RV 1909 Isaías

Revision para “RV 1909 Isaías” creado en 23 May de 2016 @ 03:47:59

Título
RV 1909 Isaías
Contenido
<center></center> <div id="contentSub"></div> <table border="0" id="toc"><tr id="toctitle"><td align="center"><b>Tabla de contenidos</b> </td></tr><tr id="tocinside"><td><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div></td></tr></table><a name="Isa.C3.ADas_1"></a><h2>Isa&iacute;as 1</h2><p>1. VISION de Isa&iacute;as hijo de Amoz, la cual vi&oacute; sobre Jud&aacute; y Jerusalem, en d&iacute;as de Uzz&iacute;as, Jotham, Ach&acirc;z y Ezech&icirc;as, reyes de Jud&aacute;.2. Oid, cielos, y escucha t&uacute;, tierra; porque habla Jehov&aacute;: Cri&eacute; hijos, y engrandec&iacute;los, y ellos se rebelaron contra m&iacute;.3. El buey conoce &aacute; su due&ntilde;o, y el asno el pesebre de su se&ntilde;or: Israel no conoce, mi pueblo no tiene entendimiento.4. &iexcl;Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generaci&oacute;n de malignos, hijos depravados! Dejaron &aacute; Jehov&aacute;, provocaron &aacute; ira al Santo de Israel, torn&aacute;ronse atr&aacute;s.5. &iquest;Para qu&eacute; hab&eacute;is de ser castigados a&uacute;n? todav&iacute;a os rebelar&eacute;is. Toda cabeza est&aacute; enferma, y todo coraz&oacute;n doliente.6. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en &eacute;l cosa ilesa, sino herida, hinchaz&oacute;n y podrida llaga: no est&aacute;n curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.7. Vuestra tierra est&aacute; destru&iacute;da, vuestras ciudades puestas &aacute; fuego, vuestra tierra delante de vosotros comida de extranjeros, y asolada como asolamiento de extra&ntilde;os.8. Y queda la hija de Si&oacute;n como choza en vi&ntilde;a, y como caba&ntilde;a en melonar, como ciudad asolada.9. Si Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos no hubiera hecho que nos quedasen muy cortos residuos, como Sodoma fu&eacute;ramos, y semejantes &aacute; Gomorra.10. Pr&iacute;ncipes de Sodoma, oid la palabra de Jehov&aacute;; escuchad la ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra.11. &iquest;Para qu&eacute; &aacute; m&iacute;, dice Jehov&aacute;, la multitud de vuestros sacrificios? Harto estoy de holocaustos de carneros, y de sebo de animales gruesos: no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabr&iacute;os.12. &iquest;Qui&eacute;n demand&oacute; esto de vuestras manos, cuando vinieseis &aacute; presentaros delante de m&iacute;, para hollar mis atrios?13. No me traig&aacute;is m&aacute;s vano presente: el perfume me es abominaci&oacute;n: luna nueva y s&aacute;bado, el convocar asambleas, no las puedo sufrir: son iniquidad vuestras solemnidades.14. Vuestras lunas nuevas y vuestras solemnidades tiene aborrecidas mi alma: me son gravosas; cansado estoy de llevarlas.15. Cuando extendiereis vuestras manos, yo esconder&eacute; de vosotros mis ojos: asimismo cuando multiplicareis la oraci&oacute;n, yo no oir&eacute;: llenas est&aacute;n de sangre vuestras manos.16. Lavad, limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de ante mis ojos; dejad de hacer lo malo:17. Aprended &aacute; hacer bien: buscad juicio, restituid al agraviado, oid en derecho al hu&eacute;rfano, amparad &aacute; la viuda.18. Venid luego, dir&aacute; Jehov&aacute;, y estemos &aacute; cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve ser&aacute;n emblanquecidos: si fueren rojos como el carmes&iacute;, vendr&aacute;n &aacute; ser como blanca lana.19. Si quisiereis y oyereis, comier&eacute;is el bien de la tierra:20. Si no quisiereis y fuereis rebeldes, ser&eacute;is consumidos &aacute; espada: porque la boca de Jehov&aacute; lo ha dicho.21. &iquest;C&oacute;mo te has tornado ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de juicio, en ella habit&oacute; equidad; mas ahora, homicidas.22. Tu plata se ha tornado escorias, tu vino mezclado est&aacute; con agua.23. Tus pr&iacute;ncipes, prevaricadores y compa&ntilde;eros de ladrones: todos aman las d&aacute;divas, y van tras las recompensas: no oyen en juicio al hu&eacute;rfano, ni llega a ellos la causa de la viuda.24. Por tanto, dice el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, el Fuerte de Israel: Ea, tomar&eacute; satisfacci&oacute;n de mis enemigos, vengar&eacute;me de mis adversarios:25. Y volver&eacute; mi mano sobre ti, y limpiar&eacute; hasta lo m&aacute;s puro tus escorias, y quitar&eacute; todo tu esta&ntilde;o:26. Y restituir&eacute; tus jueces como al principio, y tus consejeros como de primero: entonces te llamar&aacute;n Ciudad de justicia, Ciudad fiel.27. Si&oacute;n con juicio ser&aacute; rescatada, y los convertidos de ella con justicia.28. Mas los rebeldes y pecadores &aacute; una ser&aacute;n quebrantados, y los que dejan &aacute; Jehov&aacute; ser&aacute;n consumidos.29. Entonces os avergonzar&aacute;n los olmos que amasteis, y os afrentar&aacute;n los bosques que escogisteis.30. Porque ser&eacute;is como el olmo que se le cae la hoja, y como huerto que le faltan las aguas.31. Y el fuerte ser&aacute; como estopa, y lo que hizo como centella; y ambos ser&aacute;n encendidos juntamente, y no habr&aacute; quien apague.</p><a name="Isa.C3.ADas_2"></a><h2>Isa&iacute;as 2</h2><p>1. LO que vi&oacute; Isa&iacute;as, hijo de Amoz, tocante &aacute; Jud&aacute; y a Jerusalem.2. Y acontecer&aacute; en lo postrero de los tiempos, que ser&aacute; confirmado el monte de la casa de Jehov&aacute; por cabeza de los montes, y ser&aacute; ensalzado sobre los collados, y correr&aacute;n &aacute; &eacute;l todas las gentes.3. Y vendr&aacute;n muchos pueblos, y dir&aacute;n: Venid, y subamos al monte de Jehov&aacute;, &aacute; la casa del Dios de Jacob; y nos ense&ntilde;ar&aacute; en sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Si&oacute;n saldr&aacute; la ley, y de Jerusalem la palabra de Jehov&aacute;.4. Y juzgar&aacute; entre las gentes, y reprender&aacute; &aacute; muchos pueblos; y volver&aacute;n sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces: no alzar&aacute; espada gente contra gente, ni se ensayar&aacute;n m&aacute;s para la guerra.5. Venid, oh casa de Jacob, y caminemos &aacute; la luz de Jehov&aacute;.6. Ciertamente t&uacute; has dejado tu pueblo, la casa de Jacob, porque son henchidos de oriente, y de agoreros, como los Filisteos; y en hijos ajenos descansan.7. Su tierra est&aacute; llena de plata y oro, sus tesoros no tienen fin. Tambi&eacute;n est&aacute; su tierra llena de caballos; ni sus carros tienen n&uacute;mero.8. Adem&aacute;s est&aacute; su tierra llena de &iacute;dolos, y &aacute; la obra de sus manos se han arrodillado, &aacute; lo que fabricaron sus dedos.9. Y hase inclinado el hombre, y el var&oacute;n se ha humillado: por tanto no los perdonar&aacute;s.10. M&eacute;tete en la piedra, esc&oacute;ndete en el polvo, de la presencia espantosa de Jehov&aacute; y del resplandor de su majestad.11. La altivez de los ojos del hombre ser&aacute; abatida, y la soberbia de los hombres ser&aacute; humillada; y Jehov&aacute; solo ser&aacute; ensalzado en aquel d&iacute;a.12. Porque d&iacute;a de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos vendr&aacute; sobre todo soberbio y altivo, y sobre todo ensalzado; y ser&aacute; abatido:13. Y sobre todos los cedros del L&iacute;bano altos y sublimes, y sobre todos los alcornoques de Bas&aacute;n;14. Y sobre todos los montes altos, y sobre todos los collados levantados;15. Y sobre toda torre alta, y sobre todo muro fuerte;16. Y sobre todas las naves de Tarsis, y sobre todas pinturas preciadas.17. Y la altivez del hombre ser&aacute; abatida, y la soberbia de los hombres ser&aacute; humillada; y solo Jehov&aacute; ser&aacute; ensalzado en aquel d&iacute;a.18. Y quitar&aacute; totalmente los &iacute;dolos.19. Y meter&aacute;nse en las cavernas de las pe&ntilde;as, y en las aberturas de la tierra, por la presencia espantosa de Jehov&aacute;, y por el resplandor de su majestad, cuando se levantare &eacute;l para herir la tierra.20. Aquel d&iacute;a arrojar&aacute; el hombre, &aacute; los topos y murci&eacute;lagos, sus &iacute;dolos de plata y sus &iacute;dolos de oro, que le hicieron para que adorase;21. Y se entrar&aacute;n en las hendiduras de las rocas y en las cavernas de las pe&ntilde;as, por la presencia formidable de Jehov&aacute;, y por el resplandor de su majestad, cuando se levantare para herir la tierra.22. Dejaos del hombre, cuyo h&aacute;lito est&aacute; en su nariz; porque &iquest;de qu&eacute; es &eacute;l estimado?</p><a name="Isa.C3.ADas_3"></a><h2>Isa&iacute;as 3</h2><p>1. PORQUE he aqu&iacute; que el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos quita de Jerusalem y de Jud&aacute; el sustentador y el fuerte, todo sustento de pan y todo socorro de agua;2. El valiente y el hombre de guerra, el juez y el profeta, el adivino y el anciano;3. El capit&aacute;n de cincuenta, y el hombre de respeto, y el consejero, y el art&iacute;fice excelente, y el h&aacute;bil orador.4. Y pondr&eacute;les mozos por pr&iacute;ncipes, y muchachos ser&aacute;n sus se&ntilde;ores.5. Y el pueblo har&aacute; violencia los unos &aacute; los otros, cada cual contra su vecino: el mozo se levantar&aacute; contra el viejo, y el villano contra el noble.6. Cuando alguno trabare de su hermano, de la familia de su padre, y le dijere, Que vestir tienes, t&uacute; ser&aacute;s nuestro pr&iacute;ncipe, y sea en tu mano esta ruina;7. El jurar&aacute; aquel d&iacute;a, diciendo: No tomar&eacute; ese cuidado; porque en mi casa ni hay pan, ni qu&eacute; vestir: no me hag&aacute;is pr&iacute;ncipe del pueblo.8. Pues arruinada est&aacute; Jerusalem, y Jud&aacute; ha ca&iacute;do; porque la lengua de ellos y sus obras han sido contra Jehov&aacute;, para irritar los ojos de su majestad.9. La apariencia del rostro de ellos los convence: que como Sodoma predican su pecado, no lo disimulan. &iexcl;Ay del alma de ellos! porque allegaron mal para s&iacute;.10. Decid al justo que le ir&aacute; bien: porque comer&aacute; de los frutos de sus manos.11. &iexcl;Ay del imp&iacute;o! mal le ir&aacute;: porque seg&uacute;n las obras de sus manos le ser&aacute; pagado.12. Los exactores de mi pueblo son muchachos, y mujeres se ense&ntilde;orearon de &eacute;l. Pueblo m&iacute;o, los que te gu&iacute;an te enga&ntilde;an, y tuercen la carrera de tus caminos.13. Jehov&aacute; est&aacute; en pie para litigar, y est&aacute; para juzgar los pueblos.14. Jehov&aacute; vendr&aacute; &aacute; juicio contra los ancianos de su pueblo y contra sus pr&iacute;ncipes; porque vosotros hab&eacute;is devorado la vi&ntilde;a, y el despojo del pobre est&aacute; en vuestras casas.15. &iquest;Qu&eacute; pens&aacute;is vosotros que maj&aacute;is mi pueblo, y mol&eacute;is las caras de los pobres? dice el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.16. Asimismo dice Jehov&aacute;: Por cuanto las hijas de Si&oacute;n se ensoberbecen, y andan cuellierguidas y los ojos descompuestos; cuando andan van danzando, y haciendo son con los pies:17. Por tanto, pelar&aacute; el Se&ntilde;or la mollera de las hijas de Si&oacute;n, y Jehov&aacute; descubrir&aacute; sus verg&uuml;enzas.18. Aquel d&iacute;a quitar&aacute; el Se&ntilde;or el atav&iacute;o de los calzados, y las redecillas, y las lunetas;19. Los collares, y los joyeles, y los brazaletes;20. Las escofietas, y los atav&iacute;os de las piernas, los partidores del pelo, los pomitos de olor, y los zarcillos;21. Los anillos, y los joyeles de las narices;22. Las ropas de remuda, los mantoncillos, los velos, y los alfileres;23. Los espejos, los pa&ntilde;izuelos, las gasas, y los tocados.24. Y ser&aacute; que en lugar de los perfumes arom&aacute;ticos vendr&aacute; hediondez; y desgarr&oacute;n en lugar de cinta; y calvez en lugar de la compostura del cabello; y en lugar de faja ce&ntilde;imiento de saco; y quemadura en vez de hermosura.25. Tus varones caer&aacute;n &aacute; cuchillo, y tu fuerza en la guerra.26. Sus puertas se entristecer&aacute;n y enlutar&aacute;n, y ella, desamparada, sentar&aacute;se en tierra.</p><a name="Isa.C3.ADas_4"></a><h2>Isa&iacute;as 4</h2><p>1. Y ECHARAN mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo, diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente sea llamado tu nombre sobre nosotras, quita nuestro oprobio.2. En aquel tiempo el renuevo de Jehov&aacute; ser&aacute; para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, &aacute; los librados de Israel.3. Y acontecer&aacute; que el que quedare en Si&oacute;n, y el que fuere dejado en Jerusalem, ser&aacute; llamado santo; todos los que en Jerusalem est&aacute;n escritos entre los vivientes;4. Cuando el Se&ntilde;or lavare las inmundicias de las hijas de Si&oacute;n, y limpiare las sangres de Jerusalem de en medio de ella, con esp&iacute;ritu de juicio y con esp&iacute;ritu de ardimiento.5. Y criar&aacute; Jehov&aacute; sobre toda la morada del monte de Si&oacute;n, y sobre los lugares de sus convocaciones, nube y oscuridad de d&iacute;a, y de noche resplandor de fuego que eche llamas: porque sobre toda gloria habr&aacute; cobertura.6. Y habr&aacute; sombrajo para sombra contra el calor del d&iacute;a, para acogida y escondedero contra el turbi&oacute;n y contra el aguacero.</p><a name="Isa.C3.ADas_5"></a><h2>Isa&iacute;as 5</h2><p>1. AHORA cantar&eacute; por mi amado el cantar de mi amado &aacute; su vi&ntilde;a. Ten&iacute;a mi amado una vi&ntilde;a en un recuesto, lugar f&eacute;rtil.2. Hab&iacute;ala cercado, y despedreg&aacute;dola, y plant&aacute;dola de vides escogidas: hab&iacute;a edificado en medio de ella una torre, y tambi&eacute;n asentado un lagar en ella: y esperaba que llevase uvas, y llev&oacute; uvas silvestres.te cuide te sane te levante te restaure esperando de ti dieras mucho fruto del cual yo pudiera saciarme 3. Ahora pues, vecinos de Jerusalem y varones de Jud&aacute;, juzgad ahora entre m&iacute; y mi vi&ntilde;a.4. &iquest;Qu&eacute; m&aacute;s se hab&iacute;a de hacer &aacute; mi vi&ntilde;a, que yo no haya hecho en ella? &iquest;C&oacute;mo, esperando yo que llevase uvas, ha llevado uvas silvestres?5. Os mostrar&eacute; pues ahora lo que har&eacute; yo &aacute; mi vi&ntilde;a: Quitar&eacute;le su vallado, y ser&aacute; para ser consumida; aportillar&eacute; su cerca, y ser&aacute; para ser hollada;6. Har&eacute; que quede desierta; no ser&aacute; podada ni cavada, y crecer&aacute; el cardo y las espinas: y aun &aacute; las nubes mandar&eacute; que no derramen lluvia sobre ella.7. Ciertamente la vi&ntilde;a de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos es la casa de Israel, y los hombres de Jud&aacute; planta suya deleitosa. Esperaba juicio, y he aqu&iacute; vileza; justicia, y he aqu&iacute; clamor.8. &iexcl;Ay de los que juntan casa con casa, y allegan heredad &aacute; heredad hasta acabar el t&eacute;rmino! &iquest;Habitar&eacute;is vosotros solos en medio de la tierra?9. Ha llegado &aacute; mis o&iacute;dos de parte de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, que las muchas casas han de quedar asoladas, sin morador las grandes y hermosas.10. Y diez huebras de vi&ntilde;a producir&aacute;n un zaque, y treinta modios de simiente dar&aacute;n tres modios.11. &iexcl;Ay de los que se levantan de ma&ntilde;ana para seguir la embriaguez; que se est&aacute;n hasta la noche, hasta que el vino los enciende!12. Y en sus banquetes hay arpas, vihuelas, tamboriles, flautas, y vino; y no miran la obra de Jehov&aacute;, ni consideran la obra de sus manos.13. Por tanto mi pueblo fu&eacute; llevado cautivo, porque no tuvo ciencia: y su gloria pereci&oacute; de hambre, y su multitud se sec&oacute; de sed.14. Por eso ensanch&oacute; su interior el sepulcro, y sin medida extendi&oacute; su boca; y all&aacute; descender&aacute; la gloria de ellos, y su multitud, y su fausto, y el que en &eacute;l se holgaba.15. Y el hombre ser&aacute; humillado, y el var&oacute;n ser&aacute; abatido, y bajados ser&aacute;n los ojos de los altivos.16. Mas Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos ser&aacute; ensalzado en juicio, y el Dios Santo ser&aacute; santificado con justicia.17. Y los corderos ser&aacute;n apacentados seg&uacute;n su costumbre; y extra&ntilde;os comer&aacute;n las gruesas desamparadas.18. &iexcl;Ay de los que traen la iniquidad con cuerdas de vanidad, y el pecado como con coyundas de carreta,19. Los cuales dicen: Venga ya, apres&uacute;rese su obra, y veamos: ac&eacute;rquese, y venga el consejo del Santo de Israel, para que lo sepamos!20. &iexcl;Ay de los que &aacute; lo malo dicen bueno, y &aacute; lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!21. &iexcl;Ay de los sabios en sus ojos, y de los que son prudentes delante de s&iacute; mismos!22. &iexcl;Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida;23. Los que dan por justo al imp&iacute;o por cohechos, y al justo quitan su justicia!24. Por tanto, como la lengua del fuego consume las aristas, y la llama devora la paja, as&iacute; ser&aacute; su ra&iacute;z como pudrimiento, y su flor se desvanecer&aacute; como polvo: porque desecharon la ley de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y abominaron la palabra del Santo de Israel.25. Por esta causa se encendi&oacute; el furor de Jehov&aacute; contra su pueblo, y extendi&oacute; contra &eacute;l su mano, &eacute; hiri&oacute;le; y se estremecieron los montes, y sus cad&aacute;veres fueron arrojados en medio de las calles. Con todo esto no ha cesado su furor, antes est&aacute; su mano todav&iacute;a extendida.26. Y alzar&aacute; pend&oacute;n &aacute; gentes de lejos, y silbar&aacute; al que est&aacute; en el cabo de la tierra; y he aqu&iacute; que vendr&aacute; pronto y velozmente.27. No habr&aacute; entre ellos cansado, ni que vacile; ninguno se dormir&aacute; ni le tomar&aacute; sue&ntilde;o; &aacute; ninguno se le desatar&aacute; el cinto de los lomos, ni se le romper&aacute; la correa de sus zapatos.28. Sus saetas amoladas, y todos sus arcos entesados; las u&ntilde;as de sus caballos parecer&aacute;n como de pedernal, y las ruedas de sus carros como torbellino.29. Su bramido como de le&oacute;n; rugir&aacute; &aacute; manera de leoncillos, rechinar&aacute; los dientes, y arrebatar&aacute; la presa; la apa&ntilde;ara, y nadie se la quitar&aacute;.30. Y bramar&aacute; sobre &eacute;l en aquel d&iacute;a como bramido de la mar: entonces mirar&aacute; hacia la tierra, y he aqu&iacute; tinieblas de tribulaci&oacute;n, y en sus cielos se oscurecer&aacute; la luz.</p><a name="Isa.C3.ADas_6"></a><h2>Isa&iacute;as 6</h2><p>1. EN el a&ntilde;o que muri&oacute; el rey Uzz&iacute;as vi yo al Se&ntilde;or sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas hench&iacute;an el templo.2. Y encima de &eacute;l estaban serafines: cada uno ten&iacute;a seis alas; con dos cubr&iacute;an sus rostros, y con dos cubr&iacute;an sus pies, y con dos volaban.3. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: toda la tierra est&aacute; llena de su gloria.4. Y los quiciales de las puestas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se hinchi&oacute; de humo.5. Entonces dije: &iexcl;Ay de m&iacute;! que soy muerto; que siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.6. Y vol&oacute; hacia m&iacute; uno de los serafines, teniendo en su mano un carb&oacute;n encendido, tomado del altar con unas tenazas:7. Y tocando con &eacute;l sobre mi boca, dijo: He aqu&iacute; que esto toc&oacute; tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.8. Despu&eacute;s o&iacute; la voz del Se&ntilde;or, que dec&iacute;a: &iquest;A qui&eacute;n enviar&eacute;, y qui&eacute;n nos ir&aacute;? Entonces respond&iacute; yo: Heme aqu&iacute;, env&iacute;ame &aacute; m&iacute;.9. Y dijo: Anda, y di &aacute; este pueblo: Oid bien, y no entend&aacute;is; ved por cierto, mas no comprend&aacute;is.10. Engruesa el coraz&oacute;n de aqueste pueblo, y agrava sus o&iacute;dos, y ciega sus ojos; porque no vea con sus ojos, ni oiga con sus o&iacute;dos, ni su coraz&oacute;n entienda, ni se convierta, y haya para &eacute;l sanidad.11. Y yo dije: &iquest;Hasta cu&aacute;ndo, Se&ntilde;or? Y respondi&oacute; &eacute;l: Hasta que las ciudades est&eacute;n asoladas, y sin morador, ni hombre en las casas, y la tierra sea tornada en desierto;12. Hasta que Jehov&aacute; hubiere echado lejos los hombres, y multiplicare en medio de la tierra la desamparada.13. Pues aun quedar&aacute; en ella una d&eacute;cima parte, y volver&aacute;, bien que habr&aacute; sido asolada: como el olmo y como el alcornoque, de los cuales en la tala queda el tronco, as&iacute; ser&aacute; el tronco de ella la simiente santa.</p><a name="Isa.C3.ADas_7"></a><h2>Isa&iacute;as 7</h2><p>1. ACONTECIO en los d&iacute;as de Ach&acirc;z hijo de Jotham, hijo de Uzz&iacute;as, rey de Jud&aacute;, que Rez&iacute;n rey de Siria, y Peca hijo de Remal&iacute;as, rey de Israel, subieron &aacute; Jerusalem para combatirla; mas no la pudieron tomar.2. Y vino la nueva &aacute; la casa de David, diciendo: Siria se ha confederado con Ephraim. Y estremeci&oacute;sele el coraz&oacute;n, y el coraz&oacute;n de su pueblo, como se estremecen los &aacute;rboles del monte &aacute; causa del viento.3. Entonces dijo Jehov&aacute; &aacute; Isa&iacute;as: Sal ahora al encuentro de Ach&acirc;z, t&uacute;, y Sear-jasub tu hijo, al cabo del conducto de la Pesquera de arriba, en el camino de la heredad del Lavador,4. Y dile: Guarda, y rep&oacute;sate; no temas, ni se enternezca tu coraz&oacute;n &aacute; causa de estos dos cabos de tiz&oacute;n que humean, por el furor de la ira de Rez&iacute;n y del Siro, y del hijo de Remal&iacute;as.5. Por haber acordado maligno consejo contra ti el Siro, con Ephraim y con el hijo de Remal&iacute;as, diciendo:6. Vamos contra Jud&aacute;, y la despertaremos, y la partiremos entre nosotros, y pondremos en medio de ella por rey al hijo de Tabeel:7. El Se&ntilde;or Jehov&aacute; dice as&iacute;: No subsistir&aacute;, ni ser&aacute;.8. Porque la cabeza de Siria es Damasco, y la cabeza de Damasco, Rez&iacute;n: y dentro de sesenta y cinco a&ntilde;os Ephraim ser&aacute; quebrantado hasta dejar de ser pueblo.9. Entretanto la cabeza de Ephraim es Samaria, y la cabeza de Samaria el hijo de Remal&iacute;as. Si vosotros no creyereis, de cierto no permanecer&eacute;is.10. Y habl&oacute; m&aacute;s Jehov&aacute; &aacute; Ach&acirc;z, diciendo:11. Pide para ti se&ntilde;al de Jehov&aacute; tu Dios, demand&aacute;ndola en lo profundo, &oacute; arriba en lo alto.12. Y respondi&oacute; Ach&acirc;z: No pedir&eacute;, y no tentar&eacute; &aacute; Jehov&aacute;.13. Dijo entonces Isa&iacute;as: Oid ahora casa de David. &iquest;Os es poco el ser molestos &aacute; los hombres, sino que tambi&eacute;n lo se&aacute;is &aacute; mi Dios?14. Por tanto el mismo Se&ntilde;or os dar&aacute; se&ntilde;al: He aqu&iacute; que la virgen concebir&aacute;, y parir&aacute; hijo, y llamar&aacute; su nombre Emmanuel.15. Comer&aacute; manteca y miel, para que sepa desechar lo malo y escoger lo bueno.16. Porque antes que el ni&ntilde;o sepa desechar lo malo y escoger lo bueno, la tierra que t&uacute; aborreces ser&aacute; dejada de sus dos reyes.17. Jehov&aacute; har&aacute; venir sobre ti, y sobre tu pueblo, y sobre la casa de tu padre, d&iacute;as cuales nunca vinieron desde el d&iacute;a que Ephraim se apart&oacute; de Jud&aacute;, es &aacute; saber, al rey de Asiria.18. Y acontecer&aacute; que aquel d&iacute;a silbar&aacute; Jehov&aacute; &aacute; la mosca que est&aacute; en el fin de los r&iacute;os de Egipto, y &aacute; la abeja que est&aacute; en la tierra de Asiria.19. Y vendr&aacute;n, y se asentar&aacute;n todos en los valles desiertos, y en las cavernas de las piedras, y en todos los zarzales, y en todas las matas.20. En aquel d&iacute;a raer&aacute; el Se&ntilde;or con navaja alquilada, con los que habitan de la otra parte del r&iacute;o, &aacute; saber, con el rey de Asiria, cabeza y pelos de los pies; y aun la barba tambi&eacute;n quitar&aacute;.21. Y acontecer&aacute; en aquel tiempo, que cr&iacute;e un hombre una vaca y dos ovejas;22. Y ser&aacute; que &aacute; causa de la abundancia de leche que dar&aacute;n, comer&aacute; manteca: cierto manteca y miel comer&aacute; el que quedare en medio de la tierra.23. Acontecer&aacute; tambi&eacute;n en aquel tiempo, que el lugar donde hab&iacute;a mil vides que val&iacute;an mil siclos de plata, ser&aacute; para los espinos y cardos.24. Con saetas y arco ir&aacute;n all&aacute;; porque toda la tierra ser&aacute; espinos y cardos.25. Y &aacute; todos los montes que se cavaban con azada, no llegar&aacute; all&aacute; el temor de los espinos y de los cardos: mas ser&aacute;n para pasto de bueyes, y para ser hollados de los ganados.</p><a name="Isa.C3.ADas_8"></a><h2>Isa&iacute;as 8</h2><p>1. Y DIJOME Jehov&aacute;: T&oacute;mate un gran volumen, y escribe en &eacute;l en estilo de hombre tocante &aacute; Maher-salal-hash-baz.2. Y junt&eacute; conmigo por testigos fieles &aacute; Ur&iacute;as sacerdote, y &aacute; Zacar&iacute;as hijo de Jeberech&icirc;as.3. Y junt&eacute;me con la profetisa, la cual concibi&oacute;, y pari&oacute; un hijo. Y d&iacute;jome Jehov&aacute;: Ponle por nombre Maher-salal-hash-baz.4. Porque antes que el ni&ntilde;o sepa decir, Padre m&iacute;o, y Madre m&iacute;a, ser&aacute; quitada la fuerza de Damasco y los despojos de Samaria, en la presencia del rey de Asiria.5. Otra vez torn&oacute; Jehov&aacute; &aacute; hablarme, diciendo:6. Por cuanto desech&oacute; este pueblo las aguas de Silo&eacute;, que corren mansamente, y holg&oacute;se con Rez&iacute;n y con el hijo de Remal&iacute;as,7. He aqu&iacute; por tanto que el Se&ntilde;or hace subir sobre ellos aguas de r&iacute;os, impetuosas y muchas, &aacute; saber, al rey de Asiria con todo su poder; el cual subir&aacute; sobre todos sus r&iacute;os, y pasar&aacute; sobre todas sus riberas:8. Y pasando hasta Jud&aacute;, inundar&aacute;, y sobrepujar&aacute;, y llegar&aacute; hasta la garganta; y extendiendo sus alas, llenar&aacute; la anchura de tu tierra, oh Emmanuel.9. Juntaos, pueblos, y ser&eacute;is quebrantados; oid todos los que sois de lejanas tierras: poneos &aacute; punto, y ser&eacute;is quebrantados; apercib&iacute;os, y ser&eacute;is quebrantados.10. Tomad consejo, y ser&aacute; deshecho; proferid palabra, y no ser&aacute; firme: porque Dios con nosotros.11. Porque Jehov&aacute; me dijo de esta manera con mano fuerte, y ense&ntilde;&oacute;me que no caminase por el camino de este pueblo, diciendo:12. No dig&aacute;is, Conjuraci&oacute;n, &aacute; todas las cosas &aacute; que este pueblo dice, Conjuraci&oacute;n, ni tem&aacute;is lo que temen, ni teng&aacute;is miedo.13. A Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, &aacute; &eacute;l santificad: sea &eacute;l vuestro temor, y &eacute;l sea vuestro miedo.14. Entonces &eacute;l ser&aacute; por santuario; mas &aacute; las dos casas de Israel por piedra para tropezar, y por tropezadero para caer, y por lazo y por red al morador de Jerusalem.15. Y muchos tropezar&aacute;n entre ellos, y caer&aacute;n, y ser&aacute;n quebrantados: enredar&aacute;nse, y ser&aacute;n presos.16. Ata el testimonio, sella la ley entre mis disc&iacute;pulos.17. Esperar&eacute; pues &aacute; Jehov&aacute;, el cual escondi&oacute; su rostro de la casa de Jacob, y &aacute; &eacute;l aguardar&eacute;.18. He aqu&iacute;, yo y los hijos que me di&oacute; Jehov&aacute;, por se&ntilde;ales y prodigios en Israel, de parte de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos que mora en el monte de Si&oacute;n.19. Y si os dijeren: Preguntad &aacute; los pythones y &aacute; los adivinos, que susurran hablando, responded: &iquest;No consultar&aacute; el pueblo &aacute; su Dios? &iquest;Apelar&aacute; por los vivos &aacute; los muertos?20. &iexcl;A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme &aacute; esto, es porque no les ha amanecido.21. Y pasar&aacute;n por &eacute;l fatigados y hambrientos, y acontecer&aacute; que teniendo hambre, se enojar&aacute;n y maldecir&aacute;n &aacute; su rey y &aacute; su Dios, levantando el rostro en alto.22. Y mirar&aacute;n &aacute; la tierra, y he aqu&iacute; tribulaci&oacute;n y tiniebla, oscuridad y angustia; y ser&aacute;n sumidos en las tinieblas.