RV 1909 Zacarías

Revision para “RV 1909 Zacarías” creado en 23 May de 2016 @ 03:48:25

Título
RV 1909 Zacarías
Contenido
<center></center> <div id="contentSub"></div> <table border="0" id="toc"><tr id="toctitle"><td align="center"><b>Tabla de contenidos</b> </td></tr><tr id="tocinside"><td><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div><div class="tocline"><br></div></td></tr></table><a name="Zacar.C3.ADas_1"></a><h2>Zacar&iacute;as 1</h2><p>1. EN el mes octavo, en el a&ntilde;o segundo de Dar&iacute;o, fu&eacute; palabra de Jehov&aacute; &aacute; Zacar&iacute;as profeta, hijo de Berech&icirc;as, hijo de Iddo, diciendo:2. Enoj&oacute;se Jehov&aacute; con ira contra vuestros padres.3. Les dir&aacute;s pues: As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Volveos &aacute; m&iacute;, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y yo me volver&eacute; &aacute; vosotros, ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.4. No se&aacute;is como vuestros padres, &aacute; los cuales dieron voces los primeros profetas, diciendo: As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Volveos ahora de vuestros malos caminos, y de vuestras malas obras: y no atendieron, ni me escucharon, dice Jehov&aacute;.5. Vuestros padres, &iquest;d&oacute;nde est&aacute;n? y los profetas &iquest;han de vivir para siempre?6. Empero mis palabras y mis ordenanzas que mand&eacute; &aacute; mis siervos los profetas, &iquest;no alcanzaron &aacute; vuestros padres? Por eso se volvieron ellos y dijeron: Como Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos pens&oacute; tratarnos conforme &aacute; nuestros caminos, y conforme &aacute; nuestras obras, as&iacute; lo hizo con nosotros.7. A los veinticuatro del mes und&eacute;cimo, que es el mes de Sebath, en el a&ntilde;o segundo de Dar&iacute;o, fu&eacute; palabra de Jehov&aacute; &aacute; Zacar&iacute;as profeta, hijo de Berech&icirc;as, hijo de Iddo, diciendo:8. Vi de noche, y he aqu&iacute; un var&oacute;n que cabalgaba sobre un caballo bermejo, el cual estaba entre los mirtos que hab&iacute;a en la hondura; y detr&aacute;s de &eacute;l hab&iacute;a caballos bermejos, overos, y blancos.9. Entonces dije: &iquest;Qu&eacute; son &eacute;stos, se&ntilde;or m&iacute;o? Y d&iacute;jome el &aacute;ngel que hablaba conmigo: Yo te ense&ntilde;ar&eacute; qu&eacute; son &eacute;stos.10. Y aquel var&oacute;n que estaba entre los mirtos respondi&oacute;, y dijo: Estos son los que Jehov&aacute; ha enviado &aacute; recorrer la tierra.11. Y ellos hablaron &aacute; aquel &aacute;ngel de Jehov&aacute; que estaba entre los mirtos, y dijeron: Hemos recorrido la tierra, y he aqu&iacute; toda la tierra est&aacute; reposada y quieta.12. Y respondi&oacute; el &aacute;ngel de Jehov&aacute;, y dijo: Oh Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, &iquest;hasta cu&aacute;ndo no tendr&aacute;s piedad de Jerusalem, y de las ciudades de Jud&aacute;, con las cuales has estado airado por espacio de setenta a&ntilde;os?13. Y Jehov&aacute; respondi&oacute; buenas palabras, palabras consolatorias &aacute; aquel &aacute;ngel que hablaba conmigo.14. Y d&iacute;jome el &aacute;ngel que hablaba conmigo: Clama diciendo: As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Cel&eacute; &aacute; Jerusalem y &aacute; Si&oacute;n con gran celo:15. Y con grande enojo estoy airado contra las gentes que est&aacute;n reposadas; porque yo estaba enojado un poco, y ellos ayudaron para el mal.16. Por tanto, as&iacute; ha dicho Jehov&aacute;: Yo me he tornado &aacute; Jerusalem con miseraciones; en ella ser&aacute; edificada mi casa, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y la plomada ser&aacute; tendida sobre Jerusalem.17. Clama a&uacute;n, diciendo: As&iacute; dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Aun ser&aacute;n ensanchadas mis ciudades por la abundancia del bien; y aun consolar&aacute; Jehov&aacute; &aacute; Si&oacute;n, y escoger&aacute; todav&iacute;a &aacute; Jerusalem.18. Despu&eacute;s alc&eacute; mis ojos, y mir&eacute;, y he aqu&iacute; cuatro cuernos.19. Y dije al &aacute;ngel que hablaba conmigo: &iquest;Qu&eacute; son &eacute;stos? Y respondi&oacute;me: Estos son los cuernos que aventaron &aacute; Jud&aacute;, &aacute; Israel, y &aacute; Jerusalem.20. Mostr&oacute;me luego Jehov&aacute; cuatro carpinteros.21. Y yo dije: &iquest;Qu&eacute; vienen &eacute;stos &aacute; hacer? Y respondi&oacute;me, diciendo: Estos son los cuernos que aventaron &aacute; Jud&aacute;, tanto que ninguno alz&oacute; su cabeza; mas &eacute;stos han venido para hacerlos temblar, para derribar los cuernos de las gentes, que alzaron el cuerno sobre la tierra de Jud&aacute; para aventarla.