te vaya bien, y entres y poseas la buena tierra que Jehov&aacute; jur&oacute; &aacute; tus padres;19. Para que &eacute;l eche &aacute; todos sus enemigos de delante de ti, como Jehov&aacute; ha dicho.20. Cuando ma&ntilde;ana te preguntare tu hijo, diciendo: &iquest;Qu&eacute; significan los testimonios, y estatutos, y derechos, que Jehov&aacute; nuestro Dios os mand&oacute;?21. Entonces dir&aacute;s &aacute; tu hijo: Nosotros &eacute;ramos siervos de Fara&oacute;n en Egipto, y Jehov&aacute; nos sac&oacute; de Egipto con mano fuerte;22. Y di&oacute; Jehov&aacute; se&ntilde;ales y milagros grandes y nocivos en Egipto, sobre Fara&oacute;n y sobre toda su casa, delante de nuestros ojos;23. Y sac&oacute;nos de all&aacute;, para traernos y darnos la tierra que jur&oacute; &aacute; nuestros padres;24. Y mand&oacute;nos Jehov&aacute; que ejecut&aacute;semos todos estos estatutos, y que temamos &aacute; Jehov&aacute; nuestro Dios, porque nos vaya bien todos los d&iacute;as, y para que nos d&eacute; vida, como hoy.25. Y tendremos justicia cuando cuid&aacute;remos de poner por obra todos estos mandamientos delante de Jehov&aacute; nuestro Dios, como &eacute;l nos ha mandado.</p><a name="Deuteronomio_7"></a><h2>Deuteronomio 7</h2><p>1. CUANDO Jehov&aacute; tu Dios te hubiere introducido en la tierra en la cual t&uacute; has de entrar para poseerla, y hubiere echado de delante de ti muchas gentes, al Hetheo, al Gergeseo, y al Amorrheo, y al Cananeo, y al Pherezeo, y al Heveo, y al Jebuseo, siete naciones mayores y m&aacute;s fuertes que t&uacute;;2. Y Jehov&aacute; tu Dios las hubiere entregado delante de ti, y las hirieres, del todo las destruir&aacute;s: no har&aacute;s con ellos alianza, ni las tomar&aacute;s &aacute; merced.3. Y no emparentar&aacute;s con ellos: no dar&aacute;s tu hija &aacute; su hijo, ni tomar&aacute;s &aacute; su hija para tu hijo.4. Porque desviar&aacute; &aacute; tu hijo de en pos de m&iacute;, y servir&aacute;n &aacute; dioses ajenos; y el furor de Jehov&aacute; se encender&aacute; sobre vosotros, y te destruir&aacute; presto.5. Mas as&iacute; hab&eacute;is de hacer con ellos: sus altares destruir&eacute;is, y quebrar&eacute;is sus estatuas, y cortar&eacute;is sus bosques, y quemar&eacute;is sus esculturas en el fuego.6. Porque t&uacute; eres pueblo santo &aacute; Jehov&aacute; tu Dios: Jehov&aacute; tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, m&aacute;s que todos los pueblos que est&aacute;n sobre la haz de la tierra.7. No por ser vosotros m&aacute;s que todos los pueblos os ha querido Jehov&aacute;, y os ha escogido; porque vosotros erais los m&aacute;s pocos de todos los pueblos:8. Sino porque Jehov&aacute; os am&oacute;, y quiso guardar el juramento que jur&oacute; &aacute; vuestros padres, os ha sacado Jehov&aacute; con mano fuerte, y os ha rescatado de casa de siervos, de la mano de Fara&oacute;n, rey de Egipto.9. Conoce, pues, que Jehov&aacute; tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia &aacute; los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta las mil generaciones;10. Y que da el pago en su cara al que le aborrece, destruy&eacute;ndolo: ni lo dilatar&aacute; al que le odia, en su cara le dar&aacute; el pago.11. Guarda por tanto los mandamientos, y estatutos, y derechos que yo te mando hoy que cumplas.12. Y ser&aacute; que, por haber o&iacute;do estos derechos, y guardado y pu&eacute;stolos por obra, Jehov&aacute; tu Dios guardar&aacute; contigo el pacto y la misericordia que jur&oacute; &aacute; tus padres;13. Y te amar&aacute;, y te bendecir&aacute;, y te multiplicar&aacute;, y bendecir&aacute; el fruto de tu vientre, y el fruto de tu tierra, y tu grano, y tu mosto, y tu aceite, la cr&iacute;a de tus vacas, y los reba&ntilde;os de tus ovejas, en la tierra que jur&oacute; &aacute; tus padres que te dar&iacute;a.14. Bendito ser&aacute;s m&aacute;s que todos los pueblos: no habr&aacute; en ti var&oacute;n ni hembra est&eacute;ril, ni en tus bestias.15. Y quitar&aacute; Jehov&aacute; de ti toda enfermedad; y todas las malas plagas de Egipto, que t&uacute; sabes, no las pondr&aacute; sobre ti, antes las pondr&aacute; sobre todos los que te aborrecieren.16. Y consumir&aacute;s &aacute; todos los pueblos que te da Jehov&aacute; tu Dios: no los perdonar&aacute; tu ojo; ni servir&aacute;s &aacute; sus dioses, que te ser&aacute; tropiezo.17. Cuando dijeres en tu coraz&oacute;n: Estas gentes son muchas m&aacute;s que yo, &iquest;c&oacute;mo las podr&eacute; desarraigar?;18. No tengas temor de ellos: acu&eacute;rdate bien de lo que hizo Jehov&aacute; tu Dios con Fara&oacute;n y con todo Egipto;19. De las grandes pruebas que vieron tus ojos, y de las se&ntilde;ales y milagros, y de la mano fuerte y brazo extendido con que Jehov&aacute; tu Dios te sac&oacute;: as&iacute; har&aacute; Jehov&aacute; tu Dios con todos los pueblos de cuya presencia t&uacute; temieres.20. Y tambi&eacute;n enviar&aacute; Jehov&aacute; tu Dios sobre ellos avispas, hasta que perezcan los que quedaren, y los que se hubieren escondido de delante de ti.21. No desmayes delante de ellos, que Jehov&aacute; tu Dios est&aacute; en medio de ti, Dios grande y terrible.22. Y Jehov&aacute; tu Dios echar&aacute; &aacute; estas gentes de delante de ti poco &aacute; poco: no las podr&aacute;s acabar luego, porque las bestias del campo no se aumenten contra ti.23. Mas Jehov&aacute; tu Dios las entregar&aacute; delante de ti, y &eacute;l las quebrantar&aacute; con grande destrozo, hasta que sean destru&iacute;dos.24. Y &eacute;l entregar&aacute; sus reyes en tu mano, y t&uacute; destruir&aacute;s el nombre de ellos de debajo del cielo: nadie te har&aacute; frente hasta que los destruyas.25. Las esculturas de sus dioses quemar&aacute;s en el fuego: no codiciar&aacute;s plata ni oro de sobre ellas para tomarlo para ti, porque no tropieces en ello, pues es abominaci&oacute;n &aacute; Jehov&aacute; tu Dios;26. Y no meter&aacute;s abominaci&oacute;n en tu casa, porque no seas anatema como ello; del todo lo aborrecer&aacute;s y lo abominar&aacute;s; porque es anatema.</p><a name="Deuteronomio_8"></a><h2>Deuteronomio 8</h2><p>1. CUIDAR&Eacute;IS de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, porque viv&aacute;is, y se&aacute;is multiplicados, y entr&eacute;is, y pose&aacute;is la tierra, de la cual jur&oacute; Jehov&aacute; &aacute; vuestros padres.2. Y acordarte has de todo el camino por donde te ha tra&iacute;do Jehov&aacute; tu Dios estos cuarenta a&ntilde;os en el desierto, para afligirte, por probarte, para saber lo que estaba en tu coraz&oacute;n, si hab&iacute;as de guardar &oacute; no sus mandamientos.3. Y te afligi&oacute;, &eacute; h&iacute;zote tener hambre, y te sustent&oacute; con man&aacute;, comida que no conoc&iacute;as t&uacute;, ni tus padres la hab&iacute;an conocido; para hacerte saber que el hombre no vivir&aacute; de solo pan, mas de todo lo que sale de la boca de Jehov&aacute; vivir&aacute; el hombre.4. Tu vestido nunca se envejeci&oacute; sobre ti, ni el pie se te ha hinchado por estos cuarenta a&ntilde;os.5. Reconoce asimismo en tu coraz&oacute;n, que como castiga el hombre &aacute; su hijo, as&iacute; Jehov&aacute; tu Dios te castiga.6. Guardar&aacute;s, pues, los mandamientos de Jehov&aacute; tu Dios, andando en sus caminos, y temi&eacute;ndolo.7. Porque Jehov&aacute; tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes, de abismos que brotan por vegas y montes;8. Tierra de trigo y cebada, y de vides, &eacute; higueras, y granados; tierra de olivas, de aceite, y de miel;9. Tierra en la cual no comer&aacute;s el pan con escasez, no te faltar&aacute; nada en ella; tierra que sus piedras son hierro, y de sus montes cortar&aacute;s metal.10. Y comer&aacute;s y te hartar&aacute;s, y bendecir&aacute;s &aacute; Jehov&aacute; tu Dios por la buena tierra que te habr&aacute; dado.11. Gu&aacute;rdate, que no te olvides de Jehov&aacute; tu Dios, para no observar sus mandamientos, y sus derechos, y sus estatutos, que yo te ordeno hoy:12. Que quiz&aacute; no comas y te hartes, y edifiques buenas casas en que mores,13. Y tus vacas y tus ovejas se aumenten, y la plata y el oro se te multiplique, y todo lo que tuvieres se te aumente,14. Y se eleve luego tu coraz&oacute;n, y te olvides de Jehov&aacute; tu Dios, que te sac&oacute; de tierra de Egipto, de casa de siervos;15. Que te hizo caminar por un desierto grande y espantoso, de serpientes ardientes, y de escorpiones, y de sed, donde ning&uacute;n agua hab&iacute;a, y &eacute;l te sac&oacute; agua de la roca del pedernal;16. Que te sustent&oacute; con man&aacute; en el desierto, comida que tus padres no hab&iacute;an conocido, afligi&eacute;ndote y prob&aacute;ndote, para &aacute; la postre hacerte bien;17. Y digas en tu coraz&oacute;n: Mi poder y la fortaleza de mi mano me han tra&iacute;do esta riqueza.18. Antes acu&eacute;rdate de Jehov&aacute; tu Dios: porque &eacute;l te da el poder para hacer las riquezas, &aacute; fin de confirmar su pacto que jur&oacute; &aacute; tus padres, como en este d&iacute;a.19. Mas ser&aacute;, si llegares &aacute; olvidarte de Jehov&aacute; tu Dios, y anduvieres en pos de dioses ajenos, y les sirvieres, y &aacute; ellos te encorvares, prot&eacute;sto lo hoy contra vosotros, que de cierto perecer&eacute;is.20. Como las gentes que Jehov&aacute; destruir&aacute; delante de vosotros, as&iacute; perecer&eacute;is; por cuanto no habr&eacute;is atendido &aacute; la voz de Jehov&aacute; vuestro Dios.</p><a name="Deuteronomio_9"></a><h2>Deuteronomio 9</h2><p>1. OYE, Israel: t&uacute; est&aacute;s hoy para pasar el Jord&aacute;n, para entrar &aacute; poseer gentes m&aacute;s numerosas y m&aacute;s fuertes que t&uacute;, ciudades grandes y encastilladas hasta el cielo,2. Un pueblo grande y alto, hijos de gigantes, de los cuales tienes t&uacute; conocimiento, y has o&iacute;do decir: &iquest;Qui&eacute;n se sostendr&aacute; delante de los hijos del gigante?3. Sabe, pues, hoy que Jehov&aacute; tu Dios es el que pasa delante de ti, fuego consumidor, que los destruir&aacute; y humillar&aacute; delante de ti: y t&uacute; los echar&aacute;s, y los destruir&aacute;s luego, como Jehov&aacute; te ha dicho.4. No discurras en tu coraz&oacute;n cuando Jehov&aacute; tu Dios los habr&aacute; echado de delante de ti, diciendo: Por mi justicia me ha metido Jehov&aacute; &aacute; poseer esta tierra; pues por la impiedad de estas gentes Jehov&aacute; las echa de delante de ti.5. No por tu justicia, ni por la rectitud de tu coraz&oacute;n entras a poseer la tierra de ellos; mas por la impiedad de estas gentes Jehov&aacute; tu Dios las echa de delante de ti, y por confirmar la palabra que Jehov&aacute; jur&oacute; &aacute; tus padres Abraham, Isaac, y Jacob.6. Por tanto, sabe que no por tu justicia Jehov&aacute; tu Dios te da esta buena tierra para poseerla; que pueblo duro de cerviz eres t&uacute;.7. Acu&eacute;rdate, no te olvides que has provocado &aacute; ira &aacute; Jehov&aacute; tu Dios en el desierto: desde el d&iacute;a que saliste de la tierra de Egipto, hasta que entrasteis en este lugar, hab&eacute;is sido rebeldes &aacute; Jehov&aacute;.8. Y en Horeb provocasteis &aacute; ira &aacute; Jehov&aacute;, y enoj&oacute;se Jehov&aacute; contra vosotros para destruiros.9. Cuando yo sub&iacute; al monte para recibir las tablas de piedra, las tablas del pacto que Jehov&aacute; hizo con vosotros, estuve entonces en el monte cuarenta d&iacute;as y cuarenta noches, sin comer pan ni beber agua:10. Y di&oacute;me Jehov&aacute; las dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios; y en ellas estaba escrito conforme &aacute; todas las palabras que os habl&oacute; Jehov&aacute; en el monte de en medio del fuego, el d&iacute;a de la asamblea.11. Y fu&eacute; al cabo de los cuarenta d&iacute;as y cuarenta noches, que Jehov&aacute; me di&oacute; dos las tablas de piedra, las tablas del pacto.12. Y d&iacute;jome Jehov&aacute;: Lev&aacute;ntate, desciende presto de aqu&iacute;; que tu pueblo que sacaste de Egipto se ha corrompido: pronto se han apartado del camino que yo les mand&eacute;: hanse hecho una efigie de fundici&oacute;n.13. Y habl&oacute;me Jehov&aacute;, diciendo: He visto ese pueblo, y he aqu&iacute;, que &eacute;l es pueblo duro de cerviz:14. D&eacute;jame que los destruya, y raiga su nombre de debajo del cielo; que yo te pondr&eacute; sobre gente fuerte y mucha m&aacute;s que ellos.15. Y volv&iacute; y descend&iacute; del monte, el cual ard&iacute;a en fuego, con las tablas del pacto en mis dos manos.16. Y mir&eacute;, y he aqu&iacute; hab&iacute;ais pecado contra Jehov&aacute; vuestro Dios: os hab&iacute;ais hecho un becerro de fundici&oacute;n, apart&aacute;ndoos presto del camino que Jehov&aacute; os hab&iacute;a mandado.17. Entonces tom&eacute; las dos tablas, y arroj&eacute;las de mis dos manos, y quebr&eacute;las delante de vuestros ojos.18. Y postr&eacute;me delante de Jehov&aacute;, como antes, cuarenta d&iacute;as y cuarenta noches: no com&iacute; pan ni beb&iacute; agua, &aacute; causa de todo vuestro pecado que hab&iacute;ais cometido haciendo mal en ojos de Jehov&aacute; para enojarlo.19. Porque tem&iacute; &aacute; causa del furor y de la ira con que Jehov&aacute; estaba enojado contra vosotros para destruiros. Pero Jehov&aacute; me oy&oacute; a&uacute;n esta vez.20. Contra Aar&oacute;n tambi&eacute;n se enoj&oacute; Jehov&aacute; en gran manera para destruirlo: y tambi&eacute;n or&eacute; por Aar&oacute;n entonces.21. Y tom&eacute; vuestro pecado, el becerro que hab&iacute;ais hecho, y quem&eacute;lo en el fuego, y lo desmenuc&eacute; moli&eacute;ndole muy bien, hasta que fu&eacute; reducido &aacute; polvo: y ech&eacute; el polvo de &eacute;l en el arroyo que descend&iacute;a del monte.22. Tambi&eacute;n en Tabera, y en Massa, y en Kibroth-hataavah, enojasteis &aacute; Jehov&aacute;.23. Y cuando Jehov&aacute; os envi&oacute; desde Cades-barnea, diciendo: Subid y poseed la tierra que yo os he dado; tambi&eacute;n fuisteis rebeldes al dicho de Jehov&aacute; vuestro Dios, y no lo creisteis, ni obedecisteis &aacute; su voz.24. Rebeldes hab&eacute;is sido &aacute; Jehov&aacute; desde el d&iacute;a que yo os conozco.25. Postr&eacute;me, pues, delante de Jehov&aacute; cuarenta d&iacute;as y cuarenta noches que estuve postrado; porque Jehov&aacute; dijo que os hab&iacute;a de destruir.26. Y or&eacute; &aacute; Jehov&aacute;, diciendo: Oh Se&ntilde;or Jehov&aacute;, no destruyas tu pueblo y tu heredad que has redimido con tu grandeza, al cual sacaste de Egipto con mano fuerte.27. Acu&eacute;rdate de tus siervos Abraham, Isaac, y Jacob; no mires &aacute; la dureza de este pueblo, ni &aacute; su impiedad, ni &aacute; su pecado:28. Porque no digan los de la tierra de donde nos sacaste: Por cuanto no pudo Jehov&aacute; introducirlos en la tierra que les hab&iacute;a dicho, &oacute; porque los aborrec&iacute;a, los sac&oacute; para matarlos en el desierto.29. Y ellos son tu pueblo y tu heredad, que sacaste con tu gran fortaleza y con tu brazo extendido.