</p><a name="Isa.C3.ADas_9"></a><h2>Isa&iacute;as 9</h2><p>1. AUNQUE no ser&aacute; esta oscuridad tal como la aflicci&oacute;n que le vino en el tiempo que livianamente tocaron la primera vez &aacute; la tierra de Zabul&oacute;n, y &aacute; la tierra de Nephtal&iacute;; y despu&eacute;s cuando agravaron por la v&iacute;a de la mar, de esa parte del Jord&aacute;n, en Galilea de las gentes.2. El pueblo que andaba en tinieblas vi&oacute; gran luz: los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeci&oacute; sobre ellos.3. Aumentando la gente, no aumentaste la alegr&iacute;a. Alegrar&aacute;nse delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos.4. Porque t&uacute; quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su exactor, como en el d&iacute;a de Madi&aacute;n.5. Porque toda batalla de quien pelea es con estruendo, y con revolcamiento de vestidura en sangre: mas esto ser&aacute; para quema, y p&aacute;bulo del fuego.6. Porque un ni&ntilde;o nos es nacido, hijo nos es dado; y el principado sobre su hombro: y llamar&aacute;se su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Pr&iacute;ncipe de paz.7. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendr&aacute;n t&eacute;rmino, sobre el trono de David, y sobre su reino, disponi&eacute;ndolo y confirm&aacute;ndolo en juicio y en justicia desde ahora para siempre. El celo de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos har&aacute; esto.8. El Se&ntilde;or envi&oacute; palabra &aacute; Jacob, y cay&oacute; en Israel.9. Y la sabr&aacute; el pueblo, todo &eacute;l, Ephraim y los moradores de Samaria, que con soberbia y con altivez de coraz&oacute;n dicen:10. Los ladrillos cayeron, mas edificaremos de canter&iacute;a; cortaron los cabrahigos, mas cedros pondremos en su lugar.11. Empero Jehov&aacute; ensalzar&aacute; los enemigos de Rez&iacute;n contra &eacute;l, y juntar&aacute; sus enemigos;12. De oriente los Siros, y los Filisteos de poniente; y con toda la boca se tragar&aacute;n &aacute; Israel. Ni con todo eso ha cesado su furor, antes todav&iacute;a su mano extendida.13. Mas el pueblo no se convirti&oacute; al que lo her&iacute;a, ni buscaron &aacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.14. Y Jehov&aacute; cortar&aacute; de Israel cabeza y cola, ramo y ca&ntilde;a en un mismo d&iacute;a.15. El viejo y venerable de rostro es la cabeza: el profeta que ense&ntilde;a mentira, este es cola.16. Porque los gobernadores de este pueblo son enga&ntilde;adores; y sus gobernados, perdidos.17. Por tanto, el Se&ntilde;or no tomar&aacute; contentamiento en sus mancebos, ni de sus hu&eacute;rfanos y viudas tendr&aacute; misericordia: porque todos son falsos y malignos, y toda boca habla desprop&oacute;sitos. Con todo esto no ha cesado su furor, antes todav&iacute;a su mano extendida.18. Porque la maldad se encendi&oacute; como fuego, cardos y espinas devorar&aacute;; y encender&aacute;se en lo espeso de la bre&ntilde;a, y ser&aacute;n alzados como humo.19. Por la ira de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos se oscureci&oacute; la tierra, y ser&aacute; el pueblo como p&aacute;bulo del fuego: el hombre no tendr&aacute; piedad de su hermano.20. Cada uno hurtar&aacute; &aacute; la mano derecha, y tendr&aacute; hambre; y comer&aacute; &aacute; la izquierda, y no se hartar&aacute;: cada cual comer&aacute; la carne de su brazo:21. Manas&eacute;s &aacute; Ephraim, y Ephraim &aacute; Manas&eacute;s, y entrambos contra Jud&aacute;. Ni con todo esto ha cesado su furor, antes todav&iacute;a extendida su mano.</p><a name="Isa.C3.ADas_10"></a><h2>Isa&iacute;as 10</h2><p>1. &iexcl;AY de los que establecen leyes injustas, y determinando prescriben tiran&iacute;a,2. Por apartar del juicio &aacute; los pobres, y por quitar el derecho &aacute; los afligidos de mi pueblo; por despojar las viudas, y robar los hu&eacute;rfanos!3. &iquest;Y qu&eacute; har&eacute;is en el d&iacute;a de la visitaci&oacute;n? &iquest;y &aacute; qui&eacute;n os acoger&eacute;is que os ayude, cuando viniere de lejos el asolamiento? &iquest;y en d&oacute;nde dejar&eacute;is vuestra gloria?4. Sin m&iacute; se inclinar&aacute;n entre los presos, y entre los muertos caer&aacute;n. Ni con todo esto ha cesado su furor, antes todav&iacute;a extendida su mano.5. Oh Assur, vara y bast&oacute;n de mi furor: en su mano he puesto mi ira.6. Mandar&eacute;le contra una gente fementida, y sobre el pueblo de mi ira le enviar&eacute;, para que quite despojos, y arrebate presa, y que lo ponga &aacute; ser hollado como lodo de las calles.7. Aunque &eacute;l no lo pensar&aacute; as&iacute;, ni su coraz&oacute;n lo imaginar&aacute; de esta manera; sino que su pensamiento ser&aacute; desarraigar y cortar gentes no pocas.8. Porque &eacute;l dice: Mis pr&iacute;ncipes &iquest;no son todos reyes?9. &iquest;No es Calno como Carch&ecirc;mis, Hamath como Arphad, y Samaria como Damasco?10. Como hall&oacute; mi mano los reinos de los &iacute;dolos, siendo sus im&aacute;genes m&aacute;s que Jerusalem y Samaria;11. Como hice &aacute; Samaria y &aacute; sus &iacute;dolos, &iquest;no har&eacute; tambi&eacute;n as&iacute; &aacute; Jerusalem y &aacute; sus &iacute;dolos?12. Mas acontecer&aacute; que despu&eacute;s que el Se&ntilde;or hubiere acabado toda su obra en el monte de Si&oacute;n, y en Jerusalem, visitar&eacute; sobre el fruto de la soberbia del coraz&oacute;n del rey de Asiria, y sobre la gloria de la altivez de sus ojos.13. Porque dijo: Con la fortaleza de mi mano lo he hecho, y con mi sabidur&iacute;a; porque he sido prudente: y quit&eacute; los t&eacute;rminos de los pueblos, y saqu&eacute; sus tesoros, y derrib&eacute; como valientes los que estaban sentados:14. Y hall&oacute; mi mano como nido las riquezas de los pueblos; y como se cogen los huevos dejados, as&iacute; me apoder&eacute; yo de toda la tierra; y no hubo quien moviese ala, &oacute; abriese boca y graznase.15. &iquest;Gloriar&aacute;se el hacha contra el que con ella corta? &iquest;se ensoberbecer&aacute; la sierra contra el que la mueve? como si el bord&oacute;n se levantase contra los que lo levantan; como si se levantase la vara: &iquest;no es le&ntilde;o?16. Por tanto el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos enviar&aacute; flaqueza sobre sus gordos; y debajo de su gloria encender&aacute; encendimiento, como ardor de fuego.17. Y la luz de Israel ser&aacute; por fuego, y su Santo por llama que abrase y consuma en un d&iacute;a sus cardos y sus espinas.18. La gloria de su bosque y de su campo f&eacute;rtil consumir&aacute;, desde el alma hasta la carne: y vendr&aacute; &aacute; ser como abanderado en derrota.19. Y los &aacute;rboles que quedaren en su bosque, ser&aacute;n en n&uacute;mero que un ni&ntilde;o los pueda contar.20. Y acontecer&aacute; en aquel tiempo, que los que hubieren quedado de Israel, y los que hubieren quedado de la casa de Jacob, nunca m&aacute;s estriben sobre el que los hiri&oacute;; sino que se apoyar&aacute;n con verdad en Jehov&aacute; Santo de Israel.21. Las reliquias se convertir&aacute;n, las reliquias de Jacob, al Dios fuerte.22. Porque si tu pueblo, oh Israel, fuere como las arenas de la mar, las reliquias de &eacute;l se convertir&aacute;n: la destrucci&oacute;n acordada rebosar&aacute; justicia.23. Pues el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos har&aacute; consumaci&oacute;n y fenecimiento en medio de la tierra.24. Por tanto el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos dice as&iacute;: Pueblo m&iacute;o, morador de Si&oacute;n, no temas de Assur. Con vara te herir&aacute;, y contra ti alzar&aacute; su palo, &aacute; la manera de Egipto:25. Mas de aqu&iacute; &aacute; muy poco tiempo, se acabar&aacute; el furor y mi enojo, para fenecimiento de ellos.26. Y levantar&aacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos azote contra &eacute;l, cual la matanza de Madi&aacute;n en la pe&ntilde;a de Oreb: y alzar&aacute; su vara sobre la mar, seg&uacute;n hizo por la v&iacute;a de Egipto.27. Y acaecer&aacute; en aquel tiempo, que su carga ser&aacute; quitada de tu hombro, y su yugo de tu cerviz, y el yugo se empodrecer&aacute; por causa de la unci&oacute;n.28. Vino hasta Ajad, pas&oacute; hasta Migr&oacute;n; en Michmas contar&aacute; su ej&eacute;rcito:29. Pasaron el vado; alojaron en Geba: Ram&aacute; tembl&oacute;; Gabaa de Sa&uacute;l huy&oacute;.30. Grita en alta voz, hija de Galim; haz que se oiga hacia Lais, pobrecilla Anathoth.31. Madmena se alborot&oacute;: los moradores de Gebim se juntar&aacute;n.32. A&uacute;n vendr&aacute; d&iacute;a cuando reposar&aacute; en Nob: alzar&aacute; su mano al monte de la hija de Si&oacute;n, al collado de Jerusalem.33. He aqu&iacute; el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos desgajar&aacute; el ramo con fortaleza: y los de grande altura ser&aacute;n cortados, y los altos ser&aacute;n humillados.34. Y cortar&aacute; con hierro la espesura del bosque, y el L&iacute;bano caer&aacute; con fortaleza.</p><a name="Isa.C3.ADas_11"></a><h2>Isa&iacute;as 11</h2><p>1. Y SALDRA una vara del tronco de Isa&iacute;, y un v&aacute;stago reto&ntilde;ar&aacute; de sus ra&iacute;ces.2. Y reposar&aacute; sobre &eacute;l el esp&iacute;ritu de Jehov&aacute;; esp&iacute;ritu de sabidur&iacute;a y de inteligencia, esp&iacute;ritu de consejo y de fortaleza, esp&iacute;ritu de conocimiento y de temor de Jehov&aacute;.3. Y har&aacute;le entender diligente en el temor de Jehov&aacute;. No juzgar&aacute; seg&uacute;n la vista de sus ojos, ni arg&uuml;ir&aacute; por lo que oyeren sus o&iacute;dos;4. Sino que juzgar&aacute; con justicia &aacute; los pobres, y arg&uuml;ir&aacute; con equidad por los mansos de la tierra: y herir&aacute; la tierra con la vara de su boca, y con el esp&iacute;ritu de sus labios matar&aacute; al imp&iacute;o.5. Y ser&aacute; la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ce&ntilde;idor de sus ri&ntilde;ones.6. Morar&aacute; el lobo con el cordero, y el tigre con el cabrito se acostar&aacute;: el becerro y el le&oacute;n y la bestia dom&eacute;stica andar&aacute;n juntos, y un ni&ntilde;o los pastorear&aacute;.7. La vaca y la osa pacer&aacute;n, sus cr&iacute;as se echar&aacute;n juntas; y el le&oacute;n como el buey comer&aacute; paja.8. Y el ni&ntilde;o de teta se entretendr&aacute; sobre la cueva del &aacute;spid, y el reci&eacute;n destetado extender&aacute; su mano sobre la caverna del basilisco.9. No har&aacute;n mal ni da&ntilde;ar&aacute;n en todo mi santo monte; porque la tierra ser&aacute; llena del conocimiento de Jehov&aacute;, como cubren la mar las aguas.10. Y acontecer&aacute; en aquel tiempo que la ra&iacute;z de Isa&iacute;, la cual estar&aacute; puesta por pend&oacute;n &aacute; los pueblos, ser&aacute; buscada de las gentes; y su holganza ser&aacute; gloria.11. Asimismo acontecer&aacute; en aquel tiempo, que Jehov&aacute; tornar&aacute; &aacute; poner otra vez su mano para poseer las reliquias de su pueblo que fueron dejadas de Assur, y de Egipto, y de Parthia, y de Etiop&iacute;a, y de Persia, y de Caldea, y de Amath, y de las Islas de la mar.12. Y levantar&aacute; pend&oacute;n &aacute; las gentes, y juntar&aacute; los desterrados de Israel, y reunir&aacute; los esparcidos de Jud&aacute; de los cuatro cantones de la tierra.13. Y se disipar&aacute; la envidia de Ephraim, y los enemigos de Jud&aacute; ser&aacute;n talados. Ephraim no tendr&aacute; envidia contra Jud&aacute;, ni Jud&aacute; afligir&aacute; &aacute; Ephraim;14. Mas volar&aacute;n sobre los hombros de los Filisteos al occidente, meter&aacute;n tambi&eacute;n &aacute; saco &aacute; los de oriente: Edom y Moab les servir&aacute;n, y los hijos de Amm&oacute;n les dar&aacute;n obediencia.15. Y secar&aacute; Jehov&aacute; la lengua de la mar de Egipto; y levantar&aacute; su mano con fortaleza de su esp&iacute;ritu sobre el r&iacute;o, y herir&aacute;lo en sus siete brazos, y har&aacute; que pasen por &eacute;l con zapatos.16. Y habr&aacute; camino para las reliquias de su pueblo, las que quedaron de Assur, de la manera que lo hubo para Israel el d&iacute;a que subi&oacute; de la tierra de Egipto.</p><a name="Isa.C3.ADas_12"></a><h2>Isa&iacute;as 12</h2><p>1. Y DIRAS en aquel d&iacute;a: Cantar&eacute; &aacute; ti, oh Jehov&aacute;: pues aunque te enojaste contra m&iacute;, tu furor se apart&oacute;, y me has consolado.2. He aqu&iacute; Dios es salud m&iacute;a; asegurar&eacute;me, y no temer&eacute;; porque mi fortaleza y mi canci&oacute;n es JAH Jehov&aacute;, el cual ha sido salud para m&iacute;.3. Sacar&eacute;is aguas con gozo de la fuentes de la salud.4. Y dir&eacute;is en aquel d&iacute;a: Cantad &aacute; Jehov&aacute;, aclamad su nombre, haced c&eacute;lebres en los pueblos sus obras, recordad que su nombre es engrandecido.5. Cantad salmos &aacute; Jehov&aacute;; porque ha hecho cosas magn&iacute;ficas: sea sabido esto por toda la tierra.6. Regoc&iacute;jate y canta, oh moradora de Si&oacute;n: porque grande es en medio de ti el Santo de Israel.</p><a name="Isa.C3.ADas_13"></a><h2>Isa&iacute;as 13</h2><p>1. CARGA de Babilonia, que vi&oacute; Isa&iacute;as, hijo de Amoz.2. Levantad bandera sobre un alto monte; alzad la voz &aacute; ellos, alzad la mano, para que entren por puertas de pr&iacute;ncipes.3. Yo mand&eacute; &aacute; mis santificados, asimismo llam&eacute; &aacute; mis valientes para mi ira, &aacute; los que se alegran con mi gloria.4. Murmullo de multitud en los montes, como de mucho pueblo; murmullo de ruido de reinos, de gentes reunidas: Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos ordena las tropas de la batalla.5. Vienen de lejana tierra, de lo postrero de los cielos, Jehov&aacute; y los instrumentos de su furor, para destruir toda la tierra.6. Aullad, porque cerca est&aacute; el d&iacute;a de Jehov&aacute;; vendr&aacute; como asolamiento del Todopoderoso.7. Por tanto, se enervar&aacute;n todas la manos, y desleir&aacute;se todo coraz&oacute;n de hombre:8. Y se llenar&aacute;n de terror; angustias y dolores los comprender&aacute;n; tendr&aacute;n dolores como mujer de parto; pasmar&aacute;se cada cual al mirar &aacute; su compa&ntilde;ero; sus rostros, rostros de llamas.9. He aqu&iacute; el d&iacute;a de Jehov&aacute; viene, crudo, y de sa&ntilde;a y ardor de ira, para tornar la tierra en soledad, y raer de ella sus pecadores.10. Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no derramar&aacute;n su lumbre; y el sol se oscurecer&aacute; en naciendo, y la luna no echar&aacute; su resplandor.11. Y visitar&eacute; la maldad sobre el mundo, y sobre los imp&iacute;os su iniquidad; y har&eacute; que cese la arrogancia de los soberbios, y abatir&eacute; la altivez de los fuertes.12. Har&eacute; m&aacute;s precioso que el oro fino al var&oacute;n, y m&aacute;s que el oro de Ophir al hombre.13. Porque har&eacute; estremecer los cielos, y la tierra se mover&aacute; de su lugar, en la indignaci&oacute;n de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y en el d&iacute;a de la ira de su furor.14. Y ser&aacute; que como corza amontada, y como oveja sin pastor, cada cual mirar&aacute; hacia su pueblo, y cada uno huir&aacute; &aacute; su tierra.15. Cualquiera que fuere hallado, ser&aacute; alanceado; y cualquiera que &aacute; ellos se juntare, caer&aacute; &aacute; cuchillo.16. Sus ni&ntilde;os ser&aacute;n estrellados delante de ellos; sus casas ser&aacute;n saqueadas, y forzadas sus mujeres.17. He aqu&iacute; que yo despierto contra ellos &aacute; los Medos, que no curar&aacute;n de la plata, ni codiciar&aacute;n oro.18. Y con arcos tirar&aacute;n &aacute; los ni&ntilde;os, y no tendr&aacute;n misericordia de fruto de vientre, ni su ojo perdonar&aacute; &aacute; hijos.19. Y Babilonia, hermosura de reinos y ornamento de la grandeza de los Caldeos, ser&aacute; como Sodoma y Gomorra, &aacute; las que trastorn&oacute; Dios.20. Nunca m&aacute;s ser&aacute; habitada, ni se morar&aacute; en ella de generaci&oacute;n en generaci&oacute;n; ni hincar&aacute; all&iacute; tienda el Arabe, ni pastores tendr&aacute;n all&iacute; majada:21. Sino que dormir&aacute;n all&iacute; bestias fieras, y sus casas se llenar&aacute;n de hurones, all&iacute; habitar&aacute;n hijas del buho, y all&iacute; saltar&aacute;n peludos.22. Y en sus palacios gritar&aacute;n gatos cervales, y chacales en sus casas de deleite: y abocado est&aacute; &aacute; venir su tiempo, y sus d&iacute;as no se alargar&aacute;n.</p><a name="Isa.C3.ADas_14"></a><h2>Isa&iacute;as 14</h2><p>1. PORQUE Jehov&aacute; tendr&aacute; piedad de Jacob, y todav&iacute;a escoger&aacute; &aacute; Israel, y les har&aacute; reposar en su tierra: y &aacute; ellos se unir&aacute;n extranjeros, y allegar&aacute;nse &aacute; la familia de Jacob.2. Y los tomar&aacute;n los pueblos, y traer&aacute;nlos &aacute; su lugar: y la casa de Israel los poseer&aacute; por siervos y criadas en la tierra de Jehov&aacute;: y cautivar&aacute;n &aacute; los que los cautivaron, y se&ntilde;orear&aacute;n &aacute; los que los oprimieron.3. Y ser&aacute; en el d&iacute;a que Jehov&aacute; te diera reposo de tu trabajo, y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir,4. Que levantar&aacute;s esta par&aacute;bola sobre el rey de Babilonia, y dir&aacute;s: &iexcl;C&oacute;mo par&oacute; el exactor, c&oacute;mo ces&oacute; la ciudad codiciosa del oro!5. Quebrant&oacute; Jehov&aacute; el bast&oacute;n de los imp&iacute;os, el cetro de los se&ntilde;ores;6. Al que con ira her&iacute;a los pueblos de llaga permanente, el cual se ense&ntilde;oreaba de las gentes con furor, y las persegu&iacute;a con crueldad.7. Descans&oacute;, soseg&oacute; toda la tierra: cantaron alabanza.8. Aun las hayas se holgaron de ti, y los cedros del L&iacute;bano, diciendo: Desde que t&uacute; pereciste, no ha subido cortador contra nosotros.9. El infierno abajo se espant&oacute; de ti; te despert&oacute; muertos que en tu venida saliesen &aacute; recibirte, hizo levantar de sus sillas &aacute; todos los pr&iacute;ncipes de la tierra, &aacute; todos los reyes de las naciones.10. Todos ellos dar&aacute;n voces, y te dir&aacute;n: &iquest;T&uacute; tambi&eacute;n enfermaste como nosotros, y como nosotros fuiste?11. Descendi&oacute; al sepulcro tu soberbia, y el sonido de tus vihuelas: gusanos ser&aacute;n tu cama, y gusanos te cubrir&aacute;n.12. &iexcl;C&oacute;mo caiste del cielo, oh Lucero, hijo de la ma&ntilde;ana! Cortado fuiste por tierra, t&uacute; que debilitabas las gentes.13. T&uacute; que dec&iacute;as en tu coraz&oacute;n: Subir&eacute; al cielo, en lo alto junto &aacute; las estrellas de Dios ensalzar&eacute; mi solio, y en el monte del testimonio me sentar&eacute;, &aacute; los lados del aquil&oacute;n;14. Sobre las alturas de las nubes subir&eacute;, y ser&eacute; semejante al Alt&iacute;simo.15. Mas t&uacute; derribado eres en el sepulcro, &aacute; los lados de la huesa.16. Inclinarse han hacia ti los que te vieren, te considerar&aacute;n diciendo: &iquest;Es este aquel var&oacute;n que hac&iacute;a temblar la tierra, que trastornaba los reinos;17. Que puso el mundo como un desierto, que asol&oacute; sus ciudades; que &aacute; sus presos nunca abri&oacute; la c&aacute;rcel?18. Todos los reyes de las gentes, todos ellos yacen con honra cada uno en su casa.19. Mas t&uacute; echado eres de tu sepulcro como tronco abominable, como vestido de muertos pasados &aacute; cuchillo, que descendieron al fondo de la sepultura; como cuerpo muerto hollado.20. No ser&aacute;s contado con ellos en la sepultura: porque t&uacute; destruiste tu tierra, mataste tu pueblo. No ser&aacute; nombrada para siempre la simiente de los malignos.21. Aparejad sus hijos para el matadero por la maldad de sus padres: no se levanten, ni posean la tierra, &eacute; hinchan la haz del mundo de ciudades.22. Porque yo me levantar&eacute; sobre ellos, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y raer&eacute; de Babilonia el nombre y las reliquias, hijo y nieto, dice Jehov&aacute;.23. Y convertir&eacute;la en posesi&oacute;n de erizos, y en lagunas de agua; y la barrer&eacute; con escobas de destrucci&oacute;n, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.24. Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos jur&oacute;, diciendo: Ciertamente se har&aacute; de la manera que lo he pensado, y ser&aacute; confirmado como lo he determinado:25. Que quebrantar&eacute; al Asirio en mi tierra, y en mis montes lo hollar&eacute;; y su yugo ser&aacute; apartado de ellos, y su carga ser&aacute; quitada de su hombro.26. Este es el consejo que est&aacute; acordado sobre toda la tierra; y &eacute;sta, la mano extendida sobre todas las gentes.27. Porque Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos ha determinado: &iquest;y qui&eacute;n invalidar&aacute;? Y su mano extendida, &iquest;qui&eacute;n la har&aacute; tornar?28. En el a&ntilde;o que muri&oacute; el rey Ach&acirc;z fu&eacute; esta carga:29. No te alegres t&uacute;, Filistea toda, por haberse quebrado la vara del que te her&iacute;a; porque de la ra&iacute;z de la culebra saldr&aacute; basilisco, y su fruto, ceraste volador.30. Y los primog&eacute;nitos de los pobres ser&aacute;n apacentados, y los menesterosos se acostar&aacute;n seguramente: mas yo har&eacute; morir de hambre tu ra&iacute;z, y matar&eacute; tus reliquias.31. Aulla, oh puerta; clama, oh ciudad; disuelta est&aacute;s toda t&uacute;, Filistea: porque humo vendr&aacute; de aquil&oacute;n, no quedar&aacute; uno solo en sus asambleas.32. &iquest;Y qu&eacute; se responder&aacute; &aacute; los mensajeros de la gentilidad? Que Jehov&aacute; fund&oacute; &aacute; Si&oacute;n, y que &aacute; ella se acoger&aacute;n los afligidos de su pueblo.</p><a name="Isa.C3.ADas_15"></a><h2>Isa&iacute;as 15</h2><p>1. CARGA de Moab.2. Subi&oacute; &aacute; Bayith y &aacute; Dib&oacute;n, lugares altos, &aacute; llorar; sobre Nebo y sobre Medeba aullar&aacute; Moab: toda cabeza de ella ser&aacute; ra&iacute;da, y toda barba se mesar&aacute;.3. Ce&ntilde;ir&aacute;nse de sacos en sus plazas: en sus terrados y en sus calles aullar&aacute;n todos, descendiendo en llanto.4. Hesb&oacute;n y Eleale gritar&aacute;n, hasta Jahas se oir&aacute; su voz: por lo que aullar&aacute;n los armados de Moab, lamentar&aacute;se el alma de cada uno de por s&iacute;.5. Mi coraz&oacute;n dar&aacute; gritos por Moab; sus fugitivos huir&aacute;n hasta Zoar, como novilla de tres a&ntilde;os. Por la cuesta de Luhith subir&aacute;n llorando, y levantar&aacute;n grito de quebrantamiento por el camino de Horonaim.6. Las aguas de Nimrim ser&aacute;n consumidas, y secar&aacute;se la hierba, marchitar&aacute;nse los reto&ntilde;os, todo verdor perecer&aacute;.7. Por tanto las riquezas que habr&aacute;n adquirido, y las que habr&aacute;n reservado, llevar&aacute;nlas al torrente de los sauces.8. Porque el llanto rode&oacute; los t&eacute;rminos de Moab; hasta Eglaim lleg&oacute; su alarido, y hasta Beer-elim su clamor.9. Y las aguas de Dim&oacute;n se henchir&aacute;n de sangre: porque yo pondr&eacute; sobre Dim&oacute;n a&ntilde;adiduras, leones &aacute; los que escaparen de Moab, y &aacute; las reliquias de la tierra.</p><a name="Isa.C3.ADas_16"></a><h2>Isa&iacute;as 16</h2><p>1. ENVIAD cordero al ense&ntilde;oreador de la tierra, desde la Piedra del desierto al monte de la hija de Si&oacute;n.2. Y ser&aacute; que cual ave espantada que se huye de su nido, as&iacute; ser&aacute;n las hijas de Moab en los vados de Arn&oacute;n.3. Reune consejo, haz juicio; pon tu sombra en medio del d&iacute;a como la noche: esconde los desterrados, no entregues &aacute; los que andan errantes.4. Moren contigo mis desterrados, oh Moab; s&eacute;les escondedero de la presencia del destruidor: porque el atormentador fenecer&aacute;, el destruidor tendr&aacute; fin, el hollador ser&aacute; consumido de sobre la tierra.5. Y dispondr&aacute;se trono en misericordia; y sobre &eacute;l se sentar&aacute; firmemente, en el tabern&aacute;culo de David, quien juzgue y busque el juicio, y apresure la justicia.6. O&iacute;do hemos la soberbia de Moab, por extremo soberbio; su soberbia y su arrogancia, y su altivez; mas sus mentiras no ser&aacute;n firmes.7. Por tanto aullar&aacute; Moab, todo &eacute;l aullar&aacute;: gemir&eacute;is por los fundamentos de Kir-hareseth, en gran manera heridos.8. Porque los campos de Hesb&oacute;n fueron talados, y las vides de Sibma; se&ntilde;ores de gentes hollaron sus generosos sarmientos; hab&iacute;an llegado hasta Jazer, y extend&iacute;dose por el desierto; extendi&eacute;ronse sus plantas, pasaron la mar.9. Por lo cual lamentar&eacute; con lloro de Jazer la vi&ntilde;a de Sibma; embriagarte h&eacute; de mis l&aacute;grimas, oh Hesb&oacute;n y Eleale: porque sobre tus cosechas y sobre tu siega caer&aacute; la algazara.10. Quitado es el gozo y la alegr&iacute;a del campo f&eacute;rtil; en las vi&ntilde;as no cantar&aacute;n, ni se regocijar&aacute;n; no pisar&aacute; vino en los lagares el pisador: la canci&oacute;n he hecho cesar.11. Por tanto mis entra&ntilde;as sonar&aacute;n como arpa acerca de Moab, y mi interior en orden &aacute; Kir-hareseth.12. Y acaecer&aacute;, que cuando Moab pareciere que est&aacute; cansado sobre los altos, entonces vendr&aacute; &aacute; su santuario &aacute; orar, y no le valdr&aacute;.13. Esta es la palabra que pronunci&oacute; Jehov&aacute; sobre Moab desde aquel tiempo.14. Empero ahora Jehov&aacute; ha hablado, diciendo: Dentro de tres a&ntilde;os, como a&ntilde;os de mozo de soldada, ser&aacute; abatida la gloria de Moab, con toda su grande multitud: y los residuos ser&aacute;n pocos, peque&ntilde;os, y no fuertes.</p><a name="Isa.C3.ADas_17"></a><h2>Isa&iacute;as 17</h2><p>1. CARGA de Damasco.2. Las ciudades de Aroer desamparadas, en majadas se tornar&aacute;n; dormir&aacute;n all&iacute;, y no habr&aacute; quien los espante.3. Y cesar&aacute; el socorro de Ephraim, y el reino de Damasco; y lo que quedare de Siria, ser&aacute; como la gloria de los hijos de Israel, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.4. Y ser&aacute; que en aquel tiempo la gloria de Jacob se atenuar&aacute;, y enflaquecer&aacute;se la grosura de su carne.5. Y ser&aacute; como cuando el segador coge la mies, y con su brazo siega las espigas: ser&aacute; tambi&eacute;n como el que coge espigas en el valle de Rephaim.6. Y quedar&aacute;n en &eacute;l rebuscos, como cuando sacuden el aceituno, dos &oacute; tres granos en la punta del ramo, cuatro &oacute; cinco en sus ramas fruct&iacute;feras, dice Jehov&aacute; Dios de Israel.7. En aquel d&iacute;a mirar&aacute; el hombre &aacute; su Hacedor, y sus ojos contemplar&aacute;n al Santo de Israel.8. Y no mirar&aacute; &aacute; los altares que hicieron sus manos, ni mirar&aacute; &aacute; lo que hicieron sus dedos, ni &aacute; los bosques, ni &aacute; las im&aacute;genes del sol.9. En aquel d&iacute;a las ciudades de su fortaleza ser&aacute;n como los frutos que quedan en los pimpollos y en las ramas, las cuales fueron dejadas &aacute; causa de los hijos de Israel; y habr&aacute; asolamiento.10. Porque te olvidaste del Dios de tu salud, y no te acordaste de la roca de tu fortaleza; por tanto plantar&aacute;s plantas hermosas, y sembrar&aacute;s sarmiento extra&ntilde;o.11. El d&iacute;a que las plantares, las har&aacute;s crecer, y har&aacute;s que tu simiente brote de ma&ntilde;ana; mas la cosecha ser&aacute; arrebatada en el d&iacute;a del coger, y del dolor desesperado.12. &iexcl;Ay! multitud de muchos pueblos que har&aacute;n ruido como estruendo de la mar: y murmullo de naciones har&aacute; alboroto como murmurio de muchas aguas.13. Los pueblos har&aacute;n estr&eacute;pito &aacute; manera de ruido de grandes aguas: mas Dios le reprender&aacute;, y huir&aacute; lejos; ser&aacute; ahuyentado como el tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del torbellino.14. Al tiempo de la tarde he aqu&iacute; turbaci&oacute;n; y antes de la ma&ntilde;ana ya no es. Esta es la parte de los que nos huellan, y la suerte de los que nos saquean.