RV 1909 Levítico

Revision para “RV 1909 Levítico” creado en 23 May de 2016 @ 03:48:09

Título
RV 1909 Levítico
Contenido
<center></center> <div id="contentSub"></div> <table border="0" id="toc"><tr id="toctitle"><td align="center"><b>Tabla de contenidos</b> </td></tr><tr id="tocinside"><td><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div></td></tr></table><a name="Lev.C3.ADtico_1"></a><h2>Lev&iacute;tico 1</h2> 1. Y LLAMO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, y habl&oacute; con &eacute;l desde el tabern&aacute;culo del testimonio, diciendo:<p>2. Habla &aacute; los hijos de Israel, y diles: Cuando alguno de entre vosotros ofreciere ofrenda &aacute; Jehov&aacute;, de ganado vacuno &uacute; ovejuno har&eacute;is vuestra ofrenda.3. Si su ofrenda fuere holocausto de vacas, macho sin tacha lo ofrecer&aacute;: de su voluntad lo ofrecer&aacute; &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio delante de Jehov&aacute;.4. Y pondr&aacute; su mano sobre la cabeza del holocausto; y &eacute;l lo aceptar&aacute; para expiarle.5. Entonces degollar&aacute; el becerro en la presencia de Jehov&aacute;; y los sacerdotes, hijos de Aar&oacute;n, ofrecer&aacute;n la sangre, y la rociar&aacute;n alrededor sobre el altar, el cual est&aacute; &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio.6. Y desollar&aacute; el holocausto, y lo dividir&aacute; en sus piezas.7. Y los hijos de Aar&oacute;n sacerdote pondr&aacute;n fuego sobre el altar, y compondr&aacute;n la le&ntilde;a sobre el fuego.8. Luego los sacerdotes, hijos de Aar&oacute;n, acomodar&aacute;n las piezas, la cabeza y el reda&ntilde;o, sobre la le&ntilde;a que est&aacute; sobre el fuego, que habr&aacute; encima del altar:9. Y lavar&aacute; con agua sus intestinos y sus piernas: y el sacerdote har&aacute; arder todo sobre el altar: holocausto es, ofrenda encendida de olor suave &aacute; Jehov&aacute;.10. Y si su ofrenda para holocausto fuere de ovejas, de los corderos, &oacute; de las cabras, macho sin defecto lo ofrecer&aacute;.11. Y ha de degollarlo al lado septentrional del altar delante de Jehov&aacute;: y los sacerdotes, hijos de Aar&oacute;n, rociar&aacute;n su sangre sobre el altar alrededor.12. Y lo dividir&aacute; en sus piezas, con su cabeza y su reda&ntilde;o; y el sacerdote las acomodar&aacute; sobre la le&ntilde;a que est&aacute; sobre el fuego, que habr&aacute; encima del altar;13. Y lavar&aacute; sus entra&ntilde;as y sus piernas con agua; y el sacerdote lo ofrecer&aacute; todo, y har&aacute;lo arder sobre el altar; holocausto es, ofrenda encendida de olor suave &aacute; Jehov&aacute;.14. Y si el holocausto se hubiere de ofrecer &aacute; Jehov&aacute; de aves, presentar&aacute; su ofrenda de t&oacute;rtolas, &oacute; de palominos.15. Y el sacerdote la ofrecer&aacute; sobre el altar, y ha de quitarle la cabeza, y har&aacute; que arda en el altar; y su sangre ser&aacute; exprimida sobre la pared del altar.16. Y le ha de quitar el buche y las plumas, lo cual echar&aacute; junto al altar, hacia el oriente, en el lugar de las cenizas.17. Y la hender&aacute; por sus alas, mas no la dividir&aacute; en dos: y el sacerdote la har&aacute; arder sobre el altar, sobre la le&ntilde;a que estar&aacute; en el fuego; holocausto es, ofrenda encendida de olor suave &aacute; Jehov&aacute;.</p><a name="Lev.C3.ADtico_2"></a><h2>Lev&iacute;tico 2</h2><p>1. Y CUANDO alguna persona ofreciere oblaci&oacute;n de presente &aacute; Jehov&aacute;, su ofrenda ser&aacute; flor de harina, sobre la cual echar&aacute; aceite, y pondr&aacute; sobre ella incienso:2. Y la traer&aacute; &aacute; los sacerdotes, hijos de Aar&oacute;n; y de ello tomar&aacute; el sacerdote su pu&ntilde;o lleno de su flor de harina y de su aceite, con todo su incienso, y lo har&aacute; arder sobre el altar: ofrenda encendida para recuerdo, de olor suave &aacute; Jehov&aacute;.3. Y la sobra del presente ser&aacute; de Aar&oacute;n y de sus hijos: es cosa sant&iacute;sima de las ofrendas que se queman &aacute; Jehov&aacute;.4. Y cuando ofrecieres ofrenda de presente cocida en horno, ser&aacute; de tortas de flor de harina sin levadura, amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite.5. Mas si tu presente fuere ofrenda de sart&eacute;n, ser&aacute; de flor de harina sin levadura, amasada con aceite,6. La cual partir&aacute;s en piezas, y echar&aacute;s sobre ella aceite: es presente.7. Y si tu presente fuere ofrenda cocida en cazuela, har&aacute;se de flor de harina con aceite.8. Y traer&aacute;s &aacute; Jehov&aacute; la ofrenda que se har&aacute; de estas cosas, y la presentar&aacute;s al sacerdote, el cual la llegar&aacute; al altar.9. Y tomar&aacute; el sacerdote de aquel presente, en memoria del mismo, y har&aacute;lo arder sobre el altar; ofrenda encendida, de suave olor &aacute; Jehov&aacute;.10. Y lo restante del presente ser&aacute; de Aar&oacute;n y de sus hijos; es cosa sant&iacute;sima de las ofrendas que se queman &aacute; Jehov&aacute;.11. Ningun presente que ofreciereis &aacute; Jehov&aacute;, ser&aacute; con levadura: porque de ninguna cosa leuda, ni de ninguna miel, se ha de quemar ofrenda &aacute; Jehov&aacute;.12. En la ofrenda de las primicias las ofrecer&eacute;is &aacute; Jehov&aacute;: mas no subir&aacute;n sobre el altar en olor de suavidad.13. Y sazonar&aacute;s toda ofrenda de tu presente con sal; y no har&aacute;s que falte jam&aacute;s de tu presente la sal de la alianza de tu Dios: en toda ofrenda tuya ofrecer&aacute;s sal.14. Y si ofrecieres &aacute; Jehov&aacute; presente de primicias, tostar&aacute;s al fuego las espigas verdes, y el grano desmenuzado ofrecer&aacute;s por ofrenda de tus primicias.15. Y pondr&aacute;s sobre ella aceite, y pondr&aacute;s sobre ella incienso: es presente.16. Y el sacerdote har&aacute; arder, en memoria del don, parte de su grano desmenuzado, y de su aceite con todo su incienso; es ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;.</p><a name="Lev.C3.ADtico_3"></a><h2>Lev&iacute;tico 3</h2><p>1. Y SI su ofrenda fuere sacrificio de paces, si hubiere de ofrecerlo de ganado vacuno, sea macho &oacute; hembra, sin defecto lo ofrecer&aacute; delante de Jehov&aacute;:2. Y pondr&aacute; su mano sobre la cabeza de su ofrenda, y la degollar&aacute; &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio; y los sacerdotes, hijos de Aar&oacute;n, rociar&aacute;n su sangre sobre el altar en derredor.3. Luego ofrecer&aacute; del sacrificio de las paces, por ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;, el sebo que cubre los intestinos, y todo el sebo que est&aacute; sobre las entra&ntilde;as,4. Y los dos ri&ntilde;ones, y el sebo que est&aacute; sobre ellos, y sobre los ijares, y con los ri&ntilde;ones quitar&aacute; el reda&ntilde;o que est&aacute; sobre el h&iacute;gado.5. Y los hijos de Aar&oacute;n har&aacute;n arder esto en el altar, sobre el holocausto que estar&aacute; sobre la le&ntilde;a que habr&aacute; encima del fuego; es ofrenda de olor suave &aacute; Jehov&aacute;.6. Mas si de ovejas fuere su ofrenda para sacrificio de paces &aacute; Jehov&aacute;, sea macho &oacute; hembra, ofrecer&aacute;la sin tacha.7. Si ofreciere cordero por su ofrenda, ha de ofrecerlo delante de Jehov&aacute;:8. Y pondr&aacute; su mano sobre la cabeza de su ofrenda, y despu&eacute;s la degollar&aacute; delante del tabern&aacute;culo del testimonio; y los hijos de Aar&oacute;n rociar&aacute;n su sangre sobre el altar en derredor.9. Y del sacrificio de las paces ofrecer&aacute; por ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;, su sebo, y la cola entera, la cual quitar&aacute; &aacute; ra&iacute;z del espinazo, y el sebo que cubre los intestinos, y todo el sebo que est&aacute; sobre las entra&ntilde;as:10. Asimismo los dos ri&ntilde;ones, y el sebo que est&aacute; sobre ellos, y el que est&aacute; sobre los ijares, y con los ri&ntilde;ones quitar&aacute; el reda&ntilde;o de sobre el h&iacute;gado.11. Y el sacerdote har&aacute; arder esto sobre el altar; vianda de ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;.12. Y si fuere cabra su ofrenda ofrecer&aacute;la delante de Jehov&aacute;:13. Y pondr&aacute; su mano sobre la cabeza de ella, y la degollar&aacute; delante del tabern&aacute;culo del testimonio; y los hijos de Aar&oacute;n rociar&aacute;n su sangre sobre el altar en derredor.14. Despu&eacute;s ofrecer&aacute; de ella su ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;; el sebo que cubre los intestinos, y todo el sebo que est&aacute; sobre las entra&ntilde;as,15. Y los dos ri&ntilde;ones, y el sebo que est&aacute; sobre ellos, y el que est&aacute; sobre los ijares, y con los ri&ntilde;ones quitar&aacute; el reda&ntilde;o de sobre el h&iacute;gado.16. Y el sacerdote har&aacute; arder esto sobre el altar; es vianda de ofrenda que se quema en olor de suavidad &aacute; Jehov&aacute;: el sebo todo es de Jehov&aacute;.17. Estatuto perpetuo por vuestras edades; en todas vuestras moradas, ning&uacute;n sebo ni ninguna sangre comer&eacute;is.</p><a name="Lev.C3.ADtico_4"></a><h2>Lev&iacute;tico 4</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Habla &aacute; los hijos de Israel, diciendo: Cuando alguna persona pecare por yerro en alguno de los mandamientos de Jehov&aacute; sobre cosas que no se han de hacer, y obrare contra alguno de ellos;3. Si sacerdote ungido pecare seg&uacute;n el pecado del pueblo, ofrecer&aacute; &aacute; Jehov&aacute;, por su pecado que habr&aacute; cometido, un becerro sin tacha para expiaci&oacute;n.4. Y traer&aacute; el becerro &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio delante de Jehov&aacute;, y pondr&aacute; su mano sobre la cabeza del becerro, y lo degollar&aacute; delante de Jehov&aacute;.5. Y el sacerdote ungido tomar&aacute; de la sangre del becerro, y la traer&aacute; al tabern&aacute;culo del testimonio;6. Y mojar&aacute; el sacerdote su dedo en la sangre, y rociar&aacute; de aquella sangre siete veces delante de Jehov&aacute;, hacia el velo del santuario.7. Y pondr&aacute; el sacerdote de la sangre sobre los cuernos del altar del perfume arom&aacute;tico, que est&aacute; en el tabern&aacute;culo del testimonio delante de Jehov&aacute;: y echar&aacute; toda la sangre del becerro al pie del altar del holocausto, que est&aacute; &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio.8. Y tomar&aacute; del becerro para la expiaci&oacute;n todo su sebo, el sebo que cubre los intestinos, y todo el sebo que est&aacute; sobre las entra&ntilde;as,9. Y los dos ri&ntilde;ones, y el sebo que est&aacute; sobre ellos, y el que est&aacute; sobre los ijares, y con los ri&ntilde;ones quitar&aacute; el reda&ntilde;o de sobre el h&iacute;gado,10. De la manera que se quita del buey del sacrificio de las paces: y el sacerdote lo har&aacute; arder sobre el altar del holocausto.11. Y el cuero del becerro, y toda su carne, con su cabeza, y sus piernas, y sus intestinos, y su esti&eacute;rcol,12. En fin, todo el becerro sacar&aacute; fuera del campo, &aacute; un lugar limpio, donde se echan las cenizas, y lo quemar&aacute; al fuego sobre la le&ntilde;a: en donde se echan las cenizas ser&aacute; quemado.13. Y si toda la congregaci&oacute;n de Israel hubiere errado, y el negocio estuviere oculto &aacute; los ojos del pueblo, y hubieren hecho algo contra alguno de los mandamientos de Jehov&aacute; en cosas que no se han de hacer, y fueren culpables;14. Luego que fuere entendido el pecado sobre que delinquieron, la congregaci&oacute;n ofrecer&aacute; un becerro por expiaci&oacute;n, y lo traer&aacute;n delante del tabern&aacute;culo del testimonio.15. Y los ancianos de la congregaci&oacute;n pondr&aacute;n sus manos sobre la cabeza del becerro delante de Jehov&aacute;; y en presencia de Jehov&aacute; degollar&aacute;n aquel becerro.16. Y el sacerdote ungido meter&aacute; de la sangre del becerro en el tabern&aacute;culo del testimonio.17. Y mojar&aacute; el sacerdote su dedo en la misma sangre, y rociar&aacute; siete veces delante de Jehov&aacute; hacia el velo.18. Y de aquella sangre pondr&aacute; sobre los cuernos del altar que est&aacute; delante de Jehov&aacute; en el tabern&aacute;culo del testimonio, y derramar&aacute; toda la sangre al pie del altar del holocausto, que est&aacute; &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio.19. Y le quitar&aacute; todo el sebo, y har&aacute;lo arder sobre el altar.20. Y har&aacute; de aquel becerro como hizo con el becerro de la expiaci&oacute;n; lo mismo har&aacute; de &eacute;l: as&iacute; har&aacute; el sacerdote expiaci&oacute;n por ellos, y obtendr&aacute;n perd&oacute;n.21. Y sacar&aacute; el becerro fuera del campamento, y lo quemar&aacute; como quem&oacute; el primer becerro; expiaci&oacute;n de la congregaci&oacute;n.22. Y cuando pecare el pr&iacute;ncipe, &eacute; hiciere por yerro algo contra alguno de todos los mandamientos de Jehov&aacute; su Dios, sobre cosas que no se han de hacer, y pecare;23. Luego que le fuere conocido su pecado en que ha delinquido, presentar&aacute; por su ofrenda un macho cabr&iacute;o sin defecto.24. Y pondr&aacute; su mano sobre la cabeza del macho cabr&iacute;o, y lo degollar&aacute; en el lugar donde se deg&uuml;ella el holocausto delante de Jehov&aacute;; es expiaci&oacute;n.25. Y tomar&aacute; el sacerdote con su dedo de la sangre de la expiaci&oacute;n, y pondr&aacute; sobre los cuernos del altar del holocausto, y derramar&aacute; la sangre al pie del altar del holocausto:26. Y quemar&aacute; todo su sebo sobre el altar, como el sebo del sacrificio de las paces: as&iacute; har&aacute; el sacerdote por &eacute;l la expiaci&oacute;n de su pecado, y tendr&aacute; perd&oacute;n.27. Y si alguna persona del com&uacute;n del pueblo pecare por yerro, haciendo algo contra alguno de los mandamientos de Jehov&aacute; en cosas que no se han de hacer, y delinquiere;28. Luego que le fuere conocido su pecado que cometi&oacute;, traer&aacute; por su ofrenda una hembra de las cabras, una cabra sin defecto, por su pecado que habr&aacute; cometido:29. Y pondr&aacute; su mano sobre la cabeza de la expiaci&oacute;n, y la degollar&aacute; en el lugar del holocausto.30. Luego tomar&aacute; el sacerdote en su dedo de su sangre, y pondr&aacute; sobre los cuernos del altar del holocausto, y derramar&aacute; toda su sangre al pie del altar.31. Y le quitar&aacute; todo su sebo, de la manera que fue quitado el sebo del sacrificio de las paces; y el sacerdote lo har&aacute; arder sobre el altar en olor de suavidad &aacute; Jehov&aacute;: as&iacute; har&aacute; el sacerdote expiaci&oacute;n por &eacute;l, y ser&aacute; perdonado.32. Y si trajere cordero para su ofrenda por el pecado, hembra sin defecto traer&aacute;.33. Y pondr&aacute; su mano sobre la cabeza de la expiaci&oacute;n, y la degollar&aacute; por expiaci&oacute;n en el lugar donde se deg&uuml;ella el holocausto.34. Despu&eacute;s tomar&aacute; el sacerdote con su dedo de la sangre de la expiaci&oacute;n, y pondr&aacute; sobre los cuernos del altar del holocausto; y derramar&aacute; toda la sangre al pie del altar.35. Y le quitar&aacute; todo su sebo, como fu&eacute; quitado el sebo del sacrificio de las paces, y har&aacute;lo el sacerdote arder en el altar sobre la ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;: y le har&aacute; el sacerdote expiaci&oacute;n de su pecado que habr&aacute; cometido, y ser&aacute; perdonado.</p><a name="Lev.C3.ADtico_5"></a><h2>Lev&iacute;tico 5</h2><p>1. Y CUANDO alguna persona pecare, que hubiere o&iacute;do la voz del que jur&oacute;, y &eacute;l fuere testigo que vi&oacute;, &oacute; supo, si no lo denunciare, &eacute;l llevar&aacute; su pecado.2. Asimismo la persona que hubiere tocado en cualquiera cosa inmunda, sea cuerpo muerto de bestia inmunda, &oacute; cuerpo muerto de animal inmundo, &oacute; cuerpo muerto de reptil inmundo, bien que no lo supiere, ser&aacute; inmunda y habr&aacute; delinquido:3. O si tocare &aacute; hombre inmundo en cualquiera inmundicia suya de que es inmundo, y no lo echare de ver; si despu&eacute;s llega &aacute; saberlo, ser&aacute; culpable.4. Tambi&eacute;n la persona que jurare, pronunciando con sus labios hacer mal &oacute; bien, en cualesquiera cosas que el hombre profiere con juramento, y &eacute;l no lo conociere; si despu&eacute;s lo entiende, ser&aacute; culpado en una de estas cosas.5. Y ser&aacute; que cuando pecare en alguna de estas cosas, confesar&aacute; aquello en que pec&oacute;:6. Y para su expiaci&oacute;n traer&aacute; &aacute; Jehov&aacute; por su pecado que ha cometido, una hembra de los reba&ntilde;os, una cordera &oacute; una cabra como ofrenda de expiaci&oacute;n; y el sacerdote har&aacute; expiaci&oacute;n por &eacute;l de su pecado.7. Y si no le alcanzare para un cordero, traer&aacute; en expiaci&oacute;n por su pecado que cometi&oacute;, dos t&oacute;rtolas &oacute; dos palominos &aacute; Jehov&aacute;; el uno para expiaci&oacute;n, y el otro para holocausto.8. Y ha de traerlos al sacerdote, el cual ofrecer&aacute; primero el que es para expiaci&oacute;n, y desunir&aacute; su cabeza de su cuello, mas no la apartar&aacute; del todo:9. Y rociar&aacute; de la sangre de la expiaci&oacute;n sobre la pared del altar; y lo que sobrare de la sangre lo exprimir&aacute; al pie del altar; es expiaci&oacute;n.10. Y del otro har&aacute; holocausto conforme al rito; y har&aacute; por &eacute;l el sacerdote expiaci&oacute;n de su pecado que cometi&oacute;, y ser&aacute; perdonado.11. Mas si su posibilidad no alcanzare para dos t&oacute;rtolas, &oacute; dos palominos, el que pec&oacute; traer&aacute; por su ofrenda la d&eacute;cima parte de un epha de flor de harina por expiaci&oacute;n. No pondr&aacute; sobre ella aceite, ni sobre ella pondr&aacute; incienso, porque es expiaci&oacute;n.12. Traer&aacute;la, pues, al sacerdote, y el sacerdote tomar&aacute; de ella su pu&ntilde;o lleno, en memoria suya, y la har&aacute; arder en el altar sobre las ofrendas encendidas &aacute; Jehov&aacute;: es expiaci&oacute;n.13. Y har&aacute; el sacerdote expiaci&oacute;n por &eacute;l de su pecado que cometi&oacute; en alguna de estas cosas, y ser&aacute; perdonado; y el sobrante ser&aacute; del sacerdote, como el presente de vianda.14. Habl&oacute; m&aacute;s Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:15. Cuando alguna persona cometiere falta, y pecare por yerro en las cosas santificadas &aacute; Jehov&aacute;, traer&aacute; su expiaci&oacute;n &aacute; Jehov&aacute;, un carnero sin tacha de los reba&ntilde;os, conforme &aacute; tu estimaci&oacute;n, en siclos de plata del siclo del santuario, en ofrenda por el pecado:16. Y pagar&aacute; aquello de las cosas santas en que hubiere pecado, y a&ntilde;adir&aacute; &aacute; ello el quinto, y lo dar&aacute; al sacerdote: y el sacerdote har&aacute; expiaci&oacute;n por &eacute;l con el carnero del sacrificio por el pecado, y ser&aacute; perdonado.17. Finalmente, si una persona pecare, &oacute; hiciere alguna de todas aquellas cosas que por mandamiento de Jehov&aacute; no se han de hacer, aun sin hacerlo &aacute; sabiendas, es culpable, y llevar&aacute; su pecado.18. Traer&aacute;, pues, al sacerdote por expiaci&oacute;n, seg&uacute;n t&uacute; lo estimes, un carnero sin tacha de los reba&ntilde;os: y el sacerdote har&aacute; expiaci&oacute;n por &eacute;l de su yerro que cometi&oacute; por ignorancia, y ser&aacute; perdonado.19. Es infracci&oacute;n, y ciertamente delinqui&oacute; contra Jehov&aacute;.