RV 1909 Santiago

Revision para “RV 1909 Santiago” creado en 23 May de 2016 @ 03:48:22

Título
RV 1909 Santiago
Contenido
<center></center> <div id="contentSub"></div> <table border="0" id="toc"><tr id="toctitle"><td align="center"><b>Tabla de contenidos</b> </td></tr><tr id="tocinside"><td><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div></td></tr></table><a name="Santiago1"></a><h2>Santiago1 </h2><p>1. JACOBO, siervo de Dios y del Se&ntilde;or Jesucristo, &aacute; las doce tribus que est&aacute;n esparcidas, salud.2. Hermanos m&iacute;os, tened por sumo gozo cuando cayereis en diversas tentaciones;3. Sabiendo que la prueba de vuestra fe obra paciencia.4. Mas tenga la paciencia perfecta su obra, para que se&aacute;is perfectos y cabales, sin faltar en alguna cosa.5. Y si alguno de vosotros tiene falta de sabidur&iacute;a, dem&aacute;ndela &aacute; Dios, el cual da &aacute; todos abundantemente, y no zahiere; y le ser&aacute; dada.6. Pero pida en fe, no dudando nada: porque el que duda es semejante &aacute; la onda de la mar, que es movida del viento, y echada de una parte &aacute; otra.7. No piense pues el tal hombre que recibir&aacute; ninguna cosa del Se&ntilde;or.8. El hombre de doblado &aacute;nimo es inconstante en todos sus caminos.9. El hermano que es de baja suerte, glor&iacute;ese en su alteza:10. Mas el que es rico, en su bajeza; porque &eacute;l se pasar&aacute; como la flor de la hierba.11. Porque salido el sol con ardor, la hierba se sec&oacute;, y su flor se cay&oacute;, y pereci&oacute; su hermosa apariencia: as&iacute; tambi&eacute;n se marchitar&aacute; el rico en todos sus caminos.12. Bienaventurado el var&oacute;n que sufre la tentaci&oacute;n; porque cuando fuere probado, recibir&aacute; la corona de vida, que Dios ha prometido &aacute; los que le aman.13. Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de Dios: porque Dios no puede ser tentado de los malos, ni &eacute;l tienta &aacute; alguno:14. Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atra&iacute;do, y cebado.15. Y la concupiscencia, despu&eacute;s que ha concebido, pare el pecado: y el pecado, siendo cumplido, engendra muerte.16. Amados hermanos m&iacute;os, no err&eacute;is.17. Toda buena d&aacute;diva y todo don perfecto es de lo alto, que desciende del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variaci&oacute;n.18. El, de su voluntad nos ha engendrado por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.19. Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oir, tard&iacute;o para hablar, tard&iacute;o para airarse:20. Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.21. Por lo cual, dejando toda inmundicia y superfluidad de malicia, recibid con mansedumbre la palabra ingerida, la cual puede hacer salvas vuestras almas.22. Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, enga&ntilde;&aacute;ndoos &aacute; vosotros mismos.23. Porque si alguno oye la palabra, y no la pone por obra, este tal es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.24. Porque &eacute;l se consider&oacute; &aacute; s&iacute; mismo, y se fu&eacute;, y luego se olvid&oacute; qu&eacute; tal era.25. Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal ser&aacute; bienaventurado en su hecho.26. Si alguno piensa ser religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino enga&ntilde;ando su coraz&oacute;n, la religi&oacute;n del tal es vana.27. La religi&oacute;n pura y sin m&aacute;cula delante de Dios y Padre es esta: Visitar los hu&eacute;rfanos y las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha de este mundo.