</p><a name="Isa.C3.ADas_18"></a><h2>Isa&iacute;as 18</h2><p>1. &iexcl;AY de la tierra que hace sombra con las alas, que est&aacute; tras los r&iacute;os de Etiop&iacute;a;2. Que env&iacute;a mensajeros por la mar, y en nav&iacute;os de junco sobre las aguas! Andad, ligeros mensajeros, &aacute; la gente tirada y repelada, al pueblo asombroso desde su principio y despu&eacute;s; gente harta de esperar y hollada, cuya tierra destruyeron los r&iacute;os.3. Vosotros, todos los moradores del mundo y habitantes de la tierra, cuando levantar&aacute; bandera en los montes, la ver&eacute;is; y oir&eacute;is cuando tocar&aacute; trompeta.4. Porque Jehov&aacute; me dijo as&iacute;: Reposar&eacute;me, y mirar&eacute; desde mi morada, como sol claro despu&eacute;s de la lluvia, como nube de roc&iacute;o en el calor de la tierra.5. Porque antes de la siega, cuando el fruto fuere perfecto, y pasada la flor fueren madurando los frutos, entonces podar&aacute; con podaderas los ramitos, y cortar&aacute; y quitar&aacute; las ramas.6. Y ser&aacute;n dejados todos &aacute; las aves de los montes, y &aacute; las bestias de la tierra; sobre ellos tendr&aacute;n el verano las aves, &eacute; invernar&aacute;n todas las bestias de la tierra.7. En aquel tiempo ser&aacute; tra&iacute;do presente Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, el pueblo tirado y repelado, pueblo asombroso desde su principio y despu&eacute;s; gente harta de esperar y hollada, cuya tierra destruyeron los r&iacute;os; al lugar del nombre de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, al monte de Si&oacute;n.</p><a name="Isa.C3.ADas_19"></a><h2>Isa&iacute;as 19</h2><p>1. CARGA de Egipto.2. Y revolver&eacute; Egipcios contra Egipcios, y cada uno pelear&aacute; contra su hermano, cada uno contra su pr&oacute;jimo: ciudad contra ciudad, y reino contra reino.3. Y el esp&iacute;ritu de Egipto se desvanecer&aacute; en medio de &eacute;l, y destruir&eacute; su consejo; y preguntar&aacute;n &aacute; sus im&aacute;genes, &aacute; sus m&aacute;gicos, &aacute; sus pythones y &aacute; sus adivinos.4. Y entregar&eacute; &aacute; Egipto en manos de se&ntilde;or duro; y rey violento se ense&ntilde;orear&aacute; de ellos, dice el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.5. Y las aguas de la mar faltar&aacute;n, y el r&iacute;o se agotar&aacute; y secar&aacute;.6. Y alejar&aacute;nse los r&iacute;os, se agotar&aacute;n y secar&aacute;n las corrientes de los fosos la ca&ntilde;a y el carrizo ser&aacute;n cortados.7. Las verduras de junto al r&iacute;o, de junto &aacute; la ribera del r&iacute;o, y toda sementera del r&iacute;o, se secar&aacute;n, se perder&aacute;n, y no ser&aacute;n.8. Los pescadores tambi&eacute;n se entristecer&aacute;n; y har&aacute;n duelo todos los que echan anzuelo en el r&iacute;o, y desfallecer&aacute;n los que extienden red sobre las aguas.9. Los que labran lino fino, y los que tejen redes, ser&aacute;n confundidos;10. Porque todas sus redes ser&aacute;n rotas: y se entristecer&aacute;n todos los que hacen viveros para peces.11. Ciertamente son necios los pr&iacute;ncipes de Zo&aacute;n; el consejo de los prudentes consejeros de Fara&oacute;n, se ha desvanecido. &iquest;C&oacute;mo dir&eacute;is &aacute; Fara&oacute;n: Yo soy hijo de los sabios, &eacute; hijo de los reyes antiguos?12. &iquest;D&oacute;nde est&aacute;n ahora aquellos tus prudentes? D&iacute;gante ahora, &oacute; h&aacute;gante saber qu&eacute; es lo que Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos ha determinado sobre Egipto.13. Hanse desvanecido los pr&iacute;ncipes de Zo&aacute;n, se han enga&ntilde;ado los pr&iacute;ncipes de Noph: enga&ntilde;aron &aacute; Egipto las esquinas de sus familias.14. Jehov&aacute; mezcl&oacute; esp&iacute;ritu de vahido en medio de &eacute;l; &eacute; hicieron errar &aacute; Egipto en toda su obra, como desatina el borracho en su v&oacute;mito.15. Y no aprovechar&aacute; &aacute; Egipto cosa que haga la cabeza &oacute; la cola, el ramo &oacute; el junco.16. En aquel d&iacute;a ser&aacute;n los Egipcios como mujeres; porque se asombrar&aacute;n y temer&aacute;n, en la presencia de la mano alta de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, que &eacute;l ha de levantar sobre ellos.17. Y la tierra de Jud&aacute; ser&aacute; de espanto &aacute; Egipto; todo hombre que de ella se acordare se asombrar&aacute;, por causa del consejo que Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos acord&oacute; sobre aqu&eacute;l.18. En aquel tiempo habr&aacute; cinco ciudades en la tierra de Egipto que hablen la lengua de Cana&aacute;n, y que juren por Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: una ser&aacute; llamada la ciudad Herez.19. En aquel tiempo habr&aacute; altar para Jehov&aacute; en medio de la tierra de Egipto, y el trofeo de Jehov&aacute; junto &aacute; su t&eacute;rmino.20. Y ser&aacute; por se&ntilde;al y por testimonio &aacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos en la tierra de Egipto: porque &aacute; Jehov&aacute; clamar&aacute;n &aacute; causa de sus opresores, y &eacute;l les enviar&aacute; salvador y pr&iacute;ncipe que los libre.21. Y Jehov&aacute; ser&aacute; conocido de Egipto, y los de Egipto conocer&aacute;n &aacute; Jehov&aacute; en aquel d&iacute;a; y har&aacute;n sacrificio y oblaci&oacute;n; y har&aacute;n votos &aacute; Jehov&aacute;, y los cumplir&aacute;n.22. Y herir&aacute; &aacute; Egipto, herir&aacute; y sanar&aacute;; y se convertir&aacute;n &aacute; Jehov&aacute;, y les ser&aacute; clemente, y los sanar&aacute;.23. En aquel tiempo habr&aacute; una calzada de Egipto &aacute; Asiria, y Asirios entrar&aacute;n en Egipto, y Egipcios en Asiria; y los Egipcios servir&aacute;n con los Asirios &aacute; Jehov&aacute;.24. En aquel tiempo, Israel ser&aacute; tercero con Egipto y con Asiria; ser&aacute; bendici&oacute;n en medio de la tierra;25. Porque Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos los bendecir&aacute;, diciendo: Bendito el pueblo m&iacute;o Egipto, y el Asirio obra de mis manos, &eacute; Israel mi heredad.</p><a name="Isa.C3.ADas_20"></a><h2>Isa&iacute;as 20</h2><p>1. EN el a&ntilde;o que vino Thart&aacute;n &aacute; Asdod, cuando le envi&oacute; Sarg&oacute;n rey de Asiria, y pele&oacute; contra Asdod y la tom&oacute;;2. En aquel tiempo habl&oacute; Jehov&aacute; por Isa&iacute;as hijo de Amoz, diciendo: Ve, y quita el saco de tus lomos, y descalza los zapatos de tus pies. E h&iacute;zolo as&iacute;, andando desnudo y descalzo.3. Y dijo Jehov&aacute;: De la manera que anduvo mi siervo Isa&iacute;as desnudo y descalzo tres a&ntilde;os, se&ntilde;al y pron&oacute;stico sobre Egipto y sobre Etiop&iacute;a;4. As&iacute; llevar&aacute; el rey de Asiria la cautividad de Egipto y la transmigraci&oacute;n de Etiop&iacute;a, de mozos y de viejos, desnuda y descalza, y descubiertas las nalgas para verg&uuml;enza de Egipto.5. Y se turbar&aacute;n y avergonzar&aacute;n de Etiop&iacute;a su esperanza, y de Egipto su gloria.6. Y dir&aacute; en aquel d&iacute;a el morador de esta isla: Mirad qu&eacute; tal fu&eacute; nuestra esperanza, donde nos acogimos por socorro para ser libres de la presencia del rey de Asiria: &iquest;y c&oacute;mo escaparemos?</p><a name="Isa.C3.ADas_21"></a><h2>Isa&iacute;as 21</h2><p>1. CARGA del desierto de la mar. as&iacute; vienen de la tierra horrenda.2. Visi&oacute;n dura me ha sido mostrada. El prevaricador prevarica, y el destructor destruye. Sube, Persa; cerca, Medo. Todo su gemido hice cesar.3. Por tanto mis lomos se han llenado de dolor; angustias se apoderaron de m&iacute;, como angustias de mujer de parto: agobi&eacute;me oyendo, y al ver heme espantado.4. Pasm&oacute;se mi coraz&oacute;n, el horror me ha intimidado; la noche de mi deseo se me torn&oacute; en espanto.5. Pon la mesa, mira del atalaya, come, bebe: levantaos, pr&iacute;ncipes, ungid el escudo.6. Porque el Se&ntilde;or me dijo as&iacute;: Ve, pon centinela que haga saber lo que viere.7. Y vi&oacute; un carro de un par de caballeros, un carro de asno, y un carro de camello. Luego mir&oacute; muy m&aacute;s atentamente.8. Y grit&oacute; como un le&oacute;n: Se&ntilde;or, sobre la atalaya estoy yo continuamente de d&iacute;a, y las noches enteras sobre mi guarda:9. Y he aqu&iacute; este carro de hombres viene, un par de caballeros. Despu&eacute;s habl&oacute;, y dijo: Cay&oacute;, cay&oacute; Babilonia; y todos los &iacute;dolos de sus dioses quebrant&oacute; en tierra.10. Trilla m&iacute;a, y paja de mi era: os he dicho lo que o&iacute; de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, Dios de Israel.11. Carga de Duma.12. El guarda respondi&oacute;: La ma&ntilde;ana viene, y despu&eacute;s la noche: si preguntareis, preguntad; volved, venid.13. Carga sobre Arabia.14. Salid &aacute; encontrar al sediento; llevadle aguas, moradores de tierra de Tema, socorred con su pan al que huye.15. Porque de la presencia de las espadas huyen, de la presencia de la espada desnuda, de la presencia del arco entesado, de la presencia del peso de la batalla.16. Porque as&iacute; me ha dicho Jehov&aacute;: De aqu&iacute; &aacute; un a&ntilde;o, semejante &aacute; a&ntilde;os de mozo de soldada, toda la gloria de Cedar ser&aacute; desecha;17. Y las reliquias del n&uacute;mero de los valientes flecheros, hijos de Cedar, ser&aacute;n apocadas: porque Jehov&aacute; Dios de Israel lo ha dicho.</p><a name="Isa.C3.ADas_22"></a><h2>Isa&iacute;as 22</h2><p>1. CARGA del valle de la visi&oacute;n. &iquest;Qu&eacute; tienes ahora, que toda t&uacute; te has subido sobre los terrados?2. T&uacute;, llena de alborotos, ciudad turbulenta, ciudad alegre; tus muertos no son muertos &aacute; cuchillo, ni muertos en guerra.3. Todos tus pr&iacute;ncipes juntos huyeron del arco, fueron atados: todos los que en ti se hallaron, fueron atados juntamente, aunque lejos se hab&iacute;an hu&iacute;do.4. Por esto dije: Dejadme, llorar&eacute; amargamente; no os afan&eacute;is por consolarme de la destrucci&oacute;n de la hija de mi pueblo.5. Porque d&iacute;a es de alboroto, y de huella, y de fatiga por el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos en el valle de la visi&oacute;n, para derribar el muro, y dar grita al monte.6. Y Elam tom&oacute; aljaba en carro de hombres y de caballeros; y Ch&icirc;r descubri&oacute; escudo.7. Y acaeci&oacute; que tus hermosos valles fueron llenos de carros, y los de &aacute; caballo acamparon &aacute; la puerta.8. Y desnud&oacute; la cobertura de Jud&aacute;; y miraste en aquel d&iacute;a hacia la casa de armas del bosque.9. Y visteis las roturas de la ciudad de David, que se multiplicaron; y recogisteis las aguas de la pesquera de abajo.10. Y contasteis las casas de Jerusalem, y derribasteis casas para fortificar el muro.11. E hicisteis foso entre los dos muros con las aguas de la pesquera vieja: y no tuvisteis respeto al que la hizo, ni mirasteis de lejos al que la labr&oacute;.12. Por tanto el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos llam&oacute; en este d&iacute;a &aacute; llanto y &aacute; endechas, &aacute; mesar y &aacute; vestir saco.13. Y he aqu&iacute; gozo y alegr&iacute;a, matando vacas y degollando ovejas, comer carne y beber vino, diciendo: Comamos y bebamos, que ma&ntilde;ana moriremos.14. Esto fu&eacute; revelado &aacute; mis o&iacute;dos de parte de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Que este pecado no os ser&aacute; perdonado hasta que mur&aacute;is, dice el Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.15. Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos dice as&iacute;: Ve, entra &aacute; este tesorero, &aacute; Sebna el mayordomo, y dile:16. &iquest;Qu&eacute; tienes t&uacute; aqu&iacute;, &oacute; &aacute; quien tienes t&uacute; aqu&iacute;, que labraste aqu&iacute; sepulcro para ti, como el que en lugar alto labra su sepultura, &oacute; el que esculpe para s&iacute; morada en una pe&ntilde;a?17. He aqu&iacute; que Jehov&aacute; te trasportar&aacute; en duro cautiverio, y de cierto te cubrir&aacute; el rostro.18. Te echar&aacute; &aacute; rodar con &iacute;mpetu, como &aacute; bola por tierra larga de t&eacute;rminos: all&aacute; morir&aacute;s, y all&aacute; estar&aacute;n los carros de tu gloria, oh verg&uuml;enza de la casa de tu se&ntilde;or.19. Y arrojarte he de tu lugar, y de tu puesto te empujar&eacute;.20. Y ser&aacute; que, en aquel d&iacute;a, llamar&eacute; &aacute; mi siervo Eliacim, hijo de Hilc&iacute;as;21. Y vestir&eacute;lo de tus vestiduras, y le fortalecer&eacute; con tu talabarte, y entregar&eacute; en sus manos tu potestad; y ser&aacute; padre al morador de Jerusalem, y &aacute; la casa de Jud&aacute;.22. Y pondr&eacute; la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrir&aacute;, y nadie cerrar&aacute;; cerrar&aacute;, y nadie abrir&aacute;.23. E hincar&eacute;lo como clavo en lugar firme; y ser&aacute; por asiento de honra &aacute; la casa de su padre.24. Y colgar&aacute;n de &eacute;l toda la honra de la casa de su padre, los hijos y los nietos, todos los vasos menores, desde los vasos de beber hasta todos los instrumentos de m&uacute;sica.25. En aquel d&iacute;a, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, el clavo hincado en lugar firme ser&aacute; quitado, y ser&aacute; quebrado y caer&aacute;; y la carga que sobre &eacute;l se puso, se echar&aacute; &aacute; perder; porque Jehov&aacute; habl&oacute;.</p><a name="Isa.C3.ADas_23"></a><h2>Isa&iacute;as 23</h2><p>1. CARGA de Tiro.2. Callad, moradores de la isla, mercader de Sid&oacute;n, que pasando la mar te hench&iacute;an.3. Su provisi&oacute;n era de las sementeras que crecen con las muchas aguas del Nilo, de la mies del r&iacute;o. Fu&eacute; tambi&eacute;n feria de gentes.4. Averg&uuml;&eacute;nzate, Sid&oacute;n, porque la mar, la fortaleza de la mar habl&oacute;, diciendo: Nunca estuve de parto, ni par&iacute;, ni cri&eacute; mancebos, ni levant&eacute; v&iacute;rgenes.5. En llegando la fama &aacute; Egipto, tendr&aacute;n dolor de las nuevas de Tiro.6. Pasaos &aacute; Tarsis; aullad, moradores de la isla.7. &iquest;No era &eacute;sta vuestra ciudad alegre, su antig&uuml;edad de muchos d&iacute;as? Sus pies la llevar&aacute;n &aacute; peregrinar lejos.8. &iquest;Qui&eacute;n decret&oacute; esto sobre Tiro la coronada, cuyos negociantes eran pr&iacute;ncipes, cuyos mercaderes eran los nobles de la tierra?9. Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos lo decret&oacute;, para envilecer la soberbia de toda gloria; y para abatir todos los ilustres de la tierra.10. Pasa cual r&iacute;o de tu tierra, oh hija de Tarsis; porque no tendr&aacute;s ya m&aacute;s fortaleza.11. Extendi&oacute; su mano sobre la mar, hizo temblar los reinos: Jehov&aacute; mand&oacute; sobre Cana&aacute;n que sus fuerzas sean debilitadas.12. Y dijo: No te alegrar&aacute;s m&aacute;s, oh t&uacute;, oprimida virgen hija de Sid&oacute;n. Lev&aacute;ntate para pasar &aacute; Ch&icirc;ttim; y aun all&iacute; no tendr&aacute;s reposo.13. Mira la tierra de los Caldeos; este pueblo no era; Assur la fund&oacute; para los que habitaban en el desierto: levantaron sus fortalezas, edificaron sus palacios; &eacute;l la convirti&oacute; en ruinas.14. Aullad, naves de Tarsis; porque destru&iacute;da es vuestra fortaleza.15. Y acontecer&aacute; en aquel d&iacute;a, que Tiro ser&aacute; puesta en olvido por setenta a&ntilde;os, como d&iacute;as de un rey. Despu&eacute;s de los setenta a&ntilde;os, cantar&aacute; Tiro canci&oacute;n como de ramera.16. Toma arpa, y rodea la ciudad, oh ramera olvidada: haz buena melod&iacute;a, reitera la canci&oacute;n, porque tornes en memoria.17. Y acontecer&aacute;, que al fin de los setenta a&ntilde;os visitar&aacute; Jehov&aacute; &aacute; Tiro: y tornar&aacute;se &aacute; su ganancia, y otra vez fornicar&aacute; con todos los reinos de la tierra sobre la haz de la tierra.18. Mas su negociaci&oacute;n y su ganancia ser&aacute; consagrada &aacute; Jehov&aacute;: no se guardar&aacute; ni se atesorar&aacute;, porque su negociaci&oacute;n ser&aacute; para los que estuvieren delante de Jehov&aacute;, para que coman hasta hartarse, y vistan honradamente.</p><a name="Isa.C3.ADas_24"></a><h2>Isa&iacute;as 24</h2><p>1. HE aqu&iacute; que Jehov&aacute; vac&iacute;a la tierra, y la desnuda, y trastorna su haz, y hace esparcir sus moradores.2. Y ser&aacute; como el pueblo, tal el sacerdote; como el siervo, tal su se&ntilde;or; como la criada, tal su se&ntilde;ora; tal el que compra, como el que vende; tal el que da emprestado, como el que toma prestado; tal el que da &aacute; logro, como el que lo recibe.3. Del todo ser&aacute; vaciada la tierra, y enteramente saqueada; porque Jehov&aacute; ha pronunciado esta palabra.4. Destruy&oacute;se, cay&oacute; la tierra; enferm&oacute;, cay&oacute; el mundo; enfermaron los altos pueblos de la tierra.5. Y la tierra se inficion&oacute; bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, rompieron el pacto sempiterno.6. Por esta causa la maldici&oacute;n consumi&oacute; la tierra, y sus moradores fueron asolados; por esta causa fueron consumidos los habitantes de la tierra, y se disminuyeron los hombres.7. Perdi&oacute;se el vino, enferm&oacute; la vid, gimieron todos los que eran alegres de coraz&oacute;n.8. Ces&oacute; el regocijo de los panderos, acab&oacute;se el estruendo de los que se huelgan, par&oacute; la alegr&iacute;a del arpa.9. No beber&aacute;n vino con cantar: la bebida ser&aacute; amarga &aacute; los que la bebieren.10. Quebrantada est&aacute; la ciudad de la vanidad; toda casa se ha cerrado, porque no entre nadie.11. Voces sobre el vino en las plazas; todo gozo su oscureci&oacute;, desterr&oacute;se la alegr&iacute;a de la tierra.12. En la ciudad qued&oacute; soledad, y con asolamiento fu&eacute; herida la puerta.13. Porque as&iacute; ser&aacute; en medio de la tierra, en medio de los pueblos, como aceituno sacudido, como rebuscos acabada la vendimia.14. Estos alzar&aacute;n su voz, cantar&aacute;n gozosos en la grandeza de Jehov&aacute;, desde la mar dar&aacute;n voces.15. Glorificad por esto &aacute; Jehov&aacute; en los valles: en islas de la mar sea nombrado Jehov&aacute; Dios de Israel.16. De lo postrero de la tierra o&iacute;mos salmos: Gloria al justo. Y yo dije: &iexcl;Mi flaqueza, mi flaqueza, ay de m&iacute;! Prevaricadores han prevaricado; y han prevaricado con prevaricaci&oacute;n de desleales.17. Terror y sima y lazo sobre ti, oh morador de la tierra.18. Y acontecer&aacute; que el que huir&aacute; de la voz del terror, caer&aacute; en la sima; y el que saliere de en medio de la sima, ser&aacute; preso del lazo: porque de lo alto se abrieron ventanas, y temblar&aacute;n los fundamentos de la tierra.19. Quebrantar&aacute;se del todo la tierra, enteramente desmenuzada ser&aacute; la tierra, en gran manera ser&aacute; la tierra conmovida.20. Temblar&aacute; la tierra vacilando como un borracho, y ser&aacute; removida como una choza; y agravar&aacute;se sobre ella su pecado, y caer&aacute;, y nunca m&aacute;s se levantar&aacute;.21. Y acontecer&aacute; en aquel d&iacute;a, que Jehov&aacute; visitar&aacute; sobre el ej&eacute;rcito sublime en lo alto, y sobre los reyes de la tierra que hay sobre la tierra.22. Y ser&aacute;n amontonados como se amontonan encarcelados en mazmorra, y en prisi&oacute;n quedar&aacute;n encerrados, y ser&aacute;n visitados despu&eacute;s de muchos d&iacute;as.23. La luna se avergonzar&aacute;, y el sol se confundir&aacute;, cuando Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos reinare en el monte de Si&oacute;n, y en Jerusalem, y delante de sus ancianos fuere glorioso.</p><a name="Isa.C3.ADas_25"></a><h2>Isa&iacute;as 25</h2><p>1. JEHOVA, t&uacute; eres mi Dios: te ensalzar&eacute;, alabar&eacute; tu nombre; porque has hecho maravillas, los consejos antiguos, la verdad firme.2. Que tornaste la ciudad en mont&oacute;n, la ciudad fuerte en ruina: el alc&aacute;zar de los extra&ntilde;os que no sea ciudad, ni nunca jam&aacute;s sea reedeficada.3. Por esto te dar&aacute; gloria el pueblo fuerte, te temer&aacute; la ciudad de gentes robustas.4. Porque fuiste fortaleza al pobre, fortaleza al menesteroso en su aflicci&oacute;n, amparo contra el turbi&oacute;n, sombra contra el calor: porque el &iacute;mpetu de los violentos es como turbi&oacute;n contra frontispicio.5. Como el calor en lugar seco, as&iacute; humillar&aacute;s el orgullo de los extra&ntilde;os; y como calor debajo de nube, har&aacute;s marchitar el pimpollo de los robustos.6. Y Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos har&aacute; en este monte &aacute; todos los pueblos convite de engordados, convite de purificados, de gruesos tu&eacute;tanos, de purificados l&iacute;quidos.7. Y deshar&aacute; en este monte la m&aacute;scara de la cobertura con que est&aacute;n cubiertos todos los pueblos, y la cubierta que est&aacute; extendida sobre todas las gentes.8. Destruir&aacute; &aacute; la muerte para siempre; y enjugar&aacute; el Se&ntilde;or toda l&aacute;grima de todos los rostros: y quitar&aacute; la afrenta de su pueblo de toda la tierra: porque Jehov&aacute; lo ha dicho.9. Y se dir&aacute; en aquel d&iacute;a: He aqu&iacute; este es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvar&aacute;; &eacute;ste es Jehov&aacute; &aacute; quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salud.10. Porque la mano de Jehov&aacute; reposar&aacute; en este monte, y Moab ser&aacute; trillado debajo de &eacute;l, como es trillada la paja en el muladar.11. Y extender&aacute; su mano por en medio de &eacute;l, como la extiende el nadador para nadar: y abatir&aacute; su soberbia con los miembros de sus manos:12. Y allanar&aacute; la fortaleza de tus altos muros: la humillar&aacute; y echar&aacute; &aacute; tierra, hasta el polvo.</p><a name="Isa.C3.ADas_26"></a><h2>Isa&iacute;as 26</h2><p>1. EN aquel d&iacute;a cantar&aacute;n este cantar en tierra de Jud&aacute;: Fuerte ciudad tenemos: salud puso Dios por muros y antemuro.2. Abrid las puertas, y entrar&aacute; la gente justa, guardadora de verdades.3. T&uacute; le guardar&aacute;s en completa paz, cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti se ha confiado.4. Confiad en Jehov&aacute; perpetuamente: porque en el Se&ntilde;or Jehov&aacute; est&aacute; la fortaleza de los siglos.5. Porque derrib&oacute; los que moraban en lugar sublime: humill&oacute; la ciudad ensalzada, humill&oacute;la hasta la tierra, derrib&oacute;la hasta el polvo.6. Hollar&aacute;la pie, los pies del afligido, los pasos de los menesterosos.7. El camino del justo es rectitud: T&uacute;, Recto, pesas el camino del justo.8. Tambi&eacute;n en el camino de tus juicios, oh Jehov&aacute;, te hemos esperado: &aacute; tu nombre y &aacute; tu memoria es el deseo del alma.9. Con mi alma te he deseado en la noche; y en tanto que me durare el esp&iacute;ritu en medio de m&iacute;, madrugar&eacute; &aacute; buscarte: porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.10. Alcanzar&aacute; piedad el imp&iacute;o, y no aprender&aacute; justicia; en tierra de rectitud har&aacute; iniquidad, y no mirar&aacute; &aacute; la majestad de Jehov&aacute;.11. Jehov&aacute;, bien que se levante tu mano, no ven: ver&aacute;n al cabo, y se avergonzar&aacute;n los que envidian &aacute; tu pueblo; y &aacute; tus enemigos fuego los consumir&aacute;.12. Jehov&aacute;, t&uacute; nos deparar&aacute;s paz; porque tambi&eacute;n obraste en nosotros todas nuestras obras.13. Jehov&aacute; Dios nuestro, se&ntilde;ores se han ense&ntilde;oreado de nosotros fuera de ti; mas en ti solamente nos acordaremos de tu nombre.14. Muertos son, no vivir&aacute;n: han fallecido, no resucitar&aacute;n: porque los visitaste, y destruiste, y deshiciste toda su memoria.15. A&ntilde;adiste al pueblo, oh Jehov&aacute;, a&ntilde;adiste al pueblo: hic&iacute;stete glorioso: extend&iacute;ste lo hasta todos los t&eacute;rminos de la tierra.16. Jehov&aacute;, en la tribulaci&oacute;n te buscaron: derramaron oraci&oacute;n cuando los castigaste.17. Como la pre&ntilde;ada cuando se acerca el parto gime, y da gritos con sus dolores, as&iacute; hemos sido delante de ti, oh Jehov&aacute;.18. Concebimos, tuvimos dolores de parto, parimos como viento: salud ninguna hicimos en la tierra, ni cayeron los moradores del mundo.19. Tus muertos vivir&aacute;n; junto con mi cuerpo muerto resucitar&aacute;n. &iexcl;Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu roc&iacute;o, cual roc&iacute;o de hortalizas; y la tierra echar&aacute; los muertos.20. Anda, pueblo m&iacute;o, &eacute;ntrate en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; esc&oacute;ndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la ira.21. Porque he aqu&iacute; que Jehov&aacute; sale de su lugar, para visitar la maldad del morador de la tierra contra &eacute;l; y la tierra descubrir&aacute; sus sangres, y no m&aacute;s encubrir&aacute; sus muertos.</p><a name="Isa.C3.ADas_27"></a><h2>Isa&iacute;as 27</h2><p>1. EN aquel d&iacute;a Jehov&aacute; visitar&aacute; con su espada dura, grande y fuerte, sobre leviath&aacute;n, serpiente rolliza, y sobre leviath&aacute;n serpiente retuerta; y matar&aacute; al drag&oacute;n que est&aacute; en la mar.2. En aquel d&iacute;a cantad de la vi&ntilde;a del vino rojo.3. Yo Jehov&aacute; la guardo, cada momento la regar&eacute;; guardar&eacute;la de noche y de d&iacute;a, porque nadie la visite.4. No hay en m&iacute; enojo. &iquest;Qui&eacute;n pondr&aacute; contra m&iacute; en batalla espinas y cardos? Yo los hollar&eacute;, quemar&eacute;los juntamente.5. &iquest;O forzar&aacute; alguien mi fortaleza? Haga conmigo paz, s&iacute;, haga paz conmigo.6. D&iacute;as vendr&aacute;n cuando Jacob echar&aacute; ra&iacute;ces, florecer&aacute; y echar&aacute; renuevos Israel, y la haz del mundo se henchir&aacute; de fruto.7. &iquest;Acaso ha sido herido como quien lo hiri&oacute;? &iquest;&oacute; ha sido muerto como los que lo mataron?8. Con medida la castigar&aacute;s en sus v&aacute;stagos. El reprime su recio viento en el d&iacute;a del aire solano.9. De esta manera pues ser&aacute; purgada la iniquidad de Jacob; y &eacute;ste ser&aacute; todo el fruto, la remoci&oacute;n de su pecado, cuando tornare todas las piedras del altar como piedras de cal desmenuzadas, y no se levantar&aacute;n los bosques, ni las im&aacute;genes del sol.10. Porque la ciudad fortalecida ser&aacute; asolada, la morada ser&aacute; desamparada y dejada como un desierto: all&iacute; se apacentar&aacute; el becerro, all&iacute; tendr&aacute; su majada, y acabar&aacute; sus ramas.11. Cuando sus ramas se secaren, ser&aacute;n quebradas; mujeres vendr&aacute;n &aacute; encenderlas: porque aqu&eacute;l no es pueblo de entendimiento; por tanto su Hacedor no tendr&aacute; de &eacute;l misericordia, ni se compadecer&aacute; de &eacute;l el que lo form&oacute;.12. Y acontecer&aacute; en aquel d&iacute;a, que herir&aacute; Jehov&aacute; desde el &aacute;lveo del r&iacute;o hasta el torrente de Egipto, y vosotros, hijos de Israel, ser&eacute;is reunidos uno &aacute; uno.13. Acontecer&aacute; tambi&eacute;n en aquel d&iacute;a, que se ta&ntilde;er&aacute; con gran trompeta, y vendr&aacute;n los que hab&iacute;an sido esparcidos en la tierra de Asiria, y los que hab&iacute;an sido echados en tierra de Egipto, y adorar&aacute;n &aacute; Jehov&aacute; en el monte santo, en Jerusalem.