</p><a name="Lev.C3.ADtico_6"></a><h2>Lev&iacute;tico 6</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Cuando una persona pecare, &eacute; hiciere prevaricaci&oacute;n contra Jehov&aacute;, y negare &aacute; su pr&oacute;jimo lo encomendado &oacute; dejado en su mano, &oacute; bien robare, &oacute; calumniare &aacute; su pr&oacute;jimo;3. O sea que hallando lo perdido, despu&eacute;s lo negare, y jurare en falso, en alguna de todas aquellas cosas en que suele pecar el hombre:4. Entonces ser&aacute; que, puesto habr&aacute; pecado y ofendido, restituir&aacute; aquello que rob&oacute;, &oacute; por el da&ntilde;o de la calumnia, &oacute; el dep&oacute;sito que se le encomend&oacute;, &oacute; lo perdido que hall&oacute;,5. O todo aquello sobre que hubiere jurado falsamente; lo restituir&aacute;, pues, por entero, y a&ntilde;adir&aacute; &aacute; ello la quinta parte, que ha de pagar &aacute; aquel &aacute; quien pertenece en el d&iacute;a de su expiaci&oacute;n.6. Y por su expiaci&oacute;n traer&aacute; &aacute; Jehov&aacute; un carnero sin tacha de los reba&ntilde;os, conforme &aacute; tu estimaci&oacute;n, al sacerdote para la expiaci&oacute;n.7. Y el sacerdote har&aacute; expiaci&oacute;n por &eacute;l delante de Jehov&aacute;, y obtendr&aacute; perd&oacute;n de cualquiera de todas las cosas en que suele ofender.8. Habl&oacute; a&uacute;n Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:9. Manda &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos diciendo: Esta es la ley del holocausto: (es holocausto, porque se quema sobre el altar toda la noche hasta la ma&ntilde;ana, y el fuego del altar arder&aacute; en &eacute;l:)10. El sacerdote se pondr&aacute; su vestimenta de lino, y se vestir&aacute; pa&ntilde;etes de lino sobre su carne; y cuando el fuego hubiere consumido el holocausto, apartar&aacute; &eacute;l las cenizas de sobre el altar, y pondr&aacute;las junto al altar.11. Despu&eacute;s se desnudar&aacute; de sus vestimentas, y se pondr&aacute; otras vestiduras, y sacar&aacute; las cenizas fuera del real al lugar limpio.12. Y el fuego encendido sobre el altar no ha de apagarse, sino que el sacerdote pondr&aacute; en &eacute;l le&ntilde;a cada ma&ntilde;ana, y acomodar&aacute; sobre &eacute;l el holocausto, y quemar&aacute; sobre &eacute;l los sebos de las paces.13. El fuego ha de arder continuamente en el altar; no se apagar&aacute;.14. Y esta es la ley del presente: Han de ofrecerlo los hijos de Aar&oacute;n delante de Jehov&aacute;, delante del altar.15. Y tomar&aacute; de &eacute;l un pu&ntilde;ado de la flor de harina del presente, y de su aceite, y todo el incienso que est&aacute; sobre el presente, y har&aacute;lo arder sobre el altar por memoria, en olor suav&iacute;simo &aacute; Jehov&aacute;.16. Y el sobrante de ella lo comer&aacute;n Aar&oacute;n y sus hijos: sin levadura se comer&aacute; en el lugar santo; en el atrio del tabern&aacute;culo del testimonio lo comer&aacute;n.17. No se cocer&aacute; con levadura: helo dado &aacute; ellos por su porci&oacute;n de mis ofrendas encendidas; es cosa sant&iacute;sima, como la expiaci&oacute;n por el pecado, y como la expiaci&oacute;n por la culpa.18. Todos los varones de los hijos de Aar&oacute;n comer&aacute;n de ella. Estatuto perpetuo ser&aacute; para vuestras generaciones tocante &aacute; las ofrendas encendidas de Jehov&aacute;: toda cosa que tocare en ellas ser&aacute; santificada.19. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:20. Esta es la ofrenda de Aar&oacute;n y de sus hijos, que ofrecer&aacute;n &aacute; Jehov&aacute; el d&iacute;a que ser&aacute;n ungidos: la d&eacute;cima parte de un epha de flor de harina, presente perpetuo, la mitad &aacute; la ma&ntilde;ana y la mitad &aacute; la tarde.21. En sart&eacute;n se aderezar&aacute; con aceite; frita la traer&aacute;s, y los pedazos cocidos del presente ofrecer&aacute;s &aacute; Jehov&aacute; en olor de suavidad.22. Y el sacerdote que en lugar de Aar&oacute;n fuere ungido de entre sus hijos, har&aacute; la ofrenda; estatuto perpetuo de Jehov&aacute;: toda ella ser&aacute; quemada.23. Y todo presente de sacerdote ser&aacute; enteramente quemado; no se comer&aacute;.24. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:25. Habla &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos, diciendo: Esta es la ley de la expiaci&oacute;n: en el lugar donde ser&aacute; degollado el holocausto, ser&aacute; degollada la expiaci&oacute;n por el pecado delante de Jehov&aacute;: es cosa sant&iacute;sima.26. El sacerdote que la ofreciere por expiaci&oacute;n, la comer&aacute;: en el lugar santo ser&aacute; comida, en el atrio del tabern&aacute;culo del testimonio.27. Todo lo que en su carne tocare, ser&aacute; santificado; y si cayere de su sangre sobre el vestido, lavar&aacute;s aquello sobre que cayere, en el lugar santo.28. Y la vasija de barro en que fuere cocida, ser&aacute; quebrada: y si fuere cocida en vasija de metal, ser&aacute; fregada y lavada con agua.29. Todo var&oacute;n de entre los sacerdotes la comer&aacute;: es cosa sant&iacute;sima.30. Mas no se comer&aacute; de expiaci&oacute;n alguna, de cuya sangre se metiere en el tabern&aacute;culo del testimonio para reconciliar en el santuario: al fuego ser&aacute; quemada.</p><a name="Lev.C3.ADtico_7"></a><h2>Lev&iacute;tico 7</h2><p>1. ASIMISMO esta es la ley de la expiaci&oacute;n de la culpa: es cosa muy santa.2. En el lugar donde degollaren el holocausto, degollar&aacute;n la v&iacute;ctima por la culpa; y rociar&aacute; su sangre en derredor sobre el altar:3. Y de ella ofrecer&aacute; todo su sebo, la cola, y el sebo que cubre los intestinos.4. Y los dos ri&ntilde;ones, y el sebo que est&aacute; sobre ellos, y el que est&aacute; sobre los ijares; y con los ri&ntilde;ones quitar&aacute; el reda&ntilde;o de sobre el h&iacute;gado.5. Y el sacerdote lo har&aacute; arder sobre el altar; ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;: es expiaci&oacute;n de la culpa.6. Todo var&oacute;n de entre los sacerdotes la comer&aacute;: ser&aacute; comida en el lugar santo: es cosa muy santa.7. Como la expiaci&oacute;n por el pecado, as&iacute; es la expiaci&oacute;n de la culpa: una misma ley tendr&aacute;n: ser&aacute; del sacerdote que habr&aacute; hecho la reconciliaci&oacute;n con ella.8. Y el sacerdote que ofreciere holocausto de alguno, el cuero del holocausto que ofreciere, ser&aacute; para &eacute;l.9. Asimismo todo presente que se cociere en horno, y todo el que fuere aderezado en sart&eacute;n, &oacute; en cazuela, ser&aacute; del sacerdote que lo ofreciere.10. Y todo presente amasado con aceite, y seco, ser&aacute; de todos los hijos de Aar&oacute;n, tanto al uno como al otro.11. Y esta es la ley del sacrificio de las paces, que se ofrecer&aacute; &aacute; Jehov&aacute;:12. Si se ofreciere en hacimiento de gracias, ofrecer&aacute; por sacrificio de hacimiento de gracias tortas sin levadura amasadas con aceite, y hojaldres sin levadura untadas con aceite, y flor de harina frita en tortas amasadas con aceite.13. Con tortas de pan leudo ofrecer&aacute; su ofrenda en el sacrificio de hacimiento de gracias de sus paces.14. Y de toda la ofrenda presentar&aacute; una parte por ofrenda elevada &aacute; Jehov&aacute;, y ser&aacute; del sacerdote que rociare la sangre de los pac&iacute;ficos.15. Y la carne del sacrificio de sus pac&iacute;ficos en hacimiento de gracias, se comer&aacute; en el d&iacute;a que fuere ofrecida: no dejar&aacute;n de ella nada para otro d&iacute;a.16. Mas si el sacrificio de su ofrenda fuere voto, &oacute; voluntario, el d&iacute;a que ofreciere su sacrificio ser&aacute; comido; y lo que de &eacute;l quedare, comerse ha el d&iacute;a siguiente:17. Y lo que quedare para el tercer d&iacute;a de la carne del sacrificio, ser&aacute; quemado en el fuego.18. Y si se comiere de la carne del sacrificio de sus paces el tercer d&iacute;a, el que lo ofreciere no ser&aacute; acepto, ni le ser&aacute; imputado; abominaci&oacute;n ser&aacute;, y la persona que de &eacute;l comiere llevar&aacute; su pecado.19. Y la carne que tocare &aacute; alguna cosa inmunda, no se comer&aacute;; al fuego ser&aacute; quemada; mas cualquiera limpio comer&aacute; de aquesta carne.20. Y la persona que comiere la carne del sacrificio de paces, el cual es de Jehov&aacute;, estando inmunda, aquella persona ser&aacute; cortada de sus pueblos.21. Adem&aacute;s, la persona que tocare alguna cosa inmunda, en inmundicia de hombre, &oacute; en animal inmundo, &oacute; en cualquiera abominaci&oacute;n inmunda, y comiere la carne del sacrificio de las paces, el cual es de Jehov&aacute;, aquella persona ser&aacute; cortada de sus pueblos.22. Habl&oacute; a&uacute;n Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:23. Habla &aacute; los hijos de Israel, diciendo: Ning&uacute;n sebo de buey, ni de cordero, ni de cabra, comer&eacute;is.24. El sebo de animal mortecino, y el sebo del que fu&eacute; arrebatado de fieras, se aparejar&aacute; para cualquiera otro uso, mas no lo comer&eacute;is.25. Porque cualquiera que comiere sebo de animal, del cual se ofrece &aacute; Jehov&aacute; ofrenda encendida, la persona que lo comiere, ser&aacute; cortada de sus pueblos.26. Adem&aacute;s, ninguna sangre comer&eacute;is en todas vuestras habitaciones, as&iacute; de aves como de bestias.27. Cualquiera persona que comiere alguna sangre, la tal persona ser&aacute; cortada de sus pueblos.28. Habl&oacute; m&aacute;s Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:29. Habla &aacute; los hijos de Israel, diciendo: El que ofreciere sacrificio de sus paces &aacute; Jehov&aacute;, traer&aacute; su ofrenda del sacrificio de sus paces &aacute; Jehov&aacute;;30. Sus manos traer&aacute;n las ofrendas que se han de quemar &aacute; Jehov&aacute;: traer&aacute; el sebo con el pecho: el pecho para que &eacute;ste sea agitado, como sacrificio agitado delante de Jehov&aacute;;31. Y el sebo lo har&aacute; arder el sacerdote en el altar, mas el pecho ser&aacute; de Aar&oacute;n y de sus hijos.32. Y dar&eacute;is al sacerdote para ser elevada en ofrenda, la espaldilla derecha de los sacrificios de vuestras paces.33. El que de los hijos de Aar&oacute;n ofreciere la sangre de las paces, y el sebo, de &eacute;l ser&aacute; en porci&oacute;n la espaldilla derecha;34. Porque he tomado de los hijos de Israel, de los sacrificios de sus paces, el pecho que se agita, y la espaldilla elevada en ofrenda, y lo he dado &aacute; Aar&oacute;n el sacerdote y &aacute; sus hijos, por estatuto perpetuo de los hijos de Israel.35. Esta es por la unci&oacute;n de Aar&oacute;n y la unci&oacute;n de sus hijos, la parte de ellos en las ofrendas encendidas &aacute; Jehov&aacute;, desde el d&iacute;a que &eacute;l los alleg&oacute; para ser sacerdotes de Jehov&aacute;:36. Lo cual mand&oacute; Jehov&aacute; que les diesen, desde el d&iacute;a que &eacute;l los ungi&oacute; de entre los hijos de Israel, por estatuto perpetuo en sus generaciones.37. Esta es la ley del holocausto, del presente, de la expiaci&oacute;n por el pecado, y de la culpa, y de las consagraciones, y del sacrificio de las paces:38. La cual intim&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, en el monte de Sina&iacute;, el d&iacute;a que mand&oacute; &aacute; los hijos de Israel que ofreciesen sus ofrendas &aacute; Jehov&aacute; en el desierto de Sina&iacute;.</p><a name="Lev.C3.ADtico_8"></a><h2>Lev&iacute;tico 8</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Toma &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos con &eacute;l, y las vestimentas, y el aceite de la unci&oacute;n, y el becerro de la expiaci&oacute;n, y los dos carneros, y el canastillo de los &aacute;zimos;3. Y re&uacute;ne toda la congregaci&oacute;n &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio.4. Hizo, pues, Mois&eacute;s como Jehov&aacute; le mand&oacute;, y junt&oacute;se la congregaci&oacute;n &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio.5. Y dijo Mois&eacute;s &aacute; la congregaci&oacute;n: Esto es lo que Jehov&aacute; ha mandado hacer.6. Entonces Mois&eacute;s hizo llegar &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos, y lav&oacute;los con agua.7. Y puso sobre &eacute;l la t&uacute;nica, y ci&ntilde;&oacute;lo con el cinto; visti&oacute;le despu&eacute;s el manto, y puso sobre &eacute;l el ephod, y ci&ntilde;&oacute;lo con el cinto del ephod, y ajust&oacute;lo con &eacute;l.8. P&uacute;sole luego encima el racional, y en &eacute;l puso el Urim y Thummim.9. Despu&eacute;s puso la mitra sobre su cabeza; y sobre la mitra en su frente delantero puso la plancha de oro, la diadema santa; como Jehov&aacute; hab&iacute;a mandado &aacute; Mois&eacute;s.10. Y tom&oacute; Mois&eacute;s el aceite de la unci&oacute;n, y ungi&oacute; el tabern&aacute;culo, y todas las cosas que estaban en &eacute;l, y santific&oacute;las.11. Y roci&oacute; de &eacute;l sobre el altar siete veces, y ungi&oacute; el altar y todos sus vasos, y la fuente y su basa, para santificarlos.12. Y derram&oacute; del aceite de la unci&oacute;n sobre la cabeza de Aar&oacute;n, y ungi&oacute;lo para santificarlo.13. Despu&eacute;s Mois&eacute;s hizo llegar los hijos de Aar&oacute;n, y visti&oacute;les las t&uacute;nicas, y ci&ntilde;&oacute;los con cintos, y ajust&oacute;les los chapeos (tiaras), como Jehov&aacute; lo hab&iacute;a mandado &aacute; Mois&eacute;s.14. Hizo luego llegar el becerro de la expiaci&oacute;n, y Aar&oacute;n y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del becerro de la expiaci&oacute;n.15. Y degoll&oacute;lo; y Mois&eacute;s tom&oacute; la sangre, y puso con su dedo sobre los cuernos del altar alrededor, y purific&oacute; el altar; y ech&oacute; la dem&aacute;s sangre al pie del altar, y santific&oacute;lo para reconciliar sobre &eacute;l.16. Despu&eacute;s tom&oacute; todo el sebo que estaba sobre los intestinos, y el reda&ntilde;o del h&iacute;gado, y los dos ri&ntilde;ones, y el sebo de ellos, &eacute; h&iacute;zolo Mois&eacute;s arder sobre el altar.17. Mas el becerro, y su cuero, y su carne, y su esti&eacute;rcol, quem&oacute;lo al fuego fuera del real; como Jehov&aacute; lo hab&iacute;a mandado &aacute; Mois&eacute;s.18. Despu&eacute;s hizo llegar el carnero del holocausto, y Aar&oacute;n y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del carnero:19. Y degoll&oacute;lo; y roci&oacute; Mois&eacute;s la sangre sobre el altar en derredor.20. Y cort&oacute; el carnero en trozos; y Mois&eacute;s hizo arder la cabeza, y los trozos, y el sebo.21. Lav&oacute; luego con agua los intestinos y piernas, y quem&oacute; Mois&eacute;s todo el carnero sobre el altar: holocausto en olor de suavidad, ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;; como lo hab&iacute;a Jehov&aacute; mandado &aacute; Mois&eacute;s.22. Despu&eacute;s hizo llegar el otro carnero, el carnero de las consagraciones, y Aar&oacute;n y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del carnero:23. Y degoll&oacute;lo; y tom&oacute; Mois&eacute;s de su sangre, y puso sobre la ternilla de la oreja derecha de Aar&oacute;n, y sobre el dedo pulgar de su mano derecha, y sobre el dedo pulgar de su pie derecho.24. Hizo llegar luego los hijos de Aar&oacute;n, y puso Mois&eacute;s de la sangre sobre la ternilla de sus orejas derechas, y sobre los pulgares de sus manos derechas, y sobre los pulgares de sus pies derechos: y roci&oacute; Mois&eacute;s la sangre sobre el altar en derredor;25. Y despu&eacute;s tom&oacute; el sebo, y la cola, y todo el sebo que estaba sobre los intestinos, y el reda&ntilde;o del h&iacute;gado, y los dos ri&ntilde;ones, y el sebo de ellos, y la espaldilla derecha;26. Y del canastillo de los &aacute;zimos, que estaba delante de Jehov&aacute;, tom&oacute; una torta sin levadura, y una torta de pan de aceite, y una lasa&ntilde;a, y p&uacute;solo con el sebo y con la espaldilla derecha;27. Y p&uacute;solo todo en las manos de Aar&oacute;n, y en las manos de sus hijos, &eacute; h&iacute;zolo mecer: ofrenda agitada delante de Jehov&aacute;.28. Despu&eacute;s tom&oacute; aquellas cosas Mois&eacute;s de las manos de ellos, &eacute; h&iacute;zolas arder en el altar sobre el holocausto: las consagraciones en olor de suavidad, ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;.29. Y tom&oacute; Mois&eacute;s el pecho, y meci&oacute;lo, ofrenda agitada delante de Jehov&aacute;: del carnero de las consagraciones aquella fue la parte de Mois&eacute;s; como Jehov&aacute; lo hab&iacute;a mandado &aacute; Mois&eacute;s.30. Luego tom&oacute; Mois&eacute;s del aceite de la unci&oacute;n, y de la sangre que estaba sobre el altar, y roci&oacute; sobre Aar&oacute;n, y sobre sus vestiduras, sobre sus hijos, y sobre las vestiduras de sus hijos con &eacute;l; y santific&oacute; &aacute; Aar&oacute;n, y sus vestiduras, y &aacute; sus hijos, y las vestiduras de sus hijos con &eacute;l.31. Y dijo Mois&eacute;s &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos: Comed la carne &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio; y comedla all&iacute; con el pan que est&aacute; en el canastillo de las consagraciones, seg&uacute;n yo he mandado, diciendo: Aar&oacute;n y sus hijos la comer&aacute;n.32. Y lo que sobrare de la carne y del pan, hab&eacute;is de quemarlo al fuego.33. De la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio no saldr&eacute;is en siete d&iacute;as, hasta el d&iacute;a que se cumplieren los d&iacute;as de vuestras consagraciones: porque por siete d&iacute;as ser&eacute;is consagrados.34. De la manera que hoy se ha hecho, mand&oacute; hacer Jehov&aacute; para expiaros.35. A la puerta, pues, del tabern&aacute;culo del testimonio estar&eacute;is d&iacute;a y noche por siete d&iacute;as, y guardar&eacute;is la ordenanza delante de Jehov&aacute;, para que no mur&aacute;is; porque as&iacute; me ha sido mandado.36. Y Aar&oacute;n y sus hijos hicieron todas las cosas que mand&oacute; Jehov&aacute; por medio de Mois&eacute;s.