</p><a name="Deuteronomio_10"></a><h2>Deuteronomio 10</h2><p>1. EN aquel tiempo Jehov&aacute; me dijo: L&aacute;brate dos tablas de piedra como las primeras, y sube &aacute; m&iacute; al monte, y hazte un arca de madera:2. Y escribir&eacute; en aquellas tablas palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste; y las pondr&aacute;s en el arca.3. E hice un arca de madera de Sittim, y labr&eacute; dos tablas de piedra como las primeras, y sub&iacute; al monte con las dos tablas en mi mano.4. Y escribi&oacute; en las tablas conforme &aacute; la primera escritura, las diez palabras que Jehov&aacute; os hab&iacute;a hablado en el monte de en medio del fuego, el d&iacute;a de la asamblea; y di&oacute;melas Jehov&aacute;.5. Y volv&iacute; y descend&iacute; del monte, y puse las tablas en el arca que hab&iacute;a hecho; y all&iacute; est&aacute;n, como Jehov&aacute; me mand&oacute;.6. (Despu&eacute;s partieron los hijos de Israel de Beerot-bene-jacaam &aacute; Moser&aacute;: all&iacute; muri&oacute; Aar&oacute;n, y all&iacute; fu&eacute; sepultado; y en lugar suyo tuvo el sacerdocio su hijo Eleazar.7. De all&iacute; partieron &aacute; Gudgod, y de Gudgod &aacute; Jotbath, tierra de arroyos de aguas.8. En aquel tiempo apart&oacute; Jehov&aacute; la tribu de Lev&iacute;, para que llevase el arca del pacto de Jehov&aacute;, para que estuviese delante de Jehov&aacute; para servirle, y para bendecir en su nombre, hasta hoy.9. Por lo cual Lev&iacute; no tuvo parte ni heredad con sus hermanos: Jehov&aacute; es su heredad, como Jehov&aacute; tu Dios le dijo.)10. Y yo estuve en el monte como los primeros d&iacute;as, cuarenta d&iacute;as y cuarenta noches; y Jehov&aacute; me oy&oacute; tambi&eacute;n esta vez, y no quiso Jehov&aacute; destruirte.11. Y d&iacute;jome Jehov&aacute;: Lev&aacute;ntate, anda, para que partas delante del pueblo, para que entren y posean la tierra que jur&eacute; &aacute; sus padres les hab&iacute;a de dar.12. Ahora pues, Israel, &iquest;qu&eacute; pide Jehov&aacute; tu Dios de ti, sino que temas &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas &aacute; Jehov&aacute; tu Dios con todo tu coraz&oacute;n, y con toda tu alma;13. Que guardes los mandamientos de Jehov&aacute; y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que hayas bien?14. He aqu&iacute;, de Jehov&aacute; tu Dios son los cielos, y los cielos de los cielos: la tierra, y todas las cosas que hay en ella.15. Solamente de tus padres se agrad&oacute; Jehov&aacute; para amarlos, y escogi&oacute; su simiente despu&eacute;s de ellos, &aacute; vosotros, de entre todos los pueblos, como en este d&iacute;a.16. Circuncidad pues el prepucio de vuestro coraz&oacute;n, y no endurezc&aacute;is m&aacute;s vuestra cerviz.17. Porque Jehov&aacute; vuestro Dios es Dios de dioses, y Se&ntilde;or de se&ntilde;ores, Dios grande, poderoso, y terrible, que no acepta persona, ni toma cohecho;18. Que hace justicia al hu&eacute;rfano y &aacute; la viuda; que ama tambi&eacute;n al extranjero d&aacute;ndole pan y vestido.19. Amar&eacute;is pues al extranjero: porque extranjeros fuisteis vosotros en tierra de Egipto.20. A Jehov&aacute; tu Dios temer&aacute;s, &aacute; &eacute;l servir&aacute;s, &aacute; &eacute;l te allegar&aacute;s, y por su nombre jurar&aacute;s.21. El es tu alabanza, y &eacute;l es tu Dios, que ha hecho contigo estas grandes y terribles cosas que tus ojos han visto.22. Con setenta almas descendieron tus padres &aacute; Egipto; y ahora Jehov&aacute; te ha hecho como las estrellas del cielo en multitud.</p><a name="Deuteronomio_11"></a><h2>Deuteronomio 11</h2><p>1. AMARAS pues &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, y guardar&aacute;s su ordenanza, y sus estatutos y sus derechos y sus mandamientos, todos los d&iacute;as.2. Y comprended hoy: porque no hablo con vuestros hijos que no han sabido ni visto el castigo de Jehov&aacute; vuestro Dios, su grandeza, su mano fuerte, y su brazo extendido,3. Y sus se&ntilde;ales, y sus obras que hizo en medio de Egipto &aacute; Fara&oacute;n, rey de Egipto, y &aacute; toda su tierra;4. Y lo que hizo al ej&eacute;rcito de Egipto, &aacute; sus caballos, y &aacute; sus carros; c&oacute;mo hizo ondear las aguas del mar Bermejo sobre ellos, cuando ven&iacute;an tras vosotros, y Jehov&aacute; los destruy&oacute; hasta hoy;5. Y lo que ha hecho con vosotros en el desierto, hasta que hab&eacute;is llegado &aacute; este lugar;6. Y lo que hizo con Dath&aacute;n y Abiram, hijos de Eliab hijo de Rub&eacute;n; c&oacute;mo abri&oacute; la tierra su boca, y trag&oacute;se &aacute; ellos y &aacute; sus casas, y sus tiendas, y toda la hacienda que ten&iacute;an en pie en medio de todo Israel:7. Mas vuestros ojos han visto todos los grandes hechos que Jehov&aacute; ha ejecutado.8. Guardad, pues, todos los mandamientos que yo os prescribo hoy, para que se&aacute;is esforzados, y entr&eacute;is y pose&aacute;is la tierra, &aacute; la cual pas&aacute;is para poseerla;9. Y para que os sean prolongados los d&iacute;as sobre la tierra, que jur&oacute; Jehov&aacute; &aacute; vuestros padres hab&iacute;a de dar &aacute; ellos y &aacute; su simiente, tierra que fluye leche y miel.10. Que la tierra &aacute; la cual entras para poseerla, no es como la tierra de Egipto de donde hab&eacute;is salido, donde sembrabas tu simiente, y regabas con tu pie, como huerto de hortaliza.11. La tierra &aacute; la cual pas&aacute;is para poseerla, es tierra de montes y de vegas; de la lluvia del cielo ha de beber las aguas;12. Tierra de la cual Jehov&aacute; tu Dios cuida: siempre est&aacute;n sobre ella los ojos de Jehov&aacute; tu Dios, desde el principio del a&ntilde;o hasta el fin de &eacute;l.13. Y ser&aacute; que, si obedeciereis cuidadosamente mis mandamientos que yo os prescribo hoy, amando &aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios, y sirvi&eacute;ndolo con todo vuestro coraz&oacute;n, y con toda vuestra alma,14. Yo dar&eacute; la lluvia de vuestra tierra en su tiempo, la temprana y la tard&iacute;a; y coger&aacute;s tu grano, y tu vino, y tu aceite.15. Dar&eacute; tambi&eacute;n hierba en tu campo para tus bestias; y comer&aacute;s, y te hartar&aacute;s.16. Guardaos, pues, que vuestro coraz&oacute;n no se infat&uacute;e, y os apart&eacute;is, y sirv&aacute;is &aacute; dioses ajenos, y os inclin&eacute;is &aacute; ellos;17. Y as&iacute; se encienda el furor de Jehov&aacute; sobre vosotros, y cierre los cielos, y no haya lluvia, ni la tierra d&eacute; su fruto, y perezc&aacute;is presto de la buena tierra que os da Jehov&aacute;.18. Por tanto, pondr&eacute;is estas mis palabras en vuestro coraz&oacute;n y en vuestra alma, y las atar&eacute;is por se&ntilde;al en vuestra mano, y ser&aacute;n por frontales entre vuestros ojos.19. Y las ense&ntilde;ar&eacute;is &aacute; vuestros hijos, hablando de ellas, ora sentado en tu casa, &oacute; andando por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes:20. Y las escribir&aacute;s en los postes de tu casa, y en tus portadas:21. Para que sean aumentados vuestros d&iacute;as, y los d&iacute;as de vuestros hijos, sobre la tierra que jur&oacute; Jehov&aacute; &aacute; vuestros padres que les hab&iacute;a de dar, como los d&iacute;as de los cielos sobre la tierra.22. Porque si guardareis cuidadosamente todos estos mandamientos que yo os prescribo, para que los cumpl&aacute;is; como am&eacute;is &aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios andando en todos sus caminos, y &aacute; &eacute;l os allegareis,23. Jehov&aacute; tambi&eacute;n echar&aacute; todas estas gentes de delante de vosotros y poseer&eacute;is gentes grandes y m&aacute;s fuertes que vosotros.24. Todo lugar que pisare la planta de vuestro pie, ser&aacute; vuestro: desde el desierto y el L&iacute;bano, desde el r&iacute;o, el r&iacute;o Eufrates, hasta la mar postrera ser&aacute; vuestro t&eacute;rmino.25. Nadie se sostendr&aacute; delante de vosotros: miedo y temor de vosotros pondr&aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios sobre la haz de toda la tierra que hollareis, como &eacute;l os ha dicho.26. He aqu&iacute; yo pongo hoy delante de vosotros la bendici&oacute;n y la maldici&oacute;n:27. La bendici&oacute;n, si oyereis los mandamientos de Jehov&aacute; vuestro Dios, que yo os prescribo hoy;28. Y la maldici&oacute;n, si no oyereis los mandamientos de Jehov&aacute; vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no hab&eacute;is conocido.29. Y ser&aacute; que, cuando Jehov&aacute; tu Dios te introdujere en la tierra &aacute; la cual vas para poseerla, pondr&aacute;s la bendici&oacute;n sobre el monte Gerizim, y la maldici&oacute;n sobre el monte Ebal:30. Los cuales est&aacute;n de la otra parte del Jord&aacute;n, tras el camino del occidente en la tierra del Cananeo, que habita en la campi&ntilde;a delante de Gilgal, junto &aacute; los llanos de Moreh.31. Porque vosotros pas&aacute;is el Jord&aacute;n, para ir a poseer la tierra que os da Jehov&aacute; vuestro Dios; y la poseer&eacute;is, y habitar&eacute;is en ella.32. Cuidar&eacute;is, pues, de poner por obra todos los estatutos y derechos que yo presento hoy delante de vosotros.</p><a name="Deuteronomio_12"></a><h2>Deuteronomio 12</h2><p>1. ESTOS son los estatutos y derechos que cuidar&eacute;is de poner por obra, en la tierra que Jehov&aacute; el Dios de tus padres te ha dado para que la poseas, todos los d&iacute;as que vosotros viviereis sobre la tierra.2. Destruir&eacute;is enteramente todos los lugares donde las gentes que vosotros heredareis sirvieron &aacute; sus dioses, sobre los montes altos, y sobre los collados, y debajo de todo &aacute;rbol espeso:3. Y derribar&eacute;is sus altares, y quebrar&eacute;is sus im&aacute;genes, y sus bosques consumir&eacute;is con fuego: y destruir&eacute;is las esculturas de sus dioses, y extirpar&eacute;is el nombre de ellas de aquel lugar.4. No har&eacute;is as&iacute; &aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios.5. Mas el lugar que Jehov&aacute; vuestro Dios escogiere de todas vuestras tribus, para poner all&iacute; su nombre para su habitaci&oacute;n, &eacute;se buscar&eacute;is, y all&aacute; ir&eacute;is:6. Y all&iacute; llevar&eacute;is vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, y vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, y vuestros votos, y vuestras ofrendas voluntarias, y los primerizos de vuestras vacas y de vuestras ovejas:7. Y comer&eacute;is all&iacute; delante de Jehov&aacute; vuestro Dios, y os alegrar&eacute;is, vosotros y vuestras familias, en toda obra de vuestras manos en que Jehov&aacute; tu Dios te hubiere bendecido.8. No har&eacute;is como todo lo que nosotros hacemos aqu&iacute; ahora, cada uno lo que le parece,9. Porque aun hasta ahora no hab&eacute;is entrado al reposo y &aacute; la heredad que os da Jehov&aacute; vuestro Dios.10. Mas pasar&eacute;is el Jord&aacute;n, y habitar&eacute;is en la tierra que Jehov&aacute; vuestro Dios os hace heredar, y &eacute;l os dar&aacute; reposo de todos vuestros enemigos alrededor, y habitar&eacute;is seguros.11. Y al lugar que Jehov&aacute; vuestro Dios escogiere para hacer habitar en &eacute;l su nombre, all&iacute; llevar&eacute;is todas las cosas que yo os mando: vuestros holocaustos, y vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y las ofrendas elevadas de vuestras manos, y todo lo escogido de vuestros votos que hubiereis prometido &aacute; Jehov&aacute;;12. Y os alegrar&eacute;is delante de Jehov&aacute; vuestro Dios, vosotros, y vuestros hijos, y vuestras hijas, y vuestros siervos, y vuestras siervas, y el Levita que estuviere en vuestras poblaciones: por cuanto no tiene parte ni heredad con vosotros.13. Gu&aacute;rdate, que no ofrezcas tus holocaustos en cualquier lugar que vieres;14. Mas en el lugar que Jehov&aacute; escogiere, en una de tus tribus, all&iacute; ofrecer&aacute;s tus holocaustos, y all&iacute; har&aacute;s todo lo que yo te mando.15. Con todo, podr&aacute;s matar y comer carne en todas tus poblaciones conforme al deseo de tu alma, seg&uacute;n la bendici&oacute;n de Jehov&aacute; tu Dios que &eacute;l te habr&aacute; dado: el inmundo y el limpio la comer&aacute;, como la de corzo &oacute; de ciervo:16. Salvo que sangre no comer&eacute;is; sobre la tierra la derramar&eacute;is como agua.17. Ni podr&aacute;s comer en tus poblaciones el diezmo de tu grano, &oacute; de tu vino, &oacute; de tu aceite, ni los primerizos de tus vacas, ni de tus ovejas, ni tus votos que prometieres, ni tus ofrendas voluntarias, ni las elevadas ofrendas de tus manos:18. Mas delante de Jehov&aacute; tu Dios las comer&aacute;s, en el lugar que Jehov&aacute; tu Dios hubiere escogido, t&uacute;, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que est&aacute; en tus poblaciones: y alegrarte has delante de Jehov&aacute; tu Dios en toda obra de tus manos.19. Ten cuidado de no desamparar al Levita en todos tus d&iacute;as sobre tu tierra.20. Cuando Jehov&aacute; tu Dios ensanchare tu t&eacute;rmino, como &eacute;l te ha dicho, y t&uacute; dijeres: Comer&eacute; carne, porque dese&oacute; tu alma comerla, conforme &aacute; todo el deseo de tu alma comer&aacute;s carne.21. Cuando estuviere lejos de ti el lugar que Jehov&aacute; tu Dios habr&aacute; escogido, para poner all&iacute; su nombre, matar&aacute;s de tus vacas y de tus ovejas, que Jehov&aacute; te hubiere dado, como te he mandado yo, y comer&aacute;s en tus puertas seg&uacute;n todo lo que deseare tu alma.22. Lo mismo que se come el corzo y el ciervo, as&iacute; las comer&aacute;s: el inmundo y el limpio comer&aacute;n tambi&eacute;n de ellas.23. Solamente que te esfuerces &aacute; no comer sangre: porque la sangre es el alma; y no has de comer el alma juntamente con su carne.24. No la comer&aacute;s: en tierra la derramar&aacute;s como agua.25. No comer&aacute;s de ella; para que te vaya bien &aacute; ti, y &aacute; tus hijos despu&eacute;s de ti, cuando hicieres lo recto en ojos de Jehov&aacute;.26. Empero las cosas que tuvieres t&uacute; consagradas, y tus votos, las tomar&aacute;s, y vendr&aacute;s al lugar que Jehov&aacute; hubiere escogido:27. Y ofrecer&aacute;s tus holocaustos, la carne y la sangre, sobre el altar de Jehov&aacute; tu Dios: y la sangre de tus sacrificios ser&aacute; derramada sobre el altar de Jehov&aacute; tu Dios, y comer&aacute;s la carne.28. Guarda y escucha todas estas palabras que yo te mando, porque te vaya bien &aacute; ti y &aacute; tus hijos despu&eacute;s de ti para siempre, cuando hicieres lo bueno y lo recto en los ojos de Jehov&aacute; tu Dios.29. Cuando hubiere devastado delante de ti Jehov&aacute; tu Dios las naciones &aacute; donde t&uacute; vas para poseerlas, y las heredares, y habitares en su tierra,30. Gu&aacute;rdate que no tropieces en pos de ellas, despu&eacute;s que fueren destru&iacute;das delante de ti: no preguntes acerca de sus dioses, diciendo: De la manera que serv&iacute;an aquellas gentes &aacute; sus dioses, as&iacute; har&eacute; yo tambi&eacute;n.31. No har&aacute;s as&iacute; &aacute; Jehov&aacute; tu Dios; porque todo lo que Jehov&aacute; aborrece, hicieron ellos &aacute; sus dioses; pues aun &aacute; sus hijos &eacute; hijas quemaban en el fuego &aacute; sus dioses.32. Cuidar&eacute;is de hacer todo lo que yo os mando: no a&ntilde;adir&aacute;s &aacute; ello, ni quitar&aacute;s de ello.