</p><a name="Isa.C3.ADas_28"></a><h2>Isa&iacute;as 28</h2><p>1. &iexcl;AY de la corona de soberbia, de los ebrios de Ephraim, y de la flor caduca de la hermosura de su gloria, que est&aacute; sobre la cabeza del valle f&eacute;rtil de los aturdidos del vino!2. He aqu&iacute; Jehov&aacute; tiene un fuerte y poderoso: como turbi&oacute;n de granizo y como torbellino trastornador; como &iacute;mpetu de recias aguas que inundan, con fuerza derriba &aacute; tierra.3. Con los pies ser&aacute; hollada la corona de soberbia de los borrachos de Ephraim;4. Y ser&aacute; la flor caduca de la hermosura de su gloria que est&aacute; sobre la cabeza del valle f&eacute;rtil, como la fruta temprana, la primera del verano, la cual, en vi&eacute;ndola el que la mira, se la traga tan luego como la tiene &aacute; mano.5. En aquel d&iacute;a Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos ser&aacute; por corona de gloria y diadema de hermosura &aacute; las reliquias de su pueblo;6. Y por esp&iacute;ritu de juicio al que se sentare en juicio, y por fortaleza &aacute; los que har&aacute;n tornar la batalla hasta la puerta.7. Mas tambi&eacute;n &eacute;stos erraron con el vino; y con la sidra se entontecieron; el sacerdote y el profeta erraron con la sidra, fueron trastornados del vino, aturdi&eacute;ronse con la sidra, erraron en la visi&oacute;n, tropezaron en el juicio.8. Porque todas las mesas est&aacute;n llenas de v&oacute;mito y suciedad, hasta no haber lugar limpio.9. &iquest;A qui&eacute;n se ense&ntilde;ar&aacute; ciencia, &oacute; &aacute; qui&eacute;n se har&aacute; entender doctrina? &iquest;A los quitados de la leche? &iquest;&aacute; los arrancados de los pechos?10. Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, rengl&oacute;n tras rengl&oacute;n, l&iacute;nea sobre l&iacute;nea, un poquito all&iacute;, otro poquito all&aacute;:11. Porque en lengua de tartamudos, y en extra&ntilde;a lengua hablar&aacute; &aacute; este pueblo,12. A los cuales &eacute;l dijo: Este es el reposo: dad reposo al cansado; y &eacute;ste es el refrigerio: mas no quisieron oir.13. La palabra pues de Jehov&aacute; les ser&aacute; mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, rengl&oacute;n tras rengl&oacute;n, l&iacute;nea sobre l&iacute;nea, un poquito all&iacute;, otro poquito all&aacute;; que vayan y caigan de espaldas, y sean quebrantados, y enlazados, y presos.14. Por tanto, varones burladores, que est&aacute;is ense&ntilde;oreados sobre este pueblo que est&aacute; en Jerusalem, oid la palabra de Jehov&aacute;.15. Porque hab&eacute;is dicho: Concierto tenemos hecho con la muerte, &eacute; hicimos acuerdo con la sepultura; cuando pasare el turbi&oacute;n del azote, no llegar&aacute; &aacute; nosotros, pues que hemos puesto nuestra acogida en la mentira, y en la falsedad nos esconderemos:16. Por tanto, el Se&ntilde;or Jehov&aacute; dice as&iacute;: He aqu&iacute; que yo fundo en Si&oacute;n una piedra, piedra de fortaleza, de esquina, de precio, de cimiento estable: el que creyere, no se apresure.17. Y ajustar&eacute; el juicio &aacute; cordel, y &aacute; nivel la justicia; y granizo barrer&aacute; la acogida de la mentira, y aguas arrollar&aacute;n el escondrijo.18. Y ser&aacute; anulado vuestro concierto con la muerte, y vuestro acuerdo con el sepulcro no ser&aacute; firme: cuando pasare el turbi&oacute;n del azote, ser&eacute;is de &eacute;l hollados.19. Luego que comenzare &aacute; pasar, &eacute;l os arrebatar&aacute;; porque de ma&ntilde;ana de ma&ntilde;ana pasar&aacute;, de d&iacute;a y de noche; y ser&aacute; que el espanto solamente haga entender lo o&iacute;do.20. Porque la cama es tan angosta que no basta, y la cubierta estrecha para recoger.21. Porque Jehov&aacute; se levantar&aacute; como en el monte Perasim, como en el valle de Gaba&oacute;n se enojar&aacute;; para hacer su obra, su extra&ntilde;a obra, y para hacer su operaci&oacute;n, su extra&ntilde;a operaci&oacute;n.22. Ahora pues, no os burl&eacute;is, porque no se aprieten m&aacute;s vuestras ataduras: porque consumaci&oacute;n y acabamiento sobre toda la tierra he o&iacute;do del Se&ntilde;or Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.23. Estad atentos, y oid mi voz; estad atentos, y oid mi dicho.24. El que ara para sembrar, &iquest;arar&aacute; todo el d&iacute;a; romper&aacute; y quebrar&aacute; los terrones de la tierra?25. Despu&eacute;s que hubiere igualado su superficie, &iquest;no derramar&aacute; la neguilla, sembrar&aacute; el comino, pondr&aacute; el trigo por su orden, y la cebada en su se&ntilde;al, y la avena en su t&eacute;rmino?26. Porque su Dios le instruye, y le ense&ntilde;a &aacute; juicio.27. Que la neguilla no se trillar&aacute; con trillo, ni sobre el comino rodar&aacute; rueda de carreta; sino que con un palo se sacude la neguilla, y el comino con una vara.28. El pan se trilla; mas no siempre lo trillar&aacute;, ni lo comprimir&aacute; con la rueda de su carreta, ni lo quebrantar&aacute; con los dientes de su trillo.29. Tambi&eacute;n esto sali&oacute; de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, para hacer maravilloso el consejo y engrandecer la sabidur&iacute;a.</p><a name="Isa.C3.ADas_29"></a><h2>Isa&iacute;as 29</h2><p>1. &iexcl;AY de Ariel, ciudad donde habit&oacute; David! A&ntilde;adid un a&ntilde;o &aacute; otro, m&aacute;tense v&iacute;ctimas.2. Mas yo pondr&eacute; &aacute; Ariel en apretura, y ser&aacute; desconsolada y triste; y ser&aacute; &aacute; m&iacute; como Ariel.3. Porque asentar&eacute; campo contra ti en derredor, y te combatir&eacute; con ingenios, y levantar&eacute; contra ti baluartes.4. Entonces ser&aacute;s humillada, hablar&aacute;s desde la tierra, y tu habla saldr&aacute; del polvo; y ser&aacute; tu voz de la tierra como de pyth&oacute;n, y tu habla susurrar&aacute; desde el polvo.5. Y la muchedumbre de tus extranjeros ser&aacute; como polvo menudo, y la multitud de los fuertes como tamo que pasa; y ser&aacute; repentinamente, en un momento.6. De Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos ser&aacute;s visitada con truenos y con terremotos y con gran ruido, con torbellino y tempestad, y llama de fuego consumidor.7. Y ser&aacute; como sue&ntilde;o de visi&oacute;n nocturna la multitud de todas las gentes que pelear&aacute;n contra Ariel, y todos los que pelear&aacute;n contra ella y sus ingenios, y los que la pondr&aacute;n en apretura.8. Y ser&aacute; como el que tiene hambre y sue&ntilde;a, y parece que come; mas cuando despierta, su alma est&aacute; vac&iacute;a; &oacute; como el que tiene sed y sue&ntilde;a, y parece que bebe; mas cuando se despierta, h&aacute;llase cansado, y su alma sedienta: as&iacute; ser&aacute; la multitud de todas las gentes que pelear&aacute;n contra el monte de Si&oacute;n.9. Deteneos y maravillaos; ofuscaos y cegad; embriagaos, y no de vino; titubead, y no de sidra.10. Porque Jehov&aacute; extendi&oacute; sobre vosotros esp&iacute;ritu de sue&ntilde;o, y cerr&oacute; vuestros ojos: cubri&oacute; vuestros profetas, y vuestros principales videntes.11. Y os ser&aacute; toda visi&oacute;n como palabras de libro sellado, el cual si dieren al que sabe leer, y le dijeren: Lee ahora esto; &eacute;l dir&aacute;: No puedo, porque est&aacute; sellado.12. Y si se diere el libro al que no sabe leer, dici&eacute;ndole: Lee ahora esto; &eacute;l dira: No s&eacute; leer.13. Dice pues el Se&ntilde;or: Porque este pueblo se me acerca con su boca, y con sus labios me honra, mas su coraz&oacute;n alej&oacute; de m&iacute;, y su temor para conmigo fu&eacute; ense&ntilde;ado por mandamiento de hombres:14. Por tanto, he aqu&iacute; que nuevamente excitar&eacute; yo la admiraci&oacute;n de este pueblo con un prodigio grande y espantoso; porque perecer&aacute; la sabidur&iacute;a de sus sabios, y se desvanecer&aacute; la prudencia de sus prudentes.15. &iexcl;Ay de los que se esconden de Jehov&aacute;, encubriendo el consejo, y sus obras son en tinieblas, y dicen: &iquest;Qui&eacute;n nos ve, y qui&eacute;n nos conoce?16. Vuestra subversi&oacute;n ciertamente ser&aacute; reputada como el barro del alfarero. &iquest;La obra dir&aacute; de su hacedor, No me hizo; y dir&aacute; el vaso de aquel que lo ha formado, No entendi&oacute;?17. &iquest;No ser&aacute; tornado de aqu&iacute; &aacute; muy poco tiempo el L&iacute;bano en Carmelo, y el Carmelo ser&aacute; estimado por bosque?18. Y en aquel tiempo los sordos oir&aacute;n las palabras del libro, y los ojos de los ciegos ver&aacute;n en medio de la oscuridad y de las tinieblas.19. Entonces los humildes crecer&aacute;n en alegr&iacute;a en Jehov&aacute;, y los pobres de los hombres se gozar&aacute;n en el Santo de Israel.20. Porque el violento ser&aacute; acabado, y el escarnecedor ser&aacute; consumido: ser&aacute;n talados todos los que madrugaban &aacute; la iniquidad.21. Los que hac&iacute;an pecar al hombre en palabra; los que armaban lazo al que reprend&iacute;a en la puerta, y torcieron lo justo en vanidad.22. Por tanto, Jehov&aacute; que redimi&oacute; &aacute; Abraham, dice as&iacute; &aacute; la casa de Jacob: No ser&aacute; ahora confundido Jacob, ni su rostro se pondr&aacute; p&aacute;lido;23. Porque ver&aacute; &aacute; sus hijos, obra de mis manos en medio de s&iacute;, que santificar&aacute;n mi nombre; y santificar&aacute;n al Santo de Jacob, y temer&aacute;n al Dios de Israel.24. Y los errados de esp&iacute;ritu aprender&aacute;n inteligencia, y los murmuradores aprender&aacute;n doctrina.</p><a name="Isa.C3.ADas_30"></a><h2>Isa&iacute;as 30</h2><p>1. &iexcl;AY de los hijos que se apartan, dice Jehov&aacute;, para tomar consejo, y no de m&iacute;; para cobijarse con cubierta, y no de mi esp&iacute;ritu, a&ntilde;adiendo pecado &aacute; pecado!2. P&aacute;rtense para descender &aacute; Egipto, y no han preguntado mi boca; para fortificarse con la fuerza de Fara&oacute;n, y poner su esperanza en la sombra de Egipto.3. Mas la fortaleza de Fara&oacute;n se os tornar&aacute; en verg&uuml;enza, y el amparo en la sombra de Egipto en confusi&oacute;n.4. Cuando estar&aacute;n sus pr&iacute;ncipes en Zo&aacute;n, y sus embajadores habr&aacute;n llegado &aacute; Hanes,5. Se avergonzar&aacute;n todos del pueblo que no les aprovechar&aacute;, ni los socorrer&aacute;, ni les traer&aacute; provecho; antes les ser&aacute; para verg&uuml;enza, y aun para oprobio.6. Carga de las bestias del mediod&iacute;a: les ser&aacute; de provecho.7. Ciertamente Egipto en vano &eacute; in&uacute;tilmente dar&aacute; ayuda; por tanto yo le d&iacute; voces, que su fortaleza ser&iacute;a estarse quietos.8. Ve pues ahora, y escribe esta visi&oacute;n en una tabla delante de ellos, y asi&eacute;ntala en un libro, para que quede hasta el postrero d&iacute;a, para siempre por todos los siglos.9. Que este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quisieron oir la ley de Jehov&aacute;;10. Que dicen &aacute; los videntes: No ve&aacute;is; y &aacute; los profetas: No nos profetic&eacute;is lo recto, decidnos cosas halag&uuml;e&ntilde;as, profetizad mentiras;11. Dejad el camino, apartaos de la senda, haced cesar de nuestra presencia al Santo de Israel.12. Por tanto el Santo de Israel dice as&iacute;: Porque desechasteis esta palabra, y confiasteis en violencia y en iniquidad, y en ello os hab&eacute;is apoyado;13. Por tanto os ser&aacute; este pecado como pared abierta que se va &aacute; caer, y como corcova en alto muro, cuya ca&iacute;da viene s&uacute;bita y repentinamente.14. Y quebrar&aacute;lo como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen menuzos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para traer fuego del hogar, &oacute; para coger agua de la poza.15. Porque as&iacute; dijo el Se&ntilde;or Jehov&aacute;, el Santo de Israel: En descanso y en reposo ser&eacute;is salvos; en quietud y en confianza ser&aacute; vuestra fortaleza. Y no quisisteis,16. Sino que dijisteis: No, antes huiremos en caballos: por tanto vosotros huir&eacute;is. Sobre ligeros cabalgaremos: por tanto ser&aacute;n ligeros vuestros perseguidores.17. Un millar huir&aacute; &aacute; la amenaza de uno; &aacute; la amenaza de cinco huir&eacute;is vosotros todos; hasta que qued&eacute;is como m&aacute;stil en la cumbre de un monte, y como bandera sobre cabezo.18. Empero Jehov&aacute; esperar&aacute; para tener piedad de vosotros, y por tanto ser&aacute; ensalzado teniendo de vosotros misericordia: porque Jehov&aacute; es Dios de juicio: bienaventurados todos los que le esperan.19. Ciertamente el pueblo morar&aacute; en Si&oacute;n, en Jerusalem: nunca m&aacute;s llorar&aacute;s; el que tiene misericordia se apiadar&aacute; de ti; en oyendo la voz de tu clamor te responder&aacute;.20. Bien que os dar&aacute; el Se&ntilde;or pan de congoja y agua de angustia, con todo, tus ense&ntilde;adores nunca m&aacute;s te ser&aacute;n quitados, sino que tus ojos ver&aacute;n tus ense&ntilde;adores.21. Entonces tus o&iacute;dos oir&aacute;n &aacute; tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por &eacute;l; y no ech&eacute;is &aacute; la mano derecha, ni tampoco torz&aacute;is &aacute; la mano izquierda.22. Entonces profanar&aacute;s la cobertura de tus esculturas de plata, y la vestidura de tu vaciadizo de oro: las apartar&aacute;s como trapo de menstruo: &iexcl;Sal fuera! les dir&aacute;s.23. Entonces dar&aacute; el Se&ntilde;or lluvia &aacute; tu sementera, cuando la tierra sembrares; y pan del fruto de la tierra; y ser&aacute; abundante y ping&uuml;e; tus ganados en aquel tiempo ser&aacute;n apacentados en anchas dehesas.24. Tus bueyes y tus asnos que labran la tierra, comer&aacute;n grano limpio, el cual ser&aacute; aventado con pala y criba.25. Y sobre todo monte alto, y sobre todo collado subido, habr&aacute; r&iacute;os y corrientes de aguas el d&iacute;a de la gran matanza, cuando caer&aacute;n las torres.26. Y la luz de la luna ser&aacute; como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete d&iacute;as, el d&iacute;a que soldar&aacute; Jehov&aacute; la quebradura de su pueblo, y curar&aacute; la llaga de su herida.27. He aqu&iacute; que el nombre de Jehov&aacute; viene de lejos: su rostro encendido, y grave de sufrir; sus labios llenos de ira, y su lengua como fuego que consume;28. Y su aliento, cual torrente que inunda: llegar&aacute; hasta el cuello, para zarandear las gentes con criba de destrucci&oacute;n; y el freno estar&aacute; en las quijadas de los pueblos, haci&eacute;ndo les errar.29. Vosotros tendr&eacute;is canci&oacute;n, como en noche en que se celebra pascua; y alegr&iacute;a de coraz&oacute;n, como el que va con flauta para venir al monte de Jehov&aacute;, al Fuerte de Israel.30. Y Jehov&aacute; har&aacute; oir su voz potente, y har&aacute; ver el descender de su brazo, con furor de rostro, y llama de fuego consumidor; con dispersi&oacute;n, con avenida, y piedra de granizo.31. Porque Assur que hiri&oacute; con palo, con la voz de Jehov&aacute; ser&aacute; quebrantado.32. Y en todo paso habr&aacute; madero fundado, que Jehov&aacute; har&aacute; hincar sobre &eacute;l con tamboriles y vihuelas, cuando con batallas de altura pelear&aacute; contra ellos.33. Porque Topheth ya de tiempo est&aacute; diputada y aparejada para el rey, profunda y ancha; cuyo foco es de fuego, y mucha le&ntilde;a; el soplo de Jehov&aacute;, como torrente de azufre, la enciende.</p><a name="Isa.C3.ADas_31"></a><h2>Isa&iacute;as 31</h2><p>1. &iexcl;AY de los que descienden &aacute; Egipto por ayuda, y conf&iacute;an en caballos; y su esperanza ponen en carros, porque son muchos, y en caballeros, porque son valientes; y no miraron al Santo de Israel, ni buscaron &aacute; Jehov&aacute;!2. Mas &eacute;l tambi&eacute;n es sabio, y traer&aacute; el mal, y no retirar&aacute; sus palabras. Levantar&aacute;se pues contra la casa de los malignos, y contra el auxilio de los obradores de iniquidad.3. Y los Egipcios hombres son, y no Dios; y sus caballos carne, y no esp&iacute;ritu: de manera que en extendiendo Jehov&aacute; su mano, caer&aacute; el ayudador, y caer&aacute; el ayudado, y todos ellos desfallecer&aacute;n &aacute; una.4. Porque Jehov&aacute; me dijo &aacute; m&iacute; de esta manera: Como el le&oacute;n y el cachorro del le&oacute;n brama sobre su presa, y si se llega contra &eacute;l cuadrilla de pastores, no temer&aacute; por sus voces, ni se acobardar&aacute; por el tropel de ellos: as&iacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos descender&aacute; &aacute; pelear por el monte de Si&oacute;n, y por su collado.5. Como las aves que vuelan, as&iacute; amparar&aacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos &aacute; Jerusalem, amparando, librando, pasando, y salvando.6. Convert&iacute;os &aacute; aquel contra quien los hijos de Israel profundamente se rebelaron.7. Porque en aquel d&iacute;a arrojar&aacute; el hombre sus &iacute;dolos de plata, y sus &iacute;dolos de oro, que para vosotros han hecho vuestras manos pecadoras.8. Entonces caer&aacute; el Assur por cuhillo, no de var&oacute;n; y consumir&aacute;lo espada, no de hombre; y huir&aacute; de la presencia de la espada, y sus mancebos ser&aacute;n tributarios.9. Y de miedo pasar&aacute; su fortaleza y sus pr&iacute;ncipes tendr&aacute;n pavor de la bandera, dice Jehov&aacute;, cuyo fuego est&aacute; en Si&oacute;n, y su horno en Jerusalem.</p><a name="Isa.C3.ADas_32"></a><h2>Isa&iacute;as 32</h2><p>1. HE aqu&iacute; que en justicia reinar&aacute; un rey, y pr&iacute;ncipes presidir&aacute;n en juicio.2. Y ser&aacute; aquel var&oacute;n como escondedero contra el viento, y como acogida contra el turbi&oacute;n; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran pe&ntilde;asco en tierra calurosa.3. No se ofuscar&aacute;n entonces los ojos de los que ven, y los o&iacute;dos de los oyentes oir&aacute;n atentos.4. Y el coraz&oacute;n de los necios entender&aacute; para saber, y la lengua de los tartamudos ser&aacute; desenvuelta para hablar claramente.5. El mezquino nunca m&aacute;s ser&aacute; llamado liberal, ni ser&aacute; dicho generoso el avariento.6. Porque el mezquino hablar&aacute; mezquindades, y su coraz&oacute;n fabricar&aacute; iniquidad, para hacer la impiedad y para hablar escarnio contra Jehov&aacute;, dejando vac&iacute;a el alma hambrienta, y quitando la bebida al sediento.7. Cierto los avaros malas medidas tienen: &eacute;l maquina pensamientos para enredar &aacute; los simples con palabras cautelosas, y para hablar en juicio contra el pobre.8. Mas el liberal pensar&aacute; liberalidades, y por liberalidades subir&aacute;.9. Mujeres reposadas, levantaos, oid mi voz; confiadas, escuchad mi raz&oacute;n.10. D&iacute;as y a&ntilde;os tendr&eacute;is espanto, oh confiadas; porque la vendimia faltar&aacute;, y la cosecha no acudir&aacute;.11. Temblad, oh reposadas; turbaos, oh confiadas: despojaos, desnudaos, ce&ntilde;id los lomos con saco.12. Sobre los pechos lamentar&aacute;n por los campos deleitosos, por la vid f&eacute;rtil.13. Sobre la tierra de mi pueblo subir&aacute;n espinas y cardos; y aun sobre todas las casas de placer en la ciudad de alegr&iacute;a.14. Porque los palacios ser&aacute;n desiertos, la multitud de la ciudad cesar&aacute;: las torres y fortalezas se tornar&aacute;n cuevas para siempre, donde huelguen asnos monteses, y ganados hagan majada:15. Hasta que sobre nosotros sea derramado esp&iacute;ritu de lo alto, y el desierto se torne en campo labrado, y el campo labrado sea estimado por bosque.16. Y habitar&aacute; el juicio en el desierto, y en el campo labrado asentar&aacute; la justicia.17. Y el efecto de la justicia ser&aacute; paz; y la labor de justicia, reposo y seguridad para siempre.18. Y mi pueblo habitar&aacute; en morada de paz, y en habitaciones seguras, y en recreos de reposo.19. Y el granizo, cuando descendiere ser&aacute; en los montes; y la ciudad ser&aacute; del todo abatida.20. Dichosos vosotros los que sembr&aacute;is sobre todas aguas, y met&eacute;is en ellas el pie de buey y de asno.</p><a name="Isa.C3.ADas_33"></a><h2>Isa&iacute;as 33</h2><p>1. &iexcl;AY de ti, el que saqueas, y nunca fuiste saqueado; el que haces deslealtad, bien que nadie contra ti la hizo! Cuando acabares de saquear, ser&aacute;s t&uacute; saqueado; y cuando acabares de hacer deslealtad, har&aacute;se contra ti.2. Oh Jehov&aacute;, ten misericordia de nosotros, &aacute; ti hemos esperado: t&uacute;, brazo de ellos en la ma&ntilde;ana, s&eacute; tambi&eacute;n nuestra salud en tiempo de la tribulaci&oacute;n.3. Los pueblos huyeron &aacute; la voz del estruendo; las gentes fueron esparcidas por tus levantamientos.4. Mas vuestra presa ser&aacute; cogida como cuando cogen las orugas: correr&aacute; sobre ellos como de una &aacute; otra parte corren las langostas.5. Ser&aacute; ensalzado Jehov&aacute;, el cual mora en las alturas: llen&oacute; &aacute; Si&oacute;n de juicio y de justicia.6. Y reinar&aacute;n en tus tiempos la sabidur&iacute;a y la ciencia, y la fuerza de la salvaci&oacute;n: el temor de Jehov&aacute; ser&aacute; su tesoro.7. He aqu&iacute; que sus embajadores dar&aacute;n voces afuera; los mensajeros de paz llorar&aacute;n amargamente.8. Las calzadas est&aacute;n desechas, cesaron los caminantes: anulado ha la alianza, aborreci&oacute; las ciudades, tuvo en nada los hombres.9. Enlut&oacute;se, enferm&oacute; la tierra: el L&iacute;bano se avergonz&oacute;, y fu&eacute; cortado: hase tornado Sar&oacute;n como desierto; y Bas&aacute;n y Carmel fueron sacudidos.10. Ahora me levantar&eacute;, dice Jehov&aacute;; ahora ser&eacute; ensalzado, ahora ser&eacute; engrandecido.11. Concebisteis hojarascas, aristas parir&eacute;is: el soplo de vuestro fuego os consumir&aacute;.12. Y los pueblos ser&aacute;n como cal quemada: como espinas cortadas ser&aacute;n quemados con fuego.13. Oid, los que est&aacute;is lejos, lo que he hecho; y vosotros los cercanos, conoced mi potencia.14. Los pecadores se asombraron en Si&oacute;n, espanto sobrecogi&oacute; &aacute; los hip&oacute;critas. &iquest;Qui&eacute;n de nosotros morar&aacute; con el fuego consumidor? &iquest;qui&eacute;n de nosotros habitar&aacute; con las llamas eternas?15. El que camina en justicia, y habla lo recto; el que aborrece la ganancia de violencias, el que sacude sus manos por no recibir cohecho, el que tapa su oreja por no oir sangres, el que cierra sus ojos por no ver cosa mala:16. Este habitar&aacute; en las alturas: fortalezas de rocas ser&aacute;n su lugar de acogimiento; se le dar&aacute; su pan, y sus aguas ser&aacute;n ciertas.17. Tus ojos ver&aacute;n al Rey en su hermosura; ver&aacute;n la tierra que est&aacute; lejos.18. Tu coraz&oacute;n imaginar&aacute; el espanto, y dir&aacute;: &iquest;Qu&eacute; es del escriba? &iquest;qu&eacute; del pesador? &iquest;qu&eacute; del que pone en lista las casas m&aacute;s insignes?19. No ver&aacute;s &aacute; aquel pueblo espantable, pueblo de lengua oscura de entender, de lengua tartamuda que no comprendas.20. Mira &aacute; Si&oacute;n, ciudad de nuestras solemnidades: tus ojos ver&aacute;n &aacute; Jerusalem, morada de quietud, tienda que no ser&aacute; desarmada, ni ser&aacute;n arrancadas sus estacas, ni ninguna de sus cuerdas ser&aacute; rota.21. Porque ciertamente all&iacute; ser&aacute; Jehov&aacute; para con nosotros fuerte, lugar de r&iacute;os, de arroyos muy anchos, por el cual no andar&aacute; galera, ni por &eacute;l pasar&aacute; grande nav&iacute;o.22. Porque Jehov&aacute; es nuestro juez, Jehov&aacute; es nuestro legislador, Jehov&aacute; es nuestro Rey, &eacute;l mismo nos salvar&aacute;.23. Tus cuerdas se aflojaron; no afirmaron su m&aacute;stil, ni entesaron la vela: repartir&aacute;se entonces presa de muchos despojos: los cojos arrebatar&aacute;n presa.24. No dir&aacute; el morador: Estoy enfermo: el pueblo que morare en ella ser&aacute; absuelto de pecado.</p><a name="Isa.C3.ADas_34"></a><h2>Isa&iacute;as 34</h2><p>1. GENTES, allegaos &aacute; oir; y escuchad, pueblos. Oiga la tierra y lo que la hinche, el mundo y todo lo que &eacute;l produce.2. Porque Jehov&aacute; est&aacute; airado sobre todas las gentes, &eacute; irritado sobre todo el ej&eacute;rcito de ellas: destruir&aacute;las y entregar&aacute;las al matadero por la sangre de ellos.3. Y los muertos de ellas ser&aacute;n arrojados, y de sus cad&aacute;veres se levantar&aacute; hedor; y los montes se desleir&aacute;n por la sangre de ellos.4. Y todo el ej&eacute;rcito de los cielos se corromper&aacute;, y plegarse han los cielos como un libro: y caer&aacute; todo su ej&eacute;rcito, como se cae la hoja de la parra, y como se cae la de la higuera.5. Porque en los cielos se embriagar&aacute; mi espada: he aqu&iacute; que descender&aacute; sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi anatema.6. Llena est&aacute; de sangre la espada de Jehov&aacute;, engrasada est&aacute; de grosura, de sangre de corderos y de cabritos, de grosura de ri&ntilde;ones de carneros: porque Jehov&aacute; tiene sacrificios en Bosra, y grande matanza en tierra de Edom.7. Y con ellos vendr&aacute;n abajo unicornios, y toros con becerros; y su tierra se embriagar&aacute; de sangre, y su polvo se engrasar&aacute; de grosura.8. Porque es d&iacute;a de venganza de Jehov&aacute;, a&ntilde;o de retribuciones en el pleito de Si&oacute;n.9. Y sus arroyos se tornar&aacute;n en pez, y su polvo en azufre, y su tierra en pez ardiente.10. No se apagar&aacute; de noche ni de d&iacute;a, perpetuamente subir&aacute; su humo: de generaci&oacute;n en generaci&oacute;n ser&aacute; asolada, nunca jam&aacute;s pasar&aacute; nadie por ella.11. Y la poseer&aacute;n el pel&iacute;cano y el mochuelo, la lechuza y el cuervo morar&aacute;n en ella: y extender&aacute;se sobre ella cordel de destrucci&oacute;n, y niveles de asolamiento.12. Llamar&aacute;n &aacute; sus pr&iacute;ncipes, pr&iacute;ncipes sin reino: y todos sus grandes ser&aacute;n nada.13. En sus alc&aacute;zares crecer&aacute;n espinas, y ortigas y cardos en sus fortalezas; y ser&aacute;n morada de chacales, patio para los pollos de los avestruces.14. Y las bestias monteses se encontrar&aacute;n con los gatos cervales, y el peludo gritar&aacute; &aacute; su compa&ntilde;ero: la lamia tambi&eacute;n tendr&aacute; all&iacute; asiento, y hallar&aacute; para s&iacute; reposo.15. All&iacute; anidar&aacute; el cuclillo, conservara sus huevos, y sacar&aacute; sus pollos, y juntar&aacute;los debajos de sus alas: tambi&eacute;n se ayuntar&aacute;n all&iacute; buitres, cada uno con su compa&ntilde;era.16. Inquirid en el libro de Jehov&aacute;, y leed si falt&oacute; alguno de ellos: ninguno falt&oacute; con su compa&ntilde;era; porque su boca mand&oacute; y reuni&oacute;los su mismo esp&iacute;ritu.17. Y &eacute;l les ech&oacute; las suertes, y su mano les reparti&oacute; con cordel: para siempre la tendr&aacute;n por heredad, de generaci&oacute;n en generaci&oacute;n morar&aacute;n all&iacute;.