</p><a name="Santiago_2"></a><h2>Santiago 2</h2><p>1. HERMANOS m&iacute;os, no teng&aacute;is la fe de nuestro Se&ntilde;or Jesucristo glorioso en acepci&oacute;n de personas.2. Porque si en vuestra congregaci&oacute;n entra un hombre con anillo de oro, y de preciosa ropa, y tambi&eacute;n entra un pobre con vestidura vil,3. Y tuviereis respeto al que trae la vestidura preciosa, y le dijereis: Si&eacute;ntate t&uacute; aqu&iacute; en buen lugar: y dijereis al pobre: Est&aacute;te t&uacute; all&iacute; en pie; &oacute; si&eacute;ntate aqu&iacute; debajo de mi estrado:4. &iquest;No juzgu&aacute;is en vosotros mismos, y ven&iacute;s &aacute; ser jueces de pensamientos malos?5. Hermanos m&iacute;os amados, oid: &iquest;No ha elegido Dios los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos del reino que ha prometido &aacute; los que le aman?6. Mas vosotros hab&eacute;is afrentado al pobre. &iquest;No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran &aacute; los juzgados?7. &iquest;No blasfeman ellos el buen nombre que fu&eacute; invocado sobre vosotros?8. Si en verdad cumpl&iacute;s vosotros la ley real, conforme &aacute; la Escritura: Amar&aacute;s &aacute; tu pr&oacute;jimo como &aacute; ti mismo, bien hac&eacute;is:9. Mas si hac&eacute;is acepci&oacute;n de personas, comet&eacute;is pecado, y sois reconvenidos de la ley como transgresores.10. Porque cualquiera que hubiere guardado toda la ley, y ofendiere en un punto, es hecho culpado de todos.11. Porque el que dijo: No cometer&aacute;s adulterio, tambi&eacute;n ha dicho: No matar&aacute;s. Ahora bien, si no hubieres matado, ya eres hecho transgresor de la ley.12. As&iacute; hablad, y as&iacute; obrad, como los que hab&eacute;is de ser juzgados por la ley de libertad.13. Porque juicio sin misericordia ser&aacute; hecho con aquel que no hiciere misericordia: y la misericordia se glor&iacute;a contra el juicio.14. Hermanos m&iacute;os, &iquest;qu&eacute; aprovechar&aacute; si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? &iquest;Podr&aacute; la fe salvarle?15. Y si el hermano &oacute; la hermana est&aacute;n desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada d&iacute;a,16. Y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y hartaos; pero no les diereis las cosas que son necesarias para el cuerpo: &iquest;qu&eacute; aprovechar&aacute;?17. As&iacute; tambi&eacute;n la fe, si no tuviere obras, es muerta en s&iacute; misma.18. Pero alguno dir&aacute;: T&uacute; tienes fe, y yo tengo obras: mu&eacute;strame tu fe sin tus obras, y yo te mostrar&eacute; mi fe por mis obras.19. T&uacute; crees que Dios es uno; bien haces: tambi&eacute;n los demonios creen, y tiemblan.20. &iquest;Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?21. &iquest;No fu&eacute; justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreci&oacute; &aacute; su hijo Isaac sobre el altar?22. &iquest;No ves que la fe obr&oacute; con sus obras, y que la fe fu&eacute; perfecta por las obras?23. Y fu&eacute; cumplida la Escritura que dice: Abraham crey&oacute; &aacute; Dios, y le fu&eacute; imputado &aacute; justicia, y fu&eacute; llamado amigo de Dios.24. Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.25. Asimismo tambi&eacute;n Rahab la ramera, &iquest;no fu&eacute; justificada por obras, cuando recibi&oacute; los mensajeros, y los ech&oacute; fuera por otro camino?26. Porque como el cuerpo sin esp&iacute;ritu est&aacute; muerto, as&iacute; tambi&eacute;n la fe sin obras es muerta.</p><a name="Santiago_3"></a><h2>Santiago 3</h2><p>1. HERMANOS m&iacute;os, no os hag&aacute;is muchos maestros, sabiendo que recibiremos mayor condenaci&oacute;n.2. Porque todos ofendemos en muchas cosas. Si alguno no ofende en palabra, &eacute;ste es var&oacute;n perfecto, que tambi&eacute;n puede con freno gobernar todo el cuerpo.3. He aqu&iacute; nosotros ponemos frenos en las bocas de los caballos para que nos obedezcan, y gobernamos todo su cuerpo.4. Mirad tambi&eacute;n las naves: aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy peque&ntilde;o tim&oacute;n por donde quisiere el que las gobierna.5. As&iacute; tambi&eacute;n, la lengua es un miembro peque&ntilde;o, y se glor&iacute;a de grandes cosas. He aqu&iacute;, un peque&ntilde;o fuego &iexcl;cu&aacute;n grande bosque enciende!6. Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. As&iacute; la lengua est&aacute; puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, &eacute; inflama la rueda de la creaci&oacute;n, y es inflamada del infierno.7. Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres de la mar, se doma y es domada de la naturaleza humana:8. Pero ning&uacute;n hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado; llena de veneno mortal.9. Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos &aacute; los hombres, los cuales son hechos &aacute; la semejanza de Dios.10. De una misma boca proceden bendici&oacute;n y maldici&oacute;n. Hermanos m&iacute;os, no conviene que estas cosas sean as&iacute; hechas.11. &iquest;Echa alguna fuente por una misma abertura agua dulce y amarga?12. Hermanos m&iacute;os, &iquest;puede la higuera producir aceitunas, &oacute; la vid higos? As&iacute; ninguna fuente puede hacer agua salada y dulce.13. &iquest;Qui&eacute;n es sabio y avisado entre vosotros? muestre por buena conversaci&oacute;n sus obras en mansedumbre de sabidur&iacute;a.14. Pero si ten&eacute;is envidia amarga y contenci&oacute;n en vuestros corazones, no os glori&eacute;s, ni se&aacute;is mentirosos contra la verdad:15. Que esta sabidur&iacute;a no es la que desciende de lo alto, sino terrena, animal, diab&oacute;lica.16. Porque donde hay envidia y contenci&oacute;n, all&iacute; hay perturbaci&oacute;n y toda obra perversa.17. Mas la sabidur&iacute;a que es de lo alto, primeramente es pura, despu&eacute;s pac&iacute;fica, modesta, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, no juzgadora, no fingida.18. Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen paz.</p><a name="Santiago_4"></a><h2>Santiago 4</h2><p>1. &iquest;DE d&oacute;nde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? &iquest;No son de vuestras concupiscencias, las cuales combaten en vuestros miembros?2. Codici&aacute;is, y no ten&eacute;is; mat&aacute;is y ard&eacute;is de envidia, y no pod&eacute;is alcanzar; combat&iacute;s y gerre&aacute;is, y no ten&eacute;is lo que dese&aacute;is, porque no ped&iacute;s.3. Ped&iacute;s, y no recib&iacute;s, porque ped&iacute;s mal, para gastar en vuestros deleites.4. Ad&uacute;lteros y ad&uacute;lteras, &iquest;no sab&eacute;is que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera pues que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.5. &iquest;Pens&aacute;is que la Escritura dice sin causa: Es esp&iacute;ritu que mora en nosotros codicia para envidia?6. Mas &eacute;l da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste &aacute; los soberbios, y da gracia &aacute; los humildes.7. Someteos pues &aacute; Dios; resistid al diablo, y de vosotros huir&aacute;.8. Allegaos &aacute; Dios, y &eacute;l se allegar&aacute; &aacute; vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros de doblado &aacute;nimo, purificad los corazones.9. Aflig&iacute;os, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.10. Humillaos delante del Se&ntilde;or, y &eacute;l os ensalzar&aacute;.11. Hermanos, no murmur&eacute;is los unos de los otros. El que murmura del hermano, y juzga &aacute; su hermano, este tal murmura de la ley, y juzga &aacute; la ley; pero si t&uacute; juzgas &aacute; la ley, no eres guardador de la ley, sino juez.12. Uno es el dador de la ley, que puede salvar y perder: &iquest;qui&eacute;n eres t&uacute; que juzgas &aacute; otro?13. Ea ahora, los que dec&iacute;s: Hoy y ma&ntilde;ana iremos &aacute; tal ciudad, y estaremos all&aacute; un a&ntilde;o, y compraremos mercader&iacute;a, y ganaremos:14. Y no sab&eacute;is lo que ser&aacute; ma&ntilde;ana. Porque &iquest;qu&eacute; es vuestra vida? Ciertamente es un vapor que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.15. En lugar de lo cual deber&iacute;ais decir: Si el Se&ntilde;or quisiere, y si vivi&eacute;remos, haremos esto &oacute; aquello.16. Mas ahora os jact&aacute;is en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala.17. El pecado, pues, est&aacute; en aquel que sabe hacer lo bueno, y no lo hace.