</p><a name="Lev.C3.ADtico_9"></a><h2>Lev&iacute;tico 9</h2><p>1. Y FU&Eacute; en el d&iacute;a octavo, que Mois&eacute;s llam&oacute; &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos, y &aacute; los ancianos de Israel;2. Y dijo &aacute; Aar&oacute;n: Toma de la vacada un becerro para expiaci&oacute;n, y un carnero para holocausto, sin defecto, y ofr&eacute;celos delante de Jehov&aacute;.3. Y &aacute; los hijos de Israel hablar&aacute;s, diciendo: Tomad un macho cabr&iacute;o para expiaci&oacute;n, y un becerro y un cordero de un a&ntilde;o, sin tacha, para holocausto;4. Asimismo un buey y un carnero para sacrificio de paces, que inmol&eacute;is delante de Jehov&aacute;; y un presente amasado con aceite: porque Jehov&aacute; se aparecer&aacute; hoy &aacute; vosotros.5. Y llevaron lo que mand&oacute; Mois&eacute;s delante del tabern&aacute;culo del testimonio, y lleg&oacute;se toda la congregaci&oacute;n, y pusi&eacute;ronse delante de Jehov&aacute;.6. Entonces Mois&eacute;s dijo: Esto es lo que mand&oacute; Jehov&aacute;; hacedlo, y la gloria de Jehov&aacute; se os aparecer&aacute;.7. Y dijo Mois&eacute;s &aacute; Aar&oacute;n: Ll&eacute;gate al altar, y haz tu expiaci&oacute;n, y tu holocausto, y haz la reconciliaci&oacute;n por ti y por el pueblo: haz tambi&eacute;n la ofrenda del pueblo, y haz la reconciliaci&oacute;n por ellos; como ha mandado Jehov&aacute;.8. Entonces lleg&oacute;se Aar&oacute;n al altar; y degoll&oacute; su becerro de la expiaci&oacute;n que era por &eacute;l.9. Y los hijos de Aar&oacute;n le trajeron la sangre; y &eacute;l moj&oacute; su dedo en la sangre, y puso sobre los cuernos del altar, y derram&oacute; la dem&aacute;s sangre al pie del altar;10. Y el sebo y ri&ntilde;ones y reda&ntilde;o del h&iacute;gado, de la expiaci&oacute;n, h&iacute;zolos arder sobre el altar; como Jehov&aacute; lo hab&iacute;a mandado &aacute; Mois&eacute;s.11. Mas la carne y el cuero los quem&oacute; al fuego fuera del real.12. Degoll&oacute; asimismo el holocausto, y los hijos de Aar&oacute;n le presentaron la sangre, la cual roci&oacute; &eacute;l alrededor sobre el altar.13. Present&aacute;ronle despu&eacute;s el holocausto, &aacute; trozos, y la cabeza; &eacute; h&iacute;zolos quemar sobre el altar.14. Luego lav&oacute; los intestinos y las piernas, y quem&oacute;los sobre el holocausto en el altar.15. Ofreci&oacute; tambi&eacute;n la ofrenda del pueblo, y tom&oacute; el macho cabr&iacute;o que era para la expiaci&oacute;n del pueblo, y degoll&oacute;lo, y lo ofreci&oacute; por el pecado como el primero.16. Y ofreci&oacute; el holocausto, &eacute; hizo seg&uacute;n el rito.17. Ofreci&oacute; asimismo el presente, &eacute; hinchi&oacute; de &eacute;l su mano, y lo hizo quemar sobre el altar, adem&aacute;s del holocausto de la ma&ntilde;ana.18. Degoll&oacute; tambi&eacute;n el buey y el carnero en sacrificio de paces, que era del pueblo: y los hijos de Aar&oacute;n le presentaron la sangre (la cual roci&oacute; &eacute;l sobre el altar alrededor),19. Y los sebos del buey; y del carnero la cola con lo que cubre las entra&ntilde;as, y los ri&ntilde;ones, y el reda&ntilde;o del h&iacute;gado:20. Y pusieron los sebos sobre los pechos, y &eacute;l quem&oacute; los sebos sobre el altar:21. Empero los pechos, con la espaldilla derecha, meci&oacute;los Aar&oacute;n por ofrenda agitada delante de Jehov&aacute;; como Jehov&aacute; lo hab&iacute;a mandado &aacute; Mois&eacute;s.22. Despu&eacute;s alz&oacute; Aar&oacute;n sus manos hacia el pueblo y bend&iacute;jolos: y descendi&oacute; de hacer la expiaci&oacute;n, y el holocausto, y el sacrificio de las paces.23. Y entraron Mois&eacute;s y Aar&oacute;n en el tabern&aacute;culo del testimonio; y salieron, y bendijeron al pueblo: y la gloria de Jehov&aacute; se apareci&oacute; &aacute; todo el pueblo.24. Y sali&oacute; fuego de delante de Jehov&aacute;, y consumi&oacute; el holocausto y los sebos sobre el altar; y vi&eacute;ndolo todo el pueblo, alabaron, y cayeron sobre sus rostros.</p><a name="Lev.C3.ADtico_10"></a><h2>Lev&iacute;tico 10</h2><p>1. Y LOS hijos de Aar&oacute;n, Nadab y Abi&uacute;, tomaron cada uno su incensario, y pusieron fuego en ellos, sobre el cual pusieron perfume, y ofrecieron delante de Jehov&aacute; fuego extra&ntilde;o, que &eacute;l nunca les mand&oacute;.2. Y sali&oacute; fuego de delante de Jehov&aacute; que los quem&oacute;, y murieron delante de Jehov&aacute;.3. Entonces dijo Mois&eacute;s &aacute; Aar&oacute;n: Esto es lo que habl&oacute; Jehov&aacute;, diciendo: En mis allegados me santificar&eacute;, y en presencia de todo el pueblo ser&eacute; glorificado. Y Aar&oacute;n call&oacute;.4. Y llam&oacute; Mois&eacute;s &aacute; Misael, y &aacute; Elzaph&aacute;n, hijos de Uzziel, t&iacute;o de Aar&oacute;n, y d&iacute;joles: Llegaos y sacad &aacute; vuestros hermanos de delante del santuario fuera del campo.5. Y ellos llegaron, y sac&aacute;ronlos con sus t&uacute;nicas fuera del campo, como dijo Mois&eacute;s.6. Entonces Mois&eacute;s dijo &aacute; Aar&oacute;n, y &aacute; Eleazar y &aacute; Ithamar, sus hijos: No descubr&aacute;is vuestras cabezas, ni rasgu&eacute;is vuestros vestidos, porque no mur&aacute;is, ni se levante la ira sobre toda la congregaci&oacute;n: empero vuestros hermanos, toda la casa de Israel, lamentar&aacute;n el incendio que Jehov&aacute; ha hecho.7. Ni saldr&eacute;is de la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio, porque morir&eacute;is; por cuanto el aceite de la unci&oacute;n de Jehov&aacute; est&aacute; sobre vosotros. Y ellos hicieron conforme al dicho de Mois&eacute;s.8. Y Jehov&aacute; habl&oacute; &aacute; Aar&oacute;n, diciendo:9. T&uacute;, y tus hijos contigo, no beber&eacute;is vino ni sidra, cuando hubiereis de entrar en el tabern&aacute;culo del testimonio, porque no mur&aacute;is: estatuto perpetuo por vuestras generaciones;10. Y para poder discernir entre lo santo y lo profano, y entre lo inmundo y lo limpio;11. Y para ense&ntilde;ar &aacute; los hijos de Israel todos los estatutos que Jehov&aacute; les ha dicho por medio de Mois&eacute;s.12. Y Mois&eacute;s dijo &aacute; Aar&oacute;n, y &aacute; Eleazar y &aacute; Ithamar, sus hijos que hab&iacute;an quedado: Tomad el presente que queda de las ofrendas encendidas &aacute; Jehov&aacute;, y comedlo sin levadura junto al altar, porque es cosa muy santa.13. Hab&eacute;is, pues, de comerlo en el lugar santo: porque esto es fuero para ti, y fuero para tus hijos, de las ofrendas encendidas &aacute; Jehov&aacute;, pues que as&iacute; me ha sido mandado.14. Comer&eacute;is asimismo en lugar limpio, t&uacute; y tus hijos y tus hijas contigo, el pecho de la mecida, y la espaldilla elevada, porque por fuero para ti, y fuero para tus hijos, son dados de los sacrificios de las paces de los hijos de Israel.15. Con las ofrendas de los sebos que se han de encender, traer&aacute;n la espaldilla que se ha de elevar, y el pecho que ser&aacute; mecido, para que lo mezas por ofrenda agitada delante de Jehov&aacute;: y ser&aacute; por fuero perpetuo tuyo, y de tus hijos contigo, como Jehov&aacute; lo ha mandado.16. Y Mois&eacute;s demand&oacute; el macho cabr&iacute;o de la expiaci&oacute;n, y hall&oacute;se que era quemado: y enoj&oacute;se contra Eleazar &eacute; Ithamar, los hijos de Aar&oacute;n que hab&iacute;an quedado, diciendo:17. &iquest;Por qu&eacute; no comisteis la expiaci&oacute;n en el lugar santo? porque es muy santa, y di&oacute;la &eacute;l &aacute; vosotros para llevar la iniquidad de la congregaci&oacute;n, para que sean reconciliados delante de Jehov&aacute;.18. Veis que su sangre no fue metida dentro del santuario: hab&iacute;ais de comerla en el lugar santo, como yo mand&eacute;.19. Y respondi&oacute; Aar&oacute;n &aacute; Mois&eacute;s: He aqu&iacute; hoy han ofrecido su expiaci&oacute;n y su holocausto delante de Jehov&aacute;: pero me han acontecido estas cosas: pues si comiera yo hoy de la expiaci&oacute;n, &iquest;Hubiera sido acepto &aacute; Jehov&aacute;?20. Y cuando Mois&eacute;s oy&oacute; esto, di&oacute;se por satisfecho.</p><a name="Lev.C3.ADtico_11"></a><h2>Lev&iacute;tico 11</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s y &aacute; Aar&oacute;n, dici&eacute;ndoles:2. Hablad &aacute; los hijos de Israel, diciendo: Estos son los animales que comer&eacute;is de todos los animales que est&aacute;n sobre la tierra.3. De entre los animales, todo el de pezu&ntilde;a, y que tiene las pezu&ntilde;as hendidas, y que rumia, &eacute;ste comer&eacute;is.4. Estos empero no comer&eacute;is de los que rumian y de los que tienen pezu&ntilde;a: el camello, porque rumia mas no tiene pezu&ntilde;a hendida, hab&eacute;is de tenerlo por inmundo;5. Tambi&eacute;n el conejo, porque rumia, mas no tiene pezu&ntilde;a, tendr&eacute;islo por inmundo;6. Asimismo la liebre, porque rumia, mas no tiene pezu&ntilde;a, tendr&eacute;isla por inmunda;7. Tambi&eacute;n el puerco, porque tiene pezu&ntilde;as, y es de pezu&ntilde;as hendidas, mas no rumia, tendr&eacute;islo por inmundo.8. De la carne de ellos no comer&eacute;is, ni tocar&eacute;is su cuerpo muerto: tendr&eacute;islos por inmundos.9. Esto comer&eacute;is de todas las cosas que est&aacute;n en las aguas: todas las cosas que tienen aletas y escamas en las aguas de la mar, y en los r&iacute;os, aquellas comer&eacute;is;10. Mas todas las cosas que no tienen aletas ni escamas en la mar y en los r&iacute;os, as&iacute; de todo reptil de agua como de toda cosa viviente que est&aacute; en las aguas, las tendr&eacute;is en abominaci&oacute;n.11. Os ser&aacute;n, pues, en abominaci&oacute;n: de su carne no comer&eacute;is, y abominar&eacute;is sus cuerpos muertos.12. Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, tendr&eacute;islo en abominaci&oacute;n.13. Y de las aves, &eacute;stas tendr&eacute;is en abominaci&oacute;n; no se comer&aacute;n, ser&aacute;n abominaci&oacute;n: el &aacute;guila, el quebrantahuesos, el esmerej&oacute;n,14. El milano, y el buitre seg&uacute;n su especie;15. Todo cuervo seg&uacute;n su especie;16. El avestruz, y la lechuza, y el laro, y el gavil&aacute;n seg&uacute;n su especie;17. Y el buho, y el somormujo, y el ibis,18. Y el calam&oacute;n, y el cisne, y el onocr&oacute;talo,19. Y el herodi&oacute;n, y el caradri&oacute;n, seg&uacute;n su especie, y la abubilla, y el murci&eacute;lago.20. Todo reptil alado que anduviere sobre cuatro pies, tendr&eacute;is en abominaci&oacute;n.21. Empero esto comer&eacute;is de todo reptil alado que anda sobre cuatro pies, que tuviere piernas adem&aacute;s de sus pies para saltar con ellas sobre la tierra;22. Estos comer&eacute;is de ellos: la langosta seg&uacute;n su especie, y el langost&iacute;n seg&uacute;n su especie, y el aregol seg&uacute;n su especie, y el haghab seg&uacute;n su especie.23. Todo reptil alado que tenga cuatro pies, tendr&eacute;is en abominaci&oacute;n.24. Y por estas cosas ser&eacute;is inmundos: cualquiera que tocare &aacute; sus cuerpos muertos, ser&aacute; inmundo hasta la tarde:25. Y cualquiera que llevare de sus cuerpos muertos, lavar&aacute; sus vestidos, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.26. Todo animal de pezu&ntilde;a, pero que no tiene pezu&ntilde;a hendida, ni rumia, tendr&eacute;is por inmundo: cualquiera que los tocare ser&aacute; inmundo.27. Y de todos los animales que andan &aacute; cuatro pies, tendr&eacute;is por inmundo cualquiera que ande sobre sus garras: cualquiera que tocare sus cuerpos muertos, ser&aacute; inmundo hasta la tarde.28. Y el que llevare sus cuerpos muertos, lavar&aacute; sus vestidos, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde: hab&eacute;is de tenerlos por inmundos.29. Y estos tendr&eacute;is por inmundos de los reptiles que van arrastrando sobre la tierra: la comadreja, y el rat&oacute;n, y la rana seg&uacute;n su especie,30. Y el erizo, y el lagarto, y el caracol, y la babosa, y el topo.31. Estos tendr&eacute;is por inmundos de todos los reptiles: cualquiera que los tocare, cuando estuvieren muertos, ser&aacute; inmundo hasta la tarde.32. Y todo aquello sobre que cayere alguno de ellos despu&eacute;s de muertos, ser&aacute; inmundo; as&iacute; vaso de madera, como vestido, &oacute; piel, &oacute; saco, cualquier instrumento con que se hace obra, ser&aacute; metido en agua, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde, y as&iacute; ser&aacute; limpio.33. Y toda vasija de barro dentro de la cual cayere alguno de ellos, todo lo que estuviere en ella ser&aacute; inmundo, y quebrar&eacute;is la vasija:34. Toda vianda que se come, sobre la cual viniere el agua de tales vasijas, ser&aacute; inmunda: y toda bebida que se bebiere, ser&aacute; en todas esas vasijas inmunda:35. Y todo aquello sobre que cayere algo del cuerpo muerto de ellos, ser&aacute; inmundo: el horno &uacute; hornillos se derribar&aacute;n; son inmundos, y por inmundos los tendr&eacute;is.36. Con todo, la fuente y la cisterna donde se recogen aguas, ser&aacute;n limpias: mas lo que hubiere tocado en sus cuerpos muertos ser&aacute; inmundo.37. Y si cayere de sus cuerpos muertos sobre alguna simiente que se haya de sembrar, ser&aacute; limpia.38. Mas si se hubiere puesto agua en la simiente, y cayere de sus cuerpos muertos sobre ella, tendr&eacute;isla por inmunda.39. Y si alg&uacute;n animal que tuviereis para comer se muriere, el que tocare su cuerpo muerto ser&aacute; inmundo hasta la tarde:40. Y el que comiere de su cuerpo muerto, lavar&aacute; sus vestidos, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde: asimismo el que sacare su cuerpo muerto, lavar&aacute; sus vestidos, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.41. Y todo reptil que va arrastrando sobre la tierra, es abominaci&oacute;n; no se comer&aacute;.42. Todo lo que anda sobre el pecho, y todo lo que anda sobre cuatro &oacute; m&aacute;s pies, de todo reptil que anda arrastrando sobre la tierra, no lo comer&eacute;is, porque es abominaci&oacute;n.43. No ensuci&eacute;is vuestras personas con ning&uacute;n reptil que anda arrastrando, ni os contamin&eacute;is con ellos, ni se&aacute;is inmundos por ellos.44. Pues que yo soy Jehov&aacute; vuestro Dios, vosotros por tanto os santificar&eacute;is, y ser&eacute;is santos, porque yo soy santo: as&iacute; que no ensuci&eacute;is vuestras personas con ning&uacute;n reptil que anduviere arrastrando sobre la tierra.45. Porque yo soy Jehov&aacute;, que os hago subir de la tierra de Egipto para seros por Dios: ser&eacute;is pues santos, porque yo soy santo.46. Esta es la ley de los animales y de las aves, y de todo ser viviente que se mueve en las aguas, y de todo animal que anda arrastrando sobre la tierra;47. Para hacer diferencia entre inmundo y limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer.</p><a name="Lev.C3.ADtico_12"></a><h2>Lev&iacute;tico 12</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Habla &aacute; los hijos de Israel, diciendo: La mujer cuando concibiere y pariere var&oacute;n, ser&aacute; inmunda siete d&iacute;as; conforme &aacute; los d&iacute;as que est&aacute; separada por su menstruo, ser&aacute; inmunda.3. Y al octavo d&iacute;a circuncidar&aacute; la carne de su prepucio.4. Mas ella permanecer&aacute; treinta y tres d&iacute;as en la sangre de su purgaci&oacute;n: ninguna cosa santa tocar&aacute;, ni vendr&aacute; al santuario, hasta que sean cumplidos los d&iacute;as de su purgaci&oacute;n.5. Y si pariere hembra ser&aacute; inmunda dos semanas, conforme &aacute; su separaci&oacute;n, y sesenta y seis d&iacute;as estar&aacute; purific&aacute;ndose de su sangre.6. Y cuando los d&iacute;as de su purgaci&oacute;n fueren cumplidos, por hijo &oacute; por hija, traer&aacute; un cordero de un a&ntilde;o para holocausto, y un palomino &oacute; una t&oacute;rtola para expiaci&oacute;n, &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio, al sacerdote:7. Y &eacute;l ofrecer&aacute; delante de Jehov&aacute;, y har&aacute; expiaci&oacute;n por ella, y ser&aacute; limpia del flujo de su sangre. Esta es la ley de la que pariere var&oacute;n &oacute; hembra.8. Y si no alcanzare su mano lo suficiente para un cordero, tomar&aacute; entonces dos t&oacute;rtolas &oacute; dos palominos, uno para holocausto, y otro para expiaci&oacute;n: y el sacerdote har&aacute; expiaci&oacute;n por ella, y ser&aacute; limpia.