</p><a name="Isa.C3.ADas_35"></a><h2>Isa&iacute;as 35</h2><p>1. ALEGRARSE han el desierto y la soledad: el yermo se gozar&aacute;, y florecer&aacute; como la rosa.2. Florecer&aacute; profusamente, y tambi&eacute;n se alegrar&aacute; y cantar&aacute; con j&uacute;bilo: la gloria del L&iacute;bano le ser&aacute; dada, la hermosura de Carmel y de Sar&oacute;n. Ellos ver&aacute;n la gloria de Jehov&aacute;, la hermosura del Dios nuestro.3. Confortad &aacute; las manos cansadas, roborad las vacilantes rodillas.4. Decid &aacute; los de coraz&oacute;n apocado: Confortaos, no tem&aacute;is: he aqu&iacute; que vuestro Dios viene con venganza, con pago: el mismo Dios vendr&aacute;, y os salvar&aacute;.5. Entonces los ojos de los ciegos ser&aacute;n abiertos, y los o&iacute;dos de los sordos se abrir&aacute;n.6. Entonces el cojo saltar&aacute; como un ciervo, y cantar&aacute; la lengua del mudo; porque aguas ser&aacute;n cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad.7. El lugar seco ser&aacute; tornado en estanque, y el secadal en manaderos de aguas; en la habitaci&oacute;n de chacales, en su cama, ser&aacute; lugar de ca&ntilde;as y de juncos.8. Y habr&aacute; all&iacute; calzada y camino, y ser&aacute; llamado Camino de Santidad; no pasar&aacute; por &eacute;l inmundo; y habr&aacute; para ellos en &eacute;l quien los acompa&ntilde;e, de tal manera que los insensatos no yerren.9. No habr&aacute; all&iacute; le&oacute;n, ni bestia fiera subir&aacute; por &eacute;l, ni all&iacute; se hallar&aacute;, para que caminen los redimidos.10. Y los redimidos de Jehov&aacute; volver&aacute;n, y vendr&aacute;n &aacute; Si&oacute;n con alegr&iacute;a; y gozo perpetuo ser&aacute; sobre sus cabezas: y retendr&aacute;n el gozo y alegr&iacute;a, y huir&aacute; la tristeza y el gemido.</p><a name="Isa.C3.ADas_36"></a><h2>Isa&iacute;as 36</h2><p>1. ACONTECIO en el a&ntilde;o catorce del rey Ezech&icirc;as, que Sennach&ecirc;rib rey de Asiria subi&oacute; contra todas las ciudades fuertes de Jud&aacute;, y tom&oacute;las.2. Y el rey de Asiria envi&oacute; &aacute; Rabsaces con grande ej&eacute;rcito desde Lach&icirc;s &aacute; Jerusalem al rey Ezech&icirc;as: y asent&oacute; el campo &aacute; los ca&ntilde;os de la pesquera de arriba, en el camino de la heredad del Lavador.3. Y sali&oacute; &aacute; &eacute;l Eliacim hijo de Hilc&iacute;as mayordomo, y Sebna, escriba, y Joah hijo de Asaph, canciller.4. A los cuales dijo Rabsaces: Ahora pues, dir&eacute;is &aacute; Ezech&icirc;as: El gran rey, el rey de Asiria, dice as&iacute;: &iquest;Qu&eacute; confianza es &eacute;sta en que conf&iacute;as?5. Digo, alegas t&uacute;, (empero palabras vanas) que tengo consejo y fortaleza para la guerra. Ahora bien, &iquest;en qui&eacute;n conf&iacute;as que te rebelas contra m&iacute;?6. He aqu&iacute; que conf&iacute;as en este bord&oacute;n de ca&ntilde;a fr&aacute;gil, en Egipto, sobre el cual si alguien se apoyare, entrar&aacute;sele por la mano, y se la atravesar&aacute;. Tal es Fara&oacute;n rey de Egipto para con todos los que en &eacute;l conf&iacute;an.7. Y si me dijeres, En Jehov&aacute; nuestro Dios confiamos; &iquest;no es &eacute;ste aquel cuyos altos y cuyos altares hizo quitar Ezech&icirc;as, y dijo &aacute; Jud&aacute; y &aacute; Jerusalem: Delante de este altar adorar&eacute;is?8. Ahora pues yo te ruego que des rehenes al rey de Asiria mi se&ntilde;or, y yo te dar&eacute; dos mil caballos, si pudieres t&uacute; dar caballeros que cabalguen sobre ellos.9. &iquest;C&oacute;mo pues har&aacute;s volver el rostro de un capit&aacute;n de los m&aacute;s peque&ntilde;os siervos de mi se&ntilde;or, aunque est&eacute;s confiado en Egipto por sus carros y hombres de &aacute; caballo?10. &iquest;Y por ventura vine yo ahora &aacute; esta tierra para destruirla sin Jehov&aacute; Jehov&aacute; me dijo: Sube &aacute; esta tierra para destruirla?11. Entonces dijo Eliacim, y Sebna y Joah &aacute; Rabsaces: Rog&aacute;moste que hables &aacute; tus siervos en lengua siriaca, porque nosotros la entendemos: y no hables con nosotros en lengua jud&aacute;ica, oy&eacute;ndolo el pueblo que est&aacute; sobre el muro.12. Y dijo Rabsaces: &iquest;Envi&oacute;me mi se&ntilde;or &aacute; ti y &aacute; tu se&ntilde;or, &aacute; que dijese estas palabras, y no &aacute; los hombres que est&aacute;n sobre el muro, para comer su esti&eacute;rcol y beber su orina con vosotros?13. P&uacute;sose luego en pie Rabsaces, y grit&oacute; &aacute; grande voz en lengua jud&aacute;ica, diciendo: Oid las palabras del gran rey, el rey de Asiria.14. El rey dice as&iacute;: No os enga&ntilde;e Ezech&icirc;as, porque no os podr&aacute; librar.15. Ni os haga Ezech&icirc;as confiar en Jehov&aacute;, diciendo: Ciertamente Jehov&aacute; nos librar&aacute;: no ser&aacute; entregada esta ciudad en manos del rey de Asiria.16. No escuch&eacute;is &aacute; Ezech&icirc;as: porque el rey de Asiria dice as&iacute;: Haced conmigo paz, y salid &aacute; m&iacute;; y coma cada uno de su vi&ntilde;a, y cada uno de su higuera, y beba cada cual las aguas de su pozo;17. Hasta que yo venga y os lleve &aacute; una tierra como la vuestra, tierra de grano y de vino, tierra de pan y de vi&ntilde;as.18. Mirad no os enga&ntilde;e Ezech&icirc;as diciendo: Jehov&aacute; nos librar&aacute;. &iquest;Libraron los dioses de las gentes cada uno &aacute; su tierra de la mano del rey de Asiria?19. &iquest;D&oacute;nde est&aacute; el dios de Hamath y de Arphad? &iquest;d&oacute;nde est&aacute; el dios de Sepharvaim? &iquest;libraron &aacute; Samaria de mi mano?20. &iquest;Qu&eacute; dios hay entre los dioses de estas tierras, que haya librado su tierra de mi mano, para que Jehov&aacute; libre de mi mano &aacute; Jerusalem?21. Mas callaron, y no le respondieron palabra; porque el rey as&iacute; lo hab&iacute;a mandado, diciendo: No le respond&aacute;is.22. Entonces Eliacim hijo de Hilc&iacute;as mayordormo, y Sebna escriba, y Joah hijo de Asaph canciller, vinieron &aacute; Ezech&icirc;as rotos sus vestidos, y cont&aacute;ronle las palabras de Rabsaces.</p><a name="Isa.C3.ADas_37"></a><h2>Isa&iacute;as 37</h2><p>1. ACONTECIO pues, que el rey Ezech&icirc;as, o&iacute;do esto, rasg&oacute; sus vestidos, y cubierto de saco vino &aacute; la casa de Jehov&aacute;.2. Y envi&oacute; &aacute; Eliacim mayordomo, y &aacute; Sebna escriba, y &aacute; los ancianos de los sacerdotes, cubiertos de sacos, &aacute; Isa&iacute;as profeta, hijo de Amoz.3. Los cuales le dijeron: Ezech&icirc;as dice as&iacute;: D&iacute;a de angustia, de reprensi&oacute;n y de blasfemia, es este d&iacute;a: porque los hijos han llegado hasta la rotura, y no hay fuerza en la que pare.4. Quiz&aacute; oir&aacute; Jehov&aacute; tu Dios las palabras de Rabsaces, al cual envi&oacute; el rey de Asiria su se&ntilde;or &aacute; blasfemar al Dios vivo, y &aacute; reprender con las palabras que oy&oacute; Jehov&aacute; tu Dios: alza pues oraci&oacute;n t&uacute; por las reliquias que aun han quedado.5. Vinieron pues los siervos de Ezech&icirc;as &aacute; Isa&iacute;as.6. Y d&iacute;joles Isa&iacute;as: Dir&eacute;is as&iacute; &aacute; vuestro se&ntilde;or: As&iacute; dice Jehov&aacute;: No temas por las palabras que has o&iacute;do, con las cuales me han blasfemado los siervos del rey de Asiria.7. He aqu&iacute; que yo doy en &eacute;l un esp&iacute;ritu, y oir&aacute; un rumor, y volver&aacute;se &aacute; su tierra: y yo har&eacute; que en su tierra caiga &aacute; cuchillo.8. Vuelto pues Rabsaces, hall&oacute; al rey de Asiria que bat&iacute;a &aacute; Libna; porque ya hab&iacute;a o&iacute;do que se hab&iacute;a apartado de Lach&icirc;s.9. Mas oyendo decir de Tirhakah rey de Etiop&iacute;a: He aqu&iacute; que ha salido para hacerte guerra: en oy&eacute;ndolo, envi&oacute; mensajeros &aacute; Ezech&icirc;as, diciendo:10. Dir&eacute;is as&iacute; &aacute; Ezech&icirc;as rey de Jud&aacute;: No te enga&ntilde;e tu Dios en quien t&uacute; conf&iacute;as, diciendo: Jerusalem no ser&aacute; entregada en mano del rey de Asiria.11. He aqu&iacute; que t&uacute; oiste lo que hicieron los reyes de Asiria &aacute; todas las tierras, que las destruyeron; &iquest;y escapar&aacute;s t&uacute;?12. &iquest;Libraron los dioses de las gentes &aacute; los que destruyeron mis antepasados, &aacute; Goz&aacute;n, y Har&aacute;n, Rezeph, y &aacute; los hijos de Ed&eacute;n que moraban en Thelasar?13. &iquest;D&oacute;nde est&aacute; el rey de Amath, y el rey de Arphad, el rey de la ciudad de Sepharvaim, de Henah, y de Hivah?14. Y tom&oacute; Ezech&icirc;as las cartas de mano de los mensajeros, y ley&oacute;las; y subi&oacute; &aacute; la casa de Jehov&aacute;, y las extendi&oacute; delante de Jehov&aacute;.15. Entonces Ezech&icirc;as or&oacute; &aacute; Jehov&aacute;, diciendo:16. Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, Dios de Israel, que moras entre los querubines, s&oacute;lo t&uacute; eres Dios sobre todos los reinos de la tierra; t&uacute; hiciste los cielos y la tierra.17. Inclina, oh Jehov&aacute;, tu o&iacute;do, y oye; abre, oh Jehov&aacute;, tus ojos, y mira: y oye todas las palabras de Sennach&ecirc;rib, el cual ha enviado &aacute; blasfemar al Dios viviente.18. Ciertamente, oh Jehov&aacute;, los reyes de Asiria destruyeron todas las tierras y sus comarcas,19. Y entregaron los dioses de ellos al fuego: porque no eran dioses, sino obra de manos de hombre, le&ntilde;o y piedra: por eso los deshicieron.20. Ahora pues, Jehov&aacute; Dios nuestro, l&iacute;branos de su mano, para que todos los reinos de la tierra conozcan que s&oacute;lo t&uacute; eres Jehov&aacute;.21. Entonces Isa&iacute;as hijo de Amoz, envi&oacute; &aacute; decir &aacute; Ezech&icirc;as: Jehov&aacute; Dios de Israel dice as&iacute;: Acerca de lo que me rogaste sobre Sennach&ecirc;rib rey de Asiria,22. Esto es lo que Jehov&aacute; habl&oacute; de &eacute;l: Hate menospreciado, y ha hecho escarnio de ti la virgen hija de Si&oacute;n: mene&oacute; su cabeza &aacute; tus espaldas la hija de Jerusalem.23. &iquest;A qui&eacute;n injuriaste y &aacute; qui&eacute;n blasfemaste? &iquest;contra qui&eacute;n has alzado tu voz, y levantado tus ojos en alto? Contra el Santo de Israel.24. Por mano de tus siervos denostaste al Se&ntilde;or, y dijiste: Yo con la multitud de mis carros subir&eacute; &aacute; las alturas de los montes, &aacute; las laderas del L&iacute;bano; cortar&eacute; sus altos cedros, sus hayas escogidas; vendr&eacute; despu&eacute;s &aacute; lo alto de su l&iacute;mite, al monte de su Carmel.25. Yo cav&eacute;, y beb&iacute; las aguas; y con las pisadas de mis pies secar&eacute; todos los r&iacute;os de lugares atrincherados.26. &iquest;No has o&iacute;do decir que de mucho tiempo ha yo lo hice, que de d&iacute;as antiguos lo he formado? Helo hecho venir ahora, y ser&aacute; para destrucci&oacute;n de ciudades fuertes en montones de ruinas.27. Y sus moradores, cortos de manos, quebrantados y confusos, ser&aacute;n como grama del campo y hortaliza verde, como hierba de los tejados, que antes de saz&oacute;n se seca.28. Conocido he tu estado, tu salida y tu entrada, y tu furor contra m&iacute;.29. Porque contra m&iacute; te airaste, y tu estruendo ha subido &aacute; mis o&iacute;dos: pondr&eacute; pues mi anzuelo en tu nariz, y mi freno en tus labios, y har&eacute;te tornar por el camino por donde viniste.30. Y esto te ser&aacute; por se&ntilde;al: Comer&aacute;s este a&ntilde;o lo que nace de suyo, y el a&ntilde;o segundo lo que nace de suyo: y el a&ntilde;o tercero sembrar&eacute;is y segar&eacute;is, y plantar&eacute;is vi&ntilde;as, y comer&eacute;is su fruto.31. Y el residuo de la casa de Jud&aacute; que hubiere escapado, tornar&aacute; &aacute; echar ra&iacute;z abajo, y har&aacute; fruto arriba.32. Porque de Jerusalem saldr&aacute;n reliquias, y del monte de Si&oacute;n salvamento: el celo de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos har&aacute; esto.33. Por tanto, as&iacute; dice Jehov&aacute; acerca del rey de Asiria: No entrar&aacute; en esta ciudad, ni echar&aacute; saeta en ella: no vendr&aacute; delante de ella escudo, ni ser&aacute; echado contra ella baluarte.34. Por el camino que vino se tornar&aacute;, y no entrar&aacute; en esta ciudad, dice Jehov&aacute;:35. Pues yo amparar&eacute; &aacute; esta ciudad para salvarla por amor de m&iacute;, y por amor de David mi siervo.36. Y sali&oacute; el &aacute;ngel de Jehov&aacute;, &eacute; hiri&oacute; ciento ochenta y cinco mil en el campo de los Asirios: y cuando se levantaron por la ma&ntilde;ana, he aqu&iacute; que todo era cuerpos de muertos.37. Entonces Sennach&ecirc;rib rey de Asiria parti&eacute;ndose se fu&eacute;, y volvi&oacute;se, &eacute; hizo su morada en N&iacute;nive.38. Y acaeci&oacute;, que estando orando en el templo de Nisroch su dios, Adremelech y Sarezer, sus hijos, le hirieron &aacute; cuchillo, y huyeron &aacute; la tierra de Ararat; y rein&oacute; en su lugar Esar-had&oacute;n su hijo.</p><a name="Isa.C3.ADas_38"></a><h2>Isa&iacute;as 38</h2><p>1. EN aquellos d&iacute;as cay&oacute; Ezech&icirc;as enfermo para morir. Y vino &aacute; &eacute;l Isa&iacute;as profeta, hijo de Amoz, y d&iacute;jole: Jehov&aacute; dice as&iacute;: Ordena tu casa, porque t&uacute; morir&aacute;s, y no vivir&aacute;s.2. Entonces volvi&oacute; Ezech&icirc;as su rostro &aacute; la pared, &eacute; hizo oraci&oacute;n &aacute; Jehov&aacute;.3. Y dijo: Oh Jehov&aacute;, ru&eacute;gote te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con &iacute;ntegro coraz&oacute;n, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y llor&oacute; Ezech&icirc;as con gran lloro.4. Entonces fu&eacute; palabra de Jehov&aacute; &aacute; Isa&iacute;as, diciendo:5. Ve, y di &aacute; Ezech&icirc;as: Jehov&aacute; Dios de David tu padre dice as&iacute;: Tu oraci&oacute;n he o&iacute;do, y visto tus l&aacute;grimas: he aqu&iacute; que yo a&ntilde;ado &aacute; tus d&iacute;as quince a&ntilde;os.6. Y te librar&eacute;, y &aacute; esta ciudad, de mano del rey de Asiria; y &aacute; esta ciudad amparar&eacute;.7. Y esto te ser&aacute; se&ntilde;al de parte de Jehov&aacute;, que Jehov&aacute; har&aacute; esto que ha dicho:8. He aqu&iacute; que yo vuelvo atr&aacute;s la sombra de los grados, que ha descendido en el reloj de Ach&acirc;z por el sol, diez grados. Y el sol fu&eacute; tornado diez grados atr&aacute;s, por los cuales hab&iacute;a ya descendido.9. Escritura de Ezech&icirc;as rey de Jud&aacute;, de cuando enferm&oacute; y san&oacute; de su enfermedad.10. Yo dije: En el medio de mis d&iacute;as ir&eacute; &aacute; las puertas del sepulcro: Privado soy del resto de mis a&ntilde;os.11. Dije: No ver&eacute; &aacute; JAH, &aacute; JAH en la tierra de los que viven: Ya no ver&eacute; m&aacute;s hombre con los moradores del mundo.12. Mi morada ha sido movida y traspasada de m&iacute;, como tienda de pastor. Como el tejedor cort&eacute; mi vida; cortar&aacute;me con la enfermedad; Me consumir&aacute;s entre el d&iacute;a y la noche.13. Contaba yo hasta la ma&ntilde;ana. Como un le&oacute;n moli&oacute; todos mis huesos: De la ma&ntilde;ana &aacute; la noche me acabar&aacute;s.14. Como la grulla y como la golondrina me quejaba; Gem&iacute;a como la paloma: alzaba en lo alto mis ojos: Jehov&aacute;, violencia padezco; conf&oacute;rtame.15. &iquest;Qu&eacute; dir&eacute;? El que me lo dijo, &eacute;l mismo lo ha hecho. Andar&eacute; recapacitando en la amargura de mi alma todos los a&ntilde;os de mi vida.16. Oh Se&ntilde;or, sobre ellos vivir&aacute;n tus piedades, Y &aacute; todos dir&eacute; consistir en ellas la vida de mi esp&iacute;ritu; Pues t&uacute; me restablecer&aacute;s, y me har&aacute;s que viva.17. He aqu&iacute; amargura grande me sobrevino en la paz: Mas &aacute; ti plugo librar mi vida del hoyo de corrupci&oacute;n. Porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados.18. Porque el sepulcro no te celebrar&aacute;, ni te alabar&aacute; la muerte; Ni los que descienden al hoyo esperar&aacute;n tu verdad.19. El que vive, el que vive, &eacute;ste te confesar&aacute;, como yo hoy: El padre har&aacute; notoria tu verdad &aacute; los hijos.20. Jehov&aacute; para salvarme; Por tanto cantaremos nuestros salmos En la casa de Jehov&aacute; todos los d&iacute;as de nuestra vida.21. Y hab&iacute;a dicho Isa&iacute;as: Tomen masa de higos, y p&oacute;nganla en la llaga, y sanar&aacute;.22. Hab&iacute;a asimismo dicho Ezech&icirc;as: &iquest;Qu&eacute; se&ntilde;al tendr&eacute; de que he de subir &aacute; la casa de Jehov&aacute;?</p><a name="Isa.C3.ADas_39"></a><h2>Isa&iacute;as 39</h2><p>1. EN aquel tiempo Merodachbalad&aacute;n, hijo de Balad&aacute;n, rey de Babilonia, envi&oacute; cartas y presentes &aacute; Ezech&icirc;as; porque hab&iacute;a o&iacute;do que hab&iacute;a estado enfermo, y que hab&iacute;a convalecido.2. Y holg&oacute;se con ellos Ezech&icirc;as, y ense&ntilde;oles la casa de su tesoro, plata y oro, y especier&iacute;as, y ung&uuml;entos preciosos, y toda su casa de armas, y todo lo que se pudo hallar en sus tesoros: no hubo cosa en su casa y en todo su se&ntilde;or&iacute;o, que Ezech&icirc;as no les mostrase.3. Entonces Isa&iacute;as profeta vino al rey Ezech&icirc;as, y d&iacute;jole: &iquest;Qu&eacute; dicen estos hombres, y de d&oacute;nde han venido &aacute; ti? Y Ezech&icirc;as respondi&oacute;: De tierra muy lejos han venido &aacute; m&iacute;, de Babilonia.4. Dijo entonces: &iquest;Qu&eacute; han visto en tu casa? Y dijo Ezech&icirc;as: Todo lo que hay en mi casa han visto, y ninguna cosa hay en mis tesoros que no les haya mostrado.5. Entonces dijo Isa&iacute;as &aacute; Ezech&icirc;as: Oye palabra de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos:6. He aqu&iacute;, vienen d&iacute;as en que ser&aacute; llevado &aacute; Babilonia todo lo que hay en tu casa, y lo que tus padres han atesorado hasta hoy: ninguna cosa quedar&aacute;, dice Jehov&aacute;.7. De tus hijos que hubieren salido de ti, y que engendraste, tomar&aacute;n, y ser&aacute;n eunucos en el palacio del rey de Babilonia.8. Y dijo Ezech&icirc;as &aacute; Isa&iacute;as: La palabra de Jehov&aacute; que has hablado, es buena. Y a&ntilde;adi&oacute;: A lo menos, haya paz y verdad en mis d&iacute;as.</p><a name="Isa.C3.ADas_40"></a><h2>Isa&iacute;as 40</h2><p>1. CONSOLAOS, consolaos, pueblo m&iacute;o, dice vuestro Dios.2. Hablad al coraz&oacute;n de Jerusalem: decidle &aacute; voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano de Jehov&aacute; por todos sus pecados.3. Voz que clama en el desierto: Barred camino &aacute; Jehov&aacute;: enderezad calzada en la soledad &aacute; nuestro Dios.4. Todo valle sea alzado, y b&aacute;jese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo &aacute;spero se allane.5. Y manifestar&aacute;se la gloria de Jehov&aacute;, y toda carne juntamente la ver&aacute;; que la boca de Jehov&aacute; habl&oacute;.6. Voz que dec&iacute;a: Da voces. Y yo respond&iacute;: &iquest;Qu&eacute; tengo de decir &aacute; voces? Toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo:7. La hierba se seca, y la flor se cae; porque el viento de Jehov&aacute; sopl&oacute; en ella: ciertamente hierba es el pueblo.8. S&eacute;case la hierba, c&aacute;ese la flor: mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.9. S&uacute;bete sobre un monte alto, anunciadora de Si&oacute;n; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalem; lev&aacute;ntala, no temas; di &aacute; las ciudades de Jud&aacute;: &iexcl;Veis aqu&iacute; el Dios vuestro!10. He aqu&iacute; que el Se&ntilde;or Jehov&aacute; vendr&aacute; con fortaleza, y su brazo se ense&ntilde;orear&aacute;: he aqu&iacute; que su salario viene con &eacute;l, y su obra delante de su rostro.11. Como pastor apacentar&aacute; su reba&ntilde;o; en su brazo coger&aacute; los corderos, y en su seno los llevar&aacute;; pastorear&aacute; suavemente las paridas.12. &iquest;Qui&eacute;n midi&oacute; las aguas con su pu&ntilde;o, y aderez&oacute; los cielos con su palmo, y con tres dedos alleg&oacute; el polvo de la tierra, y pes&oacute; los montes con balanza, y con peso los collados?13. &iquest;Qui&eacute;n ense&ntilde;&oacute; al esp&iacute;ritu de Jehov&aacute;, &oacute; le aconsejo ense&ntilde;&aacute;ndole?14. &iquest;A qui&eacute;n demand&oacute; consejo para ser avisado? &iquest;Qui&eacute;n le ense&ntilde;&oacute; el camino del juicio, &oacute; le ense&ntilde;&oacute; ciencia, &oacute; le mostr&oacute; la senda de la prudencia?15. He aqu&iacute; que las naciones son reputadas como la gota de un acetre, y como el or&iacute;n del peso: he aqu&iacute; que hace desaparecer las islas como polvo.16. Ni el L&iacute;bano bastar&aacute; para el fuego, ni todos sus animales para el sacrificio.17. Como nada son todas las gentes delante de &eacute;l; y en su comparaci&oacute;n ser&aacute;n estimadas en menos que nada, y que lo que no es.18. &iquest;A qu&eacute; pues har&eacute;is semejante &aacute; Dios, &oacute; qu&eacute; imagen le compondr&eacute;is?19. El art&iacute;fice apareja la imagen de talla, el platero le extiende el oro, y le funde cadenas de plata.20. El pobre escoge, para ofrecerle, madera que no se corrompa; b&uacute;scase un maestro sabio, que le haga una imagen de talla que no se mueva.21. &iquest;No sab&eacute;is? &iquest;no hab&eacute;is o&iacute;do? &iquest;nunca os lo han dicho desde el principio? &iquest;no hab&eacute;is sido ense&ntilde;ados desde que la tierra se fund&oacute;?22. El est&aacute; asentado sobre el globo de la tierra, cuyos moradores son como langostas: &eacute;l extiende los cielos como una cortina, ti&eacute;ndelos como una tienda para morar:23. El torna en nada los poderosos, y &aacute; los que gobiernan la tierra hace como cosa vana.24. Como si nunca fueran plantados, como si nunca fueran sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido ra&iacute;z en la tierra; as&iacute; que sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarascas.25. &iquest;A qu&eacute; pues me har&eacute;is semejante, &oacute; ser&eacute; asimilado? dice el Santo.26. Levantad en alto vuestros ojos, y mirad qui&eacute;n cri&oacute; estas cosas: &eacute;l saca por cuenta su ej&eacute;rcito: &aacute; todas llama por sus nombres; ninguna faltar&aacute;: tal es la grandeza de su fuerza, y su poder y virtud.27. &iquest;Por qu&eacute; dices, oh Jacob, y hablas t&uacute;, Israel: Mi camino es escondido de Jehov&aacute;, y de mi Dios pas&oacute; mi juicio?28. &iquest;No has sabido, no has o&iacute;do que el Dios del siglo es Jehov&aacute;, el cual cri&oacute; los t&eacute;rminos de la tierra? No se trabaja, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.29. El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.30. Los mancebos se fatigan y se cansan, los mozos flaquean y caen:31. Mas los que esperan &aacute; Jehov&aacute; tendr&aacute;n nuevas fuerzas; levantar&aacute;n las alas como &aacute;guilas, correr&aacute;n, y no se cansar&aacute;n, caminar&aacute;n, y no se fatigar&aacute;n.</p><a name="Isa.C3.ADas_41"></a><h2>Isa&iacute;as 41</h2><p>1. ESCUCHADME, islas, y esfu&eacute;rcense los pueblos; all&eacute;guense, y entonces hablen: estemos juntamente &aacute; juicio.2. &iquest;Qui&eacute;n despert&oacute; del oriente al justo, lo llam&oacute; para que le siguiese, entreg&oacute; delante de &eacute;l naciones, &eacute; h&iacute;zolo ense&ntilde;orear de reyes; entreg&oacute;los &aacute; su espada como polvo, y &aacute; su arco como hojarascas arrebatadas?3. Sigui&oacute;los, pas&oacute; en paz por camino por donde sus pies nunca hab&iacute;an entrado.4. &iquest;Qui&eacute;n obr&oacute; &eacute; hizo esto? &iquest;Qui&eacute;n llama las generaciones desde el principio? Yo Jehov&aacute;, el primero, y yo mismo con los postreros.5. Las islas vieron, y tuvieron temor, los t&eacute;rminos de la tierra se espantaron: congreg&aacute;ronse, y vinieron.6. Cada cual ayud&oacute; &aacute; su cercano, y &aacute; su hermano dijo: Esfu&eacute;rzate.7. El carpintero anim&oacute; al platero, y el que alisa con martillo al que bat&iacute;a en el yunque, diciendo: Buena est&aacute; la soldadura, y afirm&oacute;lo con clavos, porque no se moviese.8. Mas t&uacute;, Israel, siervo m&iacute;o eres, t&uacute;, Jacob, &aacute; quien yo escog&iacute;, simiente de Abraham mi amigo.9. Porque te tom&eacute; de los extremos de la tierra, y de sus principales te llam&eacute;, y te dije: Mi siervo eres t&uacute;, te escog&iacute;, y no te desech&eacute;.10. No temas, que yo soy contigo; no desmayes, que yo soy tu Dios que te esfuerzo: siempre te ayudar&eacute;, siempre te sustentar&eacute; con la diestra de mi justicia.11. He aqu&iacute; que todos los que se airan contra ti, ser&aacute;n avergonzados y confundidos: ser&aacute;n como nada y perecer&aacute;n, los que contienden contigo.12. Los buscar&aacute;s, y no los hallar&aacute;s, los que tienen contienda contigo, ser&aacute;n como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen guerra.13. Porque yo Jehov&aacute; soy tu Dios, que te ase de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayud&eacute;.14. No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel; yo te socorr&iacute;, dice Jehov&aacute;, y tu Redentor el Santo de Israel.15. He aqu&iacute; que yo te he puesto por trillo, trillo nuevo, lleno de dientes: trillar&aacute;s montes y los moler&aacute;s, y collados tornar&aacute;s en tamo.16. Los aventar&aacute;s, y los llevar&aacute; el viento, y esparcir&aacute;los el torbellino. T&uacute; empero te regocijar&aacute;s en Jehov&aacute;, te gloriar&aacute;s en el Santo de Israel.17. Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, que no hay; sec&oacute;se de sed su lengua; yo Jehov&aacute; los oir&eacute;, yo el Dios de Israel no los desamparar&eacute;.18. En los altos abrir&eacute; r&iacute;os, y fuentes en mitad de los llanos: tornar&eacute; el desierto en estanques de aguas, y en manaderos de aguas la tierra seca.19. Dar&eacute; en el desierto cedros, espinos, arrayanes, y olivas; pondr&eacute; en la soledad hayas, olmos, y &aacute;lamos juntamente;20. Porque vean y conozcan, y adviertan y entiendan todos, que la mano de Jehov&aacute; hace esto, y que el Santo de Israel lo cri&oacute;.21. Alegad por vuestra causa, dice Jehov&aacute;: exhibid vuestros fundamentos, dice el Rey de Jacob.22. Traigan, y an&uacute;nciennos lo que ha de venir: d&iacute;gannos lo que ha pasado desde el principio, y pondremos nuestro coraz&oacute;n en ello; sepamos tambi&eacute;n su postrimer&iacute;a, y hacednos entender lo que ha de venir.23. Dadnos nuevas de lo que ha de ser despu&eacute;s, para que sepamos que vosotros sois dioses; &oacute; &aacute; lo menos haced bien, &oacute; mal, para que tengamos qu&eacute; contar, y juntamente nos maravillemos.24. He aqu&iacute; que vosotros sois de nada, y vuestras obras de vanidad; abominaci&oacute;n el que os escogi&oacute;.25. Del norte despert&eacute; uno, y vendr&aacute;; del nacimiento del sol llamar&aacute; en mi nombre: y hollar&aacute; pr&iacute;ncipes como lodo, y como pisa el barro el alfarero.26. &iquest;Qui&eacute;n lo anunci&oacute; desde el principio, para que sepamos; &oacute; de tiempo atr&aacute;s, y diremos: Es justo? Cierto, no hay quien anuncie, s&iacute;, no hay quien ense&ntilde;e, ciertamente no hay quien oiga vuestras palabras.27. Yo soy el primero que he ense&ntilde;ado estas cosas &aacute; Si&oacute;n, y &aacute; Jerusalem dar&eacute; un portador de alegres nuevas.28. Mir&eacute;, y no hab&iacute;a ninguno; y pregunt&eacute; de estas cosas, y ning&uacute;n consejero hubo: pregunt&eacute;les, y no respondieron palabra.29. He aqu&iacute;, todos iniquidad, y las obras de ellos nada: viento y vanidad son sus vaciadizos.