</p><a name="Zacar.C3.ADas_2"></a><h2>Zacar&iacute;as 2</h2><p>1. ALC&Eacute; despu&eacute;s mis ojos, y mir&eacute; y he aqu&iacute; un var&oacute;n que ten&iacute;a en su mano un cordel de medir.2. Y d&iacute;jele: &iquest;A d&oacute;nde vas? Y &eacute;l me respondi&oacute;: A medir &aacute; Jerusalem, para ver cu&aacute;nta es su anchura, y cu&aacute;nta su longitud.3. Y he aqu&iacute;, sal&iacute;a aquel &aacute;ngel que hablaba conmigo, y otro &aacute;ngel le sali&oacute; al encuentro,4. Y d&iacute;jole: Corre, habla &aacute; este mozo, diciendo: Sin muros ser&aacute; habitada Jerusalem &aacute; causa de la multitud de los hombres, y de las bestias en medio de ella.5. Yo ser&eacute; para ella, dice Jehov&aacute;, muro de fuego en derredor, y ser&eacute; por gloria en medio de ella.6. Eh, eh, huid de la tierra del aquil&oacute;n, dice Jehov&aacute;, pues por los cuatro vientos de los cielos os esparc&iacute;, dice Jehov&aacute;.7. Oh Si&oacute;n, la que moras con la hija de Babilonia, esc&aacute;pate.8. Porque as&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Despu&eacute;s de la gloria me enviar&aacute; &eacute;l &aacute; las gentes que os despojaron: porque el que os toca, toca &aacute; la ni&ntilde;a de su ojo.9. Porque he aqu&iacute; yo alzo mi mano sobre ellos, y ser&aacute;n despojo &aacute; sus siervos, y sabr&eacute;is que Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos me envi&oacute;.10. Canta y al&eacute;grate, hija de Si&oacute;n: porque he aqu&iacute; vengo, y morar&eacute; en medio de ti, ha dicho Jehov&aacute;.11. Y unir&aacute;nse muchas gentes &aacute; Jehov&aacute; en aquel d&iacute;a, y me ser&aacute;n por pueblo, y morar&eacute; en medio de ti; y entonces conocer&aacute;s que Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos me ha enviado &aacute; ti.12. Y Jehov&aacute; poseer&aacute; &aacute; Jud&aacute; su heredad en la tierra santa, y escoger&aacute; a&uacute;n &aacute; Jerusalem.13. Calle toda carne delante de Jehov&aacute;, porque &eacute;l se ha despertado de su santa morada.</p><a name="Zacar.C3.ADas_3"></a><h2>Zacar&iacute;as 3</h2><p>1. Y MOSTROME &aacute; Josu&eacute;, el gran sacerdote, el cual estaba delante del &aacute;ngel de Jehov&aacute;; y Sat&aacute;n estaba &aacute; su mano derecha para serle adversario.2. Y dijo Jehov&aacute; &aacute; Sat&aacute;n: Jehov&aacute; te reprenda, oh Sat&aacute;n; Jehov&aacute;, que ha escogido &aacute; Jerusalem, te reprenda. &iquest;No es &eacute;ste tiz&oacute;n arrebatado del incendio?3. Y Josu&eacute; estaba vestido de vestimentas viles, y estaba delante del &aacute;ngel.4. Y habl&oacute; el &aacute;ngel, &eacute; intim&oacute; &aacute; los que estaban delante de s&iacute;, diciendo: Quitadle esas vestimentas viles. Y &aacute; &eacute;l dijo: Mira que he hecho pasar tu pecado de ti, y te he hecho vestir de ropas de gala.5. Despu&eacute;s dijo: Pongan mitra limpia sobre su cabeza. Y pusieron una mitra limpia sobre su cabeza, y visti&eacute;ronle de ropas. Y el &aacute;ngel de Jehov&aacute; estaba en pie.6. Y el &aacute;ngel de Jehov&aacute; protest&oacute; al mismo Josu&eacute;, diciendo:7. As&iacute; dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Si anduvieres por mis caminos, y si guardares mi ordenanza, tambi&eacute;n t&uacute; gobernar&aacute;s mi casa, tambi&eacute;n t&uacute; guardar&aacute;s mis atrios, y entre estos que aqu&iacute; est&aacute;n te dar&eacute; plaza.8. Escucha pues ahora, Josu&eacute; gran sacerdote, t&uacute;, y tus amigos que se sientan delante de ti; porque son varones simb&oacute;licos: He aqu&iacute;, yo traigo &aacute; mi siervo, el Pimpollo.9. Porque he aqu&iacute; aquella piedra que puse delante de Josu&eacute;; sobre esta &uacute;nica piedra hay siete ojos: he aqu&iacute;, yo grabar&eacute; su escultura, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y quitar&eacute; el pecado de la tierra en un d&iacute;a.10. En aquel d&iacute;a, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, cada uno de vosotros llamar&aacute; &aacute; su compa&ntilde;ero debajo de la vid, y debajo de la higuera.</p><a name="Zacar.C3.ADas_4"></a><h2>Zacar&iacute;as 4</h2><p>1. Y VOLVIO el &aacute;ngel que hablaba conmigo, y despert&oacute;me como un hombre que es despertado de su sue&ntilde;o.2. Y d&iacute;jome: &iquest;Qu&eacute; ves? Y respond&iacute;: He mirado, y he aqu&iacute; un candelero todo de oro, con su vaso sobre su cabeza, y sus siete l&aacute;mparas encima del candelero; y siete canales para las l&aacute;mparas que est&aacute;n encima de &eacute;l;3. Y sobre &eacute;l dos olivas, la una &aacute; la derecha del vaso, y la otra &aacute; su izquierda.4. Prosegu&iacute;, y habl&eacute; &aacute; aquel &aacute;ngel que hablaba conmigo, diciendo: &iquest;Qu&eacute; es esto, se&ntilde;or m&iacute;o?5. Y el &aacute;ngel que hablaba conmigo respondi&oacute;, y d&iacute;jome: &iquest;No sabes qu&eacute; es esto? Y dije: No, se&ntilde;or m&iacute;o.6. Entonces respondi&oacute; y habl&oacute;me, diciendo: Esta es palabra de Jehov&aacute; &aacute; Zorobabel, en que se dice: No con ej&eacute;rcito, ni con fuerza, sino con mi esp&iacute;ritu, ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.7. &iquest;Qui&eacute;n eres t&uacute;, oh gran monte? Delante de Zorobabel ser&aacute;s reducido &aacute; llanura: &eacute;l sacar&aacute; la primera piedra con aclamaciones de Gracia, gracia &aacute; ella.8. Y fu&eacute; palabra de