</p><a name="Lev.C3.ADtico_13"></a><h2>Lev&iacute;tico 13</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s y &aacute; Aar&oacute;n, diciendo:2. Cuando el hombre tuviere en la piel de su carne hinchaz&oacute;n, &oacute; postilla, &oacute; mancha blanca, y hubiere en la piel de su carne como llaga de lepra, ser&aacute; tra&iacute;do &aacute; Aar&oacute;n el sacerdote, &oacute; &aacute; uno de los sacerdotes sus hijos:3. Y el sacerdote mirar&aacute; la llaga en la piel de la carne: si el pelo en la llaga se ha vuelto blanco, y pareciere la llaga m&aacute;s hundida que la tez de la carne, llaga de lepra es; y el sacerdote le reconocer&aacute;, y le dar&aacute; por inmundo.4. Y si en la piel de su carne hubiere mancha blanca, pero no pareciere m&aacute;s hundida que la tez, ni su pelo se hubiere vuelto blanco, entonces el sacerdote encerrar&aacute; al llagado por siete d&iacute;as;5. Y al s&eacute;ptimo d&iacute;a el sacerdote lo mirar&aacute;; y si la llaga a su parecer se hubiere estancado, no habi&eacute;ndose extendido en la piel, entonces el sacerdote le volver&aacute; &aacute; encerrar por otros siete d&iacute;as.6. Y al s&eacute;ptimo d&iacute;a el sacerdote le reconocer&aacute; de nuevo; y si parece haberse oscurecido la llaga, y que no ha cundido en la piel, entonces el sacerdote lo dar&aacute; por limpio: era postilla; y lavar&aacute; sus vestidos, y ser&aacute; limpio.7. Mas si hubiere ido creciendo la postilla en la piel, despu&eacute;s que fu&eacute; mostrado al sacerdote para ser limpio, ser&aacute; visto otra vez del sacerdote:8. Y si reconoci&eacute;ndolo el sacerdote, ve que la postilla ha crecido en la piel, el sacerdote lo dar&aacute; por inmundo: es lepra.9. Cuando hubiere llaga de lepra en el hombre, ser&aacute; tra&iacute;do al sacerdote;10. Y el sacerdote mirar&aacute;, y si pareciere tumor blanco en la piel, el cual haya mudado el color del pelo, y se descubre asimismo la carne viva,11. Lepra es envejecida en la piel de su carne; y le dar&aacute; por inmundo el sacerdote, y no le encerrar&aacute;, porque es inmundo.12. Mas si brotare la lepra cundiendo por el cutis, y ella cubriere toda la piel del llagado desde su cabeza hasta sus pies, &aacute; toda vista de ojos del sacerdote;13. Entonces el sacerdote le reconocer&aacute;; y si la lepra hubiere cubierto toda su carne, dar&aacute; por limpio al llagado: hase vuelto toda ella blanca; y &eacute;l es limpio.14. Mas el d&iacute;a que apareciere en &eacute;l la carne viva, ser&aacute; inmundo.15. Y el sacerdote mirar&aacute; la carne viva, y lo dar&aacute; por inmundo. Es inmunda la carne viva: es lepra.16. Mas cuando la carne viva se mudare y volviere blanca, entonces vendr&aacute; al sacerdote;17. Y el sacerdote mirar&aacute;, y si la llaga se hubiere vuelto blanca, el sacerdote dar&aacute; por limpio al que ten&iacute;a la llaga, y ser&aacute; limpio.18. Y cuando en la carne, en su piel, hubiere apostema, y se sanare,19. Y sucediere en el lugar de la apostema tumor blanco, &oacute; mancha blanca embermejecida, ser&aacute; mostrado al sacerdote:20. Y el sacerdote mirar&aacute;; y si pareciere estar m&aacute;s baja que su piel, y su pelo se hubiere vuelto blanco, dar&aacute;lo el sacerdote por inmundo: es llaga de lepra que se origin&oacute; en la apostema.21. Y si el sacerdote la considerare, y no pareciere en ella pelo blanco, ni estuviere m&aacute;s baja que la piel, sino oscura, entonces el sacerdote lo encerrar&aacute; por siete d&iacute;as:22. Y si se fuere extendiendo por la piel, entonces el sacerdote lo dar&aacute; por inmundo: es llaga.23. Empero si la mancha blanca se estuviere en su lugar, que no haya cundido, es la costra de la apostema; y el sacerdote lo dar&aacute; por limpio.24. Asimismo cuando la carne tuviere en su piel quemadura de fuego, y hubiere en lo sanado del fuego mancha blanquecina, bermejiza &oacute; blanca,25. El sacerdote la mirar&aacute;; y si el pelo se hubiere vuelto blanco en la mancha, y pareciere estar m&aacute;s hundida que la piel, es lepra que sali&oacute; en la quemadura; y el sacerdote declarar&aacute; al sujeto inmundo, por ser llaga de lepra.26. Mas si el sacerdote la mirare, y no pareciere en la mancha pelo blanco, ni estuviere m&aacute;s baja que la tez, sino que est&aacute; oscura, le encerrar&aacute; el sacerdote por siete d&iacute;as;27. Y al s&eacute;ptimo d&iacute;a el sacerdote la reconocer&aacute;: si se hubiere ido extendiendo por la piel, el sacerdote lo dar&aacute; por inmundo: es llaga de lepra.28. Empero si la mancha se estuviere en su lugar, y no se hubiere extendido en la piel, sino que est&aacute; oscura, hinchaz&oacute;n es de la quemadura: dar&aacute;lo el sacerdote por limpio; que se&ntilde;al de la quemadura es.29. Y al hombre &oacute; mujer que le saliere llaga en la cabeza, &oacute; en la barba,30. El sacerdote mirar&aacute; la llaga; y si pareciere estar m&aacute;s profunda que la tez, y el pelo en ella fuera rubio y adelgazado, entonces el sacerdote lo dar&aacute; por inmundo: es ti&ntilde;a, es lepra de la cabeza &oacute; de la barba.31. Mas cuando el sacerdote hubiere mirado la llaga de la ti&ntilde;a, y no pareciere estar m&aacute;s profunda que la tez, ni fuere en ella pelo negro, el sacerdote encerrar&aacute; al llagado de la ti&ntilde;a por siete d&iacute;as:32. Y al s&eacute;ptimo d&iacute;a el sacerdote mirar&aacute; la llaga: y si la ti&ntilde;a no pareciere haberse extendido, ni hubiere en ella pelo rubio, ni pareciere la ti&ntilde;a m&aacute;s profunda que la tez,33. Entonces lo trasquilar&aacute;n, mas no trasquilar&aacute;n el lugar de la ti&ntilde;a: y encerrar&aacute; el sacerdote al que tiene la ti&ntilde;a por otros siete d&iacute;as.34. Y al s&eacute;ptimo d&iacute;a mirar&aacute; el sacerdote la ti&ntilde;a; y si la ti&ntilde;a no hubiere cundido en la piel, ni pareciere estar m&aacute;s profunda que la tez, el sacerdote lo dar&aacute; por limpio; y lavar&aacute; sus vestidos, y ser&aacute; limpio.35. Empero si la ti&ntilde;a se hubiere ido extendiendo en la piel despu&eacute;s de su purificaci&oacute;n,36. Entonces el sacerdote la mirar&aacute;; y si la ti&ntilde;a hubiere cundido en la piel, no busque el sacerdote el pelo rubio, es inmundo.37. Mas si le pareciere que la ti&ntilde;a est&aacute; detenida, y que ha salido en ella el pelo negro, la ti&ntilde;a est&aacute; sanada; &eacute;l est&aacute; limpio, y por limpio lo dar&aacute; el sacerdote.38. Asimismo el hombre &oacute; mujer, cuando en la piel de su carne tuviere manchas, manchas blancas,39. El sacerdote mirar&aacute;: y si en la piel de su carne parecieren manchas blancas algo oscurecidas, es empeine que brot&oacute; en la piel, est&aacute; limpia la persona.40. Y el hombre, cuando se le pelare la cabeza, es calvo, mas limpio.41. Y si &aacute; la parte de su rostro se le pelare la cabeza, es calvo por delante, pero limpio.42. Mas cuando en la calva &oacute; en la antecalva hubiere llaga blanca rojiza, lepra es que brota en su calva &oacute; en su antecalva.43. Entonces el sacerdote lo mirar&aacute;, y si pareciere la hinchaz&oacute;n de la llaga blanca rojiza en su calva &oacute; en su antecalva, como el parecer de la lepra de la tez de la carne,44. Leproso es, es inmundo; el sacerdote lo dar&aacute; luego por inmundo; en su cabeza tiene su llaga.45. Y el leproso en quien hubiere llaga, sus vestidos ser&aacute;n deshechos y su cabeza descubierta, y embozado pregonar&aacute;: &iexcl;Inmundo! &iexcl;inmundo!46. Todo el tiempo que la llaga estuviere en &eacute;l, ser&aacute; inmundo; estar&aacute; impuro: habitar&aacute; solo; fuera del real ser&aacute; su morada.47. Y cuando en el vestido hubiere plaga de lepra, en vestido de lana, &oacute; en vestido de lino;48. O en estambre &oacute; en trama, de lino &oacute; de lana, &oacute; en piel, &oacute; en cualquiera obra de piel;49. Y que la plaga sea verde, &oacute; bermeja, en vestido &oacute; en piel, &oacute; en estambre, &oacute; en trama, &oacute; en cualquiera obra de piel; plaga es de lepra, y se ha de mostrar al sacerdote.50. Y el sacerdote mirar&aacute; la plaga, y encerrar&aacute; la cosa plagada por siete d&iacute;as.51. Y al s&eacute;ptimo d&iacute;a mirar&aacute; la plaga: y si hubiere cundido la plaga en el vestido, &oacute; estambre, &oacute; en la trama, &oacute; en piel, &oacute; en cualquiera obra que se hace de pieles, lepra roedora es la plaga; inmunda ser&aacute;.52. Ser&aacute; quemado el vestido, &oacute; estambre &oacute; trama, de lana &oacute; de lino, &oacute; cualquiera obra de pieles en que hubiere tal plaga; porque lepra roedora es; al fuego ser&aacute; quemada.53. Y si el sacerdote mirare, y no pareciere que la plaga se haya extendido en el vestido, &oacute; estambre, &oacute; en la trama, &oacute; en cualquiera obra de pieles;54. Entonces el sacerdote mandar&aacute; que laven donde est&aacute; la plaga, y lo encerrar&aacute; otra vez por siete d&iacute;as.55. Y el sacerdote mirar&aacute; despu&eacute;s que la plaga fuere lavada; y si pareciere que la plaga no ha mudado su aspecto, bien que no haya cundido la plaga, inmunda es; la quemar&aacute;s al fuego; corrosi&oacute;n es penetrante, est&eacute; lo ra&iacute;do en la haz &oacute; en el rev&eacute;s de aquella cosa.56. Mas si el sacerdote la viere, y pareciere que la plaga se ha oscurecido despu&eacute;s que fu&eacute; lavada, la cortar&aacute; del vestido, &oacute; de la piel, &oacute; del estambre, &oacute; de la trama.57. Y si apareciere m&aacute;s en el vestido, &oacute; estambre, &oacute; trama, &oacute; en cualquiera cosa de pieles, reverdeciendo en ella, quemar&aacute;s al fuego aquello donde estuviere la plaga.58. Empero el vestido, &oacute; estambre, &oacute; trama, &oacute; cualquiera cosa de piel que lavares, y que se le quitare la plaga, lavarse ha segunda vez, y entonces ser&aacute; limpia.59. Esta es la ley de la plaga de la lepra del vestido de lana &oacute; de lino, &oacute; del estambre, &oacute; de la trama, &oacute; de cualquiera cosa de piel, para que sea dada por limpia &oacute; por inmunda.</p><a name="Lev.C3.ADtico_14"></a><h2>Lev&iacute;tico 14</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Esta ser&aacute; la ley del leproso cuando se limpiare: Ser&aacute; tra&iacute;do al sacerdote:3. Y el sacerdote saldr&aacute; fuera del real; y mirar&aacute; el sacerdote, y viendo que est&aacute; sana la plaga de la lepra del leproso,4. El sacerdote mandar&aacute; luego que se tomen para el que se purifica dos avecillas vivas, limpias, y palo de cedro, y grana, &eacute; hisopo;5. Y mandar&aacute; el sacerdote matar la una avecilla en un vaso de barro sobre aguas vivas;6. Despu&eacute;s tomar&aacute; la avecilla viva, y el palo de cedro, y la grana, y el hisopo, y lo mojar&aacute; con la avecilla viva en la sangre de la avecilla muerta sobre las aguas vivas:7. Y rociar&aacute; siete veces sobre el que se purifica de la lepra, y le dar&aacute; por limpio; y soltar&aacute; la avecilla viva sobre la haz del campo.8. Y el que se purifica lavar&aacute; sus vestidos, y raer&aacute; todos sus pelos, y se ha de lavar con agua, y ser&aacute; limpio: y despu&eacute;s entrar&aacute; en el real, y morar&aacute; fuera de su tienda siete d&iacute;as.9. Y ser&aacute;, que al s&eacute;ptimo d&iacute;a raer&aacute; todos sus pelos, su cabeza, y su barba, y las cejas de sus ojos; finalmente, raer&aacute; todo su pelo, y lavar&aacute; sus vestidos, y lavar&aacute; su carne en aguas, y ser&aacute; limpio.10. Y el d&iacute;a octavo tomar&aacute; dos corderos sin defecto, y una cordera de un a&ntilde;o sin tacha; y tres d&eacute;cimas de flor de harina para presente amasada con aceite, y un log de aceite.11. Y el sacerdote que le purifica presentar&aacute; con aquellas cosas al que se ha de limpiar delante de Jehov&aacute;, &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio:12. Y tomar&aacute; el sacerdote el un cordero, y ofrecer&aacute;lo por la culpa, con el log de aceite, y lo mecer&aacute; como ofrenda agitada delante de Jehov&aacute;:13. Y degollar&aacute; el cordero en el lugar donde deg&uuml;ellan la v&iacute;ctima por el pecado y el holocausto, en el lugar del santuario: porque como la v&iacute;ctima por el pecado, as&iacute; tambi&eacute;n la v&iacute;ctima por la culpa es del sacerdote: es cosa muy sagrada.14. Y tomar&aacute; el sacerdote de la sangre de la v&iacute;ctima por la culpa, y pondr&aacute; el sacerdote sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho.15. Asimismo tomar&aacute; el sacerdote del log de aceite, y echar&aacute; sobre la palma de su mano izquierda:16. Y mojar&aacute; su dedo derecho en el aceite que tiene en su mano izquierda, y esparcir&aacute; del aceite con su dedo siete veces delante de Jehov&aacute;:17. Y de lo que quedare del aceite que tiene en su mano, pondr&aacute; el sacerdote sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho, sobre la sangre de la expiaci&oacute;n por la culpa:18. Y lo que quedare del aceite que tiene en su mano, pondr&aacute; sobre la cabeza del que se purifica: y har&aacute; el sacerdote expiaci&oacute;n por &eacute;l delante de Jehov&aacute;.19. Ofrecer&aacute; luego el sacerdote el sacrificio por el pecado, y har&aacute; expiaci&oacute;n por el que se ha de purificar de su inmundicia, y despu&eacute;s degollar&aacute; el holocausto:20. Y har&aacute; subir el sacerdote el holocausto y el presente sobre el altar. As&iacute; har&aacute; el sacerdote expiaci&oacute;n por &eacute;l, y ser&aacute; limpio.21. Mas si fuere pobre, que no alcanzare su mano &aacute; tanto, entonces tomar&aacute; un cordero para ser ofrecido como ofrenda agitada por la culpa, para reconciliarse, y una d&eacute;cima de flor de harina amasada con aceite para presente, y un log de aceite;22. Y dos t&oacute;rtolas, &oacute; dos palominos, lo que alcanzare su mano: y el uno ser&aacute; para expiaci&oacute;n por el pecado, y el otro para holocausto;23. Las cuales cosas traer&aacute; al octavo d&iacute;a de su purificaci&oacute;n al sacerdote, &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio delante de Jehov&aacute;.24. Y el sacerdote tomar&aacute; el cordero de la expiaci&oacute;n por la culpa, y el log de aceite, y mecer&aacute;lo el sacerdote como ofrenda agitada delante de Jehov&aacute;;25. Luego degollar&aacute; el cordero de la culpa, y tomar&aacute; el sacerdote de la sangre de la culpa, y pondr&aacute; sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho.26. Y el sacerdote echar&aacute; del aceite sobre la palma de su mano izquierda;27. Y con su dedo derecho rociar&aacute; el sacerdote del aceite que tiene en su mano izquierda, siete veces delante de Jehov&aacute;.28. Tambi&eacute;n pondr&aacute; el sacerdote del aceite que tiene en su mano sobre la ternilla de la oreja derecha del que se purifica, y sobre el pulgar de su mano derecha, y sobre el pulgar de su pie derecho, en el lugar de la sangre de la culpa.29. Y lo que sobrare del aceite que el sacerdote tiene en su mano, pondr&aacute;lo sobre la cabeza del que se purifica, para reconciliarlo delante de Jehov&aacute;.30. Asimismo ofrecer&aacute; la una de las t&oacute;rtolas, &oacute; de los palominos, lo que alcanzare su mano:31. El uno de lo que alcanzare su mano, en expiaci&oacute;n por el pecado, y el otro en holocausto, adem&aacute;s del presente: y har&aacute; el sacerdote expiaci&oacute;n por el que se ha de purificar, delante de Jehov&aacute;.32. Esta es la ley del que hubiere tenido plaga de lepra, cuya mano no alcanzare lo prescrito para purificarse.33. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s y &aacute; Aar&oacute;n, diciendo:34. Cuando hubieres entrado en la tierra de Cana&aacute;n, la cual yo os doy en posesi&oacute;n, y pusiere yo plaga de lepra en alguna casa de la tierra de vuestra posesi&oacute;n,35. Vendr&aacute; aqu&eacute;l cuya fuere la casa, y dar&aacute; aviso al sacerdote, diciendo: Como plaga ha aparecido en mi casa.36. Entonces mandar&aacute; el sacerdote, y despejar&aacute;n la casa antes que el sacerdote entre &aacute; mirar la plaga, por que no sea contaminado todo lo que estuviere en la casa: y despu&eacute;s el sacerdote entrar&aacute; &aacute; reconocer la casa:37. Y mirar&aacute; la plaga: y si se vieren manchas en las paredes de la casa, cavernillas verdosas &oacute; rojas, las cuales parecieren m&aacute;s hundidas que la pared,38. El sacerdote saldr&aacute; de la casa &aacute; la puerta de ella, y cerrar&aacute; la casa por siete d&iacute;as.39. Y al s&eacute;ptimo d&iacute;a volver&aacute; el sacerdote, y mirar&aacute;: y si la plaga hubiere crecido en las paredes de la casa,40. Entonces mandar&aacute; el sacerdote, y arrancar&aacute;n las piedras en que estuviere la plaga, y las echar&aacute;n fuera de la ciudad, en lugar inmundo:41. Y har&aacute; descostrar la casa por dentro alrededor, y derramar&aacute;n el polvo que descostraren fuera de la ciudad en lugar inmundo:42. Y tomar&aacute;n otras piedras, y las pondr&aacute;n en lugar de las piedras quitadas; y tomar&aacute;n otro barro, y encostrar&aacute;n la casa.43. Y si la plaga volviere &aacute; reverdecer en aquella casa, despu&eacute;s que hizo arrancar las piedras, y descostrar la casa, y despu&eacute;s que fue encostrada,44. Entonces el sacerdote entrar&aacute; y mirar&aacute;; y si pareciere haberse extendido la plaga en la casa, lepra roedora est&aacute; en la casa: inmunda es.45. Derribar&aacute;, por tanto, la tal casa, sus piedras, y sus maderos, y toda la mezcla de la casa; y lo sacar&aacute; fuera de la ciudad &aacute; lugar inmundo.46. Y cualquiera que entrare en aquella casa todos los d&iacute;as que la mand&oacute; cerrar, ser&aacute; inmundo hasta la tarde.47. Y el que durmiere en aquella casa, lavar&aacute; sus vestidos; tambi&eacute;n el que comiere en la casa, lavar&aacute; sus vestidos.48. Mas si entrare el sacerdote y mirare, y viere que la plaga no se ha extendido en la casa despu&eacute;s que fue encostrada, el sacerdote dar&aacute; la casa por limpia, porque la plaga ha sanado.49. Entonces tomar&aacute; para limpiar la casa dos avecillas, y palo de cedro, y grana, &eacute; hisopo:50. Y degollar&aacute; la una avecilla en una vasija de barro sobre aguas vivas:51. Y tomar&aacute; el palo de cedro, y el hisopo, y la grana, y la avecilla viva, y mojar&aacute;lo en la sangre de la avecilla muerta y en las aguas vivas, y rociar&aacute; la casa siete veces:52. Y purificar&aacute; la casa con la sangre de la avecilla, y con las aguas vivas, y con la avecilla viva, y el palo de cedro, y el hisopo, y la grana:53. Luego soltar&aacute; la avecilla viva fuera de la ciudad sobre la haz del campo: As&iacute; har&aacute; expiaci&oacute;n por la casa, y ser&aacute; limpia.54. Esta es la ley acerca de toda plaga de lepra, y de ti&ntilde;a;55. Y de la lepra del vestido, y de la casa;56. Y acerca de la hinchaz&oacute;n, y de la postilla, y de la mancha blanca:57. Para ense&ntilde;ar cu&aacute;ndo es inmundo, y cu&aacute;ndo limpio. Aquesta es la ley tocante &aacute; la lepra.