</p><a name="Deuteronomio_13"></a><h2>Deuteronomio 13</h2><p>1. CUANDO se levantare en medio de ti profeta, &oacute; so&ntilde;ador de sue&ntilde;os, y te diere se&ntilde;al &oacute; prodigio,2. Y acaeciere la se&ntilde;al &oacute; prodigio que &eacute;l te dijo, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirv&aacute;mosles;3. No dar&aacute;s o&iacute;do &aacute; las palabras de tal profeta, ni al tal so&ntilde;ador de sue&ntilde;os: porque Jehov&aacute; vuestro Dios os prueba, para saber si am&aacute;is &aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios con todo vuestro coraz&oacute;n, y con toda vuestra alma.4. En pos de Jehov&aacute; vuestro Dios andar&eacute;is, y &aacute; &eacute;l temer&eacute;is, y guardar&eacute;is sus mandamientos, y escuchar&eacute;is su voz, y &aacute; &eacute;l servir&eacute;is, y &aacute; &eacute;l os allegar&eacute;is.5. Y el tal profeta &oacute; so&ntilde;ador de sue&ntilde;os, ha de ser muerto; por cuanto trat&oacute; de rebeli&oacute;n contra Jehov&aacute; vuestro Dios, que te sac&oacute; de tierra de Egipto, y te rescat&oacute; de casa de siervos, y de echarte del camino por el que Jehov&aacute; tu Dios te mand&oacute; que anduvieses: y as&iacute; quitar&aacute;s el mal de en medio de ti.6. Cuando te incitare tu hermano, hijo de tu madre, &oacute; tu hijo, &oacute; tu hija, &oacute; la mujer de tu seno, &oacute; tu amigo que sea como tu alma, diciendo en secreto: Vamos y sirvamos &aacute; dioses ajenos, que ni t&uacute; ni tus padres conocisteis,7. De los dioses de los pueblos que est&aacute;n en vuestros alrededores cercanos &aacute; ti, &oacute; lejos de ti, desde el un cabo de la tierra hasta el otro cabo de ella;8. No consentir&aacute;s con &eacute;l, ni le dar&aacute;s o&iacute;do; ni tu ojo le perdonar&aacute;, ni tendr&aacute;s compasi&oacute;n, ni lo encubrir&aacute;s:9. Antes has de matarlo; tu mano ser&aacute; primero sobre &eacute;l para matarle, y despu&eacute;s la mano de todo el pueblo.10. Y has de apedrearlo con piedras, y morir&aacute;; por cuanto procur&oacute; apartarte de Jehov&aacute; tu Dios, que te sac&oacute; de tierra de Egipto, de casa de siervos:11. Para que todo Israel oiga, y tema, y no tornen &aacute; hacer cosa semejante &aacute; esta mala cosa en medio de ti.12. Cuando oyeres de alguna de tus ciudades que Jehov&aacute; tu Dios te da para que mores en ellas, que se dice:13. Hombres, hijos de impiedad, han salido de en medio de ti, que han instigado &aacute; los moradores de su ciudad, diciendo: Vamos y sirvamos &aacute; dioses ajenos, que vosotros no conocisteis;14. T&uacute; inquirir&aacute;s, y buscar&aacute;s, y preguntar&aacute;s con diligencia; y si pareciere verdad, cosa cierta, que tal abominaci&oacute;n se hizo en medio de ti,15. Irremisiblemente herir&aacute;s &aacute; filo de espada los moradores de aquella ciudad, destruy&eacute;ndola con todo lo que en ella hubiere, y tambi&eacute;n sus bestias &aacute; filo de espada.16. Y juntar&aacute;s todo el despojo de ella en medio de su plaza, y consumir&aacute;s con fuego la ciudad y todo su despojo, todo ello, &aacute; Jehov&aacute; tu Dios: y ser&aacute; un mont&oacute;n para siempre: nunca m&aacute;s se edificar&aacute;.17. Y no se pegar&aacute; algo &aacute; tu mano del anatema; porque Jehov&aacute; se aparte del furor de su ira, y te d&eacute; mercedes, y tenga misericordia de ti, y te multiplique, como lo jur&oacute; &aacute; tus padres,18. Cuando obedecieres &aacute; la voz de Jehov&aacute; tu Dios, guardando todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, para hacer lo recto en ojos de Jehov&aacute; tu Dios.</p><a name="Deuteronomio_14"></a><h2>Deuteronomio 14</h2><p>1. HIJOS sois de Jehov&aacute; vuestro Dios: no os sajar&eacute;is, ni pondr&eacute;is calva sobre vuestros ojos por muerto;2. Porque eres pueblo santo &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, y Jehov&aacute; te ha escogido para que le seas un pueblo singular de entre todos los pueblos que est&aacute;n sobre la haz de la tierra.3. Nada abominable comer&aacute;s.4. Estos son los animales que comer&eacute;is: el buey, la oveja, y la cabra,5. El ciervo, el corzo, y el b&uacute;falo, y el cabr&iacute;o salvaje, y el unicornio, y buey salvaje, y cabra mont&eacute;s.6. Y todo animal de pezu&ntilde;as, que tiene hendidura de dos u&ntilde;as, y que rumiare entre los animales, ese comer&eacute;is.7. Empero estos no comer&eacute;is de los que rumian, &oacute; tienen u&ntilde;a hendida: camello, y liebre, y conejo, porque rumian, mas no tienen u&ntilde;a hendida, os ser&aacute;n inmundos;8. Ni puerco: porque tiene u&ntilde;a hendida, mas no rumia, os ser&aacute; inmundo. De la carne de &eacute;stos no comer&eacute;is, ni tocar&eacute;is sus cuerpos muertos.9. Esto comer&eacute;is de todo lo que est&aacute; en el agua: todo lo que tiene aleta y escama comer&eacute;is;10. Mas todo lo que no tuviere aleta y escama, no comer&eacute;is: inmundo os ser&aacute;.11. Toda ave limpia comer&eacute;is.12. Y estas son de las que no comer&eacute;is: el &aacute;guila, y el azor, y el esmerej&oacute;n,13. Y el ixio, y el buitre, y el milano seg&uacute;n su especie,14. Y todo cuervo seg&uacute;n su especie,15. Y el b&uacute;ho, y la lechuza, y el cuclillo, y el halc&oacute;n seg&uacute;n su especie,16. Y el herodi&oacute;n, y el cisne, y el ibis,17. Y el somormujo, y el calam&oacute;n, y el corvej&oacute;n,18. Y la cig&uuml;e&ntilde;a, y la garza seg&uacute;n su especie, y la abubilla, y el murci&eacute;lago.19. Y todo reptil alado os ser&aacute; inmundo: no se comer&aacute;.20. Toda ave limpia comer&eacute;is.21. Ninguna cosa mortecina comer&eacute;is: al extranjero que est&aacute; en tus poblaciones la dar&aacute;s, y &eacute;l la comer&aacute;: &oacute; v&eacute;ndela al extranjero; porque t&uacute; eres pueblo santo &aacute; Jehov&aacute; tu Dios. No cocer&aacute;s el cabrito en la leche de su madre.22. Indispensablemente diezmar&aacute;s todo el producto de tu simiente, que rindiere el campo cada un a&ntilde;o.23. Y comer&aacute;s delante de Jehov&aacute; tu Dios en el lugar que &eacute;l escogiere para hacer habitar all&iacute; su nombre, el diezmo de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y los primerizos de tus manadas, y de tus ganados, para que aprendas &aacute; temer &aacute; Jehov&aacute; tu Dios todos los d&iacute;as.24. Y si el camino fuere tan largo que t&uacute; no puedas llevarlo por &eacute;l, por estar lejos de ti el lugar que Jehov&aacute; tu Dios hubiere escogido para poner en &eacute;l su nombre, cuando Jehov&aacute; tu Dios te bendijere,25. Entonces venderlo has, y atar&aacute;s el dinero en tu mano, y vendr&aacute;s al lugar que Jehov&aacute; tu Dios escogiere;26. Y dar&aacute;s el dinero por todo lo que deseare tu alma, por vacas, &oacute; por ovejas, &oacute; por vino, &oacute; por sidra, &oacute; por cualquier cosa que tu alma te demandare: y comer&aacute;s all&iacute; delante de Jehov&aacute; tu Dios, y te alegrar&aacute;s t&uacute; y tu familia.27. Y no desamparar&aacute;s al Levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo.28. Al cabo de cada tres a&ntilde;os sacar&aacute;s todo el diezmo de tus productos de aquel a&ntilde;o, y lo guardar&aacute;s en tus ciudades:29. Y vendr&aacute; el Levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, y el hu&eacute;rfano, y la viuda, que hubiere en tus poblaciones, y comer&aacute;n y ser&aacute;n saciados; para que Jehov&aacute; tu Dios te bendiga en toda obra de tus manos que hicieres.</p><a name="Deuteronomio_15"></a><h2>Deuteronomio 15</h2><p>1. AL cabo de siete a&ntilde;os har&aacute;s remisi&oacute;n.2. Y esta es la manera de la remisi&oacute;n: perdonar&aacute; &aacute; su deudor todo aqu&eacute;l que hizo empr&eacute;stito de su mano, con que oblig&oacute; &aacute; su pr&oacute;jimo: no lo demandar&aacute; m&aacute;s &aacute; su pr&oacute;jimo, &oacute; &aacute; su hermano; porque la remisi&oacute;n de Jehov&aacute; es pregonada.3. Del extranjero demandar&aacute;s el reintegro: mas lo que tu hermano tuviere tuyo, lo perdonar&aacute; tu mano;4. Para que as&iacute; no haya en ti mendigo; porque Jehov&aacute; te bendecir&aacute; con abundancia en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da por heredad para que la poseas,5. Si empero escuchares fielmente la voz de Jehov&aacute; tu Dios, para guardar y cumplir todos estos mandamientos que yo te intimo hoy.6. Ya que Jehov&aacute; tu Dios te habr&aacute; bendecido, como te ha dicho, prestar&aacute;s entonces &aacute; muchas gentes, mas t&uacute; no tomar&aacute;s prestado; y ense&ntilde;orearte has de muchas gentes, pero de ti no se ense&ntilde;orear&aacute;n.7. Cuando hubiere en ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en tu tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da, no endurecer&aacute;s tu coraz&oacute;n, ni cerrar&aacute;s tu mano &aacute; tu hermano pobre:8. Mas abrir&aacute;s &aacute; &eacute;l tu mano liberalmente, y en efecto le prestar&aacute;s lo que basta, lo que hubiere menester.9. Gu&aacute;rdate que no haya en tu coraz&oacute;n perverso pensamiento, diciendo: Cerca est&aacute; el a&ntilde;o s&eacute;ptimo, el de la remisi&oacute;n; y tu ojo sea maligno sobre tu hermano menesteroso para no darle: que &eacute;l podr&aacute; clamar contra ti &aacute; Jehov&aacute;, y se te imputar&aacute; &aacute; pecado.10. Sin falta le dar&aacute;s, y no sea tu coraz&oacute;n maligno cuando le dieres: que por ello te bendecir&aacute; Jehov&aacute; tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que pusieres mano.11. Porque no faltar&aacute;n menesterosos de en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrir&aacute;s tu mano &aacute; tu hermano, &aacute; tu pobre, y &aacute; tu menesteroso en tu tierra.12. Cuando se vendiere &aacute; ti tu hermano Hebreo &oacute; Hebrea, y te hubiere servido seis a&ntilde;os, al s&eacute;ptimo a&ntilde;o le despedir&aacute;s libre de ti.13. Y cuando lo despidieres libre de ti, no lo enviar&aacute;s vac&iacute;o:14. Le abastecer&aacute;s liberalmente de tus ovejas, de tu era, y de tu lagar; le dar&aacute;s de aquello en que Jehov&aacute; te hubiere bendecido.15. Y te acordar&aacute;s que fuiste siervo en la tierra de Egipto, y que Jehov&aacute; tu Dios te rescat&oacute;: por tanto yo te mando esto hoy.16. Y ser&aacute; que, si &eacute;l te dijere: No saldr&eacute; de contigo; porque te ama &aacute; ti y &aacute; tu casa, que le va bien contigo;17. Entonces tomar&aacute;s una lesna, y horadar&aacute;s su oreja junto &aacute; la puerta, y ser&aacute; tu siervo para siempre: as&iacute; tambi&eacute;n har&aacute;s &aacute; tu criada.18. No te parezca duro cuando le enviares libre de ti; que doblado del salario de mozo jornalero te sirvi&oacute; seis a&ntilde;os: y Jehov&aacute; tu Dios te bendecir&aacute; en todo cuanto hicieres.19. Santificar&aacute;s &aacute; Jehov&aacute; tu Dios todo primerizo macho que nacer&aacute; de tus vacas y de tus ovejas: no te sirvas del primerizo de tus vacas, ni trasquiles el primerizo de tus ovejas.20. Delante de Jehov&aacute; tu Dios los comer&aacute;s cada un a&ntilde;o, t&uacute; y tu familia, en el lugar que Jehov&aacute; escogiere.21. Y si hubiere en &eacute;l tacha, ciego &oacute; cojo, &oacute; cualquiera mala falta, no lo sacrificar&aacute;s &aacute; Jehov&aacute; tu Dios.22. En tus poblaciones lo comer&aacute;s: el inmundo lo mismo que el limpio comer&aacute;n de &eacute;l, como de un corzo &oacute; de un ciervo.23. Solamente que no comas su sangre: sobre la tierra la derramar&aacute;s como agua.</p><a name="Deuteronomio_16"></a><h2>Deuteronomio 16</h2><p>1. GUARDARAS el mes de Abib, y har&aacute;s pascua &aacute; Jehov&aacute; tu Dios: porque en el mes de Abib te sac&oacute; Jehov&aacute; tu Dios de Egipto de noche.2. Y sacrificar&aacute;s la pascua &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, de las ovejas y de las vacas, en el lugar que Jehov&aacute; escogiere para hacer habitar all&iacute; su nombre.3. No comer&aacute;s con ella leudo; siete d&iacute;as comer&aacute;s con ella pan por leudar, pan de aflicci&oacute;n, porque apriesa saliste de tierra de Egipto: para que te acuerdes del d&iacute;a en que saliste de la tierra de Egipto todos los d&iacute;as de tu vida.4. Y no se dejar&aacute; ver levadura contigo en todo tu t&eacute;rmino por siete d&iacute;as; y de la carne que matares &aacute; la tarde del primer d&iacute;a, no quedar&aacute; hasta la ma&ntilde;ana.5. No podr&aacute;s sacrificar la pascua en ninguna de tus ciudades, que Jehov&aacute; tu Dios te da;6. Sino en el lugar que Jehov&aacute; tu Dios escogiere para hacer habitar all&iacute; su nombre, sacrificar&aacute;s la pascua por la tarde &aacute; puesta del sol, al tiempo que saliste de Egipto:7. Y la asar&aacute;s y comer&aacute;s en el lugar que Jehov&aacute; tu Dios hubiere escogido; y por la ma&ntilde;ana te volver&aacute;s y restituir&aacute;s &aacute; tu morada.8. Seis d&iacute;as comer&aacute;s &aacute;zimos, y el s&eacute;ptimo d&iacute;a ser&aacute; solemnidad &aacute; Jehov&aacute; tu Dios: no har&aacute;s obra en &eacute;l.9. Siete semanas te contar&aacute;s: desde que comenzare la hoz en las mieses comenzar&aacute;s &aacute; contarte las siete semanas.10. Y har&aacute;s la solemnidad de las semanas &aacute; Jehov&aacute; tu Dios: de la suficiencia voluntaria de tu mano ser&aacute; lo que dieres, seg&uacute;n Jehov&aacute; tu Dios te hubiere bendecido.11. Y te alegrar&aacute;s delante de Jehov&aacute; tu Dios, t&uacute;, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita que estuviere en tus ciudades, y el extranjero, y el hu&eacute;rfano, y la viuda, que estuvieren en medio de ti, en el lugar que Jehov&aacute; tu Dios hubiere escogido para hacer habitar all&iacute; su nombre.12. Y acu&eacute;rdate que fuiste siervo en Egipto; por tanto guardar&aacute;s y cumplir&aacute;s estos estatutos.13. La solemnidad de las caba&ntilde;as har&aacute;s por siete d&iacute;as, cuando hubieres hecho la cosecha de tu era y de tu lagar.14. Y te alegrar&aacute;s en tus solemnidades, t&uacute;, y tu hijo, y tu hija, y tu siervo, y tu sierva, y el Levita, y el extranjero, y el hu&eacute;rfano, y la viuda, que est&aacute;n en tus poblaciones.15. Siete d&iacute;as celebrar&aacute;s solemnidad &aacute; Jehov&aacute; tu Dios en el lugar que Jehov&aacute; escogiere; porque te habr&aacute; bendecido Jehov&aacute; tu Dios en todos tus frutos, y en toda obra de tus manos, y estar&aacute;s ciertamente alegre.16. Tres veces cada un a&ntilde;o parecer&aacute; todo var&oacute;n tuyo delante de Jehov&aacute; tu Dios en el lugar que &eacute;l escogiere: en la solemnidad de los &aacute;zimos, y en la solemnidad de las semanas, y en la solemnidad de las caba&ntilde;as. Y no parecer&aacute; vac&iacute;o delante de Jehov&aacute;:17. Cada uno con el don de su mano, conforme &aacute; la bendici&oacute;n de Jehov&aacute; tu Dios, que te hubiere dado.18. Jueces y alcaldes te pondr&aacute;s en todas tus ciudades que Jehov&aacute; tu Dios te dar&aacute; en tus tribus, los cuales juzgar&aacute;n al pueblo con justo juicio.19. No tuerzas el derecho; no hagas acepci&oacute;n de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos.20. La justicia, la justicia seguir&aacute;s, porque vivas y heredes la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da.21. No te plantar&aacute;s bosque de ning&uacute;n &aacute;rbol cerca del altar de Jehov&aacute; tu Dios, que t&uacute; te habr&aacute;s hecho.22. Ni te levantar&aacute;s estatua; lo cual aborrece Jehov&aacute; tu Dios.</p><a name="Deuteronomio_17"></a><h2>Deuteronomio 17</h2><p>1. NO sacrificar&aacute;s &aacute; Jehov&aacute; tu Dios buey, &oacute; cordero, en el cual haya falta &oacute; alguna cosa mala: porque es abominaci&oacute;n &aacute; Jehov&aacute; tu Dios.2. Cuando se hallare entre ti, en alguna de tus ciudades que Jehov&aacute; tu Dios te da, hombre, &oacute; mujer, que haya hecho mal en ojos de Jehov&aacute; tu Dios traspasando su pacto,3. Que hubiere ido y servido &aacute; dioses ajenos, y se hubiere inclinado &aacute; ellos, ora al sol, &oacute; &aacute; la luna, &oacute; &aacute; todo el ej&eacute;rcito del cielo, lo cual yo no he mandado;4. Y te fuere dado aviso, y, despu&eacute;s que oyeres y hubieres indagado bien, la cosa parece de verdad cierta, que tal abominaci&oacute;n ha sido hecha en Israel;5. Entonces sacar&aacute;s al hombre &oacute; mujer que hubiere hecho esta mala cosa, &aacute; tus puertas, hombre &oacute; mujer, y los apedrear&aacute;s con piedras, y as&iacute; morir&aacute;n.6. Por dicho de dos testigos, &oacute; de tres testigos, morir&aacute; el que hubiere de morir; no morir&aacute; por el dicho de un solo testigo.7. La mano de los testigos ser&aacute; primero sobre &eacute;l para matarlo, y despu&eacute;s la mano de todo el pueblo: as&iacute; quitar&aacute;s el mal de en medio de ti.8. Cuando alguna cosa te fuere oculta en juicio entre sangre y sangre, entre causa y causa, y entre llaga y llaga, en negocios de litigio en tus ciudades; entonces te levantar&aacute;s y recurrir&aacute;s al lugar que Jehov&aacute; tu Dios escogiere;9. Y vendr&aacute;s &aacute; los sacerdotes Levitas, y al juez que fuere en aquellos d&iacute;as, y preguntar&aacute;s; y te ense&ntilde;ar&aacute;n la sentencia del juicio.10. Y har&aacute;s seg&uacute;n la sentencia que te indicaren los del lugar que Jehov&aacute; escogiere, y cuidar&aacute;s de hacer seg&uacute;n todo lo que te manifestaren.11. Seg&uacute;n la ley que ellos te ense&ntilde;aren, y seg&uacute;n el juicio que te dijeren, har&aacute;s: no te apartar&aacute;s ni &aacute; diestra ni &aacute; siniestra de la sentencia que te mostraren.12. Y el hombre que procediere con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que est&aacute; para ministrar all&iacute; delante de Jehov&aacute; tu Dios, &oacute; al juez, el tal var&oacute;n morir&aacute;: y quitar&aacute;s el mal de Israel.13. Y todo el pueblo oir&aacute;, y temer&aacute;, y no se ensoberbecer&aacute;n m&aacute;s.14. Cuando hubieres entrado en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da, y la poseyeres, y habitares en ella, y dijeres: Pondr&eacute; rey sobre m&iacute;, como todas las gentes que est&aacute;n en mis alrededores;15. Sin duda pondr&aacute;s por rey sobre ti al que Jehov&aacute; tu Dios escogiere: de entre tus hermanos pondr&aacute;s rey sobre ti: no podr&aacute;s poner sobre ti hombre extranjero, que no sea tu hermano.16. Empero que no se aumente caballos, ni haga volver el pueblo &aacute; Egipto para acrecentar caballos: porque Jehov&aacute; os ha dicho: No procurar&eacute;is volver m&aacute;s por este camino.17. Ni aumentar&aacute; para s&iacute; mujeres, porque su coraz&oacute;n no se desv&iacute;e: ni plata ni oro acrecentar&aacute; para s&iacute; en gran copia.18. Y ser&aacute;, cuando se asentare sobre el solio de su reino, que ha de escribir para s&iacute; en un libro un traslado de esta ley, del original de delante de los sacerdotes Levitas;19. Y lo tendr&aacute; consigo, y leer&aacute; en &eacute;l todos los d&iacute;as de su vida, para que aprenda &aacute; temer &aacute; Jehov&aacute; su Dios, para guardar todas las palabras de aquesta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra:20. Para que no se eleve su coraz&oacute;n sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento &aacute; diestra ni &aacute; siniestra: &aacute; fin que prolongue sus d&iacute;as en su reino, &eacute;l y sus hijos, en medio de Israel.