</p><a name="Santiago_5"></a><h2>Santiago 5</h2><p>1. EA ya ahora, oh ricos, llorad aullando por vuestras miserias que os vendr&aacute;n.2. Vuestras riquezas est&aacute;n podridas: vuestras ropas est&aacute;n comidas de polilla.3. Vuestro oro y plata est&aacute;n corrompidos de or&iacute;n; y su or&iacute;n os ser&aacute; testimonio, y comer&aacute; del todo vuestras carnes como fuego. Os hab&eacute;is allegado tesoro para en los postreros d&iacute;as.4. He aqu&iacute;, el jornal de los obreros que han segado vuestras tierras, el cual por enga&ntilde;o no les ha sido pagado de vosotros, clama; y los clamores de los que hab&iacute;an segado, han entrado en los o&iacute;dos del Se&ntilde;or de los ej&eacute;rcitos.5. Hab&eacute;is vivido en deleites sobre la tierra, y sido disolutos; hab&eacute;is cebado vuestros corazones como en el d&iacute;a de sacrificios.6. Hab&eacute;is condenado y muerto al justo; y &eacute;l no os resiste.7. Pues, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Se&ntilde;or. Mirad c&oacute;mo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia, hasta que reciba la lluvia temprana y tard&iacute;a.8. Tened tambi&eacute;n vosotros paciencia; confirmad vuestros corazones: porque la venida del Se&ntilde;or se acerca.9. Hermanos, no os quej&eacute;is unos contra otros, porque no se&aacute;is condenados; he aqu&iacute;, el juez est&aacute; delante de la puerta.10. Hermanos m&iacute;os, tomad por ejemplo de aflicci&oacute;n y de paciencia, &aacute; los profetas que hablaron en nombre del Se&ntilde;or.11. He aqu&iacute;, tenemos por bienaventurados &aacute; los que sufren. Hab&eacute;is o&iacute;do la paciencia de Job, y hab&eacute;is visto el fin del Se&ntilde;or, que el Se&ntilde;or es muy misericordioso y piadoso.12. Mas sobre todo, hermanos m&iacute;os, no jur&eacute;is, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por otro cualquier juramento; sino vuestro s&iacute; sea s&iacute;, y vuestro no sea no; porque no caig&aacute;is en condenaci&oacute;n.13. &iquest;Est&aacute; alguno entre vosotros afligido? haga oraci&oacute;n. &iquest;Est&aacute; alguno alegre? cante salmos.14. &iquest;Est&aacute; alguno enfermo entre vosotros? llame &aacute; los ancianos de la iglesia, y oren por &eacute;l, ungi&eacute;ndole con aceite en el nombre del Se&ntilde;or.15. Y la oraci&oacute;n de fe salvar&aacute; al enfermo, y el Se&ntilde;or lo levantar&aacute;; y si estuviere en pecados, le ser&aacute;n perdonados.16. Confesaos vuestras faltas unos &aacute; otros, y rogad los unos por los otros, para que se&aacute;is sanos; la oraci&oacute;n del justo, obrando eficazmente, puede mucho.17. El&iacute;as era hombre sujeto &aacute; semejantes pasiones que nosotros, y rog&oacute; con oraci&oacute;n que no lloviese, y no llovi&oacute; sobre la tierra en tres a&ntilde;os y seis meses.18. Y otra vez or&oacute;, y el cielo di&oacute; lluvia, y la tierra produjo su fruto.19. Hermanos, si alguno de entre vosotros ha errado de la verdad, y alguno le convirtiere,20. Sepa que el que hubiere hecho convertir al pecador del error de su camino, salvar&aacute; un alma de muerte, y cubrir&aacute; multitud de pecados.</p> <div class="visualClear"></div>
Extracto


OldNewDate CreatedAutorAcciones
23 May de 2016 @ 03:48:22 Javier
Sidebar