</p><a name="Lev.C3.ADtico_15"></a><h2>Lev&iacute;tico 15</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s y &aacute; Aar&oacute;n, diciendo:2. Hablad &aacute; los hijos de Israel, y decidles: Cualquier var&oacute;n, cuando su simiente manare de su carne, ser&aacute; inmundo.3. Y esta ser&aacute; su inmundicia en su flujo; sea que su carne destil&oacute; por causa de su flujo, &oacute; que su carne se obstruy&oacute; &aacute; causa de su flujo, &eacute;l ser&aacute; inmundo.4. Toda cama en que se acostare el que tuviere flujo, ser&aacute; inmunda; y toda cosa sobre que se sentare, inmunda ser&aacute;.5. Y cualquiera que tocare &aacute; su cama, lavar&aacute; sus vestidos; lavar&aacute;se tambi&eacute;n &aacute; s&iacute; mismo con agua, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.6. Y el que se sentare sobre aquello en que se hubiere sentado el que tiene flujo, lavar&aacute; sus vestidos, se lavar&aacute; tambi&eacute;n &aacute; s&iacute; mismo con agua, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.7. Asimismo el que tocare la carne del que tiene flujo, lavar&aacute; sus vestidos, y &aacute; s&iacute; mismo se lavar&aacute; con agua, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.8. Y si el que tiene flujo escupiere sobre el limpio, &eacute;ste lavar&aacute; sus vestidos, y despu&eacute;s de haberse lavado con agua, ser&aacute; inmundo hasta la tarde.9. Y toda aparejo sobre que cabalgare el que tuviere flujo, ser&aacute; inmundo.10. Y cualquiera que tocare cualquiera cosa que haya estado debajo de &eacute;l, ser&aacute; inmundo hasta la tarde; y el que la llevare, lavar&aacute; sus vestidos, y despu&eacute;s de lavarse con agua, ser&aacute; inmundo hasta la tarde.11. Y todo aquel &aacute; quien tocare el que tiene flujo, y no lavare con agua sus manos, lavar&aacute; sus vestidos, y &aacute; s&iacute; mismo se lavar&aacute; con agua, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.12. Y la vasija de barro en que tocare el que tiene flujo, ser&aacute; quebrada; y toda vasija de madera ser&aacute; lavada con agua.13. Y cuando se hubiere limpiado de su flujo el que tiene flujo, se ha de contar siete d&iacute;as desde su purificaci&oacute;n, y lavar&aacute; sus vestidos, y lavar&aacute; su carne en aguas vivas, y ser&aacute; limpio.14. Y el octavo d&iacute;a tomar&aacute; dos t&oacute;rtolas, &oacute; dos palominos, y vendr&aacute; delante de Jehov&aacute; &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio, y los dar&aacute; al sacerdote:15. Y har&aacute;los el sacerdote, el uno ofrenda por el pecado, y el otro holocausto: y le purificar&aacute; el sacerdote de su flujo delante de Jehov&aacute;.16. Y el hombre, cuando de &eacute;l saliere derramamiento de semen, lavar&aacute; en aguas toda su carne, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.17. Y toda vestimenta, &oacute; toda piel sobre la cual hubiere el derramamiento del semen, lavar&aacute;se con agua, y ser&aacute; inmunda hasta la tarde.18. Y la mujer con quien el var&oacute;n tuviera ayuntamiento de semen, ambos se lavar&aacute;n con agua, y ser&aacute;n inmundos hasta la tarde.19. Y cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su carne, siete d&iacute;as estar&aacute; apartada; y cualquiera que tocare en ella, ser&aacute; inmundo hasta la tarde.20. Y todo aquello sobre que ella se acostare mientras su separaci&oacute;n, ser&aacute; inmundo: tambi&eacute;n todo aquello sobre que se sentare, ser&aacute; inmundo.21. Y cualquiera que tocare &aacute; su cama, lavar&aacute; sus vestidos, y despu&eacute;s de lavarse con agua, ser&aacute; inmundo hasta la tarde.22. Tambi&eacute;n cualquiera que tocare cualquier mueble sobre que ella se hubiere sentado, lavar&aacute; sus vestidos; lavar&aacute;se luego &aacute; s&iacute; mismo con agua, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.23. Y si estuviere sobre la cama, &oacute; sobre la silla en que ella se hubiere sentado, el que tocare en ella ser&aacute; inmundo hasta la tarde.24. Y si alguno durmiere con ella, y su menstruo fuere sobre &eacute;l, ser&aacute; inmundo por siete d&iacute;as; y toda cama sobre que durmiere, ser&aacute; inmunda.25. Y la mujer, cuando siguiere el flujo de su sangre por muchos d&iacute;as fuera del tiempo de su costumbre, &oacute; cuando tuviere flujo de sangre m&aacute;s de su costumbre; todo el tiempo del flujo de su inmundicia, ser&aacute; inmunda como en los d&iacute;as de su costumbre.26. Toda cama en que durmiere todo el tiempo de su flujo, le ser&aacute; como la cama de su costumbre; y todo mueble sobre que se sentare, ser&aacute; inmundo, como la inmundicia de su costumbre.27. Cualquiera que tocare en esas cosas ser&aacute; inmundo; y lavar&aacute; sus vestidos, y &aacute; s&iacute; mismo se lavar&aacute; con agua, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde.28. Y cuando fuere libre de su flujo, se ha de contar siete d&iacute;as, y despu&eacute;s ser&aacute; limpia.29. Y el octavo d&iacute;a tomar&aacute; consigo dos t&oacute;rtolas, &oacute; dos palominos, y los traer&aacute; al sacerdote, &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio:30. Y el sacerdote har&aacute; el uno ofrenda por el pecado, y el otro holocausto; y la purificar&aacute; el sacerdote delante de Jehov&aacute; del flujo de su inmundicia.31. As&iacute; apartar&eacute;is los hijos de Israel de sus inmundicias, &aacute; fin de que no mueran por sus inmundicias, ensuciando mi tabern&aacute;culo que est&aacute; entre ellos.32. Esta es la ley del que tiene flujo, y del que sale derramamiento de semen, viniendo &aacute; ser inmundo &aacute; causa de ello;33. Y de la que padece su costumbre, y acerca del que tuviere flujo, sea var&oacute;n &oacute; hembra, y del hombre que durmiere con mujer inmunda.</p><a name="Lev.C3.ADtico_16"></a><h2>Lev&iacute;tico 16</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, despu&eacute;s que murieron los dos hijos de Aar&oacute;n, cuando se llegaron delante de Jehov&aacute;, y murieron;2. Y Jehov&aacute; dijo &aacute; Mois&eacute;s: Di &aacute; Aar&oacute;n tu hermano, que no en todo tiempo entre en el santuario del velo adentro, delante de la cubierta que est&aacute; sobre el arca, para que no muera: porque yo aparecer&eacute; en la nube sobre la cubierta.3. Con esto entrar&aacute; Aar&oacute;n en el santuario: con un becerro por expiaci&oacute;n, y un carnero en holocausto.4. La t&uacute;nica santa de lino se vestir&aacute;, y sobre su carne tendr&aacute; pa&ntilde;etes de lino, y ce&ntilde;ir&aacute;se el cinto de lino; y con la mitra de lino se cubrir&aacute;: son las santas vestiduras: con ellas, despu&eacute;s de lavar su carne con agua, se ha de vestir.5. Y de la congregaci&oacute;n de los hijos de Israel tomar&aacute; dos machos de cabr&iacute;o para expiaci&oacute;n, y un carnero para holocausto.6. Y har&aacute; allegar Aar&oacute;n el becerro de la expiaci&oacute;n, que es suyo, y har&aacute; la reconciliaci&oacute;n por s&iacute; y por su casa.7. Despu&eacute;s tomar&aacute; los dos machos de cabr&iacute;o, y los presentar&aacute; delante de Jehov&aacute; &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio.8. Y echar&aacute; suertes Aar&oacute;n sobre los dos machos de cabr&iacute;o; la una suerte por Jehov&aacute;, y la otra suerte por Azazel.9. Y har&aacute; allegar Aar&oacute;n el macho cabr&iacute;o sobre el cual cayere la suerte por Jehov&aacute;, y ofrecer&aacute;lo en expiaci&oacute;n.10. Mas el macho cabr&iacute;o, sobre el cual cayere la suerte por Azazel, lo presentar&aacute; vivo delante de Jehov&aacute;, para hacer la reconciliaci&oacute;n sobre &eacute;l, para enviarlo &aacute; Azazel al desierto.11. Y har&aacute; llegar Aar&oacute;n el becerro que era suyo para expiaci&oacute;n, y har&aacute; la reconciliaci&oacute;n por s&iacute; y por su casa, y degollar&aacute; en expiaci&oacute;n el becerro que es suyo.12. Despu&eacute;s tomar&aacute; el incensario lleno de brasas de fuego, del altar de delante de Jehov&aacute;, y sus pu&ntilde;os llenos del perfume arom&aacute;tico molido, y meter&aacute;lo del velo adentro:13. Y pondr&aacute; el perfume sobre el fuego delante de Jehov&aacute;, y la nube del perfume cubrir&aacute; la cubierta que est&aacute; sobre el testimonio, y no morir&aacute;.14. Tomar&aacute; luego de la sangre del becerro, y rociar&aacute; con su dedo hacia la cubierta al lado oriental: hacia la cubierta esparcir&aacute; siete veces de aquella sangre con su dedo.15. Despu&eacute;s degollar&aacute; en expiaci&oacute;n el macho cabr&iacute;o, que era del pueblo, y meter&aacute; la sangre de &eacute;l del velo adentro; y har&aacute; de su sangre como hizo de la sangre del becerro, y esparcir&aacute; sobre la cubierta y delante de la cubierta:16. Y limpiar&aacute; el santuario, de las inmundicias de los hijos de Israel, y de sus rebeliones, y de todos sus pecados: de la misma manera har&aacute; tambi&eacute;n al tabern&aacute;culo del testimonio, el cual reside entre ellos en medio de sus inmundicias.17. Y ning&uacute;n hombre estar&aacute; en el tabern&aacute;culo del testimonio cuando &eacute;l entrare &aacute; hacer la reconciliaci&oacute;n en el santuario, hasta que &eacute;l salga, y haya hecho la reconciliaci&oacute;n por s&iacute;, y por su casa, y por toda la congregaci&oacute;n de Israel.18. Y saldr&aacute; al altar que est&aacute; delante de Jehov&aacute;, y lo expiar&aacute;; y tomar&aacute; de la sangre del becerro, y de la sangre del macho cabr&iacute;o, y pondr&aacute; sobre los cuernos del altar alrededor.19. Y esparcir&aacute; sobre &eacute;l de la sangre con su dedo siete veces, y lo limpiar&aacute;, y lo santificar&aacute; de las inmundicias de los hijos de Israel.20. Y cuando hubiere acabado de expiar el santuario, y el tabern&aacute;culo del testimonio, y el altar, har&aacute; llegar el macho cabr&iacute;o vivo:21. Y pondr&aacute; Aar&oacute;n ambas manos suyas sobre la cabeza del macho cabr&iacute;o vivo, y confesar&aacute; sobre &eacute;l todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus rebeliones, y todos sus pecados, poni&eacute;ndolos as&iacute; sobre la cabeza del macho cabr&iacute;o, y lo enviar&aacute; al desierto por mano de un hombre destinado para esto.22. Y aquel macho cabr&iacute;o llevar&aacute; sobre s&iacute; todas las iniquidades de ellos &aacute; tierra inhabitada: y dejar&aacute; ir el macho cabr&iacute;o por el desierto.23. Despu&eacute;s vendr&aacute; Aar&oacute;n al tabern&aacute;culo del testimonio, y se desnudar&aacute; las vestimentas de lino, que hab&iacute;a vestido para entrar en el santuario, y pondr&aacute;las all&iacute;.24. Lavar&aacute; luego su carne con agua en el lugar del santuario, y despu&eacute;s de ponerse sus vestidos saldr&aacute;, y har&aacute; su holocausto, y el holocausto del pueblo, y har&aacute; la reconciliaci&oacute;n por s&iacute; y por el pueblo.25. Y quemar&aacute; el sebo de la expiaci&oacute;n sobre el altar.26. Y el que hubiere llevado el macho cabr&iacute;o &aacute; Azazel, lavar&aacute; sus vestidos, lavar&aacute; tambi&eacute;n con agua su carne, y despu&eacute;s entrar&aacute; en el real.27. Y sacar&aacute; fuera del real el becerro del pecado, y el macho cabr&iacute;o de la culpa, la sangre de los cuales fu&eacute; metida para hacer la expiaci&oacute;n en el santuario; y quemar&aacute;n en el fuego sus pellejos, y sus carnes, y su esti&eacute;rcol.28. Y el que los quemare, lavar&aacute; sus vestidos, lavar&aacute; tambi&eacute;n su carne con agua, y despu&eacute;s entrar&aacute; en el real.29. Y esto tendr&eacute;is por estatuto perpetuo: En el mes s&eacute;ptimo, &aacute; los diez del mes, afligir&eacute;is vuestras almas, y ninguna obra har&eacute;is, ni el natural ni el extranjero que peregrina entre vosotros:30. Porque en este d&iacute;a se os reconciliar&aacute; para limpiaros; y ser&eacute;is limpios de todos vuestros pecados delante de Jehov&aacute;.31. S&aacute;bado de reposo es para vosotros, y afligir&eacute;is vuestras almas, por estatuto perpetuo.32. Y har&aacute; la reconciliaci&oacute;n el sacerdote que fuere ungido, y cuya mano hubiere sido llena para ser sacerdote en lugar de su padre; y se vestir&aacute; las vestimentas de lino, las vestiduras sagradas:33. Y expiar&aacute; el santuario santo, y el tabern&aacute;culo del testimonio; expiar&aacute; tambi&eacute;n el altar, y &aacute; los sacerdotes, y &aacute; todo el pueblo de la congregaci&oacute;n.34. Y esto tendr&eacute;is por estatuto perpetuo, para expiar &aacute; los hijos de Israel de todos sus pecados una vez en el a&ntilde;o. Y Mois&eacute;s lo hizo como Jehov&aacute; le mand&oacute;.</p><a name="Lev.C3.ADtico_17"></a><h2>Lev&iacute;tico 17</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Habla &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos, y &aacute; todos los hijos de Israel, y diles: Esto es lo que ha mandado Jehov&aacute;, diciendo:3. Cualquier var&oacute;n de la casa de Israel que degollare buey, &oacute; cordero, &oacute; cabra, en el real, &oacute; fuera del real,4. Y no lo trajere &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio, para ofrecer ofrenda &aacute; Jehov&aacute; delante del tabern&aacute;culo de Jehov&aacute;, sangre ser&aacute; imputada al tal var&oacute;n: sangre derram&oacute;; cortado ser&aacute; el tal var&oacute;n de entre su pueblo:5. A fin de que traigan los hijos de Israel sus sacrificios, los que sacrifican sobre la haz del campo, para que los traigan &aacute; Jehov&aacute; &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio al sacerdote, y sacrifiquen ellos sacrificios de paces &aacute; Jehov&aacute;.6. Y el sacerdote esparcir&aacute; la sangre sobre el altar de Jehov&aacute;, &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio, y quemar&aacute; el sebo en olor de suavidad &aacute; Jehov&aacute;.7. Y nunca m&aacute;s sacrificar&aacute;n sus sacrificios &aacute; los demonios, tras de los cuales han fornicado: tendr&aacute;n esto por estatuto perpetuo por sus edades.8. Les dir&aacute;s tambi&eacute;n: Cualquier var&oacute;n de la casa de Israel, &oacute; de los extranjeros que peregrinan entre vosotros, que ofreciere holocausto &oacute; sacrificio,9. Y no lo trajere &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio, para hacerlo &aacute; Jehov&aacute;, el tal var&oacute;n ser&aacute; igualmente cortado de sus pueblos.10. Y cualquier var&oacute;n de la casa de Israel, &oacute; de los extranjeros que peregrinan entre ellos, que comiere alguna sangre, yo pondr&eacute; mi rostro contra la persona que comiere sangre, y le cortar&eacute; de entre su pueblo.11. Porque la vida de la carne en la sangre est&aacute;: y yo os la he dado para expiar vuestras personas sobre el altar: por lo cual la misma sangre expiar&aacute; la persona.12. Por tanto, he dicho &aacute; los hijos de Israel: Ninguna persona de vosotros comer&aacute; sangre, ni el extranjero que peregrina entre vosotros comer&aacute; sangre.13. Y cualquier var&oacute;n de los hijos de Israel, &oacute; de los extranjeros que peregrinan entre ellos, que cogiere caza de animal &oacute; de ave que sea de comer, derramar&aacute; su sangre y cubrir&aacute;la con tierra:14. Porque el alma de toda carne, su vida, est&aacute; en su sangre: por tanto he dicho &aacute; los hijos de Israel: No comer&eacute;is la sangre de ninguna carne, porque la vida de toda carne es su sangre; cualquiera que la comiere ser&aacute; cortado.15. Y cualquiera persona que comiere cosa mortecina &oacute; despedazada por fiera, as&iacute; de los naturales como de los extranjeros, lavar&aacute; sus vestidos y &aacute; s&iacute; mismo se lavar&aacute; con agua, y ser&aacute; inmundo hasta la tarde; y se limpiar&aacute;.16. Y si no los lavare, ni lavare su carne, llevar&aacute; su iniquidad.