Jehov&aacute; &aacute; m&iacute;, diciendo:9. Las manos de Zorobabel echar&aacute;n el fundamento &aacute; esta casa, y sus manos la acabar&aacute;n; y conocer&aacute;s que Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos me envi&oacute; &aacute; vosotros.10. Porque los que menospreciaron el d&iacute;a de las peque&ntilde;eces se alergrar&aacute;n, y ver&aacute;n la plomada en la mano de Zorobabel. Aquellas siete son los ojos de Jehov&aacute; que recorren por toda la tierra.11. Habl&eacute; m&aacute;s, y d&iacute;jele: &iquest;Qu&eacute; significan estas dos olivas &aacute; la derecha del candelero, y &aacute; su izquieda?12. Habl&eacute; a&uacute;n de nuevo, y d&iacute;jele: &iquest;Qu&eacute; significan las dos ramas de olivas que por medio de dos tubos de oro vierten de s&iacute; aceite como oro?13. Y respondi&oacute;me, diciendo: &iquest;No sabes qu&eacute; es esto? Y dije: Se&ntilde;or m&iacute;o, no.14. Y &eacute;l dijo: Estos dos hijos de aceite son los que est&aacute;n delante del Se&ntilde;or de toda la tierra.</p><a name="Zacar.C3.ADas_5"></a><h2>Zacar&iacute;as 5</h2><p>1. Y TORN&Eacute;ME, y alc&eacute; mis ojos, y mir&eacute;, y he aqu&iacute; un rollo que volaba.2. Y d&iacute;jome: &iquest;Qu&eacute; ves? Y respond&iacute;: Veo un rollo que vuela, de veinte codos de largo, y diez codos de ancho.3. D&iacute;jome entonces: Esta es la maldici&oacute;n que sale sobre la haz de toda la tierra; porque todo aquel que hurta, (como est&aacute; de la una parte del rollo) ser&aacute; destru&iacute;do; y todo aquel que jura, (como est&aacute; de la otra parte del rollo) ser&aacute; destru&iacute;do.4. Yo la saqu&eacute;, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y vendr&aacute; &aacute; la casa del ladr&oacute;n, y &aacute; la casa del que jura falsamente en mi nombre; y permanecer&aacute; en medio de su casa, y consumir&aacute;la, con sus enmaderamientos y sus piedras.5. Y sali&oacute; aquel &aacute;ngel que hablaba conmigo, y d&iacute;jome: Alza ahora tus ojos, y mira qu&eacute; es esto que sale.6. Y dije: &iquest;Qu&eacute; es? Y &eacute;l dijo: Este es un epha que sale. Adem&aacute;s dijo: Este es el ojo de ellos en toda la tierra.7. Y he aqu&iacute;, tra&iacute;an un talento de plomo, y una mujer estaba asentada en medio de aquel epha.8. Y &eacute;l dijo: Esta es la Maldad; y ech&oacute;la dentro del epha, y ech&oacute; la masa de plomo en su boca.9. Alc&eacute; luego mis ojos, y mir&eacute;, y he aqu&iacute; dos mujeres que sal&iacute;an, y tra&iacute;an viento en sus alas, y ten&iacute;an alas como de cig&uuml;e&ntilde;a, y alzaron el epha entre la tierra y los cielos.10. Y dije al &aacute;ngel que hablaba conmigo: &iquest;A d&oacute;nde llevan el epha?11. Y &eacute;l me respondi&oacute;: Para que le sea edificada casa en tierra de Shinar: y ser&aacute; asentado y puesto all&aacute; sobre su asiento.</p><a name="Zacar.C3.ADas_6"></a><h2>Zacar&iacute;as 6</h2><p>1. Y TORN&Eacute;ME, y alc&eacute; mis ojos y mir&eacute;, y he aqu&iacute; cuatro carros que sal&iacute;an de entre dos montes; y aquellos montes eran de metal.2. En el primer carro hab&iacute;a caballos bermejos, y el segundo carro caballos negros,3. Y en el tercer carro caballos blancos, y en el cuarto carro caballos overos ruciorodados.4. Respond&iacute; entonces, y dije al &aacute;ngel que conmigo hablaba: Se&ntilde;or m&iacute;o, &iquest;qu&eacute; es esto?5. Y el &aacute;ngel me respondi&oacute;, y d&iacute;jome: Estos son los cuatro vientos de los cielos, que salen de donde est&aacute;n delante del Se&ntilde;or de toda la tierra.6. En el que estaban los caballos negros, salieron hacia la tierra del aquil&oacute;n; y los blancos salieron tras ellos; y lo overos salieron hacia la tierra del mediod&iacute;a.7. Y los rucios salieron, y se afanaron por ir &aacute; recorrer la tierra. Y dijo: Id, recorred la tierra. Y recorrieron la tierra.8. Luego me llam&oacute;, y habl&oacute;me deciendo: Mira, los que salieron hacia la tierra del aquil&oacute;n hicieron reposar mi esp&iacute;ritu en la tierra del aquil&oacute;n.9. Y fu&eacute; &aacute; m&iacute; palabra de Jehov&aacute;, diciendo:10. Toma de los del cautiverio, de Heldai, y de Tob&iacute;as, y de Jeda&iacute;a, los cuales volvieron de Babilonia; y vendr&aacute;s t&uacute; en aquel d&iacute;a, y entrar&aacute;s en casa de Jos&iacute;as hijo de Sefan&iacute;as;11. Tomar&aacute;s pues plata y oro, y har&aacute;s coronas, y las pondr&aacute;s en la cabeza del gran sacerdote Josu&eacute;, hijo de Josadac;12. Y le hablar&aacute;s, diciendo: As&iacute; ha hablado Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, diciendo: He aqu&iacute; el var&oacute;n cuyo nombre es Pimpollo, el cual germinar&aacute; de su lugar, y edificar&aacute; el templo de Jehov&aacute;:13. El edificar&aacute; el templo de Jehov&aacute;, y &eacute;l llevar&aacute; gloria, y se sentar&aacute; y dominar&aacute; en su trono, y ser&aacute; sacerdote en su solio; y consejo de paz ser&aacute; entre ambos &aacute; dos.14. Y Helem, y Tob&iacute;as, y Jeda&iacute;a, y Hen, hijo de Sefan&iacute;as, tendr&aacute;n coronas por memorial en el templo de Jehov&aacute;.15. Y los que est&aacute;n lejos vendr&aacute;n y edificar&aacute;n en el templo de Jehov&aacute;, y conocer&eacute;is que Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos me ha enviado &aacute; vosotros. Y ser&aacute; esto, si oyereis obedientes la voz de Jehov&aacute; vuestro Dios.