</p><a name="Isa.C3.ADas_42"></a><h2>Isa&iacute;as 42</h2><p>1. HE aqu&iacute; mi siervo, yo lo sostendr&eacute;; mi escogido en quien mi alma toma contentamiento: he puesto sobre &eacute;l mi esp&iacute;ritu, dar&aacute; juicio &aacute; las gentes.2. No clamar&aacute;, ni alzar&aacute;, ni har&aacute; oir su voz en las plazas.3. No quebrar&aacute; la ca&ntilde;a cascada, ni apagar&aacute; el p&aacute;bilo que humeare: sacar&aacute; el juicio &aacute; verdad.4. No se cansar&aacute;, ni desmayar&aacute;, hasta que ponga en la tierra juicio; y las islas esperar&aacute;n su ley.5. As&iacute; dice el Dios Jehov&aacute;, el Criador de los cielos, y el que los extiende; el que extiende la tierra y sus verduras; el que da respiraci&oacute;n al pueblo que mora sobre ella, y esp&iacute;ritu &aacute; los que por ella andan:6. Yo Jehov&aacute; te he llamado en justicia, y te tendr&eacute; por la mano; te guardar&eacute; y te pondr&eacute; por alianza del pueblo, por luz de las gentes;7. Para que abras ojos de ciegos, para que saques de la c&aacute;rcel &aacute; los presos, y de casas de prisi&oacute;n &aacute; los que est&aacute;n de asiento en tinieblas.8. Yo Jehov&aacute;: este es mi nombre; y &aacute; otro no dar&eacute; mi gloria, ni mi alabanza &aacute; esculturas.9. Las cosas primeras he aqu&iacute; vinieron, y yo anuncio nuevas cosas: antes que salgan &aacute; luz, yo os las har&eacute; notorias.10. Cantad &aacute; Jehov&aacute; un nuevo c&aacute;ntico, su alabanza desde el fin de la tierra; los que descend&eacute;is &aacute; la mar, y lo que la hinche, las islas y los moradores de ellas.11. Alcen la voz el desierto y sus ciudades, las aldeas donde habita Cedar: canten los moradores de la Piedra, y desde la cumbre de los montes den voces de j&uacute;bilo.12. Den gloria &aacute; Jehov&aacute;, y prediquen sus loores en las islas.13. Jehov&aacute; saldr&aacute; como gigante, y como hombre de guerra despertar&aacute; celo: gritar&aacute;, vocear&aacute;, esforzar&aacute;se sobre sus enemigos.14. Desde el siglo he callado, tenido he silencio, y heme detenido: dar&eacute; voces como la que est&aacute; de parto; asolar&eacute; y devorar&eacute; juntamente.15. Tornar&eacute; en soledad montes y collados, har&eacute; secar toda su hierba; los r&iacute;os tornar&eacute; en islas, y secar&eacute; los estanques.16. Y guiar&eacute; los ciegos por camino que no sab&iacute;an, har&eacute;les pisar por las sendas que no hab&iacute;an conocido; delante de ellos tornar&eacute; las tinieblas en luz, y los rodeos en llanura. Estas cosas les har&eacute;, y no los desamparar&eacute;.17. Ser&aacute;n vueltos atr&aacute;s, y en extremo confundidos, los que conf&iacute;an en las esculturas, y dicen &aacute; las estatuas de fundici&oacute;n: Vosotros sois nuestros dioses.18. Sordos, oid; y vosotros ciegos, mirad para ver.19. &iquest;Qui&eacute;n ciego, sino mi siervo? &iquest;qui&eacute;n sordo, como mi mensajero que envi&eacute;? &iquest;qui&eacute;n ciego como el perfecto, y ciego como el siervo de Jehov&aacute;,20. Que ve muchas cosas y no advierte, que abre los o&iacute;dos y no oye?21. Jehov&aacute; se complaci&oacute; por amor de su justicia en magnificar la ley y engrandecerla.22. Mas este es pueblo saqueado y hollado, todos ellos enlazados en cavernas y escondidos en c&aacute;rceles: son puestos &aacute; saco, y no hay quien libre; hollados, y no hay quien diga, Restituid.23. &iquest;Qui&eacute;n de vosotros oir&aacute; esto? &iquest;qui&eacute;n atender&aacute; y escuchar&aacute; en orden al porvernir?24. &iquest;Qui&eacute;n di&oacute; &aacute; Jacob en presa, y entreg&oacute; &aacute; Israel &aacute; saqueadores? &iquest;No fu&eacute; Jehov&aacute;, contra quien pecamos? y no quisieron andar en sus caminos, ni oyeron su ley.25. Por tanto derram&oacute; sobre &eacute;l el furor de su ira, y fuerza de guerra; p&uacute;sole fuego de todas partes, empero no entendi&oacute;; y encendi&oacute;le, mas no ha parado mientes.</p><a name="Isa.C3.ADas_43"></a><h2>Isa&iacute;as 43</h2><p>1. Y AHORA, as&iacute; dice Jehov&aacute; Criador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, Formador tuyo, oh Israel: No temas, fakporque yo te redim&iacute;; te puse nombre, m&iacute;o eres t&uacute;.2. Cuando pasares por las aguas, yo ser&eacute; contigo; y por los r&iacute;os, no te anegar&aacute;n. Cuando pasares por el fuego, no te quemar&aacute;s, ni la llama arder&aacute; en ti.3. Porque yo Jehov&aacute; Dios tuyo, el Santo de Israel, soy t&uacute; Salvador: &aacute; Egipto he dado por tu rescate, &aacute; Etiop&iacute;a y &aacute; Seba por ti.4. Porque en mis ojos fuiste de grande estima, fuiste honorable, y yo te am&eacute;: dar&eacute; pues hombres por ti, y naciones por tu alma.5. No temas, porque yo soy contigo; del oriente traer&eacute; tu generaci&oacute;n, y del occidente te recoger&eacute;.6. Dir&eacute; al aquil&oacute;n: Da ac&aacute;, y al mediod&iacute;a: No detengas: trae de lejos mis hijos, y mis hijas de los t&eacute;rminos de la tierra,7. Todos los llamados de mi nombre; para gloria m&iacute;a los cr&iacute;e, los form&eacute; y los hice.8. Sacad al pueblo ciego que tiene ojos, y &aacute; los sordos que tienen o&iacute;dos.9. Congr&eacute;guense &aacute; una todas las gentes, y j&uacute;ntense todos los pueblos: &iquest;qui&eacute;n de ellos hay que nos d&eacute; nuevas de esto, y que nos haga oir las cosas primeras? Presenten sus testigos, y justif&iacute;quense; oigan, y digan: Verdad.10. Vosotros sois mis testigos, dice Jehov&aacute;, y mi siervo que yo escog&iacute;; para que me conozc&aacute;is y cre&aacute;is, y entend&aacute;is que yo mismo soy; antes de m&iacute; no fu&eacute; formado Dios, ni lo ser&aacute; despu&eacute;s de m&iacute;.11. Yo, yo Jehov&aacute;, y fuera de m&iacute; no hay quien salve.12. Yo anunci&eacute;, y salv&eacute;, &eacute; hice oir, y no hubo entre vosotros extra&ntilde;o. Vosotros pues sois mis testigos, dice Jehov&aacute;, que yo soy Dios.13. Aun antes que hubiera d&iacute;a, yo era; y no hay quien de mi mano libre: si yo hiciere, &iquest;qui&eacute;n lo estorbar&aacute;?14. As&iacute; dice Jehov&aacute;, Redentor vuestro, el Santo de Israel: Por vosotros envi&eacute; &aacute; Babilonia, &eacute; hice descender fugitivos todos ellos, y clamor de Caldeos en las naves.15. Yo Jehov&aacute;, Santo vuestro, Criador de Israel, vuestro Rey.16. As&iacute; dice Jehov&aacute;, el que da camino en la mar, y senda en las aguas impetuosas;17. El que saca carro y caballo, ej&eacute;rcito y fuerza; caen juntamente para no levantarse; quedan extinguidos, como p&aacute;bilo quedan apagados.18. No os acord&eacute;is de las cosas pasadas, ni traig&aacute;is &aacute; memoria las cosas antiguas.19. He aqu&iacute; que yo hago cosa nueva: presto saldr&aacute; &aacute; luz: &iquest;no la sabr&eacute;is? Otra vez pondr&eacute; camino en el desierto, y r&iacute;os en la soledad.20. La bestia del campo me honrar&aacute;, los chacales, y los pollos del avestruz: porque dar&eacute; aguas en el desierto, r&iacute;os en la soledad, para que beba mi pueblo, mi escogido.21. Este pueblo cri&eacute; para m&iacute;, mis alabanzas publicar&aacute;.22. Y no me invocaste &aacute; m&iacute;, oh Jacob; antes, de m&iacute; te cansaste, oh Israel.23. No me trajiste &aacute; m&iacute; los animales de tus holocaustos, ni &aacute; m&iacute; me honraste con tus sacrificios: no te hice servir con presente, ni te hice fatigar con perfume.24. No compraste para m&iacute; ca&ntilde;a arom&aacute;tica por dinero, ni me saciaste con la grosura de tus sacrificios; antes me hiciste servir en tus pecados, me has fatigado con tus maldades.25. Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de m&iacute;; y no me acordar&eacute; de tus pecados.26. Hazme acordar, entremos en juicio juntamente; relata t&uacute; para abonarte.27. Tu primer padre pec&oacute;, y tus ense&ntilde;adores prevaricaron contra m&iacute;.28. Por tanto, yo profan&eacute; los pr&iacute;ncipes del santuario, y puse por anatema &aacute; Jacob, y por oprobio &aacute; Israel.</p><a name="Isa.C3.ADas_44"></a><h2>Isa&iacute;as 44</h2><p>1. AHORA pues oye, Jacob, siervo m&iacute;o, y t&uacute;, Israel, &aacute; quien yo escog&iacute;.2. As&iacute; dice Jehov&aacute;, Hacedor tuyo, y el que te form&oacute; desde el vientre, el cual te ayudar&aacute;: No temas, siervo m&iacute;o Jacob, y t&uacute;, Jeshurun, &aacute; quien yo escog&iacute;.3. Porque yo derramar&eacute; aguas sobre el secadal, y r&iacute;os sobre la tierra &aacute;rida: mi esp&iacute;ritu derramar&eacute; sobre tu generaci&oacute;n, y mi bendici&oacute;n sobre tus renuevos:4. Y brotar&aacute;n entre hierba, como sauces junto &aacute; las riberas de las aguas.5. Este dir&aacute;: Yo soy de Jehov&aacute;; el otro se llamar&aacute; del nombre de Jacob; y otro escribir&aacute; con su mano, A Jehov&aacute;, y se apellidar&aacute; con el nombre de Israel.6. As&iacute; dice Jehov&aacute;, Rey de Israel, y su Redentor, Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Yo el primero, y yo el postrero, y fuera de m&iacute; no hay Dios.7. &iquest;Y qui&eacute;n llamar&aacute; como yo, y denunciar&aacute; esto, y lo ordenar&aacute; por m&iacute;, desde que hice el pueblo antiguo? An&uacute;ncienles lo que viene, y lo que est&aacute; por venir.8. No tem&aacute;is, ni os amedrent&eacute;is: &iquest;no te lo hice oir desde antiguo, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte: no conozco ninguno.9. Los formadores de im&aacute;genes de talla, todos ellos son vanidad, y lo m&aacute;s precioso de ellos para nada es &uacute;til; y ellos mismos para su confusi&oacute;n son testigos, que ellos ni ven ni entienden.10. &iquest;Qui&eacute;n form&oacute; un dios, &oacute; qui&eacute;n fund&oacute; una estatua que para nada es de provecho?11. He aqu&iacute; que todos sus compa&ntilde;eros ser&aacute;n avergonzados, porque los mismos art&iacute;fices son de los hombres. Todos ellos se juntar&aacute;n, estar&aacute;n, se asombrar&aacute;n, y ser&aacute;n avergonzados &aacute; una.12. El herrero tomar&aacute; la tenaza, obrar&aacute; en las ascuas, dar&aacute;le forma con los martillos, y trabajar&aacute; en ella con la fuerza de su brazo: tiene luego hambre, y le faltan las fuerzas; no beber&aacute; agua, y se desmaya.13. El carpintero tiende la regla, se&ntilde;ala aqu&eacute;lla con almagre, l&aacute;brala con los cepillos, dale figura con el comp&aacute;s, h&aacute;cela en forma de var&oacute;n, &aacute; semejanza de hombre hermoso, para estar en casa.14. Cortar&aacute;se cedros, y tomar&aacute; encina y alcornoque, y entre los &aacute;rboles del bosque se esforzar&aacute;; plantar&aacute; pino, que se cr&iacute;e con la lluvia.15. De &eacute;l se servir&aacute; luego el hombre para quemar, y tomar&aacute; de ellos para calentarse; encender&aacute; tambi&eacute;n el horno, y cocer&aacute; panes: har&aacute; adem&aacute;s un dios, y lo adorar&aacute;; fabricar&aacute; un &iacute;dolo, y arrodillar&aacute;se delante de &eacute;l.16. Parte del le&ntilde;o quemar&aacute; en el fuego; con parte de &eacute;l comer&aacute; carne, aderezar&aacute; asado, y se saciar&aacute;; despu&eacute;s se calentar&aacute;, y dir&aacute;: &iexcl;Oh! heme calentado, he visto el fuego;17. Y torna su sobrante en un dios, en su escultura; hum&iacute;llase delante de ella, ad&oacute;rala, y ru&eacute;gale diciendo: L&iacute;brame, que mi dios eres t&uacute;.18. No supieron ni entendieron: porque encostrados est&aacute;n sus ojos para no ver, y su coraz&oacute;n para no entender.19. No discurre para consigo, no tiene sentido ni entendimiento para decir: Parte de esto quem&eacute; en el fuego, y sobre sus brasas coc&iacute; pan, as&eacute; carne, y com&iacute;la; &iquest;he de tornar en una abominaci&oacute;n lo restante de ello? &iquest;delante de un tronco de &aacute;rbol tengo de humillarme?20. De ceniza se apacienta; su coraz&oacute;n enga&ntilde;ado le desv&iacute;a, para que no libre su alma, ni diga: &iquest;No hay una mentira &aacute; mi mano derecha?21. Acu&eacute;rdate de estas cosas, oh Jacob, &eacute; Israel, pues que t&uacute; mi siervo eres: Yo te form&eacute;; siervo m&iacute;o eres t&uacute;: Israel, no me olvides.22. Yo deshice como &aacute; nube tus rebeliones, y como &aacute; niebla tus pecados: t&oacute;rnate &aacute; m&iacute;, porque yo te redim&iacute;.23. Cantad loores, oh cielos, porque Jehov&aacute; lo hizo; gritad con j&uacute;bilo, lugares bajos de la tierra; prorrumpid, montes, en alabanza; bosque, y todo &aacute;rbol que en &eacute;l est&aacute;: porque Jehov&aacute; redimi&oacute; &aacute; Jacob, y en Israel ser&aacute; glorificado.24. As&iacute; dice Jehov&aacute;, tu Redentor, y formador tuyo desde el vientre: Yo Jehov&aacute;, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por m&iacute; mismo;25. Que deshago las se&ntilde;ales de los adivinos, y enloquezco &aacute; los agoreros; que hago tornar atr&aacute;s los sabios, y desvanezco su sabidur&iacute;a;26. Que despierta la palabra de su siervo, y cumple el consejo de sus mensajeros; que dice &aacute; Jerusalem: Ser&aacute;s habitada; y &aacute; las ciudades de Jud&aacute;: Reedificadas ser&aacute;n, y sus ruinas levantar&eacute;;27. Que dice al profundo: S&eacute;cate, y tus r&iacute;os har&eacute; secar;28. Que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplir&aacute; todo lo que yo quiero, en diciendo &aacute; Jerusalem, Ser&aacute;s edificada; y al templo: Ser&aacute;s fundado.</p><a name="Isa.C3.ADas_45"></a><h2>Isa&iacute;as 45</h2><p>1. ASI dice Jehov&aacute; &aacute; su ungido, &aacute; Ciro, al cual tom&eacute; yo por su mano derecha, para sujetar gentes delante de &eacute;l y desatar lomos de reyes; para abrir delante de &eacute;l puertas, y las puertas no se cerrar&aacute;n:2. Yo ir&eacute; delante de ti, y enderezar&eacute; las tortuosidades; quebrantar&eacute; puertas de bronce, y cerrojos de hierro har&eacute; pedazos;3. Y te dar&eacute; los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados; para que sepas que yo soy Jehov&aacute;, el Dios de Israel, que te pongo nombre.4. Por amor de mi siervo Jacob, y de Israel mi escogido, te llam&eacute; por tu nombre; p&uacute;sete sobrenombre, aunque no me conociste.5. Yo Jehov&aacute;, y ninguno m&aacute;s hay: no hay Dios fuera de m&iacute;. Yo te ce&ntilde;ir&eacute;, aunque t&uacute; no me conociste;6. Para que se sepa desde el nacimiento del sol, y desde donde se pone, que no hay m&aacute;s que yo; yo Jehov&aacute;, y ninguno m&aacute;s que yo:7. Que formo la luz y cr&iacute;o las tinieblas, que hago la paz y cr&iacute;o el mal. Yo Jehov&aacute; que hago todo esto.8. Rociad, cielos, de arriba, y las nubes destilen la justicia; &aacute;brase la tierra, y prod&uacute;zcanse la salud y la justicia; h&aacute;ganse brotar juntamente. Yo Jehov&aacute; lo cri&eacute;.9. &iexcl;Ay del que pleitea con su Hacedor! &iexcl;el tiesto con los tiestos de la tierra! &iquest;Dir&aacute; el barro al que lo labra: Qu&eacute; haces; &oacute; tu obra: No tiene manos?10. &iexcl;Ay del que dice al padre: &iquest;Por qu&eacute; engendraste? y &aacute; la mujer: &iquest;Por qu&eacute; pariste?11. As&iacute; dice Jehov&aacute;, el Santo de Israel, y su Formador: Preguntadme de las cosas por venir; mandadme acerca de mis hijos, y acerca de la obra de mis manos.12. Yo hice la tierra, y cri&eacute; sobre ella al hombre. Yo, mis manos, extendieron los cielos, y &aacute; todo su ej&eacute;rcito mand&eacute;.13. Yo lo despert&eacute; en justicia, y enderezar&eacute; todos sus caminos; &eacute;l edificar&aacute; mi ciudad, y soltar&aacute; mis cautivos, no por precio ni por dones, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.14. As&iacute; dice Jehov&aacute;: El trabajo de Egipto, las mercader&iacute;as de Etiop&iacute;a, y los Sabeos hombres agigantados, se pasar&aacute;n &aacute; ti, y ser&aacute;n tuyos; ir&aacute;n en pos de ti, pasar&aacute;n con grillos: &aacute; ti har&aacute;n reverencia, y &aacute; ti suplicar&aacute;n, diciendo: Cierto, en ti est&aacute; Dios, y no hay otro fuera de Dios.15. Verdaderamente t&uacute; eres Dios que te encubres, Dios de Israel, que salvas.16. Confusos y avergonzados ser&aacute;n todos ellos; ir&aacute;n con afrenta todos los fabricadores de im&aacute;genes.17. Israel es salvo en Jehov&aacute; con salud eterna; no os avergonzar&eacute;is, ni os afrentar&eacute;is, por todos los siglos.18. Porque as&iacute; dijo Jehov&aacute;, que cri&oacute; los cielos, &eacute;l es Dios, el que form&oacute; la tierra, el que la hizo y la compuso; no la cri&oacute; en vano, para que fuese habitada la cri&oacute;: Yo Jehov&aacute;, y ninguno m&aacute;s que yo.19. No habl&eacute; en escondido, en lugar de tierra de tinieblas; no dije &aacute; la generaci&oacute;n de Jacob: En vano me busc&aacute;is. Yo soy Jehov&aacute; que hablo justicia, que anuncio rectitud.20. Reun&iacute;os, y venid; allegaos, todos los escapados de las gentes: no saben aquellos que erigen el madero de su escultura, y los que ruegan al dios que no salva.21. Publicad, y haced llegar, y entren todos en consulta: &iquest;qui&eacute;n hizo oir esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino yo Jehov&aacute;? Y no hay m&aacute;s Dios que yo; Dios justo y Salvador: ning&uacute;n otro fuera de m&iacute;.22. Mirad &aacute; m&iacute;, y sed salvos, todos los t&eacute;rminos de la tierra: porque yo soy Dios, y no hay m&aacute;s.23. Por m&iacute; hice juramento, de mi boca sali&oacute; palabra en justicia, y no ser&aacute; revocada. Que &aacute; m&iacute; se doblar&aacute; toda rodilla, jurar&aacute; toda lengua.24. Y dir&aacute;se de m&iacute;: Ciertamente en Jehov&aacute; est&aacute; la justicia y la fuerza: &aacute; &eacute;l vendr&aacute;n, y todos los que contra &eacute;l se enardecen, ser&aacute;n avergonzados.25. En Jehov&aacute; ser&aacute; justificada y se gloriar&aacute; toda la generaci&oacute;n de Israel.</p><a name="Isa.C3.ADas_46"></a><h2>Isa&iacute;as 46</h2><p>1. POSTROSE Bel, abati&oacute;se Nebo; sus simulacros fueron puestos sobre bestias, y sobre animales de carga: os llevar&aacute;n cargados de vosotros, carga penosa.2. Fueron humillados, fueron abatidos juntamente; no pudieron escaparse de la carga, sino que tuvieron ellos mismos que ir en cautiverio.3. Oidme, oh casa de Jacob, y todo el resto de la casa de Israel, los que sois tra&iacute;dos por m&iacute; desde el vientre, los que sois llevados desde la matriz.4. Y hasta la vejez yo mismo, y hasta las canas os soportar&eacute; yo: yo hice, yo llevar&eacute;, yo soportar&eacute; y guardar&eacute;.5. &iquest;A qui&eacute;n me asemej&aacute;is, y me igual&aacute;is, y me compar&aacute;is, para que sea semejante?6. Sacan oro del talego, y pesan plata con balanzas, alquilan un platero para hacer un dios de ello; hum&iacute;llanse y adoran.7. Echanselo sobre los hombros, ll&eacute;vanlo, y asi&eacute;ntanlo en su lugar; all&iacute; se est&aacute;, y no se mueve de su sitio. Danle voces, y tampoco responde, ni libra de la tribulaci&oacute;n.8. Acordaos de esto, y tened verg&uuml;enza, tornad en vosotros, prevaricadores.9. Acordaos de las cosas pasadas desde el siglo; porque yo soy Dios, y no hay m&aacute;s Dios, y nada hay &aacute; m&iacute; semejante;10. Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde antiguo lo que aun no era hecho; que digo: Mi consejo permanecer&aacute;, y har&eacute; todo lo que quisiere;11. Que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al var&oacute;n de mi consejo. Yo habl&eacute;, y lo har&eacute; venir: he lo pensado, y tambi&eacute;n lo har&eacute;.12. Oidme, duros de coraz&oacute;n, que est&aacute;is lejos de la justicia.13. Har&eacute; que se acerque mi justicia, no se alejar&aacute;: y mi salud no se detendr&aacute;. Y pondr&eacute; salud en Si&oacute;n, y mi gloria en Israel.</p><a name="Isa.C3.ADas_47"></a><h2>Isa&iacute;as 47</h2><p>1. DESCIENDE, y si&eacute;ntate en el polvo, virgen hija de Babilonia, si&eacute;ntate en la tierra sin trono, hija de los Caldeos: que nunca m&aacute;s te llamar&aacute;n tierna y delicada.2. Toma el molino, y muele harina: descubre tus guedejas, descalza los pies, descubre las piernas, pasa los r&iacute;os.3. Descubierta ser&aacute; tu verg&uuml;enza, y tu deshonor ser&aacute; visto: tomar&eacute; venganza, y no encontrar&eacute; hombre.4. Nuestro Redentor, Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos es su nombre, el Santo de Israel.5. Si&eacute;ntate, calla, y entra en tinieblas, hija de los Caldeos: porque nunca m&aacute;s te llamar&aacute;n se&ntilde;ora de reinos.6. Enoj&eacute;me contra mi pueblo, profan&eacute; mi heredad, y entregu&eacute;los en tu mano: no les hiciste misericordias; sobre el viejo agravaste mucho tu yugo.7. Y dijiste: Para siempre ser&eacute; se&ntilde;ora: y no has pensado en esto, ni te acordaste de tu postrimer&iacute;a.8. Oye pues ahora esto, delicada, la que est&aacute; sentada confiadamente, la que dice en su coraz&oacute;n: Yo soy, y fuera de m&iacute; no hay m&aacute;s; no quedar&eacute; viuda, ni conocer&eacute; orfandad.9. Estas dos cosas te vendr&aacute;n de repente en un mismo d&iacute;a, orfandad y viudez: en toda su perfecci&oacute;n vendr&aacute;n sobre ti, por la multitud de tus adivinanzas, y por la copia de tus muchos ag&uuml;eros.10. Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabidur&iacute;a y tu misma ciencia te enga&ntilde;aron, y dijiste en tu coraz&oacute;n: Yo, y no m&aacute;s.11. Vendr&aacute; pues sobre ti mal, cuyo nacimiento no sabr&aacute;s: caer&aacute; sobre ti quebrantamiento, el cual no podr&aacute;s remediar: y destrucci&oacute;n que no sabr&aacute;s, vendr&aacute; de repente sobre ti.12. Est&aacute;te ahora en tus encantamentos, y con la multitud de tus ag&uuml;eros, en los cuales te fatigaste desde tu ni&ntilde;ez; quiz&aacute; podr&aacute;s mejorarte, quiz&aacute; te fortificar&aacute;s.13. Haste fatigado en la multitud de tus consejos. Parezcan ahora y defi&eacute;ndante los contempladores de los cielos, los especuladores de las estrellas, los que contaban los meses, para pronosticar lo que vendr&aacute; sobre ti.14. He aqu&iacute; que ser&aacute;n como tamo; fuego los quemar&aacute;, no salvar&aacute;n sus vidas del poder de la llama; no quedar&aacute; brasa para calentarse, ni lumbre &aacute; la cual se sienten.15. As&iacute; te ser&aacute;n aquellos con quienes te fatigaste, tus negociantes desde tu ni&ntilde;ez: cada uno echar&aacute; por su camino, no habr&aacute; quien te salve. t</p><a name="Isa.C3.ADas_48"></a><h2>Isa&iacute;as 48</h2><p>1. OID esto, casa de Jacob, que os llam&aacute;is del nombre de Israel, los que salieron de las aguas de Jud&aacute;, los que juran en el nombre de Jehov&aacute;, y hacen memoria del Dios de Israel, mas no en verdad ni en justicia:2. Porque de la santa ciudad se nombran, y en el Dios de Israel conf&iacute;an: su nombre, Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.3. Lo que pas&oacute;, ya antes lo dije; y de mi boca sali&oacute;; publiqu&eacute;lo, h&iacute;celo presto, y vino &aacute; ser.4. Porque conozco que eres duro, y nervio de hierro tu cerviz, y tu frente de metal,5. D&iacute;jetelo ya d&iacute;as h&aacute;; antes que viniese te lo ense&ntilde;&eacute;, porque no dijeses: Mi &iacute;dolo lo hizo, mis estatuas de escultura y de fundici&oacute;n mandaron estas cosas.6. O&iacute;stelo, v&iacute;stelo todo; &iquest;y no lo anunciar&eacute;is vosotros? Ahora pues te he hecho oir nuevas y ocultas cosas que t&uacute; no sab&iacute;as.7. Ahora han sido criadas, no en d&iacute;as pasados; ni antes de este d&iacute;a las hab&iacute;as o&iacute;do, porque no digas: He aqu&iacute; que yo lo sab&iacute;a.8. S&iacute;, nunca lo hab&iacute;as o&iacute;do, ni nunca lo hab&iacute;as conocido; ciertamente no se abri&oacute; antes tu oreja; porque sab&iacute;a que desleal hab&iacute;as de desobedecer, por tanto te llam&eacute; rebelde desde el vientre.9. Por amor de mi nombre dilatar&eacute; mi furor, y para alabanza m&iacute;a te dar&eacute; largas, para no talarte.10. He aqu&iacute; te he purificado, y no como &aacute; plata; hete escogido en horno de aflicci&oacute;n.11. Por m&iacute;, por amor de m&iacute; lo har&eacute;, para que no sea amancillado mi nombre, y mi honra no la dar&eacute; &aacute; otro.12. Oyeme, Jacob, y t&uacute;, Israel, llamado de m&iacute;: Yo mismo, yo el primero, yo tambi&eacute;n el postrero.13. Mi mano fund&oacute; tambi&eacute;n la tierra, y mi mano derecha midi&oacute; los cielo con el palmo; en llam&aacute;ndolos yo, parecieron juntamente.14. Juntaos todos vosotros, y oid. &iquest;Qui&eacute;n hay entre ellos que anuncie estas cosas? Jehov&aacute; lo am&oacute;, el cual ejecutar&aacute; su voluntad en Babilonia, y su brazo en los Caldeos.15. Yo, yo habl&eacute;, y le llam&eacute;, y le traje; por tanto ser&aacute; prosperado su camino.16. Allegaos &aacute; m&iacute;, oid esto; desde el principio no habl&eacute; en escondido; desde que la cosa se hizo, estuve all&iacute;: y ahora el Se&ntilde;or Jehov&aacute; me envi&oacute;, y su esp&iacute;ritu.17. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute;, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo Jehov&aacute; Dios tuyo, que te ense&ntilde;a provechosamente, que te encamina por el camino que andas.18. &iexcl;Ojal&aacute; miraras t&uacute; &aacute; mis mandamientos! fuera entonces tu paz como un r&iacute;o, y tu justicia como las ondas de la mar.19. Fuera como la arena tu simiente, y los renuevos de tus entra&ntilde;as como las pedrezuelas de ella; nunca su nombre fuera cortado, ni ra&iacute;do de mi presencia.20. Salid de Babilonia, huid de entre los Caldeos; dad nuevas de esto con voz de alegr&iacute;a, publicadlo, llevadlo hasta lo postrero de la tierra: decid: Redimi&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Jacob su siervo.21. Y no tuvieron sed cuando los llev&oacute; por los desiertos; h&iacute;zoles correr agua de la piedra: cort&oacute; la pe&ntilde;a, y corrieron aguas.22. No hay paz para los malos, dijo Jehov&aacute;.</p><a name="Isa.C3.ADas_49"></a><h2>Isa&iacute;as 49</h2><p>1. OIDME, islas, y escuchad, pueblos lejanos: Jehov&aacute; me llam&oacute; desde el vientre; desde las entra&ntilde;as de mi madre tuvo mi nombre en memoria.2. Y puso mi boca como espada aguda, cubri&oacute;me con la sombra de su mano; y p&uacute;some por saeta limpia, guard&oacute;me en su aljaba.3. Y d&iacute;jome: Mi siervo eres, oh Israel, que en ti me gloriar&eacute;.4. Yo empero dije: Por dem&aacute;s he trabajado, en vano y sin provecho he consumido mi fortaleza; mas mi juicio est&aacute; delante de Jehov&aacute;, y mi recompensa con mi Dios.5. Ahora pues, dice Jehov&aacute;, el que me form&oacute; desde el vientre por su siervo, para que convierta &aacute; &eacute;l &aacute; Jacob. Bien que Israel no se juntar&aacute;, con todo, estimado ser&eacute; en los ojos de Jehov&aacute;, y el Dios m&iacute;o ser&aacute; mi fortaleza.6. Y dijo: Poco es que t&uacute; me seas siervo para levantar las tribus de Jacob, y para que restaures los asolamientos de Israel: tambi&eacute;n te d&iacute; por luz de las gentes, para que seas mi salud hasta lo postrero de la tierra.7. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute;, Redentor de Israel, el Santo suyo, al menospreciado de alma, al abominado de las gentes, al siervo de los tiranos. Ver&aacute;n reyes, y levantar&aacute;nse pr&iacute;ncipes, y adorar&aacute;n por Jehov&aacute;; porque fiel es el Santo de Israel, el cual te escogi&oacute;.8. As&iacute; dijo Jehov&aacute;: En hora de contentamiento te o&iacute;, y en el d&iacute;a de salud te ayud&eacute;: y guardarte he, y te dar&eacute; por alianza del pueblo, para que levantes la tierra, para que heredes asoladas heredades;9. Para que digas &aacute; los presos: Salid; y &aacute; los que est&aacute;n en tinieblas: Manifestaos. En los caminos ser&aacute;n apacentados, y en todas las cumbres ser&aacute;n sus pastos.10. No tendr&aacute;n hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligir&aacute;; porque el que tiene de ellos misericordia los guiar&aacute;, y los conducir&aacute; &aacute; manaderos de aguas.11. Y tornar&eacute; camino todos mis montes, y mis calzadas ser&aacute;n levantadas.12. He aqu&iacute; estos vendr&aacute;n de lejos; y he aqu&iacute; estotros del norte y del occidente, y estotros de la tierra de los Sineos.13. Cantad alabanzas, oh cielos, y al&eacute;grate, tierra; y prorrumpid en alabanzas, oh montes: porque Jehov&aacute; ha consolado su pueblo, y de sus pobres tendr&aacute; misericordia.14. Mas Si&oacute;n dijo: Dej&oacute;me Jehov&aacute;, y el Se&ntilde;or se olvid&oacute; de m&iacute;.15. &iquest;Olvidar&aacute;se la mujer de lo que pari&oacute;, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque se olviden ellas, yo no me olvidar&eacute; de ti.16. He aqu&iacute; que en las palmas te tengo esculpida: delante de m&iacute; est&aacute;n siempre tus muros.17. Tus edificadores vendr&aacute;n aprisa; tus destruidores y tus asoladores saldr&aacute;n de ti.18. Alza tus ojos alrededor, y mira: todos estos se han reunido, han venido &aacute; ti. Vivo yo, dice Jehov&aacute;, que de todos, como de vestidura de honra, ser&aacute;s vestida; y de ellos ser&aacute;s ce&ntilde;ida como novia.19. Porque tus asolamientos, y tus ruinas, y tu tierra desierta, ahora ser&aacute; angosta por la multitud de los moradores; y tus destruidores ser&aacute;n apartados lejos.20. Aun los hijos de tu orfandad dir&aacute;n &aacute; tus o&iacute;dos: Angosto es para m&iacute; este lugar; ap&aacute;rtate por amor de m&iacute;, para que yo more.21. Y dir&aacute;s en tu coraz&oacute;n: &iquest;Qui&eacute;n me engendr&oacute; estos? porque yo deshijada estaba y sola, peregrina y desterrada: &iquest;qui&eacute;n pues cri&oacute; &eacute;stos? He aqu&iacute; yo estaba dejada sola: &eacute;stos &iquest;d&oacute;nde estaban?22. As&iacute; dijo el Se&ntilde;or Jehov&aacute;: He aqu&iacute;, yo alzar&eacute; mi mano &aacute; las gentes, y &aacute; los pueblos levantar&eacute; mi bandera; y traer&aacute;n en brazos tus hijos, y tus hijas ser&aacute;n tra&iacute;das en hombros.23. Y reyes ser&aacute;n tus ayos, y sus reinas tus amas de leche; el rostro inclinado &aacute; tierra te adorar&aacute;n, y lamer&aacute;n el polvo de tus pies: y conocer&aacute;s que yo soy Jehov&aacute;, que no se avergonzar&aacute;n los que me esperan.24. &iquest;Ser&aacute; quitada la presa al valiente? &oacute; &iquest;libertar&aacute;se la cautividad leg&iacute;tima?25. As&iacute; empero dice Jehov&aacute;: Cierto, la cautividad ser&aacute; quitada al valiente, y la presa del robusto ser&aacute; librada; y tu pleito yo lo pleitear&eacute;, y yo salvar&eacute; &aacute; tus hijos.26. Y &aacute; los que te despojaron har&eacute; comer sus carnes, y con su sangre ser&aacute;n embriagados como mosto; y conocer&aacute; toda carne que yo Jehov&aacute; soy Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob.</p><a name="Isa.C3.ADas_50"></a><h2>Isa&iacute;as 50</h2><p>1. ASI dijo Jehov&aacute;: &iquest;Qu&eacute; es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudi&eacute;? &iquest;&oacute; qui&eacute;nes son mis acreedores, &aacute; quienes os he yo vendido? He aqu&iacute; que por vuestras maldades sois vendidos, y por vuestras rebeliones fu&eacute; repudiada vuestra madre:2. Porque vine, y nadie pareci&oacute;; llam&eacute;, y nadie respondi&oacute;. &iquest;Ha llegado &aacute; acortarse mi mano, para no redimir? &iquest;no hay en m&iacute; poder para librar? He aqu&iacute; que con mi reprensi&oacute;n hago secar la mar; torno los r&iacute;os en desierto, hasta pudrirse sus peces, y morirse de sed por falta de agua.3. Visto de oscuridad los cielos, y torno como saco su cobertura.4. El Se&ntilde;or Jehov&aacute; me di&oacute; lengua de sabios, para saber hablar en saz&oacute;n palabra al cansado; despertar&aacute; de ma&ntilde;ana, despertar&aacute;me de ma&ntilde;ana o&iacute;do, para que oiga como los sabios.5. El Se&ntilde;or Jehov&aacute; me abri&oacute; el o&iacute;do, y yo no fu&iacute; rebelde, ni me torn&eacute; atr&aacute;s.6. D&iacute; mi cuerpo &aacute; los heridores, y mis mejillas &aacute; los que me mesaban el cabello: no escond&iacute; mi rostro de las injurias y esputos.7. Porque el Se&ntilde;or Jehov&aacute; me ayudar&aacute;; por tanto no me avergonc&eacute;: por eso puse mi rostro como un pedernal, y s&eacute; que no ser&eacute; avergonzado.8. Cercano est&aacute; de m&iacute; el que me justifica; &iquest;qui&eacute;n contender&aacute; conmigo? junt&eacute;monos. &iquest;Qui&eacute;n es el adversario de mi causa? ac&eacute;rquese &aacute; m&iacute;.9. He aqu&iacute; que el Se&ntilde;or Jehov&aacute; me ayudar&aacute;; &iquest;qui&eacute;n hay que me condene? He aqu&iacute; que todos ellos como ropa de vestir se envejecer&aacute;n, los comer&aacute; polilla.10. &iquest;Qui&eacute;n hay entre vosotros que teme &aacute; Jehov&aacute;, y oye la voz de su siervo? el que anda en tinieblas y carece de luz, conf&iacute;e en el nombre de Jehov&aacute;, y ap&oacute;yese en su Dios.11. He aqu&iacute; que todos vosotros encend&eacute;is fuego, y est&aacute;is cercados de centellas: andad &aacute; la luz de vuestro fuego, y &aacute; las centellas que encendisteis. De mi mano os vendr&aacute; esto; en dolor ser&eacute;is sepultados.</p><a name="Isa.C3.ADas_51"></a><h2>Isa&iacute;as 51</h2><p>1. OIDME, los que segu&iacute;s justicia, los que busc&aacute;is &aacute; Jehov&aacute;: mirad &aacute; la piedra de donde fuisteis cortados, y &aacute; la caverna de la fosa de donde fuisteis arrancados.2. Mirad &aacute; Abraham vuestro padre, y &aacute; Sara que os pari&oacute;; porque solo lo llam&eacute;, y bend&iacute;jelo, y multipliqu&eacute;lo.3. Ciertamente consolar&aacute; Jehov&aacute; &aacute; Si&oacute;n: consolar&aacute; todas sus soledades, y tornar&aacute; su desierto como para&iacute;so, y su soledad como huerto de Jehov&aacute;; hallarse ha en ella alegr&iacute;a y gozo, alabanza y voz de cantar.4. Estad atentos &aacute; m&iacute;, pueblo m&iacute;o, y oidme, naci&oacute;n m&iacute;a; porque de m&iacute; saldr&aacute; la ley, y mi juicio descubrir&eacute; para luz de pueblos.5. Cercana est&aacute; mi justicia, salido ha mi salud, y mis brazos juzgar&aacute;n &aacute; los pueblos: &aacute; m&iacute; esperar&aacute;n las islas, y en mi brazo pondr&aacute;n su esperanza.6. Alzad &aacute; los cielos vuestros ojos, y mirad abajo &aacute; la tierra: porque los cielos ser&aacute;n deshechos como humo, y la tierra se envejecer&aacute; como ropa de vestir, y de la misma manera perecer&aacute;n sus moradores: mas mi salud ser&aacute; para siempre, mi justicia no perecer&aacute;.7. Oidme, los que conoc&eacute;is justicia, pueblo en cuyo coraz&oacute;n est&aacute; mi ley. No tem&aacute;is afrenta de hombre, ni desmay&eacute;is por sus denuestos.8. Porque como &aacute; vestidura los comer&aacute; polilla, como &aacute; lana los comer&aacute; gusano; mas mi justicia permanecer&aacute; perpetuamente, y mi salud por siglos de siglos.9. Despi&eacute;rtate, despi&eacute;rtate, v&iacute;stete de fortaleza, oh brazo de Jehov&aacute;; despi&eacute;rtate como en el tiempo antiguo, en los siglos pasados. &iquest;No eres t&uacute; el que cort&oacute; &aacute; Rahab, y el que hiri&oacute; al drag&oacute;n?10. &iquest;No eres t&uacute; el que sec&oacute; la mar, las aguas del grande abismo; el que al profundo de la mar torn&oacute; en camino, para que pasasen los redimidos?11. Cierto, tornar&aacute;n los redimidos de Jehov&aacute;, volver&aacute;n &aacute; Si&oacute;n cantando, y gozo perpetuo ser&aacute; sobre sus cabezas: poseer&aacute;n gozo y alegr&iacute;a, y el dolor y el gemido huir&aacute;n.12. Yo, yo soy vuestro consolador. &iquest;Qui&eacute;n eres t&uacute; para que tengas temor del hombre, que es mortal, del hijo del hombre, que por heno ser&aacute; contado?13. Y haste ya olvidado de Jehov&aacute; tu Hacedor, que extendi&oacute; los cielos y fund&oacute; la tierra; y todo el d&iacute;a temiste continuamente del furor del que aflige, cuando se dispon&iacute;a para destruir: mas &iquest;en d&oacute;nde est&aacute; el furor del que aflige?14. El preso se da prisa para ser suelto, por no morir en la mazmorra, ni que le falte su pan.15. Empero yo Jehov&aacute;, que parto la mar, y suenan sus ondas, soy tu Dios, cuyo nombre es Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.16. Y en tu boca he puesto mis palabras, y con la sombra de mi mano te cubr&iacute;, para que plantase los cielos y fundase la tierra, y que dijese &aacute; Si&oacute;n: Pueblo m&iacute;o eres t&uacute;.17. Despierta, despierta, lev&aacute;ntate, oh Jerusalem, que bebiste de la mano de Jehov&aacute; el c&aacute;liz de su furor; las heces del c&aacute;liz de aturdimiento bebiste, y chupaste.18. De todos los hijos que pari&oacute;, no hay quien la gobierne; ni quien la tome por su mano de todos los hijos que cri&oacute;.19. Estas dos cosas te han acaecido; &iquest;qui&eacute;n se doler&aacute; de ti? asolamiento y quebrantamiento, hambre y espada. &iquest;Qui&eacute;n te consolar&aacute;?20. Tus hijos desmayaron, estuvieron tendidos en las encrucijadas de todos los caminos, como buey montaraz en la red, llenos del furor de Jehov&aacute;, de la ira del Dios tuyo.21. Oye pues ahora esto, miserable, ebria, y no de vino:22. As&iacute; dijo tu Se&ntilde;or Jehov&aacute;, y tu Dios, el cual pleitea por su pueblo: He aqu&iacute; he quitado de tu mano el c&aacute;liz de aturdimiento, la hez del c&aacute;liz de mi furor; nunca m&aacute;s lo beber&aacute;s:23. Y ponerlo he en mano de tus angustiadores que dijeron &aacute; tu alma: Enc&oacute;rvate, y pasaremos. Y t&uacute; pusiste tu cuerpo como tierra, y como camino, &aacute; los que pasan.</p><a name="Isa.C3.ADas_52"></a><h2>Isa&iacute;as 52</h2><p>1. DESPIERTA, despierta, v&iacute;stete tu fortaleza, oh Si&oacute;n; v&iacute;stete tu ropa de hermosura, oh Jerusalem, ciudad santa: porque nunca m&aacute;s acontecer&aacute; que venga &aacute; ti incircunciso ni inmundo.2. Sac&uacute;dete del polvo; lev&aacute;ntate y si&eacute;ntate, Jerusalem; su&eacute;ltate de las ataduras de tu cuello, cautiva hija de Si&oacute;n.3. Porque as&iacute; dice Jehov&aacute;: De balde fuisteis vendidos; por tanto, sin dinero ser&eacute;is rescatados.4. Porque as&iacute; dijo el Se&ntilde;or Jehov&aacute;: Mi pueblo descendi&oacute; &aacute; Egipto en tiempo pasado, para peregrinar all&aacute;; y el Assur lo cautiv&oacute; sin raz&oacute;n.5. Y ahora &iquest;qu&eacute; &aacute; m&iacute; aqu&iacute;, dice Jehov&aacute;, ya que mi pueblo sea llevado sin por qu&eacute;? Y los que en &eacute;l se ense&ntilde;orean, lo hacen aullar, dice Jehov&aacute;, y continuamente es blasfemado mi nombre todo el d&iacute;a.6. Por tanto, mi pueblo sabr&aacute; mi nombre por esta causa en aquel d&iacute;a: porque yo mismo que hablo, he aqu&iacute; estar&eacute; presente.7. &iexcl;Cu&aacute;n hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que publica la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salud, del que dice &aacute; Si&oacute;n: Tu Dios reina!8. &iexcl;Voz de tus atalayas! alzar&aacute;n la voz, juntamente dar&aacute;n voces de j&uacute;bilo; porque ojo &aacute; ojo ver&aacute;n que Jehov&aacute; vuelve &aacute; traer &aacute; Si&oacute;n.9. Cantad alabanzas, alegraos juntamente, soledades de Jerusalem: porque Jehov&aacute; ha consolado su pueblo, &aacute; Jerusalem ha redimido.10. Jehov&aacute; desnud&oacute; el brazo de su santidad ante los ojos de todas las gentes; y todos los t&eacute;rminos de la tierra ver&aacute;n la salud del Dios nuestro.11. Apartaos, apartaos, salid de ah&iacute;, no toqu&eacute;is cosa inmunda; salid de en medio de ella; limpiaos los que llev&aacute;is los vasos de Jehov&aacute;.12. Porque no saldr&eacute;is apresurados, ni ir&eacute;is huyendo; porque Jehov&aacute; ir&aacute; delante de vosotros, y os congregar&aacute; el Dios de Israel.13. He aqu&iacute; que mi siervo ser&aacute; prosperado, ser&aacute; engrandecido y ensalzado, y ser&aacute; muy sublimado.14. Como se pasmaron de ti muchos, en tanta manera fu&eacute; desfigurado de los hombres su parecer; y su hermosura m&aacute;s que la de los hijos de los hombres.15. Empero &eacute;l rociar&aacute; muchas gentes: los reyes cerrar&aacute;n sobre &eacute;l sus bocas; porque ver&aacute;n lo que nunca les fu&eacute; contado, y entender&aacute;n lo que jam&aacute;s hab&iacute;an o&iacute;do.</p><a name="Isa.C3.ADas_53"></a><h2>Isa&iacute;as 53</h2><p>1. &iquest;QUI&Eacute;N ha cre&iacute;do &aacute; nuestro anuncio? &iquest;y sobre qui&eacute;n se ha manifestado el brazo de Jehov&aacute;?2. Y subir&aacute; cual renuevo delante de &eacute;l, y como ra&iacute;z de tierra seca: no hay parecer en &eacute;l, ni hermosura: verlo hemos, mas sin atractivo para que le deseemos.3. Despreciado y desechado entre los hombres, var&oacute;n de dolores, experimentado en quebranto: y como que escondimos de &eacute;l el rostro, fu&eacute; menospreciado, y no lo estimamos.4. Ciertamente llev&oacute; &eacute;l nuestras enfermedades, y sufri&oacute; nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.5. Mas &eacute;l herido fu&eacute; por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre &eacute;l; y por su llaga fuimos nosotros curados.6. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apart&oacute; por su camino: mas Jehov&aacute; carg&oacute; en &eacute;l el pecado de todos nosotros.7. Angustiado &eacute;l, y afligido, no abri&oacute; su boca: como cordero fu&eacute; llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeci&oacute;, y no abri&oacute; su boca.8. De la c&aacute;rcel y del juicio fu&eacute; quitado; y su generaci&oacute;n &iquest;qui&eacute;n la contar&aacute;? Porque cortado fu&eacute; de la tierra de los vivientes; por la rebeli&oacute;n de mi pueblo fu&eacute; herido.9. Y dip&uacute;sose con los imp&iacute;os su sepultura, mas con los ricos fu&eacute; en su muerte; porque nunca hizo &eacute;l maldad, ni hubo enga&ntilde;o en su boca.10. Con todo eso Jehov&aacute; quiso quebrantarlo, sujet&aacute;ndole &aacute; padecimiento. Cuando hubiere puesto su vida en expiaci&oacute;n por el pecado, ver&aacute; linaje, vivir&aacute; por largos d&iacute;as, y la voluntad de Jehov&aacute; ser&aacute; en su mano prosperada.11. Del trabajo de su alma ver&aacute; y ser&aacute; saciado; con su conocimiento justificar&aacute; mi siervo justo &aacute; muchos, y &eacute;l llevar&aacute; las iniquidades de ellos.12. Por tanto yo le dar&eacute; parte con los grandes, y con los fuertes repartir&aacute; despojos; por cuanto derram&oacute; su vida hasta la muerte, y fu&eacute; contado con los perversos, habiendo &eacute;l llevado el pecado de muchos y orado por los transgresores.</p><a name="Isa.C3.ADas_54"></a><h2>Isa&iacute;as 54</h2><p>1. AL&Eacute;GRATE, oh est&eacute;ril, la que no par&iacute;a; levanta canci&oacute;n, y da voces de j&uacute;bilo, la que nunca estuvo de parto: porque m&aacute;s son los hijos de la dejada que los de la casada, ha dicho Jehov&aacute;.2. Ensancha el sitio de tu caba&ntilde;a, y las cortinas de tus tiendas sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y fortifica tus estacas.3. Porque &aacute; la mano derecha y &aacute; la mano izquierda has de crecer; y tu simiente heredar&aacute; gentes, y habitar&aacute;n las ciudades asoladas.4. No temas, que no ser&aacute;s avergonzada; y no te averg&uuml;ences, que no ser&aacute;s afrentada: antes, te olvidar&aacute;s de la verg&uuml;enza de tu mocedad, y de la afrenta de tu viudez no tendr&aacute;s m&aacute;s memoria.5. Porque tu marido es tu Hacedor; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos es su nombre: y tu redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra ser&aacute; llamado.6. Porque como &aacute; mujer dejada y triste de esp&iacute;ritu te llam&oacute; Jehov&aacute;, y como &aacute; mujer moza que es repudiada, dijo el Dios tuyo.7. Por un peque&ntilde;o momento te dej&eacute;; mas te recoger&eacute; con grandes misericordias.8. Con un poco de ira escond&iacute; mi rostro de ti por un momento; mas con misericordia eterna tendr&eacute; compasi&oacute;n de ti, dijo tu Redentor Jehov&aacute;.9. Porque esto me ser&aacute; como las aguas de No&eacute;; que jur&eacute; que nunca m&aacute;s las aguas de No&eacute; pasar&iacute;an sobre la tierra; as&iacute; he jurado que no me enojar&eacute; contra ti, ni te re&ntilde;ir&eacute;.10. Porque los montes se mover&aacute;n, y los collados temblar&aacute;n; mas no se apartar&aacute; de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz vacilar&aacute;, dijo Jehov&aacute;, el que tiene misericordia de ti.11. Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo; he aqu&iacute; que yo cimentar&eacute; tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundar&eacute;.12. Tus ventanas pondr&eacute; de piedras preciosas, tus puertas de piedras de carbunclo, y todo tu t&eacute;rmino de piedras de buen gusto.13. Y todos tus hijos ser&aacute;n ense&ntilde;ados de Jehov&aacute;; y multiplicar&aacute; la paz de tus hijos.14. Con justicia ser&aacute;s adornada; estar&aacute;s lejos de opresi&oacute;n, porque no temer&aacute;s; y de temor, porque no se acercar&aacute; &aacute; ti.15. Si alguno conspirare contra ti, ser&aacute; sin m&iacute;: el que contra ti conspirare, delante de ti caer&aacute;.16. He aqu&iacute; que yo cri&eacute; al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo he criado al destruidor para destruir.17. Toda herramienta que fuere fabricada contra ti, no prosperar&aacute;; y t&uacute; condenar&aacute;s toda lengua que se levantare contra ti en juicio. Esta es la heredad de los siervos de Jehov&aacute;, y su justicia de por m&iacute;, dijo Jehov&aacute;.</p><a name="Isa.C3.ADas_55"></a><h2>Isa&iacute;as 55</h2><p>1. A TODOS los sedientos: Venid &aacute; las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad, y comed. Venid, comprad, sin dinero y sin precio, vino y leche.2. &iquest;Por qu&eacute; gast&aacute;is el dinero no en pan, y vuestro trabajo no en hartura? Oidme atentamente, y comed del bien, y deleitar&aacute;se vuestra alma con grosura.3. Inclinad vuestros o&iacute;dos, y venid &aacute; m&iacute;; oid, y vivir&aacute; vuestra alma; y har&eacute; con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes &aacute; David.4. He aqu&iacute;, que yo lo d&iacute; por testigo &aacute; los pueblos, por jefe y por maestro &aacute; las naciones.5. He aqu&iacute;, llamar&aacute;s &aacute; gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correr&aacute;n &aacute; ti; por causa de Jehov&aacute; tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado.6. Buscad &aacute; Jehov&aacute; mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que est&aacute; cercano.7. Deje el imp&iacute;o su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos; y vu&eacute;lvase &aacute; Jehov&aacute;, el cual tendr&aacute; de &eacute;l misericordia, y al Dios nuestro, el cual ser&aacute; amplio en perdonar.8. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehov&aacute;.9. Como son m&aacute;s altos los cielos que la tierra, as&iacute; son mis caminos m&aacute;s altos que vuestros caminos, y mis pensamientos m&aacute;s que vuestros pensamientos.10. Porque como desciende de los cielos la lluvia, y la nieve, y no vuelve all&aacute;, sino que harta la tierra, y la hace germinar y producir, y da simiente al que siembra, y pan al que come,11. As&iacute; ser&aacute; mi palabra que sale de mi boca: no volver&aacute; &aacute; m&iacute; vac&iacute;a, antes har&aacute; lo que yo quiero, y ser&aacute; prosperada en aquello para que la envi&eacute;.12. Porque con alegr&iacute;a saldr&eacute;is, y con paz ser&eacute;is vueltos; los montes y los collados levantar&aacute;n canci&oacute;n delante de vosotros, y todos los &aacute;rboles del campo dar&aacute;n palmadas de aplauso.13. En lugar de la zarza crecer&aacute; haya, y en lugar de la ortiga crecer&aacute; array&aacute;n: y ser&aacute; &aacute; Jehov&aacute; por nombre, por se&ntilde;al eterna que nunca ser&aacute; ra&iacute;da.</p><a name="Isa.C3.ADas_56"></a><h2>Isa&iacute;as 56</h2><p>1. ASI dijo Jehov&aacute;: Guardad derecho, y haced justicia: porque cercana est&aacute; mi salud para venir, y mi justicia para manifestarse.2. Bienaventurado el hombre que esto hiciere, y el hijo del hombre que esto abrazare: que guarda el s&aacute;bado de profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal.3. Y el hijo del extranjero, allegado &aacute; Jehov&aacute;, no hable diciendo: Apartar&aacute;me totalmente Jehov&aacute; de su pueblo. Ni diga el eunuco: He aqu&iacute; yo soy &aacute;rbol seco.4. Porque as&iacute; dijo Jehov&aacute; &aacute; los eunucos que guardaren mis s&aacute;bados, y escogieren lo que yo quiero, y abrazaren mi pacto:5. Yo les dar&eacute; lugar en mi casa y dentro de mis muros, y nombre mejor que el de hijos &eacute; hijas; nombre perpetuo les dar&eacute; que nunca perecer&aacute;.6. Y &aacute; los hijos de los extranjeros que se allegaren &aacute; Jehov&aacute; para ministrarle, y que amaren el nombre de Jehov&aacute; para ser sus siervos: &aacute; todos los que guardaren el s&aacute;bado de profanarlo, y abrazaren mi pacto,7. Yo los llevar&eacute; al monte de mi santidad, y los recrear&eacute; en mi casa de oraci&oacute;n; sus holocaustos y sus sacrificios ser&aacute;n aceptos sobre mi altar; porque mi casa, casa de oraci&oacute;n ser&aacute; llamada de todos los pueblos.8. Dice el Se&ntilde;or Jehov&aacute;, el que junta los echados de Israel: Aun juntar&eacute; sobre &eacute;l sus congregados.9. Todas las bestias del campo, todas las bestias del monte, venid &aacute; devorar.10. Sus atalayas ciegos son, todos ellos ignorantes; todos ellos perros mudos, no pueden ladrar; so&ntilde;olientos, echados, aman el dormir.11. Y esos perros ansiosos no conocen hartura; y los mismos pastores no supieron entender: todos ellos miran &aacute; sus caminos, cada uno &aacute; su provecho, cada uno por su cabo.12. Venid, dicen, tomar&eacute; vino, embriagu&eacute;monos de sidra; y ser&aacute; el d&iacute;a de ma&ntilde;ana como este, &oacute; mucho m&aacute;s excelente.</p><a name="Isa.C3.ADas_57"></a><h2>Isa&iacute;as 57</h2><p>1. PERECE el justo, y no hay quien pare mientes; y los p&iacute;os son recogidos, y no hay quien entienda que delante de la aflicci&oacute;n es recogido el justo.2. Entrar&aacute; en la paz; descansar&aacute;n en sus lechos todos los que andan delante de Dios.3. Mas vosotros llegaos ac&aacute;, hijos de la agorera, generaci&oacute;n de ad&uacute;ltero y de fornicaria.4. &iquest;De qui&eacute;n os hab&eacute;is mofado? &iquest;contra qui&eacute;n ensanchasteis la boca, y alargasteis la lengua? &iquest;No sois vosotros hijos rebeldes, simiente mentirosa,5. Que os enfervoriz&aacute;is con los &iacute;dolos debajo de todo &aacute;rbol umbroso, que sacrific&aacute;is los hijos en los valles, debajo de los pe&ntilde;ascos?6. En las pulimentadas piedras del valle est&aacute; tu parte; ellas, ellas son tu suerte; y &aacute; ellas derramaste libaci&oacute;n, y ofreciste presente. &iquest;No me tengo de vengar de estas cosas?7. Sobre el monte alto y empinado pusiste tu cama: all&iacute; tambi&eacute;n subiste &aacute; hacer sacrificio.8. Y tras la puerta y el umbral pusiste tu recuerdo: porque &aacute; otro que &aacute; m&iacute; te descubriste, y subiste, y ensanchaste tu cama, &eacute; hiciste con ellos alianza: amaste su cama donde quiera que la ve&iacute;as.9. Y fuiste al rey con ung&uuml;ento, y multiplicaste tus perfumes, y enviaste tus embajadores lejos, y te abatiste hasta el profundo.10. En la multitud de tus caminos te cansaste, mas no dijiste: No hay remedio; hallaste la vida de tu mano, por tanto no te arrepentiste.11. &iquest;Y de qui&eacute;n te asustaste y temiste, que has faltado &aacute; la fe, y no te has acordado de m&iacute;, ni te vino al pensamiento? &iquest;No he yo disimulado desde tiempos antiguos, y nunca me has temido?12. Yo publicar&eacute; tu justicia y tus obras, que no te aprovechar&aacute;n.13. Cuando clamares, l&iacute;brente tus allegados; empero &aacute; todos ellos llevar&aacute; el viento, un soplo los arrebatar&aacute;; mas el que en m&iacute; espera, tendr&aacute; la tierra por heredad, y poseer&aacute; el monte de mi santidad.14. Y dir&aacute;: Allanad, allanad; barred el camino, quitad los tropiezos del camino de mi pueblo.15. Porque as&iacute; dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de esp&iacute;ritu, para hacer vivir el esp&iacute;ritu de los humildes, y para vivificar el coraz&oacute;n de los quebrantados.16. Porque no tengo de contender para siempre, ni para siempre me he de enojar: pues decaer&iacute;a ante m&iacute; el esp&iacute;ritu, y las almas que yo he criado.17. Por la iniquidad de su codicia me enoj&eacute; y her&iacute;le, escond&iacute; mi rostro y ensa&ntilde;&eacute;me; y fu&eacute; &eacute;l rebelde por el camino de su coraz&oacute;n.18. Visto he sus caminos, y le sanar&eacute;, y le pastorear&eacute;, y dar&eacute;le consolaciones, &aacute; &eacute;l y &aacute; sus enlutados.19. Cr&iacute;o fruto de labios: Paz, paz al lejano y al cercano, dijo Jehov&aacute;; y sanar&eacute;lo.20. Mas los imp&iacute;os son como la mar en tempestad, que no puede estarse quieta, y sus aguas arrojan cieno y lodo.21. No hay paz, dijo mi Dios, para los imp&iacute;os.</p><a name="Isa.C3.ADas_58"></a><h2>Isa&iacute;as 58</h2><p>1. CLAMA &aacute; voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia &aacute; mi pueblo su rebeli&oacute;n, y &aacute; la casa de Jacob su pecado.2. Que me buscan cada d&iacute;a, y quieren saber mis caminos, como gente que hubiese obrado justicia, y que no hubiese dejado el derecho de su Dios: preg&uacute;ntanme derechos de justicia, y quieren acercarse &aacute; Dios.3. &iquest;Por qu&eacute;, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aqu&iacute; que en el d&iacute;a de vuestro ayuno hall&aacute;is lo que quer&eacute;is, y todos demand&aacute;is vuestras haciendas.4. He aqu&iacute; que para contiendas y debates ayun&aacute;is, y para herir con el pu&ntilde;o inicuamente; no ayun&eacute;is como hoy, para que vuestra voz sea o&iacute;da en lo alto.5. &iquest;Es tal el ayuno que yo escog&iacute;, que de d&iacute;a aflija el hombre su alma, que encorve su cabeza como junco, y haga cama de saco y de ceniza? &iquest;Llamar&eacute;is esto ayuno, y d&iacute;a agradable &aacute; Jehov&aacute;?6. &iquest;No es antes el ayuno que yo escog&iacute;, desatar las ligaduras de impiedad, deshacer los haces de opresi&oacute;n, y dejar ir libres &aacute; los quebrantados, y que romp&aacute;is todo yugo?7. &iquest;No es que partas tu pan con el hambriento, y &aacute; los pobres errantes metas en casa; que cuando vieres al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu carne?8. Entonces nacer&aacute; tu luz como el alba, y tu salud se dejar&aacute; ver presto; &eacute; ir&aacute; tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehov&aacute; ser&aacute; tu retaguardia.9. Entonces invocar&aacute;s, y oirte ha Jehov&aacute;; clamar&aacute;s, y dir&aacute; &eacute;l: Heme aqu&iacute;. Si quitares de en medio de ti el yugo, el extender el dedo, y hablar vanidad;10. Y si derramares tu alma al hambriento, y saciares el alma afligida, en las tinieblas nacer&aacute; tu luz, y tu oscuridad ser&aacute; como el medio d&iacute;a;11. Y Jehov&aacute; te pastorear&aacute; siempre, y en las sequ&iacute;as hartar&aacute; tu alma, y engordar&aacute; tus huesos; y ser&aacute;n como huerta de riego, y como manadero de aguas, cuyas aguas nunca faltan.12. Y edificar&aacute;n los de ti los desiertos antiguos; los cimientos de generaci&oacute;n y generaci&oacute;n levantar&aacute;s: y ser&aacute;s llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar.13. Si retrajeres del s&aacute;bado tu pie, de hacer tu voluntad en mi d&iacute;a santo, y al s&aacute;bado llamares delicias, santo, glorioso de Jehov&aacute;; y lo venerares, no hacinedo tus caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus palabras:14. Entonces te delelitar&aacute;s en Jehov&aacute;; y yo te har&eacute; subir sobre las alturas de la tierra, y te dar&eacute; &aacute; comer la heredad de Jacob tu padre: porque la boca de Jehov&aacute; lo ha hablado.