</p><a name="Lev.C3.ADtico_18"></a><h2>Lev&iacute;tico 18</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Habla &aacute; los hijos de Israel, y diles: Yo soy Jehov&aacute; vuestro Dios.3. No har&eacute;is como hacen en la tierra de Egipto, en la cual morasteis; ni har&eacute;is como hacen en la tierra de Cana&aacute;n, &aacute; la cual yo os conduzco; ni andar&eacute;is en sus estatutos.4. Mis derechos pondr&eacute;is por obra, y mis estatutos guardar&eacute;is, andando en ellos: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.5. Por tanto mis estatutos y mis derechos guardar&eacute;is, los cuales haciendo el hombre, vivir&aacute; en ellos: Yo Jehov&aacute;.6. Ning&uacute;n var&oacute;n se allegue &aacute; ninguna cercana de su carne, para descubrir su desnudez: Yo Jehov&aacute;.7. La desnudez de tu padre, &oacute; la desnudez de tu madre, no descubrir&aacute;s: tu madre es, no descubrir&aacute;s su desnudez.8. La desnudez de la mujer de tu padre no descubrir&aacute;s; es la desnudez de tu padre.9. La desnudez de tu hermana, hija de tu padre, &oacute; hija de tu madre, nacida en casa &oacute; nacida fuera, su desnudez no descubrir&aacute;s.10. La desnudez de la hija de tu hijo, &oacute; de la hija de tu hija, su desnudez no descubir&aacute;s, porque es la desnudez tuya.11. La desnudez de la hija de la mujer de tu padre, engendrada de tu padre, tu hermana es, su desnudez no descubrir&aacute;s.12. La desnudez de la hermana de tu padre no descubrir&aacute;s: es parienta de tu padre.13. La desnudez de la hermana de tu madre no descubrir&aacute;s: porque parienta de tu madre es.14. La desnudez del hermano de tu padre no descubrir&aacute;s: no llegar&aacute;s &aacute; su mujer: es mujer del hermano de tu padre.15. La desnudez de tu nuera no descubrir&aacute;s: mujer es de tu hijo, no descubrir&aacute;s su desnudez.16. La desnudez de la mujer de tu hermano no descubrir&aacute;s: es la desnudez de tu hermano.17. La desnudez de la mujer y de su hija no descubrir&aacute;s: no tomar&aacute;s la hija de su hijo, ni la hija de su hija, para descubrir su desnudez: son parientas, es maldad.18. No tomar&aacute;s mujer juntamente con su hermana, para hacerla su rival, descubriendo su desnudez delante de ella en su vida.19. Y no llegar&aacute;s &aacute; la mujer en el apartamiento de su inmundicia, para descubrir su desnudez.20. Adem&aacute;s, no tendr&aacute;s acto carnal con la mujer de tu pr&oacute;jimo, contamin&aacute;ndote en ella.21. Y no des de tu simiente para hacerla pasar por el fuego &aacute; Moloch; no contamines el nombre de tu Dios: Yo Jehov&aacute;.22. No te echar&aacute;s con var&oacute;n como con mujer: es abominaci&oacute;n.23. Ni con ning&uacute;n animal tendr&aacute;s ayuntamiento amancill&aacute;ndote con &eacute;l; ni mujer alguna se pondr&aacute; delante de animal para ayuntarse con &eacute;l: es confusi&oacute;n.24. En ninguna de estas cosas os amancillar&eacute;is; porque en todas estas cosas se han ensuciado las gentes que yo echo de delante de vosotros:25. Y la tierra fue contaminada; y yo visit&eacute; su maldad sobre ella, y la tierra vomit&oacute; sus moradores.26. Guardad, pues, vosotros mis estatutos y mis derechos, y no hag&aacute;is ninguna de todas estas abominaciones: ni el natural ni el extranjero que peregrina entre vosotros.27. (Porque todas estas abominaciones hicieron los hombres de la tierra, que fueron antes de vosotros, y la tierra fue contaminada:)28. Y la tierra no os vomitar&aacute;, por haberla contaminado, como vomit&oacute; &aacute; la gente que fu&eacute; antes de vosotros.29. Porque cualquiera que hiciere alguna de todas estas abominaciones, las personas que las hicieren, ser&aacute;n cortadas de entre su pueblo.30. Guardad, pues, mi ordenanza, no haciendo de las pr&aacute;cticas abominables que tuvieron lugar antes de vosotros, y no os ensuci&eacute;is en ellas: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.</p><a name="Lev.C3.ADtico_19"></a><h2>Lev&iacute;tico 19</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Habla &aacute; toda la congregaci&oacute;n de los hijos de Israel, y diles: Santos ser&eacute;is, porque santo soy yo Jehov&aacute; vuestro Dios.3. Cada uno temer&aacute; &aacute; su madre y &aacute; su padre, y mis s&aacute;bados guardar&eacute;is: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.4. No os volver&eacute;is &aacute; los &iacute;dolos, ni har&eacute;is para vosotros dioses de fundici&oacute;n: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.5. Y cuando sacrificareis sacrificio de paces &aacute; Jehov&aacute;, de vuestra voluntad lo sacrificar&eacute;is.6. Ser&aacute; comido el d&iacute;a que lo sacrificareis, y el siguiente d&iacute;a: y lo que quedare para el tercer d&iacute;a, ser&aacute; quemado en el fuego.7. Y si se comiere el d&iacute;a tercero, ser&aacute; abominaci&oacute;n; no ser&aacute; acepto:8. Y el que lo comiere, llevar&aacute; su delito, por cuanto profan&oacute; lo santo de Jehov&aacute;; y la tal persona ser&aacute; cortada de sus pueblos.9. Cuando segareis la mies de vuestra tierra, no acabar&aacute;s de segar el rinc&oacute;n de tu haza, ni espigar&aacute;s tu tierra segada.10. Y no rebuscar&aacute;s tu vi&ntilde;a, ni recoger&aacute;s los granos ca&iacute;dos de tu vi&ntilde;a; para el pobre y para el extranjero los dejar&aacute;s: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.11. No hurtar&eacute;is, y no enga&ntilde;ar&eacute;is, ni mentir&eacute;is ninguno &aacute; su pr&oacute;jimo.12. Y no jurar&eacute;is en mi nombre con mentira, ni profanar&aacute;s el nombre de tu Dios: Yo Jehov&aacute;.13. No oprimir&aacute;s &aacute; tu pr&oacute;jimo, ni le robar&aacute;s. No se detendr&aacute; el trabajo del jornalero en tu casa hasta la ma&ntilde;ana.14. No maldigas al sordo, y delante del ciego no pongas tropiezo, mas tendr&aacute;s temor de tu Dios: Yo Jehov&aacute;.15. No har&aacute;s agravio en el juicio: no tendr&aacute;s respeto al pobre, ni honrar&aacute;s la cara del grande: con justicia juzgar&aacute;s &aacute; tu pr&oacute;jimo.16. No andar&aacute;s chismeando en tus pueblos. No te pondr&aacute;s contra la sangre de tu pr&oacute;jimo: Yo Jehov&aacute;.17. No aborrecer&aacute;s &aacute; tu hermano en tu coraz&oacute;n: ingenuamente reprender&aacute;s &aacute; tu pr&oacute;jimo, y no consentir&aacute;s sobre &eacute;l pecado.18. No te vengar&aacute;s, ni guardar&aacute;s rencor &aacute; los hijos de tu pueblo: mas amar&aacute;s &aacute; tu pr&oacute;jimo como &aacute; ti mismo: Yo Jehov&aacute;.19. Mis estatutos guardar&eacute;is. A tu animal no har&aacute;s ayuntar para misturas; tu haza no sembrar&aacute;s con mistura de semillas, y no te pondr&aacute;s vestidos con mezcla de diversas cosas.20. Y cuando un hombre tuviere c&oacute;pula con mujer, y ella fuere sierva desposada con alguno, y no estuviere rescatada, ni le hubiere sido dada libertad, ambos ser&aacute;n azotados: no morir&aacute;n, por cuanto ella no es libre.21. Y &eacute;l traer&aacute; &aacute; Jehov&aacute;, &aacute; la puerta del tabern&aacute;culo del testimonio, un carnero en expiaci&oacute;n por su culpa.22. Y con el carnero de la expiaci&oacute;n lo reconciliar&aacute; el sacerdote delante de Jehov&aacute;, por su pecado que cometi&oacute;: y se le perdonar&aacute; su pecado que ha cometido.23. Y cuando hubiereis entrado en la tierra, y plantareis todo &aacute;rbol de comer, quitar&eacute;is su prepucio, lo primero de su fruto: tres a&ntilde;os os ser&aacute; incircunciso: su fruto no se comer&aacute;.24. Y el cuarto a&ntilde;o todo su fruto ser&aacute; santidad de loores &aacute; Jehov&aacute;.25. Mas al quinto a&ntilde;o comer&eacute;is el fruto de &eacute;l, para que os haga crecer su fruto: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.26. No comer&eacute;is cosa alguna con sangre. No ser&eacute;is agoreros, ni adivinar&eacute;is.27. No cortar&eacute;is en redondo las extremidades de vuestras cabezas, ni da&ntilde;ar&aacute;s la punta de tu barba.28. Y no har&eacute;is rasgu&ntilde;os en vuestra carne por un muerto, ni imprimir&eacute;is en vosotros se&ntilde;al alguna: Yo Jehov&aacute;.29. No contaminar&aacute;s tu hija haci&eacute;ndola fornicar: porque no se prostituya la tierra, y se hincha de maldad.30. Mis s&aacute;bados guardar&eacute;is, y mi santuario tendr&eacute;is en reverencia: Yo Jehov&aacute;.31. No os volv&aacute;is &aacute; los encantadores y &aacute; los adivinos: no los consult&eacute;is ensuci&aacute;ndoos con ellos: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.32. Delante de las canas te levantar&aacute;s, y honrar&aacute;s el rostro del anciano, y de tu Dios tendr&aacute;s temor: Yo Jehov&aacute;.33. Y cuando el extranjero morare contigo en vuestra tierra, no le oprimir&eacute;is.34. Como &aacute; un natural de vosotros tendr&eacute;is al extranjero que peregrinare entre vosotros; y &aacute;malo como &aacute; ti mismo; porque peregrinos fuisteis en la tierra de Egipto: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.35. No hag&aacute;is agravio en juicio, en medida de tierra, ni en peso, ni en otra medida.36. Balanzas justas, pesas justas, epha justo, &eacute; hin justo tendr&eacute;is: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios, que os saqu&eacute; de la tierra de Egipto.37. Guardad pues todos mis estatutos, y todos mis derechos, y ponedlos por obra: Yo Jehov&aacute;.</p><a name="Lev.C3.ADtico_20"></a><h2>Lev&iacute;tico 20</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s diciendo:2. Dir&aacute;s asimismo &aacute; los hijos de Israel: Cualquier var&oacute;n de los hijos de Israel, &oacute; de los extranjeros que peregrinan en Israel, que diere de su simiente &aacute; Moloch, de seguro morir&aacute;: el pueblo de la tierra lo apedrear&aacute; con piedras.3. Y yo pondr&eacute; mi rostro contra el tal var&oacute;n, y lo cortar&eacute; de entre su pueblo; por cuanto di&oacute; de su simiente &aacute; Moloch, contaminando mi santuario, y amancillando mi santo nombre.4. Que si escondiere el pueblo de la tierra sus ojos de aquel var&oacute;n que hubiere dado de su simiente &aacute; Moloch, para no matarle,5. Entonces yo pondr&eacute; mi rostro contra aquel var&oacute;n, y contra su familia, y le cortar&eacute; de entre su pueblo, con todos los que fornicaron en pos de &eacute;l, prostituy&eacute;ndose con Moloch.6. Y la persona que atendiere &aacute; encantadores &oacute; adivinos, para prostituirse tras de ellos, yo pondr&eacute; mi rostro contra la tal persona, y cortar&eacute;la de entre su pueblo.7. Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehov&aacute; soy vuestro Dios.8. Y guardad mis estatutos, y ponedlos por obra: Yo Jehov&aacute; que os santifico.9. Porque var&oacute;n que maldijere &aacute; su padre &oacute; &aacute; su madre, de cierto morir&aacute;: &aacute; su padre &oacute; &aacute; su madre maldijo; su sangre ser&aacute; sobre &eacute;l.10. Y el hombre que adulterare con la mujer de otro, el que cometiere adulterio con la mujer de su pr&oacute;jimo, indefectiblemente se har&aacute; morir al ad&uacute;ltero y &aacute; la ad&uacute;ltera.11. Y cualquiera que se echare con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubri&oacute;; ambos han de ser muertos; su sangre ser&aacute; sobre ellos.12. Y cualquiera que durmiere con su nuera, ambos han de morir: hicieron confusi&oacute;n; su sangre ser&aacute; sobre ellos.13. Y cualquiera que tuviere ayuntamiento con var&oacute;n como con mujer, abominaci&oacute;n hicieron: entrambos han de ser muertos; sobre ellos ser&aacute; su sangre.14. Y el que tomare mujer y &aacute; la madre de ella, comete vileza: quemar&aacute;n en fuego &aacute; &eacute;l y &aacute; ellas, porque no haya vileza entre vosotros.15. Y cualquiera que tuviere c&oacute;pula con bestia, ha de ser muerto; y matar&eacute;is &aacute; la bestia.16. Y la mujer que se allegare &aacute; alg&uacute;n animal, para tener ayuntamiento con &eacute;l, &aacute; la mujer y al animal matar&aacute;s: morir&aacute;n infaliblemente; ser&aacute; su sangre sobre ellos.17. Y cualquiera que tomare &aacute; su hermana, hija de su padre &oacute; hija de su madre, y viere su desnudez, y ella viere la suya, cosa es execrable; por tanto ser&aacute;n muertos &aacute; ojos de los hijos de su pueblo: descubri&oacute; la desnudez de su hermana; su pecado llevar&aacute;.18. Y cualquiera que durmiere con mujer menstruosa, y descubriere su desnudez, su fuente descubri&oacute;, y ella descubri&oacute; la fuente de su sangre: ambos ser&aacute;n cortados de entre su pueblo.19. La desnudez de la hermana de tu madre, &oacute; de la hermana de tu padre, no descubrir&aacute;s: por cuanto descubri&oacute; su parienta, su iniquidad llevar&aacute;n.20. Y cualquiera que durmiere con la mujer del hermano de su padre, la desnudez del hermano de su padre descubri&oacute;; su pecado llevar&aacute;n; morir&aacute;n sin hijos.21. Y el que tomare la mujer de su hermano, es suciedad; la desnudez de su hermano descubri&oacute;; sin hijos ser&aacute;n.22. Guardad, pues, todos mis estatutos y todos mis derechos, y ponedlos por obra: y no os vomitar&aacute; la tierra, en la cual yo os introduzco para que habit&eacute;is en ella.23. Y no and&eacute;is en las pr&aacute;cticas de la gente que yo echar&eacute; de delante de vosotros: porque ellos hicieron todas estas cosas, y los tuve en abominaci&oacute;n.24. Empero &aacute; vosotros os he dicho: Vosotros poseer&eacute;is la tierra de ellos, y yo os la dar&eacute; para que la pose&aacute;is por heredad, tierra que fluye leche y miel: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios, que os he apartado de los pueblos.25. Por tanto, vosotros har&eacute;is diferencia entre animal limpio &eacute; inmundo, y entre ave inmunda y limpia: y no ensuci&eacute;is vuestras personas en los animales, ni en las aves, ni en ninguna cosa que va arrastrando por la tierra, las cuales os he apartado por inmundas.26. Hab&eacute;is, pues, de serme santos, porque yo Jehov&aacute; soy santo, y os he apartado de los pueblos, para que se&aacute;is m&iacute;os.27. Y el hombre &oacute; la mujer en quienes hubiere esp&iacute;ritu phit&oacute;nico &oacute; de adivinaci&oacute;n, han de ser muertos: los apedrear&aacute;n con piedras; su sangre sobre ellos.</p><a name="Lev.C3.ADtico_21"></a><h2>Lev&iacute;tico 21</h2><p>1. Y JEHOVA dijo &aacute; Mois&eacute;s: Habla &aacute; los sacerdotes hijos de Aar&oacute;n, y diles que no se contaminen por un muerto en sus pueblos.2. Mas por su pariente cercano &aacute; s&iacute;, por su madre, &oacute; por su padre, &oacute; por su hijo, &oacute; por su hermano,3. O por su hermana virgen, &aacute; &eacute;l cercana, la cual no haya tenido marido, por ella se contaminar&aacute;.4. No se contaminar&aacute;, porque es pr&iacute;ncipe en sus pueblos, haci&eacute;ndose inmundo.5. No har&aacute;n calva en su cabeza, ni raer&aacute;n la punta de su barba, ni en su carne har&aacute;n rasgu&ntilde;os.6. Santos ser&aacute;n &aacute; su Dios, y no profanar&aacute;n el nombre de su Dios; porque los fuegos de Jehov&aacute; y el pan de su Dios ofrecen: por tanto ser&aacute;n santos.7. Mujer ramera &oacute; infame no tomar&aacute;n: ni tomar&aacute;n mujer repudiada de su marido: porque es santo &aacute; su Dios.8. Lo santificar&aacute;s por tanto, pues el pan de tu Dios ofrece: santo ser&aacute; para ti, porque santo soy yo Jehov&aacute; vuestro santificador.9. Y la hija del var&oacute;n sacerdote, si comenzare &aacute; fornicar, &aacute; su padre amancilla: quemada ser&aacute; al fuego.10. Y el sumo sacerdote entre sus hermanos, sobre cuya cabeza fu&eacute; derramado el aceite de la unci&oacute;n, y que hinchi&oacute; su mano para vestir las vestimentas, no descubrir&aacute; su cabeza, ni romper&aacute; sus vestidos:11. Ni entrar&aacute; donde haya alguna persona muerta, ni por su padre, &oacute; por su madre se contaminar&aacute;.12. Ni saldr&aacute; del santuario, ni contaminar&aacute; el santuario de su Dios; porque la corona del aceite de la unci&oacute;n de su Dios est&aacute; sobre &eacute;l: Yo Jehov&aacute;.13. Y tomar&aacute; &eacute;l mujer con su virginidad.14. Viuda, &oacute; repudiada, &oacute; infame, &oacute; ramera, &eacute;stas no tomar&aacute;: mas tomar&aacute; virgen de sus pueblos por mujer.15. Y no amancillar&aacute; su simiente en sus pueblos; porque yo Jehov&aacute; soy el que los santifico.16. Y Jehov&aacute; habl&oacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:17. Habla &aacute; Aar&oacute;n, y dile: El var&oacute;n de tu simiente en sus generaciones, en el cual hubiere falta, no se allegar&aacute; para ofrecer el pan de su Dios.18. Porque ning&uacute;n var&oacute;n en el cual hubiere falta, se allegar&aacute;: var&oacute;n ciego, &oacute; cojo, &oacute; falto, &oacute; sobrado,19. O var&oacute;n en el cual hubiere quebradura de pie &oacute; rotura de mano,20. O corcobado, &oacute; laga&ntilde;oso, &oacute; que tuviere nube en el ojo, &oacute; que tenga sarna, &oacute; empeine, &oacute; compa&ntilde;&oacute;n relajado;21. Ning&uacute;n var&oacute;n de la simiente de Aar&oacute;n sacerdote, en el cual hubiere falta, se allegar&aacute; para ofrecer las ofrendas encendidas de Jehov&aacute;. Hay falta en &eacute;l; no se allegar&aacute; &aacute; ofrecer el pan de su Dios.22. El pan de su Dios, de lo muy santo y las cosas santificadas, comer&aacute;.23. Empero no entrar&aacute; del velo adentro, ni se allegar&aacute; al altar, por cuanto hay falta en &eacute;l: y no profanar&aacute; mi santuario, porque yo Jehov&aacute; soy el que los santifico.24. Y Mois&eacute;s habl&oacute; esto &aacute; Aar&oacute;n, y &aacute; sus hijos, y &aacute; todos los hijos de Israel.</p><a name="Lev.C3.ADtico_22"></a><h2>Lev&iacute;tico 22</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Di &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos, que se abstengan de las santificaciones de los hijos de Israel, y que no profanen mi santo nombre en lo que ellos me santifican: Yo Jehov&aacute;.3. Diles: Todo var&oacute;n de toda vuestra simiente en vuestras generaciones que llegare &aacute; las cosas sagradas, que los hijos de Israel consagran &aacute; Jehov&aacute;, teniendo inmundicia sobre s&iacute;, de delante de m&iacute; ser&aacute; cortada su alma: Yo Jehov&aacute;.4. Cualquier var&oacute;n de la simiente de Aar&oacute;n que fuere leproso, &oacute; padeciere flujo, no comer&aacute; de las cosas sagradas hasta que est&eacute; limpio: y el que tocare cualquiera cosa inmunda de mortecino, &oacute; el var&oacute;n del cual hubiere salido derramamiento de semen;5. O el var&oacute;n que hubiere tocado cualquier reptil, por el cual ser&aacute; inmundo, &uacute; hombre por el cual venga &aacute; ser inmundo, conforme &aacute; cualquiera inmundicia suya;6. La persona que lo tocare, ser&aacute; inmunda hasta la tarde, y no comer&aacute; de las cosas sagradas antes que haya lavado su carne con agua.7. Y cuando el sol se pusiere, ser&aacute; limpio; y despu&eacute;s comer&aacute; las cosas sagradas, porque su pan es.8. Mortecino ni despedazado por fiera no comer&aacute;, para contaminarse en ello: Yo Jehov&aacute;.9. Guarden, pues, mi ordenanza, y no lleven pecado por ello, no sea que as&iacute; mueran cuando la profanaren: Yo Jehov&aacute; que los santifico.10. Ning&uacute;n extra&ntilde;o comer&aacute; cosa sagrada; el hu&eacute;sped del sacerdote, ni el jornalero, no comer&aacute; cosa sagrada.11. Mas el sacerdote, cuando comprare persona de su dinero, &eacute;sta comer&aacute; de ella, y el nacido en su casa: estos comer&aacute;n de su pan.12. Empero la hija del sacerdote, cuando se casare con var&oacute;n extra&ntilde;o, ella no comer&aacute; de la ofrenda de las cosas sagradas.13. Pero si la hija del sacerdote fuere viuda, &oacute; repudiada, y no tuviere prole, y se hubiere vuelto &aacute; la casa de su padre, como en su mocedad, comer&aacute; del pan de su padre; mas ning&uacute;n extra&ntilde;o coma de &eacute;l.14. Y el que por yerro comiere cosa sagrada, a&ntilde;adir&aacute; &aacute; ella su quinto, y dar&aacute;lo al sacerdote con la cosa sagrada.15. No profanar&aacute;n, pues, las cosas santas de los hijos de Israel, las cuales apartan para Jehov&aacute;:16. Y no les har&aacute;n llevar la iniquidad del pecado, comiendo las cosas santas de ellos: porque yo Jehov&aacute; soy el que los santifico.17. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:18. Habla &aacute; Aar&oacute;n y &aacute; sus hijos, y &aacute; todos los hijos de Israel, y diles: Cualquier var&oacute;n de la casa de Israel, &oacute; de los extranjeros en Israel, que ofreciere su ofrenda por todos sus votos, y por todas sus voluntarias oblaciones que ofrecieren &aacute; Jehov&aacute; en holocausto;19. De vuestra voluntad ofrecer&eacute;is macho sin defecto de entre las vacas, de entre los corderos, &oacute; de entre las cabras.20. Ninguna cosa en que haya falta ofrecer&eacute;is, porque no ser&aacute; acepto por vosotros.21. Asimismo, cuando alguno ofreciere sacrificio de paces &aacute; Jehov&aacute; para presentar voto, &uacute; ofreciendo voluntariamente, sea de vacas &oacute; de ovejas, sin tacha ser&aacute; acepto; no ha de haber en &eacute;l falta.22. Ciego, &oacute; perniquebrado, &oacute; mutilado, &oacute; verrugoso, &oacute; sarnoso &oacute; ro&ntilde;oso, no ofrecer&eacute;is &eacute;stos &aacute; Jehov&aacute;, ni de ellos pondr&eacute;is ofrenda encendida sobre el altar de Jehov&aacute;.23. Buey &oacute; carnero que tenga de m&aacute;s &oacute; de menos, podr&aacute;s ofrecer por ofrenda voluntaria; mas por voto no ser&aacute; acepto.24. Herido &oacute; magullado, rompido &oacute; cortado, no ofrecer&eacute;is &aacute; Jehov&aacute;, ni en vuestra tierra lo har&eacute;is.25. Y de mano de hijo de extranjero no ofrecer&eacute;is el pan de vuestro Dios de todas estas cosas; porque su corrupci&oacute;n est&aacute; en ellas: hay en ellas falta, no se os aceptar&aacute;n.26. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:27. El buey, &oacute; el cordero, &oacute; la cabra, cuando naciere, siete d&iacute;as estar&aacute; mamando de su madre: mas desde el octavo d&iacute;a en adelante ser&aacute; acepto para ofrenda de sacrificio encendido a Jehov&aacute;.28. Y sea buey &oacute; carnero, no degollar&eacute;is en un d&iacute;a &aacute; el y &aacute; su hijo.29. Y cuando sacrificareis sacrificio de hacimiento de gracias &aacute; Jehov&aacute;, de vuestra voluntad lo sacrificar&eacute;is.30. En el mismo d&iacute;a se comer&aacute;; no dejar&eacute;is de &eacute;l para otro d&iacute;a: Yo Jehov&aacute;.31. Guardad pues mis mandamientos, y ejecutadlos: Yo Jehov&aacute;.32. Y no amancill&eacute;is mi santo nombre, y yo me santificar&eacute; en medio de los hijos de Israel: Yo Jehov&aacute; que os santifico;33. Que os saqu&eacute; de la tierra de Egipto, para ser vuestro Dios: Yo Jehov&aacute;.</p><a name="Lev.C3.ADtico_23"></a><h2>Lev&iacute;tico 23</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Habla &aacute; los hijos de Israel, y diles: Las solemnidades de Jehov&aacute;, las cuales proclamar&eacute;is santas convocaciones, aquestas ser&aacute;n mis solemnidades.3. Seis d&iacute;as se trabajar&aacute;, y el s&eacute;ptimo d&iacute;a s&aacute;bado de reposo ser&aacute;, convocaci&oacute;n santa: ninguna obra har&eacute;is; s&aacute;bado es de Jehov&aacute; en todas vuestras habitaciones.4. Estas son las solemnidades de Jehov&aacute;, las convocaciones santas, &aacute; las cuales convocar&eacute;is en sus tiempos.5. En el mes primero, &aacute; los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehov&aacute;.6. Y &aacute; los quince d&iacute;as de este mes es la solemnidad de los &aacute;zimos &aacute; Jehov&aacute;: siete d&iacute;as comer&eacute;is &aacute;zimos.7. El primer d&iacute;a tendr&eacute;is santa convocaci&oacute;n: ning&uacute;na obra servil har&eacute;is.8. Y ofrecer&eacute;is &aacute; Jehov&aacute; siete d&iacute;as ofrenda encendida: el s&eacute;ptimo d&iacute;a ser&aacute; santa convocaci&oacute;n; ninguna obra servil har&eacute;is.9. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:10. Habla &aacute; los hijos de Israel, y diles: Cuando hubiereis entrado en la tierra que yo os doy, y segareis su mies, traer&eacute;is al sacerdote un omer por primicia de los primeros frutos de vuestra siega;11. El cual mecer&aacute; el omer delante de Jehov&aacute;, para que se&aacute;is aceptos: el siguiente d&iacute;a del s&aacute;bado lo mecer&aacute; el sacerdote.12. Y el d&iacute;a que ofrezc&aacute;is el omer, ofrecer&eacute;is un cordero de un a&ntilde;o, sin defecto, en holocausto &aacute; Jehov&aacute;.13. Y su presente ser&aacute; dos d&eacute;cimas de flor de harina amasada con aceite, ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute; en olor suav&iacute;simo; y su libaci&oacute;n de vino, la cuarta parte de un hin.14. Y no comer&eacute;is pan, ni grano tostado, ni espiga fresca, hasta este mismo d&iacute;a, hasta que hay&aacute;is ofrecido la ofrenda de vuestro Dios; estatuto perpetuo es por vuestras edades en todas vuestras habitaciones.15. Y os hab&eacute;is de contar desde el siguiente d&iacute;a del s&aacute;bado, desde el d&iacute;a en que ofrecisteis el omer de la ofrenda mecida; siete semanas cumplidas ser&aacute;n:16. Hasta el siguiente d&iacute;a del s&aacute;bado s&eacute;ptimo contar&eacute;is cincuenta d&iacute;as; entonces ofrecer&eacute;is nuevo presente a Jehov&aacute;.17. De vuestras habitaciones traer&eacute;is dos panes para ofrenda mecida, que ser&aacute;n de dos d&eacute;cimas de flor de harina, cocidos con levadura, por primicias &aacute; Jehov&aacute;.18. Y ofrecer&eacute;is con el pan siete corderos de un a&ntilde;o sin defecto, y un becerro de la vacada y dos carneros: ser&aacute;n holocausto &aacute; Jehov&aacute;, con su presente y sus libaciones; ofrenda encendida de suave olor &aacute; Jehov&aacute;.19. Ofrecer&eacute;is adem&aacute;s un macho de cabr&iacute;o por expiaci&oacute;n; y dos corderos de un a&ntilde;o en sacrificio de paces.20. Y el sacerdote los mecer&aacute; en ofrenda agitada delante de Jehov&aacute;, con el pan de las primicias, y los dos corderos: ser&aacute;n cosa sagrada de Jehov&aacute; para el sacerdote.21. Y convocar&eacute;is en este mismo d&iacute;a; os ser&aacute; santa convocaci&oacute;n: ninguna obra servil har&eacute;is: estatuto perpetuo en todas vuestras habitaciones por vuestras edades.22. Y cuando segareis la mies de vuestra tierra, no acabar&aacute;s de segar el rinc&oacute;n de tu haza, ni espigar&aacute;s tu siega; para el pobre, y para el extranjero la dejar&aacute;s: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.23. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:24. Habla &aacute; los hijos de Israel, y diles: En el mes s&eacute;ptimo, al primero del mes tendr&eacute;is s&aacute;bado, una conmemoraci&oacute;n al son de trompetas, y una santa convocaci&oacute;n.25. Ninguna obra servil har&eacute;is; y ofrecer&eacute;is ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;.26. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:27. Empero &aacute; los diez de este mes s&eacute;ptimo ser&aacute; el d&iacute;a de las expiaciones: tendr&eacute;is santa convocaci&oacute;n, y afligir&eacute;is vuestras almas, y ofrecer&eacute;is ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;.28. Ninguna obra har&eacute;is en este mismo d&iacute;a; porque es d&iacute;a de expiaciones, para reconciliaros delante de Jehov&aacute; vuestro Dios.29. Porque toda persona que no se afligiere en este mismo d&iacute;a, ser&aacute; cortada de sus pueblos.30. Y cualquiera persona que hiciere obra alguna en este mismo d&iacute;a, yo destruir&eacute; la tal persona de entre su pueblo.31. Ninguna obra har&eacute;is: estatuto perpetuo es por vuestras edades en todas vuestras habitaciones.32. S&aacute;bado de reposo ser&aacute; &aacute; vosotros, y afligir&eacute;is vuestras almas, comenzando &aacute; los nueve del mes en la tarde: de tarde &aacute; tarde holgar&eacute;is vuestro s&aacute;bado.33. Y habl&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:34. Habla &aacute; los hijos de Israel, y diles: A los quince d&iacute;as de este mes s&eacute;ptimo ser&aacute; la solemnidad de las caba&ntilde;as &aacute; Jehov&aacute; por siete d&iacute;as.35. El primer d&iacute;a habr&aacute; santa convocaci&oacute;n: ninguna obra servil har&eacute;is.36. Siete d&iacute;as ofrecer&eacute;is ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;: el octavo d&iacute;a tendr&eacute;is santa convocaci&oacute;n, y ofrecer&eacute;is ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;: es fiesta: ninguna obra servil har&eacute;is.37. Estas son las solemnidades de Jehov&aacute;, &aacute; las que convocar&eacute;is santas reuniones, para ofrecer ofrenda encendida a Jehov&aacute;, holocausto y presente, sacrificio y libaciones, cada cosa en su tiempo:38. Adem&aacute;s de los s&aacute;bados de Jehov&aacute; y adem&aacute;s de vuestros dones, y &aacute; m&aacute;s de todos vuestros votos, y adem&aacute;s de todas vuestras ofrendas voluntarias, que dar&eacute;is &aacute; Jehov&aacute;.39. Empero &aacute; los quince del mes s&eacute;ptimo, cuando hubiereis allegado el fruto de la tierra, har&eacute;is fiesta a Jehov&aacute; por siete d&iacute;as: el primer d&iacute;a ser&aacute; s&aacute;bado; s&aacute;bado ser&aacute; tambi&eacute;n el octavo d&iacute;a.40. Y tomar&eacute;is el primer d&iacute;a gajos con fruto de &aacute;rbol hermoso, ramos de palmas, y ramas de &aacute;rboles espesos, y sauces de los arroyos; y os regocijar&eacute;is delante de Jehov&aacute; vuestro Dios por siete d&iacute;as.41. Y le har&eacute;is fiesta &aacute; Jehov&aacute; por siete d&iacute;as cada un a&ntilde;o; ser&aacute; estatuto perpetuo por vuestras edades; en el mes s&eacute;ptimo la har&eacute;is.42. En caba&ntilde;as habitar&eacute;is siete d&iacute;as: todo natural de Israel habitar&aacute; en caba&ntilde;as;43. Para que sepan vuestros descendientes que en caba&ntilde;as hice yo habitar &aacute; los hijos de Israel, cuando los saqu&eacute; de la tierra de Egipto: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.44. As&iacute; habl&oacute; Mois&eacute;s &aacute; los hijos de Israel sobre las solemnidades de Jehov&aacute;.</p><a name="Lev.C3.ADtico_24"></a><h2>Lev&iacute;tico 24</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Manda &aacute; los hijos de Israel que te traigan aceite de olivas claro, molido, para la luminaria, para hacer arder las l&aacute;mparas de continuo.3. Fuera del velo del testimonio, en el tabern&aacute;culo del testimonio, las aderezar&aacute; Aar&oacute;n desde la tarde hasta la ma&ntilde;ana delante de Jehov&aacute;, de continuo: estatuto perpetuo por vuestras edades.4. Sobre el candelero limpio pondr&aacute; siempre en orden las l&aacute;mparas delante de Jehov&aacute;.5. Y tomar&aacute;s flor de harina, y cocer&aacute;s de ella doce tortas: cada torta ser&aacute; de dos d&eacute;cimas.6. Y has de ponerlas en dos &oacute;rdenes, seis en cada orden, sobre la mesa limpia delante de Jehov&aacute;.7. Pondr&aacute;s tambi&eacute;n sobre cada orden incienso limpio, y ser&aacute; para el pan por perfume, ofrenda encendida &aacute; Jehov&aacute;.8. Cada d&iacute;a de s&aacute;bado lo pondr&aacute; de continuo en orden delante de Jehov&aacute;, de los hijos de Israel por pacto sempiterno.9. Y ser&aacute; de Aar&oacute;n y de sus hijos, los cuales lo comer&aacute;n en el lugar santo; porque es cosa muy santa para &eacute;l, de las ofrendas encendidas &aacute; Jehov&aacute;, por fuero perpetuo.10. En aquella saz&oacute;n el hijo de una mujer Israelita, el cual era hijo de un Egipcio, sali&oacute; entre los hijos de Israel; y el hijo de la Israelita y un hombre de Israel ri&ntilde;eron en el real:11. Y el hijo de la mujer Israelita pronunci&oacute; el Nombre, y maldijo: entonces le llevaron &aacute; Mois&eacute;s. Y su madre se llamaba Selomith, hija de Dribi, de la tribu de Dan.12. Y pusi&eacute;ronlo en la c&aacute;rcel, hasta que les fuese declarado por palabra de Jehov&aacute;.13. Y Jehov&aacute; habl&oacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:14. Saca al blasfemo fuera del real, y todos los que le oyeron pongan sus manos sobre la cabeza de &eacute;l, y apedr&eacute;elo toda la congregaci&oacute;n.15. Y &aacute; los hijos de Israel hablar&aacute;s, diciendo: Cualquiera que maldijere &aacute; su Dios, llevar&aacute; su iniquidad.16. Y el que blasfemare el nombre de Jehov&aacute;, ha de ser muerto; toda la congregaci&oacute;n lo apedrear&aacute;: as&iacute; el extranjero como el natural, si blasfemare el Nombre, que muera.17. Asimismo el hombre que hiere de muerte &aacute; cualquiera persona, que sufra la muerte.18. Y el que hiere &aacute; alg&uacute;n animal ha de restituirlo: animal por animal.19. Y el que causare lesi&oacute;n en su pr&oacute;jimo, seg&uacute;n hizo, as&iacute; le sea hecho:20. Rotura por rotura, ojo por ojo, diente por diente: seg&uacute;n la lesi&oacute;n que habr&aacute; hecho &aacute; otro, tal se har&aacute; &aacute; &eacute;l.21. El que hiere alg&uacute;n animal, ha de restituirlo; mas el que hiere de muerte &aacute; un hombre, que muera.22. Un mismo derecho tendr&eacute;is: como el extranjero, as&iacute; ser&aacute; el natural: porque yo soy Jehov&aacute; vuestro Dios.23. Y habl&oacute; Mois&eacute;s &aacute; los hijos de Israel, y ellos sacaron al blasfemo fuera del real, y apedre&aacute;ronlo con piedras. Y los hijos de Israel hicieron seg&uacute;n que Jehov&aacute; hab&iacute;a mandado &aacute; Mois&eacute;s.</p><a name="Lev.C3.ADtico_25"></a><h2>Lev&iacute;tico 25</h2><p>1. Y JEHOVA habl&oacute; &aacute; Mois&eacute;s en el monte de Sina&iacute;, diciendo:2. Habla &aacute; los hijos de Israel, y diles: Cuando hubiereis entrado en la tierra que yo os doy, la tierra har&aacute; s&aacute;bado &aacute; Jehov&aacute;.3. Seis a&ntilde;os sembrar&aacute;s tu tierra, y seis a&ntilde;os podar&aacute;s tu vi&ntilde;a, y coger&aacute;s sus frutos;4. Y el s&eacute;ptimo a&ntilde;o la tierra tendr&aacute; s&aacute;bado de holganza, s&aacute;bado &aacute; Jehov&aacute;: no sembrar&aacute;s tu tierra, ni podar&aacute;s tu vi&ntilde;a.5. Lo que de suyo se naciere en tu tierra segada, no lo segar&aacute;s; y las uvas de tu vi&ntilde;edo no vendimiar&aacute;s: a&ntilde;o de holganza ser&aacute; &aacute; la tierra.6. Mas el s&aacute;bado de la tierra os ser&aacute; para comer &aacute; ti, y &aacute; tu siervo, y &aacute; tu sierva, y &aacute; tu criado, y &aacute; tu extranjero que morare contigo:7. Y &aacute; tu animal, y &aacute; la bestia que hubiere en tu tierra, ser&aacute; todo el fruto de ella para comer.8. Y te has de contar siete semanas de a&ntilde;os, siete veces siete a&ntilde;os; de modo que los d&iacute;as de las siete semanas de a&ntilde;os vendr&aacute;n &aacute; serte cuarenta y nueve a&ntilde;os.9. Entonces har&aacute;s pasar la trompeta de jubilaci&oacute;n en el mes s&eacute;ptimo &aacute; los diez del mes; el d&iacute;a de la expiaci&oacute;n har&eacute;is pasar la trompeta por toda vuestra tierra.10. Y santificar&eacute;is el a&ntilde;o cincuenta, y pregonar&eacute;is libertad en la tierra &aacute; todos sus moradores: este os ser&aacute; jubileo; y volver&eacute;is cada uno &aacute; su posesi&oacute;n, y cada cual volver&aacute; &aacute; su familia.11. El a&ntilde;o de los cincuenta a&ntilde;os os ser&aacute; jubileo: no sembrar&eacute;is, ni segar&eacute;is lo que naciere de suyo en la tierra, ni vendimiar&eacute;is sus vi&ntilde;edos:12. Porque es jubileo: santo ser&aacute; &aacute; vosotros; el producto de la tierra comer&eacute;is.13. En este a&ntilde;o de jubileo volver&eacute;is cada uno &aacute; su posesi&oacute;n.14. Y cuando vendiereis algo &aacute; vuestro pr&oacute;jimo, &oacute; comprareis de mano de vuestro pr&oacute;jimo, no enga&ntilde;e ninguno a su hermano:15. Conforme al n&uacute;mero de los a&ntilde;os despu&eacute;s del jubileo comprar&aacute;s de tu pr&oacute;jimo; conforme al n&uacute;mero de los a&ntilde;os de los frutos te vender&aacute; &eacute;l &aacute; ti.16. Conforme &aacute; la multitud de los a&ntilde;os aumentar&aacute;s el precio, y conforme &aacute; la disminuci&oacute;n de los a&ntilde;os disminuir&aacute;s el precio; porque seg&uacute;n el n&uacute;mero de los rendimientos te ha de vender &eacute;l.17. Y no enga&ntilde;e ninguno &aacute; su pr&oacute;jimo; mas tendr&aacute;s temor de tu Dios: porque yo soy Jehov&aacute; vuestro Dios.18. Ejecutad, pues, mis estatutos, y guardad mis derechos, y ponedlos por obra, y habitar&eacute;is en la tierra seguros;19. Y la tierra dar&aacute; su fruto, y comer&eacute;is hasta hartura, y habitar&eacute;is en ella con seguridad.20. Y si dijereis: &iquest;Qu&eacute; comeremos el s&eacute;ptimo a&ntilde;o? he aqu&iacute; no hemos de sembrar, ni hemos de coger nuestros frutos:21. Entonces yo os enviar&eacute; mi bendici&oacute;n el sexto a&ntilde;o, y har&aacute; fruto por tres a&ntilde;os.22. Y sembrar&eacute;is el a&ntilde;o octavo, y comer&eacute;is del fruto a&ntilde;ejo; hasta el a&ntilde;o noveno, hasta que venga su fruto comer&eacute;is del a&ntilde;ejo.23. Y la tierra no se vender&aacute; rematadamente, porque la tierra m&iacute;a es; que vosotros peregrinos y extranjeros sois para conmigo.24. Por tanto, en toda la tierra de vuestra posesi&oacute;n, otorgar&eacute;is redenci&oacute;n &aacute; la tierra.25. Cuando tu hermano empobreciere, y vendiere algo de su posesi&oacute;n, vendr&aacute; el rescatador, su cercano, y rescatar&aacute; lo que su hermano hubiere vendido.26. Y cuando el hombre no tuviere rescatador, si alcanzare su mano, y hallare lo que basta para su rescate;27. Entonces contar&aacute; los a&ntilde;os de su venta, y pagar&aacute; lo que quedare al var&oacute;n &aacute; quien vendi&oacute;, y volver&aacute; &aacute; su