</p><a name="Zacar.C3.ADas_7"></a><h2>Zacar&iacute;as 7</h2><p>1. Y ACONTECIO en el a&ntilde;o cuarto del rey Dar&iacute;o, que fu&eacute; palabra de Jehov&aacute; &aacute; Zacar&iacute;as &aacute; los cuatro del mes noveno, que es Chisleu;2. Cuando fu&eacute; enviado &aacute; la casa de Dios, Saraser, con Regem-melech y sus hombres, &aacute; implorar el favor de Jehov&aacute;,3. Y &aacute; hablar &aacute; los sacerdotes que estaban en la casa de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y &aacute; los profetas, diciendo: &iquest;Lloraremos en el mes quinto? &iquest;haremos abstinencia como hemos hecho ya algunos a&ntilde;os?4. Fu&eacute; pues &aacute; m&iacute; palabra de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, diciendo:5. Habla &aacute; todo el pueblo del pa&iacute;s, y &aacute; los sacerdotes, diciendo: Cuando ayunasteis y llorasteis en el quinto y en el s&eacute;ptimo mes estos setenta a&ntilde;os, &iquest;hab&eacute;is ayunado para m&iacute;?6. Y cuando com&eacute;is y beb&eacute;is, &iquest;no com&eacute;is y beb&eacute;is para vosotros?7. &iquest;No son estas las palabras que public&oacute; Jehov&aacute; por mano de los profetas primeros, cuando Jerusalem estaba habitada y quieta, y sus ciudades en sus alrededores, y el mediod&iacute;a y la campi&ntilde;a se habitaban?8. Y fu&eacute; palabra de Jehov&aacute; &aacute; Zacar&iacute;as, diciendo:9. As&iacute; habl&oacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, diciendo: Juzgad juicio verdadero, y haced misericordia y piedad cada cual con su hermano:10. No agravi&eacute;is &aacute; la viuda, ni al hu&eacute;rfano, ni al extranjero, ni al pobre; ni ninguno piense mal en su coraz&oacute;n contra su hermano.11. Empero no quisieron escuchar, antes dieron hombro rebelado, y agravaron sus o&iacute;dos para no oir:12. Y pusieron su coraz&oacute;n como diamante, para no oir la ley ni las palabras que Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos enviaba por su esp&iacute;ritu, por mano de los profetas primeros: fu&eacute;, por tanto, hecho grande castigo por Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.13. Y aconteci&oacute; que como &eacute;l clam&oacute;, y no escucharon, as&iacute; ellos clamaron, y yo no escuch&eacute;, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos;14. Antes los esparc&iacute; con torbellino por todas las gentes que ellos no conoc&iacute;an, y la tierra fu&eacute; desolada tras de ellos, sin quedar quien fuese ni viniese; pues tornaron en asolamiento el pa&iacute;s deseable.</p><a name="Zacar.C3.ADas_8"></a><h2>Zacar&iacute;as 8</h2><p>1. Y FU&Eacute; &aacute; m&iacute; palabra de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, diciendo:2. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Yo he celado &aacute; Si&oacute;n con grande celo, y con grande ira la cel&eacute;.3. As&iacute; dice Jehov&aacute;: Yo he restitu&iacute;do &aacute; Si&oacute;n, y morar&eacute; en medio de Jerusalem: y Jerusalem se llamar&aacute; Ciudad de Verdad, y el monte de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, Monte de Santidad.4. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Aun han de morar viejos y viejas en las plazas de Jerusalem, y cada cual con bord&oacute;n en su mano por la multitud de los d&iacute;as.5. Y las calles de la ciudad ser&aacute;n llenas de muchachos y muchachas, que jugar&aacute;n en las calles.6. As&iacute; dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Si esto parecer&aacute; dificultoso &aacute; los ojos del resto de este pueblo en aquellos d&iacute;as, &iquest;tambi&eacute;n ser&aacute; dificultoso delante de mis ojos? dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.7. Asi ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: He aqu&iacute;, yo salvo mi pueblo de la tierra del oriente, y de la tierra donde se pone el sol;8. Y traer&eacute;los, y habitar&aacute;n en medio de Jerusalem; y me ser&aacute;n por pueblo, y yo ser&eacute; &aacute; ellos por Dios con verdad y con justicia.9. Asi ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Esfu&eacute;rcense vuestras manos, de vosotros los que o&iacute;s en estos d&iacute;as estas palabras de la boca de los profetas, desde el d&iacute;a que se ech&oacute; el cimiento &aacute; la casa de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, para edificar el templo.10. Porque antes de estos d&iacute;as no ha habido paga de hombre, ni paga de bestia, ni hubo paz alguna para entrante ni para saliente, &aacute; causa del enemigo: y yo dej&eacute; todos los hombres, cada cual contra su compa&ntilde;ero.11. Mas ahora no lo har&eacute; con el resto de este pueblo como en aquellos d&iacute;as pasados, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos.12. Porque