</p><a name="Deuteronomio_18"></a><h2>Deuteronomio 18</h2><p>1. LOS sacerdotes Levitas, toda la tribu de Lev&iacute;, no tendr&aacute;n parte ni heredad con Israel; de las ofrendas encendidas &aacute; Jehov&aacute;, y de la heredad de &eacute;l comer&aacute;n.2. No tendr&aacute;n, pues, heredad entre sus hermanos: Jehov&aacute; es su heredad, como &eacute;l les ha dicho.3. Y este ser&aacute; el derecho de los sacerdotes de parte del pueblo, de los que ofrecieren en sacrificio buey &oacute; cordero: dar&aacute;n al sacerdote la espalda, y las quijadas, y el cuajar.4. Las primicias de tu grano, de tu vino, y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas le dar&aacute;s:5. Porque le ha escogido Jehov&aacute; tu Dios de todas tus tribus, para que est&eacute; para ministrar al nombre de Jehov&aacute;, &eacute;l y sus hijos para siempre.6. Y cuando el Levita saliere de alguna de tus ciudades de todo Israel, donde hubiere peregrinado, y viniere con todo deseo de su alma al lugar que Jehov&aacute; escogiere,7. Ministrar&aacute; al nombre de Jehov&aacute; su Dios, como todos sus hermanos los Levitas que estuvieren all&iacute; delante de Jehov&aacute;.8. Porci&oacute;n como la porci&oacute;n de los otros comer&aacute;n, adem&aacute;s de sus patrimonios.9. Cuando hubieres entrado en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da, no aprender&aacute;s &aacute; hacer seg&uacute;n las abominaciones de aquellas gentes.10. No sea hallado en ti quien haga pasar su hijo &oacute; su hija por el fuego, ni practicante de adivinaciones, ni agorero, ni sort&iacute;lego, ni hechicero,11. Ni fraguador de encantamentos, ni quien pregunte &aacute; pit&oacute;n, ni m&aacute;gico, ni quien pregunte &aacute; los muertos.12. Porque es abominaci&oacute;n &aacute; Jehov&aacute; cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehov&aacute; tu Dios las ech&oacute; de delante de ti.13. Perfecto ser&aacute;s con Jehov&aacute; tu Dios.14. Porque estas gentes que has de heredar, &aacute; agoreros y hechiceros o&iacute;an: mas t&uacute;, no as&iacute; te ha dado Jehov&aacute; tu Dios.15. Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantar&aacute; Jehov&aacute; tu Dios: &aacute; &eacute;l oir&eacute;is:16. Conforme &aacute; todo lo que pediste &aacute; Jehov&aacute; tu Dios en Horeb el d&iacute;a de la asamblea, diciendo: No vuelva yo &aacute; oir la voz de Jehov&aacute; mi Dios, ni vea yo m&aacute;s este gran fuego, porque no muera.17. Y Jehov&aacute; me dijo: Bien han dicho.18. Profeta les suscitar&eacute; de en medio de sus hermanos, como t&uacute;; y pondr&eacute; mis palabras en su boca, y &eacute;l les hablar&aacute; todo lo que yo le mandare.19. Mas ser&aacute;, que cualquiera que no oyere mis palabras que &eacute;l hablare en mi nombre, yo le residenciar&eacute;.20. Empero el profeta que presumiere hablar palabra en mi nombre, que yo no le haya mandado hablar, &oacute; que hablare en nombre de dioses ajenos, el tal profeta morir&aacute;.21. Y si dijeres en tu coraz&oacute;n: &iquest;C&oacute;mo conoceremos la palabra que Jehov&aacute; no hubiere hablado?22. Cuando el profeta hablare en nombre de Jehov&aacute;, y no fuere la tal cosa, ni viniere, es palabra que Jehov&aacute; no ha hablado: con soberbia la habl&oacute; aquel profeta: no tengas temor de &eacute;l.</p><a name="Deuteronomio_19"></a><h2>Deuteronomio 19</h2><p>1. CUANDO Jehov&aacute; tu Dios talare las gentes, cuya tierra Jehov&aacute; tu Dios te da &aacute; ti, y t&uacute; las heredares, y habitares en sus ciudades, y en sus casas;2. Te apartar&aacute;s tres ciudades en medio de tu tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da para que la poseas.3. Arreglarte has el camino, y dividir&aacute;s en tres partes el t&eacute;rmino de tu tierra, que Jehov&aacute; tu Dios te dar&aacute; en heredad, y ser&aacute; para que todo homicida se huya all&iacute;.4. Y este es el caso del homicida que ha de huir all&iacute;, y vivir&aacute;: el que hiriere &aacute; su pr&oacute;jimo por yerro, que no le ten&iacute;a enemistad desde ayer ni antes de ayer:5. Como el que fu&eacute; con su pr&oacute;jimo al monte &aacute; cortar le&ntilde;a, y poniendo fuerza con su mano en el hacha para cortar alg&uacute;n le&ntilde;o, salt&oacute; el hierro del cabo, y encontr&oacute; &aacute; su pr&oacute;jimo, y muri&oacute;; aqu&eacute;l huir&aacute; &aacute; una de aquestas ciudades, y vivir&aacute;;6. No sea que el pariente del muerto vaya tras el homicida, cuando se enardeciere su coraz&oacute;n, y le alcance por ser largo el camino, y le hiera de muerte, no debiendo ser condenado &aacute; muerte; por cuanto no ten&iacute;a enemistad desde ayer ni antes de ayer con el muerto.7. Por tanto yo te mando, diciendo: Tres ciudades te apartar&aacute;s.8. Y si Jehov&aacute; tu Dios ensanchare tu t&eacute;rmino, como lo jur&oacute; &aacute; tus padres, y te diere toda la tierra que dijo &aacute; tus padres que hab&iacute;a de dar;9. Cuando guardases todos estos mandamientos, que yo te prescribo hoy, para ponerlos por obra, que ames &aacute; Jehov&aacute; tu Dios y andes en sus caminos todos los d&iacute;as, entonces a&ntilde;adir&aacute;s tres ciudades &aacute; m&aacute;s de estas tres;10. Porque no sea derramada sangre inocente en medio de tu tierra, que Jehov&aacute; tu Dios te da por heredad, y sea sobre ti sangre.11. Mas cuando hubiere alguno que aborreciere &aacute; su pr&oacute;jimo, y lo acechare, y se levantare sobre &eacute;l, y lo hiriere de muerte, y muriere, y huyere &aacute; alguna de estas ciudades;12. Entonces los ancianos de su ciudad enviar&aacute;n y lo sacar&aacute;n de all&iacute;, y entregarlo han en mano del pariente del muerto, y morir&aacute;.13. No le perdonar&aacute; tu ojo: y quitar&aacute;s de Israel la sangre inocente, y te ir&aacute; bien.14. No reducir&aacute;s el t&eacute;rmino de tu pr&oacute;jimo, el cual se&ntilde;alaron los antiguos en tu heredad, la que poseyeres en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da para que la poseas.15. No valdr&aacute; un testigo contra ninguno en cualquier delito, &oacute; en cualquier pecado, en cualquier pecado que se cometiere. En el dicho de dos testigos, &oacute; en el dicho de tres testigos consistir&aacute; el negocio.16. Cuando se levantare testigo falso contra alguno, para testificar contra &eacute;l rebeli&oacute;n,17. Entonces los dos hombres litigantes se presentar&aacute;n delante de Jehov&aacute;, delante de los sacerdotes y jueces que fueren en aquellos d&iacute;as:18. Y los jueces inquirir&aacute;n bien, y si pareciere ser aqu&eacute;l testigo falso, que testific&oacute; falsamente contra su hermano,19. Har&eacute;is &aacute; &eacute;l como &eacute;l pens&oacute; hacer &aacute; su hermano: y quitar&aacute;s el mal de en medio de ti.20. Y los que quedaren oir&aacute;n, y temer&aacute;n, y no volver&aacute;n m&aacute;s &aacute; hacer una mala cosa como &eacute;sta, en medio de ti.21. Y no perdonar&aacute; tu ojo: vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.</p><a name="Deuteronomio_20"></a><h2>Deuteronomio 20</h2><p>1. CUANDO salieres &aacute; la guerra contra tus enemigos, y vieres caballos y carros, un pueblo m&aacute;s grande que t&uacute;, no tengas temor de ellos, que Jehov&aacute; tu Dios es contigo, el cual te sac&oacute; de tierra de Egipto.2. Y ser&aacute; que, cuando os acercareis para combatir, llegar&aacute;se el sacerdote, y hablar&aacute; al pueblo,3. Y les dir&aacute;: Oye, Israel, vosotros os junt&aacute;is hoy en batalla contra vuestros enemigos: no se ablande vuestro coraz&oacute;n, no tem&aacute;is, no os azor&eacute;is, ni tampoco os desalent&eacute;is delante de ellos;4. Que Jehov&aacute; vuestro Dios anda con vosotros, para pelear por vosotros contra vuestros enemigos, para salvaros.5. Y los oficiales hablar&aacute;n al pueblo, diciendo: &iquest;Qui&eacute;n ha edificado casa nueva, y no la ha estrenado? Vaya, y vu&eacute;lvase &aacute; su casa, porque quiz&aacute; no muera en la batalla, y otro alguno la estrene.6. &iquest;Y qui&eacute;n ha plantado vi&ntilde;a, y no ha hecho com&uacute;n uso de ella? Vaya, y vu&eacute;lvase &aacute; su casa, porque quiz&aacute; no muera en la batalla, y otro alguno la goce.7. &iquest;Y qui&eacute;n se ha desposado con mujer, y no la ha tomado? Vaya, y vu&eacute;lvase &aacute; su casa, porque quiz&aacute; no muera en la batalla, y alg&uacute;n otro la tome.8. Y tornar&aacute;n los oficiales &aacute; hablar al pueblo, y dir&aacute;n: &iquest;Qui&eacute;n es hombre medroso y tierno de coraz&oacute;n? Vaya, y vu&eacute;lvase &aacute; su casa, y no apoque el coraz&oacute;n de sus hermanos, como su coraz&oacute;n.9. Y ser&aacute; que, cuando los oficiales acabaren de hablar al pueblo, entonces los capitanes de los ej&eacute;rcitos mandar&aacute;n delante del pueblo.10. Cuando te acercares &aacute; una ciudad para combatirla, le intimar&aacute;s la paz.11. Y ser&aacute; que, si te respondiere, Paz, y te abriere, todo el pueblo que en ella fuere hallado te ser&aacute;n tributarios, y te servir&aacute;n.12. Mas si no hiciere paz contigo, y emprendiere contigo guerra, y la cercares,13. Luego que Jehov&aacute; tu Dios la entregare en tu mano, herir&aacute;s &aacute; todo var&oacute;n suyo &aacute; filo de espada.14. Solamente las mujeres y los ni&ntilde;os, y los animales, y todo lo que hubiere en la ciudad, todos sus despojos, tomar&aacute;s para ti: y comer&aacute;s del despojo de tus enemigos, los cuales Jehov&aacute; tu Dios te entreg&oacute;.15. As&iacute; har&aacute;s &aacute; todas la ciudades que estuvieren muy lejos de ti, que no fueren de las ciudades de estas gentes.16. Empero de las ciudades de estos pueblos que Jehov&aacute; tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejar&aacute;s con vida;17. Antes del todo los destruir&aacute;s: al Hetheo, y al Amorrheo, y al Cananeo, y al Pherezeo, y al Heveo, y al Jebuseo; como Jehov&aacute; tu Dios te ha mandado:18. Porque no os ense&ntilde;en &aacute; hacer seg&uacute;n todas sus abominaciones, que ellos hacen &aacute; sus dioses, y pequ&eacute;is contra Jehov&aacute; vuestro Dios.19. Cuando pusieres cerco &aacute; alguna ciudad, peleando contra ella muchos d&iacute;as para tomarla, no destruyas su arboleda metiendo en ella hacha, porque de ella comer&aacute;s; y no la talar&aacute;s, que no es hombre el &aacute;rbol del campo para venir contra ti en el cerco.20. Mas el &aacute;rbol que supieres que no es &aacute;rbol para comer, lo destruir&aacute;s y lo talar&aacute;s, y construye baluarte contra la ciudad que pelea contigo, hasta sojuzgarla.</p><a name="Deuteronomio_21"></a><h2>Deuteronomio 21</h2><p>1. CUANDO fuere hallado en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da para que la poseas, muerto echado en el campo, y no se supiere qui&eacute;n lo hiri&oacute;,2. Entonces tus ancianos y tus jueces saldr&aacute;n y medir&aacute;n hasta las ciudades que est&aacute;n alrededor del muerto:3. Y ser&aacute;, que los ancianos de aquella ciudad, de la ciudad m&aacute;s cercana al muerto, tomar&aacute;n de la vacada una becerra que no haya servido, que no haya tra&iacute;do yugo;4. Y los ancianos de aquella ciudad traer&aacute;n la becerra &aacute; un valle &aacute;spero, que nunca haya sido arado ni sembrado, y cortar&aacute;n el pescuezo &aacute; la becerra all&iacute; en el valle.5. Entonces vendr&aacute;n los sacerdotes hijos de Lev&iacute;, porque &aacute; ellos escogi&oacute; Jehov&aacute; tu Dios para que le sirvan, y para bendecir en nombre de Jehov&aacute;; y por el dicho de ellos se determinar&aacute; todo pleito y toda llaga.6. Y todos los ancianos de aquella ciudad m&aacute;s cercana al muerto lavar&aacute;n sus manos sobre la becerra degollada en el valle.7. Y protestar&aacute;n, y dir&aacute;n: Nuestras manos no han derramado esta sangre, ni nuestros ojos lo vieron.8. Exp&iacute;a &aacute; tu pueblo Israel, al cual redimiste, oh Jehov&aacute;; y no imputes la sangre inocente derramada en medio de tu pueblo Israel. Y la sangre les ser&aacute; perdonada.9. Y t&uacute; quitar&aacute;s la culpa de sangre inocente de en medio de ti, cuando hicieres lo que es recto en los ojos de Jehov&aacute;.10. Cuando salieres &aacute; la guerra contra tus enemigos, y Jehov&aacute; tu Dios los entregare en tu mano, y tomares de ellos cautivos,11. Y vieres entre los cautivos alguna mujer hermosa, y la codiciares, y la tomares para ti por mujer,12. La meter&aacute;s en tu casa; y ella raer&aacute; su cabeza, y cortar&aacute; sus u&ntilde;as,13. Y se quitar&aacute; el vestido de su cautiverio, y quedar&aacute;se en tu casa: y llorar&aacute; &aacute; su padre y &aacute; su madre el tiempo de un mes: y despu&eacute;s entrar&aacute;s &aacute; ella, y tu ser&aacute;s su marido, y ella tu mujer.14. Y ser&aacute;, si no te agradare, que la has de dejar en su libertad; y no la vender&aacute;s por dinero, ni mercadear&aacute;s con ella, por cuanto la afligiste.15. Cuando un hombre tuviere dos mujeres, la una amada y la otra aborrecida, y la amada y la aborrecida le parieren hijos, y el hijo primog&eacute;nito fuere de la aborrecida;16. Ser&aacute; que, el d&iacute;a que hiciere heredar &aacute; sus hijos lo que tuviere, no podr&aacute; dar el derecho de primogenitura &aacute; los hijos de la amada en preferencia al hijo de la aborrecida, que es el primog&eacute;nito;17. Mas al hijo de la aborrecida reconocer&aacute; por primog&eacute;nito, para darle dos tantos de todo lo que se hallare que tiene: porque aqu&eacute;l es el principio de su fuerza, el derecho de la primogenitura es suyo.18. Cuando alguno tuviere hijo contumaz y rebelde, que no obedeciere &aacute; la voz de su padre ni &aacute; la voz de su madre, y habi&eacute;ndolo castigado, no les obedeciere;19. Entonces tomarlo han su padre y su madre, y lo sacar&aacute;n &aacute; los ancianos de su ciudad, y &aacute; la puerta del lugar suyo;20. Y dir&aacute;n &aacute; los ancianos de la ciudad: Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece &aacute; nuestra voz; es glot&oacute;n y borracho.21. Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrear&aacute;n con piedras, y morir&aacute;: as&iacute; quitar&aacute;s el mal de en medio de ti; y todo Israel oir&aacute;, y temer&aacute;.22. Cuando en alguno hubiere pecado de sentencia de muerte, por el que haya de morir, y le habr&aacute;s colgado de un madero,23. No estar&aacute; su cuerpo por la noche en el madero, mas sin falta lo enterrar&aacute;s el mismo d&iacute;a, porque maldici&oacute;n de Dios es el colgado: y no contaminar&aacute;s tu tierra, que Jehov&aacute; tu Dios te da por heredad.</p><a name="Deuteronomio_22"></a><h2>Deuteronomio 22</h2><p>1. NO ver&aacute;s el buey de tu hermano, &oacute; su cordero, perdidos, y te retirar&aacute;s de ellos: precisamente los volver&aacute;s &aacute; tu hermano.2. Y si tu hermano no fuere tu vecino, &oacute; no le conocieres, los recoger&aacute;s en tu casa, y estar&aacute;n contigo hasta que tu hermano los busque, y se los devolver&aacute;s.3. Y as&iacute; har&aacute;s de su asno, as&iacute; har&aacute;s tambi&eacute;n de su vestido, y lo mismo har&aacute;s con toda cosa perdida de tu hermano que se le perdiere, y t&uacute; la hallares: no podr&aacute;s retraerte de ello.4. No ver&aacute;s el asno de tu hermano, &oacute; su buey, ca&iacute;dos en el camino, y te esconder&aacute;s de ellos: con &eacute;l has de procurar levantarlos.5. No vestir&aacute; la mujer h&aacute;bito de hombre, ni el hombre vestir&aacute; ropa de mujer; porque abominaci&oacute;n es &aacute; Jehov&aacute; tu Dios cualquiera que esto hace.6. Cuando topares en el camino alg&uacute;n nido de ave en cualquier &aacute;rbol, &oacute; sobre la tierra, con pollos &oacute; huevos, y estuviere la madre echada sobre los pollos &oacute; sobre los huevos, no tomes la madre con los hijos:7. Dejar&aacute;s ir &aacute; la madre, y tomar&aacute;s los pollos para ti; para que te vaya bien, y prolongues tus d&iacute;as.8. Cuando edificares casa nueva, har&aacute;s pretil &aacute; tu terrado, porque no pongas sangre en tu casa, si de &eacute;l cayere alguno.9. No sembrar&aacute;s tu vi&ntilde;a de varias semillas, porque no se deprave la plenitud de la semilla que sembraste, y el fruto de la vi&ntilde;a.10. No arar&aacute;s con buey y con asno juntamente.11. No te vestir&aacute;s de mistura, de lana y lino juntamente.12. Hacerte has flecos en los cuatro cabos de tu manto con que te cubrieres.13. Cuando alguno tomare mujer, y despu&eacute;s de haber entrado &aacute; ella la aborreciere,14. Y le pusiere algunas faltas, y esparciere sobre ella mala fama, y dijere: Esta tom&eacute; por mujer, y llegu&eacute; &aacute; ella, y no la hall&eacute; virgen;15. Entonces el padre de la moza y su madre tomar&aacute;n, y sacar&aacute;n las se&ntilde;ales de la virginidad de la doncella &aacute; los ancianos de la ciudad, en la puerta.16. Y dir&aacute; el padre de la moza &aacute; los ancianos: Yo d&iacute; mi hija &aacute; este hombre por mujer, y &eacute;l la aborrece;17. Y, he aqu&iacute;, &eacute;l le pone tachas de algunas cosas, diciendo: No he hallado tu hija virgen; empero, he aqu&iacute; las se&ntilde;ales de la virginidad de mi hija. Y extender&aacute;n la s&aacute;bana delante de los ancianos de la ciudad.18. Entonces los ancianos de la ciudad tomar&aacute;n al hombre y lo castigar&aacute;n;19. Y le han de penar en cien piezas de plata, las cuales dar&aacute;n al padre de la moza, por cuanto esparci&oacute; mala fama sobre virgen de Israel: y la ha de tener por mujer, y no podr&aacute; despedirla en todos sus d&iacute;as.20. Mas si este negocio fu&eacute; verdad, que no se hubiere hallado virginidad en la moza,21. Entonces la sacar&aacute;n &aacute; la puerta de la casa de su padre, y la apedrear&aacute;n con piedras los hombres de su ciudad, y morir&aacute;; por cuanto hizo vileza en Israel fornicando en casa de su padre: as&iacute; quitar&aacute;s el mal de en medio de ti.22. Cuando se sorprendiere alguno echado con mujer casada con marido, entrambos morir&aacute;n, el hombre que se acost&oacute; con la mujer, y la mujer: as&iacute; quitar&aacute;s el mal de Israel.23. Cuando fuere moza virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se echare con ella;24. Entonces los sacar&eacute;is &aacute; ambos &aacute; la puerta de aquella ciudad, y los apedrear&eacute;is con piedras, y morir&aacute;n; la moza porque no di&oacute; voces en la ciudad, y el hombre porque humill&oacute; &aacute; la mujer de su pr&oacute;jimo: as&iacute; quitar&aacute;s el mal de en medio de ti.25. Mas si el hombre hall&oacute; una moza desposada en la campo, y &eacute;l la agarrare, y se echare con ella, morir&aacute; s&oacute;lo el hombre que con ella se habr&aacute; echado;26. Y &aacute; la moza no har&aacute;s nada; no tiene la moza culpa de muerte: porque como cuando alguno se levanta contra su pr&oacute;jimo, y le quita la vida, as&iacute; es esto:27. Porque &eacute;l la hall&oacute; en el campo: di&oacute; voces la moza desposada, y no hubo quien la valiese.28. Cuando alguno hallare moza virgen, que no fuere desposada, y la tomare, y se echare con ella, y fueren hallados;29. Entonces el hombre que se ech&oacute; con ella dar&aacute; al padre de la moza cincuenta piezas de plata, y ella ser&aacute; su mujer, por cuanto la humill&oacute;: no la podr&aacute; despedir en todos sus d&iacute;as.30. No tomar&aacute; alguno la mujer de su padre, ni descubrir&aacute; el regazo de su padre.</p><a name="Deuteronomio_23"></a><h2>Deuteronomio 23</h2><p>1. NO entrar&aacute; en la congregaci&oacute;n de Jehov&aacute; el que fuere quebrado, ni el castrado.2. No entrar&aacute; bastardo en la congregaci&oacute;n de Jehov&aacute;: ni aun en la d&eacute;cima generaci&oacute;n entrar&aacute; en la congregaci&oacute;n de Jehov&aacute;.3. No entrar&aacute; Ammonita ni Moabita en la congregaci&oacute;n de Jehov&aacute;; ni aun en la d&eacute;cima generaci&oacute;n entrar&aacute; en la congregaci&oacute;n de Jehov&aacute; para siempre:4. Por cuanto no os salieron &aacute; recibir con pan y agua al camino, cuando salisteis de Egipto; y porque alquil&oacute; contra ti &aacute; Balaam hijo de Beor de Pethor de Mesopotamia de Siria, para que te maldijese.5. Mas no quiso Jehov&aacute; tu Dios oir &aacute; Balaam; y Jehov&aacute; tu Dios te volvi&oacute; la maldici&oacute;n en bendici&oacute;n, porque Jehov&aacute; tu Dios te amaba.6. No procurar&aacute;s la paz de ellos ni su bien en todos los d&iacute;as para siempre.7. No abominar&aacute;s al Idumeo, que tu hermano es: no abominar&aacute;s al egipcio, que extranjero fuiste en su tierra.8. Los hijos que nacieren de ellos, &aacute; la tercera generaci&oacute;n entrar&aacute;n en la congregaci&oacute;n de Jehov&aacute;.9. Cuando salieres &aacute; campa&ntilde;a contra tus enemigos, gu&aacute;rdate de toda cosa mala.10. Cuando hubiere en ti alguno que no fuere limpio por accidente de noche, saldr&aacute;se del campo, y no entrar&aacute; en &eacute;l.11. Y ser&aacute; que al declinar de la tarde se lavar&aacute; con agua, y cuando fuere puesto el sol, entrar&aacute; en el campo.12. Y tendr&aacute;s un lugar fuera del real, y saldr&aacute;s all&aacute; fuera;13. Tendr&aacute;s tambi&eacute;n una estaca entre tus armas; y ser&aacute; que, cuando estuvieres all&iacute; fuera, cavar&aacute;s con ella, y luego al volverte cubrir&aacute;s tu excremento:14. Porque Jehov&aacute; tu Dios anda por medio de tu campo, para librarte y entregar tus enemigos delante de ti; por tanto ser&aacute; tu real santo: porque &eacute;l no vea en ti cosa inmunda, y se vuelva de en pos de ti.15. No entregar&aacute;s &aacute; su se&ntilde;or el siervo que se huyere &aacute; ti de su amo:16. More contigo, en medio de ti, en el lugar que escogiere en alguna de tus ciudades, donde bien le estuviere: no le har&aacute;s fuerza.17. No habr&aacute; ramera de las hijas de Israel, ni habr&aacute; sodom&iacute;tico de los hijos de Israel.18. No traer&aacute;s precio de ramera, ni precio de perro &aacute; la casa de Jehov&aacute; tu Dios por ning&uacute;n voto; porque abominaci&oacute;n es &aacute; Jehov&aacute; tu Dios as&iacute; lo uno como lo otro.19. No tomar&aacute;s de tu hermano logro de dinero, ni logro de comida, ni logro de cosa alguna que se suele tomar.20. Del extra&ntilde;o tomar&aacute;s logro, mas de tu hermano no lo tomar&aacute;s, porque te bendiga Jehov&aacute; tu Dios en toda obra de tus manos sobre la tierra &aacute; la cual entras para poseerla.21. Cuando prometieres voto &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, no tardar&aacute;s en pagarlo; porque ciertamente lo demandar&aacute; Jehov&aacute; tu Dios de ti, y habr&iacute;a en ti pecado.22. Mas cuando te abstuvieres de prometer, no habr&aacute; en ti pecado.23. Guardar&aacute;s lo que tus labios pronunciaren; y har&aacute;s, como prometiste &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, lo que de tu voluntad hablaste por tu boca.24. Cuando entrares en la vi&ntilde;a de tu pr&oacute;jimo, comer&aacute;s uvas hasta saciar tu deseo: mas no pondr&aacute;s en tu vaso.25. Cuando entrares en la mies de tu pr&oacute;jimo, podr&aacute;s cortar espigas con tu mano; mas no aplicar&aacute;s hoz &aacute; la mies de tu pr&oacute;jimo.</p><a name="Deuteronomio_24"></a><h2>Deuteronomio 24</h2><p>1. CUANDO alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa torpe, le escribir&aacute; carta de repudio, y se la entregar&aacute; en su mano, y despedir&aacute;la de su casa.2. Y salida de su casa, podr&aacute; ir y casarse con otro hombre.3. Y si la aborreciere aqueste &uacute;ltimo, y le escribiere carta de repudio, y se la entregare en su mano, y la despidiere de su casa; &oacute; si muriere el postrer hombre que la tom&oacute; para s&iacute; por mujer,4. No podr&aacute; su primer marido, que la despidi&oacute;, volverla &aacute; tomar para que sea su mujer, despu&eacute;s que fu&eacute; amancillada; porque es abominaci&oacute;n delante de Jehov&aacute;, y no has de pervertir la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da por heredad.5. Cuando tomare alguno mujer nueva, no saldr&aacute; &aacute; la guerra, ni en ninguna cosa se le ocupar&aacute;; libre estar&aacute; en su casa por un a&ntilde;o, para alegrar &aacute; su mujer que tom&oacute;.6. No tomar&aacute;s en prenda la muela de molino, ni la de abajo ni la de arriba: porque ser&iacute;a prendar la vida.7. Cuando fuere hallado alguno que haya hurtado persona de sus hermanos los hijos de Israel, y hubiere mercadeado con ella, &oacute; la hubiere vendido, el tal ladr&oacute;n morir&aacute;, y quitar&aacute;s el mal de en medio de ti.8. Gu&aacute;rdate de llaga de lepra, observando diligentemente, y haciendo seg&uacute;n todo lo que os ense&ntilde;aren los sacerdotes Levitas: cuidar&eacute;is de hacer como les he mandado.9. Acu&eacute;rdate de lo que hizo Jehov&aacute; tu Dios &aacute; Mar&iacute;a en el camino, despu&eacute;s que salisteis de Egipto.10. Cuando dieres &aacute; tu pr&oacute;jimo alguna cosa emprestada, no entrar&aacute;s en su casa para tomarle prenda:11. Fuera estar&aacute;s, y el hombre &aacute; quien prestaste, te sacar&aacute; afuera la prenda.12. Y si fuere hombre pobre, no duermas con su prenda:13. Precisamente le devolver&aacute;s la prenda cuando el sol se ponga, para que duerma en su ropa, y te bendiga: y te ser&aacute; justicia delante de Jehov&aacute; tu Dios.14. No hagas agravio al jornalero pobre y menesteroso, as&iacute; de tus hermanos como de tus extranjeros que est&aacute;n en tu tierra en tus ciudades:15. En su d&iacute;a le dar&aacute;s su jornal, y no se pondr&aacute; el sol sin d&aacute;rselo: pues es pobre, y con &eacute;l sustenta su vida: porque no clame contra ti &aacute; Jehov&aacute;, y sea en ti pecado.16. Los padres no morir&aacute;n por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morir&aacute; por su pecado.17. No torcer&aacute;s el derecho del peregrino y del hu&eacute;rfano; ni tomar&aacute;s por prenda la ropa de la viuda:18. Mas acu&eacute;rdate que fuiste siervo en Egipto, y de all&iacute; te rescat&oacute; Jehov&aacute; tu Dios: por tanto, yo te mando que hagas esto.19. Cuando segares tu mies en tu campo, y olvidares alguna gavilla en el campo, no volver&aacute;s a tomarla: para el extranjero, para el hu&eacute;rfano, y para la viuda ser&aacute;; porque te bendiga Jehov&aacute; tu Dios en toda obra de tus manos.20. Cuando sacudieres tus olivas, no recorrer&aacute;s las ramas tras ti: para el extranjero, para el hu&eacute;rfano, y para la viuda ser&aacute;.21. Cuando vendimiares tu vi&ntilde;a, no rebuscar&aacute;s tras ti: para el extranjero, para el hu&eacute;rfano, y para la viuda ser&aacute;.22. Y acu&eacute;rdate que fuiste siervo en tierra de Egipto: por tanto, yo te mando que hagas esto.</p><a name="Deuteronomio_25"></a><h2>Deuteronomio 25</h2><p>1. CUANDO hubiere pleito entre algunos, y vinieren &aacute; juicio, y los juzgaren, y absolvieren al justo y condenaren al inicuo,2. Ser&aacute; que, si el delincuente mereciere ser azotado, entonces el juez lo har&aacute; echar en tierra, y har&aacute;le azotar delante de s&iacute;, seg&uacute;n su delito, por cuenta.3. Har&aacute;le dar cuarenta azotes, no m&aacute;s: no sea que, si lo hiriere con muchos azotes a m&aacute;s de &eacute;stos, se envilezca tu hermano delante de tus ojos.4. No pondr&aacute;s bozal al buey cuando trillare.5. Cuando hermanos estuvieren juntos, y muriere alguno de ellos, y no tuviere hijo, la mujer del muerto no se casar&aacute; fuera con hombre extra&ntilde;o: su cu&ntilde;ado entrar&aacute; &aacute; ella, y la tomar&aacute; por su mujer, y har&aacute; con ella parentesco.6. Y ser&aacute; que el primog&eacute;nito que pariere ella, se levantar&aacute; en nombre de su hermano el muerto, porque el nombre de &eacute;ste no sea ra&iacute;do de Israel.7. Y si el hombre no quisiere tomar &aacute; su cu&ntilde;ada, ir&aacute; entonces la cu&ntilde;ada suya &aacute; la puerta &aacute; los ancianos, y dir&aacute;: Mi cu&ntilde;ado no quiere suscitar nombre en Israel &aacute; su hermano; no quiere emparentar conmigo.8. Entonces los ancianos de aquella ciudad lo har&aacute;n venir, y hablar&aacute;n con &eacute;l: y si &eacute;l se levantare, y dijere, No quiero tomarla,9. Llegar&aacute;se entonces su cu&ntilde;ada &aacute; &eacute;l delante de los ancianos, y le descalzar&aacute; el zapato de su pie, y escupir&aacute;le en el rostro, y hablar&aacute; y dir&aacute;: As&iacute; ser&aacute; hecho al var&oacute;n que no edificare la casa de su hermano.10. Y su nombre ser&aacute; llamado en Israel: La casa del descalzado.11. Cuando algunos ri&ntilde;eren juntos el uno con el otro, y llegare la mujer del uno para librar &aacute; su marido de mano del que le hiere, y metiere su mano y le trabare de sus verg&uuml;enzas;12. La cortar&aacute;s entonces la mano, no la perdonar&aacute; tu ojo.13. No tendr&aacute;s en tu bolsa pesa grande y pesa chica.14. No tendr&aacute;s en tu casa epha grande y epha peque&ntilde;o.15. Pesas cumplidas y justas tendr&aacute;s; epha cabal y justo tendr&aacute;s: para que tus d&iacute;as sean prolongados sobre la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da.16. Porque abominaci&oacute;n es &aacute; Jehov&aacute; tu Dios cualquiera que hace esto, cualquiera que hace agravio.17. Acu&eacute;rdate de lo que te hizo Amalec en el camino, cuando salisteis de Egipto:18. Que te sali&oacute; al camino, y te desbarat&oacute; la retaguardia de todos los flacos que iban detr&aacute;s de ti, cuando t&uacute; estabas cansado y trabajado; y no temi&oacute; &aacute; Dios.19. Ser&aacute; pues, cuando Jehov&aacute; tu Dios te hubiere dado reposo de tus enemigos alrededor, en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da por heredar para que la poseas, que raer&aacute;s la memoria de Amalec de debajo del cielo: no te olvides.