posesi&oacute;n.28. Mas si no alcanzare su mano lo que basta para que vuelva &aacute; &eacute;l, lo que vendi&oacute; estar&aacute; en poder del que lo compr&oacute; hasta el a&ntilde;o del jubileo; y al jubileo saldr&aacute;, y &eacute;l volver&aacute; &aacute; su posesi&oacute;n.29. Y el var&oacute;n que vendiere casa de morada en ciudad cercada, tendr&aacute; facultad de redimirla hasta acabarse el a&ntilde;o de su venta: un a&ntilde;o ser&aacute; el t&eacute;rmino de poderse redimir.30. Y si no fuere redimida dentro de un a&ntilde;o entero, la casa que estuviere en la ciudad murada quedar&aacute; para siempre por de aquel que la compr&oacute;, y para sus descendientes: no saldr&aacute; en el jubileo.31. Mas las casas de las aldeas que no tienen muro alrededor, ser&aacute;n estimadas como una haza de tierra: tendr&aacute;n redenci&oacute;n, y saldr&aacute;n en el jubileo.32. Pero en cuanto &aacute; las ciudades de los Levitas, siempre podr&aacute;n redimir los Levitas las casas de las ciudades que poseyeren.33. Y el que comprare de los Levitas, saldr&aacute; de la casa vendida, &oacute; de la ciudad de su posesi&oacute;n, en el jubileo: por cuanto las casas de las ciudades de los Levitas es la posesi&oacute;n de ellos entre los hijos de Israel.34. Mas la tierra del ejido de sus ciudades no se vender&aacute;, porque es perpetua posesi&oacute;n de ellos.35. Y cuando tu hermano empobreciere, y se acogiere &aacute; ti, t&uacute; lo amparar&aacute;s: como peregrino y extranjero vivir&aacute; contigo.36. No tomar&aacute;s usura de &eacute;l, ni aumento; mas tendr&aacute;s temor de tu Dios, y tu hermano vivir&aacute; contigo.37. No le dar&aacute;s tu dinero &aacute; usura, ni tu vitualla &aacute; ganancia:38. Yo Jehov&aacute; vuestro Dios, que os saqu&eacute; de la tierra de Egipto, para daros la tierra de Cana&aacute;n, para ser vuestro Dios.39. Y cuando tu hermano empobreciere, estando contigo, y se vendiere &aacute; ti, no le har&aacute;s servir como siervo:40. Como criado, como extranjero estar&aacute; contigo; hasta el a&ntilde;o del jubileo te servir&aacute;.41. Entonces saldr&aacute; de contigo, &eacute;l y sus hijos consigo, y volver&aacute; &aacute; su familia, y &aacute; la posesi&oacute;n de sus padres se restituir&aacute;.42. Porque son mis siervos, los cuales saqu&eacute; yo de la tierra de Egipto: no ser&aacute;n vendidos &aacute; manera de siervos.43. No te ense&ntilde;orear&aacute;s de &eacute;l con dureza, mas tendr&aacute;s temor de tu Dios.44. As&iacute; tu siervo como tu sierva que tuvieres, ser&aacute;n de las gentes que est&aacute;n en vuestro alrededor: de ellos comprar&eacute;is siervos y siervas.45. Tambi&eacute;n comprar&eacute;is de los hijos de los forasteros que viven entre vosotros, y de los que del linaje de ellos son nacidos en vuestra tierra, que est&aacute;n con vosotros; los cuales tendr&eacute;is por posesi&oacute;n:46. Y los poseer&eacute;is por juro de heredad para vuestros hijos despu&eacute;s de vosotros, como posesi&oacute;n hereditaria; para siempre os servir&eacute;is de ellos; empero en vuestros hermanos los hijos de Israel, no os ense&ntilde;orear&eacute;is cada uno sobre su hermano con dureza.47. Y si el peregrino &oacute; extranjero que est&aacute; contigo, adquiriese medios, y tu hermano que est&aacute; con &eacute;l empobreciere, y se vendiere al peregrino &oacute; extranjero que est&aacute; contigo, &oacute; &aacute; la raza de la familia del extranjero;48. Despu&eacute;s que se hubiere vendido, podr&aacute; ser rescatado: uno de sus hermanos lo rescatar&aacute;;49. O su t&iacute;o, &oacute; el hijo de su t&iacute;o lo rescatar&aacute;, &oacute; el cercano de su carne, de su linaje, lo rescatar&aacute;; &oacute; si sus medios alcanzaren, &eacute;l mismo se redimir&aacute;.50. Y contar&aacute; con el que lo compr&oacute;, desde el a&ntilde;o que se vendi&oacute; &aacute; &eacute;l hasta el a&ntilde;o del jubileo: y ha de apreciarse el dinero de su venta conforme al n&uacute;mero de los a&ntilde;os, y se har&aacute; con &eacute;l conforme al tiempo de un criado asalariado.51. Si a&uacute;n fueren muchos a&ntilde;os, conforme &aacute; ellos volver&aacute; para su rescate del dinero por el cual se vendi&oacute;.52. Y si quedare poco tiempo hasta el a&ntilde;o del jubileo, entonces contar&aacute; con &eacute;l, y devolver&aacute; su rescate conforme &aacute; sus a&ntilde;os.53. Como con tomado &aacute; salario anualmente har&aacute; con &eacute;l: no se ense&ntilde;orear&aacute; en &eacute;l con aspereza delante de tus ojos.54. Mas si no se redimiere en esos a&ntilde;os, en el a&ntilde;o del jubileo saldr&aacute;, &eacute;l, y sus hijos con &eacute;l.55. Porque mis siervos son los hijos de Israel; son siervos m&iacute;os, &aacute; los cuales saqu&eacute; de la tierra de Egipto: Yo Jehov&aacute; vuestro Dios.</p><a name="Lev.C3.ADtico_26"></a><h2>Lev&iacute;tico 26</h2><p>1. NO har&eacute;is para vosotros &iacute;dolos, ni escultura, ni os levantar&eacute;is estatua, ni pondr&eacute;is en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros &aacute; ella: porque yo soy Jehov&aacute; vuestro Dios.2. Guardad mis s&aacute;bados, y tened en reverencia mi santuario: Yo Jehov&aacute;.3. Si anduviereis en mis decretos, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra;4. Yo dar&eacute; vuestra lluvia en su tiempo, cy la tierra rendir&aacute; sus producciones, y el &aacute;rbol del campo dar&aacute; su fruto;5. Y la trilla os alcanzar&aacute; &aacute; la vendimia, y la vendimia alcanzar&aacute; &aacute; la sementera, y comer&eacute;is vuestro pan en hartura y habitar&eacute;is seguros en vuestra tierra:6. Y yo dar&eacute; paz en la tierra, y dormir&eacute;is, y no habr&aacute; quien os espante: y har&eacute; quitar las malas bestias de vuestra tierra, y no pasar&aacute; por vuestro pa&iacute;s la espada:7. Y perseguir&eacute;is &aacute; vuestros enemigos, y caer&aacute;n &aacute; cuchillo delante de vosotros:8. Y cinco de vosotros perseguir&aacute;n &aacute; ciento, y ciento de vosotros perseguir&aacute;n &aacute; diez mil, y vuestros enemigos caer&aacute;n &aacute; cuchillo delante de vosotros.9. Porque yo me volver&eacute; &aacute; vosotros, y os har&eacute; crecer, y os multiplicar&eacute;, y afirmar&eacute; mi pacto con vosotros:10. Y comer&eacute;is lo a&ntilde;ejo de mucho tiempo, y sacareis fuera lo a&ntilde;ejo &aacute; causa de lo nuevo:11. Y pondr&eacute; mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os abominar&aacute;:12. Y andar&eacute; entre vosotros, y yo ser&eacute; vuestro Dios, y vosotros ser&eacute;is mi pueblo.13. Yo Jehov&aacute; vuestro Dios, que os saqu&eacute; de la tierra de Egipto, para que no fueseis sus siervos; y romp&iacute; las coyundas de vuestro yugo, y os he hecho andar el rostro alto.14. Empero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos,15. Y si abominareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis derechos, no ejecutando todos mis mandamientos, &eacute; invalidando mi pacto;16. Yo tambi&eacute;n har&eacute; con vosotros esto: enviar&eacute; sobre vosotros terror, extenuaci&oacute;n y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma: y sembrar&eacute;is en balde vuestra simiente, porque vuestros enemigos la comer&aacute;n:17. Y pondr&eacute; mi ira sobre vosotros, y ser&eacute;is heridos delante de vuestros enemigos; y los que os aborrecen se ense&ntilde;orear&aacute;n de vosotros, y huir&eacute;is sin que haya quien os persiga.18. Y si aun con estas cosas no me oyereis, yo tornar&eacute; &aacute; castigaros siete veces m&aacute;s por vuestros pecados.19. Y quebrantar&eacute; la soberbia de vuestra fortaleza, y tornar&eacute; vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como metal:20. Y vuestra fuerza se consumir&aacute; en vano; que vuestra tierra no dar&aacute; su esquilmo, y los &aacute;rboles de la tierra no dar&aacute;n su fruto.21. Y si anduviereis conmigo en oposici&oacute;n, y no me quisiereis o&iacute;r, yo a&ntilde;adir&eacute; sobre vosotros siete veces m&aacute;s plagas seg&uacute;n vuestros pecados.22. Enviar&eacute; tambi&eacute;n contra vosotros bestias fieras que os arrebaten los hijos, y destruyan vuestros animales, y os apoquen, y vuestros caminos sean desiertos.23. Y si con estas cosas no fuereis corregidos, sino que anduviereis conmigo en oposici&oacute;n,24. Yo tambi&eacute;n proceder&eacute; con vosotros, en oposici&oacute;n y os herir&eacute; a&uacute;n siete veces por vuestros pecados:25. Y traer&eacute; sobre vosotros espada vengadora, en vindicaci&oacute;n del pacto; y os recoger&eacute;is &aacute; vuestras ciudades; mas yo enviar&eacute; pestilencia entre vosotros, y ser&eacute;is entregados en mano del enemigo.26. Cuando yo os quebrantare el arrimo del pan, cocer&aacute;n diez mujeres vuestro pan en un horno, y os devolver&aacute;n vuestro pan por peso; y comer&eacute;is, y no os hartar&eacute;is.27. Y si con esto no me oyereis, mas procediereis conmigo en oposici&oacute;n,28. Yo proceder&eacute; con vosotros en contra y con ira, y os catigar&eacute; a&uacute;n siete veces por vuestros pecados.29. Y comer&eacute;is las carnes de vuestros hijos, y comer&eacute;is las carnes de vuestras hijas:30. Y destruir&eacute; vuestros altos, y talar&eacute; vuestras im&aacute;genes, y pondr&eacute; vuestros cuerpos muertos sobre los cuerpos muertos de vuestros &iacute;dolos, y mi alma os abominar&aacute;:31. Y pondr&eacute; vuestras ciudades en desierto, y asolar&eacute; vuestros santuarios, y no oler&eacute; la fragancia de vuestro suave perfume.32. Yo asolar&eacute; tambi&eacute;n la tierra, y se pasmar&aacute;n de ella vuestros enemigos que en ella moran:33. Y &aacute; vosotros os esparcir&eacute; por las gentes, y desenvainar&eacute; espada en pos de vosotros: y vuestra tierra estar&aacute; asolada, y yermas vuestras ciudades.34. Entonces la tierra holgar&aacute; sus s&aacute;bados todos los d&iacute;as que estuviere asolada, y vosotros en la tierra de vuestros enemigos: la tierra descansar&aacute; entonces y gozar&aacute; sus s&aacute;bados.35. Todo el tiempo que estar&aacute; asolada, holgar&aacute; lo que no holg&oacute; en vuestros s&aacute;bados mientras habitabais en ella.36. Y &aacute; los que quedaren de vosotros infundir&eacute; en sus corazones tal cobard&iacute;a, en la tierra de sus enemigos, que el sonido de una hoja movida los perseguir&aacute;, y huir&aacute;n como de cuchillo, y caer&aacute;n sin que nadie los persiga:37. Y tropezar&aacute;n los unos en los otros, como si huyeran delante de cuchillo, aunque nadie los persiga; y no podr&eacute;is resistir delante de vuestros enemigos.38. Y perecer&eacute;is entre las gentes, y la tierra de vuestros enemigos os consumir&aacute;.39. Y los que quedaren de vosotros decaer&aacute;n en las tierras de vuestros enemigos por su iniquidad; y por la iniquidad de sus padres decaer&aacute;n con ellos:40. Y confesar&aacute;n su iniquidad, y la iniquidad de sus padres, por su prevaricaci&oacute;n con que prevaricaron contra m&iacute;: y tambi&eacute;n porque anduvieron conmigo en oposici&oacute;n,41. Yo tambi&eacute;n habr&eacute; andado con ellos en contra, y los habr&eacute; metido en la tierra de sus enemigos: y entonces se humillar&aacute; su coraz&oacute;n incircunciso, y reconocer&aacute;n su pecado;42. Y yo me acordar&eacute; de mi pacto con Jacob, y asimismo de mi pacto con Isaac, y tambi&eacute;n de mi pacto con Abraham me acordar&eacute;; y har&eacute; memoria de la tierra.43. Que la tierra estar&aacute; desamparada de ellos, y holgar&aacute; sus s&aacute;bados, estando yerma &aacute; causa de ellos; mas entretanto se someter&aacute;n al castigo de sus iniquidades: por cuanto menospreciaron mis derechos, y tuvo el alma de ellos fastidio de mis estatutos.44. Y aun con todo esto, estando ellos en tierra de sus enemigos, yo no los desechar&eacute;, ni los abominar&eacute; para consumirlos, invalidando mi pacto con ellos: porque yo Jehov&aacute; soy su Dios:45. Antes me acordar&eacute; de ellos por el pacto antiguo, cuando los saqu&eacute; de la tierra de Egipto &aacute; los ojos de las gentes, para ser su Dios: Yo Jehov&aacute;.46. Estos son los decretos, derechos y leyes que estableci&oacute; Jehov&aacute; entre s&iacute; y los hijos de Israel en el monte de Sina&iacute; por mano de Mois&eacute;s.</p><a name="Lev.C3.ADtico_27"></a><h2>Lev&iacute;tico 27</h2><p>1. Y HABLO Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, diciendo:2. Habla &aacute; los hijos de Israel, y diles: Cuando alguno hiciere especial voto &aacute; Jehov&aacute;, seg&uacute;n la estimaci&oacute;n de las personas que se hayan de redimir, as&iacute; ser&aacute; tu estimaci&oacute;n:3. En cuanto al var&oacute;n de veinte a&ntilde;os hasta sesenta, tu estimaci&oacute;n ser&aacute; cincuenta siclos de plata, seg&uacute;n el siclo del santuario.4. Y si fuere hembra, la estimaci&oacute;n ser&aacute; treinta siclos.5. Y si fuere de cinco a&ntilde;os hasta veinte, tu estimaci&oacute;n ser&aacute; respecto al var&oacute;n veinte siclos, y &aacute; la hembra diez siclos.6. Y si fuere de un mes hasta cinco a&ntilde;os, tu estimaci&oacute;n ser&aacute; en orden al var&oacute;n, cinco siclos de plata; y por la hembra ser&aacute; tu estimaci&oacute;n tres siclos de plata.7. Mas si fuere de sesenta a&ntilde;os arriba, por el var&oacute;n tu estimaci&oacute;n ser&aacute; quince siclos, y por la hembra diez siclos.8. Pero si fuere m&aacute;s pobre que tu estimaci&oacute;n, entonces comparecer&aacute; ante el sacerdote, y el sacerdote le pondr&aacute; tasa: conforme &aacute; la facultad del votante le impondr&aacute; tasa el sacerdote.9. Y si fuere animal de que se ofrece ofrenda &aacute; Jehov&aacute;, todo lo que se diere de el &aacute; Jehov&aacute; ser&aacute; santo.10. No ser&aacute; mudado ni trocado, bueno por malo, ni malo por bueno; y si se permutare un animal por otro, &eacute;l y el dado por &eacute;l en cambio ser&aacute;n sagrados.11. Y si fuere alg&uacute;n animal inmundo, de que no se ofrece ofrenda &aacute; Jehov&aacute;, entonces el animal ser&aacute; puesto delante del sacerdote:12. Y el sacerdote lo apreciar&aacute;, sea bueno &oacute; sea malo; conforme &aacute; la estimaci&oacute;n del sacerdote, as&iacute; ser&aacute;.13. Y si lo hubieren de redimir, a&ntilde;adir&aacute;n su quinto sobre tu valuaci&oacute;n.14. Y cuando alguno santificare su casa consagr&aacute;ndola &aacute; Jehov&aacute;, la apreciar&aacute; el sacerdote, sea buena &oacute; sea mala: seg&uacute;n la apreciare el sacerdote, as&iacute; quedar&aacute;.15. Mas si el santificante redimiere su casa, a&ntilde;adir&aacute; &aacute; tu valuaci&oacute;n el quinto del dinero de ella, y ser&aacute; suya.16. Y si alguno santificare de la tierra de su posesi&oacute;n &aacute; Jehov&aacute;, tu estimaci&oacute;n ser&aacute; conforme &aacute; su sembradura: un omer de sembradura de cebada se apreciar&aacute; en cincuenta siclos de plata.17. Y si santificare su tierra desde el a&ntilde;o del jubileo, conforme &aacute; tu estimaci&oacute;n quedar&aacute;.18. Mas si despu&eacute;s del jubileo santificare su tierra, entonces el sacerdote har&aacute; la cuenta del dinero conforme &aacute; los a&ntilde;os que quedaren hasta el a&ntilde;o del jubileo, y se rebajar&aacute; de tu estimaci&oacute;n.19. Y si el que santific&oacute; la tierra quisiere redimirla, a&ntilde;adir&aacute; &aacute; tu estimaci&oacute;n el quinto del dinero de ella, y quedar&aacute;se para &eacute;l.20. Mas si &eacute;l no redimiere la tierra, y la tierra se vendiere &aacute; otro, no la redimir&aacute; m&aacute;s;21. Sino que cuando saliere en el jubileo, la tierra ser&aacute; santa &aacute; Jehov&aacute;, como tierra consagrada: la posesi&oacute;n de ella ser&aacute; del sacerdote.22. Y si santificare alguno &aacute; Jehov&aacute; la tierra que &eacute;l compr&oacute;, que no era de la tierra de su herencia,23. Entonces el sacerdote calcular&aacute; con &eacute;l la suma de tu estimaci&oacute;n hasta el a&ntilde;o del jubileo, y aquel d&iacute;a dar&aacute; tu se&ntilde;alado precio, cosa consagrada &aacute; Jehov&aacute;.24. En el a&ntilde;o del jubileo, volver&aacute; la tierra &aacute; aqu&eacute;l de quien &eacute;l la compr&oacute;, cuya es la herencia de la tierra.25. Y todo lo que apreciares ser&aacute; conforme al siclo del santuario: el siclo tiene veinte &oacute;bolos.26. Empero el primog&eacute;nito de los animales, que por la primogenitura es de Jehov&aacute;, nadie lo santificar&aacute;; sea buey &uacute; oveja, de Jehov&aacute; es.27. Mas si fuere de los animales inmundos, lo redimir&aacute;n conforme &aacute; tu estimaci&oacute;n, y a&ntilde;adir&aacute;n sobre ella su quinto: y si no lo redimieren, se vender&aacute; conforme &aacute; tu estimaci&oacute;n.28. Pero ninguna cosa consagrada, que alguno hubiere santificado &aacute; Jehov&aacute; de todo lo que tuviere, de hombres y animales, y de las tierras de su posesi&oacute;n, no se vender&aacute;, ni se redimir&aacute;: todo lo consagrado ser&aacute; cosa sant&iacute;sima &aacute; Jehov&aacute;.29. Cualquier anatema (cosa consagrada) de hombres que se consagrare no ser&aacute; redimido: indefectiblemente ha de ser muerto.30. Y todas las d&eacute;cimas de la tierra, as&iacute; de la simiente de la tierra como del fruto de los &aacute;rboles, de Jehov&aacute; son: es cosa consagrada &aacute; Jehov&aacute;.31. Y si alguno quisiere redimir algo de sus d&eacute;cimas, a&ntilde;adir&aacute; su quinto &aacute; ello.32. Y toda d&eacute;cima de vacas &oacute; de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, la d&eacute;cima ser&aacute; consagrada &aacute; Jehov&aacute;.33. No mirar&aacute; si es bueno &oacute; malo, ni lo trocar&aacute;: y si lo trocare, ello y su trueque ser&aacute;n cosas sagradas; no se redimir&aacute;.34. Estos son los mandamientos que orden&oacute; Jehov&aacute; &aacute; Mois&eacute;s, para los hijos de Israel, en el monte de Sina&iacute;.</p> <div class="visualClear"></div>
Extracto


OldNewDate CreatedAutorAcciones
23 May de 2016 @ 03:48:09 Javier
Sidebar