</p><a name="Isa.C3.ADas_59"></a><h2>Isa&iacute;as 59</h2><p>1. HE aqu&iacute; que no se ha acortado la mano de Jehov&aacute; para salvar, ni hase agravado su o&iacute;do para oir:2. Mas vuestras iniquidades han hecho divisi&oacute;n entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar su rostro de vosotros, para no oir.3. Porque vuestras manos est&aacute;n contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad; vuestros labios pronuncian mentira, habla maldad vuestra lengua.4. No hay quien clame por la justicia, ni quien juzgue por la verdad: conf&iacute;an en vanidad, y hablan vanidades; conciben trabajo, y paren iniquidad.5. Ponen huevos de &aacute;spides, y tejen telas de ara&ntilde;as: el que comiere de sus huevos, morir&aacute;; y si lo apretaren, saldr&aacute; un basilisco.6. Sus telas no servir&aacute;n para vestir, ni de sus obras ser&aacute;n cubiertos: sus obras son obras de iniquidad, y obra de rapi&ntilde;a est&aacute; en sus manos.7. Sus pies corren al mal, y se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos, pensamientos de iniquidad, destrucci&oacute;n y quebrantamiento en sus caminos.8. No conocieron camino de paz, ni hay derecho en sus caminos: sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas fuere, no conocer&aacute; paz.9. Por esto se alej&oacute; de nosotros el juicio, y no nos alcanz&oacute; justicia: esperamos luz, y he aqu&iacute; tinieblas; resplandores, y andamos en oscuridad.10. Palpamos la pared como ciegos, y andamos &aacute; tiento como sin ojos; tropezamos al medio d&iacute;a como de noche; estamos en oscuros lugares como muertos.11. Aullamos como osos todos nosotros, y gemimos lastimeramente como palomas: esperamos juicio, y no lo hay; salud, y alej&oacute;se de nosotros.12. Porque nuestras rebeliones se han multiplicado delante de ti, y nuestros pecados han atestiguado contra nosotros; porque con nosotros est&aacute;n nuestras iniquidades, y conocemos nuestros pecados:13. El prevaricar y mentir contra Jehov&aacute;, y tornar de en pos de nuestro Dios; el hablar calumnia y rebeli&oacute;n, concebir y proferir de coraz&oacute;n palabras de mentira.14. Y el derecho se retir&oacute;, y la justicia se puso lejos: porque la verdad tropez&oacute; en la plaza, y la equidad no pudo venir.15. Y la verdad fu&eacute; detenida; y el que se apart&oacute; del mal, fu&eacute; puesto en presa: y vi&oacute;lo Jehov&aacute;, y desagrad&oacute; en sus ojos, porque pereci&oacute; el derecho.16. Y vi&oacute; que no hab&iacute;a hombre, y maravill&oacute;se que no hubiera quien se interpusiese; y salv&oacute;lo su brazo, y afirm&oacute;le su misma justicia.17. Pues de justicia se visti&oacute; como de loriga, con capacete de salud en su cabeza: y visti&oacute;se de vestido de venganza por vestidura, y cubri&oacute;se de celo como de manto,18. Como para retribuir, como para retornar ira &aacute; sus enemigos, y dar el pago &aacute; sus adversarios: el pago dar&aacute; &aacute; las islas.19. Y temer&aacute;n desde el occidente el nombre de Jehov&aacute;, y desde el nacimiento del sol su gloria: porque vendr&aacute; el enemigo como r&iacute;o, mas el esp&iacute;ritu de Jehov&aacute; levantar&aacute; bandera contra &eacute;l.20. Y vendr&aacute; el Redentor &aacute; Si&oacute;n, y &aacute; los que se volvieren de la iniquidad en Jacob, dice Jehov&aacute;.21. Y este ser&aacute; mi pacto con ellos, dijo Jehov&aacute;: El esp&iacute;ritu m&iacute;o que est&aacute; sobre ti, y mis palabras que puse en tu boca, no faltar&aacute;n de tu boca, ni de la boca de tu simiente, dijo Jehov&aacute;, ni de la boca de la simiente de tu simiente, desde ahora y para siempre.</p><a name="Isa.C3.ADas_60"></a><h2>Isa&iacute;as 60</h2><p>1. LEVANTATE, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehov&aacute; ha nacido sobre ti.2. Porque he aqu&iacute; que tinieblas cubrir&aacute;n la tierra, y oscuridad los pueblos: mas sobre ti nacer&aacute; Jehov&aacute;, y sobre ti ser&aacute; vista su gloria.3. Y andar&aacute;n las gentes &aacute; tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.4. Alza tus ojos en derredor, y mira: todos estos se han juntado, vinieron &aacute; ti: tus hijos vendr&aacute;n de lejos, y tus hijas sobre el lado ser&aacute;n criadas.5. Entonces ver&aacute;s y resplandecer&aacute;s; y se maravillar&aacute; y ensanchar&aacute; tu coraz&oacute;n, que se haya vuelto &aacute; ti la multitud de la mar, y la fortaleza de las gentes haya venido &aacute; ti.6. Multitud de camellos te cubrir&aacute;, dromedarios de Madi&aacute;n y de Epha; vendr&aacute;n todos los de Seba; traer&aacute;n oro &eacute; incienso, y publicar&aacute;n alabanzas de Jehov&aacute;.7. Todo el ganado de Cedar ser&aacute; juntado para ti: carneros de Nebayoth te ser&aacute;n servidos: ser&aacute;n ofrecidos con agrado sobre mi altar, y glorificar&eacute; la casa de mi gloria.8. &iquest;Qui&eacute;nes son estos que vuelan como nubes, y como palomas &aacute; sus ventanas?9. Ciertamente &aacute; m&iacute; esperar&aacute;n las islas, y las naves de Tarsis desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos, al nombre de Jehov&aacute; tu Dios, y al Santo de Israel, que te ha glorificado.10. Y los hijos de los extranjeros edificar&aacute;n tus muros, y sus reyes te servir&aacute;n; porque en mi ira te her&iacute;, mas en mi buena voluntad tendr&eacute; de ti misericordia.11. Tus puertas estar&aacute;n de continuo abiertas, no se cerrar&aacute;n de d&iacute;a ni de noche, para que sea tra&iacute;da &aacute; ti fortaleza de gentes, y sus reyes conducidos.12. Porque la gente &oacute; el reino que no te sirviere, perecer&aacute;; y del todo ser&aacute;n asoladas.13. La gloria del L&iacute;bano vendr&aacute; &aacute; ti, hayas, pinos, y bojes juntamente, para decorar el lugar de mi santuario; y yo honrar&eacute; el lugar de mis pies.14. Y vendr&aacute;n &aacute; ti humillados los hijos de los que te afligieron, y &aacute; las pisadas de tus pies se encorvar&aacute;n todos los que te escarnec&iacute;an, y llamarte han Ciudad de Jehov&aacute;, Si&oacute;n del Santo de Israel.15. En lugar de que has sido desechada y aborrecida, y que no hab&iacute;a quien por ti pasase, ponerte he en gloria perpetua, gozo de generaci&oacute;n y generaci&oacute;n.16. Y mamar&aacute;s la leche de las gentes, el pecho de los reyes mamar&aacute;s; y conocer&aacute;s que yo Jehov&aacute; soy el Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob.17. En vez de cobre traer&eacute; oro, y por hierro plata, y por madera metal, y en lugar de piedras hierro; y pondr&eacute; paz por tu tributo, y justicia por tus exactores.18. Nunca m&aacute;s se oir&aacute; en tu tierra violencia, destrucci&oacute;n ni quebrantamiento en tus t&eacute;rminos; mas &aacute; tus muros llamar&aacute;s Salud, y &aacute; tus puertas Alabanza.19. El sol nunca m&aacute;s te servir&aacute; de luz para el d&iacute;a, ni el resplandor de la luna te alumbrar&aacute;; sino que Jehov&aacute; te ser&aacute; por luz perpetua, y el Dios tuyo por tu gloria.20. No se pondr&aacute; jam&aacute;s tu sol, ni menguar&aacute; tu luna: porque te ser&aacute; Jehov&aacute; por luz perpetua, y los d&iacute;as de tu luto ser&aacute;n acabados.21. Y tu pueblo, todos ellos ser&aacute;n justos, para siempre heredar&aacute;n la tierra; renuevos de mi plant&iacute;o, obra de mis manos, para glorificarme.22. El peque&ntilde;o ser&aacute; por mil, el menor, por gente fuerte. Yo Jehov&aacute; &aacute; su tiempo har&eacute; que esto sea presto.</p><a name="Isa.C3.ADas_61"></a><h2>Isa&iacute;as 61</h2><p>1. EL esp&iacute;ritu del Se&ntilde;or Jehov&aacute; es sobre m&iacute;, porque me ungi&oacute; Jehov&aacute;; hame enviado &aacute; predicar buenas nuevas &aacute; los abatidos, &aacute; vendar &aacute; los quebrantados de coraz&oacute;n, &aacute; publicar libertad &aacute; los cautivos, y &aacute; los presos abertura de la c&aacute;rcel;2. A promulgar a&ntilde;o de la buena voluntad de Jehov&aacute;, y d&iacute;a de venganza del Dios nuestro; &aacute; consolar &aacute; todos los enlutados;3. A ordenar &aacute; Si&oacute;n &aacute; los enlutados, para darles gloria en lugar de ceniza, &oacute;leo de gozo en lugar del luto, manto de alegr&iacute;a en lugar del esp&iacute;ritu angustiado; y ser&aacute;n llamados &aacute;rboles de justicia, plant&iacute;o de Jehov&aacute;, para gloria suya.4. Y edificar&aacute;n los desiertos antiguos, y levantar&aacute;n los asolamientos primeros, y restaurar&aacute;n las ciudades asoladas, los asolamientos de muchas generaciones.5. Y estar&aacute;n extranjeros, y apacentar&aacute;n vuestras ovejas, y los extra&ntilde;os ser&aacute;n vuestros labradores y vuestros vi&ntilde;adores.6. Y vosotros ser&eacute;is llamados sacerdotes de Jehov&aacute;, ministros del Dios nuestro ser&eacute;is dichos: comer&eacute;is las riquezas de las gentes, y con su gloria ser&eacute;is sublimes.7. En lugar de vuestra doble confusi&oacute;n, y de vuestra deshonra, os alabar&aacute;n en sus heredades; por lo cual en sus tierras poseer&aacute;n doblado, y tendr&aacute;n perpetuo gozo.8. Porque yo Jehov&aacute; soy amador del derecho, aborrecedor del latrocinio para holocausto; por tanto afirmar&eacute; en verdad su obra, y har&eacute; con ellos pacto perpetuo.9. Y la simiente de ellos ser&aacute; conocida entre las gentes, y sus renuevos en medio de los pueblos; todos los que los vieren, los conocer&aacute;n, que son simiente bendita de Jehov&aacute;.10. En gran manera me gozar&eacute; en Jehov&aacute;, mi alma se alegrar&aacute; en mi Dios; porque me visti&oacute; de vestidos de salud, rode&oacute;me de manto de justicia, como &aacute; novio me atavi&oacute;, y como &aacute; novia compuesta de sus joyas.11. Porque como la tierra produce su renuevo, y como el huerto hace brotar su simiente, as&iacute; el Se&ntilde;or Jehov&aacute; har&aacute; brotar justicia y alabanza delante de todas las gentes.</p><a name="Isa.C3.ADas_62"></a><h2>Isa&iacute;as 62</h2><p>1. POR amor de Si&oacute;n no callar&eacute;, y por amor de Jerusalem no he de parar, hasta que salga como resplandor su justicia, y su salud se encienda como una antorcha.2. Entonces ver&aacute;n las gentes tu justicia, y todos los reyes tu gloria; y te ser&aacute; puesto un nombre nuevo, que la boca de Jehov&aacute; nombrar&aacute;.3. Y ser&aacute;s corona de gloria en la mano de Jehov&aacute;, y diadema de reino en la mano del Dios tuyo.4. Nunca m&aacute;s te llamar&aacute;n Desamparada, ni tu tierra se dir&aacute; m&aacute;s Asolamiento; sino que ser&aacute;s llamada Hephzibah, y tu tierra, Beulah; porque el amor de Jehov&aacute; ser&aacute; en ti, y tu tierra ser&aacute; casada.5. Pues como el mancebo se casa con la virgen, se casar&aacute;n contigo tus hijos; y como el gozo del esposo con la esposa, as&iacute; se gozar&aacute; contigo el Dios tuyo.6. Sobre tus muros, oh Jerusalem, he puesto guardas; todo el d&iacute;a y toda la noche no callar&aacute;n jam&aacute;s. Los que os acord&aacute;is de Jehov&aacute;, no ces&eacute;is,7. Ni le deis tregua, hasta que confirme, y hasta que ponga &aacute; Jerusalem en alabanza en la tierra.8. Jur&oacute; Jehov&aacute; por su mano derecha, y por el brazo de su fortaleza: Que jam&aacute;s dar&eacute; tu trigo por comida &aacute; tus enemigos, ni beber&aacute;n los extra&ntilde;os el vino que t&uacute; trabajaste:9. Mas los que lo allegaron lo comer&aacute;n, y alabar&aacute;n &aacute; Jehov&aacute;; y los que lo cogieron, lo beber&aacute;n en los atrios de mi santuario.10. Pasad, pasad por las puertas; barred el camino al pueblo; allanad, allanad la calzada, quitad las piedras, alzad pend&oacute;n &aacute; los pueblos.11. He aqu&iacute; que Jehov&aacute; hizo oir hasta lo &uacute;ltimo de la tierra: Decid &aacute; la hija de Si&oacute;n: He aqu&iacute; viene tu Salvador; he aqu&iacute; su recompensa con &eacute;l, y delante de &eacute;l su obra.12. Y llamarles han Pueblo Santo, Redimidos de Jehov&aacute;; y &aacute; ti te llamar&aacute;n Ciudad Buscada, no desamparada.</p><a name="Isa.C3.ADas_63"></a><h2>Isa&iacute;as 63</h2><p>1. &iquest;QUI&Eacute;N es &eacute;ste que viene de Edom, de Bosra con vestidos bermejos? &iquest;&eacute;ste hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar.2. &iquest;Por qu&eacute; es bermejo tu vestido, y tus ropas como del que ha pisado en lagar?3. Pisado he yo solo el lagar, y de los pueblos nadie fu&eacute; conmigo: pis&eacute;los con mi ira, y holl&eacute;los con mi furor; y su sangre salpic&oacute; mis vestidos, y ensuci&eacute; todas mis ropas.4. Porque el d&iacute;a de la venganza est&aacute; en mi coraz&oacute;n, y el a&ntilde;o de mis redimidos es venido.5. Y mir&eacute; y no hab&iacute;a quien ayudar&aacute;, y maravill&eacute;me que no hubiera quien sustentase: y salv&oacute;me mi brazo, y sost&uacute;vome mi ira.6. Y con mi ira holl&eacute; los pueblos, y embriagu&eacute;los de mi furor, y derrib&eacute; &aacute; tierra su fortaleza.7. De las misericordias de Jehov&aacute; har&eacute; memoria, de las alabanzas de Jehov&aacute;, conforme &aacute; todo lo que Jehov&aacute; nos ha dado, y de la grandeza de su beneficencia hacia la casa de Israel, que les ha hecho seg&uacute;n sus misericordias, y seg&uacute;n la multitud de sus miseraciones.8. Porque dijo: Ciertamente mi pueblo son, hijos que no mienten; y fu&eacute; su Salvador.9. En toda angustia de ellos &eacute;l fu&eacute; angustiado, y el &aacute;ngel de su faz los salv&oacute;: en su amor y en su clemencia los redimi&oacute;, y los trajo, y los levant&oacute; todos los d&iacute;as del siglo.10. Mas ellos fueron rebeldes, &eacute; hicieron enojar su esp&iacute;ritu santo; por lo cual se les volvi&oacute; enemigo, y &eacute;l mismo pele&oacute; contra ellos.11. Empero acord&oacute;se de los d&iacute;as antiguos, de Mois&eacute;s y de su pueblo, diciendo: &iquest;D&oacute;nde est&aacute; el que les hizo subir de la mar con el pastor de su reba&ntilde;o? &iquest;d&oacute;nde el que puso en medio de &eacute;l su esp&iacute;ritu santo?12. &iquest;El que los gui&oacute; por la diestra de Mois&eacute;s con el brazo de su gloria; el que rompi&oacute; las aguas delante de ellos, haci&eacute;ndose as&iacute; nombre perpetuo?13. &iquest;El que los condujo por los abismos, como un caballo por el desierto, sin que tropezaran?14. El esp&iacute;ritu de Jehov&aacute; los pastore&oacute;, como &aacute; una bestia que desciende al valle; as&iacute; pastoreaste tu pueblo, para hacerte nombre glorioso.15. Mira desde el cielo, y contempla desde la morada de tu santidad y de tu gloria: &iquest;d&oacute;nde est&aacute; tu celo, y tu fortaleza, la conmoci&oacute;n de tus entra&ntilde;as y de tus miseraciones para conmigo? &iquest;hanse estrechado?16. T&uacute; empero eres nuestro padre, si bien Abraham nos ignora, &eacute; Israel no nos conoce: t&uacute;, oh Jehov&aacute;, eres nuestro padre; nuestro Redentor perpetuo es tu nombre.17. &iquest;Por qu&eacute;, oh Jehov&aacute;, nos has hecho errar de tus caminos, y endureciste nuestro coraz&oacute;n &aacute; tu temor? Vu&eacute;lvete por amor de tus siervos, por las tribus de tu heredad.18. Por poco tiempo lo posey&oacute; el pueblo de tu santidad: nuestros enemigos han hollado tu santuario.19. Hemos venido &aacute; ser como aquellos de quienes nunca te ense&ntilde;oreaste, sobre los cuales nunca fu&eacute; llamado tu nombre.</p><a name="Isa.C3.ADas_64"></a><h2>Isa&iacute;as 64</h2><p>1. &iexcl;OH si rompiese los cielos, y descendieras, y &aacute; tu presencia se escurriesen los montes,2. Como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre &aacute; tus enemigos, y las gentes temblasen &aacute; tu presencia!3. Cuando, haciendo terriblezas cuales nunca esper&aacute;bamos, descendiste, fluyeron los montes delante de ti.4. Ni nunca oyeron, ni o&iacute;dos percibieron, ni ojo ha visto Dios fuera de ti, que hiciese por el que en &eacute;l espera.5. Saliste al encuentro al que con alegr&iacute;a obraba justicia, &aacute; los que se acordaban de ti en tus caminos: he aqu&iacute;, t&uacute; te enojaste porque pecamos; en esos hay perpetuidad, y seremos salvos.6. Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y ca&iacute;mos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.7. Y nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para tenerte; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades.8. Ahora pues, Jehov&aacute;, t&uacute; eres nuestro padre; nosotros lodo, y t&uacute; el que nos formaste; as&iacute; que obra de tus manos, todos nosotros.9. No te aires, oh Jehov&aacute;, sobremanera, ni tengas perpetua memoria de la iniquidad: he aqu&iacute; mira ahora, pueblo tuyo somos todos nosotros.10. Tus santas ciudades est&aacute;n desiertas, Si&oacute;n es un desierto, Jerusalem una soledad.11. La casa de nuestro santuario y de nuestra gloria, en la cual te alabaron nuestros padres, fu&eacute; consumida al fuego; y todas nuestras cosas preciosas han sido destru&iacute;das.12. &iquest;Te estar&aacute;s quieto, oh Jehov&aacute;, sobre estas cosas? &iquest;callar&aacute;s, y nos afligir&aacute;s sobremanera?</p><a name="Isa.C3.ADas_65"></a><h2>Isa&iacute;as 65</h2><p>1. FUI buscado de los que no preguntaban por m&iacute;; fu&iacute; hallado de los que no me buscaban. Dije &aacute; gente que no invocaba mi nombre: Heme aqu&iacute;, heme aqu&iacute;.2. Extend&iacute; mis manos todo el d&iacute;a &aacute; pueblo rebelde, el cual anda por camino no bueno, en pos de sus pensamientos;3. Pueblo que en mi cara me provoca de continuo &aacute; ira, sacrificando en huertos, y ofreciendo perfume sobre ladrillos;4. Que se quedan en los sepulcros, y en los desiertos tienen la noche; que comen carne de puerco, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;5. Que dicen: Est&aacute;te en tu lugar, no te llegues &aacute; m&iacute;, que soy m&aacute;s santo que t&uacute;: &eacute;stos son humo en mi furor, fuego que arde todo el d&iacute;a.6. He aqu&iacute; que escrito est&aacute; delante de m&iacute;; no callar&eacute;, antes retornar&eacute;, y dar&eacute; el pago en su seno,7. Por vuestras iniquidades, y las iniquidades de vuestros padres juntamente, dice Jehov&aacute;, los cuales hicieron perfume sobre los montes, y sobre los collados me afrentaron: por tanto yo les medir&eacute; su obra antigua en su seno.8. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute;: Como si alguno hallase mosto en un racimo, y dijese: No lo desperdicies, que bendici&oacute;n hay en &eacute;l; as&iacute; har&eacute; yo por mis siervos, que no lo destruir&eacute; todo.9. Mas sacar&eacute; simiente de Jacob, y de Jud&aacute; heredero de mis montes; y mis escogidos poseer&aacute;n por heredad la tierra, y mis siervos habitar&aacute;n all&iacute;.10. Y ser&aacute; Sar&oacute;n para habitaci&oacute;n de ovejas, y el valle de Ach&ocirc;r para majada de vacas, &aacute; mi pueblo que me busc&oacute;.11. Empero vosotros los que dej&aacute;is &aacute; Jehov&aacute;, que olvid&aacute;is el monte de mi santidad, que pon&eacute;is mesa para la Fortuna, y suministr&aacute;is libaciones para el Destino;12. Yo tambi&eacute;n os destinar&eacute; al cuchillo, y todos vosotros os arrodillar&eacute;is al degolladero: por cuanto llam&eacute;, y no respondisteis; habl&eacute;, y no oisteis; sino que hicisteis lo malo delante de mis ojos, y escogisteis lo que &aacute; m&iacute; desagrada.13. Por tanto as&iacute; dijo el Se&ntilde;or Jehov&aacute;: He aqu&iacute; que mis siervos comer&aacute;n, y vosotros tendr&eacute;is hambre; he aqu&iacute; que mis siervos beber&aacute;n, y vosotros tendr&eacute;is sed; he aqu&iacute; que mis siervos se alegrar&aacute;n, y vosotros ser&eacute;is avergonzados;14. He aqu&iacute; que mis siervos cantar&aacute;n por j&uacute;bilo del coraz&oacute;n, y vosotros clamar&eacute;is por el dolor del coraz&oacute;n, y por el quebrantamiento de esp&iacute;ritu aullar&eacute;is.15. Y dejar&eacute;is vuestro nombre por maldici&oacute;n &aacute; mis escogidos, y el Se&ntilde;or Jehov&aacute; te matar&aacute;; y &aacute; sus siervos llamar&aacute; por otro nombre.16. El que se bendijere en la tierra, en el Dios de verdad se bendecir&aacute;; y el que jurare en la tierra, por el Dios de verdad jurar&aacute;; porque las angustias primeras ser&aacute;n olvidadas, y ser&aacute;n cubiertas de mis ojos.17. Porque he aqu&iacute; que yo cr&iacute;o nuevos cielos y nueva tierra: y de lo primero no habr&aacute; memoria, ni m&aacute;s vendr&aacute; al pensamiento.18. Mas os gozar&eacute;is y os alegrar&eacute;is por siglo de siglo en las cosas que yo cr&iacute;o: porque he aqu&iacute; que yo las cosas que yo cr&iacute;o: porque he aqu&iacute; que yo fzacr&iacute;o &aacute; Jerusalem alegr&iacute;a, y &aacute; su pueblo gozo.19. Y alegrar&eacute;me con Jerusalem, y gozar&eacute;me con mi pueblo; y nunca m&aacute;s se oir&aacute;n en ella voz de lloro, ni voz de clamor.20. No habr&aacute; m&aacute;s all&iacute; ni&ntilde;o de d&iacute;as, ni viejo que sus d&iacute;as no cumpla: porque el ni&ntilde;o morir&aacute; de cien a&ntilde;os, y el pecador de cien a&ntilde;os, ser&aacute; maldito.21. Y edificar&aacute;n casas, y morar&aacute;n en ellas; plantar&aacute;n vi&ntilde;as, y comer&aacute;n el fruto de ellas.22. No edificar&aacute;n, y otro morar&aacute;; no plantar&aacute;n, y otro comer&aacute;: porque seg&uacute;n los d&iacute;as de los &aacute;rboles ser&aacute;n los d&iacute;as de mi pueblo, y mis escogidos perpetuar&aacute;n las obras de sus manos.23. No trabajar&aacute;n en vano, ni parir&aacute;n para maldici&oacute;n; porque son simiente de los benditos de Jehov&aacute;, y sus descendientes con ellos.24. Y ser&aacute; que antes que clamen, responder&eacute; yo; aun estando ellos hablando, yo habr&eacute; o&iacute;do.25. El lobo y el cordero ser&aacute;n apacentados juntos, y el le&oacute;n comer&aacute; paja como el buey; y &aacute; la serpiente el polvo ser&aacute; su comida. No afligir&aacute;n, ni har&aacute;n mal en todo mi santo monte, dijo Jehov&aacute;.</p><a name="Isa.C3.ADas_66"></a><h2>Isa&iacute;as 66</h2><p>1. JEHOVA dijo as&iacute;: El cielo es mi solio, y la tierra estrado de mis pies: &iquest;d&oacute;nde est&aacute; la casa que me habr&eacute;is de edificar, y d&oacute;nde este lugar de mi reposo?2. Mi mano hizo todas estas cosas, y as&iacute; todas estas cosas fueron, dice Jehov&aacute;: mas &aacute; aqu&eacute;l mirar&eacute; que es pobre y humilde de esp&iacute;ritu, y que tiembla &aacute; mi palabra.3. El que sacrifica buey, como si matase un hombre; el que sacrifica oveja, como si degollase un perro; el que ofrece presente, como si ofreciese sangre de puerco; el que ofrece perfume, como si bendijese &aacute; un &iacute;dolo. Y pues escogieron sus caminos, y su alma am&oacute; sus abominaciones.4. Tambi&eacute;n yo escoger&eacute; sus escarnios, y traer&eacute; sobre ellos lo que temieron; porque llam&eacute;, y nadie respondi&oacute;; habl&eacute;, y no oyeron; antes hicieron lo malo delante de mis ojos, y escogieron lo que &aacute; m&iacute; desagrada.5. Oid palabra de Jehov&aacute;, vosotros los que tembl&aacute;is &aacute; su palabra: Vuestros hermanos los que os aborrecen, y os niegan por causa de mi nombre, dijeron: Glorif&iacute;quese Jehov&aacute;. Mas &eacute;l se mostrar&aacute; con alegr&iacute;a vuestra, y ellos ser&aacute;n confundidos.6. Voz de alboroto de la ciudad, voz del templo, voz de Jehov&aacute; que da el pago &aacute; sus enemigos.7. Antes que estuviese de parto, pari&oacute;; antes que le viniesen dolores pari&oacute; hijo.8. &iquest;Qui&eacute;n oy&oacute; cosa semejante? &iquest;qui&eacute;n vi&oacute; cosa tal? &iquest;parir&aacute; la tierra en un d&iacute;a? &iquest;nacer&aacute; una naci&oacute;n de una vez? Pues en cuanto Si&oacute;n estuvo de parto, pari&oacute; sus hijos.9. &iquest;Yo que hago parir, no parir&eacute;? dijo Jehov&aacute;. &iquest;Yo que hago engendrar, ser&eacute; detenido? dice el Dios tuyo.10. Alegraos con Jerusalem, y gozaos con ella, todos los que la am&aacute;is: llenaos con ella de gozo, todos los que os enlut&aacute;is por ella:11. Para que mam&eacute;is y os saci&eacute;is de los pechos de sus consolaciones; para que orde&ntilde;&eacute;is, y os deleit&eacute;is con el resplandor de su gloria.12. Porque as&iacute; dice Jehov&aacute;: He aqu&iacute; que yo extiendo sobre ella paz como un r&iacute;o, y la gloria de las gentes como un arroyo que sale de madre; y mamar&eacute;is, y sobre el lado ser&eacute;is tra&iacute;dos, y sobre las rodillas ser&eacute;is regalados.13. Como aquel &aacute; quien consuela su madre, as&iacute; os consolar&eacute; yo &aacute; vosotros, y en Jerusalem tomar&eacute;is consuelo.14. Y ver&eacute;is, y alegrar&aacute;se vuestro coraz&oacute;n, y vuestros huesos reverdecer&aacute;n como la hierba: y la mano de Jehov&aacute; para con sus siervos ser&aacute; conocida, y se airar&aacute; contra sus enemigos.15. Porque he aqu&iacute; que Jehov&aacute; vendr&aacute; con fuego, y sus carros como torbellino, para tornar su ira en furor, y su reprensi&oacute;n en llama de fuego.16. Porque Jehov&aacute; juzgar&aacute; con fuego y con su espada &aacute; toda carne: y los muertos de Jehov&aacute; ser&aacute;n multiplicados.17. Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de puerco, y abominaci&oacute;n, y rat&oacute;n; juntamente ser&aacute;n talados, dice Jehov&aacute;.18. Porque yo entiendo sus obras y sus pensamientos: tiempo vendr&aacute; para juntar todas las gentes y lenguas; y vendr&aacute;n, y ver&aacute;n mi gloria.19. Y pondr&eacute; entre ellos se&ntilde;al, y enviar&eacute; de los escapados de ellos &aacute; las gentes, &aacute; Tarsis, &aacute; Pul y Lud, que disparan arco, &aacute; Tubal y &aacute; Jav&aacute;n, &aacute; las islas apartadas que no oyeron de m&iacute;, ni vieron mi gloria; y publicar&aacute;n mi gloria entre las gentes.20. Y traer&aacute;n &aacute; todos vuestros hermanos de entre todas las naciones, por presente &aacute; Jehov&aacute;, en caballos, en carros, en literas, y en mulos, y en camellos, &aacute; mi santo monte de Jerusalem, dice Jehov&aacute;, al modo que los hijos de Israel traen el presente en vasos limpios &aacute; la casa de Jehov&aacute;.21. Y tomar&eacute; tambi&eacute;n de ellos para sacerdotes y Levitas, dice Jehov&aacute;.22. Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra, que yo hago, permanecen delante de m&iacute;, dice Jehov&aacute;, as&iacute; permanecer&aacute; vuestra simiente y vuestro nombre.23. Y ser&aacute; que de mes en mes, y de s&aacute;bado en s&aacute;bado, vendr&aacute; toda carne &aacute; adorar delante de m&iacute;, dijo Jehov&aacute;.24. Y saldr&aacute;n, y ver&aacute;n los cad&aacute;veres de los hombres que se rebelaron contra m&iacute;: porque su gusano nunca morir&aacute;, ni su fuego se apagar&aacute;; y ser&aacute;n abominables &aacute; toda carne.</p> <div class="visualClear"></div>
Extracto


OldNewDate CreatedAutorAcciones
23 May de 2016 @ 03:47:59 Javier
Sidebar