habr&aacute; simiente de paz; la vid dar&aacute; su fruto, y dar&aacute; su producto la tierra, y los cielos dar&aacute;n su roc&iacute;o; y har&eacute; que el resto de este pueblo posea todo esto.13. Y ser&aacute; que como fuisteis maldici&oacute;n entre las gentes, oh casa de Jud&aacute; y casa de Israel, as&iacute; os salvar&eacute;, y ser&eacute;is bendici&oacute;n. No tem&aacute;is, mas esfu&eacute;rcense vuestras manos.14. Porque as&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Como pens&eacute; haceros mal cuando vuestros padres me provocaron &aacute; ira, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y no me arrepent&iacute;;15. As&iacute; tornando he pensado de hacer bien &aacute; Jerusalem y &aacute; la casa de Jud&aacute; en estos d&iacute;as: no tem&aacute;is.16. Estas son las cosas que hab&eacute;is de hacer: Hablad verdad cada cual con su pr&oacute;jimo; juzgad en vuestras puertas verdad y juicio de paz:17. Y ninguno de vosotros piense mal en su coraz&oacute;n contra su pr&oacute;jimo, ni am&eacute;is juramento falso: porque todas estas son cosas que aborrezco, dice Jehov&aacute;18. Y fu&eacute; &aacute; m&iacute; palabra de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, diciendo:19. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: El ayuno del cuarto mes, y el ayuno del quinto, y el ayuno del s&eacute;ptimo, y el ayuno del d&eacute;cimo, se tornar&aacute;n &aacute; la casa de Jud&aacute; en gozo y alegr&iacute;a, y en festivas solemnidades. Amad pues verdad y paz.20. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: Aun vendr&aacute;n pueblos, y moradores de muchas ciudades;21. Y vendr&aacute;n los moradores de la una &aacute; la otra, y dir&aacute;n: Vamos &aacute; implorar el favor de Jehov&aacute;, y &aacute; buscar &aacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos. Yo tambi&eacute;n ir&eacute;.22. Y vendr&aacute;n muchos pueblos y fuertes naciones &aacute; buscar &aacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos en Jerusalem, y &aacute; implorar el favor de Jehov&aacute;.23. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: En aquellos d&iacute;as acontecer&aacute; que diez hombres de todas las lenguas de las gentes, trabar&aacute;n de la falda de un Jud&iacute;o, diciendo: Iremos con vosotros, porque hemos o&iacute;do que Dios est&aacute; con vosotros.</p><a name="Zacar.C3.ADas_9"></a><h2>Zacar&iacute;as 9</h2><p>1. CARGA de la palabra de Jehov&aacute; contra tierra de Hadrach, y de Damasco su reposo: porque &aacute; Jehov&aacute; est&aacute;n vueltos los ojos de los hombres, y de todas las tribus de Israel.2. Y tambi&eacute;n Hamath tendr&aacute; t&eacute;rmino en ella; Tiro y Sid&oacute;n, aunque muy sabia sea.3. Bien que Tiro se edific&oacute; fortaleza, y amonton&oacute; plata como polvo, y oro como lodo de las calles,4. He aqu&iacute;, el Se&ntilde;or la empobrecer&aacute;, y herir&aacute; en la mar su fortaleza, y ella ser&aacute; consumida de fuego.5. Ascal&oacute;n ver&aacute;, y temer&aacute;; Gaza tambi&eacute;n, y se doler&aacute; en gran manera: asimismo Ecr&oacute;n, porque su esperanza ser&aacute; confundida; y de Gaza perecer&aacute; el rey, y Ascal&oacute;n no ser&aacute; habitada.6. Y habitar&aacute; en Asdod un extranjero, y yo talar&eacute; la soberbia de los Palestinos:7. Y quitar&eacute; sus sangres de su boca, y sus abominaciones de sus dientes, y quedar&aacute;n ellos tambi&eacute;n para nuestro Dios, y ser&aacute;n como capitanes en Jud&aacute;, y Ecr&oacute;n como el Jebuseo.8. Y ser&eacute; real de ej&eacute;rcito &aacute; mi casa, &aacute; causa del que va y del que viene: y no pasar&aacute; m&aacute;s sobre ellos angustiador; porque ahora mir&eacute; con mis ojos.9. Al&eacute;grate mucho, hija de Si&oacute;n; da voces de j&uacute;bilo, hija de Jerusalem: he aqu&iacute;, tu rey vendr&aacute; &aacute; ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, as&iacute; sobre un pollino hijo de asna.10. Y de Ephraim destruir&eacute; los carros, y los caballo de Jerusalem; y los arcos de guerra ser&aacute;n quebrados: y hablar&aacute; paz &aacute; las gentes; y su se&ntilde;or&iacute;o ser&aacute; de mar &aacute; mar, y desde el r&iacute;o hasta los fines de la tierra.11. Y t&uacute; tambi&eacute;n por la sangre de tu pacto ser&aacute;s salva; yo he sacado tus presos del aljibe en que no hay agua.12. Tornaos &aacute; la fortaleza, oh presos de esperanza: hoy tambi&eacute;n os anuncio que os dar&eacute; doblado.13. Porque entesado he para m&iacute; &aacute; Jud&aacute; como arco, hench&iacute; &aacute; Ephraim; y despertar&eacute; tus hijos, oh Si&oacute;n, contra tus hijos, oh Grecia, y te pondr&eacute; como espada de valiente.14. Y Jehov&aacute; ser&aacute; visto sobre ellos, y su dardo saldr&aacute; como rel&aacute;mpago: y el Se&ntilde;or Jehov&aacute; tocar&aacute; trompeta, &eacute; ir&aacute; como torbellinos del austro.15. Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos los amparar&aacute;, y ellos devorar&aacute;n, y sujetar&aacute;n &aacute; las piedras de la honda, y beber&aacute;n y har&aacute;n estr&eacute;pido como tomados del vino; y se llenar&aacute;n como cuenco, &oacute; como los lados del altar.16. Y los salvar&aacute; en aquel d&iacute;a Jehov&aacute; su Dios como &aacute; reba&ntilde;o de su pueblo: porque ser&aacute;n engrandecidos en su tierra como piedras de corona.17. Porque &iexcl;cu&aacute;nta es su bondad, y cu&aacute;nta su hermosura! El trigo alegrar&aacute; &aacute; los mancebos, y el vino &aacute; las doncellas.</p><a name="Zacar.C3.ADas_10"></a><h2>Zacar&iacute;as 10</h2><p>1. PEDID &aacute; Jehov&aacute; lluvia en la saz&oacute;n tard&iacute;a: Jehov&aacute; har&aacute; rel&aacute;mpagos, y os dar&aacute; lluvia abundante, y hierba en el campo &aacute; cada uno.2. Porque las im&aacute;genes han hablado vanidad, y los adivinos han visto mentira, y han hablado sue&ntilde;os vanos, en vano consuelan: por lo cual se fueron ellos como ovejas, fueron humillados porque no tuvieron pastor.3. Contra los pastores se ha encendido mi enojo, y castigar&eacute; los machos de cabr&iacute;o: mas Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos visitar&aacute; su reba&ntilde;o, la casa de Jud&aacute;, y tornar&aacute;los como su caballo de honor en la guerra.4. De &eacute;l saldr&aacute; el &aacute;ngulo, de &eacute;l la clavija, de &eacute;l el arco de la guerra, de &eacute;l tambi&eacute;n todo apremiador.5. Y ser&aacute;n como valientes, que en la batalla pisan al enemigo en el lodo de las calles; y pelear&aacute;n, porque Jehov&aacute; ser&aacute; con ellos; y los que cabalgan en caballos ser&aacute;n avergonzados.6. Porque yo fortificar&eacute; la casa de Jud&aacute;, y guardar&eacute; la casa de Jos&eacute;; y har&eacute;los volver, porque de ellos tendr&eacute; piedad; y ser&aacute;n como si no los hubiera desechado; porque yo soy Jehov&aacute; su Dios, que los oir&eacute;.7. Y ser&aacute; Ephraim como valiente, y alegrar&aacute;se su coraz&oacute;n como de vino: sus hijos tambi&eacute;n ver&aacute;n y se alegrar&aacute;n; su coraz&oacute;n se gozar&aacute; en Jehov&aacute;.8. Yo les silbar&eacute; y los juntar&eacute;, porque los he redimido; y ser&aacute;n multiplicados como fueron multiplicados.9. Bien que los sembrar&eacute; entre los pueblos, aun en lejanos pa&iacute;ses se acordar&aacute;n de m&iacute;; y vivir&aacute;n con sus hijos, y tornar&aacute;n.10. Porque yo los tornar&eacute; de la tierra de Egipto, y los recoger&eacute; de la Asiria; y traer&eacute;los &aacute; la tierra de Galaad y del L&iacute;bano, y no les bastar&aacute;.11. Y la tribulaci&oacute;n pasar&aacute; por la mar, y en la mar herir&aacute; las ondas, y se secar&aacute;n todas las honduras del r&iacute;o: y la soberbia de Assur ser&aacute; derribada, y se perder&aacute; el cetro de Egipto.12. Y yo los fortificar&eacute; en Jehov&aacute;, y caminar&aacute;n en su nombre, dice Jehov&aacute;.</p><a name="Zacar.C3.ADas_11"></a><h2>Zacar&iacute;as 11</h2><p>1. OH L&iacute;bano, abre tus puertas, y queme fuego tus cedros.2. Aulla, oh haya, porque el cedro cay&oacute;, porque los magn&iacute;ficos son talados. Aullad, alcornoques de Bas&aacute;n, porque el fuerte monte es derribado.3. Voz de aullido de pastores, porque su magnificencia es asolada; estruendo de bramidos de cachorros de leones, porque la soberbia del Jord&aacute;n es destru&iacute;da.4. As&iacute; ha dicho Jehov&aacute; mi Dios: Apacienta las ovejas de la matanza;5. A las cuales mataban sus compradores, y no se ten&iacute;an por culpables; y el que las vend&iacute;a, dec&iacute;a: Bendito sea Jehov&aacute;, que he enriquecido; ni sus pastores ten&iacute;an piedad de ellas.6. Por tanto, no m&aacute;s tendr&eacute; piedad de los moradores de la tierra, dice Jehov&aacute;: porque he aqu&iacute;, yo entregar&eacute; los hombres, cada cual en mano de su compa&ntilde;ero, y en mano de su rey; y quebrantar&aacute;n la tierra, y yo no librar&eacute; de sus manos.7. Apacent&eacute; pues las ovejas de la matanza, es &aacute; saber, los pobres del reba&ntilde;o. Y me tom&eacute; dos cayados; al uno puse por nombre Suavidad, y al otro Ataduras; y apacent&eacute; las ovejas.8. E hice matar tres pastores en un mes, y mi alma se angusti&oacute; por ellos, y tambi&eacute;n el alma de ellos me aborreci&oacute; &aacute; m&iacute;.9. Y dije: No os apacentar&eacute;; la que muriere, muera; y la que se perdiere, se pierda; y las que quedaren, que cada una coma la carne de su compa&ntilde;era.10. Tom&eacute; luego mi cayado Suavidad, y quebr&eacute;lo, para deshacer mi pacto que concert&eacute; con todos los pueblos.11. Y fu&eacute; deshecho en ese d&iacute;a, y as&iacute; conocieron los pobres del reba&ntilde;o que miran &aacute; m&iacute;, que era palabra de Jehov&aacute;.12. Y d&iacute;jeles: Si os parece bien, dadme mi salario; y si no, dejadlo. Y pesaron para mi salario treinta piezas de plata.13. Y d&iacute;jome Jehov&aacute;: Echalo al tesorero, hermoso precio con que me han apreciado. Y tom&eacute; las treinta piezas de plata, y ech&eacute;las en la casa de Jehov&aacute; al tesorero.14. Quebr&eacute; luego el otro mi cayado Ataduras, para romper la hermandad entre Jud&aacute; &eacute; Israel.15. Y d&iacute;jome Jehov&aacute;: Toma a&uacute;n el hato de un pastor insensato;16. porque he aqu&iacute;, yo levanto pastor en la tierra, que no visitar&aacute; las perdidas, no buscar&aacute; la peque&ntilde;a, no curar&aacute; la perniquebrada, ni llevar&aacute; la cansada &aacute; cuestas; sino que se comer&aacute; la carne de la gruesa, y romper&aacute; sus u&ntilde;as.17. Mal haya el pastor de nada, que deja el ganado. Espada sobre su brazo, y sobre su ojo derecho: del todo se secar&aacute; su brazo, y enteramente ser&aacute; su ojo derecho oscurecido.