</p><a name="Deuteronomio_26"></a><h2>Deuteronomio 26</h2><p>1. Y SERA que, cuando hubieres entrado en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da por heredad, y la poseyeres, y habitares en ella;2. Entonces tomar&aacute;s de las primicias de todos los frutos de la tierra, que sacares de tu tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da, y lo pondr&aacute;s en un canastillo, &eacute; ir&aacute;s al lugar que Jehov&aacute; tu Dios escogiere para hacer habitar all&iacute; su nombre.3. Y llegar&aacute;s al sacerdote que fuere en aquellos d&iacute;as, y le dir&aacute;s: Reconozco hoy &aacute; Jehov&aacute; tu Dios que he entrado en la tierra que jur&oacute; Jehov&aacute; &aacute; nuestros padres que nos hab&iacute;a de dar.4. Y el sacerdote tomar&aacute; el canastillo de tu mano, y pondr&aacute;lo delante del altar de Jehov&aacute; tu Dios.5. Entonces hablar&aacute;s y dir&aacute;s delante de Jehov&aacute; tu Dios: Un Siro &aacute; punto de perecer fu&eacute; mi padre, el cual descendi&oacute; &aacute; Egipto y peregrin&oacute; all&aacute; con pocos hombres, y all&iacute; creci&oacute; en gente grande, fuerte y numerosa:6. Y los Egipcios nos maltrataron, y nos afligieron, y pusieron sobre nosotros dura servidumbre.7. Y clamamos &aacute; Jehov&aacute; Dios de nuestros padres; y oy&oacute; Jehov&aacute; nuestra voz, y vi&oacute; nuestra aflicci&oacute;n, y nuestro trabajo, y nuestra opresi&oacute;n:8. Y sac&oacute;nos Jehov&aacute; de Egipto con mano fuerte, y con brazo extendido, y con grande espanto, y con se&ntilde;ales y con milagros:9. Y tr&aacute;jonos &aacute; este lugar, y di&oacute;nos esta tierra, tierra que fluye leche y miel.10. Y ahora, he aqu&iacute;, he tra&iacute;do las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehov&aacute;. Y lo dejar&aacute;s delante de Jehov&aacute; tu Dios, &eacute; inclinarte has delante de Jehov&aacute; tu Dios.11. Y te alegrar&aacute;s con todo el bien que Jehov&aacute; tu Dios te hubiere dado &aacute; ti y &aacute; tu casa, t&uacute; y el Levita, y el extranjero que est&aacute; en medio de ti.12. Cuando hubieres acabado de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el a&ntilde;o tercero, el a&ntilde;o del diezmo, dar&aacute;s tambi&eacute;n al Levita, al extranjero, al hu&eacute;rfano y &aacute; la viuda; y comer&aacute;n en tus villas, y se saciar&aacute;n.13. Y dir&aacute;s delante de Jehov&aacute; tu Dios: Yo he sacado lo consagrado de mi casa, y tambi&eacute;n lo he dado al Levita, y al extranjero, y al hu&eacute;rfano, y &aacute; la viuda, conforme &aacute; todos tus mandamientos que me ordenaste: no he traspasado tus mandamientos, ni me he olvidado de ellos:14. No he comido de ello en mi luto, ni he sacado de ello en inmundicia, ni de ello he dado para mortuorio: he obedecido &aacute; la voz de Jehov&aacute; mi Dios, he hecho conforme &aacute; todo lo que me has mandado.15. Mira desde la morada de tu santidad, desde el cielo, y bendice &aacute; tu pueblo Israel, y &aacute; la tierra que nos has dado, como juraste &aacute; nuestros padres, tierra que fluye leche y miel.16. Jehov&aacute; tu Dios te manda hoy que cumplas estos estatutos y derechos; cuida, pues, de ponerlos por obra con todo tu coraz&oacute;n, y con toda tu alma.17. A Jehov&aacute; has ensalzado hoy para que te sea por Dios, y para andar en sus caminos, y para guardar sus estatutos y sus mandamientos y sus derechos, y para oir su voz:18. Y Jehov&aacute; te ha ensalzado hoy para que le seas su peculiar pueblo, como &eacute;l te lo he dicho, y para que guardes todos sus mandamientos;19. Y para ponerte alto sobre todas las gentes que hizo, para loor, y fama, y gloria; y para que seas pueblo santo &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, como &eacute;l ha dicho.</p><a name="Deuteronomio_27"></a><h2>Deuteronomio 27</h2><p>1. Y MANDO Mois&eacute;s, con los ancianos de Israel, al pueblo, diciendo: Guardar&eacute;is todos los mandamientos que yo prescribo hoy.2. Y ser&aacute; que, el d&iacute;a que pasareis el Jord&aacute;n &aacute; la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da, te has de levantar piedras grandes, las cuales revocar&aacute;s con cal:3. Y escribir&aacute;s en ellas todas las palabras de esta ley, cuando hubieres pasado para entrar en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da, tierra que fluye leche y miel, como Jehov&aacute; el Dios de tus padres te ha dicho.4. Ser&aacute; pues, cuando hubieres pasado el Jord&aacute;n, que levantar&eacute;is estas piedras que yo os mando hoy, en el monte de Ebal, y las revocar&aacute;s con cal:5. Y edificar&aacute;s all&iacute; altar &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, altar de piedras: no alzar&aacute;s sobre ellas hierro.6. De piedras enteras edificar&aacute;s el altar de Jehov&aacute; tu Dios; y ofrecer&aacute;s sobre &eacute;l holocausto &aacute; Jehov&aacute; tu Dios;7. Y sacrificar&aacute;s pac&iacute;ficos, y comer&aacute;s all&iacute;; y alegrarte has delante de Jehov&aacute; tu Dios.8. Y escribir&aacute;s en las piedras todas las palabras de esta ley muy claramente.9. Y Mois&eacute;s, con los sacerdotes Levitas, habl&oacute; &aacute; todo Israel, diciendo: Atiende y escucha, Israel: hoy eres hecho pueblo de Jehov&aacute; tu Dios.10. Oir&aacute;s pues la voz de Jehov&aacute; tu Dios, y cumplir&aacute;s sus mandamientos y sus estatutos, que yo te ordeno hoy.11. Y mand&oacute; Mois&eacute;s al pueblo en aquel d&iacute;a, diciendo:12. Estos estar&aacute;n sobre el monte de Gerizim para bendecir al pueblo, cuando hubiereis pasado el Jord&aacute;n: Sime&oacute;n, y Lev&iacute;, y Jud&aacute;, &eacute; Issach&acirc;r, y Jos&eacute; y Benjam&iacute;n.13. Y estos estar&aacute;n para pronunciar la maldici&oacute;n en el de Ebal: Rub&eacute;n, Gad, y Aser, y Zabul&oacute;n, Dan, y Nephtal&iacute;.14. Y hablar&aacute;n los Levitas, y dir&aacute;n &aacute; todo var&oacute;n de Israel en alta voz:15. Maldito el hombre que hiciere escultura &oacute; imagen de fundici&oacute;n, abominaci&oacute;n &aacute; Jehov&aacute;, obra de mano de art&iacute;fice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responder&aacute; y dir&aacute;: Am&eacute;n.16. Maldito el que deshonrare &aacute; su padre &oacute; &aacute; su madre. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.17. Maldito el que redujere el t&eacute;rmino de su pr&oacute;jimo. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.18. Maldito el que hiciere errar al ciego en el camino. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.19. Maldito el que torciere el derecho del extranjero, del hu&eacute;rfano, y de la viuda. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.20. Maldito el que se echare con la mujer de su padre; por cuanto descubri&oacute; el regazo de su padre. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.21. Maldito el que tuviere parte con cualquiera bestia. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.22. Maldito el que se echare con su hermana, hija de su padre, &oacute; hija de su madre. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.23. Maldito el que se echare con su suegra. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.24. Maldito el que hiriere &aacute; su pr&oacute;jimo ocultamente. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.25. Maldito el que recibiere don para herir de muerte al inocente. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.26. Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para cumplirlas. Y dir&aacute; todo el pueblo: Am&eacute;n.</p><a name="Deuteronomio_28"></a><h2>Deuteronomio 28</h2><p>1. Y SERA que, si oyeres diligente la voz de Jehov&aacute; tu Dios, para guardar, para poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, tambi&eacute;n Jehov&aacute; tu Dios te pondr&aacute; alto sobre todas las gentes de la tierra;2. Y vendr&aacute;n sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzar&aacute;n, cuando oyeres la voz de Jehov&aacute; tu Dios.3. Bendito ser&aacute;s t&uacute; en la ciudad, y bendito t&uacute; en el campo.4. Bendito el fruto de tu vientre, y el fruto de tu bestia, la cr&iacute;a de tus vacas, y los reba&ntilde;os de tus ovejas.5. Bendito tu canastillo y tus sobras.6. Bendito ser&aacute;s en tu entrar, y bendito en tu salir.7. Pondr&aacute; Jehov&aacute; &aacute; tus enemigos que se levantaren contra ti, de rota batida delante de ti: por un camino saldr&aacute;n &aacute; ti, por siete caminos huir&aacute;n delante de ti.8. Enviar&aacute; Jehov&aacute; contigo la bendici&oacute;n en tus graneros, y en todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecir&aacute; en la tierra que Jehov&aacute; tu Dios te da.9. Confirmarte ha Jehov&aacute; por pueblo suyo santo, como te ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehov&aacute; tu Dios, y anduvieres en sus caminos.10. Y ver&aacute;n todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehov&aacute; es llamado sobre ti, y te temer&aacute;n.11. Y te har&aacute; Jehov&aacute; sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, y en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el pa&iacute;s que jur&oacute; Jehov&aacute; &aacute; tus padres que te hab&iacute;a de dar.12. Abrirte ha Jehov&aacute; su buen dep&oacute;sito, el cielo, para dar lluvia &aacute; tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestar&aacute;s &aacute; muchas gentes, y t&uacute; no tomar&aacute;s emprestado.13. Y te pondr&aacute; Jehov&aacute; por cabeza, y no por cola: y estar&aacute;s encima solamente, y no estar&aacute;s debajo; cuando obedecieres &aacute; los mandamientos de Jehov&aacute; tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas.14. Y no te apartes de todas las palabras que yo os mando hoy, ni &aacute; diestra ni &aacute; siniestra, para ir tras dioses ajenos para servirles.15. Y ser&aacute;, si no oyeres la voz de Jehov&aacute; tu Dios, para cuidar de poner por obra todos sus mandamientos y sus estatutos, que yo te intimo hoy, que vendr&aacute;n sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzar&aacute;n.16. Maldito ser&aacute;s tu en la ciudad, y maldito en el campo.17. Maldito tu canastillo, y tus sobras.18. Maldito el fruto de tu vientre, y el fruto de tu tierra, y la cr&iacute;a de tus vacas, y los reba&ntilde;os de tus ovejas.19. Maldito ser&aacute;s en tu entrar, y maldito en tu salir.20. Y Jehov&aacute; enviar&aacute; contra ti la maldici&oacute;n, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano &eacute; hicieres, hasta que seas destru&iacute;do, y perezcas presto &aacute; causa de la maldad de tus obras, por las cuales me habr&aacute;s dejado.21. Jehov&aacute; har&aacute; que se te pegue mortandad, hasta que te consuma de la tierra &aacute; la cual entras para poseerla.22. Jehov&aacute; te herir&aacute; de tisis, y de fiebre, y de ardor, y de calor, y de cuchillo, y de calamidad repentina, y con a&ntilde;ublo; y perseguirte han hasta que perezcas.23. Y tus cielos que est&aacute;n sobre tu cabeza, ser&aacute;n de metal; y la tierra que est&aacute; debajo de ti, de hierro.24. Dar&aacute; Jehov&aacute; por lluvia &aacute; tu tierra polvo y ceniza: de los cielos descender&aacute;n sobre ti hasta que perezcas.25. Jehov&aacute; te entregar&aacute; herido delante de tus enemigos: por un camino saldr&aacute;s &aacute; ellos, y por siete caminos huir&aacute;s delante de ellos: y ser&aacute;s sacudido &aacute; todos los reinos de la tierra.26. Y ser&aacute; tu cuerpo muerto por comida &aacute; toda ave del cielo, y bestia de la tierra, y no habr&aacute; quien las espante.27. Jehov&aacute; te herir&aacute; de la plaga de Egipto, y con almorranas, y con sarna, y con comez&oacute;n, de que no puedas ser curado.28. Jehov&aacute; te herir&aacute; con locura, y con ceguedad, y con pasmo de coraz&oacute;n.29. Y palpar&aacute;s al mediod&iacute;a, como palpa el ciego en la oscuridad, y no ser&aacute;s prosperado en tus caminos: y nunca ser&aacute;s sino oprimido y robado todos los d&iacute;as, y no habr&aacute; quien te salve.30. Te desposar&aacute;s con mujer, y otro var&oacute;n dormir&aacute; con ella; edificar&aacute;s casa, y no habitar&aacute;s en ella; plantar&aacute;s vi&ntilde;a, y no la vendimiar&aacute;s.31. Tu buey ser&aacute; matado delante de tus ojos, y t&uacute; no comer&aacute;s de &eacute;l; tu asno ser&aacute; arrebatado de delante de ti, y no se te volver&aacute;; tus ovejas ser&aacute;n dadas &aacute; tus enemigos, y no tendr&aacute;s quien te las rescate.32. Tus hijos y tus hijas ser&aacute;n entregados &aacute; otro pueblo, y tus ojos lo ver&aacute;n, y desfallecer&aacute;n por ellos todo el d&iacute;a: y no habr&aacute; fuerza en tu mano.33. El fruto de tu tierra y todo tu trabajo comer&aacute; pueblo que no conociste; y nunca ser&aacute;s sino oprimido y quebrantado todos los d&iacute;as.34. Y enloquecer&aacute;s &aacute; causa de lo que ver&aacute;s con tus ojos.35. Herirte ha Jehov&aacute; con maligna p&uacute;stula en las rodillas y en las piernas, sin que puedas ser curado: aun desde la planta de tu pie hasta tu mollera.36. Jehov&aacute; llevar&aacute; &aacute; ti, y &aacute; tu rey que hubieres puesto sobre ti, &aacute; gente que no conociste t&uacute; ni tus padres; y all&aacute; servir&aacute;s &aacute; dioses ajenos, al palo y &aacute; la piedra.37. Y ser&aacute;s por pasmo, por ejemplo y por f&aacute;bula, &aacute; todos los pueblos &aacute; los cuales te llevar&aacute; Jehov&aacute;.38. Sacar&aacute;s mucha simiente al campo, y coger&aacute;s poco: porque la langosta lo consumir&aacute;.39. Plantar&aacute;s vi&ntilde;as y labrar&aacute;s, mas no beber&aacute;s vino, ni coger&aacute;s uvas; porque el gusano las comer&aacute;.40. Tendr&aacute;s olivas en todo tu t&eacute;rmino, mas no te ungir&aacute;s con el aceite; porque tu aceituna se caer&aacute;.41. Hijos &eacute; hijas engendrar&aacute;s, y no ser&aacute;n para ti; porque ir&aacute;n en cautiverio.42. Toda tu arboleda y el fruto de tu tierra consumir&aacute; la langosta.43. El extranjero que estar&aacute; en medio de ti subir&aacute; sobre ti muy alto, y t&uacute; ser&aacute;s puesto muy bajo.44. El te prestar&aacute; &aacute; ti, y t&uacute; no prestar&aacute;s &aacute; &eacute;l: &eacute;l ser&aacute; por cabeza, y t&uacute; ser&aacute;s por cola.45. Y vendr&aacute;n sobre ti todas estas maldiciones, y te perseguir&aacute;n, y te alcanzar&aacute;n hasta que perezcas; por cuanto no habr&aacute;s atendido &aacute; la voz de Jehov&aacute; tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos, que &eacute;l te mand&oacute;:46. Y ser&aacute;n en ti por se&ntilde;al y por maravilla, y en tu simiente para siempre.47. Por cuanto no serviste &aacute; Jehov&aacute; tu Dios con alegr&iacute;a y con gozo de coraz&oacute;n, por la abundancia de todas las cosas;48. Servir&aacute;s por tanto &aacute; tus enemigos que enviare Jehov&aacute; contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y &eacute;l pondr&aacute; yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte.49. Jehov&aacute; traer&aacute; sobre ti gente de lejos, del cabo de la tierra, que vuele como &aacute;guila, gente cuya lengua no entiendas;50. Gente fiera de rostro, que no tendr&aacute; respeto al anciano, ni perdonar&aacute; al ni&ntilde;o:51. Y comer&aacute; el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas: y no te dejar&aacute; grano, ni mosto, ni aceite, ni la cr&iacute;a de tus vacas, ni los reba&ntilde;os de tus ovejas, hasta destruirte.52. Y te pondr&aacute; cerco en todas tus ciudades, hasta que caigan tus muros altos y encastillados en que t&uacute; conf&iacute;as, en toda tu tierra: te cercar&aacute;, pues, en todas tus ciudades y en toda tu tierra, que Jehov&aacute; tu Dios te habr&aacute; dado.53. Y comer&aacute;s el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehov&aacute; tu Dios te di&oacute;, en el cerco y en al apuro con que te angustiar&aacute; tu enemigo.54. El hombre tierno en ti, y el muy delicado, su ojo ser&aacute; maligno para con su hermano, y para con la mujer de su seno, y para con el resto de sus hijos que le quedaren;55. Para no dar &aacute; alguno de ellos de la carne de sus hijos, que &eacute;l comer&aacute;, porque nada le habr&aacute; quedado, en el cerco y en el apuro con que tu enemigo te oprimir&aacute; en todas tus ciudades.56. La tierna y la delicada entre vosotros, que nunca la planta de su pie prob&oacute; &aacute; sentar sobre la tierra, de ternura y delicadeza, su ojo ser&aacute; maligno para con el marido de su seno, y para con su hijo, y para con su hija,57. Y para con su chiquita que sale de entre sus pies, y para con sus hijos que pariere; pues los comer&aacute; escondidamente, &aacute; falta de todo, en el cerco y en el apuro con que tu enemigo te oprimir&aacute; en tus ciudades.58. Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de aquesta ley que est&aacute;n escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y terrible, JEHOVA TU DIOS,59. Jehov&aacute; aumentar&aacute; maravillosamente tus plagas y las plagas de tu simiente, plagas grandes y estables, y enfermedades malignas y duraderas;60. Y har&aacute; volver sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y se te pegar&aacute;n.61. Asismismo toda enfermedad y toda plaga que no est&aacute; escrita en el libro de esta ley, Jehov&aacute; la enviar&aacute; sobre ti, hasta que t&uacute; seas destru&iacute;do.62. Y quedar&eacute;is en poca gente, en lugar de haber sido como las estrellas del cielo en multitud; por cuanto no obedeciste &aacute; la voz de Jehov&aacute; tu Dios.63. Y ser&aacute; que como Jehov&aacute; se goz&oacute; sobre vosotros para haceros bien, y para multiplicaros, as&iacute; se gozar&aacute; Jehov&aacute; sobre vosotros para arruinaros, y para destruiros; y ser&eacute;is arrancados de sobre la tierra, &aacute; la cual entr&aacute;is para poseerla.64. Y Jehov&aacute; te esparcir&aacute; por todos los pueblos, desde el un cabo de la tierra hasta el otro cabo de ella; y all&iacute; servir&aacute;s &aacute; dioses ajenos que no conociste t&uacute; ni tus padres, al le&ntilde;o y &aacute; la piedra.65. Y ni aun entre las mismas gentes descansar&aacute;s, ni la planta de tu pie tendr&aacute; reposo; que all&iacute; te dar&aacute; Jehov&aacute; coraz&oacute;n temeroso, y caimiento de ojos, y tristeza de alma:66. Y tendr&aacute;s tu vida como colgada delante de ti, y estar&aacute;s temeroso de noche y de d&iacute;a, y no confiar&aacute;s de tu vida.67. Por la ma&ntilde;ana dir&aacute;s: &iexcl;Qui&eacute;n diera fuese la tarde! y &aacute; la tarde dir&aacute;s: &iexcl;Qui&eacute;n diera fuese la ma&ntilde;ana! por el miedo de tu coraz&oacute;n con que estar&aacute;s amedrentado, y por lo que ver&aacute;n tus ojos.68. Y Jehov&aacute; te har&aacute; tornar &aacute; Egipto en nav&iacute;os por el camino del cual te ha dicho: Nunca m&aacute;s volver&eacute;is: y all&iacute; ser&eacute;is vendidos &aacute; vuestros enemigos por esclavos y por esclavas, y no habr&aacute; quien os compre.</p><a name="Deuteronomio_29"></a><h2>Deuteronomio 29</h2><p>1. ESTAS son las palabras del pacto que Jehov&aacute; mand&oacute; &aacute; Mois&eacute;s concertara con los hijos de Israel en la tierra de Moab, adem&aacute;s del pacto que concert&oacute; con ellos en Horeb.2. Mois&eacute;s pues llam&oacute; &aacute; todo Israel, y d&iacute;joles: Vosotros hab&eacute;is visto todo lo que Jehov&aacute; ha hecho delante de vuestros ojos en la tierra de Egipto &aacute; Fara&oacute;n y &aacute; todos sus siervos, y &aacute; toda su tierra:3. Las pruebas grandes que vieron tus ojos, las se&ntilde;ales, y las grandes maravillas.4. Y Jehov&aacute; no os di&oacute; coraz&oacute;n para entender, ni ojos para ver, ni o&iacute;dos para oir, hasta el d&iacute;a de hoy.5. Y yo os he tra&iacute;do cuarenta a&ntilde;os por el desierto: vuestros vestidos no se han envejecido sobre vosotros, ni tu zapato se ha envejecido sobre tu pie.6. No hab&eacute;is comido pan, ni bebisteis vino ni sidra: para que supieseis que yo soy Jehov&aacute; vuestro Dios.7. Y llegasteis &aacute; este lugar, y sali&oacute; Seh&oacute;n rey de Hesb&oacute;n, y Og rey de Bas&aacute;n, delante de nosotros para pelear, y her&iacute;moslos;8. Y tomamos su tierra, y d&iacute;mosla por heredad &aacute; Rub&eacute;n y &aacute; Gad, y &aacute; la media tribu de Manas&eacute;s.9. Guardar&eacute;is, pues, las palabras de este pacto, y las pondr&eacute;is por obra, para que prosper&eacute;is en todo lo que hiciereis.10. Vosotros todos est&aacute;is hoy delante de Jehov&aacute; vuestro Dios; vuestros pr&iacute;ncipes de vuestras tribus, vuestros ancianos, y vuestros oficiales, todos los varones de Israel,11. Vuestros ni&ntilde;os, vuestras mujeres, y tus extranjeros que habitan en medio de tu campo, desde el que corta tu le&ntilde;a hasta el que saca tus aguas:12. Para que entres en el pacto de Jehov&aacute; tu Dios, y en su juramento, que Jehov&aacute; tu Dios acuerda hoy contigo:13. Para confirmarte hoy por su pueblo, y que &eacute;l te sea &aacute; ti por Dios, de la manera que &eacute;l te ha dicho, y como &eacute;l jur&oacute; &aacute; tus padres Abraham, Isaac, y Jacob.14. Y no con vosotros solos acuerdo yo este pacto y este juramento,15. Sino con los que est&aacute;n aqu&iacute; presentes hoy con nosotros delante de Jehov&aacute; nuestro Dios, y con los que no est&aacute;n aqu&iacute; hoy con nosotros.16. Porque vosotros sab&eacute;is c&oacute;mo habitamos en la tierra de Egipto, y c&oacute;mo hemos pasado por medio de las gentes que hab&eacute;is pasado;17. Y hab&eacute;is visto sus abominaciones y sus &iacute;dolos, madera y piedra, plata y oro, que tienen consigo.18. Quiz&aacute; habr&aacute; entre vosotros var&oacute;n, &oacute; mujer, &oacute; familia, &oacute; tribu, cuyo coraz&oacute;n se vuelva hoy de con Jehov&aacute; nuestro Dios, por andar &aacute; servir &aacute; los dioses de aquellas gentes; quiz&aacute; habr&aacute; en vosotros ra&iacute;z que eche veneno y ajenjo;19. Y sea que, cuando el tal oyere las palabras de esta maldici&oacute;n, &eacute;l se bendiga en su coraz&oacute;n, diciendo: Tendr&eacute; paz, aunque ande seg&uacute;n el pensamiento de mi coraz&oacute;n, para a&ntilde;adir la embriaguez &aacute; la sed:20. Jehov&aacute; no querr&aacute; perdonarle; antes humear&aacute; luego el furor de Jehov&aacute; y su celo sobre el tal hombre, y asentar&aacute;se sobre &eacute;l toda maldici&oacute;n escrita en este libro, y Jehov&aacute; raer&aacute; su nombre de debajo del cielo:21. Y apartar&aacute;lo Jehov&aacute; de todas las tribus de Israel para mal, conforme &aacute; todas las maldiciones del pacto escrito en este libro de la ley.22. Y dir&aacute; la generaci&oacute;n venidera, vuestros hijos que vendr&aacute;n despu&eacute;s de vosotros, y el extranjero que vendr&aacute; de lejanas tierras, cuando vieren las plagas de aquesta tierra, y sus enfermedades de que Jehov&aacute; la hizo enfermar,23. (Azufre y sal, abrasada toda su tierra: no ser&aacute; sembrada, ni producir&aacute;, ni crecer&aacute; en ella hierba ninguna, como en la subversi&oacute;n de Sodoma y de Gomorra, de Adma y de Seboim, que Jehov&aacute; subvirti&oacute; en su furor y en su ira:)24. Dir&aacute;n, pues, todas las gentes: &iquest;Por qu&eacute; hizo Jehov&aacute; esto &aacute; esta tierra? &iquest;qu&eacute; ira es &eacute;sta de tan gran furor?25. Y responder&aacute;n. Por cuanto dejaron el pacto de Jehov&aacute; el Dios de sus padres, que &eacute;l concert&oacute; con ellos cuando los sac&oacute; de la tierra de Egipto,26. Y fueron y sirvieron &aacute; dioses ajenos, &eacute; inclin&aacute;ronse &aacute; ellos, dioses que no conoc&iacute;an, y que ninguna cosa les hab&iacute;an dado:27. Encendi&oacute;se por tanto, el furor de Jehov&aacute; contra esta tierrra, para traer sobre ella todas las maldiciones escritas en esta libro;28. Y Jehov&aacute; los desarraig&oacute; de su tierra con enojo, y con sa&ntilde;a, y con furor grande, y los ech&oacute; &aacute; otra tierra, como hoy.29. Las cosas secretas pertenecen &aacute; Jehov&aacute; nuestro Dios: mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos por siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.</p><a name="Deuteronomio_30"></a><h2>Deuteronomio 30</h2><p>1. Y SERA que, cuando te sobrevinieren todas estas cosas, la bendici&oacute;n y la maldici&oacute;n que he puesto delante de ti, y volvieres &aacute; tu coraz&oacute;n en medio de todas las gentes &aacute; las cuales Jehov&aacute; tu Dios te hubiere echado,2. Y te convirtieres &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, y obedecieres &aacute; su voz conforme &aacute; todo lo que yo te mando hoy, t&uacute; y tus hijos, con todo tu coraz&oacute;n y con toda tu alma,3. Jehov&aacute; tambi&eacute;n volver&aacute; tus cautivos, y tendr&aacute; misericordia de ti, y tornar&aacute; &aacute; recogerte de todos los pueblos &aacute; los cuales te hubiere esparcido Jehov&aacute; tu Dios.4. Si hubieres sido arrojado hasta el cabo de los cielos, de all&iacute; te recoger&aacute; Jehov&aacute; tu Dios, y de all&aacute; te tomar&aacute;:5. Y volverte ha Jehov&aacute; tu Dios &aacute; la tierra que heredaron tus padres, y la poseer&aacute;s; y te har&aacute; bien, y te multiplicar&aacute; m&aacute;s que &aacute; tus padres.6. Y circuncidar&aacute; Jehov&aacute; tu Dios tu coraz&oacute;n, y el coraz&oacute;n de tu simiente, para que ames &aacute; Jehov&aacute; tu Dios con todo tu coraz&oacute;n y con toda tu alma, &aacute; fin de que t&uacute; vivas.7. Y pondr&aacute; Jehov&aacute; tu Dios todas estas maldiciones sobre tus enemigos, y sobre tus aborrecedores que te persiguieron.8. Y t&uacute; volver&aacute;s, y oir&aacute;s la voz de Jehov&aacute;, y pondr&aacute;s por obra todos sus mandamientos, que yo te intimo hoy.9. Y hacerte ha Jehov&aacute; tu Dios abundar en toda obra de tus manos, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, para bien: porque Jehov&aacute; volver&aacute; &aacute; gozarse sobre ti para bien, de la manera que se goz&oacute; sobre tus padres;10. Cuando oyeres la voz de Jehov&aacute; tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; cuando te convirtieres &aacute; Jehov&aacute; tu Dios con todo tu coraz&oacute;n y con toda tu alma.11. Porque este mandamiento que yo te intimo hoy, no te es encubierto, ni est&aacute; lejos:12. No est&aacute; en el cielo, para que digas: &iquest;Qui&eacute;n subir&aacute; por nosotros al cielo, y nos lo traer&aacute; y nos lo representar&aacute;, para que lo cumplamos?13. Ni est&aacute; de la otra parte de la mar, para que digas: &iquest;Qui&eacute;n pasar&aacute; por nosotros la mar, para que nos lo traiga y nos lo represente, &aacute; fin de que lo cumplamos?14. Porque muy cerca de ti est&aacute; la palabra, en tu boca y en tu coraz&oacute;n, para que la cumplas.15. Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal:16. Porque yo te mando hoy que ames &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos y sus estatutos y sus derechos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehov&aacute; tu Dios te bendiga en la tierra &aacute; la cual entras para poseerla.17. Mas si tu coraz&oacute;n se apartare, y no oyeres, y fueres incitado, y te inclinares &aacute; dioses ajenos, y los sirvieres;18. Prot&eacute;stoos hoy que de cierto perecer&eacute;is: no tendr&eacute;is largos d&iacute;as sobre la tierra, para ir &aacute; la cual pasas el Jord&aacute;n para poseerla.19. A los cielos y la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendici&oacute;n y la maldici&oacute;n: escoge pues la vida, porque vivas t&uacute; y tu simiente:20. Que ames &aacute; Jehov&aacute; tu Dios, que oigas su voz, y te allegues &aacute; &eacute;l; porque &eacute;l es tu vida, y la longitud de tus d&iacute;as; &aacute; fin de que habites sobre la tierra que jur&oacute; Jehov&aacute; &aacute; tus padres Abraham, Isaac, y Jacob, que les hab&iacute;a de dar.</p><a name="Deuteronomio_31"></a><h2>Deuteronomio 31</h2><p>1. Y FU&Eacute; Mois&eacute;s, y habl&oacute; estas palabras &aacute; todo Israel,2. Y d&iacute;joles: De edad de ciento y veinte a&ntilde;os soy hoy d&iacute;a; no puedo m&aacute;s salir ni entrar: &aacute; m&aacute;s de esto Jehov&aacute; me ha dicho: No pasar&aacute;s este Jord&aacute;n.3. Jehov&aacute; tu Dios, &eacute;l pasa delante de ti; &eacute;l destruir&aacute; estas gentes de delante de ti, y las heredar&aacute;s: Josu&eacute; ser&aacute; el que pasar&aacute; delante de ti, como Jehov&aacute; ha dicho.4. Y har&aacute; Jehov&aacute; con ellos como hizo con Seh&oacute;n y con Og, reyes de los Amorrheos, y con su tierra, que los destruy&oacute;.5. Y los entregar&aacute; Jehov&aacute; delante de vosotros, y har&eacute;is con ellos conforme &aacute; todo lo que os he mandado.6. Esforzaos y cobrad &aacute;nimo; no tem&aacute;is, ni teng&aacute;is miedo de ellos: que Jehov&aacute; tu Dios es el que va contigo: no te dejar&aacute; ni te desamparar&aacute;.7. Y llam&oacute; Mois&eacute;s &aacute; Josu&eacute;, y d&iacute;jole &aacute; vista de todo Israel: Esfu&eacute;rzate y an&iacute;mate; porque t&uacute; entrar&aacute;s con este pueblo &aacute; la tierra que jur&oacute; Jehov&aacute; &aacute; sus padres que les hab&iacute;a de dar, y t&uacute; se la har&aacute;s heredar.8. Y Jehov&aacute; es el que va delante de ti; &eacute;l ser&aacute; contigo, no te dejar&aacute;, ni te desamparar&aacute;; no temas, ni te intimides.9. Y escribi&oacute; Mois&eacute;s esta ley, y di&oacute;la &aacute; los sacerdotes, hijos de Lev&iacute;, que llevaban el arca del pacto de Jehov&aacute;, y &aacute; todos los ancianos de Israel.10. Y mand&oacute;les Mois&eacute;s, diciendo: Al cabo del s&eacute;ptimo a&ntilde;o, en el a&ntilde;o de la remisi&oacute;n, en la fiesta de las Caba&ntilde;as,11. Cuando viniere todo Israel &aacute; presentarse delante de Jehov&aacute; tu Dios en el lugar que &eacute;l escogiere, leer&aacute;s esta ley delante de todo Israel &aacute; o&iacute;dos de ellos.12. Har&aacute;s congregar el pueblo, varones y mujeres y ni&ntilde;os, y tus extranjeros que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman &aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios, y cuiden de poner por obra todas las palabras de esta ley:13. Y los hijos de ellos que no supieron oigan, y aprendan &aacute; temer &aacute; Jehov&aacute; vuestro Dios todos los d&iacute;as que viviereis sobre la tierra, para ir &aacute; la cual pas&aacute;is el Jord&aacute;n para poseerla.14. Y Jehov&aacute; dijo &aacute; Mois&eacute;s: He aqu&iacute; se han acercado tus d&iacute;as para que mueras: llama &aacute; Josu&eacute;, y esperad en el tabern&aacute;culo del testimonio, y le mandar&eacute;. Fueron pues Mois&eacute;s y Josu&eacute;, y esperaron en el tabern&aacute;culo del testimonio.15. Y apareci&oacute;se Jehov&aacute; en el tabern&aacute;culo, en la columna de nube; y la columna de nube se puso sobre la puerta del tabern&aacute;culo.16. Y Jehov&aacute; dijo &aacute; Mois&eacute;s: He aqu&iacute; t&uacute; vas &aacute; dormir con tus padres, y este pueblo se levantar&aacute; y fornicar&aacute; tras los dioses ajenos de la tierra adonde va, en estando en medio de ella; y me dejar&aacute;, &eacute; invalidar&aacute; mi pacto que he concertado con &eacute;l:17. Y mi furor se encender&aacute; contra &eacute;l en aquel d&iacute;a; y los abandonar&eacute;, y esconder&eacute; de ellos mi rostro, y ser&aacute;n consumidos; y le hallar&aacute;n muchos males y angustias, y dir&aacute; en aquel d&iacute;a: &iquest;No me han hallado estos males porque no est&aacute; mi Dios en medio de m&iacute;?18. Empero yo esconder&eacute; ciertamente mi rostro en aquel d&iacute;a, por todo el mal que ellos habr&aacute;n hecho, por haberse vuelto &aacute; dioses ajenos.19. Ahora, pues, escrib&iacute;os este c&aacute;ntico, y ens&eacute;&ntilde;alo &aacute; los hijos de Israel: ponlo en boca de ellos, para que este c&aacute;ntico me sea por testigo contra los hijos de Israel.20. Porque yo le introducir&eacute; en la tierra que jur&eacute; &aacute; sus padres, la cual fluye leche y miel; y comer&aacute;, y se hartar&aacute;, y se engordar&aacute;: y volver&aacute;nse &aacute; dioses ajenos, y les servir&aacute;n, y me enojar&aacute;n, &eacute; invalidar&aacute;n mi pacto.21. Y ser&aacute; que cuando le vinieren muchos males y angustias, entonces responder&aacute; en su cara este c&aacute;ntico como testigo, pues no caer&aacute; en olvido de la boca de su linaje: porque yo conozco su ingenio, y lo que hace hoy antes que le introduzca en la tierra que jur&eacute;.22. Y Mois&eacute;s escribi&oacute; este c&aacute;ntico aquel d&iacute;a, y ense&ntilde;&oacute;lo &aacute; los hijos de Israel.23. Y di&oacute; orden &aacute; Josu&eacute; hijo de Nun, y dijo: Esfu&eacute;rzate y an&iacute;mate, que t&uacute; meter&aacute;s los hijos de Israel en la tierra que les jur&eacute;, y yo ser&eacute; contigo.24. Y como acab&oacute; Mois&eacute;s de escribir las palabras de esta ley en un libro hasta concluirse,25. Mand&oacute; Mois&eacute;s &aacute; los Levitas que llevaban el arca del pacto de Jehov&aacute;, diciendo:26. Tomad este libro de la ley, y ponedlo al lado del arca del pacto de Jehov&aacute; vuestro Dios, y est&eacute; all&iacute; por testigo contra ti.27. Porque yo conozco tu rebeli&oacute;n, y tu cerviz dura: he aqu&iacute; que aun viviendo yo hoy con vosotros, sois rebeldes &aacute; Jehov&aacute;; y &iquest;cu&aacute;nto m&aacute;s despu&eacute;s que yo fuere muerto?28. Congregad &aacute; m&iacute; todos los ancianos de vuestras tribus, y &aacute; vuestros oficiales, y hablar&eacute; en sus o&iacute;dos estas palabras, y llamar&eacute; por testigos contra ellos los cielos y la tierra.29. Porque yo s&eacute; que despu&eacute;s de mi muerte, ciertamente os corromper&eacute;is y os aparter&eacute;is del camino que os he mandado; y que os ha de venir mal en los postreros d&iacute;as, por haber hecho mal en ojos de Jehov&aacute;, enoj&aacute;ndole con la obra de vuestras manos.30. Entonces habl&oacute; Mois&eacute;s en o&iacute;dos de toda la congregaci&oacute;n de Israel las palabras de este c&aacute;ntico hasta acabarlo.