</p><a name="Zacar.C3.ADas_12"></a><h2>Zacar&iacute;as 12</h2><p>1. CARGA de la palabra de Jehov&aacute; acerca de Israel. Jehov&aacute;, que extiende los cielos, y funda la tierra, y forma el esp&iacute;ritu del hombre dentro de &eacute;l, ha dicho:2. He aqu&iacute;, yo pongo &aacute; Jerusalem por vaso de temblor &aacute; todos los pueblos de alrededor cuando est&eacute;n en el sitio contra Jud&aacute; y contra Jerusalem.3. Y ser&aacute; en aquel d&iacute;a, que yo pondr&eacute; &aacute; Jerusalem por piedra pesada &aacute; todos los pueblos: todos los que se la cargaren, ser&aacute;n despedazados, bien que todas las gentes de la tierra se juntar&aacute;n contra ella.4. En aquel d&iacute;a, dice Jehov&aacute;, herir&eacute; con aturdimiento &aacute; todo caballo, y con locura al que en &eacute;l sube; mas sobre la casa de Jud&aacute; abrir&eacute; mis ojos, y &aacute; todo caballo de los pueblos herir&eacute; con ceguera.5. Y los capitanes de Jud&aacute; dir&aacute;n en su coraz&oacute;n: Mi fuerza son los moradores de Jerusalem en Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos su Dios.6. En aquel d&iacute;a pondr&eacute; los capitanes de Jud&aacute; como un brasero de fuego en le&ntilde;a, y como una hacha de fuego en gavillas; y consumir&aacute;n &aacute; diestra y &aacute; siniestra todos los pueblos alrededor: y Jerusalem ser&aacute; otra vez habitada en su lugar, en Jerusalem.7. Y librar&aacute; Jehov&aacute; las tiendas de Jud&aacute; primero, porque la gloria de la casa de David y del morador de Jerusalem no se engrandezca sobre Jud&aacute;.8. En aquel d&iacute;a Jehov&aacute; defender&aacute; al morador de Jerusalem: y el que entre ellos fuere flaco, en aquel tiempo ser&aacute; como David; y la casa de David como &aacute;ngeles, como el &aacute;ngel de Jehov&aacute; delante de ellos.9. Y ser&aacute; que en aquel d&iacute;a yo procurar&eacute; quebrantar todas las gentes que vinieren contra Jerusalem.10. Y derramar&eacute; sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalem, esp&iacute;ritu de gracia y de oraci&oacute;n; y mirar&aacute;n &aacute; m&iacute;, &aacute; quien traspasaron, y har&aacute;n llanto sobre &eacute;l, como llanto sobre unig&eacute;nito, afligi&eacute;ndose sobre &eacute;l como quien se aflige sobre primog&eacute;nito.11. En aquel d&iacute;a habr&aacute; gran llanto en Jerusalem, como el llanto de Adadrim&oacute;n en el valle de Megiddo.12. Y la tierra lamentar&aacute;, cada linaje de por s&iacute;; el linaje de la casa de David por s&iacute;, y sus mujeres por s&iacute;; el linaje de la casa de Nath&aacute;n por s&iacute;, y sus mujeres por s&iacute;;13. El linaje de la casa de Lev&iacute; por s&iacute;, y sus mujeres por s&iacute;; el linaje de Simei por s&iacute;, y sus mujeres por s&iacute;;14. Todos los otros linajes, los linajes por s&iacute;, y sus mujeres por s&iacute;.</p><a name="Zacar.C3.ADas_13"></a><h2>Zacar&iacute;as 13</h2><p>1. EN aquel tiempo habr&aacute; manantial abierto para la casa de David y para los moradores de Jerusalem, para el pecado y la inmundicia.2. Y ser&aacute; en aquel d&iacute;a, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, que talar&eacute; de la tierra los nombres de las im&aacute;genes, y nunca m&aacute;s vendr&aacute;n en memoria: y tambi&eacute;n har&eacute; talar de la tierra los profetas, y esp&iacute;ritu de inmundicia.3. Y ser&aacute; que cuando alguno m&aacute;s profetizare, dir&aacute;nle su padre y su madre que lo engendraron: No vivir&aacute;s, porque has hablado mentira en el nombre de Jehov&aacute;: y su padre y su madre que lo engendraron, le alancear&aacute;n cuando profetizare.4. Y ser&aacute; en aquel tiempo, que todos los profetas se avergonzar&aacute;n de su visi&oacute;n cuando profetizaren; ni nunca m&aacute;s se vestir&aacute;n de manto velloso para mentir5. Y dir&aacute;: No soy profeta; labrador soy de la tierra: porque esto aprend&iacute; del hombre desde mi juventud.6. Y le preguntar&aacute;n: &iquest;Qu&eacute; heridas son &eacute;stas en tus manos? Y &eacute;l responder&aacute;: Con ellas fu&iacute; herido en casa de mis amigos.7. Lev&aacute;ntate, oh espada, sobre el pastor, y sobre el hombre compa&ntilde;ero m&iacute;o, dice Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos. Hiere al pastor, y se derramar&aacute;n las ovejas: mas tornar&eacute; mi mano sobre los chiquitos.8. Y acontecer&aacute; en toda la tierra, dice Jehov&aacute;, que las dos partes ser&aacute;n taladas en ella, y se perder&aacute;n; mas la tercera quedar&aacute; en ella.9. Y meter&eacute; en el fuego la tercera parte, y los fundir&eacute; como se funde la plata, y probar&eacute;los como se prueba el oro. El invocar&aacute; mi nombre, y yo le oir&eacute;, y dir&eacute;: Pueblo m&iacute;o: y &eacute;l dir&aacute;: Jehov&aacute; es mi Dios.