</p><a name="Deuteronomio_32"></a><h2>Deuteronomio 32</h2><p>1. ESCUCHAD, cielos, y hablar&eacute;; Y oiga la tierra los dichos de mi boca.2. Gotear&aacute; como la lluvia mi doctrina; Destilar&aacute; como el roc&iacute;o mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba:3. Porque el nombre de Jehov&aacute; invocar&eacute;: Engrandeced &aacute; nuestro Dios.4. El es la Roca, cuya obra es perfecta, Porque todos sus caminos son rectitud: Dios de verdad, y ninguna iniquidad en &eacute;l: Es justo y recto.5. La corrupci&oacute;n no es suya: &aacute; sus hijos la mancha de ellos, Generaci&oacute;n torcida y perversa.6. &iquest;As&iacute; pag&aacute;is &aacute; Jehov&aacute;, Pueblo loco &eacute; ignorante? &iquest;No es &eacute;l tu padre que te posey&oacute;? El te hizo y te ha organizado.7. Acu&eacute;rdate de los tiempos antiguos; Considerad los a&ntilde;os de generaci&oacute;n y generaci&oacute;n: Pregunta &aacute; tu padre, que &eacute;l te declarar&aacute;; A tus viejos, y ellos te dir&aacute;n.8. Cuando el Alt&iacute;simo hizo heredar &aacute; las gentes, Cuando hizo dividir los hijos de los hombres, Estableci&oacute; los t&eacute;rminos de los pueblos Seg&uacute;n el n&uacute;mero de los hijos de Israel.9. Porque la parte de Jehov&aacute; es su pueblo; Jacob la cuerda de su heredad.10. Hall&oacute;lo en tierra de desierto, Y en desierto horrible y yermo; Tr&aacute;jolo alrededor, instruy&oacute;lo, Guard&oacute;lo como la ni&ntilde;a de su ojo.11. Como el &aacute;guila despierta su nidada, Revolotea sobre sus pollos, Extiende sus alas, los toma, Los lleva sobre sus plumas:12. Jehov&aacute; solo le gui&oacute;, Que no hubo con &eacute;l dios ajeno.13. H&iacute;zolo subir sobre las alturas de la tierra, Y comi&oacute; los frutos del campo, E hizo que chupase miel de la pe&ntilde;a, Y aceite del duro pedernal;14. Manteca de vacas y leche de ovejas, Con grosura de corderos, Y carneros de Bas&aacute;n; tambi&eacute;n machos de cabr&iacute;o, Con grosura de ri&ntilde;ones de trigo: Y sangre de uva bebiste, vino puro.15. Y engros&oacute; Jeshurun, y tir&oacute; coces: Engord&aacute;stete, engros&aacute;stete, cubr&iacute;stete: Y dej&oacute; al Dios que le hizo, Y menospreci&oacute; la Roca de su salud.16. Despert&aacute;ronle &aacute; celos con los dioses ajenos; Ensa&ntilde;&aacute;ronle con abominaciones.17. Sacrificaron &aacute; los diablos, no &aacute; Dios; A dioses que no hab&iacute;an conocido, A nuevos dioses venidos de cerca, Que no hab&iacute;an temido vuestros padres.18. De la Roca que te cri&oacute; te olvidaste: Te has olvidado del Dios tu criador.19. Y vi&oacute; lo Jehov&aacute;, y encendi&oacute;se en ira, por el menosprecio de sus hijos y de sus hijas.20. Y dijo: Esconder&eacute; de ellos mi rostro, Ver&eacute; cu&aacute;l ser&aacute; su postrimer&iacute;a: Que son generaci&oacute;n de perversidades, Hijos sin fe.21. Ellos me movieron &aacute; celos con lo que no es Dios; Hici&eacute;ronme ensa&ntilde;ar con sus vanidades: Yo tambi&eacute;n los mover&eacute; &aacute; celos con un pueblo que no es pueblo, Con gente insensata los har&eacute; ensa&ntilde;ar.22. Porque fuego se encender&aacute; en mi furor, Y arder&aacute; hasta el profundo; Y devorar&aacute; la tierra y sus frutos, Y abrasar&aacute; los fundamentos de los montes.23. Yo allegar&eacute; males sobre ellos; Emplear&eacute; en ellos mis saetas.24. Consumidos ser&aacute;n de hambre, y comidos de fiebre ardiente Y de amarga pestilencia; Diente de bestias enviar&eacute; tambi&eacute;n sobre ellos, Con veneno de serpiente de la tierra.25. De fuera desolar&aacute; la espada, Y dentro de las c&aacute;maras el espanto: As&iacute; al mancebo como &aacute; la doncella, Al que mama como el hombre cano.26. Dije: Echar&iacute;alos yo del mundo, Har&iacute;a cesar de entre los hombres la memoria de ellos,27. Si no temiese la ira del enemigo, No sea que se envanezcan sus adversarios, No sea que digan: Nuestra mano alta Ha hecho todo esto, no Jehov&aacute;.28. Porque son gente de perdidos consejos, Y no hay en ellos entendimiento.29. &iexcl;Ojal&aacute; fueran sabios, que comprendieran esto, Y entendieran su postrimer&iacute;a!30. &iquest;C&oacute;mo podr&iacute;a perseguir uno &aacute; mil, Y dos har&iacute;an huir &aacute; diez mil, Si su Roca no los hubiese vendido, Y Jehov&aacute; no los hubiera entregado?31. Que la roca de ellos no es como nuestra Roca: Y nuestros enemigos sean de ello jueces.32. Porque de la vid de Sodoma es la vid de ellos, Y de los sarmientos de Gomorra: Las uvas de ellos son uvas ponzo&ntilde;osas, Racimos muy amargos tienen.33. Veneno de dragones es su vino, Y ponzo&ntilde;a cruel de &aacute;spides.34. &iquest;No tengo yo esto guardado, Sellado en mis tesoros?35. M&iacute;a es la venganza y el pago, Al tiempo que su pie vacilar&aacute;; Porque el d&iacute;a de su aflicci&oacute;n est&aacute; cercano, Y lo que les est&aacute; preparado se apresura.36. Porque Jehov&aacute; juzgar&aacute; &aacute; su pueblo, Y por amor de sus siervos se arrepentir&aacute;, Cuando viere que la fuerza pereci&oacute;, Y que no hay guardado, mas desamparado.37. Y dir&aacute;: &iquest;D&oacute;nde est&aacute;n sus dioses, La roca en que se guarec&iacute;an;38. Que com&iacute;an el sebo de sus sacrificios, Beb&iacute;an el vino de sus libaciones? Lev&aacute;ntense, que os ayuden Y os defiendan.39. Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo: Yo hago morir, y yo hago vivir: Yo hiero, y yo curo: Y no hay quien pueda librar de mi mano.40. Cuando yo alzar&eacute; &aacute; los cielos mi mano, Y dir&eacute;: Vivo yo para siempre,41. Si afilare mi reluciente espada, Y mi mano arrebatare el juicio, Yo volver&eacute; la venganza &aacute; mis enemigos, Y dar&eacute; el pago &aacute; los que me aborrecen.42. Embriagar&eacute; de sangre mis saetas, Y mi espada devorar&aacute; carne: En la sangre de los muertos y de los cautivos, De las cabezas, con venganzas de enemigo.43. Alabad, gentes, &aacute; su pueblo, Porque &eacute;l vengar&aacute; la sangre de sus siervos, Y volver&aacute; la venganza &aacute; sus enemigos, Y expiar&aacute; su tierra, &aacute; su pueblo.44. Y vino Mois&eacute;s, y recit&oacute; todas las palabras de este c&aacute;ntico &aacute; o&iacute;dos del pueblo, &eacute;l, y Josu&eacute; hijo de Nun.45. Y acab&oacute; Mois&eacute;s de recitar todas estas palabras &aacute; todo Israel;46. Y d&iacute;joles: Poned vuestro coraz&oacute;n &aacute; todas las palabras que yo os protesto hoy, para que las mand&eacute;is &aacute; vuestros hijos, y cuiden de poner por obra todas las palabras de esta ley.47. Porque no os es cosa vana, mas es vuestra vida: y por ellas har&eacute;is prolongar los d&iacute;as sobre la tierra, para poseer la cual pas&aacute;is el Jord&aacute;n.48. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s aquel mismo d&iacute;a, diciendo:49. Sube &aacute; este monte de Abarim, al monte Nebo, que est&aacute; en la tierra de Moab, que est&aacute; en derecho de Jeric&oacute;, y mira la tierra de Cana&aacute;n, que yo doy por heredad &aacute; los hijos de Israel;50. Y muere en el monte al cual subes, y s&eacute; reunido &aacute; tus pueblos; al modo que muri&oacute; Aar&oacute;n tu hermano en el monte de Hor, y fu&eacute; reunido &aacute; sus pueblos:51. Por cuanto prevaricasteis contra m&iacute; en medio de los hijos de Israel en las aguas de la rencilla de Cades, en el desierto de Zin; porque no me santificasteis en medio de los hijos de Israel.52. Ver&aacute;s por tanto delante de ti la tierra; mas no entrar&aacute;s all&aacute;, &aacute; la tierra que doy &aacute; los hijos de Israel.</p><a name="Deuteronomio_33"></a><h2>Deuteronomio 33</h2><p>1. Y ESTA es la bendici&oacute;n con la cual bendijo Mois&eacute;s var&oacute;n de Dios &aacute; los hijos de Israel, antes que muriese.2. Y dijo: Jehov&aacute; vino de Sina&iacute;, Y de Seir les esclareci&oacute;; Resplandeci&oacute; del monte de Par&aacute;n, Y vino con diez mil santos: A su diestra la ley de fuego para ellos.3. Aun am&oacute; los pueblos; Todos sus santos en tu mano: Ellos tambi&eacute;n se llegaron &aacute; tus pies: Recibieron de tus dichos.4. Ley nos mand&oacute; Mois&eacute;s, Heredad &aacute; la congregaci&oacute;n de Jacob.5. Y fu&eacute; rey en Jeshurun, Cuando se congregaron las cabezas del pueblo Con las tribus de Israel.6. Viva Rub&eacute;n, y no muera; Y sean sus varones en n&uacute;mero.7. Y esta bendici&oacute;n para Jud&aacute;. Dijo as&iacute;: Oye, oh Jehov&aacute;, la voz de Jud&aacute;, Y ll&eacute;valo &aacute; su pueblo; Sus manos le basten, Y t&uacute; seas ayuda contra sus enemigos.8. Y a Lev&iacute; dijo: Tu Thummim y tu Urim, con tu buen var&oacute;n Al cual tentaste en Massa, Y le hiciste re&ntilde;ir en las aguas de la rencilla;9. El que dijo &aacute; su padre y &aacute; su madre: Nunca los vi: Ni conoci&oacute; &aacute; sus hermanos, Ni conoci&oacute; &aacute; sus hijos: Por lo cual ellos guardar&aacute;n tus palabras, Y observar&aacute;n tu pacto.10. Ellos ense&ntilde;ar&aacute;n tus juicios &aacute; Jacob, Y tu ley &aacute; Israel; Pondr&aacute;n el perfume delante de ti, Y el holocausto sobre tu altar.11. Bendice, oh Jehov&aacute;, lo que hicieren, Y recibe con agrado la obra de sus manos: Hiere los lomos de sus enemigos, Y de los que le aborrecieren; para que nunca se levanten.12. Y &aacute; Benjam&iacute;n dijo: El amado de Jehov&aacute; habitar&aacute; confiado cerca de &eacute;l: Cubrir&aacute;lo siempre, Y entre sus hombros morar&aacute;.13. Y &aacute; Jos&eacute; dijo: Bendita de Jehov&aacute; su tierra, Por los regalos de los cielos, por el roc&iacute;o, Y por el abismo que abajo yace,14. Y por los regalados frutos del sol, Y por los regalos de las influencias de las lunas,15. Y por la cumbre de los montes antiguos, Y por los regalos de los collados eternos,16. Y por los regalos de la tierra y su plenitud; Y la gracia del que habit&oacute; en la zarza Venga sobre la cabeza de Jos&eacute;, Y sobre la mollera del apartado de sus hermanos.17. El es aventajado como el primog&eacute;nito de su toro, Y sus cuernos, cuernos de unicornio: Con ellos acornear&aacute; los pueblos juntos hasta los fines de la tierra: Y estos son los diez millares de Ephraim, Y estos los millares de Manas&eacute;s.18. Y &aacute; Zabul&oacute;n dijo: Al&eacute;grate, Zabul&oacute;n, cuando salieres: Y tu Issach&acirc;r, en tus tiendas.19. Llamar&aacute;n los pueblos al monte: All&iacute; sacrificar&aacute;n sacrificios de justicia: Por lo cual chupar&aacute;n la abundancia de los mares, Y los tesoros escondidos de la arena.20. Y a Gad dijo: Bendito el que hizo ensanchar &aacute; Gad: Como le&oacute;n habitar&aacute;, Y arrebatar&aacute; brazo y testa.21. Y &eacute;l se ha provisto de la parte primera, Porque all&iacute; una porci&oacute;n del legislador fu&eacute;le reservada, Y vino en la delantera del pueblo; La justicia de Jehov&aacute; ejecutar&aacute;, Y sus juicios con Israel.22. Y &aacute; Dan dijo: Dan, cachorro de le&oacute;n: Saltar&aacute; desde Bas&aacute;n.23. Y &aacute; Nephtal&iacute; dijo: Nephtal&iacute;, saciado de benevolencia, Y lleno de la bendici&oacute;n de Jehov&aacute;, Posee el occidente y el mediod&iacute;a,24. Y &aacute; Aser dijo: Bendito Aser en hijos: Agradable ser&aacute; &aacute; sus hermanos, Y mojar&aacute; en aceite su pie.25. Hierro y metal tu calzado, Y como tus d&iacute;as tu fortaleza.26. No hay como el Dios de Jeshurun, Montado sobre los cielos para tu ayuda, Y sobre las nubes con su grandeza.27. El eterno Dios es tu refugio Y ac&aacute; abajo los brazos eternos; El echar&aacute; de delante de ti al enemigo, Y dir&aacute;: Destruye.28. E Israel, fuente de Jacob, habitar&aacute; confiado solo En tierra de grano y de vino: Tambi&eacute;n sus cielos destilar&aacute;n roc&iacute;o.29. Bienaventurado t&uacute;, oh Israel, &iquest;Qui&eacute;n como t&uacute;, Pueblo salvo por Jehov&aacute;, Escudo de tu socorro, Y espada de tu excelencia? As&iacute; que tus enemigos ser&aacute;n humillados, Y t&uacute; hollar&aacute;s sobre sus alturas.</p><a name="Deuteronomio_34"></a><h2>Deuteronomio 34</h2><p>1. Y SUBIO Mois&eacute;s de los campos de Moab al monte de Nebo, &aacute; la cumbre de Pisga, que est&aacute; enfrente de Jeric&oacute;: y mostr&oacute;le Jehov&aacute; toda la tierra de Galaad hasta Dan,2. Y &aacute; todo Nephtal&iacute;, y la tierra de Ephraim y de Manas&eacute;s, toda la tierra de Jud&aacute; hasta la mar postrera;3. Y la parte meridional, y la campi&ntilde;a, la vega de Jeric&oacute;, ciudad de las palmas, hasta Soar.4. Y d&iacute;jole Jehov&aacute;: Esta es la tierra de que jur&eacute; &aacute; Abraham, &aacute; Isaac, y &aacute; Jacob, diciendo: A tu simiente la dar&eacute;. H&eacute;tela hecho ver con tus ojos, mas no pasar&aacute;s all&aacute;.5. Y muri&oacute; all&iacute; Mois&eacute;s siervo de Jehov&aacute;, en la tierra de Moab, conforme al dicho de Jehov&aacute;.6. Y enterr&oacute;lo en el valle, en tierra de Moab, enfrente de Bethpeor; y ninguno sabe su sepulcro hasta hoy.7. Y era Mois&eacute;s de edad de ciento y veinte a&ntilde;os cuando muri&oacute;: sus ojos nunca se oscurecieron, ni perdi&oacute; su vigor.8. Y lloraron los hijos de Israel &aacute; Mois&eacute;s en los campos de Moab treinta d&iacute;as: Y as&iacute; se cumplieron los d&iacute;as del lloro del luto de Mois&eacute;s.9. Y Josu&eacute; hijo de Nun fu&eacute; lleno de esp&iacute;ritu de sabidur&iacute;a, porque Mois&eacute;s hab&iacute;a puesto sus manos sobre &eacute;l: y los hijos de Israel le obedecieron, &eacute; hicieron como Jehov&aacute; mand&oacute; &aacute; Mois&eacute;s.10. Y nunca m&aacute;s se levant&oacute; profeta en Israel como Mois&eacute;s, &aacute; quien haya conocido Jehov&aacute; cara &aacute; cara;11. En todas las se&ntilde;ales y prodigios que le envi&oacute; Jehov&aacute; &aacute; hacer en tierra de Egipto &aacute; Fara&oacute;n, y &aacute; todos sus siervos, y &aacute; toda su tierra;12. Y en toda aquella mano esforzada, y en todo el espanto grande que caus&oacute; Mois&eacute;s &aacute; ojos de todo Israel.</p> <div class="visualClear"></div>
Extracto


OldNewDate CreatedAutorAcciones
23 May de 2016 @ 03:47:44 Javier
Sidebar