</p><a name="Zacar.C3.ADas_14"></a><h2>Zacar&iacute;as 14</h2><p>1. HE aqu&iacute;, el d&iacute;a de Jehov&aacute; viene, y tus despojos ser&aacute;n repartidos en medio de ti.2. Porque yo reunir&eacute; todas las gentes en batalla contra Jerusalem; y la ciudad ser&aacute; tomada, y saqueadas ser&aacute;n las casas, y forzadas las mujeres: y la mitad de la ciudad ir&aacute; en cautiverio, mas el resto del pueblo no ser&aacute; talado de la ciudad.3. Despu&eacute;s saldr&aacute; Jehov&aacute;, y pelear&aacute; con aquellas gentes, como pele&oacute; el d&iacute;a de la batalla.4. Y afirmar&aacute;nse sus pies en aquel d&iacute;a sobre el monte de las Olivas, que est&aacute; en frente de Jerusalem &aacute; la parte de oriente: y el monte de las Olivas, se partir&aacute; por medio de s&iacute; hacia el oriente y hacia el occidente haciendo un muy grande valle; y la mitad del monte se apartar&aacute; hacia el norte, y la otra mitad hacia el mediod&iacute;a.5. Y huir&eacute;is al valle de los montes; porque el valle de los montes llegar&aacute; hasta Hasal; y huir&eacute;is de la manera que huisteis por causa del terremoto en los d&iacute;as de Uzz&iacute;as, rey de Jud&aacute;: y vendr&aacute; Jehov&aacute; mi Dios, y con &eacute;l todos los santos.6. Y acontecer&aacute; que en ese d&iacute;a no habr&aacute; luz clara, ni oscura.7. Y ser&aacute; un d&iacute;a, el cual es conocido de Jehov&aacute;, que ni ser&aacute; d&iacute;a ni noche; mas acontecer&aacute; que al tiempo de la tarde habr&aacute; luz.8. Acontecer&aacute; tambi&eacute;n en aquel d&iacute;a, que saldr&aacute;n de Jerusalem aguas vivas; la mitad de ellas hacia la mar oriental, y la otra mitad hacia la mar occidental, en verano y en invierno.9. Y Jehov&aacute; ser&aacute; rey sobre toda la tierra. En aquel d&iacute;a Jehov&aacute; ser&aacute; uno, y uno su nombre.10. Y toda la tierra se tornar&aacute; como llanura desde Gabaa hasta Rimm&oacute;n al mediod&iacute;a de Jerusalem: y &eacute;sta ser&aacute; enaltecida, y habitarse ha en su lugar desde la puerta de Benjam&iacute;n hasta el lugar de la puerta primera, hasta la puerta de los rincones; y desde la torre de Hananeel hasta los lagares del rey.11. Y morar&aacute;n en ella, y nunca m&aacute;s ser&aacute; anatema: sino que ser&aacute; Jerusalem habitada confiadamente.12. Y esta ser&aacute; la plaga con que herir&aacute; Jehov&aacute; &aacute; todos los pueblos que pelearon contra Jerusalem: la carne de ellos se disolver&aacute; estando ellos sobre sus pies, y se consumir&aacute;n sus ojos en sus cuencas, y su lengua se les deshar&aacute; en su boca.13. Y acontecer&aacute; en aquel d&iacute;a que habr&aacute; en ellos gran quebrantamiento de Jehov&aacute;; porque trabar&aacute; cada uno de la mano de su compa&ntilde;ero, y su mano echar&aacute; contra la mano de su compa&ntilde;ero.14. Y Jud&aacute; tambi&eacute;n pelear&aacute; en Jerusalem. Y ser&aacute;n reunidas las riquezas de todas las gentes de alrededor: oro, y plata, y ropas de vestir, en grande abundancia.15. Y tal como esto ser&aacute; la plaga de los caballos, de los mulos, de los camellos, de los asnos, y de todas las bestias que estuvieren en aquellos campamentos.16. Y todos los que quedaren de las gentes que vinieron contra Jerusalem subir&aacute;n de a&ntilde;o en a&ntilde;o &aacute; adorar al Rey, Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, y &aacute; celebrar la fiesta de las Caba&ntilde;as.17. Y acontecer&aacute;, que los de las familias de la tierra que no subieren &aacute; Jerusalem &aacute; adorar al Rey, Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos, no vendr&aacute; sobre ellos lluvia.18. Y si la familia de Egipto no subiere, y no vinere, sobre ellos no habr&aacute; lluvia; vendr&aacute; la plaga con que Jehov&aacute; herir&aacute; las gentes que no subieren &aacute; celebrar la fiesta de las Caba&ntilde;as.19. Esta ser&aacute; la pena del pecado de Egipto, y del pecado de todas las gentes que no subieran &aacute; celebrar la fiesta de las Caba&ntilde;as.20. En aquel tiempo estar&aacute; sobre las campanillas de los caballos: SANTIDAD A JEHOVA; y las ollas en la casa de Jehov&aacute; ser&aacute;n como los tazones delante del altar.21. Y ser&aacute; toda olla en Jerusalem y en Jud&aacute; santidad &aacute; Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos: y todos los que sacrificaren, vendr&aacute;n y tomar&aacute;n de ellas, y cocer&aacute;n en ellas: y no habr&aacute; m&aacute;s Cananeo alguno en la casa de Jehov&aacute; de los ej&eacute;rcitos en aquel tiempo.</p> <div class="visualClear"></div>
Extracto


OldNewDate CreatedAutorAcciones
23 May de 2016 @ 03:48:25 Javier
Sidebar